Acolchado de los espárragos

Invasión de la grama

Después de tener durante bastante tiempo los espárragos a su aire y viendo que la grama se había apoderado del lugar ha habido que ponerse de uñas con ella, para ver si podemos controlar la situación.

Limpiando la zona

EL planteamiento era el de recuperar las dos hileras de espárragos que en su día se plantaron y que han ido dando espárragos en los últimos cinco años y mejorar su situación, aumentando su producción.

En estos días en que el suelo no ha estado excesivamente helado, hemos ido levantando el suelo con la laya, deshaciendo los terrones y eliminando la grama de forma manual. Hemos procurado mover los espárragos lo menos posible para que sus raíces sufran lo menos posible, pero esto no siempre ha sido posible en función de la cantidad de grama.

Caballones con la viruta de madera

La grama es muy invasiva con las garras de los espárragos, siendo frecuente que las raíces de estos se vean atravesadas a la mitad, cortadas por la grama, lo que crea una herida que posiblemente termine eliminando la raíz y generando un elemento de nutrición para  la propia grama. La pregunta inevitable mientras realizaba este trabajo es si la grama parasita en parte la raíz coexistiendo  con esta, o meramente se aprovecha del agua y nutrientes que rezuma la herida y posteriormente de los nutrientes que queden al morir  la raíz del espárrago.

Capa de acolchado de madera cortada en virutas

La intención era la de acolchar todo el área  de los espárragos. El año pasado pusimos paja sobre todo ello junto con abono,  hubo buenos espárragos pero mucha grama. Este año tras cavar y quitar grama  colocamos junto a las garras, un poco de ceniza, algo de biochar, humus de lombriz y algo de compost. Tras todo esto tapamos las garras  con tierra y posteriormente se les  ha colocado por encima la viruta de madera de chopo.

Preparando la zona

Estas virutas de chopo iniciaran  sobre el suelo su propio  ciclo de descomposición. Por ello hay necesidad de colocar nitrógeno suficiente  disponible para las plantas, ya que el proceso de descomposición  del carbono de la materia retiene parte del nitrógeno en el proceso desarrollado por los microorganismos del suelo, no poniéndolo a disposición de las plantas.

Trozos de madera, hojas, cortezas, ramas,…

Queremos también ver en qué medida la grama reacciona ante la madera colocada como acolchado y si estos  materiales pudieran ayudar a controlar la misma.  Experimento que intentaremos repetir con otros cultivos. ©

Anuncios

Semana cincuenta y dos en el huerto

En esta última semana del año 2018 las temperaturas siguen siendo anormalmente suaves para la estación.  En el huerto medida la temperatura más baja esta se sitúa en torno a los -3 º, lejos de los -8º o -10º que serían habituales en estas fechas.   Días magníficos de sol, que se han visto precedidos por otros de temperaturas medias más bajas por la existencia de la niebla, pero que en ningún momento han llegado a enteronar la tierra del huerto.

La tierra se ha ido secando poco a poco, pero todavía es necesario un poco más antes de poder preparar algunas siembras.©

Mirada al huerto en la semana 52.1

Mirada al huerto en la semana 52.2

Mirada al huerto en la semana 52.3

Mirada al huerto en la semana 52.4

Mirada al huerto en la semana 52.5

Mirada al huerto en la semana 52.6

Mirada al huerto en la semana 52.7

Mirada al huerto en la semana 52.8

Mirada al huerto en la semana 52.9

Mirada al huerto en la semana 52.10

Mirada al huerto en la semana 52.11

Mirada al huerto en la semana 52.12

Mirada al huerto en la semana 52.13

Mirada al huerto en la semana 52.14

Mirada al huerto en la semana 52.16

Mirada al huerto en la semana 52.15

Conserva de castañas

Vamos a elaborar una receta  de conservas que nos permitirá disponer de castañas en sal para las recetas saladas que nos gusta hacer  cuando las castañas ya no están disponibles para el consumo.

La receta es muy sencilla y para realizarla  necesitamos: castañas, agua y sal. Lo primero de todo es pelar las castañas.  podríamos cocer las castañas para pelarlas, pero el procedimiento más rápido es usar el microondas al hacerlo.

Tomamos pequeñas partidas de castañas. Abrimos un corte en las castañas, colocamos estas al microondas en torno al minuto y probamos a ver, dependiendo del tamaño de las castañas, la potencia  del aparato y la cantidad  que pongamos quizá tengamos que ajustar el tiempo, más o menos. Hay que cogerle el punto. A veces es necesario mojar las castañas antes de ponerlas en el microondas.  Se pelan las que se consideren necesarias para los botes que queramos rellenar.

A continuación  rellenamos con las castañas los tarros.  Luego se le incorpora el agua con sal. Para ello hemos hervido 30 gramos de sal  en un litro de agua. Se le puede añadir  el zumo de un limón al agua, reduciendo la cantidad de sal a la mitad. Se rellenan los tarros y se cierran, apretando las tapas. 

El baño María supone 20 minutos de cocción cubiertos los tarros por el agua.  Tras lo cual se sacan y se dejan enfriar, si se dejan boca abajo se puede ver si alguno ha quedado mal cerrado. Se etiquetan y se colocan en un lugar fresco, seco y a oscuras.  Listas para cuando ya no las haya. ©

Semana cincuenta y uno en el huerto

Semana en que las nubes bajas han tapado la luz del sol la mayor  parte de los días de modo que aunque no hay niebla la temperatura ambiental se mantiene en niveles frescos, pero  sin mínimas muy frías. Temperaturas  medias  mucho más elevadas  de lo que suele ser habitual.

la tierra se ha oreado un poco, pero no lo suficiente para poder trabajar  en ella todavía.©

Mirada al huerto en la semana 51.1

Mirada al huerto en la semana 51.2

Mirada al huerto en la semana 51.3

Mirada al huerto en la semana 51.4

Mirada al huerto en la semana 51.5

Mirada al huerto en la semana 51.6

Mirada al huerto en la semana 51.7

Mirada al huerto en la semana 51.8

Mirada al huerto en la semana 51.9

Mirada al huerto en la semana 51.10

Mirada al huerto en la semana 51.11

Mirada al huerto en la semana 51.12

Mirada al huerto en la semana 51.13

Mirada al huerto en la semana 51.14

Mirada al huerto en la semana 51.15

Mirada al huerto en la semana 51.16

Cosechando zanahorias

La zanahorias es una de las hortalizas más saludables que podemos consumir. Nosotros, desde mediados de agosto llevamos comiendo zanahorias en el huerto. Al principio  eran pequeñas, pero poco a poco han ido adquiriendo mayor tamaño.

Mediados de agosto

Las zanahorias en una tierra tan pesadas como la nuestra suelen tener tendencia a ser pequeñas y dificultades para crecer en profundidad, pero poco a poco vamos haciéndonos con el terreno consiguiendo que las zanahorias sean mejores.

Final de agosto

Para ello es importante mullir el terreno en profundidad, y abonar allí con un abono bien descompuesto, de manera que las raíces busquen el alimento en esas capas.

Es en esta época cuando las zanahorias están más jugosas, consecuencia de las abundantes lluvias.  Durante el verano es necesario un  riego mantenido y tierra bien nutrida para mantener las zanahorias crujientes y jugosas.

Este año tenemos diferentes tipos de zanahorias en el huerto, las de color naranja en diferentes variedades, pero en especial la nantesa, y también hay zanahorias amarillas y zanahorias moradas.

Este año salvo algunos casos de podredumbre, parecen bastante sanas. No les colocamos red, lo que de momento parece fue un acierto dado que no parecen afectadas por la mosca de la zanahoria.

Al recoger las zanahorias en esta época empleamos la laya. El terreno se afloja y al tirar de ellas salen enteras del mismo. Salen con tierra bien pegada todo a  su alrededor, por ello es necesario cortar el ramaje y lavar las zanahorias para quitar la tierra.

Tras lavarlas es muy importante que las zanahorias se sequen, pues quedando mojadas pueden pudrirse. Ya secas se pueden colocar dentro del cajón de verduras del frigorífico o en lugar fresco. Poco a poco se irán incorporados en los diferentes platos o bien crudas, bien peladas están muy ricas.©