Los frutos del Espino blanco

Este ha sido un año en que la naturaleza se ha manifestado generosa a través de los espinos blancos que  nos ofrecen sus ramas cargadas de frutos.

En toda la zona los majuelos son un arbusto habitual. En nuestra finca se concentran en la zona del canal de desagüe. Allí sobresalen sobre lo demás. Otros años la zona está cubierta por los fresnos, pero  en este, tras la poda, tienen menor tamaño que los espinos, lo que posiblemente haya facilitado un buen nivel de polinización, lo ha permitido la existencia de tanto fruto.

El Crataegus monogyna o espino albar, es un arbusto  muy valioso  en la medicina natural por sus  muchas propiedades y  nula toxicidad. Todo en la planta es rico en esas cualidades medicinales, incluidas sus bayas. Unos pequeños frutos  de color rojo, que van oscureciéndose conforme van madurando y que son ricos en vitaminas C y B y minerales (hierro, magnesio, fósforo, potasio, selenio, sodio, zinc,…)

Son bayas bastante insípidas en sabor y un tanto harinosas, pero  han sido consumidas desde la antigüedad. Siendo valiosa toda la planta  para regular la actividad cardiovascular  y con una buena capacidad sedante. Por ello se emplea desde mejorar la circulación sanguínea,  relajar los problemas respiratorios, facilitar el sueño, controlar la tensión,…. hasta incluso mejorar los problemas en la piel  cuando  hay implicada una naturaleza nerviosa.

No está de más recoger una provisión de estas bayas y  una parte de ellas incorporarlas en la dieta, es un buen remineralizante, o simplemente ponerlas a secar para poderlas usar cuando se vea necesario, dada  la naturaleza amable que los espinos tienen sobre aquellos que los usan. Pero como con todo siempre hay que actuar con precaución, estando pendientes de una posible alergia, o  de evitar posibles abusos en su uso (nunca se debe tomar  ninguna planta durante periodos prolongados).

Por otro lado  en esta naturaleza generosa,  que ofrece frutos al alcance y necesidad de aves y roedores, uno no puede evitar el percibir la belleza de las ramas cargadas de  frutos, coloreando los arbustos bajo el sol otoñal. ©

 

Anuncios

Semana cuarenta y nueve en el huerto

Seguimos en esta semana sin que las temperaturas hayan descendido   de acuerdo con el mes en el que nos encontramos, sigue siendo más elevadas de lo que corresponde.

En este tiempo la niebla ha sido la tónica dominante. Una niebla meona en unos casos que ha dejado empapado el suelo, en otros a modo de nubes bajas que solo durante pocos momentos han permitido lucir el sol.  La tierra sigue cargada de humedad, sin que se seque lo suficiente para poder sembrar. ©

Mirada al huerto en la semana 49.1

Mirada al huerto en la semana 49.2

Mirada al huerto en la semana 49.3

Mirada al huerto en la semana 49.4

Mirada al huerto en la semana 49.5

Mirada al huerto en la semana 49.6

Mirada al huerto en la semana 49.7

Mirada al huerto en la semana 49.8

Mirada al huerto en la semana 49.9

Mirada al huerto en la semana 49.10

Mirada al huerto en la semana 49.11

Mirada al huerto en la semana 49.12

Mirada al huerto en la semana 49.13

Mirada al huerto en la semana 49.14

Mirada al huerto en la semana 49.15

Cultivo de guayabas

El deseo de experimentar con especies foráneas nos puede de vez en cuando y habiendo leído que la guayaba era capaz de resistir un poco de  frío, decidimos, ya que habíamos conseguido algunas semillas  de guayaba rosa (Psidium guajava), probar a ver que tal se daban.

Antes del trasplante

El resultado fue que nacieron bien pero de las que pusimos sobrevivieron al final tres de ellas que sacamos del tiesto semillero y colocamos en tiestos individualizados. Allí han pasado el verano dentro del invernadero, creciendo relativamente bien a la sombra de las parras.  Ahora mismo todavía siguen estando dentro del mismo. 

Mediados de octubre

La guayaba es un arbusto que puede alcanzar el porte de un arbolito bajo. No es esta nuestra intención pues pretendemos tenerlo de tal modo que podamos recogerlo al llegar el invierno. Es de origen tropical y se está desarrollando su cultivo en las zonas subtropicales del sur de España de donde venía la semilla.

Finales de noviembre

En esta zona siempre será una especie a proteger, pues aunque los arbustos grandes tengan cierta resistencia al frío dudo que las temperaturas que ocasionalmente  pude llegar a haber en el huerto, las resistan. El año pasado las heladas más fuertes llegaron en algunos casos a alcanzar temperaturas  inferiores a los -10º, de  hecho en el interior del invernadero quedaron registrados los -8º, por lo que fuera eran muchos menos.

De momento como el otoño está viniendo suave están dentro del invernadero, pero no tardaré mucho en traerlos para casa.  Lo que también puede ser un problema, pues conseguir el necesario equilibrio con la luz y el agua  puede ser difícil y los puede poner en peligro.©

Calabazas de la cosecha 2018

Este año dado que nuestro consumo de calabazas no es  muy elevado  y que en general tampoco  los animales las comen en exceso, decidí limitar el cultivo de calabazas, centrándonos en especial en las de menor tamaño, mucho más útiles para el consumo doméstico.

Pretendía  conseguir calabazas que no tuvieran demasiado tamaño y de variedades distintas.  Su cultivo además lo coloqué en una zona del huerto que tenía el terreno bastante pesado, para favorecer la aireación de este e ir  preparándolo para cultivos futuros.

De ese modo seleccioné diversos  tipos de calabazas y fui plantado unas tres semillas de cada variedad, no nacieron todas. Algunas calabazas grises de valencia, calabazas Butternut  de diversos tipos, calabazas  Acorn y Baby Bear, alguna calabaza vasca, más gruesas que las mallorquinas, calabazas potimarrón, calabazas naranjas americanas, así como también algunas calabazas “bonete turco”.Las calabazas se sembraron tardías, pues normalmente ya en el mes de junio  hay tanto que hacer que son lo último que termino por poner en el huerto. Les costó arrancar pero al final han dado una cosecha de calabazas que sin duda es superior a lo que llegaremos a comer.

Las calabazas se desarrollaron sanas y se mantuvieron hasta tarde creciendo, pero la cosecha que veis aquí se recogió  a mediados del mes de octubre, cuando hubo amenaza de la llegada de alguna helada.

No tuvieron enfermedades significativas y polinizaron en general bien, dada la presencia de colmenas movilistas cerca.  A lo largo del verano recibieron diferentes tratamientos preventivos contra los hongos que pudieran atacar a las hojas, en especial de extractos fermentados de cebolla.

Ahora ya están almacenadas en un lugar  protegido de la helada y seco, algunas de ellas se conservaran hasta que llegue la siguiente cosecha.©

Mirada al huerto en la semana 48

A lo largo de la semana se han mantenido las nubes, pero también ha habido días de sol, aunque  el jueves ha sido uno de los más constantes en la presencia de la lluvia.

Las temperaturas aunque en general siguen siendo suaves, han  bajado. Ya ha habido temperaturas negativas  en el huerto. La temperatura de  -3º  es hasta ahora la más baja de la  presente temporada.©

Mirada al huerto en la semana 48.1

Mirada al huerto en la semana 48.2

Mirada al huerto en la semana 48.3

Mirada al huerto en la semana 48.4

Mirada al huerto en la semana 48.5

Mirada al huerto en la semana 48.6

Mirada al huerto en la semana 48.7

Mirada al huerto en la semana 48.8

Mirada al huerto en la semana 48.9

Mirada al huerto en la semana 48.10

Mirada al huerto en la semana 48.11

Mirada al huerto en la semana 48.12

Mirada al huerto en la semana 48.13

Mirada al huerto en la semana 48.14

Mirada al huerto en la semana 48.15

Mirada al huerto en la semana 48.16

Pera Roma ?

Árbol en el mes de agosto

Uno de los problemas de injertar cualquier frutal, pero en este caso las peras,  es el de arriesgarse sobre la variedad de injerto que estás realizando y confiar en que el que de buena fe te lo entrega esté cierto sobre lo que dice ser tal injerto.

Árbol en setiembre

La realidad que luego resulta es variopinta y multicolor, en unos casos  es cierto, en otros por  motivos variados no es así, pero muchas veces uno  no sabe a que terminar de atenerse, pues no siendo especialista, tiene que tener en cuenta la información que encuentra por Internet,  la  de personas que a veces están tan confusas como uno mismo, o la información sobre la tradición local de tal o cual frutal, que no siempre es la se ajusta a criterios más rigurosos. Por otro lado  en ocasiones se habla de un mismo frutal con nombres distintos.

Esta que ya os he mostrado en otras ocasiones, la llamamos pera Roma, pero  ya llevo una temporada en que estoy dudando de que lo sea.  Es una fruta que comienza a madurar en la última semana de agosto y continua a lo largo de las primeras semanas de septiembre.

Es una fruta de sabor magnífico, aromática  de textura crujiente y jugosa. Con una piel ligeramente rugosa que adquiere un toque ocre dorado conforme se acerca a su maduración.

El árbol es un ejemplar sano de los más antiguos que tenemos en el huerto, que se ajusta bien  sin excesivo riego, pero que  también lo agradece para engordar el fruto manteniendo el sabor, lo que a veces no sucede con algunos perales.

Aquí tenéis las fotos de la cosecha se aceptan y agradecen sugerencias de qué tipo de peral podría ser, a ver si entre todos podemos concretar algo.  De todas formas sea cual sea su nombre real es un fruto que seguiremos teniendo en el huerto pues resulta magnífica.©

Mirada al huerto en la semana cuarenta y siete

Esta semana las temperaturas han sido suaves y frescas en general. Nubes y claros han sido frecuentes en el desarrollo de la misma, por lo que las temperaturas han acompañado en general: Sin heladas intensas, pero tampoco con máximas cálidas en el centro del día.

En el huerto comienzan a verse charcos. Hasta ahora no había sido posible, dado que la tierra seguía bastante seca y enseguida absorbía la lluvia, esto es bueno.  Pero todo lo que tiene un punto positivo, también suele tener el negativo: Tenemos todo por sembrar. ©

Mirada al huerto en la semana 47.1

Mirada al huerto en la semana 47.2

Mirada al huerto en la semana 47.3

Mirada al huerto en la semana 47.4

Mirada al huerto en la semana 47.5

Mirada al huerto en la semana 47.6

Mirada al huerto en la semana 47.

Mirada al huerto en la semana 47.8

Mirada al huerto en la semana 47.9

Mirada al huerto en la semana 47.11

Mirada al huerto en la semana 47.11

Mirada al huerto en la semana 47.12

Mirada al huerto en la semana 47.13