Mirada en la tercera semana de 2017

Pocos cambios en esta semana en el huerto. Estamos en la parte menos dinámica del anticiclón  y mientras la zona del este de la península recibe frío junto con unas buenas nevadas, por aquí lo que nos ha dejado   de manera  permanente ha sido un sol intenso, de luz deslumbrante, pero tremendamente seco.

Las heladas nocturnas  junto con la  intensa luz solar diurna están secando el terreno de forma profunda. Se va haciendo necesaria la presencia de lluvias en el huerto. ©

Mirada al huerto en la semana 3.1

Mirada al huerto en la semana 3.1

Mirada al huerto en la semana 3.2

Mirada al huerto en la semana 3.2

Mirada al huerto en la semana 3.3

Mirada al huerto en la semana 3.3

Mirada al huerto en la semana 3.4

Mirada al huerto en la semana 3.4

Mirada al huerto en la semana 3.

Mirada al huerto en la semana 3.5

Mirada al huerto en la semana 3.6

Mirada al huerto en la semana 3.6

Mirada al huerto en la semana 3.7

Mirada al huerto en la semana 3.7

Mirada al huerto en la semana 3.8

Mirada al huerto en la semana 3.8

Mirada al huerto en la semana 3.19

Mirada al huerto en la semana 3.9

Mirada al huerto en la semana 3.10

Mirada al huerto en la semana 3.10

Mirada al huerto en la semana 3.11

Mirada al huerto en la semana 3.11

Mirada al huerto en la semana 3.12

Mirada al huerto en la semana 3.12

Mirada al huerto en la semana 3.13

Mirada al huerto en la semana 3.13

Mirada al huerto en la semana 3.14

Mirada al huerto en la semana 3.14

Cardo con chorizo y garbanzos.

Cardo con chorizo y garbanzos

Cardo con chorizo y garbanzos

El cardo es un cultivo de invierno. Normalmente un cultivo al que no le presto un especial cuidado. Tras el parón del verano ellos solos con la humedad vuelven a recuperarse  a lo largo del otoño y en el invierno están listos para su uso.  De hecho hay cardos en cuatro lugares del huerto y  proliferan alegremente estando a su aire, salvo cuando hay exceso de topillos o de ratones,  ya que pueden acabar con ellos royendo sus raíces.

Plantas de cardos junto a los túneles

Plantas de cardos junto a los túneles

Lo único que necesitan los cardos en  estas épocas para tenerlos listos para su consumo es haberlos envuelto en un buen trozo de plástico negro. Con ello se consigue que  sus troncos hayan quedado tanto  protegidos  de la helada como conseguir  un buen blanqueo, lo  que hace que su amargor sea menor.

Penca de cardo

Penca de cardo

Cardo cocido

Cardo cocido

En semanas los troncos del cardo están en un buen momento.  Por eso hemos preparado esta receta. Requiere: Una buena penca de cardo, lavada pelada y cortada, cocida y escurrida,   1 taza de garbanzos cocidos, 1 cebolla, un diente de ajo, pan duro para haces costrones, unas rodajas de chorizo y unas cucharadas de aceite.

Cebolla y chorizo en la sartén

Cebolla y chorizo en la sartén

Costrones de pan frito

Costrones de pan frito

Tras preparar el cardo, comenzamos poniendo a freír  unos ajos que retiramos del fuego en cuanto están dorados,  freímos el pan procurando que no se queme, retiramos y reservamos. En un poco de ese aceite  ponemos la cebolla a pochar. Cuando comienza a ponerse cristalina le echamos el chorizo troceado.

Salteando en la sartén

Salteando en la sartén

Incorporamos los cardos, añadimos los garbanzos y un  majado de ajo y costrones al que  se le puede incorporar un toque de vinagre, pero eso depende del gusto,  Se mezclan bien los ingredientes mientras se saltea todo ello en la sarten. Está listo para servir y muy rico.©

Beneficios del frío en el huerto

Estanque helado

Estanque helado

Ha llegado el frío al huerto. Ya llevamos varios días en que las temperaturas se colocan bajo 0.  La paralización de la vida vegetativa se asienta entre las plantas del mismo. Los que más intensamente lo están  son los árboles frutales de hoja caduca.

Hierba bajo el hielo

Hierba bajo el hielo

La caída de las temperaturas  en el huerto se agudiza en las horas nocturnas, se acompaña de aire frío y seco y  en las horas centrales, cuando aparece el sol,  viene en ocasiones con estrés hídrico y  quemaduras solares si el hielo ha afectado a las células vegetales.

Pero  no todo  tiene que ser negativo con el descenso térmico. Hay algunos aspectos que resultan positivos para las plantas y  el ecosistema que las rodea.  Vamos a analizar algunos de esos aspectos:

Horas frío. Ya hemos hablado en otras ocasiones del papel que las horas frío tienen para una adecuada floración de los árboles del huerto. En función de especies y de variedades para algunas de ellas la ausencia de este factor impide o dificulta una buena floración.

Control de la vida animal. EL frío, su presencia y continuidad durante un número intenso de días, es responsable de la presencia o ausencia de determinadas plagas de fitófagos.

  • Entre los insectos el estar adaptado  o no  al frío, el poder desarrollar la diapausa, a través de la cual entran en un letargo invernal , es motivo de  mayor supervivencia. Por ello todos aquellos de zonas climáticas más cálidas, menos adaptados al frío,   que comienzan a ser  habituales como consecuencia del cambio climático, ven reducido su avance y controlada su población de forma proporcional a esta bajada de las temperaturas. Los otros también se reducen en función de las temperaturas.
  • Entre roedores, un ejemplo serían los topillos, la caída de las temperaturas durante periodos amplios actúa como un filtro  ambiental natural, que limita sus posibilidades de supervivencia. Al tiempo que en esas circunstancias tienden a concentrarse en ciertas zonas lo que facilita actuaciones contra ellos.
Fresas y frío

Fresas y frío

Meteorización terreno. La tierra también recibe algunos beneficios con  la presencia del hielo sobre ella.  En los terrenos   fuertes, con alta carga de arcillas,  si se ha realizado un arado previo dejando la sucada marcada, la llegada del hielo actúa fragmentando  y meteorizándolos  los terrones, y con ello se facilita  el posterior desarrollo de la vida vegetal.

Está claro como tantas veces   que  todo se puede ver desde más de un punto de vista. Por ello,  dejemos que los fríos invernales recorran el huerto, ya llegará el momento de hacer balance. ©

Mirada en la segunda semana de 2017

Luz brillante en la mañana y escarcha en la umbría. El viento como cuchillo corta la piel. La sensación general es vigorizante mientras la tierra no acepta ninguna huella, enteronada por la helada.

La tierra pierde humedad con las heladas recurrentes. Bajo los túneles se hace necesario  regar, entre el sol y el viento helado la tierra se reseca. ©

Mirada al huerto en la semana 2.2

Mirada al huerto en la semana 2.1

Mirada al huerto en la semana 2.2

Mirada al huerto en la semana 2.2

Mirada al huerto en la semana 2.3

Mirada al huerto en la semana 2.3

Mirada al huerto en la semana 2.4

Mirada al huerto en la semana 2.4

Mirada al huerto en la semana 2.5

Mirada al huerto en la semana 2.5

Mirada al huerto en la semana 2.6

Mirada al huerto en la semana 2.6

Mirada al huerto en la semana 2.7

Mirada al huerto en la semana 2.7

Mirada al huerto en la semana 2.8

Mirada al huerto en la semana 2.8

Mirada al huerto en la semana 2.9

Mirada al huerto en la semana 2.9

Mirada al huerto en la semana 2.10

Mirada al huerto en la semana 2.10

Mirada al huerto en la semana 2.11

Mirada al huerto en la semana 2.11

Mirada al huerto en la semana 2.12

Mirada al huerto en la semana 2.12

Mirada al huerto en la semana 2.13

Mirada al huerto en la semana 2.13

Mirada al huerto en la semana 2.14

Mirada al huerto en la semana 2.14

Mirada al huerto en la semana 2.15

Mirada al huerto en la semana 2.15

Mirada al huerto en la semana 2.1

Mirada al huerto en la semana 2.16

Usos del fruto del Solanum muricatum

Fruto del Solanum en esta época

Fruto del Solanum en esta época

Uno de los frutos del huerto sorprendente por lo bien que se conserva desde finales de octubre en que los quité de la planta hasta ahora que los estamos consumiendo, son las frutas del Solanum muricatum.

Frutos en la planta

Frutos en la planta

Está fruta recién recogida no me gusta, la encuentro sin gracia, sin madurar, por lo que coloco las piezas en una caja en el garaje y allí las olvido durante una temporada. No pasa nada, pues aunque sean frutas que están llenas de agua, salvo que reciban golpes, en la experiencia que llevo con ellas,  no se pudren.

Cuando los frutos abandonan su color  blanco verdoso y comienzan a tener un cierto tono ocre-dorado, con las rayas de  tono amoratado más intenso, comienzo en pensar en usarlos.

Pelados, antes de pasarlos por la batidora

Pelados y cortados, antes de pasarlos por la batidora

Lo primero que resulta sorprendente al abrir el fruto es la cantidad de líquido que se almacena en su interior.  La carne tiene una cierta textura de pera fina, sin granillas, colocada en torno a unas semillas menudas que  procuro ir recogiendo, dado que no son muy abundantes.

La fruta hace una buena base para hacer batidos, en especial me gusta el batido de solanum con zumo de naranja,  que dependiendo de la madurez de la fruta adquiere un sabor que va desde toques de  naranja con plátano, a en otras ocasiones con un sabor  más exótico, cuando dependiendo de su nivel de madurez, su aroma se hace más intenso.

Batido de naranja y Solanum

Batido de naranja y Solanum

También me gusta esta misma composición pero incorporándole kiwi,  y donde el toque ácido de este le añade un punto agradable. Su textura y aromas me recuerdan un poco a la papaya, pero su aroma puede ser más intenso que el de  las papayas ya que estas, las pocas veces que las he comido,   no sabían demasiado.

Batido de naranja, solanum y kiwi

Batido de naranja, solanum y kiwi

La fruta con su abundante líquido está llena de vitaminas y minerales y sus beneficios son numerosos  y notables como podemos consultar en este enlace, por lo que incorporarlo con cierta regularidad en la dieta  resulta de interés. ©

Semillero de almendros

Parte del semillero de almendros, ya podados

Parte del semillero de almendros, ya podados

Este año pasado mi marido  en sus paseos se dedicó a recoger  almendrucos de almendros abandonados  que, pese a ello, continúan dando fruto por  los cuestos, cerca de  algunos caminos que rodean  la ciudad. Tanto  de árboles dulces (pocos, están muy buscados) como de amargos.  Además  reservó casi todas  las almendras que nos dio nuestro árbol.  Con todas ellas, realizó un buen montoncito y nos pusimos a germinarlas.

Con estos almendrucos actuamos de forma diversa.

  • Unos  los fuimos colocando  por tandas en el congelador durante  8-10 días para que sometidos al frío, se activase la semilla. Tras esta fase fría  se actuó de  doble forma:
    Tras la estratificación en la arena

    Tras la estratificación en la arena

    • Con un grupo de semillas, el mayoritario, tras sacarlos  se fueron  colocando en un lecho de arena  durante un tiempo, regando frecuentemente.  Cuando las semillas comenzaron a abrirse se las trasladó al  caballón nuevo que había colocado al comienzo del huerto.

      Semillas rotas

      Semillas rotas

    • En el  otro grupo no se estratificaron sino que  se abrieron los almendrucos con golpes cuidadosos y posteriormente, lo mismo que las otras,  se fueron sembrando los almendrucos en hileras, relativamente cercanas entre si, donde  fueron germinando y creciendo a lo largo del verano, con algún que otro riego. El que ha tenido mejores resultados de entre ellas  ha sido el primer grupo.
  • Germinación natural

    Germinación natural

    Pero hubo un tercer grupo que fue el de aquellas almendras amargas que de forma natural cayeron al suelo bajo los almendros, en un año de humedad abundante. Allí a lo largo del invierno  tuvo lugar un proceso natural (con humedad y frío) y cuando  nosotros las recogimos muchas de ellas ya manifestaban la aparición del embrión y empezaban a abrir. Las pusimos directamente en tierra y han sido las que han tenido mejores resultados de  entre todos ellos.

Caaballón sembrado

Caballón sembrado

Las plantas han alcanzado la mayoría entre los 50-70 cm. Han desarrollado muchas ramas laterales que en  esta época he estado podando. Debo todavía cavarlos un poco, abonarlos y  quitarles las hierbas que han nacido entre ellos.

Con las ramas laterales, antes de podar.

Con las ramas laterales, antes de podar.

¿Qué voy a hacer con tanto almendro?, pues hay más de una centena. Lo ideal sería tener un buen cuesto de esos de ladera sur, con cierta pendiente y no demasiado mal terreno donde colocarlos para que ellos siguieran su curso natural, y fueran creciendo de acuerdo con el agua disponible por el cielo, pues de la cavada y del abono ya iría proveyendo yo. Pero de momento estoy a la espera de localizar ese terreno.

Mientras que  las plantas siguen su curso hay  mucha tarea por delante que hacer. Un número significativo de estos arbolitos deben ser injertados, todos los amargos y quizá algún otro de los dulces para que den antes.  Esta tarea la pretendo realizar al final de este invierno,  en lo posible con variedades dulces  de la zona,  de esas mismas de los cuestos que  tienen buen tamaño y son capaces de dar fruto incluso en años fríos y secos. Eso es importante en esta zona. ©

Mirada en la primera semana de 2017

Esta primera semana del año ha ido alternando nieblas y sol.  Enero se proyecta  en el huerto con frío en la noche y luz durante el día, aunque la tierra se conserva enteronada durante  una parte del mismo. Con todo las temperaturas se han suavizado un poco en el centro de la semana.

En el huerto  en esta época aun hay bastantes frutos que consumir.  Hay  una tanda importante de verduras que aun se mantienen bien  dado que las heladas  no se han durado  en el tiempo tanto como en años anteriores, aunque ya comienzan a sufrir los rigores del hielo. Acelgas, nabizas, repollos, escarolas, achicorias, kales,  espinacas (aunque pequeñas de hojas),  puerros, rúculas, zanahorias, remolachas,… ©

Mirada al huerto en la semana 1.1

Mirada al huerto en la semana 1.1

Mirada al huerto en la semana 1.2

Mirada al huerto en la semana 1.2

Mirada al huerto en la semana 1.3

Mirada al huerto en la semana 1.3

Mirada al huerto en la semana 1.4

Mirada al huerto en la semana 1.4

Mirada al huerto en la semana 1.5

Mirada al huerto en la semana 1.5

Mirada al huerto en la semana 1.6

Mirada al huerto en la semana 1.6

Mirada al huerto en la semana 1.7

Mirada al huerto en la semana 1.7

Mirada al huerto en la semana 1.8

Mirada al huerto en la semana 1.8

Mirada al huerto en la semana 1.9

Mirada al huerto en la semana 1.9

Mirada al huerto en la semana 1.10

Mirada al huerto en la semana 1.10

Mirada al huerto en la semana 1.11

Mirada al huerto en la semana 1.11

Mirada al huerto en la semana 1.12

Mirada al huerto en la semana 1.12

Mirada al huerto en la semana 1.13

Mirada al huerto en la semana 1.13

Mirada al huerto en la semana 1.14

Mirada al huerto en la semana 1.14