Eneldo

Anethum graveolens florido

El Eneldo es una de las hierbas que procuro tener todos los años en el huerto, ya os he hablado en otra ocasión del mismo. Pero también procuro todos los años hacer acopio de la planta para usarlo como condimento a lo largo del resto del año, combina muy bien con algunos pescados.

Hojas de eneldo tierno

Cómo suele ser frecuente la sembré tarde, ya casi finalizado el mes de mayo, por lo que su cultivo y recolección han ido también tardíos.  La coloqué en la zona nueva, entre las hileras de frutales y alubias. En esta zona se ha desarrollado bien.

No es una hierba que requiera excesivos cuidados  fuera de un riego ocasional, por lo que no ha sido necesario ocuparse de nada más.

Eneldo seco

A inicios del mes de septiembre cuando los tallos forales se desarrollaron fue el momento en que recolecté las hojas tiernas que están en la base de cada uno de esos tallos florales. Tras recogerlas las puse a secar a la sombra, a temperatura ambiente que en esos momentos  del mes  estaba en torno a los 30º. Esta temperatura permite conservar en la planta los delicados aceites esenciales, que dan el aroma a las hojas.

Hojas de eneldo listas para su uso

Tras el secado, usando las manos, fragmenté las hojas en pequeñas partículas y  las coloqué dentro de una bolsa de plástico, ya listas para su uso, sea aliñando un plato o bien como infusión. Para conservarla es conveniente mantener la planta seca lejos de la luz y  en un lugar sin humedad. Se debe cerrar bien la bolsa cuando se usa. ©

Anuncios

Secando peras al sol

Peras Conferencia

Este final del verano nos ha traído abundantes peras maduras y días de sol. El resultado era inevitable: peras secadas al sol. Mucho más después de probar las primeras, pues quedan estupendas de sabor y muy limpias y claras de color.

Peras al sol, colocadas en la rejilla

Para  preparar las peras es importante disponer de un lugar donde poder colocar estas, sea este un secadero solar o una rejilla donde extenderlas. En nuestro caso todavía no hemos construido el secadero, por lo que sigue siendo la repisa sur  del balcón de casa el lugar donde coloco las rejillas para secar las peras.

Dado que la producción de las peras  es totalmente ecológica, en vez de lavar las mismas comenzamos meramente limpiándolas  con un trapo seco, para quitar el polvo  que pudieran tener.

Pera Bartlett finalizando su secado

A continuación las hemos ido laminando con cáscara. Dos son las maneras que hemos probado:  filetearlas en un caso  con  corte longitudinal y  en el otro con corte trasversal. Terminamos empleando  la primera de forma generalizada, por resultar el producto final más  homogéneo. Tras cortarlas se van colocando sobre la rejilla, pero sin que se monten las diferentes piezas entre si, para que no se peguen al secarse.

Paquetes con peras envasadas al vacío

Dependiendo de la intensidad del calor el tiempo de secado viene siendo entre 4 y 6 días.  Se van volteando para que el secado sea homogéneo y no queden pegadas a la rejilla. Es importante que se sequen bien para evitar podredumbres al almacenarlas.

Envasadas en pequeños tarros para al abrir consumir en poco tiempo

El almacenaje se debe realizar en un lugar fresco, seco y oscuro.  Es importante usar tarros de cristal o de chapa. No debe realizarse en bolsa de plástico, salvo que estas bolsas estén cerradas al vacío. Cuando en el invierno se abran esos tarros serán  un recuerdo   de verano  que del dio sabor.©

Mirada al huerto en la semana trigésimo séptima

Sigue sin caer una gota de agua en el huerto y cada vez es más necesario. Las plantas están comenzando a resentirse y muchas están eliminando sus hojas, centrando su supervivencia en  las raíces.

Mientras tanto las temperaturas diurnas han ido descendiendo así como las nocturnas. Estas últimas más rápidamente que las primeras. El viento ha estado soplando en el huerto. Seguimos recolectando: tomates, pimientos, sandías, melones,  fréjoles, puerros, patatas, …©

Mirada al huerto en la semana 37.1

Mirada al huerto en la semana 37.2

Mirada al huerto en la semana 37.3

Mirada al huerto en la semana 37.4

Mirada al huerto en la semana 37.5

Mirada al huerto en la semana 37.6

Mirada al huerto en la semana 37.7

Mirada al huerto en la semana 37.8

Mirada al huerto en la semana 37.9

Mirada al huerto en la semana 37.10

Mirada al huerto en la semana 37.11

Mirada al huerto en la semana 37.12

Mirada al huerto en la semana 37.13

Mirada al huerto en la semana 37.14

Mirada al huerto en la semana 37.15

Mirada al huerto en la semana 37.16

Mirada al huerto en la semana 37.17

Mirada al huerto en la semana 37.18

Cosecha de peras 2017

Cajita de peras de junto al estanque

Red Bartlett

Los calores de este verano han adelantado este año, prácticamente en su totalidad, la cosecha de peras, que ya están recogidas.  Primero se adelantó la floración, luego sufrimos las heladas de la primavera, pero finalmente, pese al daño del hielo hemos tenido una cosecha medianamente buena de ellas.

Conferencia madurando

Es difícil saber cual es el momento real  de maduración de las peras, dado lo anormal del año en curso. Pero lo cierto es que la mayoría de los frutales que están dando fruto se están manifestando como perales de final del verano, lo que hace que su recolección se concentre en unas pocas semanas desde finales de agosto a estas semanas de septiembre.

El primero  que comenzó fue el peral que está junto al estanque. Es una pera  del estilo a la pera limonera, pero de forma diferente, más gruesa y achatada. Es una pera con mucha agua y nada granulosa. Para ser el segundo año en producción no ha estado nada mal, saliendo en total una buena caja de todas ellas. Lo único es  que le han atacado demasiado las orugas del peral: la Cydia pomonella, más conocida como Carpocapsa.

Caja de conferencias

Pera Roma

Luego le siguieron en maduración la Red Bartlett, que ha estado llena de color, con muy  buena producción. Apenas han estado  afectadas por ataque alguno de plagas. Son  un tipo de una pera sabrosa que tiene un punto sutil de perfume.

Pera de agua

La pera Roma también ha dado algunos ejemplares este año. Pero ella si que ha estado muy afectado por el ataque del gusano. Es una de las peras más sabrosas del huerto cuando está madura, pero su punto dura poco tiempo.

Pera de Folgoso

Rama cargada de fruta

El peral de  Pera Conferencia ha ido a continuación. Este año ha estado cargado. Ha tenido mucha fruta, por ese motivo no todas las peras tenían un buen tamaño. Con todo su producción ha sido óptima.  También ha tenido un porcentaje de fruta dañado por la carpocapsa.

Otro de los perales  con buen desarrollo ha sido traído de Folgoso. Muy aromático, tiene en forma del fruto  con cierto aire a la blanquilla, pero más grande  de tamaño. Tiene mucho aroma y cierto toque amoscatelado muy sabroso.

Cañas de Bartlett

Toda la cosecha ha puesto en evidencia que podemos producir, pero sigue siendo un problema el ataque de la Cydia pomonella, para reducir la cosecha. Habrá que tener en cuenta este hecho y tomar medidas para frenarlo en lo posible, siempre dentro de un respeto por el medio y por nuestra salud. Nos queda mucho por aprender.©

Ruibarbos en el huerto

Planta de Rheum rhabarbarum entre las parras

Casi llegado ahora el final del verano quería mostraros como van los Ruibarbos que tenemos plantados ya desde hace un tiempo, casi cuatro años.  Son unas plantas con la que teníamos problemas de podredumbres y se nos morían  por ello decidimos  ponerlos entre las parras para ver si situados junto a estas podían funcionar, dado que la humedad en el área iba a estar siempre controlada. Allí  están  plantado  en la misma hilera que las parras, en un suco un tanto  elevados respecto al nivel del suelo.

Los ruibarbos son una planta que sufre lo suyo en este clima mediterráneo continentalizado.  Afloran durante la primavera y le cortamos los primeros tallos. Luego desarrollan pencas primero y luego flores. Hasta ahora no he conseguido semillas pues la floración ha sido  desigual, realizándose en fases  diferentes.

Hojas bajo la red

Al comenzar los calores el ruibarbo  necesita bastante humedad, pero al mismo tiempo sufre con ese calor y pueden proliferar los hongos. En nuestro caso durante esta etapa  no tenemos agua disponible suficiente para todo y  por ello lo dejamos a su aire, dependiendo de la humedad natural  del suelo, por ello lo normal es que termine  secándose, desapareciendo sus hojas.

Grandes hojas y pencas

La planta no se muere,  solo queda latente, a la espera del agua. Les sucede lo mismo a otras plantas mediterráneas, tal es el caso del Acanto. Cuando  a mediados del mes de julio comenzamos a regar las parras como  cada quince días, para que engorden las uvas, el ruibarbo recibe el riego también. Por ello  va sacando numerosas  hojas y  pese al calor  es el momento del año en que han alcanzado un desarrollo más homogéneo  todos ellos. Recibió como cuatro riegos.

Ahora que nuevamente andamos cortos de agua, el ruibarbo  vuelve a estar  a su aire y comienza a ver secar sus hojas poco a poco. Cuando desaparezca bajo tierra con el frío será el final de su ciclo, hasta el nuevo año.©

Mirada al huerto en la semana trigésimo sexta

Sigue el suave descenso de las temperaturas en el huerto. Mientras tanto el viento que ha soplado fuerte   nos mueve un poco la atmósfera. No obstante  las nubes que asoman en lontananza pasan de largo. Sigue sin caer una gota de agua.

No va a quedar más remedio que sacar agua del pozo. Aunque la necesidad de agua no es tan acuciante para la mayoría de los cultivos,  porque muchos de los cultivos se busca que granen, hay algunos que si tienen necesidad de agua, sobre todo  las verduras de invierno   tanto las recientemente trasplantadas como las  recién sembradas: escarolas, nabos y colinabos, coles, lombardas, romanescos, brécoles, … ©

Mirada al huerto en la semana 36.1

Mirada al huerto en la semana 36.2

Mirada al huerto en la semana 36.3

Mirada al huerto en la semana 36.4

Mirada al huerto en la semana 36.5

Mirada al huerto en la semana 36.6

Mirada al huerto en la semana 36.7

Mirada al huerto en la semana 36.8

Mirada al huerto en la semana 36.9

Mirada al huerto en la semana 36.10

Mirada al huerto en la semana 36.11

Mirada al huerto en la semana 36.12

Mirada al huerto en la semana 36.13

Mirada al huerto en la semana 36.14

Mirada al huerto en la semana 36.15

Moscatel Negro de mesa

Moscatel negro de grano alargado

Planta de dos años colocada sobre la pared

El moscatel negro es un tipo de uva de mesa que me encanta. Su sabor aromático, el regusto que deja en el paladar, su nivel de azúcar, su piel fina, … todo ello  la hacen una de las uvas más interesantes y equilibradas.   Ya llevo unos años en su cultivo en el huerto, pero es ahora cuando comienzan a dar sus frutos, pese a las heladas de este año.

De las plantas que ya están dando fruto en el huerto hay un total confirmado de cinco plantas diferentes de moscatel negro, tres en el exterior y dos de ellas  en el interior del invernadero.  Es dentro del invernadero donde  las plantas que están creciendo presentan ligeras diferencias en la forma de los frutos, un de las variedades con el grano ligeramente más ovalado, mientras la otra los presenta más esféricos.

Planta colocada junto al pasillo lateral

El cultivo de las plantas en el interior del  invernadero está resultando una maravilla para las uvas de moscatel negro. Su maduración se adelanta de forma significativa. Así las uvas aparecen allí plenas de sabor y dulzor, de un color de intenso negro, mientras que en el exterior los racimos todavía presentan toques verdes, rojizos y  sabor más ácido y chispeante.

Grano más redondeado

Las plantas dentro del invernadero han  funcionado muy bien. Han estado muy sanas y dada la temperatura del invernadero han necesitado y recibido más agua que en el exterior. Esto ha hecho que su crecimiento haya resultado importante.

He leído que el desarrollo de esta variedad de  moscatel negra está relacionado con el cultivo de uva en el interior de los invernaderos victorianos, en especial de la Moscatel de Hamburgo que resulta del cruce de la moscatel  blanco de Alejandría y la uva negro de Hamburgo.

Tiene su lógica entonces la buena respuesta por parte de esta variedad de uva. De momento estoy guiando el crecimiento y sujetando los sarmientos, pero para el próximo año  tendré que replantearme cómo organizar  su expansión por el invernadero y cómo las establezco, si en espaldera, o por lo alto, buscando usarlas de sombra para el desarrollo del resto, mientras ellas aprovechan el calor para crecer.©