Archivo de la categoría: Uncategorized

Año de pimientos

Imagen de las hileras de pimientos

Este año pese a todos los problemas que ha habido en los semilleros con los fungus gnat, podemos decir que es un año de pimientos en el huerto.  Las plantas están fuertes y ya produciendo de hecho de los de Padrón ya hemos comido la primera tanda de ellos.

Pimientos de mata baja en primera fila

Plantas fuertes

A qué se debe esta situación.  En primer lugar a las buenas temperaturas. Los pimientos son plantas de calor, de hecho bastante más que los tomates. En segundo lugar tuvimos la suerte de andar muy atareados, y no haber realizado  plantación en el exterior temprana. Por ello no les afectó la helada que se llevó tanta fruta por delante.

En tercer lugar he cambiado el lugar de plantación. El nuevo terreno ya demostró el año pasado que era bueno para los pimientos con unos pocos que coloqué. Este año todos ellos están asentados en la nueva zona.

Con abundante flor

Les he plantado con un amplio marco de plantación, con las plantas bien espaciadas y las hileras bien separadas. Se airearán bien

Finalmente para evitar la excesiva evaporación, dado que entre ellos se hacen poca sombra, le he colocado bastante acolchado, y eso les gusta a los pimientos.

Con tutor para evitar la acción del viento

Ahora nos queda cavar un poco, seguir regando, meter algún purín  para controlar hongos y estar atentos a sus necesidades.©

Mirada al huerto en la semana décimo octava

La semana ha ido estabilizando las temperaturas, tanto las diurnas como las nocturnas, preocupándonos en especial estas. A lo largo de la misma ha habido un pequeño descenso hacia el fin de semana, cayendo el viernes unos 5 litros por metro cuadrado.

Pero la lluvia duró poco y las temperaturas han vuelto a remontar, aunque se espera que desde el miércoles vuelva a haber otro pequeño descenso y nueva previsión de lluvias que espero sean  más significativas.  Sería bueno que lloviese en condiciones.©

Mirada al huerto en la semana 18.1

Mirada al huerto en la semana 18.2

Mirada al huerto en la semana 18.3

Mirada al huerto en la semana 18.4

Mirada al huerto en la semana 18.5

Mirada al huerto en la semana 18.6

Mirada al huerto en la semana 18.7

Mirada al huerto en la semana 18.8

Mirada al huerto en la semana 18.9

Mirada al huerto en la semana 18.10

Mirada al huerto en la semana 18.11

Mirada al huerto en la semana 18.12

Mirada al huerto en la semana 18.13

Mirada al huerto en la semana 18.14

Mirada al huerto en la semana 18.15

Mirada al huerto en la semana 18.16

Nuevo trasplante de fresas

Zona de las fresas

Una vez más llegó el momento de renovar el plantel de fresas. Después de estar en el mismo sitio desde  marzo de 2013, ha llegado  el momento de cambiar las fresas de lugar.  Es este tipo de fresa una planta fuerte.  Rústica en sus requerimientos. Resistente a los fríos del invierno, los ataques de la grama, los calores del verano, los ataque de los caracoles y otros fitófagos, las galerías de los ratones bajo ellas,… con necesidad de pocos riegos para mantenerlas vivas durante el verano y ser  capaz de  recuperarse al aliviar el calor y volvernos a ofrecer una cosecha otoñal. Es una fresa  fuerte y sabrosa.

Preparando la zona de plantación

Por ello  volvemos a renovar uno de los   planteles de fresas con esta misma variedad.  Las cuidaremos para ver  si  llegamos  a comer algunos frutos de ellas en este mismo  año. También tenemos  la intención de mantener de momento  el resto de las plantas y sacar la cosecha de primavera. Posteriormente le daremos  la vuelta y araremos  la zona donde están plantadas.

Tras 4 años la necesidad de renovación se hace evidente. Las líneas entre las plantas se han desdibujado, las plantas lo han invadido todo, lo que supone demasiada hoja que no deja llegar bien la luz  al fruto, junto con el hecho de que la grama se ha deslizado entre las plantas y en algunas zonas necesita una buena limpieza.

Plantas en la hilera con abono

La zona escogida está en la esquina sur  inferior del huerto. Entre frutales en crecimiento, pero con buena cantidad de sol.  El terreno estaba pensado para  esa finalidad desde hace algún tiempo, esperando solo el momento que al fin ha llegado.

Hileras rectas y bien separadas

He colocado 6 hileras bien espaciadas entre si, agrupadas de dos en dos y ligeramente elevadas respecto al nivel del huerto. Pretendo darle agua por el suco entre las hileras, pero puntualmente si hace falta un buen riego de fondo, podrían regarse toda la zona.

A por la sexta

Hemos aprovechado estos días de descenso de las temperaturas y nublados, para que el sufrimiento de las plantas fuera menor.  Un buen abonado de fondo pretende  incrementar las posibilidades de crecimiento rápido y  conseguir mejores cosechas.©

Mirada al huerto en la novena semana

Tras un fin de  semana,  el pasado, con  temperaturas primaverales, con el correspondiente empuje en el despertar del huerto,  esta semana han caído las temperaturas de forma significativa. No tanto las temperaturas nocturnas como las diurnas, en parte como consecuencia de los cielos cubiertos y de los vientos que  han recorrido toda  la comarca.

Pese a estar el  cielo cubierto, apenas ha habido lluvia. Algún que otro chispeo, que no ha llegado casi a mojar el suelo. ©

Mirada al huerto en la semana 9.1

Mirada al huerto en la semana 9.1

Mirada al huerto en la semana 9.2

Mirada al huerto en la semana 9.2

Mirada al huerto en la semana 9.3

Mirada al huerto en la semana 9.3

Mirada al huerto en la semana 9.4

Mirada al huerto en la semana 9.4

Mirada al huerto en la semana 9.5

Mirada al huerto en la semana 9.5

Mirada al huerto en la semana 9.6

Mirada al huerto en la semana 9.6

Mirada al huerto en la semana 9.7

Mirada al huerto en la semana 9.7

Mirada al huerto en la semana 9.8

Mirada al huerto en la semana 9.8

Mirada al huerto en la semana 9.9

Mirada al huerto en la semana 9.9

Mirada al huerto en la semana 9.10

Mirada al huerto en la semana 9.10

Mirada al huerto en la semana 9.11

Mirada al huerto en la semana 9.11

Mirada al huerto en la semana 9.12

Mirada al huerto en la semana 9.12

Mirada al huerto en la semana 9.13

Mirada al huerto en la semana 9.13

 Mirada al huerto en la semana 9.14

Mirada al huerto en la semana 9.14

Pimientos del Pico de Mendavia

Pimientos entre las alubias verdes y los boniatos

Pimientos entre las alubias verdes y los boniatos

Comenzando a coger color

Comenzando a coger color

Este es un año muy bueno para los pimientos, tanto es así que me va tocando colocar estacas que los sujeten, pues conforme van creciendo al regarlos,  la tierra cede, no soportan el peso que tienen y terminan una parte de ellas en el suelo.

De entre los diferentes tipos de pimientos los del Pico de Mendavia de origen navarro son un grupo de los mejores. Las semillas de este pimiento nos llegaron  a la huerta ya hace un par de años, pero hasta este le había ido dando prioridad a otras variedades y era de los que  casi siempre se sembraban tardíos, motivo por el cual la cosecha no solía ser tan  abundante.

Este año salio en la primera tanda de  siembras en los semilleros. Se trasplantó también pronto y  con buen abono, y agua   de forma regular. Además de que se adelantaron las siembras de los pimientos de forma general, motivos por los que  se están convirtiendo en algunas de las plantas más cargadas del huerto.

Con vigor

Con vigor

Los  de Pico de Mendavia recuerdan en su forma a los pimientos de Piquillo,  de piel resistente y brillante, pero en tamaño y porte no tienen nada que ver con ellos. Es un pimiento carnoso, de forma triangular que crece erecto en la planta sacando el pico hacia  arriba.   Como ya comienzan a colorear algunos, no tardarán mucho en  ponerse todos rojos. Este año  nuestra  técnica se ha ido  mejorando y afinando y  su crecimiento en general ha sido mejor tanto en tamaño como en la abundancia de los frutos.  Si todo sigue así se adelantará mucho la cosecha. ©

 Y por esto los llamn del  pico

Y por esto los llaman del pico

Mirada al huerto en la semana trigésima

Las temperaturas a lo largo de la semana se han mantenido elevadas, respondiendo a la ola de calor que ha recorrido el país. Desde mediados de semana aunque seguimos con calor este ha ido descendiendo poco a poco, notándose una mayor inestabilidad en la atmósfera.

El calor hace que el riego se agote en la tierra rápidamente. Al menos una vez en semana se hace necesario darle agua a todo y algunos cultivos requieren dos riegos o más. ©

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.12

Mirada al huerto en la semana 30.12

La importancia de la localización de un huerto

Balsa con agua de riego procedente del río, en origen con algo de cal, aunque no en exceso

Balsa con agua de riego procedente del río

Cuando uno recibe un huerto de herencia, no solo recibe la tierra  con  los frutales y otras plantas perennes, o las infraestructuras que allí haya (caseta, pozo, acequias,…), sino  que con el suelo de la herencia  recibe algo mucho más valioso, resultado del hacer de generaciones:  EL conocimiento de que es una zona que ha demostrado una capacidad productiva, y ofrecido a lo largo de mucho tiempo buenos resultados en la consecución de la cosecha del huerto. Este es un elemento importante a tener en cuenta.

Las corrientes frías del huerto acabaron con la cosecha de melocotones

Las corrientes frías del huerto acabaron con la cosecha de melocotones

Comenzar un huerto desde cero, supone un riesgo y  todo un aprendizaje, con los problemas  que conlleva crear  una explotación nueva dedicada a esa  finalidad. Una  inversión de la que se esperan resultados que afectan al cómo se desarrollarán plantas y cultivos. Para que todo resulte bien conviene considerar aspectos  muy diversos. Algunos serán fáciles de percibir, para otros deberemos utilizar la ciencia e incluso  confiar en nuestras intuiciones. Unos serán aspectos muy genéricos, otros tendrán que ver con los microclimas que se crean en ciertas zonas.

Como elementos importantes que marcan las  características de un clima están la latitud, la altitud y la continentalidad. Estos  también serán elemento esencial para nuestro huerto. Pero si uno ya vive dentro de  una zona con esas características y estas son inamovibles, quizá se puedan tener en cuenta otros aspectos que se puedan compensar.

Entre los aspectos específicos  más destacados es esencial la orientación del huerto.  En lo posible en  orientación sur, despejado de cualquier elemento (construcciones, árboles, montañas,…) que puedan ocultar la luz. La cantidad  y calidad del sol que percibamos en el huerto marcará la cantidad y calidad de nuestras cosechas.

Detrás de la orientación va la posición, preferiblemente   un terreno con cierta pendiente, mejor en zonas de laderas, no en el fondo de los valles. La pendiente ayuda a drenar cuando hay un exceso de lluvias, y a que la acción del hielo sea menor, pues las masas de aire frío tienden a acumularse en las zonas más bajas.

La chopera sur cierra en verano el movimiento de las masa de aire norte-sur

La chopera sur cierra en verano el movimiento de las masas de aire norte-sur

La calidad del suelo es un factor relativo. Pues en gran medida el suelo se puede crear. Siempre que tenga cierto nivel   de profundidad y no sea excesivamente calcáreo, se le puede llegar a aportar más tierra, para mejorar su estructura, … Con todo es bueno conocer el ph del suelo en el que se vaya a trabajar.

La presencia de agua es otro aspecto esencial. Estamos hablando de producción de hortícolas que requieren riego regular en el verano y en ocasiones en otras épocas del año. El terreno marca las características del agua, aunque cuando esta procede de aguas superficiales a veces el tipo de suelo de la cuenca fluvial del origen de los ríos, determina su ph.

La barrera este tiene un efecto protector en invierno, pero en verano genera sombra

La barrera de vegetación en el este tiene un efecto protector en invierno, pero en verano genera sombra

El tamaño, las corrientes de aire,  el cierre del terreno, la existencia de microclimas, la cercanía o alejamiento de una carretera, …. Estos y otros son  aspectos que se pueden tener en consideración u junto a otros que quizá queráis sugerir. A lo largo del verano iremos considerando   algunos de estos aspectos  en relación con nuestro huerto, pero también con un enfoque general, que quizá os pueda interesar para crear el vuestro. ©