Archivo del Autor: Encarnación

Mirada al huerto en la semana cuarenta y cinco

Con la llegada del fin de semana las precipitaciones que han sido suaves a lo largo de la semana se han hecho un poco más importantes, lo que es bueno dado que hasta ahora había llovido muy poco.

Las temperaturas también han suavizado, manteniéndose por encima de cero, lo que es bueno por un lado ya que permite una transición suave hacia el invierno y quizá permita la aparición de alguna seta.©

Mirada al huerto en la semana 45.1

Mirada al huerto en la semana 45.2

Mirada al huerto en la semana 45.3

Mirada al huerto en la semana 45.4

Mirada al huerto en la semana 45.5

Mirada al huerto en la semana 45.6

Mirada al huerto en la semana 45.7

Mirada al huerto en la semana 45.8

Mirada al huerto en la semana 45.9

Mirada al huerto en la semana 45.10

Mirada al huerto en la semana 45.11

Mirada al huerto en la semana 45.12

Mirada al huerto en la semana 45.13

Mirada al huerto en la semana 45.14

Mirada al huerto en la semana 45.15

Anuncios

Dyspessa ulula o gusano rojo

Esta que tenéis aquí es la Dyspessa ulula, o gusano rojo. Es la  larva de  lepidóptero nocturno, perteneciente a la familia Cossidae. Una larva que parasita frecuentemente los ajos, y que en este caso por segundo año consecutivo nos las hemos encontrado en las chalotas.

La mariposa nocturna sobre el mes de junio pone sus huevos, mientras los ajos y chalotas están todavía en tierra. Pronto las larvas mudan al interior de los bulbos, siendo en un inicio imperceptibles.  Dentro de los ajos, en nuestro  caso en las chalotas son almacenados y es allí donde van desarrollándose estas larvas.

Al tiempo que crecen van devorando la carne del bulbo y generando restos que inician un proceso de podredumbre. De color purpúreo y cubiertos de pilosidades pueden llegar a los dos centímetros y medio. De unos dientes y cebollas se trasladan a otros extendiendo el daño que a su paso causan.

Cuando alcanzan cierto momento en su crecimiento abandonan el bulbo buscando un lugar donde puedan  invernar, en lo posible en  grietas, paredes o en el propio suelo, donde crean un capullo  sedoso que les sirve de morada invernal, a la espera de la primavera. La crisálida   dará lugar a los nuevos adultos que completan el ciclo. Suele haber una única puesta anual.

En nuestro caso dado que al año anterior detectamos el problema este año, cuando ya llevaban recogidas  y almacenadas las chalotas  casi dos meses las volvimos a revisar. El daño era perceptible y con ello fuimos revisando y separando unas cebolletas  de otras, que  posteriormente limpiamos y de las que eliminamos los gusanos rojos de esta cosecha. ©

Injerto de escudo inglés simple sobre nísperos

Injerto de Níspero prendido, en su primer año

A la hora de la reproducción natural los injertos son la mejor fórmula para adelantar la producción de fruta, en aquellos portainjertos que proceden de semillas.

Buen ajuste en la zona de contacto

En la mayoría de las ocasiones cuando se siembra una semilla, la planta creada  es aleatoria, fruto de la suerte que la combinación genética determine además de que requiere del paso  de un buen  número de años hasta conseguir células maduras que generen yemas y  tallos florales.  Pero si en su lugar se injerta una variedad confirmada que además ya tenga madurez celular el tiempo para conseguir fruta se reduce significativamente.

Sección oblicua del injerto

Portainjerto

Por  este motivo decidimos injertar algunos de  nuestros nísperos nacidos de semilla, con la intención de probar como pueden resultar dentro del invernadero y  ir controlando su crecimiento. Una parte de ellos los realizamos a yema, pero también probamos con esta variedad de injerto: Injerto de escudo inglés simple, con buenos resultados.

Es un tipo de injerto de amplia aplicación, válido para la mayoría de las rosáceas,  además de poderse usar en castaños, nogales, vid, avellano, higuera, morera,…

Para realizar este injerto se requiere que tanto el patrón como el injerto tengan un calibre similar, y en lo posible sean material  del año anterior, deben tener entre dos y tres yemas y  se realizan desde finales del invierno a inicios de la primavera.

Se inicia el proceso con sendos cortes oblicuos, de un tamaño como tres veces el diámetro del tallo, con un cuchillo bien afilado,  que ajusten bien entre si. El corte se realiza opuesto a la zona donde está la yema última.  Se retiran las hojas que pudiera haber en el tallo del injerto, dejando, si lo hubiera, el peciolo de la misma.

A continuación se ata, en nuestro caso usando  cinta de Buddy Tape, que es un producto elástico, que sella bien del aire y el agua el injerto realizado, demás de ser transpirable. Con muy buenos resultado en su uso. Es un producto caro, pero no requiere piezas muy grandes, dado la capacidad de expansión y elasticidad  del material, por lo que se rentabiliza su uso. En este enlace a Amazon lo podéis encontrar  por si fuera de vuestro interés.

Para probar  con diversas variedades de injertos  a realizar hemos seguido usando nuestro libro de Injertos y técnicas de reproducción, de la editorial Susaeta.©

Mirada al huerto en la semana cuarenta y cuatro

Al  fin ha llovido en el huerto de forma significativa durante esta semana, primero a mediados de semana y ahora durante el domingo.  La tierra estaba muy seca, lo que hacía difícil de  arar  y de preparar para la sementera. Ahora ya se puede hacer.

Respecto a las temperaturas después de caer de forma significativa en la semana anterior ye inicios de esta,  posteriormente han ido subiendo, tanto las diurnas como las nocturnas.  La llegada de las borrascas ha estabilizado y homogeneizado más estas temperaturas.©

Mirada al huerto en la semana 44.1

Mirada al huerto en la semana 44.2

Mirada al huerto en la semana 44.3

Mirada al huerto en la semana 44.4

Mirada al huerto en la semana 44.5

Mirada al huerto en la semana 44.6

Mirada al huerto en la semana 44.7

Mirada al huerto en la semana 44.8

Mirada al huerto en la semana 44.9

Mirada al huerto en la semana 44.10

Mirada al huerto en la semana 44.11

Mirada al huerto en la semana 44.12

Mirada al huerto en la semana 44.13

Mirada al huerto en la semana 44.14

Mirada al huerto en la semana 44.15

Mirada al huerto en la semana 44.16

Mirada al huerto en la semana 44.17

 

Cultivo del Nashi

Nuestro primer fruto

Este año  tras haber trasplantado en el invierno pasado cuatro variedades diferentes de nashis, tenemos ya en el primer año  nuestra primera cosecha. 

Primero en la hilera

El nashi es un tipo de fruto que  pertenece a la familia de las rosáceas, originario de Asia viene siendo un cruce entre la pera  por su sabor y carácter acuoso y la  forma de la manzana,

Segundo en la hilera

Llevábamos tiempo deseando tener alguno  y al poner las espalderas le tocó el momento. Arrancamos a lo grande con estas cuatro variedades diferentes. Las dos primeras las cogimos en un vivero de Portugal, las otras dos en otro de la Bañeza.

A los primeros les compramos un Yakumo y un Kumoi,  dos arbolitos de mediano porte que han arrancado muy bien, tuvieron los dos flores, pero  solo en uno de ellos cuajaron y sacaron fruto adelantes, resistiendo al final solo uno de estos.

Tercero en la hilera

En la Bañeza cogimos un Hosui y un Nijiseikii, aparentemente dos árboles de mayor porte y vigor, a los que curiosamente les ha costado más arrancar y de hecho uno de ellos ha tenido serias dificultades, aunque al final ambos están bien.

Último nashi

Los colocamos en hilera seguidos, para posteriormente darles forma en la espaldera, cerca de la zona donde están puestos los perales, dado que todos ellos son de la misma familia y practican una polinización cruzada.

De momento percibimos pocas diferencias entre ellos, pero con el paso del tiempo iremos viendo  estas. Teóricamente  tenemos tanto árboles de fruto  grande  como otros de pequeño. Así mismo sus tiempos de maduración son diferentes,  como sus formas y sabores.

Pero tenemos que esperar  algo más  para ver en que queda realmente lo que tenemos, pues no siempre lo que compras coincide con lo que te venden. ©

Higueras en el huerto

Variedad de higuera en casa desde hace casi 50 años

Hace ya tiempo que no os hablo de las higueras  del huerto. Empecé con ellas con muy buenos deseos, esta es una tierra donde se dan las higueras y yo estaba encantada con la posibilidad de tener diferentes tipos de higos. Pero poco a poco he tenido que irme  desengañando.

Hoja de higuera de casa

Las higueras crecen bien en el terreno del huerto, pero el clima no es nada adecuado para ellas. Casi todos los años se hielan, a veces  con graves daños en las ramas de las mismas y cuando no se hielan se retrasan tanto que van tardías y apenas maduran algunos higos.

En estos momentos  en la finca tenemos  cuatro variedades diferentes de higueras, pero solo de una de ellas (la primera que plantamos, la de mayor tamaño) conseguimos un puñado de higos, dulces y pequeños, ya muy avanzado el mes de septiembre.

Higuera Cuello de Dama

La higuera cuello de dama que puse en el suelo no salió adelante, queda todavía la que está plantada en un tiesto, que este año volveré a intentar trasplantar en  un lado del invernadero.

Hoja de la higuera de higos rojos

La higuera de higos rojos estoy pensando en injertarla, pues la planta está grande y fuerte, pero son frutos muy tardíos, nunca consigue madurar ningún higo.

Higuera higos rojos

Una vez que nos dimos cuenta que  las variedades que teníamos no eran afines a las temperaturas  de las que disponemos, decidimos buscar alguna variedad adaptada al  frío, que en lo posible fuera más temprana en su producción. Así localizamos la higuera Brown  Turkey, bífera, de frutos alargados y amarronados, que  plantamos esta primavera  y ya lleva un buen crecimiento este año.

Hoja de la Brown Turkey

La hemos asentado cerca de las otras, y  este año  en sus ramas jóvenes ya ha sacado algunos frutos, aunque iban muy tardíos, estamos deseando ver si en  la primavera próxima  se puede concretar algo más y llegar a saber si podremos tener en cierta cantidad, higos en el huerto. ©

Mirada al huerto en la semana cuarenta y tres

Conforme ha avanzado la semana  ha habido un desplome de las temperaturas que alcanzan grados bajo cero, a lo largo de las diferentes noches de este periodo con las temperaturas más bajas ya en el fin de semana.

No ha llovido. Apenas unas gotas de humedad con esta última perturbación atmosférica. Por eso las heladas no han hecho más daño ya que está todo muy seco.©

Mirada al huerto en la semana 43.1

Mirada al huerto en la semana 43.2

Mirada al huerto en la semana 43.3

Mirada al huerto en la semana 43.4

Mirada al huerto en la semana 43.5

Mirada al huerto en la semana 43.6

Mirada al huerto en la semana 43.7

Mirada al huerto en la semana 43.8

Mirada al huerto en la semana 43.9

Mirada al huerto en la semana 43.10

Mirada al huerto en la semana 43.11

Mirada al huerto en la semana 43.12

Mirada al huerto en la semana 43.13

Mirada al huerto en la semana 43.14

Mirada al huerto en la semana 43.15