Pimientos del Pico de Mendavia

Pimientos entre las alubias verdes y los boniatos

Pimientos entre las alubias verdes y los boniatos

Comenzando a coger color

Comenzando a coger color

Este es un año muy bueno para los pimientos, tanto es así que me va tocando colocar estacas que los sujeten, pues conforme van creciendo al regarlos,  la tierra cede, no soportan el peso que tienen y terminan una parte de ellas en el suelo.

De entre los diferentes tipos de pimientos los del Pico de Mendavia de origen navarro son un grupo de los mejores. Las semillas de este pimiento nos llegaron  a la huerta ya hace un par de años, pero hasta este le había ido dando prioridad a otras variedades y era de los que  casi siempre se sembraban tardíos, motivo por el cual la cosecha no solía ser tan  abundante.

Este año salio en la primera tanda de  siembras en los semilleros. Se trasplantó también pronto y  con buen abono, y agua   de forma regular. Además de que se adelantaron las siembras de los pimientos de forma general, motivos por los que  se están convirtiendo en algunas de las plantas más cargadas del huerto.

Con vigor

Con vigor

Los  de Pico de Mendavia recuerdan en su forma a los pimientos de Piquillo,  de piel resistente y brillante, pero en tamaño y porte no tienen nada que ver con ellos. Es un pimiento carnoso, de forma triangular que crece erecto en la planta sacando el pico hacia  arriba.   Como ya comienzan a colorear algunos, no tardarán mucho en  ponerse todos rojos. Este año  nuestra  técnica se ha ido  mejorando y afinando y  su crecimiento en general ha sido mejor tanto en tamaño como en la abundancia de los frutos.  Si todo sigue así se adelantará mucho la cosecha. ©

 Y por esto los llamn del  pico

Y por esto los llaman del pico

Mirada al huerto en la semana trigésimo cuarta

A lo largo de este periodo ha habido un ligero descenso de las temperaturas que en algunos días de la semana se han colocado en sus máximas  por debajo de los 30 º.  A este  descenso de las temperaturas se ha unido algo de inestabilidad ambiental y de viento, que han generado un ambiente de nubes y claros  en la segunda mitad del periodo.  No ha caído en el huerto nada de lluvia

Con esta situación el ritmo general de crecimiento ha descendido ligeramente. Hemos aprovechado esta situación para realizar algunos trasplantes. ©

Mirada al huerto en la semana 34.1

Mirada al huerto en la semana 34.1

Mirada al huerto en la semana 34.2

Mirada al huerto en la semana 34.2

Mirada al huerto en la semana 34.3

Mirada al huerto en la semana 34.3

Mirada al huerto en la semana 34.4

Mirada al huerto en la semana 34.4

Mirada al huerto en la semana 34.5

Mirada al huerto en la semana 34.5

Mirada al huerto en la semana 34.6

Mirada al huerto en la semana 34.6

Mirada al huerto en la semana 34.7

Mirada al huerto en la semana 34.7

Mirada al huerto en la semana 34.8

Mirada al huerto en la semana 34.8

Mirada al huerto en la semana 34.9

Mirada al huerto en la semana 34.9

Mirada al huerto en la semana 34.10

Mirada al huerto en la semana 34.10

Mirada al huerto en la semana 34.12

Mirada al huerto en la semana 34.12

Mirada al huerto en la semana 34.13

Mirada al huerto en la semana 34.13

Mirada al huerto en la semana 34.14

Mirada al huerto en la semana 34.14

Mirada al huerto en la semana 34.15

Mirada al huerto en la semana 34.15

Mirada al huerto en la semana 34.16

Mirada al huerto en la semana 34.16

Mirada al huerto en la semana 34.17

Mirada al huerto en la semana 34.17

Un rincón a la sombra

Vista general del estanque

Vista general del estanque

No hay mucho tiempo libre en el huerto en esta época, sobre todo en los días de calor. Entre unas cosas y otras la tarea se extiende casi hasta el infinito, nunca se acaba: regar,  quitar hierbas, volver a regar, atar los tomates, recoger  judías, regar, preparar el terreno para los cultivos de invierno,  recoger calabacines y pepinillos, atar las judías trepadoras,  poner semilleros, regar,  dar purines, poner a fermentar cebolla, tomate, ortiga, caléndula, volver a regar, sacar patatas, recoger pimientos,  poner restos vegetales para el compost,  regar,….

A la sombra

A la sombra

En medio de toda esta maraña de tareas hay un espacio en el huerto que se escapa  de tanta actividad y se deleita en el sosiego y en la calma. Un lugar donde se contempla el lento discurrir de los peces  en el agua, el vuelo de las libélulas, la apertura de la flor de los  nenúfares. Este rincón a la sombra tiene un toque de magia a ciertas horas en el huerto.

Visto desde el otro lateral

Visto desde el otro lateral

Creado en la zona sureste del estanque,  por la sombra  de un grupo de los anteriores chopos que han rebrotado allí con la presencia del agua cerca. A los que se han unido otros arbustos colocados cerca, un mimbrero, un hibisco y un peral de perucos, que ofrecen en este tiempo unos pocos  frutos maduros.

Luz y sombra en el agua

Luz y sombra en el agua

Esta zona en la mañana se convierten en el punto de mayor frescor del huerto, manteniendo esa característica hasta que el sol va volviéndose hacia el noroeste ya en la tarde. En esta zona  que tiene  unos centímetros por encima de la altura media de su entorno,  junto al frescor del agua  y el movimiento de las hojas de los chopos,   se mantiene  de forma casi interrumpida un  fluir del aire que crea ese microclima especial, que lo hace el lugar especial para el descanso, para recuperar fuerzas durante un rato. ©peces

Cultivo del pimentón

Frutos del pimentón

Frutos del pimentón

Este año hemos incorporado como cultivo a la huerta otro pimiento diferente, en concreto el que nos permitirá elaborar el pimentón.

Numerosos frutos

Numerosos frutos

La familia de Capsicum tiene en el pimentón una de las variedades más apreciadas por la gastronomía española, siendo numerosas y abundantes las recetas que  se crean utilizándolo como protagonista. Fue una de las variedades que encontraron más temprana difusión en el viejo continente, tras su llegada desde América.

Pero antes de llegar a  tener pimentón, lo primero que tenemos que hacer es  cultivar la variedad que nos permitirá poder realizar esta especia tan apreciada para la conservación y sabor de  muchos de nuestros alimentos, motivo por el  que se la  ha denominado: “el oro rojo”.

Las semillas se las debemos a Carola y vienen desde Zaragoza, un saludo para ti y un reiterarte las gracias. Su cultivo ha seguido las mismas pautas que con el resto de los pimientos  y ha traído como resultado un buen año para todas las variedades.  Comenzamos con la germinación de las semillas a mediados de enero, más temprano que otros años. Ello ha llevado a que la cosecha vaya bastante adelantada, pese a que el año fuese en muchos cultivos con retraso.

Hilera d eplantas

Hilera de plantas

Colocadas las plántulas dentro del invernadero, fuero plantadas en tierra para semilleros, con un tercio de humus. Cuando llegó el buen tiempo se trasladaron al exterior. Desde entonces, riegos regulares han permitido  una muy buena cosecha, con frutos abundantes y plantas muy sanas.

Las plantas del pimentón ofrecen un fruto muy parecido en sus formas a las guindillas, delgado y alargados, posiblemente porque esto favorezca el que las plantas se puedan secar con facilidad, sin tejidos cargados de humedad que ayuden a desarrollar podredumbres.

...

Ricos y tiernos frutos

Estos frutos ahora todavía están verdes, pero no tardando mucho comenzarán a colorear, cuando lo consigan totalmente pondremos las plantas a secar, y nos dedicaremos a la búsqueda del oro rojo, pero eso ya os lo contaré en otra entrada. ©

Mirada al huerto en la semana trigésimo tercera

A lo largo de la semana las temperaturas han ido descendiendo en la zona,  tanto las diurnas como las nocturnas. Con una amplitud  diaria que en algunos casos ha superado los 15º.  Este refrescar también se ha notado en el huerto, donde el crecimiento  de las plantas se ha hecho un poco más lento.

El descenso de las temperaturas ha afectado a la evapotranspiración permitiendo que el riego se alargue un poco más, pero no mucho más debido a la acción del viento que también se ha mantenido  en este periodo.©

Mirada al huerto en la semana 33.1

Mirada al huerto en la semana 33.1

Mirada al huerto en la semana 33.2

Mirada al huerto en la semana 33.2

Mirada al huerto en la semana 33.3

Mirada al huerto en la semana 33.3

Mirada al huerto en la semana 33.4

Mirada al huerto en la semana 33.4

Mirada al huerto en la semana 33.5

Mirada al huerto en la semana 33.5

Mirada al huerto en la semana 33.6

Mirada al huerto en la semana 33.6

Mirada al huerto en la semana 33.7

Mirada al huerto en la semana 33.7

Mirada al huerto en la semana 33.8

Mirada al huerto en la semana 33.8

Mirada al huerto en la semana 33.9

Mirada al huerto en la semana 33.9

Mirada al huerto en la semana 33.10

Mirada al huerto en la semana 33.10

33.11

Mirada al huerto en la semana 33.11

Mirada al huerto en la semana 33.12

Mirada al huerto en la semana 33.12

Mirada al huerto en la semana 33.13

Mirada al huerto en la semana 33.13

Mirada al huerto en la semana 33.14

Mirada al huerto en la semana 33.14

Mirada al huerto en la semana 33.15

Mirada al huerto en la semana 33.15

Mirada al huerto en la semana 33.16

Mirada al huerto en la semana 33.16

Berenjenas blancas

Listas para la cocina

Listas para la cocina

Este año tenemos una buena cosecha de uno de los manjares de la naturaleza, las berenjenas blancas. Es un tipo de berenjena que apenas ha tenido un cultivo intensivo y que casi ha estado a punto de desaparecer.  Es de menor producción y  quizá más sensible en su cultivo, pero  que actualmente está siendo buscada e  introducida tanto en los mercados como  en restauración.

Y se ven las espinas

Rústicas en sus formas

De las primeras en crecer

De las primeras en crecer

Las semillas de las que cultivo me las ha mandado Paco de La huerta de los Robles y deben proceder de la zona de Barcelona. Ya es el segundo año que llevo con ellas y me ha costado cogerles el truco, hasta que al fin  creo haberlo conseguido. La meseta castellana puede ser dura para este cultivo que requiere mucho calor.

Para conseguir tener la producción temprana en esta zona meseteña resulta imprescindible adelantar la siembra de los cultivos, que viene coincidiendo en  las  mismas fechas que la de los pimientos. Requiere mantener el calor para que las plántulas crezcan  fuertes y trasladarlas al exterior cuando ya no haya riesgos de heladas.

Es un cultivo que gusta como el resto de las solanáceas de una buena dosis de nutrientes ricos en nitrógeno, en nuestro caso el humus, así como algo de potasa. Parece irles bien sobre todo en la época de cuajado de los frutos. Pero tiene cierta sensibilidad hacia los suelos pesados, aunque se desarrolle en ellos. Hay que vigilar la posible aparición  de hongos en raíces y hojas. Al retirar los frutos hay que emplear unas tijeras, y tener cuidado  de dañar estos, pues se deterioran pronto si   sucede. Tiene   espinas en el pedúnculo que pueden darnos una desagradable sorpresa.

Y se ven las espinas

Y se ven las espinas

Con todo ya llevamos todo el mes de agosto comiendo berenjenas y le estamos cogiendo el placer, con su carne tierna y dulzona, nada que ver con sus parientes de piel amoratada y negruzca, que resultan ásperas en su amargor. Hasta ahora aunque cultivaba berenjenas, era más por el reto que por el gusto. Nunca terminábamos por encontrar el golpe  del sabor ni un volumen adecuado de produzción, pero con esta variedad es  algo totalmente distinto, la berenjena blanca es un placer. Estoy   realizando todo tipo de experimentos culinarios con ella.  Ya os contaré si coincide. ©

Mano a mano en la mesa

Mano a mano en la mesa

Ajos de España

Cabeza de ajos

Cabeza de ajos

Somos un país en el que nos gusta el ajo. Nuestras comidas llevan esa impronta de olor y  sabor, e incluso en la literatura que crea nuestra leyenda cultural aparece como uno de nuestros rasgos de estilo característicos, pero qué hay de especial en nuestros ajos para que esto sea así.

Si por casualidad habéis adquirido esos ajos chinos de sabores terrosos y suaves, sin duda veis la diferencia y quizá también  os habéis preguntado qué hace que los ajos de España estén tan llenos de sabor.

Riestras de ajos listas para guardar

Ristras de ajos listas para guardar

Uno de los puntos esenciales para el cultivo del olor y sabor de nuestros ajos es que  mejoran con el contrastes de las temperaturas y si el ajo es criado en climas de inviernos fríos adquiere un sabor más picante.

Este es uno de los motivos por el que  resultan especialmente buenos los ajos del interior peninsular. Una península de elevada altitud en su zona central, que además cuenta con una fuerte continentalidad, lo que hace que desciendan las temperaturas de invierno y  mientras que en verano  puedan elevarse estas. Ello hace  especiales los ajos de España dotándoles de un especial carácter  y sabor.

Pero  no es el único elemento. En la tradición cultural gastronómica  española hemos ido  creando con su cultivo variedades diferentes de ajos de gran poder y sabor. ¿Cuántos son  los  tipos  y variedades de ajos que  hay en España? Esto es difícil de saber para mi,  lo más que he encontrado  sobre  ello  es esto con información genérica sobre los tipos de ajo, pero si  deseáis colaborar podemos ir creando una lista con los tipos de ajos especiales que quizá conozcáis a nivel local:

  • Ajo morado de cuello duro
  • Ajo blanco
  • Ajos de las Pedroñeras
  • Ajos morados de Cachopo
  • Ajos blancos de Chinchón
  • Ajo elefante
  • ….Id añadiendo  y los voy incorporando. ©