Archivo de la categoría: Plagas

El ácaro de las agallas del peral

Hojas afectadas por el ácaro

Este año parece que todo le toca a los perales. Tras una extraordinaria floración, un buen cuajado y una helada destructora, todavía queda algo de fruta en los mismos. La razón está en que  les ha protegido mucho  de la helada el que las hojas que ya tenían  estuvieran bien desarrolladas.  Pero no acaban los problemas ahí. Además de las orugas de la piel y otros lepidópteros  nos hemos encontrado con estos ácaros, conocidos como ácaros de las agallas del peral

Perales jóvenes también afectados

Siendo poca la fruta que queda hay que intentar sacar adelante toda  la que se pueda,  para ello hay que cuidar la salud del peral,  en este caso de sus hojas.  Pese a la helada muchos de ellos las tienen de un verde exuberante, pero en otros casos  hay problemas.

Sobre ellas  comienza a crecer una especie de erupción, a veces verdosa en otros casos colorada,  que a modo de pecas cubre la superficie exterior de las mismas.   Ya el año pasado había salido, pero el tratamiento que le dimos limitó su acción y  se fue controlando.

Comenzando el tratamiento

La cuestión  era el qué podía ser. A fuerza de indagar por Internet, localizamos el problema real. Al principio pensaba si sería algún  tipo de hongo, pero buscando sobre ello, al final ha resultado ser  un ácaro, en concreto el ácaro de las agallas del peral: Eriophyes pyri también conocido como Phytoptus pyri. El ácaro es microscópico, pero se asienta en las hojas, alimentándose de los nutrientes del árbol, debilitando  este.

Hasta ahora siguiendo el tratamiento de años anteriores hemos ido dándole a los árboles afectados  extractos fermentados de cebolla, que van funcionando, pero es el azufre el producto más recomendado para este uso.  En concreto se recomiendan los tratamientos de este en el periodo otoñal, aunque resulta complicado de erradicar y requiere constancia. Tendremos que ver qué hacemos con ello en esa época.©

Desojando la margarita: Extractos si, extractos no

Rúcula creciendo con vigor

Rúcula creciendo con vigor

Fruta sin marcas

Fruta sin marcas

Cuando uno tiene un huerto  es frecuente que en su mantenimiento  le crezcan los enanos bajo las piedras. La práctica hortícola muchas veces es la suma de una carrera de fondo, junto a una carrera de obstáculos.

En esas circunstancias uno de las prácticas más beneficiosas  para el huerto que deja unos resultados más interesantes es el uso frecuente de extractos fermentados en el mismo. Su empleo tiene un efecto preventivo que repercute especialmente en  la expansión de las plagas, frenándolas, en el control de los hongos que se reducen, en el fortalecimiento de la planta que se vigoriza.

...

Tomates madurando

Su uso puede buscar combatir un problema concreto pero  el huerto se beneficia de un  tratamiento general preventivo. Empleado de forma sistemática en todas las plantas del huerto, se nota un vigor y nivel de verdor y crecimiento , que disminuye en comparación con el adquirido por aquellas que no están recibiendo los beneficios de los extractos.

Los extractos empleados  pueden ser muy variados, dependiendo de las plantas que cultivemos en el huerto. Son de destacar  en el nuestro los extractos de ortiga, tomate, cebolla, caléndula, diente de león,…

Plantas sanas

Plantas sanas

Su uso puede centrarse tanto a nivel de las hojas como sobre el suelo, dependiendo de qué aspectos deseemos combatir o estimular. Pero en ambos casos sus resultados se pueden apreciar, al cabo de muy poco tiempo.

Preventivo ante el otoño

Caqui  ante el otoño

Ahora a comienzos del otoño es un buen momento para fortalecer las plantas frente al invierno y para luchar contra algunas enfermedades criptogámicas, que debido a la humedad se están dispersando por el huerto. ©

 

Ojos de lechuza

Colgando sobre los postes de los tomates

Colgando sobre los postes de los tomates

Albaricoques picoteados por los pájaros

Albaricoques picoteados por los pájaros

Cada vez tengo más fauna que  no se conforma con un poco y quiere mucho más.  De hecho me he encontrado con un montón de tomates en verde y  picoteados, a veces caídos,  las manzanas no están ni hechas y les ha pasado lo mismo,  a los albaricoques que eran pocos algo similar, así como unos melocotones que ya comienzan a madurar.

Dado que en las cajas de anidamiento de momento no hay nada y que no parece que las rapaces tengan interés en asentarse allí, y aunque es  cierto que la gata también puede llegar a interactuar con los pájaros limitando la acción de estos, pero, como no parece de momento suficiente, hemos intentado encontrar alguna otra idea que ayude a contener los pájaros un poco,  para lo que  nos hemos puesto a investigar en Internet.

Vigilando los melocotones

Vigilando los melocotones

Hemos leído sobre cómo en algunas parte de Europa colocan en los cultivos  a modo de  espantapájaros globos que giran con grandes ojos pintados imitando  a depredadores naturales, en concreto a las lechuzas.

Vamos a tomar la idea en cuenta y  dado que  no  los hemos visto a la venta, ni tenemos idea de dónde comprarlos, pero si el deseo  de ver si  pudieran funcionar,  hemos  decidido fabricarlos, y quizá haya que experimentar con diferentes formas y colores, hasta encontrar lo que pudiera ser más efectivo.

La idea de los globos no la vemos factible, pues con el elevado calor los globos de desinflan, y dado que no hemos encontrado pelotas de plástico rígido, pero si  tiestos con la forma redondeada de la cabeza de las rapaces nocturnas, esto es lo que vamos a usar; En blanco y en marrón. Comenzamos el experimento.

Primera fase del diseño

Primera fase del diseño

Tomé de referencia diversas imágenes de lechuzas en Internet, Hubo que  realizarlos con pinturas acrílicas, coloreando en amarillo el iris de nuestras lechuzas.  No ha sido nada complicado. Ahora están  colgando en el huerto, moviéndose y oscilando de acorde con el viento que sople.  Los hemos colocado por  el huerto en  las zonas donde más frecuentemente andan los pájaros. En aquellas  áreas donde hay algo que sea de su interés. Ya os contaré como van funcionado. ©

Tras rematar con los acrílicos

Tras rematar con los acrílicos

Virus del Bronceado del tomate en pimientos ¿…?

Pimientos con manchs circulares

Pimientos con manchs circulares

La tarea de hortelano a veces nos da sorpresas y muchas preguntas  y una clara idea de lo mucho que no sabemos y tenemos que aprender. Este es el caso que nos ocupa, el caso de las machas que  aparecieron  en dos de los mejores ejemplares de pimientos recogidos y   que perfectamente desarrollados comenzaban a pintar, a ponerse rojos.

Estos pimientos tras la recolección  se dejaron  almacenados para que terminaran   de madurar y en ese proceso de forma progresiva fueron  mostrando estas manchas a modo de decoloraciones en forma de  monedas,   que salpican toda la piel del pimiento.

Bien marcadas

Bien marcadas

No hemos encontrado ningún otro pimiento con rasgos similares hasta ahora. Tampoco hemos visto huellas significativas en las plantas.

La presencia de estas manchas me llevó a investigar  qué las podía  causar. Así llegué  a indagar sobre los virus y cómo afectan  a las plantas. Los virus son capaces de desarrollarse dentro de las células de los seres vivos, y en el caso de las plantas hay ciertas familias de virus que se han especializado en  ese proceso.

Solo manchas al madurar

Solo manchas al madurar

Los virus no pueden ellos mismos desplazarse entre las plantas,  necesitan un transmisor: un vector. Papel que suele ser desempeñado por los insectos, sean pulgones, trips,…

Las formas que adoptan estas manchas   nos hace pensar en la presencia de un tipo concreto de virus: El TSWV, o virus del bronceado  del tomate. El vector de este virus son  los trips,   que  en su proceso de alimentarse pueden infectar diversas plantas del huerto, manifestándose tanto en hojas, tallos, frutos,… La única manifestación que hemos visto  hasta ahora son estas decoloraciones  con forma de anillo en ambos pimientos.

...

Este virus se trasmite principalmente a través de un tipo concreto de  trips,  la Frankliniella occidentales. No sé si el virus se trasmitirá a las semillas. Tendré que seguir observando y aprendiendo.  De todos modos para el próximo año intentaré controlar  y limitar el desarrollo de estos insectos en pleno verano.©

Chinches de las coles

Huellas de sus mordidas sobre hoja de repollo

Huellas de sus mordidas sobre hoja de repollo

Detalles de su color

Detalles de su diseño

Aunque han pasado sin pena ni gloria, como ya hemos hablado de ellas en los comentarios de este verano y  como  también han aparecido  por el huerto, quiero  hacer esta entrada sobre las Chinches de los repollos o Eurydema ventralis.

Este colorido insecto pertenece al genero Eurydema, especie que  se alimenta de la savia de las crucíferas  con un potente aparato  succionador. En ese proceso pueden  dejar huellas de su succión dejando picadas las hojas, deformando  frutos,  e incluso lesionando   las yemas de la planta.

En pleno proceso reproductor

En pleno proceso reproductor

No es el primer año en que aparecen, ya lo habían hecho en años pasados sobre repollos y coliflores, pero en un número más bien escaso, como así ha sido también en esta ocasión. De momento sus daños han sido reducidos.

Son típicas en los huertos  de hortalizas a lo largo de la primavera y el verano, pero siempre las hemos encontrado casi de una en una.  Dado que estaba avisada de los daños que pueden llegar a hacer si su número se incrementaba, fui eliminándolas a mano según las fui encontrando.

En su desarrollo pueden  producir dos generaciones a lo largo del año, y nos las podemos encontrar desde color rojo a  amarillo, amarillo – anaranjado, junto a su peculiar diseño en negro en sus hélitros.

Restos de una de ellas

Restos de una de ellas

Ahora todavía aparecen en el huerto, pero al  llegar el frío del otoño  los adultos se oculatrán  entre la maleza, esperando  la primavera siguiente. ©

Los últimos del año

Larvas del escarabajo de la patata

Larvas del escarabajo de la patata

Hablar de patatas y pensar en escarabajos es algo bastante normal, pero no ha habido muchos escarabajos  de la patata este año.  En primavera y verano apenas algunos escarabajos adultos y algunas puestas que eliminamos a mano, y ha sido ahora al final de la  cosecha del verano cuando han aparecido de forma más intensa en el huerto.

Cultivo de patatas afectado

Cultivo de patatas afectado

...comiendo sin parar

…comiendo sin parar

Pienso que el que hayan aparecido escarabajos o dorífora (Leptinotarsa decemlineata) ahora en el huerto se debe fundamentalmente a que mi huerto será  una de las pocas zonas  de alrededor que conserva patata con las hojas verdes donde comer y poder asentar los huevos para el desarrollo de sus larvas. Los hemos visto  tanto en la patata Kennebec como  en la morada Vitelotte  Noire, mientras que no lo han hecho, al menos todavía, ni  en la tardía ni en las de la paja.

Los escarabajos de la patata aprovechan estos momentos del final del verano para desarrollar larvas. Las larvas si consiguiesen salvarse se convertirían en pupas, estas  más que transformarse  en adultos, posiblemente, entrarían en la diapausa, a la espera de sobrevivir al invierno, escondidas en la tierra y entre la maleza. Mantenerse a la espera de la llegada de la primavera y del inicio de todo el proceso.

Larva de mayor desarrollo

Larva de mayor desarrollo

También ataca a la patata morada

También ataca a la patata morada

La supervivencia o no de estos escarabajos  permitirá en mayor o menor medida  el desarrollo del número de escarabajos de la primavera siguiente. Cuanto menos lo hagan, mejor para  el hortelano.  Por ello estamos prestando especial atención a eliminar  a mano cuantos más mejor.

Daños en las hojas, no demasiados de momento

Daños en las hojas, no demasiados de momento

El que haya tantas larvas es debido a que cuando aparecieron los pocos escarabajos últimos no prestamos suficiente atención y revisamos  el envés de las plantas para eliminar los huevos colocados.  Por eso nos toca hacerlo ahora. Unos buenos guantes facilitan la tarea.

De todas maneras su acción sobre las plantas no ha sido muy significativa y de momento las patatas de la cosecha principal conservan y mantienes  bien sus hojas. ©

Oruga de las ciruelas o polilla del ciruelo

ciruelas

Ciruelas damascenas de este año

En estos días estamos recogiendo la cosecha de este año de ciruelas. Ha sido un buen año en la ciruela damascena, que como en años anteriores tuvo buena floración, cuajó bien y ha engrosado sus frutos,  los  otros ciruelos comienzan a enseñarnos sus frutos.

Ahora al recoger la fruta nos encontramos en ocasiones con una sorpresa en el interior de las mismas, ya que  están   ocupadas por una pequeña oruga, que es  plaga frecuente en este tipo de fruto. Conocida como agusanado de ciruela, esta larva rojiza pertenece a un lepidóptero tortricidae, una polilla llamada Grapholita funebranaCydia funebrana.

Oruga de la funebrana en ciruela

Oruga de la Grapholita funebrana en ciruela

Esta polilla  es muy común en mi zona, y por lo que he visto en toda  la península Ibérica.  Ataca preferentemente a todas las variedades de ciruelas, desde las silvestres, como las endrinas hasta las variedades cultivadas autóctonas  y/o las importadas, pudiendo en ocasiones ser  de consecuencias muy serias, por los daños que ocasiona.

Ocupando el interior de la ciruela

Ocupando el interior de la ciruela

Se inicia el proceso cuando la oruga que ha sobrevivido al invierno  se trasforma en crisálida y posteriormente en polilla. Estas comienzan  sus primeros vuelos y son fecundadas. Las hembras cuando las condiciones climatológicas son adecuadas colocan sus huevos, casi transparentes, de forma aislada sobre los frutos. Dependiendo de la temperatura estos eclosionan entre la semana y los quince días.

Exudados de savia y puntos de incisión

Exudados de savia y puntos de incisión

La pequeña oruguita penetra en el interior de las pequeñas ciruelas, horadando galerías que  a veces afectan a la distribución de la savia y provocan la caída del fruto, en un aclareo del número de ciruelas en el árbol.  Es frecuente que  se vean los orificios producidos por las orugas  y el fruto genera una especie de goma que se ve colgando del fruto, así como las deyecciones de las orugas. Los frutos afectados maduran antes.

Cambios de color en el fruto

Cambios de color en el fruto

La oruga llegado el momento abandona el fruto para formar la pupa que permitirá su trasformación en crisálida.  Según leo puede llegar a haber hasta tres generaciones a lo largo del año, pero de la que más tenemos plena conciencia es de la que acontece ahora en plena recogida de las ciruelas.

En nuestro caso la plaga llega a los ciruelos desde los endrinos y este año  aunque existe  no es excesivamente importante. Para combatirla procuramos que se rompa el ciclo de la cadena reproductiva. Para ello recogemos todas las ciruelas que  detectamos están afectadas, tanto las que van cayendo como aquellas que quedan a nuestro alcance y las vamos metiendo en una botella de plástico  dejándolas aisladas allí dentro o e incapacitadas para reproducirse.

Ciruela Claudia amarilla

Ciruela Claudia amarilla del huerto del pueblo, el de aquí todavía no ha dado fruto, es pequeño

He leído  un poco sobre el uso de las feromonas para disminuir la fertilización de los huevos, pero hasta ahora nunca  he experimentado con ellas. Tengo que investigar más sobre  el tema, habrá que ver  cómo hacerlo y qué tipo de trampas podemos emplear. Quizá alguno nos pueda comentar su experiencia sobre el tema y el nivel de efectividad del uso de las feromonas. ©