El ácaro de las agallas del peral

Hojas afectadas por el ácaro

Este año parece que todo le toca a los perales. Tras una extraordinaria floración, un buen cuajado y una helada destructora, todavía queda algo de fruta en los mismos. La razón está en que  les ha protegido mucho  de la helada el que las hojas que ya tenían  estuvieran bien desarrolladas.  Pero no acaban los problemas ahí. Además de las orugas de la piel y otros lepidópteros  nos hemos encontrado con estos ácaros, conocidos como ácaros de las agallas del peral

Perales jóvenes también afectados

Siendo poca la fruta que queda hay que intentar sacar adelante toda  la que se pueda,  para ello hay que cuidar la salud del peral,  en este caso de sus hojas.  Pese a la helada muchos de ellos las tienen de un verde exuberante, pero en otros casos  hay problemas.

Sobre ellas  comienza a crecer una especie de erupción, a veces verdosa en otros casos colorada,  que a modo de pecas cubre la superficie exterior de las mismas.   Ya el año pasado había salido, pero el tratamiento que le dimos limitó su acción y  se fue controlando.

Comenzando el tratamiento

La cuestión  era el qué podía ser. A fuerza de indagar por Internet, localizamos el problema real. Al principio pensaba si sería algún  tipo de hongo, pero buscando sobre ello, al final ha resultado ser  un ácaro, en concreto el ácaro de las agallas del peral: Eriophyes pyri también conocido como Phytoptus pyri. El ácaro es microscópico, pero se asienta en las hojas, alimentándose de los nutrientes del árbol, debilitando  este.

Hasta ahora siguiendo el tratamiento de años anteriores hemos ido dándole a los árboles afectados  extractos fermentados de cebolla, que van funcionando, pero es el azufre el producto más recomendado para este uso.  En concreto se recomiendan los tratamientos de este en el periodo otoñal, aunque resulta complicado de erradicar y requiere constancia. Tendremos que ver qué hacemos con ello en esa época.©

Mirada al huerto en la semana décimo séptima

Semana negra. Desde el miércoles en adelante la caída de las temperaturas ha sido bestial. El contraste con las de las semanas anteriores es la causa del desastre general.  Pese al refrán “Cuando marzo mayea, mayo marcea”, no ha habido que esperar a mayo. Abril no ha traído lluvias pero si se ha llevado la cosecha de fruta. mm

Mirada al huerto en la semana 17.1

Mirada al huerto en la semana 17.2

Mirada al huerto en la semana 17.3

Mirada al huerto en la semana 17.4

Mirada al huerto en la semana 17.5

Mirada al huerto en la semana 17.6

Mirada al huerto en la semana 17.7

Mirada al huerto en la semana 17.8

Mirada al huerto en la semana 17.9

Mirada al huerto en la semana 17.10

Mirada al huerto en la semana 17.11

Mirada al huerto en la semana 17.12

Mirada al huerto en la semana 17.13

Mirada al huerto en la semana 17.14

Mirada al huerto en la semana 17.15

Mirada al huerto en la semana 17.16

Duele el huerto

Nogal con las hojas negras de la helada

Ciruelas heladas

Estas dos últimas madrugadas han sido desastrosas para la zona. La caída de temperaturas por toda Castilla y León, con temperaturas bajo cero, en una época en que debido a las buenas temperaturas los frutales llevaban ya  las frutillas formadas   y muy tiernas,  ha sido destructiva por toda la comunidad y zonas aledañas.

Peras afectadas por la helada

Cerezas, negras antes de tiempo

Una cosa es la información,  el saber que ha helado y mucho, …  y otra muy distinta llegar al huerto  y  ver el daño que el hielo ha hecho. Comenzar con las hojas negras de las nogales, seguir con las quemadas de los pistachos, lo mismo la higuera,  acercarse a los ciruelos y que no queda ninguna ciruela sana,  ni cerezas, …  ver como ya las peritas se están arrugando y que los manzanos están también tocados, que los caquis están negros, o que ya no podremos disfrutar de los pocos albaricoques que todavía quedaban, …. Hasta frutas habitualmente resistentes como la uva espina  están afectadas, o los guisantes.

Hembra de pistacho

Manzanas tocadas

Es un dolor de pérdida, un dolor de frustración, un dolor de maldición e impotencia. Es un dolor de  mala leche, que encorajina el alma y agarrota la voluntad. Me duele el huerto.

Mucho está ya perdido, …la mayoría.  En los días sucesivos irá cayendo todo lo tocado. Las plantas  hay que vigilarlas y prevenir todos los trastorno, debilidades  y enfermedades fúngicas que esto va a ocasionar.  Iba todo demasiado avanzado, ahora habrá que mirar qué se puede salvar.  Si es posible que rebroten las parras,  si hay que podar las cañas más afectadas ,  si las patatas se recuperarán, si… , si…  En estos momentos tengo el  corazón blasfemo.©

Así quedó la higuera

Orugas de la piel

Detalle de una Oruga

Hojas unidas entre si

Esta primavera  nos hemos encontrado con  diversos problemas en los árboles de pepita  de los que  quiero hablaros. No son problemas nuevos, pero quizá dado que  los árboles van teniendo mayor tamaño y que han sido muchos los frutales  en flor, en los cuales ha cuajado  la fruta,  es ahora en las primeras fases de ese estado fenológico cuando se perciben mejor.

El primero de ellos es el de las Orugas de la piel, que reciben este nombre por los daños que dejan en la superficie de la fruta. Siendo una plaga muy frecuente en los frutales,  tres son las especies diferentes que se engloban bajo esta denominación, y no está en mi capacidad diferenciar unas de otras, al menos de momento:  Adoxophyes orana, Cacoecimorpha pronubana y Pandemis heparana.

Con la larva en su interior

Los primeros síntomas de la misma  se inician cuando   hojas  e incluso frutos, en este caso en  los perales, comienzan a quedar unidos entre si por pequeños hilos sedosos, creando una especie de tienda protectora dentro de la cual si la abrimos podemos encontrar una pequeña larva, esta va desde ser diminuta hasta alcanzar unos dos centímetros, con un color verde claro.

Es una pequeña oruga muy activa que en los inicios de la floración agujerea las  hojas y las flores de los corimbos. A medida que va creciendo se alimenta de lo que está a su alrededor, las hojas y de la superficie  del fruto, dejando  heridas  a través de las cuales penetran enfermedades y mohos.

El problema se reparte de forma desigual entre los frutales y en general no es muy abundante,  salvo en el caso de la pera Conferencia, donde son  numerosos   los apelotonamientos primero de hojas y flores. Más tarde  también frutos. Repercutiendo en el desarrollo y supervivencia de los mismos.

Daños en los frutos

Hasta ahora el tratamiento dado ha sido manual, abriendo las tiendas o aplastando el centro de las mismas y con ellas la oruga, pero esto repercute en otros frutos, por ello mi intención es ver si  los Bacillus thuringiensis funcionan con esta plaga en la Conferencia. Ya los tengo pedidos  y se los daré en cuanto lleguen.©

Mirada al huerto en la semana décimo sexta

Siguen las temperaturas elevadas, sobre todo en la segunda parte de la semana.  Las nocturnas también se han mantenido altas, por eso la fruta se mantiene en los árboles.

La tierra está reseca y la vegetación natural se resiente sin la presencia del agua en una época en que suele ser habitual. Antes de sembrar se hace necesario regar para poder asegurarse que las semillas nazcan. ©

Mirada al huerto en la semana 16.1

Mirada al huerto en la semana 16.2

Mirada al huerto en la semana 16.3

Mirada al huerto en la semana 16.4

Mirada al huerto en la semana 16.5

Mirada al huerto en la semana 16.6

Mirada al huerto en la semana 16.7

Mirada al huerto en la semana 16.8

Mirada al huerto en la semana 16.9

Mirada al huerto en la semana 16.10

Mirada al huerto en la semana 16.11

Mirada al huerto en la semana 16.12

Mirada al huerto en la semana 16.13

Mirada al huerto en la semana 16.14

Mirada al huerto en la semana 16.15

Mirada al huerto en la semana 16.16

Primavera florida en los árboles del huerto

Manzano Golden

Cerezo de blanca del bierzo

Para los frutales de este año la primavera seca no ha significado de momento una reducción de la floración. Esta se había ido formando a lo largo del verano y otoño del año pasado y contaba con la fuerza necesaria para aparecer en todo su esplendor.

Cerezo de gorda de Folgoso

Las temperaturas más suaves en general han sido  beneficiosas hasta ahora para esa floración, que en el caso de perales, guindos, ciruelos, manzanos y perales ha conservado la mayor parte de la misma. No ha sido así para los albaricoques, melocotones, y algunos de los ciruelos tempranos que si han perdido la fruta por la acción de la helada.

Manzano Fuji

Peral junto al estanque

Cerezo grande

Las  temperaturas calurosas para la época han adelantado la floración respecto a años anteriores, lo que se puede ver si le echamos un vistazo a cómo estaba el huerto en años anteriores por estas mismas fechas. Esto puede ser para bien o para mal, depende de lo que el capricho meteorológico nos tenga reservado y por aquí   el clima es de contrastes. Tendremos que ponerle la vela a Sta. Rita

Lo que también está claro es que  el año va a requerir un control de la humedad del suelo en torno a los frutales y  habrá que regar. Por otro lado será necesario controlar la proliferación de hongos, que dadas las temperaturas y el rocío de la mañana, ya están creciendo.

La temperatura cálida y estable está favoreciendo que  la polinización de este año esté siendo muy buena. La abundancia de polinizadores: abejas, dípteros, abejorros azules, bombus, mariposas esfinge colibrí,.. ha facilitado todo el proceso.

Peral Roma y Conferencia al fondo

Si os fijáis en las imágenes de los frutales con tanta flor, una buena parte de ella ya va cuajada. Salvo que haya heladas, tendremos que quitar frutillas para conseguir calibres aceptables. Pero de momento no hay prisa. Hasta finales de mayo por aquí nada es seguro.©

Manzana Verde Doncella

Mirada al huerto en la semana décimo quinta

Durante esta semana la temperatura se ha mantenido alta superior a los 25 º en los inicios, pero en descenso desde el jueves. Las nocturnas también han sido altas para la época. Superiores a los 5º todos los días.  Bonanza y calor, y algo de viento.

Las plantas comienzan a necesitar el riego, por lo que es de agradecer que los canales lo permitan ya. Llevamos ya una buena  temporada sin una gota de lluvia en el huerto y no tiene pinta de querer hacerlo pronto. ©

Mirada al huerto en la semana 15.1

Mirada al huerto en la semana 15.2

Mirada al huerto en la semana 15.3

Mirada al huerto en la semana 15.4

Mirada al huerto en la semana 15.5

Mirada al huerto en la semana 15.6

Mirada al huerto en la semana 15.7

Mirada al huerto en la semana 15.8

Mirada al huerto en la semana 15.9

Mirada al huerto en la semana 15.10

Mirada al huerto en la semana 15.11

Mirada al huerto en la semana 15.12

Mirada al huerto en la semana 15.13

Mirada al huerto en la semana 15.14

Mirada al huerto en la semana 15.15

Mirada al huerto en la semana 15.16

Mirada al huerto en la semana 15.17