Archivo del Autor: Encarnación

Melocotoneros en flor

Esplendor en el huerto

Árboles arriba

Este año con sus temperaturas bajas a lo largo de la primavera se  ha ido retrasando la floración de nuestros  melocotoneros.   Habitualmente es en la primera semana de abril, pero estamos  ya mediada la segunda y se encuentran en plena floración. En este periodo la presencia de  un día como el de hoy resulta esencial para que los polinizadores realicen su labor. Con tantas lluvias la aparición de estos ha sido escasa en el huerto.

 

Árboles abajo

Tamaño medio, junto a los troncos

Este año  la floración está siendo extraordinaria. Creo que estamos acertando con estos árboles. Cada año vamos practicando la poda en el verano. Un buen abonado en el invierno y  el uso de extracto y macerados a lo largo del año. Los árboles en general están sanos y una clara señal de eso es la intensa floración que os quiero mostrar aquí.

Son árboles cada año más numerosos y abundantes,   ya que  a los que había se van sumando los que hemos ido poniendo nuevos.  Hay claramente  diversos tipos de melocotoneros por el tipo de floración de presenta. El más abundante es el de flor rosada y  grande. Estos suelen ser melocotón de verano. Mientras que los de flor más pequeña y de menos  esplendor, de colores más rojos, suelen madurar con  fruto más tardío.  De esos tenemos menos y  son mucho más discretos.

Ramas al cielo

Aquí tenéis las flores. ¡Quiero que disfrutéis  de su  belleza! ©

¡Perfectas!

 

Melocotón de compra

Uno de los pequeños

 

Anuncios

Semana quince en el huerto

Lluvias frecuentes y regulares a lo largo de toda la semana. Ya va siendo hora de que deje de llover y comience a hacer algo de calor, pues todo va bastante retrasado este año.

La tierra tiene bastante humedad, pero es necesario comenzar a hacer las siembras de este año. lo que será bastante difícil como no deje de llover.©

Mirada al huerto en la semana 15.1

Mirada al huerto en la semana 15.2

Mirada al huerto en la semana 15.3

Mirada al huerto en la semana 15.4

Mirada al huerto en la semana 15.5

Mirada al huerto en la semana 15.6

Mirada al huerto en la semana 15.7

Mirada al huerto en la semana 15.8

Mirada al huerto en la semana 15.9

Mirada al huerto en la semana 15.10

Mirada al huerto en la semana 15.11

Mirada al huerto en la semana 15.12

Mirada al huerto en la semana 15.13

Plantando Paw paws en la finca

 

Hoyos del otoño anterior

Ya os había comentado en alguna ocasión que había germinado unos  arbolitos de Paw paws,  a partir de semillas. Estos han alcanzado un tamaño de unos 60-80 cm, por ello pensamos que ha llegado el momento de ponerlos en el suelo.

Asiminas triloba durante el verano

Nuestro suelo tiene un fuerte componente arcilloso y en la zona donde teníamos pensado el ponerlos, el terreno  estaba muy duro  e impermeabilizado, por ello consideramos que había que romper la costra de arcilla que se formaba bajo la superficie, hacer un buen hoyo y posteriormente rellenar con material más suelto y de mejor drenaje.

Por otro lado era interesante darle tiempo a que ese material, ya en el hoyo,  bajo la superficie se fuera reestructurando y  trabajaran sobre el mismo bacterias, lombrices, hongos,… Para ello adelantamos el proceso al otoño anterior, momento en que realizamos esa tarea, con hoyas de casi el metro de profundidad y ha sido ahora ya en la primavera cuando hemos colocado en el suelo las plantas de Asimina triloba, con una separación de unos 2,5 m. entre ellas.

Cepellón con raíces

Paw paws y tutor

Primero, aramos la zona alrededor de los paw paws, con la intención de cultivarla y con ello modificar  el desarrollo del terreno a su alrededor. Hemos colocado unas hileras de patatas y unos ajos.

Otra de ellas

Posteriormente localizamos las  hoyas y abrimos hueco suficiente para poner los cepellones de los arbolitos. En el hoyo  además de colocar un poco de  compost, pusimos también biochar y además colocamos un puñado de vermiculita  en cada hoyo, dado que para el desarrollo de los paw paws es muy importante el tipo de bacterias que haya en el suelo y el que estas se puedan concentrar en torno a sus raíces, por ello tanto el carbón activado como la vermiculita con su carácter poroso  sirven de contenedor donde estas se multiplican. Posteriormente se les colocó un tutor.

Hilera actual

Aprovechamos para realizar esta tarea estas fechas de inicios de la primavera, dado que al haber estado las plantas en el porche de casa su adaptación al frío es menor que de haber estado en la finca. Por otro lado han estado protegidos del sol, por lo que es conveniente que se coloquen en el suelo antes de que saquen sus hojas, para que las yemas no sufran por este.  Habrá que estar al tanto del desarrollo de estas para ver si necesitan protección o no. ©

 

Semana catorce en el huerto

Chubascos, nubes y claros, con algo de viento. Quizá esta podría ser la definición de la semana.  Con temperaturas más suaves que en la semana anterior, sobre todo las mínimas  nocturnas que han subido. La semana  ha acelerado la floración de algunos de los árboles. Así los almendros están entrando en su mejor momento y los melocotoneros comienzan a abrir. Hay pocos polinizadores por las temperaturas bajas.

Pero el agua caída ha sido escasa. Tanto es así que el sábado estuvimos sembrando  unos garbanzos, guisantes, patatas, … La tierra estaba bien. El aire ya se había llevado la humedad. ©

Mirada al huerto en la semana 14.1

Mirada al huerto en la semana 14.2

Mirada al huerto en la semana 14.3

Mirada al huerto en la semana 14.4

Mirada al huerto en la semana 14.5

Mirada al huerto en la semana 14.6

Mirada al huerto en la semana 14.7

Mirada al huerto en la semana 14.8

Mirada al huerto en la semana 14.9

Mirada al huerto en la semana 14.10

Mirada al huerto en la semana 14.11

Mirada al huerto en la semana 14.12

Mirada al huerto en la semana 14.13

Mirada al huerto en la semana 14.14

Mirada al huerto en la semana 14.15

Mirada al huerto en la semana 14.16

Mirada al huerto en la semana 14.17

Mirada al huerto en la semana 14.18

Recuerdo de los que se fueron

Este inicio de la primavera cuando los días se hacen más largos hay ausencias en el huerto que se hace inevitable notar. Dos son las más significativas. Por un lado está la gata. Nuestra gata desapareció un día. Nada hace sospechar cual pudo ser la razón. Pensamos que quizá fuese la zorra.

Al principio esperábamos que su ausencia fuese temporal, pero  no ha sido así. La gata no ha vuelto. Lo más probable es que la naturaleza haya aplicado sus rigurosas leyes sobre ella. La lucha por la supervivencia ha seguido su curso. Vida y muerte aplicadas sobre una depredadora exitosa. Pero cuando llegamos al huerto se echa en falta la presencia calurosa de su bienvenida.

También desaparecieron del estanque nuestras hermosas carpas. Carpas de las cuales la mayor ya pesaba seguramente más del kilo. Carpas curiosas que se acercaban a buscar la comida que poníamos a su alcance. Carpas lustrosas de ricos colores, blanco y  rosado por lado y rojo la otra, que destacaban sobre el fondo oscuro como faros en la oscuridad.

Solo encontramos de la blanca, la cabeza olvidada junto a unas hierbas.  Qué sucedió con ellas. Tenemos la teoría de que fue un visón. Se ha visto alguno de estos mustélidos cazando por la zona. Pero  también podría haber sido otro depredador.

En ambos casos sus ausencias hacen un poco más solitario el huerto. Sus presencias resultaban gratificantes. Eran un momento de descanso, de alegría, de amistad entre especies. Por eso esto quiere ser  un recuerdo hacia ellos, la la memoria de un adiós. mm

Semana trece en el huerto

La primavera sigue llegando con lentitud al huerto.  La semana ha sido sobre todo inestable y quizá fresca, con  viento, algo de lluvia, e incluso nieve  ya hacia el final  de  la semana. 

La tierra que ya se iba quedando seca en superficie se ha renovado con los 6-8 litros caídos en estos días. las hierbas están comenzando a salir por todas partes.©

Mirada al huerto en la semana 13.1

Mirada al huerto en la semana 13.2

Mirada al huerto en la semana 13.3

Mirada al huerto en la semana 13.4

Mirada al huerto en la semana 13.5

Mirada al huerto en la semana 13.6

Mirada al huerto en la semana 13.7

Mirada al huerto en la semana 13.8

Mirada al huerto en la semana 13.9

Mirada al huerto en la semana 13.10

Mirada al huerto en la semana 13.11

Mirada al huerto en la semana 13.12

Mirada al huerto en la semana 13.13

Mirada al huerto en la semana 13.14

Mirada al huerto en la semana 13.15

Mirada al huerto en la semana 13.16

Mirada al huerto en la semana 13.17

Cerura vinula, mariposa harpía

Cerura vinula

Esta mariposa que quiero presentaros aquí es la Cerura vinula, un lepidóptero de la familia notodontidae que existe por todo el mundo. Aunque  esta variedad no es de las más abundantes,  si que se extiende por toda Europa. Es una mariposa a la que  se la denomina también mariposa Harpía.

Colocada en la parte sombreada de la rama

Camuflaje??

Al subir las temperaturas y llegar el mes de abril, las pupas que están  colgadas de los árboles, o entre las hierbas,…, se abren y dejan salir estas mariposas de gran tamaño que pronto  inician sus cortejos nupciales. Tras los mismos se llevarán a cabo las puestas  de sus huevos, en los mismos  árboles sobre los  que, tras abrirse, se alimentan las orugas.

Son mariposas que gustan del sauce y del chopo, pero que en el huerto encuentran además uno de sus banquetes preferidos: las hojas del  trémula, o álamo temblón.

Esta mariposa presenta una coloración discreta que le permite pasar casi desapercibida sobre la corteza de los árboles. Sus alas se pliegan sobre si mismas y  son de tonos entre blanco y grises, con pequeños resaltes,  que las recorren, de colores diversos que van desde el negro hasta un marrón amarillento.

Pero más que el color lo sorprendente es el carácter casi peludo de sus alas y patas, pero  sobre todo sus antenas preparadas para captar a través de las terminales de las mismas todo tipo de estímulos, pero en especial las feromonas arrastradas por el viento. Esto   permite identificar a los machos la presencia de las hembras  a grandes distancias y orientar su búsqueda.

El tamaño grande es común tanto en las mariposas como en las orugas, aunque  los machos suelen ser un poco  inferiores a las hembras.

Este año estaré pendiente de revisar  los álamos para ver si pudiera fotografiar también las orugas e incluso los huevos y las pupas.  ©