Archivo de la categoría: Cavar

Arando en Julio

Terreno desèjado para los cultivos tardíos

Terreno despèjado para los cultivos tardíos

Esta ha sido la tarea que nos llevó toda la mañana de ayer  sábado. Viendo  el modo en que la tierra estaba en su momento justo tras la tormenta y  el modo en que el calor se llevaba la humedad, nos planteamos que había  aprovechar la oportunidad, pues de otro modo habría que regar antes de roturar el terreno.

Retirando los  guisantes

Retirando los guisantes

Lo primero de todo fue ponernos a  retirar todos los restos  vegetales que quedaban, tanto de hierbas que una vez segadas terminaron en el montón del compost, que con tanta agua fermenta y se descomponen alegremente , como de los restos  que quedaban de la cosechas de invierno: de las habas y de los guisantes  que permanecían sobre el terreno, así como la cosecha de cebollas de invierno: la valenciana y  la roja de Niort,   junto con chalotes y ajos. Prepar la tierra para algunas siembras tardías y las tempranas  del invierno que luego se consumirán al llegar el otoño.

Despejando el terreno

Despejando el terreno

La tarea de retirar los restos vegetales es necesario realizarla  antes de meter el rotavator, pues  esta materia tiende a enredarse entre las gradas dificultando el trabajo. La tierra estaba mullida en algunas zonas, pero donde había habido  vegetación, una parte del agua había sido absorbida por la plantas y pese a lo caído la tierra aparecía bastante seca y pesada.

Con las manos en ...

Con las manos en …

Despejamos una buena zona, donde pretendemos entre otras cosas poner las patatas tardías que solemos sembrar antes del 25 de julio, las judías tardí as que seguirán produciendo durante una parte del otoño,  asi mismo irán en esta zona las achicorias, nabos y  nabizas, escarolas,  así como los diferentes tipos de crucíferas del otoño, desde repollos, brécoles, romanescos, coles de bruselas, coliflores, etc…

Terreno listo para ser abonado

Terreno listo para ser abonado con el compost

Ha sido un buen momento para realizar este trabajo. Alguna ventaja tenía que tener el  que la tormenta pasase por el huerto, queda por ver lo que nos ha dejado la tormenta de hoy, que  ha dejado caer el cielo sobre nuestras cabezas, pero hasta mañana no podremos saber cuanto ha sido el daño allí, pero sobre Benavente ha durado más tiempo y ha sido mucho más intensa que la del día anterior,  jarreando agua, dejando además el suelo blanco con el granizo, con piedras que, como canicas de buen tamaño, golpeaban los cristales y el   tejado  dejándonos asombrados. ©

Anuncios

Cavar y escardar

Cebollas y puerros

Cebollas y puerros

Regando las lechugas

Regando las lechugas

Tan importante para el huerto como el riego o el abonado, cuando la tierra está desnuda, la cavada de la misma es esencial.  Con los calores intensos tras el agua  la tierra se reseca, y en una  zona arcillosa como la mía, no solo se reseca sino que forma una costra dura e inaccesible que impide la penetración del oxígeno en la tierra y la aireación de la misma, por ello resulta fundamental que tras una buena regada,  que suele ser por el suco, penetrando el agua profundamente, al cabo de dos o tres  día, sea necesario realizar en el huerto, o en la zona regada, una cavada.

Binar, cultivar,  escardar, escarbar,  cavar, edrar, labrar, remover, repicar, … todos ellos son verbos que implican una acción similar, llevada a cabo con una herramienta manual, más o menos ligera y a través de la cual la tierra cercana a las raíces  se suelta  y queda mucho más ligera y esponjosa.
Tras el riego la cavada

Tras el riego la cavada…

...estimula el crecimiento

…estimula el crecimiento

Al cavar además se  rompen algunas raicillas periféricas  de las plantas estimulando la aparición de otras, y de hecho estimulando el crecimiento de la planta que en poco tiempo se ve medrar. También  está el hecho de las  múltiples hierbas que aparecen alrededor de nuestras hortalizas, plantas para las que un pequeño binado bajo el sol de esta época  resulta mortal, eliminando la competencia que pudieran ocasionar.

Crucíferas de verano

Crucíferas de verano

Ahora cavamos las lechugas y los tomates, escarbamos los pimientos y  los puerros, cavamos alrededor de cebollas y espinacas, repicamos en torno a las judías  o la albahaca, removemos la tierra de las coliflores y  aporcamos la remolacha  y la zanahoria,… no tardaremos mucho en   ponernos a colocar el acolchado, pero hay una fase en este periodo inicial donde la cavada resulta fundamental. ©

Sin parar

Tierra e hierba

Tierra e hierba

Tras tanta lluvia la huerta ha estado un tanto abandonada y  muchas tareas necesarias se han ido retrasando y quedando sin hacer, por ello ahora se  nos concentran los quehaceres.

Pasando el motocultor

Pasando el motocultor

Cuando llega uno  al huerto parece que tiene las tareas en fila esperando ser realizadas: Que si revisa los semilleros y riega, que si la hierba lo invade todo y hay que ir segando, que si ajos, cebollas, fresas, habas, guisantes,  …. están todos ellos llenas de hierba y si uno quiere recoger primero tendrá que limpiar,  que si tenemos que preparar la tierra, que si  hay que  retirar la hierba antes de arar, que si hay que regar los último que se ha plantado ante la subida de las temperaturas,  que si….

Flor en los cerezos

Flor en los cerezos

Este es el modo en que se nos pasa  el tiempo en estos días. Apenas hay tiempo para levantar la vista y disfrutar. Disfrutar de la flor de los frutales en plena sazón,  de las golondrinas que acrobáticas se deslizan en el cielo azul,  de la alegría colorida de tulipanes y alhelíes, del croar de las ranas abundantes en el estanque, del vuelo sobre nuestras cabezas de las águilas,  …

Trozo sembrado de garbanzos

Trozo sembrado de garbanzos

Pero no es solo en mi huerta, en el camino se percibe una gran actividad,  están los campos en plena  ebullición: tractores laborando, gente moviendo abonos,  motocultores zumbando, gente plantando cebollas y   lechugas, … colocando semilleros,  usando  sus aperos, … Todos a lo mismo y con cierta contrarreloj, pues vete tu a saber que nos deparará el mañana y si cualquier día vuelve a llover y nos pilla la huerta sin  preparar o sin sembrar.

Sucos con las patatas

Sucos con las patatas

Regresan  los cuerpos a casa  cansados y los músculos, desentrenados, doloridos.  La mente mientras tanto  no para y  planifica la jugada, mañana será más. ¿Dónde pondré este año el maíz,… le conviene a los cacahuetes el lugar donde los quiero sembrar, …será tarde para  sembrar los garbanzos….? Me voy a la cama, hay  mucha tarea pendiente para mañana y conviene  descansar.©

Hierbas en los semilleros

Primeros tomates con algunas hierbas

Primeros tomates con algunas hierbas

Esta año la mezcla de tierra de los semilleros parece estar funcionando muy bien de momento, quizá  hasta demasiado bien, pues están naciendo un montón de plantitas en los mismos. Cientos de plantitas, quizá miles de plantitas y no queda más remedio, hay que ir arrancándolas de donde están. Todas aquellas pequeñas plántulas que no son lo que hemos sembrado y que realizan una competencia feroz por la supervivencia.

Lepidium e hierbas

Lepidium e hierbas

Al haber empleado la muña de los cereales como material complementario para realizar el sustrato de los semilleros, a las semillas que habitualmente hay en el terreno se han acompañado todas las que se mezclaron con la paja. Es increíble la cantidad de semillas en activo que puede haber en un  terreno  sano y  no tratado.

De todo tipo y condición

De todo tipo y condición

Ahora  cada vez que entro bajo el túnel  me entretengo arrancando las pequeñas plantas activadas por las temperaturas suaves que hay allí. Así bajo  el túnel  nos encontramos con plántulas de magarzas, de amapolas, de gramíneas, de fumaria, de plantagináceas, de cardos, de chirinchos,  ….,  son muchas y variadas y hay que aprender a identificarlas. Ahora, todavía pequeñas, son mucho más sensibles y fáciles de quitar que cuando hayan desarrollado raíces más profundas y estables.

Entre las zanahorias

Entre las zanahorias

Las arrancamos y las retiramos, pues no deseo que sobre el terreno de cultivo se vayan desarrollando hongos que pudieran afectar a las plántulas de las hortalizas del semillero.

La lucha por la supervivencia se hace también atroz bajo los túneles de cultivo.©

Cavando el semillero

Terreno antes de tocarlo

Terreno antes de tocarlo

Comienza la cava

Comienza la cava

Cómo estamos en enero resulta imprescindible ir pensando en montar el semillero. El lugar  para ponerlo es el mismo que  hemos empleado el año pasado, ya que funcionó bien.  Es el lugar donde hemos tenido la última tanda de tomates y pimientos tardíos protegidos bajo el túnel, y donde  antes de Navidad al retirar los restos de la cosecha echamos humus y pusimos paja, para que las bacterias fueran actuando sobre la tierra y en lo posible mejorándola.

Poco a poco

Poco a poco …

...se amplia el terreno...

…se amplia el trozo de  terreno…

Ahora teníamos que preparar el terreno, para ello lo más sencillo habría sido meter la motoazada y mover la tierra pero ha habido una serie de circunstancias que lo han desaconsejado.

...cavado

…cavado

  1.  El terreno en algunas zonas estaba muy pesado y la motoazada hubiese amasado mucho la tierra.
  2. En esa zona durante el año pasado apareció como hierba recurrente por un lado la grama y por otro la correhuela, ambas hierbas se reproducen a partir de fragmentos de sus raíces, por ello al cavar a mano resultaba sencillo ir recogiendo y eliminando la misma, para que tenga menos posibilidades de expansión.
  3.  Este año bajo el túnel en el otoño permanecieron muchos bichos, en especial orugas que atacaron al tomate en ese periodo final. Sin duda ninguna, muchos de ellos habrían dejado sus crisálidas, o quizá aun permaneciesen ellas mismas en el terreno. El cavado manual me permitiría ir eliminando las que viese.
Crisalida

Crisálida

Con todo ello tomé la laya y manos a la obra. Es una herramienta cómoda para cavar, se emplea a modo de palanca que permite mover y levantar el terreno, dejándolo caer y voltear después, posteriormente se puede terminar de romper, con el empleo de los ganchos de la misma. Además afecta  poco a la población de lombrices.

Gusano en el suelo

Gusano en el suelo

El trabajo no se hizo desagradable, pues aunque el día estaba frío, al estar en el lado sur de una pared y hacer sol, en ocasiones hubo que retirar abrigo, pues se llegó a sudar. En  la mañana estaba la tarea lista.

Raíces de Correhuela

Raíces de Correhuela

Raíces de grama

Raíces de grama

Durante el mismo eliminamos toda la grama y correhuela que vimos, y aquellas orugas y crisálidas que encontramos, además de crías de  grillos de tamaño medio-pequeño, enterradas en el suelo.

Terreno listo para poner el túnel

Terreno listo para poner el túnel

Ahora dejaremos el suelo al descubierto  al menos una semana, antes de montar el túnel, de modo que la helada pueda  terminar la labor que empezamos de limpiar  el terreno de fitófagos, pues al removerse la tierra la  acción  del frío penetra  más profundamente. ©

Creciendo bajo el túnel

Túnel abierto para trabajar en él

Túnel abierto para trabajar en él

A lo largo de este invierno como en años anteriores no he podido resistirme a la tentación de tener un túnel de crecimiento para adelantar la producción de ciertas hortalizas en el huerto.  En el mismo he colocado dos hileras de lechugas, dos hileras de cebollas, para  tenerlas más tempranas y una buena hilera central para producir espinaca.

Ninguna de estas plantas es extremadamente sensible al frío, y el mantenimiento dentro del túnel lo que permite es que puedan estarse desarrollando en los periodos  con  temperatura  más suaves del invierno. El túnel permite que las lechugas, que están paralizadas fuera, dentro  estén creciendo.

Espinaca con necesidad de riego

Espinaca con necesidad de riego

Con necesidad de desherbar

Con necesidad de desherbar

Cierto que no lo hacen al ritmo de la primavera, pero lo hacen  bastante más rápido que en el exterior. Además  de ello el túnel permite que ninguna de las plantas  que hay  dentro sufra las temperaturas bajas de la noche y el impacto negativo que  estas tienen sobre las plantas.

Pero dentro del túnel puede haber problemas:

  • Uno de los aspectos que no hay que descuidar dentro del mismo  es el tema del agua, pues a veces se tiende a olvidar  que el agua que cae  fuera no lo hace en el túnel y por ello de vez en cuando hay que regar.
  • Otro es que en el túnel las hierbas también encuentran las condiciones óptimas, por ello si es posible hay que desherbar.
  • Es conveniente mantener la vigilancia, pues si dentro del mismo se aloja alguno de los fitófagos que han quedado tras el otoño suave, puede producir daños más intensos, por la temperatura que lo protege en el interior.
  • También puede ser necesario ventilar los días de sol y cavar un poco si se ve que las plantas tienen la tierra muy pesada o necesitan que se les arrime.
Espinacas y  lechugas hoja de roble comienzan a tomar fuerza dentro del túnel

Espinacas y lechugas hoja de roble comienzan a tomar fuerza dentro del túnel

Pequeños problemas, pero me encanta la apuesta que es un túnel y raro es el año en que no me da más placeres y ventajas  que inconvenientes.  ©

Limpiando los canónigos

Canónigos con hierbas

A la Valerianella locusta desde que se sembró  a mediados del mes de agosto poca atención se le ha prestado, fuera de darle algo de agua de vez en cuando desde el comienzo de su ciclo hasta que empezaron las lluvias.

Por eso mismo no ha sido de extrañar que los canónigos que habían ido naciendo  y creciendo a su aire  cuando me querido dar cuenta estuvieran  todos ellos llenos de hierbas.  En esta época como las lluvías han ablandado el terreno  y  aprovechando  que con el agua las raíces son fáciles de arrancar, nos hemos dedicado a ir extrayendo las hierbas que había entre ellos.

Al final del verano…

La llegada de las lluvias es siempre el momento   en  que una buena cantidad de hierbas  aprovechan para consolidar su desarrollo antes de que la llegada de los hielos le impida ir más allá. Como además hemos regado  desde finales de agosto es lógico que toda la zona de los canónigos  tenga hierbas de todo tipo y condicción, algunas son  de las propias semillas de plantas cultivadas como las borrajas y caléndulas y otras pertenecen a la flora natural del lugar: cardos, magarzas,  lenguas de vaca,  grama,…

…con magarzas, cardos y otras hierbas

El que ahora nos hayamos puesto con los canónigos no significa que antes no supiéramos de ellos, pero cuando la siembra es muy apretada y el terreno está compacto y seco, es mejor no tocarlo o sufrirían tanto las hierbas que van naciendo como el cultivo en si. Pero ahora ya no hay escusa y las hemos ido quitando, pese a los cardos que se clavan en los dedos.

Despejados de hierbas

En esta época  con tanta humedad, no faltará mucho en  el desarrollo de los canónigos para que podamos consumirlos directamente. Por otro lado  el terreno está ya  suficientemente húmedo  y el hielo  que se hace  evidente cada mañana pronto  comenzará  a afectar poco a poco a las plantas, por ello  he  pensado en probar a usar  la manta térmica  sobre ellos, ya que el año pasado en donde puse paja los canónigos se mantuvieron más tiernos durante más tiempo  al estar protegidos y podamos consumirlos durante más tiempo. ©