Archivo de la categoría: Reproducir plantas

¿y por qué elegir cultivar tu propio plantón?

Plantón de lechugas

Cuando elegimos el tipo de huerto que deseamos uno tiene que tener claro en qué medida disfruta de la tarea de sembrar y todas las tareas y trabajos que van asociadas a ese hecho. Así si lo que deseamos es un huerto de ocio, donde tengamos algunas plantas que nos permitan disfrutar de un cultivo propio, realizado de forma ecológica y sin demasiadas complicaciones. Entonces no tenemos que buscar complicarnos la vida con esta propuesta que os hago aquí.

Plantón de tomates

Por el contrario sino le tenemos miedo a un poco más de tarea, con un seguimiento de las plantas desde que las colocamos como semillas en el suelo hasta que podamos disfrutar de sus frutos y todas las tareas en medio que ello conlleva. Entonces bienvenidos a esta tarea que es la de crear nuestros propios semilleros y preparar el plantón que más tarde vamos a colocar en el huerto.

Plantón de Repollo

Me gusta hacer el seguimiento desde el principio. Comencé con poca variedad de semillas, pero poco a poco se han ido incrementando hasta que llega un momento, ahora, en que tengo semilleros en casi en todas las épocas del año, con plantas ajustadas a cada momento. Esto me permite una verdadera rotación de los cultivos e irme ajustando a las necesidades de la demanda de cada momento.

Plantón de Pimientos y berenjenas

No tengo plantas solo en una época del año en el huerto. Ajusto la siembra en función a lo que voy a ir necesitando. Si tuviera que comprar el plantón tendría que conformarme con lo que hubiera en el mercado. Es cierto que en los últimos años la oferta se ha ido incrementando.

Semilleros varios

Y siembro lo que me apetece, voy probando qué se ajusta mejor a mi clima y a mi necesidad. Ni las plantas son las mismas en sus diversas variedades, ni responden igual a los diversos climas, e incluso a veces a colocarlas en diferentes partes del huerto. Experimento con ello. Comprar plantón frenaría e incluso imposibilitaría este hecho.

Col china

Variedades que no siempre son las comerciales. Los híbridos de turno ofrecidos por el mercado no tienen porque ser lo cultivado en el huerto. Hay que dar oportunidad a las semillas de reproducirse y recolectar esas semillas.

Por otro lado con pocas semillas es suficiente. Las semillas tienen validez de varios años y para crear plantón no es necesario grandes volúmenes de siembra.

Crucíferas asiáticas

Creo que hay que sembrar el propio semillero que nos permita tener plantón propio. Esto nos obliga a desarrollar nuestro propio calendario hortelano para proveer cultivos para todas las etapas del año, según nuestra necesidad y voluntad. Anímate y adelante.©

Trabajos y tareas del mes de agosto

Cuando ya entramos en la última semana de agosto vamos a pasar revista a las tareas que hemos ido realizando a lo largo de este mes.

Sin duda en esta segunda parte del verano el mantener el riego sigue siendo fundamental en el huerto. Por ello la mayor parte  de los cultivos recibe al menos un riego semanal, que en momentos puntuales, cuando la temperatura se eleva más intensamente puede requerir el riego cada cinco días. Ello supone una inversión considerable de tiempo.

Pero mientras que se van regando los cultivos, y vigilando para que  el agua no sea tragada en alguna de las galerías realizadas por los topillos,  se suelen realizar otras tareas en paralelo.

El recoger la cosecha es una de las tareas fundamentales. Hay muchos cultivos a plena producción.  Así se sigue recogiendo las cucurbitáceas que van estando en sazón: pepinos y pepinillos, calabacines, alficoz, melones, sandías. Las solanáceas están ya en plena producción: Tomates, pimientos (Padrón, italianos, guindillas  y aquellos otras variedades que ya comienzan a colorear), berenjenas, physalis,…, zanahorias, remolachas, colirrábanos, judías verdes, coliflores, manzanas de verano, uvas,  fresas, ciruelas, flores de caléndula, hojas de menta,….

Pero tan importante como recoger es procesar estos alimentos y en unos casos preparar la  las conservas de tomate, en otros envasar y encurtir los pepinillos,  las judías verdes, preparar mermeladas,  e incluso secar aquellas frutas y verduras que se quieran deshidratar.

A aquellos semilleros realizados en el mes de julio les ha llegado ahora el momento del trasplante. Tal es el caso de escarolas, achicorias, lechugas, repollos, kalibos, puerros, … Pero al mismo tiempo resulta importante realizar otras siembras y semilleros para el cultivos de  otoño – invierno. Es el caso de  las últimas judías verdes a comienzos de agosto, así como guisantes y tirabeques que dependiendo de cómo venga el otoño se podrán recoger o no. Además de cebollas, alguna lechuga más, romanescos, nabos, espinacas, berzas, … y otros semilleros de  crucíferas orientales.

A todo ello se suma la tarea de mantenimiento y control de plagas y hongos, que requiere que por un lado los extractos y purines sigan dándose a las plantas  con cierta regularidad y por otro mantener en activo las ratoneras y las trampas para avispas, de modo que frenen el nº de estos bichos en unas fechas donde el daño que producen en las  frutas es mayor.©

Trabajos y tareas del mes de junio

Se acaba el mes de junio  y quiero recuperar aquí una tarea que había comenzado en enero y quedó rota por el confinamiento, que es la de hacer repaso de las tareas realizadas a lo largo  de cada mes.

Un mes  un tanto anómalo, que no se ajusta estrictamente a los trabajos que se corresponden de forma habitual, pues se han estado realizando trabajos que de modo natural hubieran venido siendo hechos en parte de los meses anteriores, tal es  el caso de cierto tipos de injertos, eliminar zarzas y malezas, continuar con la tarea de desbroce de las zonas de paso del huerto y eliminar hierbas de entre los cultivos, a la que se añade la tarea de arar las partes del huerto que queremos cultivar y que  después de la lluvia resulta conveniente darle otra arada antes de abrir con el motocultor el surco en el suelo para poner las plántulas.

¿Qué hemos estado colocando en el suelo?: Es una temporada en que esta acción es fundamental, pues buena parte de la cosecha del año depende de lo que se siembra en este periodo. Así que  ha sido un poco de todo. Tanto las plántulas que en pequeños tiestos teníamos en casa agarrando y desarrollando raíces hasta semillas  y tubérculos para aquellas que conviene colocar en siembra directa.

Entre los primeros hemos colocados los  boniatos, tomates, pimientos, berenjenas, cebollas, puerros, sandías, melones, pepinos de diferentes tipos, calabacines, lechugas, … Entre las segundas han estado diferentes tipos de  judías, patatas, pepinillos, lechugas, zanahorias, remolachas, …

Además de sembrar y trasplantar otra de las tareas de este periodo tiene que ver con el recoger. Por un lado están los frutos de lo sembrado en otoño y en febrero que se encuentra ahora listo para recoger, sobre todo cebollas y  ajos, lechugas, guisantes y habas.  Al tiempo que una  tanda de frutillas maduran en esta época, desde fresas y frambuesas a las deliciosas  cerezas. Esto implica tarea con las redes, que hubo que colocar y luego retirar, para poder disfrutar de algo de ellas, pues los mirlos que parecían habían desaparecido el año pasado, han regresado en abundancia en este.

Junto a todo esto hay otras tareas que se deben mantener en el tiempo. Por un lado el riego, para mantener ciertos niveles de humedad en el suelo en todo momento, sobre todo cuando las temperaturas se disparan en el huerto. Por otro los tratamientos para mantener controladas plagas y hongos, que también hay que ir intercalando, sin distraerse de ello.

Es un mes lleno de tareas y de poco descanso en el huerto, al tiempo que la naturaleza a nuestro alrededor está en plena ebullición, casi como nosotros, sin parar un momento.©

Peligro en los semilleros

Cultivo de pimientos

Cultivo de pimientos

En estas fechas siempre está uno pendiente de las semillas que van naciendo y de vez en cuando las semillas nos dan sustos.  El peligro ronda  los semilleros. Los semilleros  son promesas de vida pero con calor y humedad ofrecen uno de los mejores caldos de cultivos  para  hongos y ciertas enfermedades.

Conseguir que todos los semilleros salgan adelante no es fácil, y no siempre es posible, pues hay una serie de prácticas que cuando no las aplicamos suelen traen consecuencias, una de las más importantes es la de desinfección de las semillas.

Podredumbres en las lechugas

Podredumbres en las lechugas

Normalmente para los semilleros, empleamos una  mezcla   especial  formada por  tierra que ha sido expuesta a los rigores del invierno, junto con  arena de río y  humus, así como algo de paja, descompuesta que ayuda a esponjar el substrato.

Problemas en el cuello de las plantas

Problemas en el cuello de las plantas, que se secan

Antes de poner las semillas en el substrato conviene  desinfectarlas bien, esto se puede realizar con diferentes sistemas; los que yo empleo es un poco de lejía en el  agua, así como  agua oxigenada que suelo rebajar con un poco de agua.

Pero la desinfección previa no siempre es suficiente. En el interior del invernadero la presencia de humedad y calor puede activar el  desarrollo de organismos peligrosos para las plántulas, sobre todo si nos excedemos en el uso  de agua.

Mejor prevenir

Mejor prevenir

Por este motivo frecuentemente sustituimos  el agua de riego, por agua de manzanilla, macerada y hervida y por extracto fermentado de cebolla,   en un porcentaje del 20 %.   Si uno está atento se puede poner remedio a los problemas que puedan aparecer.  Parecen funcionar  en los semilleros, pero no siempre se  ve problema  a tiempo. Por lo que estoy aprendiendo que hay que emplearlos de forma sistemática a lo largo  de las primeras etapas de las plantas, hasta que estas se consolidan.  ©

Reproduciendo y trasplantando manzanos

Con los hijuelos en la base

Con los hijuelos en la base

El árbol tras separarlos del tronco

El árbol tras separarlos del tronco

Aprovechando que el tiempo continua muy suave, durante esta semana me he dedicado a trasplantar una serie nueva de manzanos, que he colocado en  una   hilera. Cuatro prometedores manzanos  más.

Nuevos trasplantes

Nuevos trasplantes

Para conseguir estas plantas he empleado  los rebrotes que habían aparecido en la base brava de otros manzanos existentes, en concreto en el manzano Fuji y en el  de reineta parda.

Todos ellos son hijuelos que habían aparecido  el año pasado en la base del portainjertos. Sobre estos chupones que arrancaban desde el suelo  se actuó de forma diferente:

  • En el caso del reineto, el árbol  procedía de semillas,  se dejaron crecer y  se injertaron con  diversos variedades de reinetas.
  • En el caso del Fuji, el bravo no ha sido injertado todavía, lo que haré  posiblemente esta primavera, quizá de otro  Fuji más.

Espero que con raíces suficientes

Espero que con raíces suficientes

Los hijuelos  han crecido bastante en este tiempo  y la zona en contacto con la tierra habían  desarrollado unas pocas raíces. Lo que he hecho ahora ha sido serrar   las plantas conservando en lo posible esas raíces y  separarlas de la base.  Posteriormente ponerlas en un hoyo  individualizado, esperando que puedan enraizar y crecer, y con el tiempo darnos buenas manzanas.

Hilera de hoyos

Realizando  hoyos

Cuando finalizamos la tarea casi no quedaba luz

Cuando finalizamos  quedaba  poca luz

He procurado cavar un buen agujero, poniendo a cierta profundidad  las raíces, para que los injertos no quedasen demasiado elevados. También hemos colocado humus en el hoyo, de modo  que sirva de apoyo  para  reforzar ese crecimiento.

En las semanas siguientes de vez en cuando regaré la tierra con agua que llevará hormonas vegetales procedentes de las mimbres para favorecer el enraizamiento.

Con los nuevos árboles he ampliado un poco más el huerto. Desde luego cuando los árboles sean todos grandes no sé que haremos con tanta manzana. ©

 

Con el pincel en la mano

Ofreciéndose a sus polinizadores

Ofreciéndose a sus polinizadores

Con cuidado y sin apenas presión

Con cuidado y sin apenas presión

Esta primavera se está presentando mal para los árboles en flor en mi zona, en concreto para los que hasta ahora han ido floreciendo, que son: albaricoques, melocotoneros, nectarinos,  endrinas,… pero visto el panorama general,  imagino que el mismo problema estará teniendo lugar en otros sitios.

Con la lluvia, las rachas de viento y el  frío ocasional no está habiendo tantos polinizadores como otros años.  En los momentos que sale el sol aparece alguna que otra abeja, y a veces algunas moscas, pero son ocasionales y faltan   muchos insectos habituales otras primaveras.

El deterioro al que se somete a las flores con tanta agua, frío y viento, junto a  la baja polinización  está generando un problema importante, pues  con ello hay muy poca viabilidad de  las mismas, ya que no cuajan, con lo que habrá poca fruta.

Desde siempre la existencia de un problema obliga a la búsqueda de una solución, poco podemos hacer por los factores metereológicos, fuera de crear alguna protección,   pero quizá si podamos con la polinización, por  ello hemos terminado con el pincel en la mano.

Se pasa el pincel de unas flores a otras

Se pasa el pincel de unas flores a otras

Un pincel ligero que permite recoger el polen de unas flores e intercambiarlo con el de otras, buscando que entre en el conducto adecuado que permita la fertilización del fruto. Pero para ello  es necesario que la flor esté seca, pues de otro modo conseguir intercambiar pólenes se hace más difícil, cuando no imposible. Nos dedicamos a esta tarea en esos momentos en que sale el sol o que sopla el viento, pero no llueve.

Siempre en la misma especie

Siempre en la misma especie

Siempre quedarán flores sin polinizar. A ver si ya  para de llover de una vez y esta tarea complicada   pueda ser  realizada por aquellos que tan bien están preparados para ello: los insectos ©

Se comen mis pimientos

Pimientos y plántula roída

Pimientos y plántula roída

No sé que tienen los pimientos, pero año tras año se convierten en una de las plántulas más buscadas  y amenazadas en mi invernadero.

Ya el año pasado sucedió, pero como nunca se aprende a la primera me volvió a suceder este año. Una parte de la semilla, me fue removida y devorada, pese a las ratoneras con   cebo que coloqué y la captura de ratones que tuvo lugar. Protegí los restantes colocando una malla sobre los semilleros, que fui retirando conforme iban naciendo, pensando que ya no había  peligro. ¡Ilusa de mi!

Restos de las plantitas de pimientos

Restos de las plantitas de pimientos

Cada día cuando llegamos al huerto lo primero  ha sido  revisar como van y cada día  han ido  disminuyendo en su número. Algo se estaba y está  comiendo mis pimientos. ¿Serán los ratones? o quizá ¿alguna babosa o caracol se ha  colado dentro y está  haciendo de las suyas, lo curioso es que no ha  atacado  a las lechugas.  Pillé a un caracol y a una babosa, pero han seguido  cada día  faltando plántulas. Tras ello rodeé de cenizas toda la orilla del los semilleros de pimientos, ¡ni así!

A los ratones les gusta el pan

A los ratones les gusta el pan

Seguí colocando las ratoneras, y algún ratón más ha caído, pero por las dudas  e intentando prevenir, estoy dejando  la manta térmica directamente sobre las plántulas y  cerrados los borde de acceso a las mismas. De momento se mantienen, aunque  con algunas pérdidas, veremos si consigo  salvar los suficientes. ©

Bajo la manta se mantienen

Bajo la manta se mantienen

Viabilidad y germinación de las semillas

Semillero de lechugas

Semillero de lechugas

En estas épocas cuando uno siembra siempre se encuentra con algunas semillas que nos dan la callada por respuesta y de las que no volvemos a saber nada más. Son semillas que por razones variadas han perdido su capacidad germinativa.

Son materia inerte, que ya no está dotada de la chispa vital, por lo que al ponerlas en el suelo lo que van a  hacer con el calor y la humedad asociada el semillero será pudrirse y en el tiempo que comenzaremos a preocuparnos de  por qué no nacen, desaparecerán  a veces sin dejar huella.

Este es un tema que siempre me ha parecido fascinante: la capacidad   de viabilidad  de las semillas. Un tema en el cual tiene una influencia importante el modo en que hayamos conservado las mismas.

Pimientos comenzando a germinar

Pimientos comenzando a germinar

Semillas de melón de cosecha propia

Semillas de melón de cosecha propia

Cuando llega estas fechas y nos ocupamos de la tarea de sembrar siempre me encuentro con el pregunta  de  si la semilla que tengo a mi alcance estará bien o ya no son  viables.  Cierto es que  no todas las semillas tienen la misma  capacidad de germinación, ni es la misma en  todo tipo de plantas, e  incluso entre un mismo tipo de plantas depende de diferentes circunstancias: En qué condiciones se ha  criado la planta y se cómo  ha fertilizado  la semilla. Cómo se ha recogido, secado y almacenado es también  un factor determinante en esa adecuada conservación. Lo que junto a ciertas condiciones genéticas, propias  de la planta en si, determinará que algunas semillas podamos usarlas años tras años y otras apenas unos pocos y ya no germinan.

Coliflores con su primera hoja verdadera

Coliflores con su primera hoja verdadera

Plantulas de puerrro

Plántulas de puerro

También es cierto que normalmente las plantas propias, bien nutridas por abonos ecológicos,  si hay una adecuada polinización suelen ser plantas que ofrecen semillas de  una elevada viabilidad, que además se  conserva durante bastantes años. ©

Trasplante de fresas en invierno

En el interior del túnel

En el interior del túnel

El año pasado no me terminó de convencer el uso de la manta térmica par activar las fresas por ello este  año todavía estoy pensando qué voy a  hacer  si poner en una zona  manta o no, pero en cambio si que he pensado en probar que tal les sienta  a las fresas el uso del invernadero en estas fechas  para aclimatar las plantas y que prendan mejor antes de trasplantarlas cuando llegue el  buen tempo.

Planta lista para el trasplante

Planta lista para el trasplante

Sin tierra

Sin tierra

Comencé  así el trasplante   de unas plantas que tenía en uno de los  laterales del huerto. Son fresas  de una variedad diferente  a las otras que tengo, y  las  había dejado  reproducirse  libremente durante el verano para que echasen estolones, que son los que trasplantado aquí.

Estas fresas han pasado ya  por el periodo del frío invernal (recordemos que para una buena floración les conviene un número de horas de frío) por lo que espero que desde el momento en que las coloquemos dentro del túnel las plantas comiencen  a echar flores y nosotros podremos adelantar la produción en  una veintena de tiestecitos.

Con ella

Con ella

Lo primero fue tomarlas plantase ir  arrancárlas de donde estaban, en lo posible con algo de tierra para que se afianzamiento sea más rápido. Al colocarlas en los tiestecitos  fuimos empleando la mezcla que hemos usado  para los semillero, pero añadiendo algo de humus cerca de la raíz para favorecer el enraizamiento.

Hemos tenido cuidado de no meter hierbas mezcladas con las raíces, pues luego cuando se extienden son difíciles de erradicar.

Tiestos con plantas

Tiestos con plantas

Rellenamos los tiestos, colocamos las plantas, echamos el humus, y por encima rellenamos  con la mezcla de los semilleros. Es imprescindible  regar. Ahora las plantas están detrás del plástico, dentro del túnel  y cada día se ven mejor.   Esperamos un buen crecimiento en ellas y quizá pronto flores. Pero antes hemos de emplear un poco de caldo bordelés, pues las hojas  de algunas como se percibe en las fotos, tienen  hongos en la superficie.  ©

Germinación en marcha

Las semillas son pura ingeniería de la naturaleza. Si pensamos en ellas y en sus variedad, nos encontraremos asombrados ante  las posibilidades que ofrecen. Unas veces son sorprendentes en formas, otras en tamaño,  a veces es la cantidad de ellas dentro de un receptáculo tan pequeño, en ocasiones es la resistencia que presentan, … pero siempre cada una nos ofrece  un resultado único: la vida en potencia.

Semillas de maiz

Semillas de maiz

Plántulas de zanahoria

Plántulas de zanahoria

Antes de que la semilla se constituya en una planta está en una situación neutra en que existe y no  lo hace al mismo tiempo. Si sus circunstancias son adecuadas pueden prolongarse en esa situación por periodos de tiempo que en ocasiones pueden llegar a ser  asombrosamente amplios. Se habla de semillas  encontradas en las tumbas egipcias que han llegado a germinar. Pero para  que una semilla germine deben  intervenir una serie de factores que son causa efecto en  ese proceso:

La esencia de la vida

La esencia de la vida

El agua es esencial para la germinación, pero mejor agua sin sustancias en suspensión , pues presenta más capacidad de ser embebida por la semilla, ocupando todos los espacios huecos que puedan existir dentro de ella.  El agua no actúa lo mismo según esté colocada la semilla y las zonas en las que esté en contacto, razón por la que en ocasiones no responden de modo similar.Pero el agua en exceso puede ser un problema pues impide el acceso al oxígeno y esto es grave si sucede en los momentos en que la semilla lo necesita.

Plántulas de lechuga

Plántulas de lechuga

Diversas fases en el crecimiento de la semilla de cebada

Diversas fases en el crecimiento de la semilla de cebada

La temperatura influye, en primer lugar, en el modo en que el agua es absorbida por la semilla, siendo más intensa la absorción con temperaturas superiores siempre dentro de unos óptimos adecuados para cada tipo de  plantas. Además, la temperatura también repercute en la  forma en que el oxígeno está disponible para las plantas y las necesidades que estas tienen en cada fase del periodo de germinación. Resulta conveniente la existencia de una alternancia de temperaturas entre el día y la noche en el proceso de germinación, siempre dentro de los límites adecuados para cada tipo de planta.

El oxígeno es esencial, pues la planta lo necesita pues lo respira y que en ocasiones  entra en competencia con la humedad  existente en el suelo que  impide la disponibilidad de este. Las necesidades de las semillas pasan por fases diferentes a lo largo de las etapas de germinación, siendo más intensas  en el periodo de emergencia de la radícula. Si la humedad es muy elevada la semilla puede no poder germinar.

Rabanitos blanco

Rabanitos blanco

La luz es un factor de germinación en muchas especies silvestres y  cultivadas. Se llaman entonces semillas fotoblásticas y son bastante abundantes entre las plantas anuales. Las características de las ondas luminosas que reciben también les afectan. La cantidad de luz, el periodo en que es recibida y la intensidad  del espectro lumínico  del rojo que reciben,  influyen en la germinación de las semillas.

El Dióxido de Carbono tienen un efecto inhibidor en las semillas si es muy elevado, pero también es necesario en el proceso de germinación junto al oxígeno.

El conjunto de las condiciones medioambientales son la suma final de estos aspectos. Estas condiciones se pueden a veces acelerar a través de un invernadero, cómo es nuestro caso.  Por eso no solo las semillas más rápidas comienzan a aparecer, sino que ya otras las están siguiendo. ©