Y llegó la gata

Todavía no tiene nombre, estamos esperando que nos adopte

Todavía no tiene nombre, estamos esperando que nos adopte

Se dice que en la naturaleza cada hueco genera un ocupante y cada exceso  y abundancia en una especie atrae a su depredador. Esto ha sido así sin duda con la llegada de la gata.  La gata que se ha encargado de que los roedores de nuestro entorno se hayan ido reduciendo de forma significativa.

Ya desde antes de aparecer  habíamos visto que los roedores que antes eran tan abundantes que solía ser frecuente encontrarlos a simple vista al realizar las diferentes tareas del huerto habían ido dejándose de ver de forma progresiva. Cuando al final comenzamos a ver a la gata entendimos el por qué. Allí estaba la protagonista del cambio.

Es un animal que aparece de forma recurrente y aleatoria. Hay veces que la vemos y otras en que no. Al principio  estaba recelosa, luego cuando se dio cuenta que no la molestábamos, con mucha más confianza. Ahora desde que le damos algo de comer con mucha más asiduidad.

Comienza a sentirse cómoda

Comienza a sentirse cómoda

Es una gata listada  de un color entre rubio y pardo, que se camufla fácilmente con el terreno, el sentido común dice que debe ser un ejemplar del Felis silvestris catus, es decir el gato doméstico, pero por otro lado su carácter asilvestrado, el que  anda y caza por el monte a su aire,  recelosa con el contacto humano, le hacen a uno pensar, dada su apariencia, si puede ser resultado de un cruce con algún  gato  montés que también hay por la zona. Híbridos que por lo  que he leído suelen ser relativamente frecuentes.

¿Quizá haya gatitos  entre la hierba?

¿Quizá haya gatitos entre la hierba?

La cuestión es que nos gustaría que se quedase con nosotros, o por lo menos por la zona. Por este motivo vamos a dejándole comida y se la ofrecemos cuando la vemos. De momento se la ve bastante delgada con un  pelaje un tanto deteriorado  y sin brillo, de hecho hemos llegado a pensar sino estará criando.   Quién sabe quizá  tenga crías entre la hierba y se quede con nosotros, ella o alguno de sus cachorros. ©

De caza?

De caza?

 

Mirada al huerto en la semana vigésimo séptima

Se ha mantenido el calor a lo largo de la semana, pero ha sido un calor con máximas de temperaturas más suaves. Un calor más sano, que permite una adaptación progresiva de las plantas a  este tipo de temperaturas más elevadas.

La necesidad de equilibrar las temperaturas altas,  con una mayor demanda  de humedad por parte de las plantas, comienzan a  dejar como resultado plantas con problemas en las raíces, por proliferación de hongos en el suelo. ©

Mirada al huerto en la semana 27.1

Mirada al huerto en la semana 27.1

Mirada al huerto en la semana 27.2

Mirada al huerto en la semana 27.2

Mirada al huerto en la semana 27.3

Mirada al huerto en la semana 27.3

Mirada al huerto en la semana 27.4

Mirada al huerto en la semana 27.4

Mirada al huerto en la semana 27.5

Mirada al huerto en la semana 27.5

Mirada al huerto en la semana 27.6

Mirada al huerto en la semana 27.6

Mirada al huerto en la semana 27.7

Mirada al huerto en la semana 27.7

Mirada al huerto en la semana 27.8

Mirada al huerto en la semana 27.8

Mirada al huerto en la semana 27.9

Mirada al huerto en la semana 27.9

Mirada al huerto en la semana 27.10

Mirada al huerto en la semana 27.10

Mirada al huerto en la semana 27.11

Mirada al huerto en la semana 27.11

Mirada al huerto en la semana 27.12

Mirada al huerto en la semana 27.12

Mirada al huerto en la semana 27.13

Mirada al huerto en la semana 27.13

Mirada al huerto en la semana 27.14

Mirada al huerto en la semana 27.14

Injerto de Níspero en membrillo

Níspero en junio

Níspero en junio

Membrillo antes del injerto en marzo

Membrillo antes del injerto en marzo

Este invierno el níspero sufrió mucho en el huerto.  Las heladas intensas que helaron el interior de  las yemas de los cerezos, también dañaron casi todas las yemas del níspero, que se secaron y luego rebrotaron. Lo pasó mal.

Realizando el injerto de púa

Realizando el injerto de púa

Al llegar la primavera    me puse a practicar con los membrillos para conseguir en  ellos algún injerto de níspero, de modo que si le pasase algo al níspero  que tenemos  quedase otro que pudiera darle la alternativa. He leído que es frecuente que los nísperos se pongan sobre membrillo, dado que el membrillo es muy rústico y resistente y son dos plantas perfectamente compatibles entre sí.

Atándo el injerto

Atando el injerto

De hecho el níspero que tenemos está puesto sobre membrillo, hecho que no sabía cuando realicé  los injertos, pero que ahora conozco por los rebrotes que le han salido desde la base.

En el huerto  tenía tres  membrillos  diferentes. Como con un  membrillo es suficiente para la producción de  esta fruta, decidí injertar los otros dos.  Uno de ellos dejándolo donde estaba en el huerto. El otro trasplantado al jardín de casa, para intentar comprobar si con el níspero funciona el microclima urbano.

Injerto y resto de cañas  que había que eliminar para que el injerto cobre fuerza

Injerto y resto de cañas que había que eliminar para que el injerto cobre fuerza

El del huerto ha funcionado adecuadamente y es el que comienza a sacar una buena yema. El otro  ha prendido el trasplante, pero no el injerto, que volveré a intentar a lo largo del  verano a yema.

Solo hemos dejado el tronco y el injerto

Solo hemos dejado el tronco y el injerto

El injerto del huerto lo realicé a púa, con tallos de las ramas laterales  no dañadas, del níspero.  realicé tres injertos  en el membrillo, y dejé dos ramas laterales para permitir un poco de rebrote hasta saber si los tallos del injerto estaban prendidos.

Yema necesitando que se le quite el plástico que la comprime

Yema necesitando que se le quite el plástico que la comprime

Bien pensé que habían fallado todos, pues tardaron mucho en dar señales de haber prendido. Ahora la yema está fuerte. Ya le he retirado el plástico que utilicé en su momento para atar el injerto, y ya era hora, pues tenía que habérselo quitado antes, como se nota en la imagen, dada  la comprensión que estaba haciendo en la zona del injerto.  Falta esperar y ya veremos como evoluciona. ©

 

 

 

 

Primeros tomates del 2015

Los primeros de la cosecha de este año

Los primeros de la cosecha de este año

Este año algunas de las plantas de tomates van bastante más tempranas que en  años anteriores . De modo que ya hemos comenzado a recoger los primeros tomates maduros  de la temporada. Las plantas están fuertes y saludables  y con el adelanto del calor  van  más adelantadas respecto al año pasado. Las expectativas son de que va a ser una buena y larga  cosecha.

Las tomateras comienzan a superar el metro de altura

Las tomateras comienzan a superar el metro de altura

Este es uno de los años en que más tomates he plantado. La culpa la tiene el intercambio de semillas de tomate que he realizado en el otoño pasado. He sembrado  las nuevas variedades de tomate  y  no he sabido  dejar sin cultivar las variedades  que ya  tenía de años anteriores. Con lo que hay en cultivo un buen número de tomates diferentes, algunos de los cuales os los iré mostrando  a lo largo del verano.

En crecimiento

En crecimiento

Para conseguir los tomates tempranos he colocado pronto algunas plantas dentro del invernadero con esta finalidad. De ese modo al no tener que trasplantarlas y  manteniendo una buena nutrición en el sustrato, los tomates han ido creciendo a buen ritmo.

Madurando

Madurando

Como es habitual  hemos ido eliminando los brotes que iban saliendo en la axila de las hojas, dejando solo las ramas principales y las flores. Además se ha mantenido la humedad en el terreno. Todo junto  una media de temperaturas más elevada que en años anteriores nos ha permitido recoger antes de que finalice  junio los primeros tomates.

Desde este momento de forma progresiva el  volumen de tomates se incrementará. Hay que tener en cuenta   que hay partidas de tomates sembradas en épocas muy diferentes, por lo que la maduración de todos  no será de golpe, de ese modo esperamos poder disfrutar  de las muchas cualidades que tienen estos frutos, todos ellos sin saturarnos.©

 

Semana vigésimo sexta del año

La temperatura ha ido en ascenso a lo largo de toda la semana, siendo esta en el fin de semana muy alta y calurosa. las plantas están creciendo bien, pero en el centro del día se ponen lacias y con las hojas caídas.

Con todo la tierra tiene humedad suficiente y no es necesario de momento el riego, salvo en el caso de las plantas trasplantadas hace poco o las que están en un  tiesto.©

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.1

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.1

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.2

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.2

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.3

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.3

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.4

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.4

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.5

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.5

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.6

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.6

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.7

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.7

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.8

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.8

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.9

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.9

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.10

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.10

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.11

Vistas del huerto al comienzo de la mañana, en la semana 26.11

Vistas del huerto en la semana 26.12

Vistas del huerto en la semana 26.12

Vistas del huerto en la semana 26.1

Vistas del huerto en la semana 26.14

Vistas del huerto en la semana 26.14

Vistas del huerto en la semana 26.14

Calas de colores

Cala Picasso en flor

Cala Picasso en flor

Forma tubular de la flor

Forma tubular de la flor

Me gustan mucho las Calas o lirios de agua, todas ellas del género de las Araceae, son  plantas elegantes y de gran belleza,   Ya hablaremos en otra ocasión de las de color blanco, pero hoy quiero presentaros las de alegres colores, que presentan menor altura y desarrollo, así como hojas e intenso color verde un tanto jaspeado. Estas calas se engloban como Zantedeschia, pero  presentan variedades diferentes, dentro del grupo, diferenciables entre si por los colores de sus flores.

Las calas  son plantas herbáceas  originarias de África, por lo que suelen ser sensibles a las heladas.  Motivo por el que es necesario protegerlas en el invierno. Ahora durante la primavera-verano, coincidiendo con su floración,  las suelo colocar en las proximidades del agua, encharcadas. Lo que en los años anteriores les ha sido beneficioso para su desarrollo.

Plantas de flores amarillas

Plantas de flores amarillas

La planta se origina desde un rizoma subterráneo, del que salen directamente las hojas y las flores. Este rizoma sirve de zona de almacenaje de las reservas de la planta.  Las plantas requieren abonado y agua en el momento de desarrollo de la flor. Ninguna parte de esta planta resulta comestible.

Espádice central de la flor

Espádice central de la flor

Nosotros tenemos  además de las calas blancas otros cuatro tipos diferentes, que  presentan una maravillosa floración. La primera en una coloración entre blanca y púrpura conocida como cala Picasso, luego hay dos diferentes  de color amarillo, casi con toque rojizo en algún caso, y hay otra que todavía no ha florecido.

Toques  rojos en el embudo de su espata

Toques rojos  en la espata con forma de embudo

Las de colores presentan menor crecimiento que la cala  blanca o Zantedeschia aethiopica. Pero la misma belleza un tanto intemporal de ellas.  Es ahora sin duda su mejor momento, aunque cuando llegue el otoño tendré que cambiarles el tiesto y renovar la tierra y abonarla. ©

 

El método científico en el huerto

Calabacín temprano

Calabacín temprano

En mi  huerto   es   frecuente que aplique  el Método Científico como herramienta  imprescindible para afrontar los múltiples problemas que pueden aparecer  en él.

Alubias rojas

Alubias rojas

El primer paso  ante  cualquier  situación es la observación. El mirar y sobre todo el saber mirar es  muy importante. Poner atención a la evolución de las plantas, estar al tanto de sus  interacciones con el entorno y  a los posibles animales que hay en ellas, … resulta clave.  Ello nos permite saber  que ocurre, conocer  las posibles  incidencias tanto , positivas como negativas.

El segundo paso es formular una serie de preguntas en torno a lo observado y buscar respuesta a las mismas.  Resulta imprescindible  ampliar conocimientos,recurrir a  la investigación sobre las circunstancias que pueden generarlo,  sobre los  problemas que deterioran la salud de las plantas, o cualquier otro aspecto de interés.

Tomate temprano

Tomate temprano

El paso siguiente  a  recoger la información es interpretarla,  conjeturando ideas sobre ella, creando  hipótesis de trabajo. Buscamos una vía de respuesta al problema que hemos entrevisto.

Esto nos lleva al siguiente punto que es  dar solución al problema planteado, aplicando las medidas  que hemos dilucidado como las adecuadas para resolver el conflicto. Llevaremos  a cabo la idea diseñada, El proceso para lograr unos objetivos  a alcanzar.

Queda ahora esperar a ver que sucede, en qué medida  las acciones desarrolladas alcanzan esos  objetivos establecidos. Para ello  haremos   seguimiento de cómo evolucionan los objetos de nuestro estudio sean estos  plantas o animales.

Evolución de la manzana Golden

Evolución de la manzana Golden

Si todo esto se desarrolla conforme a nuestra  reflexión, nos encontramos  con la confirmación de que la hipótesis  es correcta.    Las medidas adoptadas  posiblemente las tengamos en cuenta en el proceder de años sucesivos. Cuando la hipótesis no  nos da los resultados adecuados, volvemos a retornar el estudio e investigación sobre el problema en cuestión, hasta encontrar una solución que se adecue a nuestra necesidad.

En toda aplicación del Método Científico  el último paso es la trasmisión del conocimiento y la divulgación de las soluciones a los problemas que uno se encuentran, lo que se puede hacer de muchos modos. El boca a boca ha sido el tradicional, nosotros  lo realizamos aquí,  a través del blog. ©