Nuestras primeras cajas nido

Caja nido, modelo buzón en lo alto de los fresnos

Caja nido, modelo buzón en lo alto de los fresnos

Este invierno mi hijo ha estado construyendo algunas cajas nido con la intención de colocarlas en los fresnos que hay en la zona inferior de la finca, junto al canal de desagüe.

Construyendo la casa buzón

Construyendo la casa buzón

El objetivo de estas cajas nido es ofrecer protección a algunos pájaros con la intención de aumentar el número de los que paran en nuestra zona. Es una zona relativamente carente de grandes árboles y salvo por las zarzas que hay junto a los fresnos no cuentan con muchas zonas donde anidar y que les sirvan de protección, por lo que pensamos  que las cajas serán pronto ocupadas.

Dando cera en el exterior de la caja nido

Dando cera en el exterior de la caja nido

Son muchas las especies de pájaros que gustan nidificar en el interior de troncos:  Carboneros, Herrerillos, Gorriones, Estorninos, Lavanderas,  Molineras, Autillos, Abubillas, …. Dado que los troncos huecos  son escasos en la zona donde está el huerto, con estas cajas nidos intentamos atraer a esas especies, aunque también es cierto que pueden ser ocupadas por otras, mucho más adaptadoras e incluso por algún mamífero. Pero ya veremos que es lo que termina nidificando en ellas.

Secándose la cera

Secándose la cera

En lo alto de la escalera para sujetarla en el cruce de las ramas

En lo alto de la escalera para sujetarla en el cruce de las ramas

Para realizarlas hemos empleado  madera. Hemos construido de dos tipos:  Con el modelo de buzón, de 0,35 m de alto por 0,15 m de ancho y 0,13 m de fondo y de  modelo de frontal abierto, de 0,30 m por 0,17m  de ancho y  0,17 m de fondo. Al finalizarlas les hemos dado cera  de abeja, disuelta en aguarrás, para protegerlas y que duren más tiempo.

Luego  nos hemos llevado la escalera y, tras limpiar el tronco  de ramas que  pudieran facilitar el acceso a depredadores, las hemos colocado  en lo más alto que hemos podido alcanzar de un par de fresnos del margen este de la finca.

Con unos cables hemos sujeto las argollas laterales de las cajas a los troncos, luego hemos puesto unos palos entre las cajas y los troncos, para que no se dañe la corteza  de cada árbol.

Atando las cajas

Atando las cajas

Ahora habrá que ver que se anima a criar en ellas. Estaremos atentos, pero sin dar demasiado la lata. ©

 

Quesada castellana

Recién salida del horno

Quesada recién salida del horno

Gallina castellana

Gallina castellana

Uno de los recursos  más interesantes de un huerto ecológico es el poder tener unas gallinas y el  alimentarlas de forma lo más ecológica posible. En esta época las gallinas no siempre se encuentran en su mejor momento, pero una alimentación  rica en proteínas asegura que ellas sigan poniendo.

Además de ello es bueno que cuenten siempre con verdura fresca,  agua limpia y conchilla, de esa manera caen menos en la posibilidad de que se coman los huevos. Es también interesante que no estén demasiado encerradas. Se  suelen mantener más sanas y  con ello son mucho más rentables.

Requesón de oveja

Requesón de oveja

Además en esta zona donde los rebaños de ovejas son frecuentes siempre se puede encontrar la posibilidad de conseguir unos litros de leche fresca de oveja. Uno calienta la leche  hasta una temperatura de 70 º y luego deja que la temperatura descienda  hasta alcanzar en 35-40 º,  añade un poco de cuajo   y deja la mezcla reposar. Al cuajarse, se debe cortar, de modo que se separe el suero  de la cuajada, pasando luego todo ello por un colador y dejando la masa  grumosa al perder el líquido, lista para usar.

Azúcar y ghee

Azúcar y ghee

Nosotros hemos empleado una receta que circula por Internet con los siguientes cantidades, adaptando sus ingredientes:

3 Huevos.
500 gr. de requesón  de oveja
50 gr. de harina de trigo
50 gr. de ghee o mantequilla clarificada
125 gr. de azúcar
Un poco de canela en polvo

Se incorporan los huevos y se baten

Se incorporan los huevos y se baten

Se le añade la harina

Se le añade la harina

Batimos  el azúcar y el ghee hasta ponerlo espumoso. Una vez bien batido incorporamos los huevos y volvemos a batir.  Cernimos la harina y mezclamos suavemente con una espátula.
Trituramos el requesón con un tenedor y lo incorporamos a la mezcla anterior, junto con la canela. Mezclaremos  sin batir, aunque queden algunos trocitos de requesón.

... y el requesón de oveja

… y el requesón de oveja

Se echa en el molde

Se echa en el molde

Se unta el molde con mantequilla y se echa un poco de harina. Se vierte en el molde redondo la masa. Se precalienta el horno  a 200º, y luego se  baja la temperatura del horno a  unos 170º y se mantiene dentro del horno entre 40-50 minutos, hasta que la masa está dorada. Se puede comer fría o templada, en ambos casos está deliciosa. ©

¡Estaba deliciosa!

¡Estaba deliciosa!

Semana octava del 2015

Asistimos a lo largo de la semana a un cierto estancamiento de las condiciones meteorológicas, pues en esta semana se han tendido a repetir las circunstancias de la anterior. Temperaturas bajas en la noche, cielos despejados durante el día, intermitentes con nubes y claros y vientos recurrentes que al estar rodeados de nieve por todas las cumbres de alrededor nos traen aire  muy frío.

El viento y la helada han disminuido la humedad del suelo y la tierra ya ha estado en condiciones de poder ser arada, por lo que a lo largo de  la semana hemos ido trabajando en ello. Se han podido sembrar algunos guisantes,  entremozos, espinacas, plantar unas cebollas, trasplantar algo de manzanilla, … ©

Mirada  al huerto 8.1

Mirada al huerto 8.1

Mirada  al huerto 8.2

Mirada al huerto 8.2

Mirada  al huerto 8.3

Mirada al huerto 8.3

Mirada  al huerto 8.4

Mirada al huerto 8.4

Mirada  al huerto 8.6

Mirada al huerto 8.6

Mirada  al huerto 8.6

Mirada al huerto 8.6

Mirada  al huerto 8.7

Mirada al huerto 8.7

Mirada  al huerto 8.8

Mirada al huerto 8.8

Mirada  al huerto 8.9

Mirada al huerto 8.9

Mirada  al huerto 8.

Mirada al huerto 8.10

Mirada  al huerto 8.11

Mirada al huerto 8.11

Mirada  al huerto 8.12

Mirada al huerto 8.12

Los primeros libros

Seymour: El horticultor autosuficiente y la vida en el campo

Seymour: La vida en el campo y el horticultor autosuficiente

Los primeros libros casi siempre son experiencias emocionantes que uno conserva a lo largo de toda su vida. Así sucedió con estos  dos de John Seymour, obras  clásicas en este campo: La vida en el campo y el horticultor autosuficiente, de la editorial Blume,  comprados  en 1986.  Con ellos pasé muchas horas  de mi juventud y me han ido  acompañando a lo largo de mi madurez.

No hay fotografías, los buenos dibujos...

No hay fotografías, los buenos dibujos…

Estos libros  fueron sumando  conocimientos y alimentando sueños, en una época en que el contacto directo con la tierra era escaso, todo lo más en los tiestos del balcón.

La formación es siempre  importante sea cual sea el campo de conocimiento que uno desee, pero una de las principales cualidades de ambos libros es el modo en que alimentan los sueños, no solo en el pasado sino de vez en cuando todavía en el presente.

 ... los hacen aún más atractivos

… los hacen aún más atractivos

Técnicas de espaldera

Técnicas de espaldera

Aunque ciertos aspectos del libro se reiteran, en conjunto nos ofrecen una visión de la vida en el campo, con  las diferentes tareas que se deben desarrollar para poder llegar   alcanzar la autonomía alimentaria. En los libros conocemos sobre ph de la tierra,  las herramientas,  los cultivos de las diferentes estaciones,  los modos de trabajar el suelo,   las técnicas para el cultivo de los diferentes productos, la cría de animales, … desde el almacenaje al procesado  de los alimentos, …

Son libros que siguen difundiendo ideas  en uso. Libros que de vez en cuando uno recorre redescubriendo buenos consejos. Libros   en los que uno puede encontrar  sugerencias  que se dicen hoy en día novedosas, pero ya presentes en ellos. Tendencias en  múltiples campos que van  desde la creación de bancales  al cuidado ecológico de los cultivos. Sobre respeto al medio ambiente o recetas para la  elaboración del pan, …

Levantando bancales

Levantando bancales

Libros que han envejecido con uno, amarilleando y dobladas ya sus hojas en las esquinas, pero buenos libros todavía en uso, después de haberlos usado durante casi treinta años.

Libros plenamente recomendables, que no siempre son fáciles de comprar, pero que si deseas hacerte con ellos,  se pueden encontrar todavía en el mercado  como ediciones posteriores. ©

Guía práctica ilustrada. Horticultor autosuficiente (Guía práctica ilustrada para la vida en el campo)
Guía práctica ilustrada. Vida en el campo (Guia Practica Ilustrada)
O juntos ambos en uno:Guía práctica ilustrada. Vida campo y horticultor autosuficiente
e incluso  una variación sobre el tema: Guía práctica de la vida autosuficiente: Un clásico para realistas y soñadores

Cultivando la Biodiversidad

Semillas varias

Semillas varias

Biodiversidad es una palabra clave, imprescindible a considerar en la agricultura actual. No porque sea la biodiversidad muy abundante y rica en las plantas orientadas a la alimentación, sino precisamente por lo contrario, porque tal y como está  planteada la producción hoy en día tendemos a limitarnos a aquellas especies que resultan especialmente productivas, dejando de lado otras, con sus peculiaridades.

Pimientos de asar

Pimientos de asar

Tendemos a tener en el huerto una variedad de semillas del tipo de cultivo  que  consumimos, limitándonos en nuestra producción  a especies en ocasiones híbridas, con lo que la base genética todavía es menor.

El tema de la necesidad de preservar la biodiversidad genética y la importancia que esta puede tener  para la humanidad es un tema conocido, y abordado a nivel de grandes instituciones. Proyectos  de protección  y conservación de semillas como el de Noruega en las islas Svalbard, resultan  un foco de esperanza, para un futuro que se plantea imprevisible, sin poder valorar  el impacto que  sobre el genoma vegetal  puedan tener fenómenos como el cambio climático o la evolución de los trasgénicos, o la incidencia de los plaguicidas a medio o largo plazo, o incluso la misma conservación  de semillas en bancos  ajenos para el  agricultor.

La cosecha del varano...

La cosecha del varano…

El tema tiene la suficiente importancia, como para que  todos debamos ser artífices en este proyecto en la medida de nuestras posibilidades. En  qué medida nuestro papel pueda ser esencial, solo el futuro lo puede determinar. Participar en el intercambio de semillas, y en la conservación de lo diferente es clave. Si cada uno de nosotros conserva algo diferente, la suma total de lo diferente puede ser muy amplia.

Sale de las variedades de semillas recogidas el año anterior

…sale de las variedades de semillas recogidas el año anterior

Este objetivo se debe  trabajar especialmente  en esta época en  que se comienza a preparar los semilleros. A lo largo del otoño e invierno he ido adquiriendo e intercambiando semillas nuevas.  Desde ahora  y a lo largo de la primavera y el verano las iré colocando en tierra, procurando tener más de un tipo de cada cultivo. Introduciendo variedades distintas a las estrictamente comerciales. Procurando mantener las peculiaridades  de cada una de ellas, … Un granito de arena para la conservación de los genomas, cierto, pero cada granito  suma.  En este enlace  puedes saber más sobre el tema. ©

Conchas para el huerto

En especial mejillones

En especial mejillones

Con un terreno arcilloso como es el nuestro, uno de los elementos de casa que siempre recogemos para el huerto son las conchas de los moluscos que pasan por la cocina: Caracoles, navajas, almejas, restos de crustáceos, mejillones, …  Estas conchas y caparazones están compuestas fundamentalmente por carbonato cálcico, aunque también llevan: nitrógeno, fósforo, potasio, azufre y magnesio.

Machacando las conchas

Machacando las conchas

Se van echando

Se van echando sobre el suelo

Recogidos los restos de la cocina, lo que hacemos al llevarlos al huerto es machacarlos un poco empleando  una maceta y un bloque de cemento a modo de mortero, no es necesario dejarlos muy molidos, luego el mismo terreno y las labores mecánicas terminan rompiéndolos aún más.

Ya molidos  los echamos sobre el  terreno, donde al trabajar la tierra se mezclaran con esta. Allí cumplen una múltiple tarea:

  • Por un lado, su caracter calcáreo ayuda a elevar el ph del suelo, lo que viene bien para algunos tipos de cultivo y no está de más en un terreno arcilloso.
  • Es un aporte que no se diluye rápidamente con el agua, sino que se va liberando lentamente, conforme se va erosionando y fragmentando en el huerto.
  • Finalmente,  en ese proceso de fragmentación, se mezclan con la tierra y  ayudan a mantener el suelo más suelto y sin que se apelotone, libre de en las típicas bolas de arcillas, que puede llegar a crear.

No hay peligro de pasarse, pues por muchos mejillones que se coman en casa, el terreno los asimila perfectamente todos ellos. Son tan interesantes que han sido   objeto de investigación por las ventajas que su uso puede aportar al terreno: Para saber más sobre los usos de las conchas de mejillones. ©

Séptima semana del año 2015

Semana de temperaturas en general frías, pero intermitentes en relación al viento, pues cuando este soplaba la sensación de frío se hacía mayor.  Hacia el final de la semana las temperaturas se han suavizado un poco, manteniéndose los cielos nublados.

Ha chispeado en alguna ocasión, pero en general no ha habido precipitaciones. La tierra se ha secado un poco respecto a la semana anterior por la acción de las heladas. ©

Mirada al huerto 7.1

Mirada al huerto 7.1

Mirada al huerto 7.2

Mirada al huerto 7.2

Mirada al huerto 7.3

Mirada al huerto 7.3

Mirada al huerto 7.4

Mirada al huerto 7.4

Mirada al huerto 7.5

Mirada al huerto 7.5

Mirada al huerto 7.6

Mirada al huerto 7.6

Mirada al huerto 7.7

Mirada al huerto 7.7

Mirada al huerto 7.8

Mirada al huerto 7.8

Mirada al huerto 7.9

Mirada al huerto 7.9

Mirada al huerto 7.10

Mirada al huerto 7.10

Mirada al huerto 7.11

Mirada al huerto 7.11

Mirada al huerto 7.12

Mirada al huerto 7.12