Archivo de la categoría: Técnicas y problemas

Injertos de avellano

Matorral de avellanos

Zona del callo en el injerto inglés

Este es el primer año para los injertos de avellano.  Realizamos tres el año pasado sobre el matorral de avellano silvestre que tenemos en el huerto.  La intención era la de por un lado comprobar las posibilidades que había con ellos, su grado de dificultad y por otro si podíamos mejorar el tamaño de las avellanas disponibles.

Injerto inglés , en flor y  buen crecimiento

Como la intención era la de experimentar posibilidades, al tiempo que se podaban numerosas cañas respetando tres de las cañas principales, en el resto de cañas que dejamos  se hicieron tres injertos de dos  tipos,  dos de yema  y  un injerto inglés con lengüeta. Prendieron todos y en poco tiempo estaban creciendo.

Injerto de yema con buen  crecimiento

A lo largo del año de los tres, dos de ellos han superado el metro de altura: Uno el injerto inglés, el otro uno de yema. El segundo injerto de yema no ha llegado a los 60 cm.

 

Zona del callo, en injerto de yema

En su crecimiento el injerto de yema ha dado sus primeras flores masculinas, no teniendo flores femeninas, que son más frecuentes en las ramas secundarias. Por lo que será necesario esperar al menos otro año más para tener cosecha  en las cañas  que surjan de las ramas principales.

Este año volveremos a probar a injertar alguno de los que tenemos nacidos de semillas que todavía no han llegado a florecer. La intención es  injertar  alguna de las variedades compradas este año.

Flor femenina

Al  Hacer un seguimiento de la floración hemos percibido otra  cosa: La diferencia  en  fechas de apertura de la flor entre los diferentes especímenes  de avellano del huerto. De todos ellos el avellano más tardío es el silvestre. Cabe preguntarse si quizá esta sea la razón de que el año pasado nos diera cosecha,  quizá haya que reconsiderar todo lo que sabemos hasta ahora y averiguar fechas de floración de  las variedades tardías y la conveniencia o no de tenerlas en cuenta.©

Anuncios

Recogiendo varas para injertar

Varas de almendro: Texas, Ferragnes,…

Ahora en el mes de febrero es un buen momento para recoger material para injertar.  No es que vaya a realizar los injertos todavía. Estos hasta que no comience a moverse la savia y suban las temperaturas no  se deben realizar. Prenden más y mejor si las temperaturas van al alza.

Varas de acerolo

Al recoger las varas ahora y colocarlas en el frigorífico a una temperatura en torno a los 5º, las varas retrasan la apertura de sus yemas  y cuando se colocan sobre el portainjertos están en mejor situación para prender.  Hay que tener en cuenta que patrón  e injerto tienen necesidades diferentes.

Varas de Nashi y peral

El patrón necesita calor para mejor desarrollo  del tejido cicatricial y el injerto si tiene demasiado calor adelanta la emisión de yemas y con ello se debilita.  Al recoger las varas retraso la respuesta del injerto y lo coloco en una posición mejor  pues puedo retrasar la realización de los injertos para cuando se eleva la temperatura, sin daño para él.

varas de manzano

Esta es una técnica que realicé el año pasado y funciona bien.  Requiere de un cajón en el frigorífico donde colocar el material con el que se quiera injertar. Este material conviene qué:

Bolsa lista para el frigorífico

  • Esté bien organizado, con etiqueta de qué es cada cosa
  • Deben atarse juntas las varas de un mismo tipo.
  • Deben seleccionarse   las varas, ajustándose al  tamaño que vayamos a necesitar.
  • Es imprescindible ponerlos dentro de una bolsa de plástico, para evitar resecamiento del material. Yo suelo envolverlos con  una servilleta humedecida que puede ser de algodón o de celulosa, en especial la base del corte. Revisando cada cierto tiempo.

He empleado esta técnica tanto  con material de pepita: perales, manzanos, acerolos,… como   también lo hice con   los de hueso, almendros, albérchigos, melocotones, cerezos, y funciona bien. Asimismo sirve con castaños y avellanos.  Este año volveré a experimentar ampliando el campo de mis intentos, ya que tengo un caqui que requiere injerto y unas yemas de pistacho con las que también probaré, así como un granado.   Me gustaría intentarlo con la Asimina triloba o Paw paw, pero de momento estoy esperando el material adecuado para realizar el injerto a ver si consigo las variedades que quiero.©

Injertando nísperos

Semillero de nísperos

Dentro del invernadero tengo un hermoso plantel de níspero que se han desarrollado bien allí, de semillas  y sin prestarles gran atención. Pero ha llegado el momento  de tomar medidas con ellos dado lo que ocupan y que son numerosos, y no  tardando mucho se necesitará ese espacio.

otro más

Cómo el ser humano no aprende de sus errores, y cómo hay número suficiente para permitirme estos  y por otro lado soy cabezota,  voy a volver a poner  una tanda de nísperos en el exterior, en el huerto,  a ver si consigo sacar alguno adelante y lo llego a ver de cierto tamaño.  De hecho he empezado ya a colocar una tanda en el perímetro  de entrada, cerca del camino. Veremos lo que  este clima les permite  dar de si.

Injerto a yema dormida

Los nísperos del exterior son de semilla y van sin injertar, por lo que de crecer tardarán años en ofrecernos flores, mucho más fruto. me interesan más si sobreviven como cortavientos. Pero los que voy a mantener dentro del invernadero y  los que pondré en el jardín de casa están injertados  con un níspero que da frutos en esta tierra.

Los injertos se hicieron  al final del verano y han estado a yema dormida hasta ahora, momento en que dentro del invernadero parece que las plantas comienzan  a mover la savia. Por ello antes de que todo vaya adelante vamos a aprovechar para  realizar diferentes tareas:

Otro más

  • Por un lado están  las plantas que vamos a dejar dentro del invernadero,  a ellas les hemos cortado el tallo superior del patrón para que tire el injerto.
  • Luego están las que estamos  trasplantando. Es el momento de sacarlas de dónde están y colocarlas en  la zona donde van a ir en el huerto.
  • Finalmente las que quiero colocar en el jardín de casa, también injertadas, posiblemente vayan a tiestos esperando el momento adecuado hasta que haya espacio  dónde las pueda colocar.

Pretendo que  los que están en el interior del invernadero y los del microclima urbano  vayan creciendo y se desarrollen de forma controlada. A ver si así llegamos a ver sus frutos. Los demás con que crezcan y conserven sus hojas  formando un seto protector, sería suficiente.©

 

 

 

El importancia del labio cicatricial

Desarrollo del labio cicatricial

Ahora que casi ha llegado el invierno y los árboles han perdido sus hojas es fácil de ver  cómo van cicatrizando las heridas de la poda realizas en la primavera pasada.  Estas en unos casos han cerrado bien y parecen mantenerse en esa dinámica. Otras en cambio  no lo han hecho y el responsable de ello es el cómo hemos dejado el labio cicatricial en el momento de podar.

Crecimiento del tejido vegetal desde el lateral

En las plantas leñosas la corteza tiene funciones variadas, por un lado recubre los troncos y ramas  impidiendo la deshidratación,  por otro protege  del ataque de hongos y bacterias, evitando   pudriciones que dañen la madera. Al podar herimos al árbol  que genera mecanismos para evitar serios daños.

Los árboles en las ramas podadas  realizan una doble acción. Por un lado aíslan  la herida en un  proceso de compartimentación,  bloqueando el acceso de savia a esas zonas, taponando los vasos conductores afectados. El árbol irá creando barreras en los  vasos radiales, anulares y verticales, dejando totalmente aislada  cualquier la pudrición que pueda surgir  e impedir  que  esta se extienda.

Cierre total del corte

Importancia de un buen corte

Por otro al bloquear la llegada de la savia, la madera que queda sufre un proceso de transformación físico-química y se ve modificada. Esta madera va a tener una consistencia distinta a la madera normal, es más dura y su composición química es diferente con más  fenoles y  un  ph diferente.  Este proceso dificulta más esa posible pudrición que  pueda avanzar hacia el interior y afectar a la madera sana del vegetal.

El labio cicatricial es la forma que poseen los árboles para cerrar sus heridas. Los bordes de la herida en contacto con la corteza alojan cambium que poseen un gran poder regenerador del tejido. Es un un tejido que se encuentra entre la corteza y la madera del árbol, es una capa de células encargada del crecimiento en grosor del tronco y las ramas mediante división celular, creando nueva madera hacia el interior y corteza hacia el exterior. Cuando los árboles sufren cualquier tipo de herida, el método que tienen para cerrarla es cubrirla con una nueva corteza de tejido vivo.

Corte y masilla

Para adquirir   un desarrollo adecuado  de tejidos que cierren progresivamente la herida, con un adecuado  labio cicatricial, es muy importante no dejar un tocón ni demasiado corto, ni demasiado largo y  redondear  los laterales del corte, con ello la savia tiene un mejor acceso a todos los tejidos  y de  forma progresiva se desarrolla tejido vegetal que avanza desde los laterales, cubriendo  la herida.  Es un proceso que, dependiendo del tamaño de la herida,  puede tardar años en completarse en las de gran tamaño,  pero si está bien hecho termina por conseguirse. © Ver la  fase de poda anterior

Injerto de hendidura doble

Acerolo sobre espino

Este año despejamos parte de  la vegetación de la zona del canal de desagüe. Esto  junto con otra serie de bravos que había por el huerto  dejo  numerosas plantas listas para injertar y en algunas de ellas aplicamos esta técnica: El injerto de hendidura doble.

Es una técnica que se aplica cuando la diferencia entre el injerto y el portainjerto es notable, pero no excesiva, de modo que se puede aprovechar para hacer los  injertos dobles. La razón de esta opción es que se duplican  asi las posibilidades de que alguno de ellos funcione. Afortunadamente en bastantes ocasiones se ha dado el caso de que ambos han prendido.

Almendro sobre ciruelo

procedimiento  básico sigue los mismos planteamientos que el injerto de hendidura sencillo, pero con la salvedad de que en la hendidura se aprovecha para colocar dos púas en la misma incisión.

Por ello debemos procurar que  el tipo de lengüeta tenga la misma anchura y una profundidad que sea similar, para conseguir que la tensión de la madera del portainjertos  se reparta de forma homogénea sobre ambas cuñas y el ajuste  del cambium sea perfecto.

Peral sobre espino

Hay que tener presente que el punto de anclaje del injerto va a ser la zona exterior de ambas cuñas, por ello al reducir el espacio de contacto, una solo superficie en lugar de dos,  hay que procurar ajustar estas lo mejor posible.  El callo de crecimiento que se desarrolle allí será esencial para  el agarre de cada injerto en su evolución futura.

Cierre con cinta autosellante

Dada la época en que suele realizarse los injertos, finales del invierno e inicios de la primavera, coincidiendo con la subida de la savia, es también muy importante cómo se realiza el cierre e impermeabilización del injerto. Hay que tener presente que el agua de lluvia podría acumularse en la hendidura y el riego de  ataque hongos se incrementaría. También es una superficie abierta,  susceptible de resecamiento, por ello  se debe cuidar esmeradamente que quede bien cerrado.

Este año nos han funcionado muy bien los injertos dobles de acerolo sobre espino, así como peral sobre espino y almendro sobre ciruelo. ©

 

Injerto de corona

Injerto de corona de acerolo sobre espino

Este año realizamos diferentes tipos de injertos, uno de ellos fue el injerto de corona.  Este es un tipo bastante  frecuente y fácil de realizar con árboles de hoja caduca. Suele  hacerse al final del invierno, cuando la savia de los árboles frutales  comienza a moverse. Por ello hay que tener en cuenta cuando lo hace cada variedad de árbol en particular y estar al tanto de las épocas en que estos comienzan a despertar.

Es un tipo de injertos que combina un portainjertos de mayor grosos y  unos injertos colocados en los laterales del mismo, junto a su corteza. Nosotros lo hemos realizado  con esquejes de acerolo y sobre espino albar como portainjertos.

Injerto en sus inicios

Comienza el proceso cortando con una buena sierra el tronco en horizontal, a la altura desde la cual queremos que arranque el injerto. Lo más habitual es que al menos  realicemos dos injertos en cada tronco.

Sobre la zona del corte, en el tronco,  hacemos  una incisión en vertical  de unos 4-5 cm y con cuidado separamos  la corteza alrededor de la incisión. Los injertos van a ser unas varetas  de unos10 cm de largo y un grosor inferior al centímetro, que tengan al menos dos-tres yemas  para el futuro desarrollo.

Cubriendo con mastic

A las púas se les da un corte longitudinal a lo largo de la sección que vamos a insertar en  el corte realizado. El final del mismo se suaviza con un corte a bisel que facilita su asentamiento entre la corteza.  El corte  longitudinal incluye dos posibilidades: con asiento, de modo que hay un rebaje horizontal, antes de hacer el longitudinal o sin el. Lo primero facilita el ajuste de la púa con el tronco, lo segundo implica un cierto corte a bisel.

Desarrollo durante el verano

A continuación se desliza con cuidado   la púa dentro de la corteza. Sobre este esquema de base se puede  luego introducir algunas modificaciones dependiendo de cómo  se adapta  el tipo de cortezas de las diferentes variedades vegetales:

  • Se pueden levantar ambos lados de la corteza y asentar  la zona de contacto en centro.
  • Levantar la corteza en una de las zonas,  y rebajar el borde lateral de la púa para que se ajuste al corte vertical realizado.
  • Retirar la corteza y rebajar en ambos laterales ajustando  las zonas de contacto.

Se procede a atar bien todo el conjunto y se emplea mastic para evitar todo tipo de evaporación. Yo la he empleado tanto en el cierre del portainjertos en contacto con la `púa, como en el corte final de esta. Para asegurar ambas partes, la  púa y tronco, hay gente que  llega a clavar una fina punta entre ambas, reforzando así la zona de contacto.

El injerto, una vez consolidado,  va a realizar un buen crecimiento en los siguientes meses, siendo frecuente que prendan todos  los realizados. Para ello es importante eliminar todos los brotes del portainjerto que puedan ir apareciendo, que de dejarlos actúan como chupones que roban la fuerza al injerto realizado. ©

Injertos en cítrico

Estaquilla sobre corona

Uno si, el otro no

Esta primavera decidí realizar mis primeros  injertos sobre cítricos. Para ello decidí emplear el material que me  había traído de Valencia, naranjas y mandarinas, que tenía como  esquejes  puestos a enraizar, y que poco a poco se iban secando.  Creo que fue una decisión adecuada, tomada en el momento oportuno, pues  los esquejes todos ellos terminaron por  secarse, en gran medida por la acción de los fungus gnat, mientras que con los injertos tuve más suerte.

despega el crecimiento

Qué tipo de injerto iba a realizar  fue la decisión siguiente. Terminé inclinándome por dos de ellos: El de corona  con una estaquilla, siguiendo las directrices de Mundani en su página, el otro fue  un injerto de yema tradicional.

La posibilidad de trabajar con  cítricos me había limitado hasta ahora, pero dado que son árboles que me gustan mucho y que tengo unos cuantos bravos sacados de semillas, he decidido experimentar.

Injerto de yema en julio

Injerto de yema

Tras realizar los injertos, coloqué  varios sobre cada portainjertos,  los cubrí  con una bolsa de plástico y dado que estábamos a finales del invierno, en cuanto fue posible  y lo tuve montado me los llevé para el interior del invernadero, ya en los inicios de la primavera.

INjerto de yema tomando fuerza

Tuve suerte.   En los tres portainjertos que he utilizado han prendido  injertos.  En dos de ellos los resultados han sido buenos: En un caso un  injerto de yema, en el otro uno  de estaquilla sobre corona.

En el tercer caso tiene los injertos prendidos, tanto de yema como de estaquilla,  pero no terminan de desarrollarse. Habrá que darle tiempo y ver que pasa.

Ahora el reto es sacar adelante estos arbolitos y conseguir que crezcan y lleguen a florecer, luego el reto será conseguir su fruto. Paso  a paso. ©