Semana treinta y dos en el huerto

A comienzos de semana se alcanzó en el huerto la temperatura más alta de este verano, 37 º. No es tan alta como la de la estación meteorológica, pero en el entorno del huerto siempre hay corrientes de aire que rebajan el valor máximo de las temperaturas respecto a las de la ciudad. Desde entonces las temperaturas descendieron bruscamente para remontar un poco en el fin de semana.

Hay inestabilidad  ambiental lo que ha supuesto la llegada de masas de aire desde el Atlántico responsables de esta bajada de las temperaturas, pero  que están llegando secas a esta zona.  El riego sigue siendo necesario.©

Mirada al huerto en la semana 32.1

Mirada al huerto en la semana 32.2

Mirada al huerto en la semana 32.3

Mirada al huerto en la semana 32.4

Mirada al huerto en la semana 32.5

Mirada al huerto en la semana 32.6

Mirada al huerto en la semana 32.7

Mirada al huerto en la semana 32.8

Mirada al huerto en la semana 32.9

Mirada al huerto en la semana 32.10

Mirada al huerto en la semana 32.11

Mirada al huerto en la semana 32.12

Mirada al huerto en la semana 32.13

Mirada al huerto en la semana 32.14

Mirada al huerto en la semana 32.15

Mirada al huerto en la semana 32.16

Mirada al huerto en la semana 32.17

Anuncios

Melocotón en Almíbar en bote

Recién recogidos

En un año de abundantes melocotones  se prueban todo tipo de recetas para preparar,  consumir  y almacenar  los melocotones. Una de las formas más clásicas e interesantes de guardar bocaditos de verano para el invierno es el elaborar melocotones en almíbar  y envasarlos.

Lo primero a tener en cuenta es que para elaborar los melocotones lo ideal es que sean frutos maduros pero bien tersos. De ese modo serán más fáciles de pelar y quedará la carne más tersa cuando se vayan a consumir. Para ellos estarán recién recogidos.

Pelando

Comenzamos pues recogiendo los melocotones  que van más en sazón. Procurando además que todos ellos sean de un tamaño más o menos similar. Dejamos pues los más grandes para el consumo en fresco y los más pequeños para mermelada y otras posibilidades.

En dos mitades

Utilizamos en esta ocasión  como unos cuatro kilos de melocotones.  2 litros de agua y 500 gr de azúcar. Hay que pelar con cuidado los melocotones, posteriormente los abrimos en dos mitades.

Llenando los botes

Mientras tanto ponemos el azúcar a hervir con el agua para preparar el almíbar. No es  necesario que esté mucho tiempo hirviendo, apenas unos minutos. Luego vamos revisando la fruta, eliminando restos de pieles, colocando los melocotones como conchas colocadas boca abajo, encajando unas en otras para que ocupen el menor espacio y rellenando los botes a tope.

Almíbar hasta arriba

A continuación se vierte el almíbar hasta el borde superior. Las burbujas hacen salir el aire. Se colocan tapas nuevas en los botes y se cierran. Los vamos a colocar en una cazuela en agua para tenerlos veinte minutos al baño maría para realizar bien el vacío.

Listos para etiquetar

Al sacarlos del agua hay que dejar enfriar y  secar los botes. Posteriormente colocaremos etiquetas con el año de envasado. Los colocaremos en un lugar seco y fresco a la espera de su consumo para recordar la luz del sol del verano a través de su dulzor. ©

Peras del huerto: La pera Magallón

En el huerto cada vez tenemos más variedades diferentes injertadas de frutales de pepita, tanto sobre el genero malus como sobre los pyrus. Esta de la que os voy a hablar aquí es una variedad de pera pequeña, un tipo de perucos: La pera Magallón o Magallona.

Es una variedad que viene del huerto de mi  pueblo, donde  es un peral de gran tamaño. Mi madre lleva con ella ya muchos años, cuando la planta  fue comprada  en un vivero de Valladolid.

Nosotros la tenemos aquí injertada  sobre espino,  en uno de los laterales del estanque. Es un injerto  directo, sin ningún otro que ayude a facilitar  el agarre entre ellos. No termina de coger vigor, no parece que haya realizado una buena compatibilidad, por lo que el árbol no manifiesta plena fuerza para el tiempo que ya tiene.

Aunque tuvo bastante flor  en primavera no ha cuajado demasiada.  Dos pares de docenas de peritas. Con todo, es el año que más fruta ha tenido hasta la fecha.

Esta pera tiene la piel en tonos verde – amarillenta o parda, impregnada con un rubor en ciertas áreas de rojo carmesí, sobre todo cuando va madura. Su carne  tiende a ser muy  aromática, dura,  y  en general dulce, aunque  este año no está demasiado jugosa.  De hecho  esta temporada tiende a estar un poco maderosa.

Es parecida a la Pera de San Juan, aunque un poco más grande, más cuadrada  y no tan crujiente. La fruta no tiene demasiada vida y  como casi todas las peras de verano suele pasarse con rapidez. En nuestro huerto  está madurando a comienzos del mes de   agosto.

Pese a ser el injerto que está junto al estanque este año no ha recibido  agua en exceso, más bien por defecto. Por otro lado no hemos atendido sus necesidades de abonado desde hace dos años, tendiendo a estar un poco a su aire. Creo que debería prestarle un poco  más de atención en este sentido a ver si mejora tanto la cantidad  como en calidad. ©

Semana treinta y uno en el huerto

Ola de calor por toda España, también por aquí. En el huerto, en el termómetro del mismo, la máxima temperatura estuvo en los 36,8º. Toda la semana las temperaturas han ido en ascenso.  Tanto diurnas como nocturnas. Aunque hay que agradecer que las nocturnas se pueden considerar suaves,  e incluso de mañana frescas.

Aunque en el aire hay una especie de calima veraniega la atmósfera está estable, con ausencia de precipitaciones. El  riego se organiza de forma regular en el huerto.©

Mirada al huerto en la semana 31.1

Mirada al huerto en la semana 31.2

Mirada al huerto en la semana 31.3

Mirada al huerto en la semana 31.4

Mirada al huerto en la semana 31.5

Mirada al huerto en la semana 31.6

Mirada al huerto en la semana 31.7

Mirada al huerto en la semana 31.8

Mirada al huerto en la semana 31.9

Mirada al huerto en la semana 31.10

Mirada al huerto en la semana 31.11

Mirada al huerto en la semana 31.12

Mirada al huerto en la semana 31.13

Mirada al huerto en la semana 31.14

Mirada al huerto en la semana 31.15

Mirada al huerto en la semana 31.17

Mirada al huerto en la semana 31.16

 

Arañas del huerto: Argiope lobata

Argiope lobata

El otro día  tras segar los  garbanzos, al recoger estos, nos encontramos camuflada entre las hierbas secas del suelo a esta araña: Argiope lobata, conocida popularmente como araña Lobo En la Península Ibérica es un tipo de araña frecuente, en los campos  secos, a lo largo  del verano.

Es una araña cazadora que usualmente realiza impresionantes telas de araña con las que consigue atrapar a sus presas, entre los arbustos en las zonas bajas  cercanas al suelo. Posiblemente nosotros al segar le rompiésemos la suya.

Es un arácnido con un fuerte dimorfismo entre machos y hembras. este ejemplar que aparece fotografiado corresponde a la hembra, un ejemplar de buen tamaño, en torno a los 5 cm, mucho mayor que los machos.

La araña Lobo presenta una fuerte diferencia en su diseño entre la zona inferior  ventral de diseño irregular, alternando las manchas oscuras con otras más claras y la zona dorsal, de un color mucho más claro, casi blanca.

La araña al ser fotografiada se resistía en exponer la zona dorsal, clara, empeñada en colocarse cabeza abajo, buscando el camuflaje que la intensa luz solar le ofrecía en contraste con las irregularidades del suelo y de las  hierbas.

La Araña Lobo, Argiope lobata, está emparentada con la araña tigre, Argiope bruennichi, mucho más común, que también hemos visto en otras ocasiones en el huerto. Ambas pertenecen  a familia Araneidae.

Como cazador eficaz del huerto los arácnidos son un depredador muy valioso para un hortelano, sobre todo estas de buen tamaño, capaces de apresar a saltamontes y otros fitófagos voladores que atravesando la línea entre las plantas, caen en sus redes. Su presencia en el huerto ayuda a mantener el equilibrio  y el control de plagas.

Con todo es una araña con la que hay que tener cierto respeto, pues su picadura aunque no suele ser mortal, es bastante dolorosa, como podría serlo la picadura de una avispa. ©

Melocotones y uvas

Recogidos esta mañana, de los primeros del año

Comenzamos el mes de agosto celebrando su llegada con los  melocotones  que están comenzando a estar en sazón. Después de las heladas que atacaron la flor de los frutales, parecía que poco se había salvado, la esperanza quedaba atenuada.

Dobladas las ramas por el peso

Soportando las ramas

Poco a poco los melocotoneros fueron dejando claro que el daño no había sido tan importante. O por lo menos que aunque algunos de los árboles se habían visto afectados otros no lo habían hecho de modo tan significativo, dependiendo de por donde habían pasado las corrientes.

La fruta  que había cuajado comenzó a engordar. Esto  durante un tiempo  no fue una  referencia valida, pues hay muchas circunstancias que se pueden llevar por delante esa futura cosecha.

Ahora ya es evidente que aquellas promesas han dado sus frutos. La fruta comienza a madurar. No solo a madurar. El exceso de fruta ha llevado a tener que apuntalar las ramas, pues las ramas de alguno de los árboles  se desploman bajo el peso de la carga de fruta.

Los árboles se encuentran sanos y estamos dándole algo de riego a los frutales, pero sin abusar, para que la fruta tenga  un punto de equilibrio entre el gusto intenso del melocotón criado de forma natural, junto con el jugo  lustroso de la fruta  bien alimentada. Creo que le hemos encontrado el punto para conseguir  realizar esto de modo totalmente  ecológico. 

Hay melocotones en proyecto en todas sus posibilidades. Tenemos un montón de  perspectivas por delante.

Pero  junto con los melocotones la otra fruta que está  comenzando a estar en sazón son las uvas. No suele ser lo habitual, pero tenemos ya las primeras uvas maduras de la temporada.

Melocotones acompañados de las uvas

Cómo es esto así. Por un lado  el poder contar con una variedad de la zona  temprana en madurar. Por otro lado el invernadero es la clave que evitó que la helada se llevase por delante las frutillas. Adelantando la floración y la fructificación.  Melocotones y uvas ya están disponibles para llevarlos a la mesa. ©

Semana treinta en el huerto

Esta última semana del mes de julio ha sido  una de las más calurosas del mes y con la previsión de las temperaturas en ascenso.  Unas temperaturas que están en torno a los 30º, en la espera de que sigan subiendo a lo largo de la próxima semana.

El riego se hace regular en el huerto. Esto es importante para asegurar el crecimiento de las plantas que están aprovechando la subida de las temperaturas para alcanzar su punto óptimo. Con calor y  humedad  las cosechas progresan. ©

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.12

Mirada al huerto en la semana 30.13

Mirada al huerto en la semana 30.14

Mirada al huerto en la semana 30.15

Mirada al huerto en la semana 30.16