Judía verdes de piel blanca

Cosecha de fréjol blanco

Las judías verdes en esta época son muy abundantes en el huerto.  Van secuenciándose a lo largo de todo el verano.  En este momento los que están en sazón son los fréjoles de mata baja y de piel blanca.

Mata cargada de fruto

Es una variedad de judía tierna  que  lleva en casa muchos años. Con una semilla blanca, casi cilíndrica y bastante pequeña la mata no alcanza mucho tamaño, pero ofrece una abundante producción.

Al sembrarlas se colocan dos o tres plantas cercanas entre si, y separadas unos 15-20 cm, de la mata siguiente. Para mantener un buen crecimiento  es conveniente asegurar el riego de las plantas, que requieren  un terreno fresco, pero sin encharcamientos. El crecimiento de las matas al cubrir el suelo ayuda a mantener  la humedad de este.

Y sus flores blancas

Ahora llega al huerto la primera cosecha de vainas, mientras una parte de las plantas está sacando al mismo tiempo  flores. La flor es  muy blanca,  pero por lo demás similar a las del resto de esta familia de leguminosas.

Matas de judías

Es una vaina que  aguanta muy bien los rigores del calor, resistiéndose, aunque engorde la semilla  a echar cuerdas en la parte carnosa. Por ello es un fréjol que suelo hacer coincidir con las épocas de calor. Hay que estar atentos y comenzar a recoger desde que las vainas alcanzan cierto tamaño.

Las vainas son de un blanco amarillento,  poco cilíndricas, pero con ligeros engrosamientos en las zonas del fruto. más bien cortas y muy carnosas.  Son muy  tiernas al cocer. ¡Una delicia para el verano! ©

Mirada al huerto en la semana trigésimo primera

Las temperaturas han seguido subiendo hacia el fin de semana, pero  hay cierta inestabilidad en la atmósfera que parece anunciar cambios.  El riego se ha mantenido hasta ahora, lo que ha hecho que las plantas respondan  con un fuerte crecimiento.

El huerto está en un buen momento general.  Judías verdes, calabacines, pimientos, tomates, lechugas, zanahorias, cebollas, acelgas, … forman parte de la cosecha de cada semana.©

Mirada al huerto en la semana 31.1

Mirada al huerto en la semana 31.2

Mirada al huerto en la semana 31.4

Mirada al huerto en la semana 31.5

Mirada al huerto en la semana 31.6

Mirada al huerto en la semana 31.7

Mirada al huerto en la semana 31.8

Mirada al huerto en la semana 31.9

Mirada al huerto en la semana 31.10

Mirada al huerto en la semana 31.11

Mirada al huerto en la semana 31.12

Mirada al huerto en la semana 31.13

Mirada al huerto en la semana 31.14

Mirada al huerto en la semana 31.15

Sandías en el huerto

Caballón de sandías

Las sandías aman el sol.  También gustan de un lugar expuesto donde el aire pueda correr, por eso prefieren áreas de ladera orientadas al sur. Por qué esta afirmación. Más que nada porque es el segundo año que tengo buenas sandías en el huerto, pese  a haberlas sembrado nuevamente  con retraso. En ambos años se han dado estas dos premisas.

Charleston Grey

Este año están bárbaras. Tengo una buena variedad  de sandías colocadas en el huerto.  La mayor parte en un  largo caballón  en el que se dedican 2/3 a las sandías y  el resto  a melones.

Sandía listada de semilla pequeña

En el  caballón he colocado además dos túneles,  bajo los cuales crecen la mitad de las sandías, el resto queda al aire libre. Bajo el túnel  con el calor del verano las sandías, hasta ahora, llevan casi el mismo ritmo de crecimiento que en la zona  descubierta, pero cuando se inicie  el descenso  nocturno  de las temperaturas la diferencia en ese ritmo de crecimiento será mayor, manteniéndose el mismo dentro de la zona protegida que almacena el calor.

Sandía Piporra

En estos momentos ya se aprecian los diferentes tipos de sandías que hay sembradas en el huerto  a través de la forma y diseño de los frutos. De esto es lo que hay:

  • Sandías de Abundio, son sandías  listadas, de buen tamaño, muy sabrosas.
  • Sandías Charleston Grey, de color claro y homogéneo,  alargadas y en teoría de buen tamaño.
  • Sandías Piporras, de piel clara casi sin dibujo y semillas de tamaño más grande
  • Sandías de semilla menuda, listadas
  • Sandías Sugar baby, de color verde intenso, pero más retrasadas que las demás, pues las sembré más tarde.
  • Sandía injertada sobre calabaza, comprada de cierto tamaño  y colocada la primera en el terreno.

Sandías de Abundio

Tengo ganas que estén para comer, de entre todas será la injertada, que compró mi marido en la feria, la primera en dar sus frutos, pues ya llevan un buen tamaño. ©

Agente insecticida

Escarabajo adulto bajo la hoja, iniciando una puesta de huevos

Este es un año con mucho escarabajo de la patata.  El motivo no lo sé. No hay plantaciones cercanas de patatas y el año pasado apenas hubo escarabajos, ni al principio, en el medio o al final de la campaña, por lo que queda pensar eso  que a veces se oye decir a la gente que cultiva patatas de si los habrán echado.

Múltiples puestas

Habiendo tanto escarabajo de la patata no queda más remedio que pasar una parte del tiempo del huerto, revisando patatas y matando escarabajos, así como  aplastando huevos o matando larvas. En esos momentos en el huerto uno se convierte en agente insecticida.

Larvas recién salidas del huevo devorando los restos de este

Pero lo realmente interesante de hacer esa labor  es que se pone en marcha de forma mucho más activa un fenómeno de biocontrol, a través del cual los restos de huevos, larvas y escarabajos estimulan la actuación de los depredadores del huerto. El olor y los restos de  los escarabajos aceleran la actuación de avispas y mariquitas, chinches y  otros.

Las larvas se reparten y esconden por todas las zonas de la hoja

Todos ellos se ponen en acción y de un día para otro  se ve descender la presencia de huevos y larvas, no así  los escarabajos, que siguen apareciendo.  No queda más remedio entonces de seguir recogiendo estos  y continuar en nuestra tarea  de agente insecticida cada mañana,  pese al calor  en el huerto.  ©

Mirada al huerto en la semana trigésima

Esta semana pasada nos hemos asentado en unas agradables temperaturas de verano. Medias de en torno a 15 º de mínimas para la noche y máximas en torno a los 30º durante el día.  Unas temperaturas que han ido en un suave ascenso, siendo hacia el fin de semana más elevadas.

Se acaba así la última semana de julio. Por esta zona lo habitual es que las temperaturas vayan descendiendo y refrescando en la noche.  La cosecha de tomate está iniciando su apogeo.  Las lluvias no parecen cercanas y el riego se hace imprescindible. ©

Mirada al huerto en la semana 30.1

Mirada al huerto en la semana 30.2

Mirada al huerto en la semana 30.3

Mirada al huerto en la semana 30.4

Mirada al huerto en la semana 30.5

Mirada al huerto en la semana 30.6

Mirada al huerto en la semana 30.7

Mirada al huerto en la semana 30.8

Mirada al huerto en la semana 30.9

Mirada al huerto en la semana 30.10

Mirada al huerto en la semana 30.11

Mirada al huerto en la semana 30.12

Mirada al huerto en la semana 30.13

Mirada al huerto en la semana 30.14

Mirada al huerto en la semana 30.15

Mirada al huerto en la semana 30.16

Frutos en la semana

Citrus madurensis calamondin

Arbusto de Citrus madurensis

Este que os presento aquí es otro de los cítricos con los que estoy experimentando desde el año pasado, viendo si soy capaz de mantenerlos vivos y cómo proveer para dar respuesta a las  necesidades  que tienen. El arbusto lleva conmigo más de un año. Es otra más de las ofertas arbustivas que a veces se pueden ver en el Lidl.

Capullos antes de comenzar a abrir

Su nombre es Citrus madurensis pero se le conoce coloquialmente como Calamondín, pertenece a la familia de las Rutaceae, y dentro de ella a la subfamilia Citroideae. Como la mayoría de variedades de la familia su origen está en Asia, en concreto se dice que en la zona desde China a  Filipinas.

La planta desde que la compré  ha ido medrando, aunque sus dificultades ha tenido. Este año comenzó a florecer. Pero cansada de que las flores se fueran cayendo progresivamente, lo trasladé al interior del invernadero a ver si allí había más suerte.

Flores de cerca

Lo coloqué en la zona lateral, enterrando la maceta bajo la sombra de una de las parras, hasta que esta ha quedado a ras del suelo, para evitar la evaporación. Viendo que esto  parecía ir bien, le dí un poco más de sombra, colocando  unos sacos de arpillera en las paredes del invernadero, junto a las que ya estaba.  El arbusto  se ha fortalecido. En el proceso hemos estado aportando al Calamondín  extracto de cebolla de vez en cuando así como te de humus, y de consuelda. También  hemos mantenido  un riego regular sobre el mismo.

Con los pequeños frutos

Como resultado  el arbolito ha estado floreciendo de forma sucesiva, flores blancas, olorosas, de aspecto ceroso.  Estas  flores han comenzado a cuajar creando pequeños frutos, que de momento se mantienen bien.  Ahora el reto será ver si conseguimos que desarrolle estos frutos. Todo es aprender.©

Capnodis tenebrionis

Adulto de Capnodis tenebrionis

Este bicho que tenemos aquí me lo encontré en el mes de mayo sobre uno de los ciruelos.  En aquel momento  no tenía identificación para el.  Si que me di cuenta que se estaba alimentando de  una de las ramas del ciruelo. Posteriormente conseguí ponerle nombre:  Capnodis tenebrionis, o más conocido como Gusano cabezudo. Es un coleóptero que es plaga de muchos de los frutales de hueso: melocotoneros, cerezos, ciruelos, pero  en especial de los almendros. Una plaga que debido al cambio climático se está extendiendo hacia zonas en las que habitualmente no era muy conocido, como la mía.

Sobre rama de ciruelo

de cerca

En el sur de España ocasiona importantes daños, no   ya solo como adulto, cuando mordisquea los árboles y los debilita,  sino en especial cuando está en su fase larvaria, momento en que se instala en las raíces  y en la zona del cuello  del árbol y progresivamente se alimenta de él hasta que consigue secarlo.

visto desde la zona inferior

Es un insecto que  tiende a pasar el invierno sobre los árboles, y sus alrededores,  por lo que los tratamientos en esta época puede debilitarlos  y ayudar a controlar su expansión. También gusta de desarrollarse en zonas de buena pluviometría, donde no suelen regarse los árboles, ya que  el riego por encharcamiento  los ahoga y limita en su desarrollo. Una de las causas de su expansión  en muchas regiones se atribuye al cambio del riego a manta por el riego por goteo.

Para limitar su expansión  y  control  se recomienda la presencia de pie franco en los frutales, ya que estos tienen un sistema radicular más profundo y   si es posible  usar de base el almendro amargo, que cuenta con la presencia de amigdalina que resulta dañina para ellos. También se investiga en el uso de un nematodo entomopatógeno del género Steinernemay que afecta  al gusano, lo que  de ser cierto podría ayudar en la lucha biológica contra esta plaga.

Conocido el problema estaré atenta a lo que pueda suceder. Poniendo en práctica alguno de estos consejos. En especial el empleo de pie de almendro amargo en alguno de los injertos de melocotonero que quiero hacer, tanto  para ver como funciona  como para tener ejemplares de los más sabrosos en este pie. ©

Enlace de interés: gusano cabezudo