Archivo de la categoría: Árboles frutales

Podando pistachos I

Poda de pistacho hembra 1

Este año, al haber adquirido más arboles de pistacho para el huerto, se hizo necesario replantearnos que estábamos haciendo con ellos y la necesidad de aprender a formarlos mejor que los que ya llevan 3 años aquí.

Poda de Pistacho hembra 2

Con los que ya tenemos hemos cometido errores de importancia. En uno de los vídeos que habíamos visto se mencionaba que a los machos convenía podarlos lo mínimo posible, lo que es correcto pero  de que están ya formados,  por lo que no le dimos de entrada toda la altura que de hecho les conviene. Así   que en estos momentos el que hay  si bien no está demasiado mal podado, podría estar mejor, ya que conviene una mayor altura para una mejor polinización.

Poda de pistacho hembra 3

Poda de pistachos hembra 4

Con el fin de aprender  a podar mejor acudimos a Google, llegando así al libro del  Centro de Investigación El Chaparrillo, la información de la casa San Roc y los vídeos de UCDAVIS. En España tenemos la suerte de disponer de la información obtenida durante años de estudio en el Centro de Investigación Agroambiental El Chaparrillo – IRIAF.

Poda del pistacho macho

Así llegamos a una serie de recomendaciones muy útiles:

Yemas de madera arriba y de flor abajo

  1. El pistacho tiene una fuerte dominancia apical. Esta es una de las razones por las que se hace necesario despuntarlo, para favorecer la ramificación.
  2. Se realizará la poda en el reposo invernal (momento en el que se estresará menos a la planta). De diciembre a marzo. En nuestro caso, la realizamos en febrero y probablemente habría sido mejor hacerlo antes. Los cortes más grandes sudaron resina, pues con las temperaturas habían comenzado su actividad  y con las lluvias de enero ramas que posteriormente serían despuntadas crecieron en longitud de forma inútil.
  3. Se hace necesario saber diferenciar las yemas de flor de las yemas de madera y tenerlo en cuenta a la hora de que cortar.
  4. No  debe olvidarse desinfectar todos las herramientas utilizadas. En nuestro caso utilizamos un pulverizador relleno de alcohol de 96º. Si bien no se considera necesario, en aquellas zonas en las que haya rocío mañanero gran parte del año, es conveniente  usar masilla cicatrizante en  cortes que superen los 2 cm de diámetro para evitar podredumbres.

Continuará en  Podando pistachos II ©

Un hoyo para los frutales

 Imagen general del lugar de almacenamiento de los frutales

Imagen general del lugar de almacenamiento de los frutales

Pistachos a la espera del trasplante

Pistachos a la espera del trasplante

Este año  me he visto en la necesidad de  emplear un hoyo para colocar los frutales antes de ponerlos finalmente en su posición definitiva. Durante un tiempo todos han ido a parar al hoyo: manzanos, perales, caquis, membrillos, acerolos, granado, melocotoneros, nectarinas, ciruelas, paraguayo, almendros:

Primero nos fuimos de viaje familiar en Navidad y nos volvimos con una buena cantidad de frutales que encontramos a buen precio. El retorno coincidió con la bajada más intensa de las temperaturas  hasta ese momento. La tierra estaba enteronada, el aire era frío  y  el terreno donde pretendía colocar los frutales estaba sin preparar.

Hubo que reconsiderar que hacer con todo lo comprado  y la decisión fue  el de ponerlos  cuanto antes en un montón de tierra que hay  en el huerto,  preparando allí, en la tierra fácil de manejar,  un hoyo donde   colocar los frutales.  Los árboles primero los tapamos  con tierra y finalmente con paja para que sufrieran lo menos posible.

Necesidad de proteger las raíces

Necesidad de proteger las raíces

La idea era  de colocarlos cuanto antes en su posición definitiva. Pero el tiempo fue impidiendo estos planes. Primero el frío. Más tarde la lluvia. Entre  estos dos momentos me fue posible subsolar el terreno donde iba a colocar los frutales, por lo que una cuestión menos a tener en cuenta. Pero seguía lloviendo.

 Manzanos de casa

Manzanos de casa

La lluvia fue postergando el trasladar los árboles a su posición definitiva.  En vez de quitar frutales  fuimos añadiendo más al hoyo:

  • Unos pocos pistachos más que queríamos poner.
  • Los manzanos y perales que estaban injertados y que he ido desenterrando y arrancando, para tenerlos listos para cuando se pudiera.
  • Aquellos otros nacidos en la base de los arboles y con raíces que les permitan enraizar fácilmente y que habrá que injertar,
  • Unos acerolos injertados en espino bravo,
  • Unos ciruelos salidos en las raíces del árbol, en los que habrá que decidir todavía qué poner,
  • Unos cerezos  ya injertados que me traje del pueblo, ….
Con espacio para acumular más

Con espacio para acumular más

Todo se ha ido pasando por el hoyo (unos más, otros menos tiempo) como  en un cuenco mágico esperando ese momento oportuno, esa  concatenación de acontecimientos interplanetarios  que permitiese su trasplante, y al fin ha sucedido: El puente de Carnaval lo ha hecho posible. Poco a poco en este fin de semana el hoyo se ha ido vaciando, ganas tenía.©

Tijera de injertar en omega

A veces un pequeño paso en pos de la tecnología es un avance en el nivel de confianza que te permite animarte a ir más allá.  Esta es una de las razones de que este  año me haya salido en casa un injertador.  La clave ha sido  el animarnos a comprar una tijera  de injertar en omega,  con cuchillas para  realizar tres variantes de este tipo de injerto.

Corte realizado

Corte realizado

Cortando

Cortando

Visto el fácil uso de la tijera  mi hijo se ha animado este año y con ella ha iniciado  sus primeros pasos en estas lides. Así   se ha lanzado a este mundo sorprendente de los injertos. Sus comienzos están siendo  ricos en experiencias, pues ya lleva injertos de almendros, perales, acerolos, e incluso de  grosellas. Visto el camino no serán los últimos.

Acerolo sobre espino

Acerolo sobre espino

Dada las características  de esta tijera la toma de confianza se hace inevitable. De lo único que hay que cuidar es de que los calibres de la planta receptora sea igual a la del injerto, de ese modo los cambiums quedan plenamente en contacto.  Con un poco de cuidado el injerto debería  desarrollarse y evolucionar  sin dificultad. Hace falta cierto nivel de fuerza a la hora de realizar el corte, sobre todo con aquellas cañas de madera más dura.

En su caja

En su caja

Tras ajustar los cambiums es conveniente un cierre del injerto, sellándolo del contacto con el aire que lo reseca.  La zona abierta del injerto podría ser,  si no se cuida, foco de penetración de hongos y bacterias. Por  ello  es muy recomendable  el uso de la cinta de  injertar y  de una pasta cicatrizante  en los cortes. Todo el proceso debe ir acompañado de una adecuada desinfección del material, que impida la trasmisión de enfermedades.

Grosellero rojo sobre negro

Grosellero rojo sobre negro

Dado que no sabíamos el nivel de uso que le podríamos llegar a dar a la tijera decidimos comprar una versión no demasiado cara de la misma. Pero dada su facilidad de empleo, si el porcentaje  de éxitos  es adecuado, quizá  deberíamos haberla adquirido de mejor calidad, pues tiene futuro. ©

Experimentando con el Parafilm de florista, ya que no encuentro el de laboratorio

Experimentando con el Parafilm de florista, ya que no encuentro el de laboratorio

 

Sacando hijuelos de manzano

Nacida de una semilla de Gala, con rebrotes desde la base

Nacida de una semilla de Gala, con rebrotes desde la base

Muchos de los manzanos   del huerto  ya injertados deciden en ocasiones rebrotar  desde la base franca  del árbol.   Esta suele corresponder a un manzano nacido de semilla. Dependiendo de los intereses que uno tenga, unas veces esos brotes se dejan y otras no.

Retirada la tierra aparecen las raíces

Retirada la tierra, aparecen las raíces

El año pasado  cuando vi que manzanas ya no iba a haber, debido a las heladas, me decidí  por dejar una  parte de los brotes que habían salido. Con ellos pretendo sacar manzanos nuevos para colocar unas hileras en intensivo. Hay un montón de variedades nuevas y antiguas con las que me gustaría experimentar.  En  algunos de esos portainjertos  francos tras  su trasplante  iré  injertando, en otros ya está el injerto prendido desde el año pasado, ahora quiero ponerlos en tierra para que tiren cada una de esas yemas.

Para fomentar que esos tallos echaran raíces que permitieran  un fácil trasplante  se  realizó el corte de un centímetro en torno a  la base de cada   tallo  y posteriormente se colocó una botella abierta alrededor del tronco del manzano y de una tanda de las cañas parecidas. La botella se ató y rellenó con tierra.

Individualizando plantas

Individualizando plantas

El manzano al retirar los brotes y tras la poda

El manzano al retirar los brotes y tras la poda

Esto se hizo  a modo de acodo rastrero que debía fomentar el crecimiento de las raíces de estos bravos. A lo largo del verano se fue regando de vez en cuando, pero el resto del tiempo han ido  marchando a su aire.

Al mediar el invierno y dado que ya he conseguido que se pasase el subsolador en la zona donde quiero plantar los árboles frutales en intensivo, ha llegado el momento  de irlos sacando y prepararlos para su futuro trasplante.

La tarea hay que realizarla con tiempo. Supone ir de árbol en árbol quitando las botellas de plástico, retirando la tierra y separando las raíces, intentando conservar el mayor número de ellas. El futuro del arbolito depende de conservar el mayor número de raíces y  un tronco sano en el futuro portainjertos.

Plantas enterradas, esperando el trasplante

Plantas enterradas, esperando el trasplante

Estos arbolitos van de momento a una zona de reposo común donde se entierran sus raíces y se protegen con algo de paja. Cuando estén todos preparados los  pondremos en tierra en  las mismas fechas. El clima con sus lluvias recurrentes hacen que la espera sea necesaria y dan tiempo a ir  poco a poco realizando la tarea.©

Poda de manzanos: corte de ramas gruesas

Manzano de reinetas antes de la poda

Manzano de reinetas antes de la poda

Este año ya hemos comenzado con la poda de los manzanos. En parte el tipo de tiempo que ha hecho es el responsable de que hayamos optado por esta tarea en el huerto, pues aunque tengo que hacer un montón de hoyos para colocar una buena tanda de frutales  que he decidido poner este año, no puedo hacerlo todavía pues con el agua que ha caído justo después de  que habíamos metido el subsolador para abrir la tierra para los frutales, el  terreno está bastante pesado para hacer los hoyos ya que el agua ha entrado profundamente en el suelo.

Caña central a cortar

Caña central a cortar

En los manzanos uno de los que tenía mayor tarea para realizar ha sido el manzano  de Reineta. Le había ido dejando una rama central bastante grande, que dado el crecimiento de las ramas exteriores se hacía necesario quitar.

Despiezando la caña

Despiezando la caña

Esta es labor que hemos realizado sin problema dado que  decidimos comprar una sierra específica para la poda,  con  la garantía de una casa de herramientas de toda la vida. El serrucho es de hoja curva y con el tipo de dentado japones que realiza bien todas las tareas que tienen  que ver con madera viva, no debiéndose emplear con madera seca, pues la hoja  tiende a perder  el afilado.

Sierra curva de dentado japones

Sierra curva de dentado japones

A la hora de la poda  fuimos fraccionando la rama central en secciones, lo que dada la facilidad de corte no supuso ningún problema. Por otro lado al tener  un tamaño adaptado al uso y un diseño curvo, se puede ajustar con facilidad a la disposición irregular de las ramas de los árboles.

Rematando el corte en oblicuo

Rematando el corte en oblicuo con la sierra curva de dentado japones

La poda fraccionada  de las ramas  impide los desgarros y permite realizar  un corte en oblicuo que no retenga el agua sobre el tronco. Tras su  realización se hace necesario un recorte de los bordes, perfilando los mismos.  De este modo se evita la existencia de materia que se seque, creando huecos y acumulando humedad, lo  que puede producir   podredumbres.

Corte oblicuo

Corte oblicuo

Este proceso permite desarrollarse en el corte lo que se llama el labio cicatricial, a través del cual  el árbol estimula el crecimiento de corteza nueva en esa zona  del cambium donde se acumulan las células embrionarias de la corteza, estas son  responsables del engrosamiento de las células de ese área, que progresivamente desarrollan un callo hasta poder llegar con el paso del tiempo  a cerrar todo el área.

Recorte del borde del corte

Recorte del borde del corte

Este proceso de cerrar el labio cicatricial puede llevar varios años y   quizá  si lo hemos hecho bien se complete el cierre con el paso del tiempo. De ser así os lo iremos mostrando, para ver como evoluciona, dado que es la primera vez que lo estamos practicando  de forma sistemática al podar las diferentes ramas.

Cubriendo con masilla

Cubriendo con masilla cicatrizante

En todo este proceso  estamos intentando mantener la máxima higiene, desinfectando todas las herramientas que vamos usando, antes y después de finalizar el proceso. Para ello alcohol en un pulverizador resulta muy eficaz. ©

Con la rama ya cortada

Con la rama ya cortada

Injerto inglés o de lengüeta

cañita apical de Picota

Cañita apical de Picota

En esta época comienza una de las actividades más apasionantes en la campaña anual, que es la de realizar injertos y con ello aumentar las variedades de frutales que tengamos, así como conseguir que los árboles adelante la producción de  fruta.

Ambas partes en contacto

Ambas partes en contacto

La realización de los injertos se reparte a lo largo del año, según el tipo que queramos hacer. Ahora, en la segunda parte del invierno  se aprovecha el inicio de la actividad en las plantas de hoja caduca, con una progresiva  salida de la dormancia invernal, como un momento adecuado para  algunas de esas variedades de injertos, buscando conectar un portainjertos con la nueva variedad que queramos cultivar.

Tronco del cerezo desde el punto de vista contrario

Tronco del cerezo desde el punto de vista contrario

Una buena modalidad de  injerto a realizar es lo que se llama el injerto inglés o injerto en lengüeta. Este año pretendo utilizar esta técnica para algunos injertos en almendro que quiero realizar, pero el que voy  mostraros aquí  es en cerezo,  se realizó el año pasado a mediados de este mes, con una variedad de Picota. Este injerto  está ya  bien agarrado y  lo pretendo trasladar de lugar, es un  arbolito surgido de las raíces del árbol,  y esperar que al separarlo tenga un mayor crecimiento.

Zona de contacto

Zona de contacto

En el momento de realización del injerto ambas partes (injerto y portainjerto) tenían un grosor similar, aspecto que favorece un buen arraigo entre ellas al facilitar que el cámbium entre en contacto.

Se comenzó realizando un corte oblicuo  en cada una de las ramas, dejando que el cuchillo se desplazase y se alargase el corte. Hacia la mitad de cada sección se realizó otro corte en paralelo a las líneas del tronco, creando una lengüeta en cada sección que se levantó y se encajó  con la contraria. Aunque los extremos no ajustaron plenamente no hubo dificultades con el injerto que si se conectó en el resto de puntos. En la actualizar al crecer la zona de contacto, esta está  ligeramente desdibujada.

En el momento en que se comenzó a ver que  el injerto iba prendido y que la zona comenzaba a engrosar se retiró el plástico y se eliminaron los brotes laterales del portainjertos, lo que concentró la energía de crecimiento en esta zona aumentando el flujo de savia hacia la misma. ©

Los frutales autofértiles

Yemas de albaricoques

Yemas de albaricoques

De compras

De compras

Para una aprendiz  en  este mundo complejo  de los frutales el tema puede complicarse un montón por estas fechas. En este periodo  en que se realiza la compra y el  trasplante de muchos de los árboles  y arbustos que están en su periodo de dormancia  uno no deja de caer en la necesidad de plantearse sobre el tema de las compatibilidades de polinización  entre   variedades diferentes y  en la necesidad de conocer  qué variedades son las que se adquieren  para ajustar  previsibles fechas de floración  que permitan   la coincidencia entre ellas.

Yemas de melocotón

Yemas de melocotón

En la naturaleza una buena parte de las variedades de frutales son autoestériles, es decir resultan incapaces de polinizarse a si mismos. Frente a ellos están los que se denominan autofértiles,  que parecen la panacea universal, pues si  bien todos los demás necesitan algún otro ejemplar cercano y compatible (mejor si es un polinizador universal) para dar fruto, ellos quedan excluidos de esa necesidad.

Si además la especie es dióica, esto es que los sexos se encuentran separados en individuos diferentes, entonces la cuestión de fructificación se complica más, salvo que sean partenocárpicos y sean capaces de fructificar sin polinización, por lo que la tentación de los autofértiles se hace  mayor.

Yemas de peral

Yemas de peral

Pero ¿debemos escoger variedades autofértiles?  ¿Es oro todo lo qué reluce?  La experiencia ya os ha enseñado que no, si uno profundiza en la letra pequeña  siempre hay un pero.  El pero que yo veo a los autofértiles  y que se manifiesta si son plantados en solitario, o solo individuos de una variedad se centra en una menor productividad de estos frutales que tiende a reducir su rendimiento a 1/3 del  posible  de si hubiera polinización cruzada con otras variedades, lo que siempre resulta recomendable .

Si se puede elegir, aunque las circunstancias pueden establecer unos límites, es mejor hacerlo adquiriendo un árbol o arbusto con más de una variedad de injertos,  compatibles en polinización o adquiriendo variedades complementarias.  La naturaleza es generosa en  la diversidad,  no gusta de lo aburrido. ©