Archivo de la categoría: Cultivo de Flores

Recogiendo bulbos de gladiolos

Tarde de trabajp

Tarde de trabajo

Durante esta Navidad he podido realizar una tarea que tenía pendiente en el huerto: La recolección de la mayoría de los bulbos de los gladiolos.

...en la que llegó pronto la noche

…en la que llegó pronto la noche

A ras del suelo al arrancarlos

A ras del suelo al arrancarlos

Los gladiolos son uno de los tipos de cormos que pueden conservarse en tierra, de un año para otro, sin necesidad de retirarlos del suelo, siempre que no haga demasiado frío o que estén un poco protegidos de la helada.  Pero en un año tan húmedo como este puede ser conveniente retirarlos del terreno, más cuando tenemos pensado en cambiarlos de lugar.

Cormos secandose al sol

Cormos secándose al sol

Agarrados al cormo,  entre el  nuevo y el anterior

Agarrados al cormo, entre el nuevo  y el anterior

Aproveché para sacarlos uno de los últimos días de nieblas, después de escuchar que el tiempo iba a cambiar, con ello se movió la atmósfera y las nieblas nos abandonaron ello me ha permitido poder poner a secar a la luz del sol los cormos arrancados, hasta conseguir que se puedan guardar, ya secos, cuando el terreno en la primavera esté listo para  volverlos a sembrar.

Los numerosos bulbitos nos permitiran multiplicar  las plantas

Los numerosos bulbitos nos permitirán multiplicar las plantas

Al recogerlos no solo sacamos los bulbos grandes, sino también todos los hijuelos que han desarrollado, que nos servirán para intentar reproducirlos y aumentar el número de los mismos.

Listos para guardar

Listos para guardar

Con la zona de las raíces bien sana

Con la zona de las raíces bien sana

Al limpiarlos les fuimos  quitando progresivamente primero los restos de tierra, más tarde, los restos de los cormos de años anteriores y finalmente terminamos por quitar las pieles secas y semipodridas que les envuelven hasta dejarlos con lo más básico, con ello se busca eliminar cualquier posible podredumbre que les pudiera afectar en su conservación.

Ya limpios hay que colocarlos en un lugar oscuro,  fresco y seco, pero donde no haya riesgo de posibles heladas. En este lugar los conservaremos  hasta la primavera. ©

 

¿Cómo sembrar ciclámenes?

En pleno proceso de crecimiento

En pleno proceso de crecimiento

Los Ciclámenes son una planta que están en su mejor momento  en esta época y es también en el final del verano y comienzo del otoño el  momento de poderlos sembrar. Para ello necesitamos las semillas de las flores fertilizadas, de las que siempre suelen desarrollarse algunas al final de la primavera.

Germinado las semillas en un entorno húmedo

Germinado las semillas en un entorno húmedo

Bulbitos con raíces y alguna hoja

Bulbitos con raíces y alguna hoja

Estas semillas, se pueden poner en tierra y esperar que se desarrollen allí, pero particularmente creo que es mucho más eficaz el tomar estas semillas, y dejarlas un día reposando en agua.

Colocados en tierra

Colocados en tierra

Posteriormente las colocamos dentro de una servilleta de papel  humedecida,  dentro de una bolsa de plástico que impida la evaporación, y en un lugar de temperatura templada e incluso cálida (de 15 a 25º), donde las dejamos reposar.  Es conveniente que el papel no sea opaco, pues pienso que este es un factor de activación del proceso de germinación.

Se mantienen allí desde  que comienzan a despertar  hasta que desarrollan unos pequeños bulbitos y emiten las primeras raíces y hojas. Es entonces el momento de colocarlas en tierra. Una tierra que tenga un buen porcentaje de arena para asegurar una buena filtración, así como un abono rico en nutrientes, en especial  de entrada nitrógeno para el desarrollo de las hojas, y más tarde potasio para asegurar una buena floración. Al colocar las plántulas se tiene cuidado de que no queden demasiado enterradas, pues no gustan de demasiada tierra por encima de los rizomas.

Sacándo la primera hoja

Sacando la primera hoja

Hay que mantener las plántulas en un entorno  no demasiado cálido. Procurando conservar  la humedad pero sin regar en superficie, sino desde la base. Las plantas pronto comienzan a crecer,  y ya os iré mostrando cómo va siendo su desarrollo. ©

Hemerocallis

Flor del Hemerocallis fulva

Flor del Hemerocallis fulva

En esta semana pasada han estado floreciendo los Hemerocallis, en concreto el  Hemerocallis fulva. Esta es un tipo de planta herbácea que tengo a la entrada de la finca, pero que este año en primavera coloqué  en dos zonas a la entrada del huero en ambos casos cerca del cerezo y el albérchigo de la entrada.

...crean macizos muy atractivos,

…crean macizos muy atractivos,

El Hemerocallis es una planta que pertenece a la familia Xanthorrhoeaceae, es oriunda  de Japón. Al llegar el invierno desaparece del terreno  sobreviviendo su rizoma bajo tierra.  En el inicio del verano la planta desarrolla unos largos brotes florales que nos ofrecen estas bellas flores de color anaranjado, con  áreas  de color más intenso, a veces  amarronadas, otras rojizas.  Son flores de buen tamaño con seis tépalos agrupados de tres en tres.

...destacando sobre el fondo

…destacando sobre el fondo

Los Hemerocallis son plantas fáciles de cultivar, fáciles de reproducir trasplantando sus rizomas que además tiende a asilvestrarse si se la deja a su aire. Esta variedad es de la que proceden la mayor parte de los híbridos que hay hoy en día  en el mercado.

Plantas de este año

Plantas de este año

Yo las coloqué en primavera y ahora están bien prendidas.  Están plantadas  a pleno sol de momento, pero cuando los frutales bajo los cuales  está plantada, vayan creciendo sin duda irán ofreciéndole sol y sombra a lo largo del día.

Las plantas están sanas  y con buen crecimiento, pero necesitan una cavada y  que se les quiten las hierbas que hay a su alrededor, lo que un día de estas haré.©

Los rosales trepadores de flor pequeña

Flores en color fucsia

Flores en color fucsia

...

Desde el año pasado tengo colocados en el huerto unos ejemplares de rosales trepadores de flor pequeña. Los coloqué en un caso junto a la valla en una zona donde no han tenido riego, por lo que su crecimiento ha sido muy escaso y en otro junto  al estanque en un área que recibe humedad a lo largo de todo el verano, donde su crecimiento ha sido mucho mayor, aunque todavía tendrá que ser mayor, ahora superan el metro de altura.

Capullos antes de abrir

Capullos antes de abrir

Estos rosales trepadores de flor pequeña proceden de mi pueblo. Son una variedad de rosales antiguos que resultan encantadores y que no he visto por otros sitios aunque me imagino que los habrá. Son  un tipo que   he visto  crecer en  los huertos, cerca de los cauces de agua, en ocasiones asilvestrados.

LLeno de flor

LLeno de flor

Atractivas

Atractivas

Son rosales que tienen una floración principal que puede repetirse con otras secundarias menores,  si se mantienen el riego y se eliminan los escaramujos.  Su flor es  de un intenso color fucsia, menuda, pero muy abundante,  presentando un aroma un tanto picante,  más cercano  al del  rosal silvestre que al del rosal común.

Comenzando a abrir

Comenzando a abrir

Estos rosales emiten largas varas  que necesitan de un soporte para poder mantenerse erguidos, y que suelen florecer al segundo año, de modo similar a las zarzas.

He intentado clasificarlos, buscando a qué tipo podrían corresponder. Me resulta difícil hacerlo, se poco de rosales,  y   los  tipos de rosales son amplísimos, pero quizá alguien pueda echarme una mano. ©

...

Peonías herbáceas en flor

Paeonia lactiflora

Paeonia lactiflora

Capullos

Capullos

Ya son dos las peonías herbáceas que me florecen en diferentes colores en el huerto. En este caso en rosa y en blanco. Colocadas una junto a la otra y ambas bajo uno de los  cerezos, están en una posición de semisombra que  pienso les conviene, pues de ese modo pueden soportar mejor el calor  del inicio del verano y mantenerse bien durante más tiempo.

Este año se han fortalecido y han aumentado en altura. El uso del carbonato cálcico el año pasado les ha venido muy bien, reforzando las plantas y permitiendo la floración. Este año se han adelantado casi en un mes respecto al año anterior.

Teniendo en cuenta como ha venido el año de caluroso y seco hasta ahora,  ha habido que regar un poco sobre todo para que las plantas desarrollasen unos buenos capullos. Con todo,  algunos de ellos, los más pequeños, no se han llegado a abrir.

Peonía Dinner plate

Peonía Festiva Maxim

Siguen estando en una posición que drena bien el agua y tengo que incorporarles algo de abono, pues apenas se les ha dado nada.  Son una planta de elevada longevidad y aparecen sanas,   progresando de año en año.

Peonía Dinner plate

Peonía Dinner plate

De los diferentes tipos de peonías herbáceas que hay según su corola y la cantidad de pétalos, las que tengo pertenecen ambas a las peonías de flor doble o china, en concreto las peonías Festiva Maxim, de color blanco,  y la Dinner plate, de color rosa. Esta última ademas desprende un intenso aroma que recuerda al de las rosas, pero con un deje amargo al final del mismo.

...

Tengo muchas ganas de hacerme con la peonía roja, pero no ha sido posible hasta ahora, pues de hecho  los dos tipos  que tengo muy parecidos de peonías rosas en ambos casos las compré etiquetadas como peonías rojas.  ¡Cosas que suceden! ©

 

Año de violetas

Violeta

Violeta

Como cada año, una de las plantas más dulces de encontrar en el huerto o en el jardín en primavera son las violetas, o Viola odorata. Las mágicas violetas.

Delicadas y muy expansivas cuando se sienten a gusto, es de las plantas que me encantan y por ello las voy introduciendo en todos los huertos que he ido teniendo hasta ahora. Es una planta muy agradecida que pronto se asilvestra y se resiembra. Con  ello   me las vuelvo a encontrar  al llegar los primeros calores de la primavera, año tras años, cargadas de flor  y exuberantes.

Extendiendo su manto

Extendiendo su manto

La violeta prefiere la sombra o el sol y sombra y  le gusta la humedad de la primavera, pero también el calor de comienzos de abril y mayo. Por ello no es de extrañar que este año estén en pleno crecimiento y cargadas de abundante floración.

Delicadas y bellas

Delicadas y bellas

Es una planta de sotobosque, que aparece oculta entre la hojarasca o en los bordes de las paredes y piedras. De bajo porte, alcanza los 15 de  altura y  puede llegar a tapizar el terreno si las condiciones son las adecuadas, llenándose en estas épocas con sus olorosas flores  violetas.

Inseras en la vida silvestre

Insertas en el medio natural

Yo tengo violetas principalmente en el jardín de casa en su zona norte, donde extiende sus estolones   y donde florecen y resiembran sus semillas, pero también comienzan a aparecer en el huerto a la sombra de otras plantas con mayor desarrollo. Una vez asentada es solo cuestión de tiempo que se  expandan  por aquellas  zonas donde las condiciones sean más adecuadas. ©

Anémona azul

Anemone blanda

Anemone blanda

La familia  de los ranúnculos es variada y diversa, e incluso lo es el  género de las anémonas.  Estas se encuentran repartidas por las zonas templadas de ambos hemisferios. Todas ellas son plantas perennes de raíces tuberosas que al llegar la primavera, a veces desde épocas muy tempranas comienzan a florecer.

... de luminoso azul

… de luminoso azul

Pétalos entre 15 y 20

Pétalos entre 15 y 20

Este es el caso de la Anemone blanda, o anémona azul. Una planta de porte bajo  con hermosas flores a modo de margaritas pero de un luminoso color azul. Las flores se levantan del suelo como 10-15 cm y se mecen en la brisa, atrayendo la mirada hacia ellas. Son fotosensibles, abriéndose a la luz, y manteniéndose semicerradas los días oscuros.

Lleva floreciendo en el huerto desde finales del mes de febrero y de momento parece continuar.  Este tipo de anémona gusta de una posición de semisombra y de los suelos arcillosos. Gusta de terreno  fresco y húmedo, pero siempre con buen drenaje.

Preferible el sol de la mañana

Preferible el sol de la mañana

Formando las semillas

Formando las semillas

Por ello nosotros la hemos colocado junto uno de los guindos para que al crecer quede a la sombra de sus hojas. Lleva allí dos primaveras y la planta parece haberse establecido  a gusto. La hemos dejado en la misma posición a lo largo de todo el año, resistiendo bien el invierno.

Este año todavía no las he abonado, pero cuando lo haga voy a procurar ponerle algo de paja para que actúe como mantillo y conserve mejor el frescor a lo largo del verano, mientras la planta permanece dormida y sin apenas manifestación externa.

También las plantas están creando semillas, que esperamos recoger y ver qué sucede con ellas. ©