Eurydema oleraceum amarilla

Eurydema oleraceum

Esta chinche ha estado presente en la última temporada del huerto. Esto resulta en si sorprendente pues las que había visto en años anteriores eran todas ellas rojas, mientras que este año de golpe las que hay son amarillas.

Ninfas en diferentes fases del crecimiento

Repollo lleno de ellas

Esta chinche  fitófaga  que se alimenta chupando la savia de las plantas, es  un insecto de la familia Pentatómidos de color amarillo sobre fondo negro. Es una chinche que se puede ver sobre todo tipo de crucíferas, tanto las cultivadas como las silvestres, pero en especial sobre coles y berzas. Es un insecto con una amplia presencia en la península Ibérica

Su ciclo de crecimiento se desarrolla a lo largo del verano en diferentes cinco mudas, pero sin duda  se reproduce en diferentes puestas desde el final de la primavera, por lo que aprovechando el tiempo inusualmente bueno de este año desarrollan  una puesta extra.

Así con  la subida de las temperaturas salen a comer en  los momentos centrales del día,  incluso  tras las heladas nocturnas. Aprovechan para  seguir alimentándose de los repollos  tanto los ejemplares adultos como las ninfas de las  nuevas generaciones.

Tengo que sacar un rato y recoger todas las que pueda para un caldero y actuar de agente insecticida nuevamente.  Es imposible recogerlas todas, pero sería bueno reducir la partida  de las que puedan sobrevivir al invierno. Probaré tras recogerlas a ver si les gustan a las gallinas, sería bueno complementar su dieta con proteína animal.©

Anuncios

Mirada al huerto en la semana cuadragésimo sexta

Se han mantenido las temperaturas elevadas a lo largo de la semana, especialmente en el final de ella, pero las temperaturas nocturnas han caido por debajo de cero, de modo que en el interior del invernadero todo lo que no tiene doble protección se ha visto afectado en alguna manera.

La humedad se va reduciendo progresivamente, siendo necesario aportar algo de humedad en las siembras que hemos ido realizando.©

Mirada al huerto en la semana 46.1

Mirada al huerto en la semana 46.2

Mirada al huerto en la semana 46.3

Mirada al huerto en la semana 46.4

Mirada al huerto en la semana 46.5

Mirada al huerto en la semana 46.6

Mirada al huerto en la semana 46.7

Mirada al huerto en la semana 46.8

Mirada al huerto en la semana 46.9

Mirada al huerto en la semana 46.10

Mirada al huerto en la semana 46.11

Mirada al huerto en la semana 46.12

Mirada al huerto en la semana 46.13

Mirada al huerto en la semana 46.14

Mirada al huerto en la semana 46.15

La huella del plástico

Cuerdas de plástico

Cuando uno se plantea el uso de los plásticos en la agricultura moderna y  como se generaliza y expande y además ve algún que otro vídeo sobre ello y además revisa sobre las consecuencias del uso incontrolado de los plásticos y cómo con el deterioro normal de estos plásticos una parte de ellos termina contaminando los suelos, no queda duda de que algo estamos haciendo mal.

Se deshilachan y rompen

Las pequeñas partículas terminan en el suelo

Me preocupa el tema de los plásticos. Yo uso plástico y  me gustaría alternativas posibles para limitar su uso.  La posibilidad de que una parte del material orgánico biodegradable menos refinado y de bajo coste se pudiera emplear  para elaborar materiales para la agricultura, a modo de cuerdas, soportes, o material de cobertura,… Materiales de uno o cien usos pero  biodegradables que terminaran incorporados al circuito natural de asimilación de la vida natural, sin amenazar esta.

Necesitamos alternativas  que dejen de incorporar al suelo todas esas micropartículas  que  se hacen más pequeñas, pero no desaparecen  y que inevitablemente  terminan en  este y en el agua, y de ahí en los océanos del mundo. Es preocupante que  el 72% del agua de  grifo de Europa esté ya contaminada por plásticos. Microplásticos que inevitablemente terminan en el cuerpo humano con lo que ello conlleve en el futuro  para nuestra salud.

Se ha analizado el agua, también comienza a haber estudios sobre su impacto en el suelo y cómo llega a ser consumido hasta  por las lombrices del mismo y el impacto que en ellas tiene. Deberían ampliarse los estudios a la incidencia que pueden tener  sobre la micro fauna del suelo  y cómo su presencia en el mismo y en el agua puede terminar afectando a la producción de alimentos.

Pero mientras tanto deberíamos intentar conseguir reducir la cantidad del plástico que utilizamos. Las previsiones a partir de continuar con su uso no son nada optimistas. ©

Taladro de la madera

Zona dañada antes de comenzar con ella

Uno de los árboles   que está resultando sensible al entorno  que hay en el huerto  es el caqui.  En ambos caquis se  han ido desarrollando a lo largo del tiempo problemas en la corteza, pero bastante amplios en el de mayor tamaño y edad.

Al principio pensamos que el problema que tenía  era meramente que había una herida mal curada, y quizá algo de podredumbre. Pero al ver que con el paso del tiempo y los cuidados pertinentes esta no mejoraba, mi hijo decidió intervenir y  tomar medidas más drásticas.

Larvas desde el inicio de la limpieza

Su objetivo inicial era llegar y   limpiar la herida de la madera muerta, saneando  la zona, desinfectar y  cerrar.

Desde muy pronto se hizo claro que había problemas en el árbol pues  conforme se fue abriendo paso con el cincel, comenzaron a aparecer galerías en la madera, con  zonas como con serrín y unas larvas blancas. Las larvas fueron siendo extraídas de una en  una, siempre siguiendo la huella de la madera muerta.

En el proceso la mayor parte  de ellas fue aplastada al ir abriendo las zonas comidas, pero conseguimos fotografiar algunas. En el total se aproximaban a la treintena.   Tras investigar sobre ellas parecen larvas de un Cerambycidae.

Algunas de las larvas sacadas

Agujero en el tronco ya limpio, se ve la madera viva

Los Cerambicidos son coleópteros polífagos. Los adultos no resultan dañinos  y  son fácilmente reconocibles por sus largas antenas. Pero  las larvas cerambiciformes son xilófagas,  barrenadoras de  todo tipo de materiales desde ramas, tallos, raíces de los  árboles y  arbustos. La carcoma de la madera (Hylotrupes bajulus) y la  Aromia moschata serían un ejemplo de ello.

Con la masilla ya seca

En este caso la planta afectada ha sido el caqui. Seguimos eliminando larvas y madera muerta hasta que no quedó nada que pareciera afectado y  comenzó a verse la madera viva.  Tras abrir este buen boquete procedimos a cubrirlo con masilla de sellar.

El agujero ha sido considerable. Por ello vamos a esperar a ver si el árbol puede regenerar  algo de la corteza y criar un callo que puede reforzar el tronco, dado que ahora   está poco sólido. Por ello en los laterales hemos colocado sendos tutores donde atar las dos ramas laterales principales  del árbol. Se intenta prevenir golpes de aire que aprovechando la debilidad del tronco pudieran tronchar este.©

Imagen general del caqui

Mirada al huerto en la semana cuadragésimo quinta

La temperatura ha caído a lo largo de la semana y las heladas han ido atacando  los cultivos que se mantenían del verano. Se podría decir que ha llegado el otoño al huerto, pero lo cierto es que la humedad es  muy escasa.

La lluvia de la semana pasada se ha ido evaporando rápidamente y se hace necesario que caiga algo más, pero no parece ser posible. Solo quedan en el huerto los cultivos de invierno y más bien secos. ©

Mirada al huerto en la semana 45.1

Mirada al huerto en la semana 45.2

Mirada al huerto en la semana 45.3

Mirada al huerto en la semana 45.4

Mirada al huerto en la semana 45.5

Mirada al huerto en la semana 45.6

Mirada al huerto en la semana 45.7

Mirada al huerto en la semana 45.8

Mirada al huerto en la semana 45.9

Mirada al huerto en la semana 45.10

Mirada al huerto en la semana 45.11

Mirada al huerto en la semana 45.12

Mirada al huerto en la semana 45.13

Mirada al huerto en la semana 45.14

Mirada al huerto en la semana 45.15

Mirada al huerto en la semana 45.16

Mirada al huerto en la semana 45.17

 

Pulgón subterráneo

Pulgón en el cuello de la zanahoria

Como es habitual de otros años a las zanahorias les suelo colocar una malla para evitar que las parasite  la mosca de la zanahoria.  El problema es que a veces una solución genera a su vez un  problema, este ha sido el caso aquí. Como comprobamos al arrancar las zanahorias.

Alrededor del tallo

Las zanahorias protegidas  bajo la malla, en este año  tan seco, han tenido la presencia de pulgones (posiblemente beneficiados del entorno recogido y cálido dentro la malla). No han sido unos pulgones corrientes, sino pulgones de raíz, aquellos que absorben los nutrientes de las plantas en la zona de las raíces y asentándose en el cuello de las zanahorias y extendiéndose bajo tierra en la zona cercana a la superficie.

Presencia de hongos junto a las raíces

Aquellas  colonias de pulgones que se asientan en las raíces de las plantas reciben  el nombre de pulgones de raíz: los Smynthurodes betae. Estos pulgones suelen preferir las leguminosas, por ello se suelen denominar pulgón de raíz de las judías, aunque pueden asentarse en las raíces de casi cualquier hortaliza. Junto a los pulgones aparecían también hongos.

El problema requería  un tratamiento  bajo tierra que fuera ecológico y dado que casi siempre responde bien a nuestras expectativas, volvimos a recurrir al extracto fermentado de cebolla, para ver que sucedía. Para ello descubrimos las cebollas, apartando la malla y procedimos a rociar toda la zona alrededor de las zanahorias, pero en especial la zona de contacto  entre estas y el suelo. Volviendo a tapar estas al  finalizar la tarea.

El resultado  parece haber sido satisfactorio, remitiendo la infestación.  En las ocasiones siguientes, aparecía el cuello de las zanahorias con los restos  de los pulgones muertos, pero libres de la presencia de los mismo.©

Cultivo y trasplante de Chirimoyo

Arbolito de Chirimoyo

Está llegando el frío al huerto, de hecho en esta semana se esperan heladas en el mismo. Por ello estoy comenzando a retirar algunas de las plantas más sensibles  al frío que hay en el interior del invernadero a los cuarteles de invierno, esto es para casa.

Una de ellas es el Chirimoyo, tanto  el grande  que a lo largo del verano ha alcanzado un bonito tamaño,  como los otros más pequeños. Todos los Chirimoyos que tengo, Annona cherimola,   proceden de semillas y son relativamente sencillos de cultivar siempre y cuando se les proteja  del frío y tengan calor en las fases iniciales de su germinación y crecimiento.

Antes de llevarlo para casa lo he cambiado de maceta y ampliado el espacio disponible para las raíces.  Al abrir la botella de plástico donde estaba se veía como las raicillas del mismo estaban por todas partes  y habían ocupado todo el espacio.

Abriendo la botella de plástico

Es muy importante para todos los árboles tropicales  y en concreto para las annonaceae, poner en la maceta un buen drenaje. Por ello  colocamos en el fondo del tiesto piedras pequeñas que ayuden a evacuar al agua, al tiempo que también realizamos algunos agujeros en los laterales del tiesto.

Con numerosas raicillas

Este es un árbol que está ya en su tercer año. Es  un arbolito de buen porte que compite en belleza fácilmente con los ficus y otras plantas de interior. Por ello vamos a cuidar los Chirimoyos hasta ver si conseguimos ver sus flores,  y si fuera posible sus frutos. Esto puede ser difícil  y  requiere un tipo de polinización manual.

Tiesto con Chirimoyos pequeños

Al ser un árbol de semillas   y siendo habitual en España la variedad Fino de Jete, posiblemente  la semilla polinizada entre iguales, conserve sus características. Por otro lado al proceder de semillas no queda más remedio que esperar  a que las plantas maduren y estén preparadas para florecer, salvo que encuentre alguien que me pueda mandar esquejes para realizar un injerto.  Si tenéis Chirimoyos y os apetece compartir unos esquejes conmigo, me gustaría intentarlo.©