Siguen los physalis en el huerto

Posición de la uchuva en el invernadero

Los  Physalis peruviana que coloqué en el huerto por el 2015, todavía siguen aquí. En concreto se conservan los del invernadero. De los del exterior  solo queda una planta. Los demás han sido víctimas de la helada de los inviernos  sucesivos.

Ramas y frutos

Dentro del invernadero la planta se ha dedicado sobre todo a crecer. Tanto es así que ha alcanzado el techo del invernadero, pese a que este año  hemos ampliado su altura. Las plantas están  cerca de una de las entradas del invernadero y  se desbordan por todos los lados.

Flores de la uchuva

Las plantas en crecido en altura, pero no ha sido numeroso el número de frutos dado por las mismas. Este  año han resultado  menores en cantidad y calidad.

Frutos

Ello me ha llevado a investigar en la red. Hay varios errores que he cometido con la uchuva:

  • El primero de todos es que no se deben dejar las plantas tanto tiempo. A partir de su segundo año baja la calidad y cantidad de los frutos, motivo por el que se suele renovar las plantas antes.
  • El segundo ha sido dejarles crecer a su aire. Lo adecuado es dejar una rama  vigorosa y erguida para formar una planta con un tallo principal eliminando los brotes o chupones (generalmente menos productivos), hasta los 20 a 40 cm de altura, con la poda la planta tiene acceso a la luz y el aire mejorando su producción.
  • Desde el tallo principal se dejan de  2 a 8 ramas o brazos por mata. El arbusto deja que sus ramas cuelguen y caigan por lo que hay que ponerles soporte.
  • También es conveniente un buen abonado, aspecto que este año he descuidado  un tanto.

plantas alcanzando el techo del invernadero

Por todo ello ya estoy preparando  plantas que tomen el relevo de estas.  Hay que decidir dónde ponerla. Todas las viejas  en cuanto terminen su producción serán incorporadas a la biomasa del compost. ©  Enlace de interés

Mirada al huerto en la semana trigésimo tercera

Cálidas han sido las temperaturas en el huerto a lo largo de la semana.  Con mínimas en torno a los 15º y máximas  alrededor de los 30. En el huerto el  calor se va  sobrellevando, pero el agua se hace necesaria.

No hay señales de nubes  en el horizonte y el riego del canal está cercano al corte, sino ha tenido ya este lugar. Desde ahora la lluvia se hace más importante para el huerto, pero nada que nos de esperanza de que llegue pronto. ©

Mirada al huerto en la semana 33.1

Mirada al huerto en la semana 33.2

Mirada al huerto en la semana 33.3

Mirada al huerto en la semana 33.4

Mirada al huerto en la semana 33.5

Mirada al huerto en la semana 33.6

Mirada al huerto en la semana 33.7

Mirada al huerto en la semana 33.8

Mirada al huerto en la semana 33.9

Mirada al huerto en la semana 33.10

Mirada al huerto en la semana 33.11

Mirada al huerto en la semana 33.12

Mirada al huerto en la semana 33.13

Mirada al huerto en la semana 33.14

Mirada al huerto en la semana 33.15

Mirada al huerto en la semana 33.16

Mirada al huerto en la semana 33.17

Injerto de corona

Injerto de corona de acerolo sobre espino

Este año realizamos diferentes tipos de injertos, uno de ellos fue el injerto de corona.  Este es un tipo bastante  frecuente y fácil de realizar con árboles de hoja caduca. Suele  hacerse al final del invierno, cuando la savia de los árboles frutales  comienza a moverse. Por ello hay que tener en cuenta cuando lo hace cada variedad de árbol en particular y estar al tanto de las épocas en que estos comienzan a despertar.

Es un tipo de injertos que combina un portainjertos de mayor grosos y  unos injertos colocados en los laterales del mismo, junto a su corteza. Nosotros lo hemos realizado  con esquejes de acerolo y sobre espino albar como portainjertos.

Injerto en sus inicios

Comienza el proceso cortando con una buena sierra el tronco en horizontal, a la altura desde la cual queremos que arranque el injerto. Lo más habitual es que al menos  realicemos dos injertos en cada tronco.

Sobre la zona del corte, en el tronco,  hacemos  una incisión en vertical  de unos 4-5 cm y con cuidado separamos  la corteza alrededor de la incisión. Los injertos van a ser unas varetas  de unos10 cm de largo y un grosor inferior al centímetro, que tengan al menos dos-tres yemas  para el futuro desarrollo.

Cubriendo con mastic

A las púas se les da un corte longitudinal a lo largo de la sección que vamos a insertar en  el corte realizado. El final del mismo se suaviza con un corte a bisel que facilita su asentamiento entre la corteza.  El corte  longitudinal incluye dos posibilidades: con asiento, de modo que hay un rebaje horizontal, antes de hacer el longitudinal o sin el. Lo primero facilita el ajuste de la púa con el tronco, lo segundo implica un cierto corte a bisel.

Desarrollo durante el verano

A continuación se desliza con cuidado   la púa dentro de la corteza. Sobre este esquema de base se puede  luego introducir algunas modificaciones dependiendo de cómo  se adapta  el tipo de cortezas de las diferentes variedades vegetales:

  • Se pueden levantar ambos lados de la corteza y asentar  la zona de contacto en centro.
  • Levantar la corteza en una de las zonas,  y rebajar el borde lateral de la púa para que se ajuste al corte vertical realizado.
  • Retirar la corteza y rebajar en ambos laterales ajustando  las zonas de contacto.

Se procede a atar bien todo el conjunto y se emplea mastic para evitar todo tipo de evaporación. Yo la he empleado tanto en el cierre del portainjertos en contacto con la `púa, como en el corte final de esta. Para asegurar ambas partes, la  púa y tronco, hay gente que  llega a clavar una fina punta entre ambas, reforzando así la zona de contacto.

El injerto, una vez consolidado,  va a realizar un buen crecimiento en los siguientes meses, siendo frecuente que prendan todos  los realizados. Para ello es importante eliminar todos los brotes del portainjerto que puedan ir apareciendo, que de dejarlos actúan como chupones que roban la fuerza al injerto realizado. ©

La araña globosa

Araña globosa de caza

El huerto en su día a día es una pura lucha por la supervivencia. En ese ámbito de lucha y caza diaria las arañas tienen un papel importante contribuyendo a un equilibrio beneficioso para el hortelano al encargarse frecuentemente del control de fitófagos y otros insectos del huerto.

Captura de una hormiga

Esta que aquí aparece es un ejemplar de Araña globosa, cuyo nombre científico es  Synema globosum, aparece tras haber capturado a una hormiga, que este año son bastante abundantes en el huerto y están por todas partes.

agil y rápida

Es una cazadora de pequeño tamaño en general, aunque la hembra es el doble de tamaño que el macho.  Con  formas parecidas pero dimorfismo sexual en los colores, los de la hembra suelen ser colores  intensos, en este caso rojo, con un dibujo en negro en su abdomen, mientras que los machos tienen tonos pardos.

Se mueve con soltura entre flores y hojas

Suele estar al acecho en zonas destacadas de las plantas donde realiza su técnica de caza, saltando sobre sus víctimas con gran velocidad. Para ello emplea las patas delanteras en el proceso de captura. No suele emplear telas de araña.

Es una araña que gusta asentarse en zonas soleadas y despejadas. Es relativamente frecuente en toda la zona SO de Europa. ©

Malla de sombreo en los pimientos

Mallas de sombreo

Pimientos italianos bajo la malla de sombreo

Las plantas de los pimientos este año en el huerto  van más avanzadas que nunca. Con buen crecimiento tanto en altura como en desarrollo de flores primero y luego de frutos. El calor les ha sentado muy bien.

Pero según avanzaba la temporada con  el mantenimiento de altas temperatura   y abundante radiación solar se ha notado que algunos de los frutos de los pimientos  habían comenzando a desarrollar quemaduras solares.   La razón habría que buscarla en el propio éxito, con el desarrollo temprano   de plantas y frutos.

Pimientos tipo california de mata baja

Otros años  el conseguir frutos de buen tamaño coincidía con momentos en que descendía la radiación solar, por lo que la incidencia de este problema era menor. Este no ha sido así, ha habido frutos de buen tamaño desde  antes de iniciar agosto. Esta circunstancia  ha hecho necesario pensar en cómo poder reducir la radiación, por ello hemos pensado en poner sombreo en las plantas.

Pimientos tipo Lamuyo

Pimientos de pico

El primer pensamiento fue la adquisición de una malla de sombreo. Como así hicimos. Esta es  una malla densa de color verde, realizada en algún tipo de material plástico.  La colocamos cubriendo dos de las hileras de pimientos. Una vez colocada quedaban muchos pimientos por tapar, estaba claro que con aquello no iba a ser suficiente.

Ampliamos el sombreo  probando con telas, con algo menos de  densidad que la malla, cosidas entre si y colocadas sobre la estructura y  sobre las plantas. Ambos sistemas parecen ir bien. Quizá las telas tengan un mejor nivel de adaptabilidad a la estructura empleada. La malla resulta un poco rígida. El coste ha sido ventajoso para las telas, que se compraron en el mercadillo, las mallas van más caras.

Los dos procedimientos se colocaron preparados  para soportar el viento, dado que en el huerto este suele ser frecuente y fuerte.  Los de esta semana han validado el esfuerzo, ya que todo ha resistido bien sin cambios ni alteraciones.

He retirado aquellos pimientos con quemadura solar, para que las plantas puedan engordar otros

Teníamos dudas sobre la respuesta de las plantas a la reducción de luz, pero de momento parecen ir bien, estaremos pendientes de cómo evolucionan. ©

Mirada al huerto en la semana trigésimo segunda

Con temperaturas en descenso a lo largo de la semana ha habido un periodo de menor necesidad de agua, por ello  esta ha durado más tiempo en tierra y las plantas se han encontrado más a gusto a lo largo de este periodo.

Ha descendido tanto la temperatura diurna como la nocturna, en algunos casos de forma sorprendente, como esas temperaturas negativas en Puebla de Sanabria. En mi pueblo a algunas personas se les han helado tomates y calabazas.

Nosotros estamos en el nuestro en plena recolección de fréjoles de mata baja: redondos blancos, verdes, boca de dragón. Pronto estarán disponibles los de enrame. ©

Mirada al huerto en la semana 32.1

Mirada al huerto en la semana 32.2

Mirada al huerto en la semana 32.3

Mirada al huerto en la semana 32.4

Mirada al huerto en la semana 32.5

Mirada al huerto en la semana 32.6

Mirada al huerto en la semana 32.7

Mirada al huerto en la semana 32.8

Mirada al huerto en la semana 32.9

Mirada al huerto en la semana 32.10

Mirada al huerto en la semana 32.11

Mirada al huerto en la semana 32.12

Mirada al huerto en la semana 32.13

Mirada al huerto en la semana 32.14

Mirada al huerto en la semana 32.15

Mirada al huerto en la semana 32.16

Cosechados en la semana 32.17

Una chinche depredadora

Podisus pentatomidae depredador

Dentro de los insectos la familia Pentatomidae se caracteriza por la amplia variedad de ejemplares que frecuentemente se convierten en una plaga para el huerto. Pero también es cierto que entre ellos hay un grupo, la subfamilia Asopinae, que es todo él en conjunto  depredador, en concreto  los Podisus.  Este grupo tiene además a su favor que está siendo criado para ser utilizados en  el control biológico.

Recorre el dorso de la hoja

Pero mi contacto con los Podisus ha sido más pedestre, ha tenido lugar en el huerto, mientras me dedicaba a aplastar escarabajos.  Es allí donde me los he encontrado, realizando esa labor maravillosa para un horticultor como es la de la captura y eliminación de las larvas de una plaga, en concreto la Leptinotarsa decemlineata,  coleóptero más conocido como escarabajo de la patata o dorífora.

Es una de las chinches más pequeñas de entre las que he visto en el huerto.  Cuenta con una especie de estilete que clava en sus víctimas, paralizándolas y extrayendo a través del mismo los líquidos vitales de las larvas, como podéis ver en la imagen que conseguí,  alimentándose de  esta.

Quizá otro tipo ? o hay diferencia entre machos y hembras

No tenía noción de la existencia cooperativa de este depredador en el huerto.  No sé a que especie concreta corresponden las imágenes de los ejemplares que he fotografiado, pero me encanta tener colaboradores en el control  de las larvas de lepidópteros y coleópteros  que recorren el huerto. Intentaré ampliar información sobre este grupo de chinches y capturar alguna imagen más. ©