Archivo de la categoría: Cultivo de Flores

Tipos de Hemerocallis

Macizo de Hemerocallis

Flores de color naranja

…con largos tallos

A lo largo de cada día de esta semana y la pasada han estado los Hemerocallis en flor en el huerto.  Es un tipo de lirio de los que se llaman de día, pues se abre al amanecer y su flor se mantiene abierta a lo largo del día, concluyendo su actividad al atardecer, siendo sustituida al día siguiente por una flor nueva. Pero las flores son abundantes por lo que parece que se mantuvieran abiertas durante un mayor  periodo de tiempo.

Son plantas que una vez asentadas en el huerto mantienen su rizoma incluso en condiciones duras de humedad y calor, de hecho  a la mayoría de los Hemerocallis que hay en el huerto apenas les miramos, pero ellas siguen cada año con su carga de flores.

Hermosa flor

Floración generosa

En otra zona del huerto

El más antiguo de todos ellos lleva ya un buen número de año asentado, es el Hemerocallis fulva. Esto le ha permitido crear un macizo de plantas densas con numerosas flores, de hecho cada tallo tiene de 6 a 10. Tiene la ventaja de que esta cerca de la valla, junto a la canaleta de riego, en una zona que queda ligeramente bajo el terreno, por lo que cuando riegan los vecinos suele recibir su parte de agua. Ello la ha dotado de un  gran vigor.

Hemerocallis Stella de oro

Hay  Hemerocallis en otras dos partes más del huerto, pero en su caso tienen menor desarrollo.

Más tarde llegó el Hemerocallis amarillo o Hemerocallis Stella de oro. Su crecimiento es más lento que el del anterior y la planta ha alcanzado menor tamaño, pero también es cierto que lleva mucho menos tiempo en el huerto, pues este es su tercer año. Espero que con el tiempo alcance la relevancia del primero. ©

Flor del Hemerocallis dorado

Está llegando la primavera al huerto

Narcisos de tépalos más claros

Dado que llevamos el registro semanal de como cambia nuestro huerto  es fácil comprobar  que este es uno de los años en que más se ha adelantado la llegada de la primavera o lo ha hecho hasta ahora.

Narcisos Jonquilla

Las señales se hacen evidentes. El primer síntoma del despertar primaveral lo marcan los narcisos que  sacan sus tallos e inmediatamente comienzan a sacar sus flores.  Van engordando sus capullos y comienzan a abrirlos. Los más tempranos este año no han sido los clásicos narcisos trompeta amarillos como otros años, sino su variante de tépalos  blancos y corona amarilla. También lo han hecho los Narcisos Jonquilla. Acompañándolos van los Iris reticulata y las Anémonas de jardín.

Narcisos de corona doble menos abiertos que los anteriores

Iris reticulata

Flores del Albérchigo

Pero las flores no son  único síntoma. Este año la evolución vegetativa de los frutales  va también temprana. Así el estado fenológico  de los perales va muy avanzado comenzando alguno de ellos  a engrosar  los capullos para pronto abrir sus flores.

Yemas abriendo de peral

Ramas bajas

Yemas de melocotonero

También marcan fecha los  albérchigos  que se encuentran ya con los capullos engrosados y abriendo algunas de sus flores. En su caso casi todos van muy parejos en floración. Por su parte los almendros van un poco más retrasados que los de la zona en general, con todo  ya están a punto de abrirse tanto las flores del  almendro más antiguo, como las yemas que comienzan a hincharse en los injertos  nuevos. Los melocotoneros les siguen detrás.

La subida de temperaturas que se anuncia para estos próximos días  concluirá en el huerto con esta realidad. Así que aunque cronológicamente la primavera no ha llegado si que lo ha hecho  climatológicamente hablando, iniciándose  con intensidad el despertar de  la primavera en el huerto.©

Capullos de almendro

 

Trasplante de azucena blanca a finales del invierno

Bajo el manzano

Bajo el manzano

Aunque la mejor época para el trasplante de la azucena blanca es el verano, cuando está dentro de su descanso  vegetativo, este año he tenido necesidad de trasplantar las que tenía bajo el manzano de Golden, dado que este necesitaba de un buen abonado en esa zona, y para ello lo mejor era quitar lo que había bajo el árbol.

Esta fase de final del invierno tiene en ocasiones periodos estables en los que es posible realizar con calma este tipo de actividades. Hemos coincidido con uno de ellos. En ellos la temperatura suave no daña demasiado las raíces y  el calor del sol no resulta excesivo.

Sacando los bulbos de azucena blanca

Sacando los bulbos de azucena blanca

Nuestra intención al realizar el traslado era la de mover lo menos posible los bulbos de las azucenas, retirándolos de esta posición y colocándoles en la otra, en uno de los  caballones de  entrada a la zona del huerto.

La tierra estaba en un buen momento, pues al haber llovido en las semanas anteriores  tenía el nivel de flexibilidad que le permite adaptarse a las raíces y acompañarlas,  cuando metí la laya bajo ellas al arrancarlas. El traslado se fue realizando agrupado las plantas conforme los bulbos se fueron levantando del suelo.

Colocados en su posición definitiva

Colocados en su posición definitiva

Aproveche la ocasión para poner  en el sustrato algo de compost, para que lo haga más nutritivo y menos pesado de lo que el suelo de arcilla puede ser de modo habitual, así como humus.

La mecánica del trasplante,  la de siempre:  Colocarlas en el suelo, cubrirlas primero  con tierra y  luego con algo de mantillo  para taparlas, dado que el frío en estas fechas puede retornar sin avisar y están más sensibles por el trasplante. Luego algo de agua para eliminar las posibles bolsas de aire.

Los días posteriores han venido nublados, con menor temperatura  y  algo de lluvia, lo que les ha sentado bien a las azucenas en su nueva posición y no parecen haber notado el cambio.©

Nuestra cosecha de azafrán

Cosecha de flores

Cosecha de flores

Flores bajo la lluvia

Flores bajo la lluvia

A lo largo de las tres últimas semanas hemos estado recogiendo la cosecha de  azafrán (Crocus sativus) en el huerto.  Ha sido una cosecha que ha ido tardía. En gran medida porque me despisté  en ponerlos en tierra y por otro lado hasta que no llegaron las lluvias los cormos  del azafrán no presentaron un especial interés en florecer, cosa que han hecho de forma rápida posteriormente.

La flor del azafrán sufre bastante con el agua, razón  por la que, que no haya habido mucha lluvia, nos ha facilitado una cosecha  de primera calidad.

La  siembra del azafrán este año la dispuse de forma distinta a la pasada. En tres hileras  con cormos relativamente juntos entre si, con el terreno abonado con algo de humus y aporte de carbonato cálcico. El año pasado  se desarrollaron bien con cuidados similares, pero luego se pudieron por el exceso de lluvia algunas cebollas.  Este año pretendo estar más atenta a su evolución y en cuanto se mustien las hojas de la planta  retirarlos  del terreno.

Hebras de azafrán

Hebras de azafrán

La cosecha del azafrán se realiza flor a flor, cortando estas. Recogidas en su momento óptimo de apertura, en la mañana. Al llegar a casa  se procesa cada  flor. Para ello se abren a mano  los pétalos retirando dos de ellos y se extraen los tres  largos estigmas, que se denominan hebras y  que se ponen a secar.

Flor sin estigmas

Flor sin estigmas

Para hacerlo nosotros los hemos dejado en pequeños montones sobre una hoja de papel, al aire libre y a la sombra. Al finalizar el proceso de secado conviene conservarlos en un lugar sin humedad y antes de usarlo para conseguir mejor color y sabor tostarlo brevemente  antes  de usarlo.©

Un buen día de cosecha

Un buen día de cosecha

Flores en torno al estanque: rosas, iris , calas,…

Acoro bastardo en flor

Acoro bastardo en flor

El estanque es día tras día una fuente de placer en el huerto. Al mantener  la tierra un nivel de humedad más alto, muchas plantas adquieren a su alrededor  el momento de mayor esplendor. En estos momentos son las rosas las que se encuentran en esa situación.

Muchas rosas

Muchas rosas, …

Rosas de olor junto a las Brodiaea Queen Fabiola

Rosas de olor junto a las Brodiaea Queen Fabiola

Kniphofia uvaria

Kniphofia uvaria

Rosas rojas, rosa, fucsia, … que aprovechando la fortaleza que la humedad de la tierra les aporta están creciendo con fuerza y alegría. Solo dejaros algunas imágenes, pero no son las únicas, antes que ellas  el acoro bastardo lo ha hecho intensamente, pese a que he eliminado más de la mitad de la mata.

Más del triple ha crecido este año la Kniphofia uvaria, que ha sacado sus erguidas flores dando color al estanque durante muchos días con su abundante floración.

También las Calas están en flor. Las blancas lo hacen desde hace tiempo y las de colores comienzan a abrirse ahora.  Es un buen momento para disfrutar de ellas, aunque algunas flores dada la intensidad del calor, tendrán una belleza efímera.

Calas de colores

Calas de colores

en diferentes tonos de amarillo

en diferentes tonos de amarillo

Calas blancas

Calas blancas

Quizá os preguntéis si compensa, si merece la pena dedicar tiempo y atención  a esta belleza evanescente, pero esta es una afirmación categórica: lo hace.  Sin mencionar todas sus utilidades prácticas que en muchos casos las hay. Las flores del huerto convierten este espacio en una zona suntuosa,  en un premio para los sentidos. Solo el mero  hecho de poder contemplar tanta  belleza, merece  la pena.©

Rosas rosa

Rosas rosa

Rudbeckia en el huerto

Colores intensos

Colores intensos

Cono cubiertos con ninúsculas florecillas

Cono cubiertos con minúsculas florecillas

Este año ha sido el primero que hemos tenido Rudbeckia  en el huerto. Una planta fuerte, de aspecto rústico y con unas sorprendentes y alegres flores que han estado sacando capullos a lo largo de todo el verano y  otoño, hasta  ahora prácticamente.

Vista desde arriba

Vista desde arriba

Es una planta herbácea, en su origen  nativa de Estados Unidos, donde prolifera de forma natural y donde la mayoría de variedades se comportan como una plantas perennes. Pertenece a la familia de las Asteráceas y como ellas organiza las flores en inflorescencias similares a las margaritas.  Sus  flores son relativamente grandes, con un cono central, que se resalta,  de un tono oscuro, amarronado, casi negro y los pétalos de un intenso amarillo anaranjado dispuestos todos a su alrededor.

Aire indómito

Aire indómito

Vitalidad y buen crecimiento

Vitalidad y buen crecimiento

Las plantas  han tenido una altura como de 50 cm, con una floración abundante y recurrente, que ha estado produciendo semillas de forma ininterrumpida hasta ahora. Si se van retirando las semillas, la floración resulta más abundante.

Las plantas son bastante rústicas, un tanto pilosas, similares en su forma a otras Asteráceas naturales de la zona, razón por la cual   el año anterior se las confundió con estas y las arrancamos como “malas hierbas”.

Gusta de una posición a pleno sol, y es bastante resistente. Crece más con una provisión regular de agua, aunque soporta la sequía e incluso medra en ella, si el suelo no es muy poroso.

Junto al agua

Junto al agua

Las plantas del año en curso están de momento bien. La intención es de conservarlas y ver si sobreviven al invierno. De todas formas su fácil reproducción por semillas, nos permitirá en la próxima primavera aumentar la cantidad de  plantas que llenen de color nuestro huerto. ©

Té de crisantemos

Recogiendo flores

Recogiendo flores

Crisantemos en rosa

Crisantemos en rosa

A lo largo del Otoño los crisantemos han tenido un buen crecimiento y desarrollo. Han llenado el huerto  con toda  la alegría y esplendor de sus colores, en un momento en que la luz  solar  se acorta cada día.

...con pétalos diferentes

…con pétalos diferentes

Ahora que han llegado las heladas estamos acabando ya  su temporada y no quería dejarlo  pasar sin comentaros una información sobre ellos de la que me enteré  hace poco. Esto es que el crisantemo no solo es una bella flor, sino que bien utilizado  como un té se convierte en  una auténtica panacea  de salud, sobre todo  cuando estamos en el periodo otoñal, con sus gripes y resfriados.

Blanco expectacular

Blanco espectacular

y amarillo intenso

y amarillo intenso

Empleado desde la antigüedad en el extremo oriente,  el té de crisantemo  se ha empleado como una de las cuatro plantas más nobles de la medicina tradicional china.  En esta se emplea para medicina interna, para tratar tanto  problemas cardiovasculares, problemas de tensión arterial, como problemas oculares, sarpullidos, antibacteriano, con efecto antibiótico, problemas de tensión nerviosa, … Os dejo aquí una serie de enlaces a cada cual más interesante sobre su uso: Enlace y en este otro enlace, uno nuevootro y uno más.

Rojos atenuados

Rojos atenuados

Estos artículos han despertado mi curiosidad por las flores, que de hecho son comestibles, por lo que decidí recolectar y secar una tanda de ellas para probarlas. Aquí hay que tener en cuenta que la familia de las compuestas a la que pertenecen puede provocar una reacción alérgica dependiendo de personas, por lo que hay que ir con cuidado  y probar poca cantidad, antes de usar despreocupadamente.

Naranja vibrante

Naranja vibrante

En el huerto hay un montón de crisantemos diferentes. Dicen que los crisantemos empleados suelen ser el chrysanthemum indicum y el morifolium (pienso que los que hay en el huerto corresponden a estos tipos). Se recomienda en especial el uso de los de flores blancas y amarillas, por lo que he recogido de estas flores y las he metido en la secadora. Pero también  he incluido de algunos otros de colores, por comparar posibilidades. Ya os contaré sobre cómo ha ido su uso.©

Todos ellos alegrando el huerto

Todos ellos alegrando el huerto