Mirada al huerto en la décima semana

A lo largo de toda la semana las temperaturas se han ido disparando si tenemos en cuenta las temperaturas máximas que corresponderían para la zona y esta época del año. Las temperaturas nocturnas por otro lado  se han mantenido  suaves, pero entre  los 0º y 5º  de referencia. Se adelanta el florecer de los flutales.

Con estos calores  la tierra pierde humedad con rapidez, sobre todo si está  recién arada o cavada.  Es por ello de agradecer este  suave descenso de las temperaturas en los comienzos del fin de semana, que quizá atempere este proceso. ©

Mirada al huerto en la semana 10.1

Mirada al huerto en la semana 10.2

Mirada al huerto en la semana 10.3

Mirada al huerto en la semana 10.4

Mirada al huerto en la semana 10.5

Mirada al huerto en la semana 10.6

Mirada al huerto en la semana 10.7

Mirada al huerto en la semana 10.8

Mirada al huerto en la semana 10.9

Mirada al huerto en la semana 10.10

Mirada al huerto en la semana 10.11

Mirada al huerto en la semana 10.12

Mirada al huerto en la semana 10.13

Mirada al huerto en la semana 10.14

Está llegando la primavera al huerto

Narcisos de tépalos más claros

Dado que llevamos el registro semanal de como cambia nuestro huerto  es fácil comprobar  que este es uno de los años en que más se ha adelantado la llegada de la primavera o lo ha hecho hasta ahora.

Narcisos Jonquilla

Las señales se hacen evidentes. El primer síntoma del despertar primaveral lo marcan los narcisos que  sacan sus tallos e inmediatamente comienzan a sacar sus flores.  Van engordando sus capullos y comienzan a abrirlos. Los más tempranos este año no han sido los clásicos narcisos trompeta amarillos como otros años, sino su variante de tépalos  blancos y corona amarilla. También lo han hecho los Narcisos Jonquilla. Acompañándolos van los Iris reticulata y las Anémonas de jardín.

Narcisos de corona doble menos abiertos que los anteriores

Iris reticulata

Flores del Albérchigo

Pero las flores no son  único síntoma. Este año la evolución vegetativa de los frutales  va también temprana. Así el estado fenológico  de los perales va muy avanzado comenzando alguno de ellos  a engrosar  los capullos para pronto abrir sus flores.

Yemas abriendo de peral

Ramas bajas

Yemas de melocotonero

También marcan fecha los  albérchigos  que se encuentran ya con los capullos engrosados y abriendo algunas de sus flores. En su caso casi todos van muy parejos en floración. Por su parte los almendros van un poco más retrasados que los de la zona en general, con todo  ya están a punto de abrirse tanto las flores del  almendro más antiguo, como las yemas que comienzan a hincharse en los injertos  nuevos. Los melocotoneros les siguen detrás.

La subida de temperaturas que se anuncia para estos próximos días  concluirá en el huerto con esta realidad. Así que aunque cronológicamente la primavera no ha llegado si que lo ha hecho  climatológicamente hablando, iniciándose  con intensidad el despertar de  la primavera en el huerto.©

Capullos de almendro

 

Mirada al huerto en la novena semana

Tras un fin de  semana,  el pasado, con  temperaturas primaverales, con el correspondiente empuje en el despertar del huerto,  esta semana han caído las temperaturas de forma significativa. No tanto las temperaturas nocturnas como las diurnas, en parte como consecuencia de los cielos cubiertos y de los vientos que  han recorrido toda  la comarca.

Pese a estar el  cielo cubierto, apenas ha habido lluvia. Algún que otro chispeo, que no ha llegado casi a mojar el suelo. ©

Mirada al huerto en la semana 9.1

Mirada al huerto en la semana 9.1

Mirada al huerto en la semana 9.2

Mirada al huerto en la semana 9.2

Mirada al huerto en la semana 9.3

Mirada al huerto en la semana 9.3

Mirada al huerto en la semana 9.4

Mirada al huerto en la semana 9.4

Mirada al huerto en la semana 9.5

Mirada al huerto en la semana 9.5

Mirada al huerto en la semana 9.6

Mirada al huerto en la semana 9.6

Mirada al huerto en la semana 9.7

Mirada al huerto en la semana 9.7

Mirada al huerto en la semana 9.8

Mirada al huerto en la semana 9.8

Mirada al huerto en la semana 9.9

Mirada al huerto en la semana 9.9

Mirada al huerto en la semana 9.10

Mirada al huerto en la semana 9.10

Mirada al huerto en la semana 9.11

Mirada al huerto en la semana 9.11

Mirada al huerto en la semana 9.12

Mirada al huerto en la semana 9.12

Mirada al huerto en la semana 9.13

Mirada al huerto en la semana 9.13

 Mirada al huerto en la semana 9.14

Mirada al huerto en la semana 9.14

Trasplante de azucena blanca a finales del invierno

Bajo el manzano

Bajo el manzano

Aunque la mejor época para el trasplante de la azucena blanca es el verano, cuando está dentro de su descanso  vegetativo, este año he tenido necesidad de trasplantar las que tenía bajo el manzano de Golden, dado que este necesitaba de un buen abonado en esa zona, y para ello lo mejor era quitar lo que había bajo el árbol.

Esta fase de final del invierno tiene en ocasiones periodos estables en los que es posible realizar con calma este tipo de actividades. Hemos coincidido con uno de ellos. En ellos la temperatura suave no daña demasiado las raíces y  el calor del sol no resulta excesivo.

Sacando los bulbos de azucena blanca

Sacando los bulbos de azucena blanca

Nuestra intención al realizar el traslado era la de mover lo menos posible los bulbos de las azucenas, retirándolos de esta posición y colocándoles en la otra, en uno de los  caballones de  entrada a la zona del huerto.

La tierra estaba en un buen momento, pues al haber llovido en las semanas anteriores  tenía el nivel de flexibilidad que le permite adaptarse a las raíces y acompañarlas,  cuando metí la laya bajo ellas al arrancarlas. El traslado se fue realizando agrupado las plantas conforme los bulbos se fueron levantando del suelo.

Colocados en su posición definitiva

Colocados en su posición definitiva

Aproveche la ocasión para poner  en el sustrato algo de compost, para que lo haga más nutritivo y menos pesado de lo que el suelo de arcilla puede ser de modo habitual, así como humus.

La mecánica del trasplante,  la de siempre:  Colocarlas en el suelo, cubrirlas primero  con tierra y  luego con algo de mantillo  para taparlas, dado que el frío en estas fechas puede retornar sin avisar y están más sensibles por el trasplante. Luego algo de agua para eliminar las posibles bolsas de aire.

Los días posteriores han venido nublados, con menor temperatura  y  algo de lluvia, lo que les ha sentado bien a las azucenas en su nueva posición y no parecen haber notado el cambio.©

Un hoyo para los frutales

 Imagen general del lugar de almacenamiento de los frutales

Imagen general del lugar de almacenamiento de los frutales

Pistachos a la espera del trasplante

Pistachos a la espera del trasplante

Este año  me he visto en la necesidad de  emplear un hoyo para colocar los frutales antes de ponerlos finalmente en su posición definitiva. Durante un tiempo todos han ido a parar al hoyo: manzanos, perales, caquis, membrillos, acerolos, granado, melocotoneros, nectarinas, ciruelas, paraguayo, almendros:

Primero nos fuimos de viaje familiar en Navidad y nos volvimos con una buena cantidad de frutales que encontramos a buen precio. El retorno coincidió con la bajada más intensa de las temperaturas  hasta ese momento. La tierra estaba enteronada, el aire era frío  y  el terreno donde pretendía colocar los frutales estaba sin preparar.

Hubo que reconsiderar que hacer con todo lo comprado  y la decisión fue  el de ponerlos  cuanto antes en un montón de tierra que hay  en el huerto,  preparando allí, en la tierra fácil de manejar,  un hoyo donde   colocar los frutales.  Los árboles primero los tapamos  con tierra y finalmente con paja para que sufrieran lo menos posible.

Necesidad de proteger las raíces

Necesidad de proteger las raíces

La idea era  de colocarlos cuanto antes en su posición definitiva. Pero el tiempo fue impidiendo estos planes. Primero el frío. Más tarde la lluvia. Entre  estos dos momentos me fue posible subsolar el terreno donde iba a colocar los frutales, por lo que una cuestión menos a tener en cuenta. Pero seguía lloviendo.

 Manzanos de casa

Manzanos de casa

La lluvia fue postergando el trasladar los árboles a su posición definitiva.  En vez de quitar frutales  fuimos añadiendo más al hoyo:

  • Unos pocos pistachos más que queríamos poner.
  • Los manzanos y perales que estaban injertados y que he ido desenterrando y arrancando, para tenerlos listos para cuando se pudiera.
  • Aquellos otros nacidos en la base de los arboles y con raíces que les permitan enraizar fácilmente y que habrá que injertar,
  • Unos acerolos injertados en espino bravo,
  • Unos ciruelos salidos en las raíces del árbol, en los que habrá que decidir todavía qué poner,
  • Unos cerezos  ya injertados que me traje del pueblo, ….
Con espacio para acumular más

Con espacio para acumular más

Todo se ha ido pasando por el hoyo (unos más, otros menos tiempo) como  en un cuenco mágico esperando ese momento oportuno, esa  concatenación de acontecimientos interplanetarios  que permitiese su trasplante, y al fin ha sucedido: El puente de Carnaval lo ha hecho posible. Poco a poco en este fin de semana el hoyo se ha ido vaciando, ganas tenía.©

Mirada al huerto en la octava semana

El calor ha ido subiendo a lo largo de la semana. Desde el domingo en que llovió un poco,  las temperaturas se han ido haciendo cada vez más agradables, hasta situarse el viernes, en las horas centrales del día, en torno  a los 20 grados. Las yemas de algunos frutales están comenzando  a hincharse y a dar señales de quererse abrir. Ese es el caso de almendros, para los que ya es su hora  y de  perales, que se adelantan un poco.

La tierra con el calor del sol se ha ido secando, pero dadas las características del terreno lo hace lentamente. Así que todavía tardaremos unos días en poderla trabajar  adecuadamente para realizar algunas siembras. ©

Mirada al huerto en la semana 8.1

Mirada al huerto en la semana 8.1

Mirada al huerto en la semana 8.2

Mirada al huerto en la semana 8.2

Mirada al huerto en la semana 8.3

Mirada al huerto en la semana 8.3

Mirada al huerto en la semana 8.4

Mirada al huerto en la semana 8.4

Mirada al huerto en la semana 8.5

Mirada al huerto en la semana 8.5

Mirada al huerto en la semana 8.6

Mirada al huerto en la semana 8.6

Mirada al huerto en la semana 8.7

Mirada al huerto en la semana 8.7

Mirada al huerto en la semana 8.8

Mirada al huerto en la semana 8.8

Mirada al huerto en la semana 8.9

Mirada al huerto en la semana 8.9

Mirada al huerto en la semana 8.10

Mirada al huerto en la semana 8.10

Mirada al huerto en la semana 8.11

Mirada al huerto en la semana 8.11

Mirada al huerto en la semana 8.12

Mirada al huerto en la semana 8.12

Mirada al huerto en la semana 8.13

Mirada al huerto en la semana 8.13

Mirada al huerto en la semana 8.14

Mirada al huerto en la semana 8.14

Mirada al huerto en la semana 8.15

Mirada al huerto en la semana 8.15

Perlita en los semilleros

Semilleros de pimientos

Semilleros de pimientos

Ya desde el mes de enero están los semilleros en marcha. Este año  he decidido incorporar perlita para la preparación de los mismos.  En años anteriores uno de los problemas que había  detectado es que en general los semilleros terminaban excesivamente compactados, debido a una elevada proporción de arena y tierra en la mezcla de cultivo, lo que  dificultaba  la eliminación del exceso de agua de los brick de cultivo que empleo.

Perlita

Perlita

Semillero de tomates

Semillero de tomates

Para algunas plantas como tomates y pimientos  esto no suponía  un gran  problema  y de hecho su desarrollo suele ser bueno, pero para otras plántulas la poca aireación del terreno dificultaba su crecimiento.

Investigando sobre ello llegamos  a saber de este material. Es un mineral  de origen natural, perteneciente al grupo de las riolitas, de composición química muy parecida al granito.  De origen volcánico, en su composición básica está relacionado con uno de los elementos más abundantes de la corteza terrestr: el sílice, en concreto  un silicato alumínico, con partículas pequeñas de otros elementos.

Sustrato con perlita

Sustrato con perlita

En su proceso de formación este material crea cámaras  que más adelante podrán retener el aire, la humedad  y los nutrientes necesarios en un sustrato de cultivo. Además   en su uso en los semilleros  resulta ser químicamente inerte, estable  y sin  sales solubles, con una adecuada granulometría y  estructura consistente, pese a su bajo peso, lo que nos permite colocarlo en lugar de la arena y poder  reutilizarlo si hubiera necesidad.

De forma generalizada en los semilleros hortícolas  se suele  emplear la perlita  ya que favorece la aireación del cepellón de las plántulas,  lo que aumenta el número de raíces de esta.

Vistas las posibilidades del producto, lo mucho que cunde (dado que no se necesita un porcentaje elevado de la misma en las mezclas de cultivo y su bajo peso), el precio que presenta y que  es un mineral natural sin ningún tipo de tratamiento ni añadido de aditivos, hemos decidido ver cómo resulta su uso en los semilleros.  Tiene la ventaja añadida de que  no genera residuos que no puedan estar en un huerto con nuestras características. ©