Semana trigésimo primera del 2015

Semana en la que se incrementó la inestabilidad en la atmósfera  lo que nos ha dejado un descenso de las temperaturas, especialmente las nocturnas.  Ha esto se suma el que el tamaño de los días comienza a reducirse, lo que se nota sobre todo en la hora en que anochece.

La inestabilidad nos ha traído tormentas que nos han  dejado  hasta 13 litros de agua en el huerto, por ello hemos menguado un poco los ritmos de riego, aunque tras ellas aumentarán los problemas de hongos. ©

Mirada al huerto en la semana 31.1

Mirada al huerto en la semana 31.1

Mirada al huerto en la semana 31.2

Mirada al huerto en la semana 31.2

Mirada al huerto en la semana 31.3

Mirada al huerto en la semana 31.3

Mirada al huerto en la semana 31.4

Mirada al huerto en la semana 31.4

Mirada al huerto en la semana 31.5

Mirada al huerto en la semana 31.5

Mirada al huerto en la semana 31.6

Mirada al huerto en la semana 31.6

Mirada al huerto en la semana 31.7

Mirada al huerto en la semana 31.7

Mirada al huerto en la semana 31.8

Mirada al huerto en la semana 31.8

Mirada al huerto en la semana 31.9

Mirada al huerto en la semana 31.9

Mirada al huerto en la semana 31.10

Mirada al huerto en la semana 31.10

Mirada al huerto en la semana 31.11

Mirada al huerto en la semana 31.11

Mirada al huerto en la semana 31.12

Mirada al huerto en la semana 31.12

Mirada al huerto en la semana 31.13

Mirada al huerto en la semana 31.13

Mirada al huerto en la semana 31.14

Mirada al huerto en la semana 31.14

Mirada al huerto en la semana 31.15

Mirada al huerto en la semana 31.15

Melocotones en el 2015

Grandes y hermosos frutos

Grandes y hermosos frutos

¡Este es un buen  año de melocotones! Es uno de los frutales que se salvaron de las heladas en el momento de la floración. Las heladas que vinieron después respetaron también  los frutos mientras iban pequeños.

Melocotonero sin injertar, en la zona de entrada de la finca, junto a nogales

Melocotonero sin injertar, en la zona de entrada de la finca, junto a nogales

Los futos fueron abundantes

Los futos fueron abundantes

Tenemos en el huerto  casi una docena de  melocotoneros  en diferentes etapas de crecimiento y  frutos de varios  tipos, así como distintos en su momento de maduración. Están los melocotoneros que son  de tamaño grandes frente a los pequeños. Unos son melocotones más amarillos, otros de toques intensos de rojo,. Los hay  de carne dulce y crocante, frente a los que son  más jugosos y de carne más elástica.

Hay melocotoneros  cuyo fruto ya nos hemos comido, mientras que otros están ahora en su momento pleno de maduración, los hay que  todavía tardarán unos días  en poderse recolectar y nos gustaría conseguir algún melocotonero tardío, pues de esos todavía no tenemos.

Este nos dío más futo el año pasado que en el actual

Este nos dío más futo el año pasado que en el actual

Melocotonero sobre endrino

Melocotonero sobre endrino

Hay melocotoneros que son plantas sin injertar, mientras otros lo están. De entre estos últimos hay dos de ellos que son árboles muy satisfactorios, ambos son injertos de dos años. El primero de ellos tiene  el injerto realizado en ciruelo de claudias. Un injerto bien adaptado  que creció fuerte y en su segundo año se ha cargado de fruta, supera  los tres metros, de frutos grandes y predominantemente amarillos. El segundo es del mismo tipo y  está injertado sobre endrino. Frente al anterior, este apenas ha crecido. Tiene entorno al metro y medio de altura pero está también muy cargado de fruta.

Melocotonero sobre ciruelo

Melocotonero sobre ciruelo

Un año que no ha ido nada mal, más teniendo en cuenta que de entrada tras la floración los tuvimos a casi todos con la lepra de los melocotoneros, pero  no les han venido nada mal los tratamientos dados. Ahora es  también un buen año para experimentar todas las posibilidades que nos ofrece esta fruta. ©

Algunos aparecen un poco picoteados por los pájaros

Algunos aparecen un poco picoteados por los pájaros

Habones de Sanabria en flor

Habones y  maíces juntos

Habones y maíces juntos

A punto de sembrar

A punto de sembrar

Este año he incorporado al huerto algunas leguminosas nuevas, entre las que destacan los habones de Sanabria.  Son unos habones blancos y mantecosos, que  en la zona de Sanabria y Carballeda son un cultivo muy valorado y de producción casi que artesanal.

Estos habones están emparentados con las judias de flor roja, tanto por el tipo de estructura de la planta y de la flor, y el fruto. Me los pasó una conocida de la zona y ahora  están en flor.

Como suele ser habitual es un cultivo de mata alta que requiere de algún tipo de soporte para crecer y por ello dado que no hay muchas varas que pueda utilizar  decidí colocar cerca del cultivo una hilera de maíces que ayudasen a soportar todo el conjunto, lo que se complementó con algún palo.

Con las semillas en tierra

Con las semillas en tierra

Este cultivo decidí colocarlo en el espacio que hay entre las parras nuevas que están creciendo, además de que los planté de forma perimetral, de  modo que  los restos de ambos cultivos  en el invierno pudiesen  formar una barrera natural que ayudase  a frenar la fuerza del viento cuando lleguen los fríos otoñales.

Abundante flor

Abundante flor

El cultivo de habones es similar al resto de leguminosas, pero dado que es de formación más lenta que otras leguminosas no se debe sembrar muy tardío para dar tiempo a la formación de las semillas.

Detalle de las flores

Detalle de las flores

En estos momentos tanto los maíces como los  habones están en un buen momento de su desarrollo, la floración están en marcha, aunque no es un año con abundancia de polinizadores, de los que las abejas son realmente escasas y solo por los abejorros  vamos campeando el problema, asi que ya veremos que tal cosecha hay.©

Semana trigésima en el huerto

Semana de calor en el huerto aunque no ha sido tan intenso como en la semana anterior. El leve descenso de las temperaturas máximas se ha debido al aumento de la inestabilidad, con la masa de bajas presiones que ha entrado en la península desde el noroeste.

Ha habido leves precipitaciones aisladas en algún momento de la semana, que apenas han llegado al suelo evaporándose en contacto con el calor de la atmósfera.  Se mantiene la necesidad de riego a lo largo de toda la semana, aunque ha habido un leve descenso de la evapotranspiración, que ha hecho que la tierra no se haya resecado a la misma velocidad.©

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.13

Mirada al huerto en la semana 30.12

Mirada al huerto en la semana 30.13

Mirada al huerto en la semana 30.13

Mirada al huerto en la semana 30.14

Mirada al huerto en la semana 30.14

Mirada al huerto en la semana 30.15

Mirada al huerto en la semana 30.15

Mirada al huerto en la semana 30.16

Mirada al huerto en la semana 30.16

Cuidando las frambuesas

Frambuesas remontantes

Frambuesas remontantes

Frutillas de buen tamaño

Frutillas de buen tamaño

¡Me encantan las frambuesas en verano! Las frambuesas que producen a lo largo  del verano  son las frambuesas remontantes. Frambuesas que dan flores en los extremos de cada tallo. Son frambuesas de gran tamaño, lustrosas  que de forma sucesiva a lo largo de este tiempo  van floreciendo y engordando.

Nosotros tenemos  frambuesas remontantes en dos zonas. Cada una de ellas en áreas opuestas alrededor del estanque. La idea es que aprovechen la mayor humedad y frescor que hay en el entorno del agua. Las que mejor están son  las de la zona oeste, Junto a los caballones.

Estas frambuesas  se encuentran localizadas a la sombra de unos chopos que hay en el límite entre las dos fincas y se benefician de la sombra y frescor que esta sombra aporta en el verano.  Están también en un área donde la tierra queda levantada respecto a la zona de los bancales, con lo que al tiempo que están más frescas, están más  saneadas. Todo ello les sienta bien.

Frambuesos junto a la valla y los chopos

Frambuesos junto a la valla y los chopos

Son un grupo de frambuesas que apenas necesitan atención, salvo algún riego de vez en cuando. Estas frambuesas tuvieron una red en primavera, pero se le quedó pequeña y las cañas crecieron a través de ella. No les había prestado atención, pero no podía dejarlas así pues de que comenzaran a echar las flores y la fruta ya no podría retirar  las ramas.

Caña creciendo a través de la red

Caña creciendo a través de la red

Por ello hubo que desenredar a mano, y a continuación colocar postes para elevar a la altura suficiente. Luego ha habido que recolocar  la  red para que cubriera mejor todo el conjunto. Ahora están ya produciendo con ganas. Aunque son una tentación que no suele llegar a casa. ©

Physalis peruviana

Physalis peruviana en el interior del invernadero

Physalis peruviana en el interior del invernadero

Hilera creciendo en el exterior

Hilera creciendo en el exterior

La Physalis peruviana, más conocida como Uchuva,  es una planta que tenía ganas de tener, desde que hace años cultivé a un pariente suyo, la Physalis alkekengi, pero no había coincidido hasta ahora. El año pasado compré un paquete de estas frutillas doradas que aparecen envueltas en sus cápsulas de papel y me hice con una tanda de semillas que este año puse a germinar.  Y aquí tenéis como marcha la planta de momento.

Es una planta perenne en las zonas cálidas, pero que aquí posiblemente se comportará como anual. La planta dicen ronda en torno al metro de altura, pudiendo alcanzar los dos metros si se poda y no se deja que salgan brotes laterales, de modo similar a los tomates. Necesitará como ellos algún tipo de soporte o caerá por el suelo.

En sus primeras etapas las plántulas de esta solanácea  son  muy sensibles a podredumbres y encharcamientos, por lo que hay que tratarlas con algún antifúngico  natural que impida que  se enfermen y mueran. En nuestro caso hemos usado la cebolla y la manzanilla como base del tratamiento.

Plantas con tutot  y las primeras flores

Plantas con tutor y las primeras flores

Plantas en el semillero

Plantas en el semillero

Las sembré tras terminar con  todo lo demás, ya en el mes de marzo. Cuando las plantas en el semillero alcanzaron los 10-15 cm, las trasplanté a  tiestos. Allí han estado creciendo hasta ahora, cuando, ya un poco tarde,  han pasado de forma definitiva a tierra. No sé  si sus plazos serán los adecuados, y cómo van de tiempo, en qué medida podrán llegar a madurar la cosecha, o no. Por ello no solo he puesto una tanda en el exterior. Otras pocas plantas las he colocado dentro del invernadero. Ya veremos lo que pueden dar de si.

Es una planta de terrenos cálidos, pero dentro del invernadero que es donde han estado hasta ahora no se han dado nada mal.  Es una planta que puede tener un buen crecimiento. Por ello estoy pensando en colocar algo  que sirva de soporte a las ramas que van a desarrollar las frutillas.

Detalle de las primeras flores

Detalle de las primeras flores

Las plantas han estado hasta hace poco  en la mezcla usual empleada para los semilleros y al pasarlas al exterior las hemos colocado a pleno sol, en los caballones que hay junto al estanque,  con un poco de humus en  cada hoya de trasplante.  ©

Evolución de los pimientos

Hilera de pimientos de cuatro morros, tipo Lamugo

Hilera de pimientos de cuatro morros, tipo Lamugo

Planta cargada de fruto

Planta cargada de fruto

En estos momentos los  pimientos se encuentran con muy buen desarrollo en el huerto.  Superior en general al que  han tenido en años anteriores por estas mismas fechas.  Se podría considerar que el sistema que estamos empleando en los últimos tres años  para la consecución de las plantas y el cuidado de este cultivo es el adecuado. Aunque  también es posible  que el mayor calor de este año  le haya venido bien.

Los pimientos de este año,  que son bastantes, ya hablaremos de los diversos tipos, presentan un crecimiento continuado de las plantas que ha dado como resultado la existencia de plantas mucho más fuerte que en años anteriores. Este hecho hace que sus troncos sean más gordos y sus hojas más lustrosas.

Cada hilera lleva diferentes frutos

Cada hilera lleva diferentes frutos

Detalle de los pimientos del Padrón

Detalle de los pimientos del Padrón

Si bien es cierto que en general su desarrollo se ha centrado en el crecimiento, y aunque hay plantas con floración más temprana que ya tienen buenos pimientos, la mayoría de las plantas  está en pleno proceso de floración, y con pimientos pequeños.

A lo largo del proceso de crecimiento le hemos ido quitando los tallos laterales, hasta que alcanzan en torno a los veinte centímetros, cuando el tallo central se divide  y aparece la primera flor. Esta en bastantes casos se la hemos dejado unos días y luego nos hemos comido tierno el pimiento. Lo que fomenta la aparición de más floración.

Las plantas  con los calores de este año requieren  una abundante disposición  de agua a su alcance,  Para controlar en lo posible la disponibilidad de humedad, sin abusar de esta hemos colocado acolchado a todas las plantas.  Antes de colocar el acolchado se cavaron los pimientos un par  de veces, todo ello en el mes de junio, antes de la llegada de los grandes calores. ©

Mayor altura de las plantas de pimientos del  Padrón

Mayor altura de las plantas de pimientos del Padrón