Polilla de la judía o barrenador de la vaina

Oruga de Etiella zinckenella

Oruga de tonos verdes y finas listas rojizas

Este ha sido un año  de mucha plaga en casi todas las leguminosas. El invierno suave y la bonanza del resto del año permitieron un mayor nivel de supervivencia que ha afectado a la cosecha de los diversos tipos de leguminosas, alubias: canela, rojas, blancas, de careta, de semilla para judía verde,… habones, guisantes, tirabeques, garbanzos, soja …

Una de las plagas que ha aparecido en las leguminosas es la Etiella zinckenella, Polilla de la judía  o Barrenador de la vaina.  Es esta un microlepidóptero de la familia Piralidae, cuya larva causa daño en el interior de las vainas. Es un   tipo de insecto relativamente habitual, aunque   no suele causar daños tan significativos.

Viviendo dentro de las vainas

Las hay de color más oscuro

Aparece el adulto  a finales de la primavera y se mantienen en activo  mientras se mantiene el calor. Se observa la presencia de las orugas a lo largo del verano  dentro de las vainas. Las hembras realizan la puesta  en el exterior y la pequeña oruga perfora la vaina alojándose y alimentándose en el interior de esta. Los excrementos se pueden ver a través del orificio de entrada. No  solo es el daño de lo que comen sino sobre todo de lo que destrozan.

Su tratamiento resulta difícil, pero vamos a intentarlo para limitar el número de ejemplares que puedan sobrevivir. Dado que los daños más importantes se producen conforme las orugas alcanzan más desarrollo,  y que por ello los cultivos más afectados  son aquellos de recolección tardía, procuraremos adelantar la cosecha que en general este año iba toda ella más tardía.

Por otro lado esperemos que en invierno venga más frío y que  sea así o no,  aprovecharemos la temporada de frío para trabajar el terreno  a ver si de ese modo dejamos expuestas a la intemperie las  crisálidas que se esconden bajo tierra. Quizá con ello  podamos ayudar al control del fitófago para la siguiente campaña.

Daños en los habones

Tengo claro la necesidad de experimentar  el próximo año con el  B. thuringiensis var. aizawai, que por lo visto es adecuada para el control de  este lepidóptero. Al tiempo de experimentar con las feromonas para ajustar el rociado  con el bacillus en el momento en que las polillas estén más activas.  Hay mucho que aprender. ©

Anuncios

Mirada al huerto en la semana cuadragésimo primera

Sigue el calor en el huerto, manteniéndose la máxima temperatura a lo largo de toda la semana por encima de los 25º. No es así con las mínimas que han descendido en su conjunto, de media alrededor de los 5º, pero puntualmente alguno de los días ha helado, pues las hojas de los boniatos, solanum y calabazas estaban quemadas allí por donde pasó la masa de aire frío.

La tierra está muy seca y las plantas se resienten de día en día. Las hojas de los árboles amarillean en esa falta de humedad. Seguimos recogiendo algunos de los frutos del huerto: calabazas,  pepinillos, fréjoles, sandías y melones, todo tipo de alubias, garbanzos, tomates, pimientos, pipas de girasol, …©

Mirada al huerto en la semana 41.1

Mirada al huerto en la semana 41.2

Mirada al huerto en la semana 41.3

Mirada al huerto en la semana 41.4

Mirada al huerto en la semana 41.5

Mirada al huerto en la semana 41.6

Mirada al huerto en la semana 41.7

Mirada al huerto en la semana 41.8

Mirada al huerto en la semana 41.9

Mirada al huerto en la semana 41.10

Mirada al huerto en la semana 41.11

Mirada al huerto en la semana 41.12

Mirada al huerto en la semana 41.13

Mirada al huerto en la semana 41.14

Mirada al huerto en la semana 41.15

Mirada al huerto en la semana 41.16

Frutos de la semana

Frutos en la semana

El Estramonio

Datura stramonio

En un año tan seco como el actual una de las plantas que  es capaz de sobrevivir y medrar en los terrenos recientemente roturados es el Estramonio o Datura stramonio.  Es una planta anual de la familia de las solanáceas que se adapta bien a la sequía y que  actúa como invasora colonizando nuevos territorios, sobreviviendo al uso de herbicidas sobre ella. También la encontramos en ocasiones en el huerto y en todos los alrededores del mismo.

Compitiendo por el nitrógeno con los maíces

Siendo como es una planta tan común, resulta al tiempo una de las plantas más peligrosas de nuestro entorno ya que  ella  ostenta  el récord mundial en el número de intoxicaciones que produce como planta venenosa, es también responsable de algunas muertes.

Cápsulas en diferentes niveles de madurez

Cápsula de semillas

Sus orígenes son confusos, para algunos  están en México, traída a España en el s. XVI y desde ahí difundida por  las zonas templadas , pero esto entra en colisión  con la idea  de que ya existía en la Edad Media, utilizada en los remedios de brujas y nigromantes, junto a otras como el beleño, la belladona y la mandragora. También  se la considera conocida en la época romana, asociada al culto a Baco y sus bacanales.

Es una planta rica en diversos alcaloides, algunos de ellos empleados en el pasado desde la medicina, pero en la actualidad abandonado su uso, dado el riesgo que implica su empleo. La cantidad de principios activos es alta en toda la planta, pero en función de ellos  se concentra en sus hojas, tallos tiernos,  semillas… Estos  varían de una planta a otra en función del ritmo de crecimiento, densidad de la materia verde,  agua recibida, …

Dejando caer sus semillas

Pese a la leyenda que lleva a algunos a usarla y  verse tentados por ella, es una planta maloliente y desagradable cuyas semillas  yo había pensado usar contra los ratones, en un uso como rodenticida, pero que dado  he leído que su toxicidad se trasmite a aquellos que a su vez pudieran comerse a estos, voy de momento a abstenerme de ello. Seguiré arrancando las plantas cuando las vea y  dejando  que la gata  siga pagando el alquiler en el huerto. ©

Para  más información  sobre la planta  usar botanical-on line

Tomatillos a su aire.

Frutos de este otoño

Este año cuando me quise dar cuenta se había hecho ya tarde para sembrar los tomatillos, o Physalis ixocarpa. Pensé que otro año sería. Pero pronto me di cuenta que las plantas que habían nacido entre los garbanzos como malas hierbas, totalmente a su aire y asilvestradas, eran tomatillos.

Plantas con farolillos con el fruto en crecimiento

Al quitar las hierbas y cavar los garbanzos deje unas cuantas de esas plantas, dado que  los garbanzos no se veía que tuvieran muchas oportunidades ya que iban bastante tardíos. Allí en las hileras con los garbanzos han estado todo el tiempo. En unos casos aprovechándose del agua, en  las pocas ocasiones en que se han regado. En otros sobreviviendo a la dureza del verano.

Plantas a finales de agosto

Las plantas han estado a su aire. Han demostrado que son una especie capaz de asilvestrarse de forma espontánea. Sobreviviendo primero la semilla en el invierno y luego la planta  a lo largo del verano, con muy pocos recursos.

Mediados de septiembre

El crecimiento de las plantas ha sido lento, pero  en estos momentos ya tienen frutos listos para recogerse.  Es una pena que no haya llovido nada en el otoño, de ese modo la cosecha habría sido mayor.Pero todavía están a tiempo, si cayese algo de agua, ya que están llenas de fruto.  Este año intentaré  probar la salsa verde.©

Mirada al huerto en la semana cuadragésima

Máximas de más de 20º a lo largo de toda la semana. Desde luego estas temperaturas son totalmente inadecuadas a la época.  Las mínimas también han sido suaves para  estas fechas.  No cae por otro lado ni una gota. La tierra árida se cuartea y la vegetación se encoje bajo tierra.

Seguimos recogiendo cosas: Tomates, pimientos, melones, sandías,  pepinillos, repollos,alubias, garbanzos, tomatillos, … ©

Mirada al huerto en la semana 40.1

Mirada al huerto en la semana 40.2

Mirada al huerto en la semana 40.3

Mirada al huerto en la semana 40.4

Mirada al huerto en la semana 40.5

Mirada al huerto en la semana 40.6

Mirada al huerto en la semana 40.7

Mirada al huerto en la semana 40.8

Mirada al huerto en la semana 40.9

Mirada al huerto en la semana 40.10

Mirada al huerto en la semana 40.11

Mirada al huerto en la semana 40.12

Mirada al huerto en la semana 40.13

Mirada al huerto en la semana 40.14

Mirada al huerto en la semana 40.15

Mirada al huerto en la semana 40.16

Frutos de la época

Judías manteca Rocquencourt

Plantas y vainas de este tipo de judía

Este año hemos sembrado como judía tardía la Judía Manteca Rocquencourt, gracias Paco por las semillas. Es una judía  de mata baja, de vaina amarilla (de ahí lo de manteca) y de sección cilíndrica.  Una judía que está dando muy  buenos resultados en estos momentos. En otro año a estas alturas quizá se hubieran ya  helado, pero esta temporada  dadas las temperaturas  están creciendo muy bien.

Vainas y flores abundantes

Hileras en crecimiento

Para ello ha sido imprescindible mantener  humedad  suficiente en el suelo, dedicando una parte del agua disponible a regarlas al menos una vez a la semana. Al ser los días más cortos y con lo que refresca en la noche viene siendo una cantidad adecuada para que las plantas continúen sacando flor y las vainas sigan engordando.

Estas judías son  de semilla negra y cilíndrica y  las coloqué en tierra en el mes de agosto. Desde entonces hemos mantenido el riego. Son dos buenas hileras que al sembrarlas no nacieron de forma homogénea. Una de ellas tenía más humedad que la otra y el ritmo de nacimiento fue desigual. Esto ha resultado una ventaja, pues el proceso de  desarrollo de las vainas está más repartido.

Semillas de un negro azulado

La cosecha está siendo buena. Dado lo tiernas  que están las vainas es un placer su consumo, aunque es un tipo de judías que no tienen hilos, ni siquiera si engordan las semillas. Sería estupendo que les llegase un poco de agua de lluvia, sino mantendremos el riego mientras haya vainas que recoger. También estaremos atentos a las temperaturas de  modo que  si estas  cambian será necesario poner el túnel  cuanto antes.©

Parte de la cosecha

Cómo asar pimientos a la brasa

rojos aceite

Pimientos untados de aceite para pelar  mejor

En un año de abundantes pimientos una de las tareas que hemos realizado con regularidad ha sido la de preparar los mismos para posteriormente envasarlos y poder disfrutar de ellos a lo largo del año.

fuego

Preparando el fuego

Cuando uno quiere hacer esta tarea  y mueve una cantidad abundante de pimientos el ponerlos a asar en el horno puede ser un poco lento, por ello en casa solemos ponerlos a asar a la brasa.

parrilla

Asando de canto

Como en el pueblo no disponemos de barbacoa, pero si del resto de condiciones necesarias (espacio amplio y leña lista), solemos preparar un lugar para asar usando una chapa de hierro y ladrillos de cemento. Para asar nosotros preferimos  la leña de encina, consideramos es la mejor, ya que deja un suave aroma en la delicada carne del pimiento.

sudar

De reposo sudando

Preparamos la leña, le prendemos fuego y la reducimos a una activa brasa. Allí sobre una parrilla  vamos a ir colocando los pimientos, antes los hemos lavado, secado y untado de aceite. Primero los laterales cortos, un frente y otro, luego sobre su lomo, volteándolos pero sin que se quemen en exceso. Al principio la llama viva puede quemar el exterior, pero la carne queda a salvo en el húmedo interior.

pelados

Pimientos limpios

Tras asarlos van a una cazuela, para que sigan durante unos minutos cociéndose en su propio vapor. Tras ello y conforme se enfrían se les mete mano. Para hacerlo conviene tener cerca un cacharro con agua, donde ir mojando las manos, para no quemarnos, e ir poco a poco, eliminado pieles y semillas.

Nos gusta quitar todas las semillas, lo que en ocasiones resulta difícil pues siempre hay alguna que se escapa. También vamos colando y recogiendo el agua que los pimientos al asar van soltando. La vamos a usar cuando llegue el momento de envasarlos, rellenar los tarros.

botes

Pimientos al salir de la olla

El envasado requiere su esterilización para realizar el vacío. Aquí solemos mantener la técnica tradicional: veinte minutos cociendo y posteriormente dejando los tarros enfriar. Tras esto conviene secar y etiquetar.  Ya están listo los pimientos para su consumo. Este año hay algunos que son un poco alegres. ©