Cuarta semana del mes de julio

Dentro de los típicos vaivenes del verano en esta semana hemos pasado de superar los 35º a oscilar por encima de los 25º. Contrastes de temperatura que le han dado un empujón a algunos cultivos y así en esta semana me he traído la primera cajita de tomates del huerto.

Temperaturas cálidas que acompañadas de agua hacen que algunos cultivos se eleven y crezcan rápido por encima de todos los demás. El agua de riego se hace imprescindible y como mínimo semanal. ©

El huerto en la semana 30.1 de 2021
El huerto en la semana 30.2 de 2021
El huerto en la semana 30.3 de 2021
El huerto en la semana 30.4 de 2021
El huerto en la semana 30.5 de 2021
El huerto en la semana 30.6 de 2021
El huerto en la semana 30.7 de 2021
El huerto en la semana 30.8 de 2021
El huerto en la semana 30.9 de 2021
El huerto en la semana 30.10 de 2021
El huerto en la semana 30.11 de 2021
El huerto en la semana 30.12 de 2021
El huerto en la semana 30.13 de 2021
El huerto en la semana 30.14 de 2021
El huerto en la semana 30.15 de 2021
El huerto en la semana 30.16 de 2021
El huerto en la semana 30.17 de 2021

La siega 2021

Este año hemos tenido trigo sembrado en el huerto, como ya os había dicho es de cultivo ecológico con el mínimo laboreo. Se sembró sobre la zona donde estaba plantada la soja el año anterior y detrás del trigo colocaremos en la tierra, patatas tardías y un par de sucos de soja tardía para ver cómo si esta también se puede dar.

Esta semana pasada hemos recogido el trigo. Lo malo de sembrar trigo en estas cantidades es que hay que hacer la siega a mano y esa siempre es una tarea laboriosa.

Para intentar reducir la cantidad de trabajo, en lo posible, decidimos no recoger toda la paja con el grano, sino segar las espigas separadamente de la paja. Con ello la tarea fue notablemente menor que en ocasiones anteriores. Tampoco la realizamos toda de una vez, sino que la fuimos realizando por partes y a lo largo de tres mañanas de la semana pasada

Así segábamos una cantidad de espigas que recogíamos en un capazo, las pisábamos para separarlas del grano, a veces con el manal y una vez separado el grano de la mayor parte de la paja, continuábamos segando.

El tercer día fue para rematar la tarea. Así terminamos de recoger espigas sueltas, lo poco que quedaba de segar del trigo y como hacía aire fuimos aventando el trigo, de modo que lo dejábamos caer desde cierta altura y el aire ayudaba a separar y limpiar la paja del grano.©

Espero que disfrutéis de la tarea que dejamos reflejada en este breve vídeo.

Un melocotón en el invernadero

Este año no es año de fruta de hueso en nuestro huerto. Todo lo de hueso se heló en la primavera y solo se salvó aquello protegido del frío dentro del invernadero. Fue el caso de algunos albaricoques y sobre todo el caso de este melocotón, que quedó cargado de frutos.

Este es un melocotón que procede del valle del Duero, en concreto de Toro. De aquellos frutales que solían tenerse en secano, alrededor y cerca de las viñas. Nos los pasó el padre de una amiga, hortelano jubilado y agricultor de toda la vida.

Es un arbolito que tenemos colocado en uno de los laterales del invernadero, motivo por el cual no ha crecido demasiado, dado que las ramas superiores están chocando con el plástico y en parte quemándose por este.

Este es el segundo año en que da fruto, aunque con más abundancia cada año que pasa. Su fruto es peludo, de piel fina, fácil de quitar cuando va maduro. Un fruto de forma levemente oblonga y picuda, forma que también adopta la cuña interior.

El color de la piel mezcla toques amarillos que progresivamente van cambiando hacia un vivo rojo, colores que también manchan la carne interior, hasta el hueso. Un hueso que se despende fácilmente de la carne.

El sabor es rico, pero para ello hay que evitar dar demasiada agua al árbol en las últimas etapas del crecimiento de sus frutos. Una búsqueda de equilibrio entre tamaño y sabor.

Tengo intención de levantar un poco los laterales del invernadero, lo que puede beneficiar el desarrollo del arbolito y por otro lado nos hemos estado preguntando sobre el nivel de rusticidad y resistencia que podría presentar si lo injertásemos en el exterior, por lo que habrá que intentar hacer esto para ver cómo resulta y en qué modo resiste el frío. ©

Tercera semana del mes de julio

Después de un breve paréntesis en que las temperaturas se moderaron, en el inicio de la semana, estas han vuelto a remontar y establecerse por encima de los 30º de máxima.

El calor se está haciendo una realidad en el huerto. Esto hace el trabajo más pesado y obliga al riego, pero por otro lado las plantas también necesitan de ese calor para acelerar los procesos de maduración y desarrollo de algunos de los cultivos.©

El huerto en la semana 29.1 de 2021
El huerto en la semana 29.2 de 2021
El huerto en la semana 29.3 de 2021
El huerto en la semana 29.4 de 2021
El huerto en la semana 29.5 de 2021
El huerto en la semana 29.6 de 2021
El huerto en la semana 29.7 de 2021
El huerto en la semana 29.8 de 2021
El huerto en la semana 29.9 de 2021
El huerto en la semana 29.10 de 2021
El huerto en la semana 29.11 de 2021
El huerto en la semana 29.12 de 2021
El huerto en la semana 29.13 de 2021
El huerto en la semana 29.14 de 2021
El huerto en la semana 29.15 de 2021
El huerto en la semana 29.16 de 2021
El huerto en la semana 29.17 de 2021
El huerto en la semana 29.18 de 2021
El huerto en la semana 29.19 de 2021
El huerto en la semana 29.20 de 2021

Construcción del gallinero: Fase II

Este verano al fin hemos puesto en funcionamiento en el huerto, el gallinero que habíamos estado montando antes del confinamiento. Todo se aplazó con la llegada de este.

Respecto a lo que os habíamos mostrado hasta aquel momento la mejora más importante fue el cubrir todo el conjunto con una lona. De este modo quedaba mucho más reforzado y aislado de los elementos.

Esta lona está montada de tal manera que queda sujeta y fija a la estructura de hierro y uno de sus laterales es fácil de apartar para poderlo retirar y acceder a la zona del ponedero. Es allí, en alto y sobre la hierba seca que les hemos colocado (el nidal), donde las gallinas nos dejan los huevos.

Me gusta el sistema del ponedero. Creo que es una idea que ha quedado bastante bien. La zona del ponedero queda separada de la zona de dormida, aunque resulta inevitable que alguna de las gallinas decida dormir en ella. De momento se mantiene separada la función y así queda limpia esta zona.

La comida y el agua van también en el interior, de modo que no se moja el pienso que se le pone, ni el agua se calienta en exceso

La lona cubre hasta la mitad de la zona exterior. Esto tiene una doble función:

. Por un lado facilita la estancia de las gallinas, tanto cuando llueve como cuando hace sol. O el poner la verdura sin que los rayos del sol la agosten enseguida.

. Refuerza, con el empleo de varas de madera exterior, el punto de unión entre las dos partes, ocultando cualquier debilidad que pudiera haber entre ellas.

Estamos atentos a las necesidad de alguna modificación, que sea susceptible de mejora. Pero las gallinas han conquistado el territorio. Picotean y revuelcan todo lo que se le echa. Se las ve felices.

Nidos con plásticos

Este año los mirlos anidaron en el jardín de casa, encima de unas matas de frambuesas. Colocaron el nido justo sobre el punto donde varias cañas de frambuesa estaban atadas a un palo que hacía de soporte.

Es el segundo año que anidan en la misma zona. Ya el año anterior hicieron lo mismo. Como sacaron adelante su nido, este año volvieron a repetir la jugada, que también les salió bien, aunque con algunos tropiezos.

El nido de este año fue el resultado de dos intentos diferentes. El primero de ellos, después de trabajar varios días, se les desmontó y cayó al suelo. En la segunda ocasión hubo más suerte o estuvo mejor hecho. La cuestión es que todo salió en esta ocasión bien. No me gusta molestar a los pájaros mientras están anidando por lo que no tengo ninguna foto sobre el nido con los polluelos.

Los mirlos hace tiempo que han volado, aunque todavía se ve a los pájaros jóvenes siendo alimentados por sus padres, o repitiendo los movimientos de estos. A los frambuesos remontantes les llegó el momento de podar las cañas viejas para que en los tallos nuevos comiencen a desarrollar su segunda cosecha del año. Había que retirar los nidos, tanto el nuevo como el viejo.

Ha sido entonces cuando me he fijado en cómo estaban hechos. Llené una bolsa de basura con todos los restos, orgánicos y no orgánicos que había en ellos: bolsas, guantes de plástico, resto de cuerdas, cordones, cintas de colores, papel de aluminio, restos de redes, hilos de plástico,… todo ello mezclado con restos orgánicos, tierra,…

Los nidos de los pájaros nos hablan de la sociedad desastre que somos. De nuestra relación enfermiza con los plásticos. Unos plásticos que han terminado eliminando las alternativas orgánicas que había a su uso, por comodidad, o por menor coste. Porque los plásticos son baratos, accesibles, disponibles, cómodos,…. y tantos y tantos adjetivos más. Lo malo es que están contaminando toda la cadena de la vida mientras cómodamente seguimos usándolos y miramos para otro lado. ©

Segunda semana del mes de julio

Instalados ya en el mes de julio y con la primera ola de calor en marcha, el huerto se encuentra todavía relativamente verde en aquellas zonas donde no llega el riego.

Este año con los chaparrones ocasionales que han ido cayendo, la necesidad del riego no ha sido hasta ahora acuciante. Pero desde ahora quizá haya que ampliar la llegada de agua hasta aquellos frutales que no la han recibido todavía.©

El huerto en la semana 28.1 de 2021
El huerto en la semana 28.2 de 2021
El huerto en la semana 28.3 de 2021
El huerto en la semana 28.4 de 2021
El huerto en la semana 28.5 de 2021
El huerto en la semana 28.6 de 2021
El huerto en la semana 28.7 de 2021
El huerto en la semana 28.8 de 2021
El huerto en la semana 28.9 de 2021
El huerto en la semana 28.10 de 2021
El huerto en la semana 28.11 de 2021
El huerto en la semana 28.12 de 2021
El huerto en la semana 28.13 de 2021
El huerto en la semana 28.14 de 2021
El huerto en la semana 28.15 de 2021
El huerto en la semana 28.16 de 2021
El huerto en la semana 28.17 de 2021
El huerto en la semana 28.18 de 2021
El huerto en la semana 28.19 de 2021

Avispa Mamut

Avispa Mamut

Es sorprendente cuando uno se encuentra con esta mega avispa en el huerto, imponen. Una avispa que tiene un tamaño, las hembras, de hasta 6 cm, frente a los 2 que pueden tener las comunes. Es entendible entonces el nombre coloquial que se les ha dado: Avispa Mamut, aunque su nombre científico es: Megascolia maculata flavifrons. Es la más grande de Europa, solo superada a nivel mundial por un avispón japonés.

Megascolia maculata flavifrons, hembra

Viendo las imágenes se aprecia el claro dimorfismo sexual que presentan estas avispas. Son las hembras netamente más grandes que los machos. Los machos tienen las antemas más grandes. En ambos casos el color predominante es el negro, con un abdomen con cuatro manchas de color amarillo intenso. Las alas son oscuras con irisaciones que cambian en función de la luz. En las hembras se percibe una careta de intenso color amarillo.

Megascolia maculata flavifrons, macho

Esta avispa se extiende por el centro y sur Europa y zonas del Próximo Oriente. Es una avispa solitaria, no hacen panales, aunque se las vea en esta época en grupos. Están en su periodo adulto, alimentándose del polen y néctar de las flores y en pleno periodo reproductivo.

Esta es una avispa parásita, vinculada en su supervivencia en una relación simbiótica con una especie de escarabajo gigante, el Escarabajo Rinoceronte: Oryctes nasicornis, cuyas larvas se desarrollan sobre la madera en descomposición. Estas larvas son parasitadas por la avispa que las paraliza y deja el huevo del que se alimentará y desarrollará la futura avispa Mamut. La presencia de las avispas aquí implica la existencia de ellos, aunque no los hayamos visto (quizá prefieran el encinar cercano).

De sus gustos en el huerto podemos decir que prefiere las flores que hay en estos momentos de la familia de las liliáceas comestibles, donde los hemos visto de forma recurrente. Visitando en sus recorridos tanto las flores de cebollas como las de los puerros.©

Cultivando amaranto

Este año tengo amaranto en el huerto. Una planta herbácea y anual, polivalente, rústica y de origen americano, que puede alcanzar un buen desarrollo en tamaño. La familia Amaranthaceae tiene numerosas variedades, pero solo tres de ellas se dedican a la producción de grano. Este es una semilla de muy pequeño tamaño pero de alto valor nutricional.

No es su primer año en el huerto, lo sembré ya el año anterior. Pero solo conseguí al final sacar adelante un par de plantas, de cuyas numerosas semillas he colocado estas que tengo aquí.

Estas semillas proceden de México, por lo que es posible que sea la variedad de Amaranthus hypochondriacus, que es originaria de ese país. Todas ellas son de hojas verdes, pues así eran las plantas que el año pasado han salido adelante, aunque inicialmente había alguna roja.

Las plantas las sembré en diversos semilleros, dado los problemas que había tenido el año anterior, pero las que mejor funcionaron fueron las colocadas en el suelo directo. Una vez que superaron cierta altura se volvieron mucho más resistentes para superar trasplantes y adaptarse al terreno.

Las he colocado en una zona baja del huerto, a pleno sol, agrupadas en tres hileras. En algunos casos he colocado plantas solas, en otros dos o 3 plantas agrupadas en cada hoya, para ver cuales funcionan mejor. Dado el crecimiento del año anterior tengo dudas sobre el tamaño que puedan alcanzar y el espacio que les he dejado. Pero iremos ajustando y viendo.

No pretendo darles demasiada agua, salvo ahora en los inicios del cultivo y durante la floración. El objetivo es sacar semillas suficientes para poder comenzar a usarlo en diversas recetas. De momento tengo que cavar las plantas, arrancando las hierbas que hay alrededor y preparar los sucos. Luego ya veremos. Iremos aprendiendo sobre la marcha.©

Primera semana del mes de Julio

Iniciamos la semana a caballo entre ambos meses, pero predominantemente de julio. En ella las temperaturas en ascenso no terminan de asentarse en el verano. A las plantas les vendrían bien temperaturas más entables y cálidas.

La humedad dejada por las lluvias ha traído un descenso nocturno de las temperaturas, lo que incrementa el contraste. De este modo las plantas más termófilas no terminan de tirar. Hemos aprovechado la menor temperatura para cavar y eliminar hierbas.©

El huerto en la semana 27.1 de 2021
El huerto en la semana 27.2 de 2021
El huerto en la semana 27.3 de 2021
El huerto en la semana 27.4 de 2021
El huerto en la semana 27.5 de 2021
El huerto en la semana 27.6 de 2021
El huerto en la semana 27.7 de 2021
El huerto en la semana 27.8 de 2021
El huerto en la semana 27.9 de 2021
El huerto en la semana 27.10 de 2021
El huerto en la semana 27.11 de 2021
El huerto en la semana 27.12 de 2021
El huerto en la semana 27.13 de 2021
El huerto en la semana 27.14 de 2021
El huerto en la semana 27.15 de 2021
El huerto en la semana 27.16 de 2021
El huerto en la semana 27.17 de 2021
El huerto en la semana 27.18 de 2021
El huerto en la semana 27.19 de 2021