Heliotaurus ruficollis, amigo o enemigo

Sobre la col china

Estos días pasados las flores del huerto se han  visto muy visitadas por un escarabajo  de la familia de los tenebriónidos: El Heliotaurus ruficollis, es un visitante de las flores muy común, un escarabajo muy abundante en esta zona al que vemos en gran número alimentándose y apareándose sobre las flores ,  tantos que de hecho en aquellas flores que visitan en exceso, estas se resienten y aparecen como ajadas, desgastadas y en parte comidas.

Sobre el cebollino

Daños en las rosas

Es un escarabajo alargado de cabeza negra, con el pronoto, esto es la placa dorsal del tórax, de color rojizo, de  intenso toque amarronado, más claro   en ocasiones dependiendo de ejemplares  y un abdomen negro,  así como sus hélitros que están  estriados.  Con un tamaño que oscila entorno a  los 15 milímetros,  a veces con  ejemplares más grandes.

Es un escarabajo de hábitos diurnos, al que se le conoce popularmente como Toro del Sol  que  se alimenta frecuentemente de polen, actuando al tiempo como un polinizador, pero no  en exclusiva, pues las flores más visitadas se resienten a su paso. Es un escarabajo que está más activo a las horas centrales del día, preferentemente en días soleados y despejados.  Nosotros durante  estas dos últimas semanas  ha sido el momento en que más concentración de estos  insectos hemos visto.

Comiendo la hoja del Iris

De cerca

Sus larvas van a quedar escondidas entre la hojarasca y los residuos vegetales  del suelo alimentándose de ellos, pero creo que en parte el mismo escarabajo se alimenta de estos restos por la intensidad  con la que parecen degustar las hojas de los Iris pseudoacorus y el desgaste al que someten a las flores, aunque quizá en la destrucción de  algunas también colabore la Oxythyrea funesta que está ahora en plena época de difusión .

Dentro de la peonía

Desgaste que nos hace plantearnos en qué medida  el escarabajo es bendición o maldición, y particularmente creo que no los echaría de menos, pues hay otros polinizadores que podrían ocupar su lugar, pero fuera de contemplarlos y hacer fotografías  poco más hecho salvo pensar si los purines o infusiones de otras plantas podrían ayudar a camuflar y hacer pasar desapercibidas  a aquellas que me interesase proteger. Lo malo es que coincide con época de mucho ajetreo en el huerto y este año ha sido la primera vez en que han resultado tan intensos.  ¡Ver para aprender! ©

No hacen distinción entre silvestres y cultivadas

4 comentarios en “Heliotaurus ruficollis, amigo o enemigo

  1. Chema

    Buenos días
    Me encantan estas entradas en las que nos das a conocer «animalitos» que se encuentran en el huerto. Me parece un lujo reconocer los animales y plantas que se ven en el naturaleza.
    Estos en concreto no me son desconocidos pero tampoco he visto demasiados.
    Por cierto que ganas tengo de que llegue el fin de curso, se me está haciendo muy duro estas últimas semanas. Así espero tener un poco más de tiempo para mi huerto y para «el tuyo»
    Un saludo

    Responder
    1. 2meperezg Autor

      Hola Chema! Realmente yo también tengo ganas de acabar, más ahora que ya se anda a medio gas por un lado y apurando por terminar cosas por otro. Además hay un montón de tareas pendientes de hacer aquí en el huerto.
      Cuando has dicho que te parece un lujo reconocer a los animalitos, realmentees es así, y muchas veces es como saludar a un viejo amigo, a nuestros compañeros de tarea, en otras es ese conocido al que no le quitas la vista de encima, y le sigues con la intención de minimizar sus daños. Pero para unos y otros siempre con un ojo conocedor que les dice» Te conozco, a ver que haces».
      Me alegra saludarte

      Responder
  2. Nestor

    Los heliotaurus, han aparecido por primera vez, e invadieron el maracuya, destruyen las hojas, a las plantas pequeñas las han devorado. Me llama la atención, que en la mayoría de los casos andan en parejas. Otra característica, es que los ahuyentás y desaparecen por un día y luego reaparecen. No intento combatirlos dado que está dentro de un huerto orgánico y no se utilizan pesticidas. Adios.

    Responder
    1. Encarnación Autor

      Pero no es necesario combatirlos, a veces no hay más que despistarlos, cambiando el aroma que sueltan las plantas, por otro que no les sea tan atractivo, con alguna maceración o algún extracto. Un saludo

      Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.