Archivo de la categoría: Variedades

Germinando Pyrus betulaefolia

Hojas del Pyrus betulaefolia

El Pyrus betulaefolia es un peral con hojas como las del abedul.  Es una variedad  de rosácea cercana al  peral común, pero con  mayor vigor que el Pyrus communis, motivo por el que se emplea de portainjertos para dar mayor vigor a cierto tipos de peras. También resulta  resistente a algunas enfermedades que afectan algún tipo de peral y resistente  a suelos calizos.

Germinando semillas en la servilleta

Arbolitos recién trasplantados

Su grado de  compatibilidad es grande, en especial con los nashis, por lo que se emplea frecuentemente de portainjertos para ellos. Hay que tener presente que es un tipo de peral originario de Asia, lo mismo que los nashis.

Quince días más tarde

El año pasado pedimos semillas de este tipo de peral a Ebay. Nos llegaron al poco tiempo e iniciamos su germinación tras un periodo de  estratificación  dentro del frigorífico, en una servilleta humedecida donde comenzaron el proceso. Cuando las semillas comenzaron a sacar su  brote apical, las trasladamos a tierra, donde  primero sacaron pequeños tallos y luego han ido creciendo hasta ahora.

En su crecimiento iban bastante retorcidos por lo que se les colocó un tutor. En el verano hubo también que dar riego  regular, para mantener la humedad dentro de sus contenedores.  Al llegar el otoño enterré los contenedores en el suelo , cerca del invernadero, para que las raíces sufrieran menos con el frío del invierno

Los pyrus betulaefolia   esta primavera los he sacado de los brick y los he colocado en el suelo entre los almendros que hemos trasplantado, a la espera de que en su segundo año adquieran un buen crecimiento. De las 20 semillas recibidas hemos conseguido sacar adelante  en torno a la mitad.

Ahora  los arbolitos se mantendrán en este lugar   hasta  desarrollar plantas de en torno al metro. Momento en el que los injertaremos antes de buscarles un lugar definitivo. ©

 

Anuncios

Melocotoneros en flor

Esplendor en el huerto

Árboles arriba

Este año con sus temperaturas bajas a lo largo de la primavera se  ha ido retrasando la floración de nuestros  melocotoneros.   Habitualmente es en la primera semana de abril, pero estamos  ya mediada la segunda y se encuentran en plena floración. En este periodo la presencia de  un día como el de hoy resulta esencial para que los polinizadores realicen su labor. Con tantas lluvias la aparición de estos ha sido escasa en el huerto.

 

Árboles abajo

Tamaño medio, junto a los troncos

Este año  la floración está siendo extraordinaria. Creo que estamos acertando con estos árboles. Cada año vamos practicando la poda en el verano. Un buen abonado en el invierno y  el uso de extracto y macerados a lo largo del año. Los árboles en general están sanos y una clara señal de eso es la intensa floración que os quiero mostrar aquí.

Son árboles cada año más numerosos y abundantes,   ya que  a los que había se van sumando los que hemos ido poniendo nuevos.  Hay claramente  diversos tipos de melocotoneros por el tipo de floración de presenta. El más abundante es el de flor rosada y  grande. Estos suelen ser melocotón de verano. Mientras que los de flor más pequeña y de menos  esplendor, de colores más rojos, suelen madurar con  fruto más tardío.  De esos tenemos menos y  son mucho más discretos.

Ramas al cielo

Aquí tenéis las flores. ¡Quiero que disfrutéis  de su  belleza! ©

¡Perfectas!

 

Melocotón de compra

Uno de los pequeños

 

Plantando Paw paws en la finca

 

Hoyos del otoño anterior

Ya os había comentado en alguna ocasión que había germinado unos  arbolitos de Paw paws,  a partir de semillas. Estos han alcanzado un tamaño de unos 60-80 cm, por ello pensamos que ha llegado el momento de ponerlos en el suelo.

Asiminas triloba durante el verano

Nuestro suelo tiene un fuerte componente arcilloso y en la zona donde teníamos pensado el ponerlos, el terreno  estaba muy duro  e impermeabilizado, por ello consideramos que había que romper la costra de arcilla que se formaba bajo la superficie, hacer un buen hoyo y posteriormente rellenar con material más suelto y de mejor drenaje.

Por otro lado era interesante darle tiempo a que ese material, ya en el hoyo,  bajo la superficie se fuera reestructurando y  trabajaran sobre el mismo bacterias, lombrices, hongos,… Para ello adelantamos el proceso al otoño anterior, momento en que realizamos esa tarea, con hoyas de casi el metro de profundidad y ha sido ahora ya en la primavera cuando hemos colocado en el suelo las plantas de Asimina triloba, con una separación de unos 2,5 m. entre ellas.

Cepellón con raíces

Paw paws y tutor

Primero, aramos la zona alrededor de los paw paws, con la intención de cultivarla y con ello modificar  el desarrollo del terreno a su alrededor. Hemos colocado unas hileras de patatas y unos ajos.

Otra de ellas

Posteriormente localizamos las  hoyas y abrimos hueco suficiente para poner los cepellones de los arbolitos. En el hoyo  además de colocar un poco de  compost, pusimos también biochar y además colocamos un puñado de vermiculita  en cada hoyo, dado que para el desarrollo de los paw paws es muy importante el tipo de bacterias que haya en el suelo y el que estas se puedan concentrar en torno a sus raíces, por ello tanto el carbón activado como la vermiculita con su carácter poroso  sirven de contenedor donde estas se multiplican. Posteriormente se les colocó un tutor.

Hilera actual

Aprovechamos para realizar esta tarea estas fechas de inicios de la primavera, dado que al haber estado las plantas en el porche de casa su adaptación al frío es menor que de haber estado en la finca. Por otro lado han estado protegidos del sol, por lo que es conveniente que se coloquen en el suelo antes de que saquen sus hojas, para que las yemas no sufran por este.  Habrá que estar al tanto del desarrollo de estas para ver si necesitan protección o no. ©

 

Injertos de avellano

Matorral de avellanos

Zona del callo en el injerto inglés

Este es el primer año para los injertos de avellano.  Realizamos tres el año pasado sobre el matorral de avellano silvestre que tenemos en el huerto.  La intención era la de por un lado comprobar las posibilidades que había con ellos, su grado de dificultad y por otro si podíamos mejorar el tamaño de las avellanas disponibles.

Injerto inglés , en flor y  buen crecimiento

Como la intención era la de experimentar posibilidades, al tiempo que se podaban numerosas cañas respetando tres de las cañas principales, en el resto de cañas que dejamos  se hicieron tres injertos de dos  tipos,  dos de yema  y  un injerto inglés con lengüeta. Prendieron todos y en poco tiempo estaban creciendo.

Injerto de yema con buen  crecimiento

A lo largo del año de los tres, dos de ellos han superado el metro de altura: Uno el injerto inglés, el otro uno de yema. El segundo injerto de yema no ha llegado a los 60 cm.

 

Zona del callo, en injerto de yema

En su crecimiento el injerto de yema ha dado sus primeras flores masculinas, no teniendo flores femeninas, que son más frecuentes en las ramas secundarias. Por lo que será necesario esperar al menos otro año más para tener cosecha  en las cañas  que surjan de las ramas principales.

Este año volveremos a probar a injertar alguno de los que tenemos nacidos de semillas que todavía no han llegado a florecer. La intención es  injertar  alguna de las variedades compradas este año.

Flor femenina

Al  Hacer un seguimiento de la floración hemos percibido otra  cosa: La diferencia  en  fechas de apertura de la flor entre los diferentes especímenes  de avellano del huerto. De todos ellos el avellano más tardío es el silvestre. Cabe preguntarse si quizá esta sea la razón de que el año pasado nos diera cosecha,  quizá haya que reconsiderar todo lo que sabemos hasta ahora y averiguar fechas de floración de  las variedades tardías y la conveniencia o no de tenerlas en cuenta.©

Nuestro pequeño superviviente

Melocotonero enano

Este que quiero presentaros es un pequeño  superviviente  que ha conseguido asentarse y al final medrar en el huerto. Aunque todavía le falta tiempo y compañía para conseguir algo más que sobrevivir: Prosperar.

Antes de la plantación

Este árbol enano lo adquirimos en Portugal ya hace unos años, en la primavera del año 2013, sorprendidos por la intensidad del color de sus flores. Era de uno de esos arbolitos de buena apariencia, que venden en los viveros, que estaba a punto de florecer, pero sus circunstancias engañaban. Era un árbol recién recién  enmacetado. Colocado en tierra, pero sin consolidación de raíz alguna.  Mucha rama y poca raíz, todo meramente enterrado en el tiesto. 

Junto a la valla

En aquel momento lo colocamos junto a la valla, cerca de la zona  protegida por la pared donde luego pusimos el invernadero.  Allí ha seguido estando hasta ahora. Los primeros años fueron difíciles para él y bien pensamos que no lo contaba.  Hubo que recortar las ramas para ajustar estas  al sistema radicular que tenía.

El año pasado  ampliamos el invernadero ocupando todo el lateral de la valla. Al ser de pequeño tamaño y con pocas perspectivas de crecer nos arriesgamos a dejarlo allí. Estábamos curiosos   de  cómo reaccionaría en el invernadero al quedar dentro del mismo

Floración abundante

Las expectativas han sido mucho mejores de lo esperado. El microclima del invernadero le sienta bien. Ha incrementado a lo largo del año su tamaño y ahora al llegar la primavera nos ha dejado sorprendidos por  su animada y colorida  floración.

Este posiblemente sea otro de sus años estériles, pues en esta época solo los árboles protegidos y bastante tempranos   están en flor. No hay otros  melocotoneros  en el huerto en esa misma situación.  Con todo ya he estado pasando el pincel sobre sus flores, por si pudiera ser autopolinizante.

Detalle de la flor

También he colocado a escasos metros de él  y dentro del invernadero, un espino de endrino injertado con melocotonero. Apenas tenía dos flores y estaban flojuchas, pero también las hemos  usado para intercambiar pólenes.

En endrino el crecimiento no es vigoroso, por lo que si funciona podrían permanecer en esta posición para proporcionar fruta temprana, pero tengo que conseguir una floración que coincida en el tiempo.  Incorporaré algún injerto de  melocotonero más en otro endrino que está esperando  por ello. ©

Trasplantes de finales del invierno

Hilera de nashis y perales

Se inicia con los nashis

Desde el mes de febrero hasta ahora ha sido un periodo muy aplicado en el huerto. En este intento de crear un  bosque alimentario también  hemos  incorporado nuevos  frutales al huerto este año, añadiendo dos hileras más de frutales  a las ya colocadas en el año anterior.

Hilera de manzanos

Hemos así incorporado la plantación de diversos perales, variedades tales como Manteca Hardy, Bosc, Beurre Precoz Morettini, diversas Urracas, Muslo de dama, Duqesa de Angulema, Decana del Comicio,…  En la selección de peras hemos primado aquellas que tienen fama de más calidad, junto con algunas de buena conservación. Aunque como todo   tendremos que esperar y ver, para confirmar que son lo que esperamos.

Considerados por alguno como perales también hemos incorporado un pequeño grupo de Nashis, con la esperanza de  que se adapten a este terreno.

Con las manzanas hemos optado  por una política similar buscando aquellas  consideradas de buena calidad y  con cierta fama de  buena conservación. Después de indagar por Internet y de ver lo que estaba a nuestro alcance nos  hemos quedado con las siguientes:

  • En unos casos, manzanas  autóctonas que se han ido recuperando como la Sangre de Toro y la Peromingan,
  • En otros,  manzanas foráneas con fama aceptada, como entre las portuguesas la Bravo Esmolfe, la Porta da Loja y Pipo do Basto.
  • Tres manzanas desarrollas en Japón como son la roja Akane y Fuji nº 2 y la amarilla Mutsu.
  • Una manzana Naranja de Cox, de origen Inglés.

Pero las rosáceas  de hueso  no han sido lo único, también hemos insistido con algunas de hueso, como  los ciruelos así, al Sun gold que habíamos comprado el año pasado le hemos sumado una ciruela Friar y una Santa Rosa.

A la espera de ser colocados en sus respectivos hoyos.

También  se han incorporado algún  melocotonero,  nuevos albérchigos,   Experimentando para localizar  aquellos  con fechas  de floración más tardías … Todos ellos han sido árboles colocados a raíz desnuda, en este periodo  de tiempo en el que moverlos es menos  conflictivo que en otras épocas del año.  Al plantarlos además de humus y algo de compost, les hemos puesto también algo de carbonato cálcico y algo de ceniza, junto con un puñadito de carbón vegetal. Pero ya os iré  contando de  ellos  de todos ellos conforme se vayan desarrollando. ©

Avellanos en el huerto

Cosecha de avellanas del año pasado

Hasta este año pasado no les habíamos  prestado mucho interés a los avellanos del huerto (Corylus avellana). Pero en el 2017 comimos nuestra primera cosecha de avellanas, un puñadito de las mismas, pese a que la temporada  no fue nada propicia para ellos y mientras  el resto de los árboles  de frutos secos solo  nos dieron disgustos, tanto los  pistachos, como los almendros y los nogales.

A la espera de ser trasladados a su lugar de trasplante

Alentados por este motivo decidimos prestarles más atención y comprar alguna variedad de más calidad, dado que las que comimos eran silvestres, ricas pero de poco calibre, y de grano muy prieto  que ocupa todo el interior. Esto supone que al abrirla, el fruto casi siempre se rompe.

Avellano nacido de semilla, en flor


Al mismo tiempo los avellanos quizá pudieran ayudar  a cerrar un poco la corriente de aire que se crea en ciertas zonas del huerto sin obstruir literalmente el espacio, creando una barrera vegetal permeable  que contribuyese a configurar cierto microclima.  Esto es  una tarea a largo plazo,  y quizá quede en nada, pero  nada perdemos por intentarlo.  Por este motivo  tenemos diversos proyectos en marcha en relación con ellos.

Por un lado compramos dos variedades  nuevas de  la Denominación de Origen avellana de Reus:

  • La Negreta. Esta es  una de las variedades  más valorada en el mercado, de excelente sabor y fácil pelado tras tostarla.
  • La Gironella. Su principal característica es la de ser  buen polinizador de la Negreta, por lo que conviene tenerla para ajustar fechas de polinización.

Variedad silvestre, más tardío

Trasplante de este año

Por otro lado dividí las matas de  avellanos nacidos de semillas, algunos de los cuales están comenzando a dar flor, para ampliar la zona donde los tenemos colocados.

Otro más

Cavamos y abonamos las plantas existentes e injertamos la variedad silvestre, con otras de mayor calibre que me traje del pueblo.

Además nos pusimos a investigar sobre el Corylus colurna o  Avellano turco,  un árbol que no rebrota,  a partir del cual se ha desarrollado el Dundee,  híbrido entre el turco  y el corylus avellana. Son árboles que tiene gran tamaño y no rebrota por lo que no hay que realizar anualmente la tarea de eliminar estos. Pero de momento no hemos conseguido localizarlo, por lo que seguiremos con  el cuidado de los que tenemos a ver cuanto dan de si. ©