Trasplante de calas de colores

Las calas de colores son una hermosa planta, pero que requiere ciertos cuidados en invierno. Por experiencia ya desde hace unos años  no las dejo en el huerto en ese periodo. Si las temperaturas descienden se hielan, y si uno no se da cuenta y quedan encharcadas, lo que les gusta a lo largo del verano se convierte en un desastre total deteriorándose los bulbos, sea por podredumbre o por la acción de las  bajas temperaturas.

Es por ese motivo que  me pilló la cuarentena con los tiestos  de las calas en casa, tanto las blancas como las de colores. Dado que tenía planeado realizar un cambio de la tierra de esos tiestos, y que tenía en casa tierra, compost y humus de lombriz, nos pusimos a ello.

Así  lo primero fue tenerlo todo bien mezclado, luego fuimos sacando  de los tiestos los bulbos (estos ya estaban comenzando a sacar raíces). A continuación volvimos a colocar el drenaje y posteriormente a rellenar los tiestos con los bulbos puestos a unos 5 cm  de la  superficie.

Las Zantedeschia elliottiana gustan de una tierra substanciosa, con un abono rico en nutrientes. Por ello resulta conveniente realizar un cambio completo de la tierra cada cierto tiempo.

Con las calas, la floración está en relación directa al tamaño de los bulbos. Estos bulbos no son iguales, tienen diferencias de tamaño. Tenemos:

  • Aquellos que corresponden a bulbos  que se compraron ya hace unos 5 años.
  • Aquellos otros que han ido  generándose desde entonces.
  • Por último están los bulbos  logrados a partir de las semillas, que me gusta intercalar entre bulbos de mayor tamaño, pero colocados si es posible a menor profundidad que los otros mayores.

Ahora que ya están los tiestos listos, a la espera del agua del riego y la subida de las temperaturas. En el periodo del verano suelo llevarlos y colocarlos en el margen del estanque donde mantener humedad en su base ayuda a su buen desarrollo, sin tener que preocuparse uno por ellos. Esperemos que para ese momento ya se puedan llevar, pero tendremos que esperar a ver que sucede con la cuarentena.©

Jazmín amarillo

En esta primavera  que estamos limitados a disfrutar, el Jazmín amarillo se levanta sobre la valla ofreciéndonos la belleza alegre  de su floración. Perteneciendo a la familia de las Oleaceae, el género Jasminum presenta una gran diversidad de especies, siendo el Jasminum mesnyi una de ellas.

Es una planta de largos sarmientos que  se extienden sobre el terreno en unos casos y en otros escalan y trepan por aquellos soportes cercanos a su posición. Esta planta de origen chino, es una planta perennifolia, que en los inviernos fríos puede perder bastante la  hoja. Tiene resistencia al frío, pero con ciertos límites que se sitúan entre  los -3 a los -5º.

Por este motivo es fácil de entender que prospere en el entorno urbano, donde el microclima de la ciudad  eleva siempre la temperatura en los periodos invernales. Este es el motivo por el que inicialmente fue plantada en el jardín de casa. Aunque en la actualidad ya tengo esquejes prendidos, esperando a  ver como se adaptan al entorno rural. 

Los tallos son largas lianas de sección cuadrada, con hojas opuestas en cuyas axilas aparecen los capullos. Las flores de intenso color  amarillo, son semidobles en pétalos. Es una planta que recibe el nombre de jazmín, pero no comparte para nada el aroma potente que tiene el jazmín blanco.

Nosotros lo tenemos colocado en la zona norte de la casa, donde recibe sol en las horas de la mañana, pero el resto del día frecuentemente se queda en la sombra. Una posición en la que prospera y se desarrolla sin apenas prestarle atención. Ni siquiera en los meses de verano, cuando de vez en cuando recibe algo de agua, pero no demasiada.

Su floración se va prolongando durante una serie de semanas, en el periodo que va entre finales del invierno y desarrollo de la primavera.  Si se requiere poda es entonces, al finalizar la floración cuando debe realizarse esta. Aguanta bien, hasta podas un tanto drásticas (que conviene darle cada cierto tiempo), cogiendo fuerza la planta. Para ello también es conveniente realizar el correspondiente abonado en invierno.©

Visita al jardín de casa en la cuarta semana del mes de marzo

En esta primera semana,  encerrados por la cuarentena, es imposible desplazarme al huerto para mostraros como avanza allí la primavera.  Por eso voy a mostraros algo que tengo más cerca y es el pequeño jardín de casa. Entre el que está al norte (más amplio) y el pequeño del sur, apenas alcanza los 50 m.

Son metros  con una gran diversidad de plantas, sin un diseño  ordenado,  un poco (o mucho según opiniones) caótico, donde las plantas la mayor parte del tiempo crecen a su aire, sin que apenas se les preste atención. En unos casos  aprovechando  la sombra de la casa para cultivar las plantas, en otros el microclima urbano que la ciudad nos ofrece.©

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

Visita al jardín de casa en la primera semana de la cuarentena

 

Los nabos gallegos están en flor

Aprovechando algunas de las últimas fotografías que realicé en el huerto antes de comenzar esta cuarentena, voy a hablaros de las flores de los nabos gallegos.

Para la siembra de estas plantas he empleado las últimas semillas de los primeros nabos que yo sembré en el huerto  allá por el verano de 2011. He ido empleando semillas de aquellas  en las siembras de algún que otro año. Este año es el último posible para conseguir  semillas con aquellas primeras (esta claro que las semillas de nabo conservan durante mucho tiempo su viabilidad).

Los nabos están ahora en flor, en su mejor momento de floración en esas más de dos semanas que dura la polinización. En un despliegue de actividad  que atrae a todo tipo de  insectos a su alrededor: moscas, mosquitas, abejas, abejorros,…

Las plantas se sembraron a comienzos del agosto pasado,  y ha sido un año en que han ido desarrollando un buen crecimiento. El que el año además haya tenido lluvias con regularidad y poco frío  a lo largo del invierno ha hecho que los nabos hayan alcanzado mejor crecimiento.

Las Brassica napus var. rapifera   de la familia Brassicae -crucíferas, son plantas bianuales, que sacan su tallo floral   en su segundo año, superando el metro de altura como se ve en estas plantas. Un tallo que se sustenta en el engrosamiento que las plantas han desarrollado en su base, el nabo, que nutre de alimento  en el desarrollo del tallo, empleando las reservas acumuladas a lo largo de su crecimiento.

Los nabos tienen raíces profundas, por lo que la humedad de las últimas  lluvias,  que penetra en la tierra todo a su alrededor,  asegura que su semillas  sean viables en mayor medida, y tengan mejor calibre.  Espero que para cuando sea tiempo de recogerlas, estemos ya por el huerto y no se las coman los pájaros.©

Visita al huerto en la tercera semana de marzo

En esta semana pasada  la temperatura ha seguido siento más elevada de la media, aunque la nocturna ha descendido alguno de los días por debajo de 0º grados lo que ha dejado algún que otro daño en el huerto.

El suelo se encuentra ya muy seco y a aquellos cultivos que se colocaron en tierra sin aporte extra de agua les está costando salir.  Empezamos el periodo  de cuarentena. Veremos que tal lo sobrelleva el huerto.©

Visita al huerto en la semana 11.1 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.2 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.3 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.4 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.5 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.6 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.7 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.8 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.9 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.10 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.11 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.11 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.12 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.13 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.14 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.15 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.16 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.17 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.18 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.19 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.20 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.21 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.22 de 2020

Visita al huerto en la semana 11.23 de 2020

 

Romeros y Forsytias en flor

Esta primavera temprana nos ha traído este año la floración conjunta de los romeros y las Forsytias del huerto. Tanto unos como  otras están magníficos. Las forsytias con  su espectacular colorido y el aroma meloso de sus flores. Los romeros con la maravilla de su aroma extendido por toda la huerta, y esas  delicadas flores  azuladas.

Cada año unas y otros florecen temprano en la primavera.  Lo que no suele ser habitual es que el auge de su floración se venga al mismo tiempo.

De las dos variedades quizá sea el romero el que esté más asentado en el huerto, tanto por el número de matas que dejan su aroma, como por el tamaño y  porte que han ido adquiriendo las plantas.  En ambos casos están con nosotros casi desde el principio. Las forsytias se han quedado donde se pusieron desde el comienzo. Con  los romeros cada poco hemos ido ampliando con alguna planta más.

Aunque ambos son sorprendentes y de carácter medicinal, nosotros en el huerto  hacemos de ellos un uso desigual. La Forsytia casi centrada en su aspecto ornamental, mientras que con el romero   hay muchos  usos para este: …, lo empleamos en la cocina, … como planta medicinal, … como planta aromática  e incluso lo empleamos en diversas maneras como protector del huerto, para repeler las plagas. Por ello es de entender nuestro mayor beneplácito hacia el romero.

Pero eso no impide que en estas fechas nos deleitemos con unos y con otras. Más si se da un año en que coinciden los dos. Entonces el placer es doble.  Aquí  los tenéis. Disfrutar de ambos y que en el viento  os lleguen sus aromas.©

Ciruelo Cherry-plum en floración

Este año es el segundo para este ciruelo que os muestro aquí. Es una Crerry-plum. Un tipo de híbrido que muestra las características combinadas de ciruela y cereza. Dicen que son más grande que una cereza, de carne con cierto toque crocante de esta, y una mezcla del sabor de ambas.

Todo ciruelo es un riesgo en mi  huerto, y este  no deja de ser menos. El riesgo está en la gran tendencia a helarse de la fruta. Esto sucedió así el año pasado, donde la floración fue menor, pero luego la fruta tras cuajar se perdió. Y es un riesgo potencial este año.

Esta ciruela es relativamente temprana en floración. Más este año en que todo lleva un mes de adelanto. Está en flor al mismo tiempo que otras ciruelas plantadas en espaldera como la Sun Gold, Santa Rosa y Friar, pero queda a cierta distancia de ellas. Puede polinizarse con cerezo, pero los que hay en la finca no le coinciden en floración, dado que vienen más tardíos, por lo que posiblemente la polinización la realice con estos otros  que son variedades de ciruelos japoneses.

Es un arbolito que ha realizado un importante crecimiento este año.  Un injerto realizado a yema sobre un bravo de ciruelo que de momento parece estar bien asentado sobre su portainjertos. El arbolito recibió un buen abonado el año pasado y se pretende hacer con él lo mismo este año.

De momento la floración es abundante. Una vez que cuaje la fruta, intentaremos proteger el fruto cuajado para ver si podemos probar alguno de ellos y comprobar personalmente todas las bondades que se atribuyen a este tipo de híbridos.

Todo eso está muy bien pero  son posibilidades a futuro. En este momento estamos disfrutando de su maravillosa floración. Es un placer ver para lo pequeño que es, la intensidad con que brotan sus flores, y el vigor que tienen cada una de ellas.©