Archivo de la categoría: Sembrar

El yin y el yang de los garbanzos

Así deberían estar todos

En esta vida hortelana frecuentemente todo está interconectado y en ocasiones es complementario. Este es el caso de mis garbanzos. Es lo que yo llamo el yin y el yang del huerto, donde la compensación de opuestos se convierte en habitual.

Garbanzos de Fuentesauco

Mis garbanzos, esos que resembré en marzo y que deberían ya estar muy crecidos. De hecho aquellos que han nacido están muy bonitos. Pero ahí está la clave, aquellos que han nacido, otros no han llegado a ello.

Garbanzos Pedrosillanos

El tener búhos en el huerto ha sido consecuencia de que ha habido abundancia de alimento. La abundancia de alimento para estas rapaces supone la presencia en el huerto de abundantes ratones y topillos. Que antes de servir de alimento, se han estado, de hecho, alimentando en el huerto. Y entre otras cosas se estuvieron alimentando de mis garbanzos. Era visible su acción, encontrabas el hueco donde había estado (excavaban hasta encontrarlos) y en ocasiones el tallo germinado del garbanzo, pero no ya este.

Con los garbanzos no han hecho discriminación. Lo mismo ha dado que sean Pedrosillanos, sembrados entre los restos del maíz, como los de Fuentesauco, sembrados tras arar la tierra, o de los Café.

Ahora la situación con los topillos ya va más controlada. La abundancia atrajo a muchos comensales, los búhos y la garza han sido visibles, pero sin duda ha habido otros depredadores. Por otro lado colocamos trampas para ratones de forma regular. Todo junto se ha notado. Por eso hemos vuelto a resembrar los garbanzos del huerto.

Resembrando

Como la tierra tiene tempero suficiente, hemos aprovechado y al tiempo que hemos ido cavando las hierbas hemos colocado garbanzos en aquellas zonas donde aparecían huecos. Esperemos que esta sea ya la vez definitiva, nazcan bien y que no haya que volver a hacerlo, pues ya sería tarde. ©

¿y por qué elegir cultivar tu propio plantón?

Plantón de lechugas

Cuando elegimos el tipo de huerto que deseamos uno tiene que tener claro en qué medida disfruta de la tarea de sembrar y todas las tareas y trabajos que van asociadas a ese hecho. Así si lo que deseamos es un huerto de ocio, donde tengamos algunas plantas que nos permitan disfrutar de un cultivo propio, realizado de forma ecológica y sin demasiadas complicaciones. Entonces no tenemos que buscar complicarnos la vida con esta propuesta que os hago aquí.

Plantón de tomates

Por el contrario sino le tenemos miedo a un poco más de tarea, con un seguimiento de las plantas desde que las colocamos como semillas en el suelo hasta que podamos disfrutar de sus frutos y todas las tareas en medio que ello conlleva. Entonces bienvenidos a esta tarea que es la de crear nuestros propios semilleros y preparar el plantón que más tarde vamos a colocar en el huerto.

Plantón de Repollo

Me gusta hacer el seguimiento desde el principio. Comencé con poca variedad de semillas, pero poco a poco se han ido incrementando hasta que llega un momento, ahora, en que tengo semilleros en casi en todas las épocas del año, con plantas ajustadas a cada momento. Esto me permite una verdadera rotación de los cultivos e irme ajustando a las necesidades de la demanda de cada momento.

Plantón de Pimientos y berenjenas

No tengo plantas solo en una época del año en el huerto. Ajusto la siembra en función a lo que voy a ir necesitando. Si tuviera que comprar el plantón tendría que conformarme con lo que hubiera en el mercado. Es cierto que en los últimos años la oferta se ha ido incrementando.

Semilleros varios

Y siembro lo que me apetece, voy probando qué se ajusta mejor a mi clima y a mi necesidad. Ni las plantas son las mismas en sus diversas variedades, ni responden igual a los diversos climas, e incluso a veces a colocarlas en diferentes partes del huerto. Experimento con ello. Comprar plantón frenaría e incluso imposibilitaría este hecho.

Col china

Variedades que no siempre son las comerciales. Los híbridos de turno ofrecidos por el mercado no tienen porque ser lo cultivado en el huerto. Hay que dar oportunidad a las semillas de reproducirse y recolectar esas semillas.

Por otro lado con pocas semillas es suficiente. Las semillas tienen validez de varios años y para crear plantón no es necesario grandes volúmenes de siembra.

Crucíferas asiáticas

Creo que hay que sembrar el propio semillero que nos permita tener plantón propio. Esto nos obliga a desarrollar nuestro propio calendario hortelano para proveer cultivos para todas las etapas del año, según nuestra necesidad y voluntad. Anímate y adelante.©

Siembra directa para el trigo

Esta sementera ha venido muy buena para el trigo. Este año lo que hemos colocado como cereal de invierno es trigo con argañas. Un tipo de trigo que presenta barbas lo que lo hace  menos atractivo para la fauna silvestre, motivo por el cual no resulta tan atacado por esta.

Nosotros  solemos colocar el cereal asucado, no a manta, de manera que queda elevado respecto al resto del terreno.  Esto tiene buenas ventajas para el cereal. Por un lado evita los encharcamientos, que además en el cereal no son nada recomendables, más con la abundancia en el suelo  de arcilla. Por otro lado el asucado ayuda a eliminar las malas hierbas y nos permite cada cierto tiempo pasar el motocultor.

Este año al sembrar el trigo hemos repetido un patrón que ya aplicamos el año pasado.  Al finalizar la recolección de la soja, que meramente se segó, se abrieron los sucos y en ese lugar se colocó  dentro la semilla del trigo. Al mismo tiempo  se echó algo de humus sobre las semillas. Posteriormente se cerraron los sucos. Nada más y nada menos. Ya estaba el proceso en marcha

La sementera ha sido este año un tiempo relativamente suave, hasta ahora. En este periodo el cereal ha nacido bien y sin desarrollar demasiadas hierbas, va creciendo con fuerza. Ahora, ya con un buen desarrollo, la llegada del frío no impedirá el ahijamiento de las plántulas de trigo.

Este sistema de laboreo mínimo funciona bastante bien en el huerto. De modo que en dos años de la misma zona se sacan adelante sin voltear la tierra tres cosechas diferentes: Por un lado la primera: la soja, que ya se ha recogido. A continuación la segunda: el cereal  que finalizará su recolección en el mes de julio. Finalmente tras el cereal la tercera: la siembra de las patatas tardías

Todo el proceso no concluye hasta  el inicio de la sementera siguiente. A tiempo si se quiere para reiniciar el ciclo. Mientras tanto la tierra se va enriqueciendo y curiosamente se mantiene suelta y sana.©

Trabajos y tareas del mes de noviembre

El mes  de noviembre ha sido un periodo de tiempo relativamente suave, en el que hemos desarrollado numerosas actividades en el huerto y al aire libre

Como punto central en este periodo hemos ido rematando muchas de las tareas del final de temporada, con la recolección de los cultivos que faltaban y al tiempo comenzado otro ciclo de cultivo con el inicio de la sementera.

En el proceso recolector están de un lado todos los productos del huerto como  repollos, puerros, zanahorias, cebollas, lechugas, escarolas, remolachas, maíz, … y por otro aquellos productos que no son específicos del huerto, pero que también hemos recolectado. Así ha sido un año especialmente bueno para las setas. Setas como la Pleurotus ostreatus, las Lepiotas, los níscalos, la Pie azul, los boletus, las senderinas. La bonanza otoñal ha favorecido su aparición, aunque haya sido un poco tardía.  Junto a ellas la recogida de castañas ha hecho más atractivos los paseos otoñales.

A lo largo de este mes hemos iniciado las siembras de la sementera, colocando en el suelo, con el sistema de siembra directa  y laboreo mínimo, las habas, los guisantes, los diferentes tipos de ajos y ajetes,  diferentes tipos de chalotas, algo de trigo, …

Pero ha habido numerosas otras tareas complementarias que se han ido repartiendo a lo  largo del mes.  Tareas como:

  • El mantenimiento de los espacios con la limpieza de zarzas, que luego se han ido quemando.
  • El inicio de poda de las parras tanto en el interior invernadero como en el  exterior.
  • La colocación de protección  contra el frío, tanto a base de túneles como con el uso de la manta térmica.
  • Replanteamiento y diseño de nuevas zonas del huerto, así como nuevas estructuras.
  • Inicio de la tala de alguno de los árboles-arbustos que hay por el huerto, que queremos usar como materia prima de alguna de las nuevas estructuras que queremos realizar.
  • Control de hierbas eliminando aquellas que se desarrollan ahora y proliferan luego a lo largo del verano. Buena parte de ellas se han incorporado al  compost y bocashi, de manera que sus nutrientes enriquezcan ambos y al ser  materia verde actúan de activador de la fermentación en ellos.
  • Continuamos con el control de plagas, sobre todo de los roedores que están atacando a las hortalizas que tienen raíces carnosas como acelgas y cardos.

Ha sido un mes ocupado y  la mayoría de estas tareas se prolongaran en el próximo.©

Trabajos y tareas del mes de julio

Si tenemos que pensar en el trabajo por excelencia del mes de julio sin duda en primer lugar está el regar. Esto es prioritario y sin ello sería imposible todo lo demás. De forma al menos semanal casi todas, pues las plantas del huerto se agostarían en poco tiempo.

Esta  tarea del riego debe ajustarse a las necesidades de las plantas y a sus peculiaridades. En la mayor parte de los casos el riego viene siendo semanal aproximadamente. Un riego profundo dejando correr el agua por el surco y empapando la tierra.

Pero no todas las plantas son así.  Unas por sus tiempos más cortos, otras por que el espacio entre riegos se alarga.

  • Está  conjunto de plantas que  por las características de su cosecha en el momento de su consumo conviene  tenerlas jugosas y crocantes y requieren menos tiempo entre los riegos Es el caso de las lechugas que suelen acortarse el tiempo entre riego y riego o de las judías verdes que en plena cosecha para mantener en buenas condiciones sus vainas también se acorta el plazo de riegos.
  • En otros casos los tiempos entre los riegos se alargan. Es el caso de las frutillas o el de los árboles que se realiza cada quince a veinte días.

Es una época con muchas tareas de recolección de los frutos. Tareas realizadas en unos casos de forma diaria (calabacines), otras veces, cada par de días (pepinillos, pimientos padrón, piparras, judías verdes, fresas, ….) o en ocasiones semanalmente  o en otras según se van necesitando en  la cocina (un repollo, zanahorias, …) o según se van madurando ( ciruelas, melocotones, physallis,uvas,…) o la recolección anual  como el caso de la siega del centeno, trigo, espelta,  o la limpieza de las semillas de habas de siembra, semillas de guisantes, de tirabeques, limpieza y almacenamiento de ajos y chalotas,  …

Mientras hacemos esto también se van realizando muchas tareas de mantenimiento de los diferentes cultivos. Necesarias para la obtención de una buena cosecha, como:

  • El entutorado de tomates, pimientos, judías verdes, pepinillos,…
  • Las pulverizaciones de purines para el control de plagas.
  • La colocación de trampas para algunas de estas plagas.
  • Desherbado entre los cultivos y fuera de ellos
  • Colocación de redes donde  se vaya necesitando conforme los cultivos vayan siendo atacados por los pájaros,..

Finalmente está la tarea de siembra. En unos casos de cultivos tardíos como judías verdes, en otros de preparación de algunos de los semilleros de cultivos de otoño. Es el caso de las escarolas, algunas achicorias, lechugas, …. Estos semilleros se continuarán realizando a lo largo del  mes de agosto. ©

Trabajos y tareas del mes de junio

Se acaba el mes de junio  y quiero recuperar aquí una tarea que había comenzado en enero y quedó rota por el confinamiento, que es la de hacer repaso de las tareas realizadas a lo largo  de cada mes.

Un mes  un tanto anómalo, que no se ajusta estrictamente a los trabajos que se corresponden de forma habitual, pues se han estado realizando trabajos que de modo natural hubieran venido siendo hechos en parte de los meses anteriores, tal es  el caso de cierto tipos de injertos, eliminar zarzas y malezas, continuar con la tarea de desbroce de las zonas de paso del huerto y eliminar hierbas de entre los cultivos, a la que se añade la tarea de arar las partes del huerto que queremos cultivar y que  después de la lluvia resulta conveniente darle otra arada antes de abrir con el motocultor el surco en el suelo para poner las plántulas.

¿Qué hemos estado colocando en el suelo?: Es una temporada en que esta acción es fundamental, pues buena parte de la cosecha del año depende de lo que se siembra en este periodo. Así que  ha sido un poco de todo. Tanto las plántulas que en pequeños tiestos teníamos en casa agarrando y desarrollando raíces hasta semillas  y tubérculos para aquellas que conviene colocar en siembra directa.

Entre los primeros hemos colocados los  boniatos, tomates, pimientos, berenjenas, cebollas, puerros, sandías, melones, pepinos de diferentes tipos, calabacines, lechugas, … Entre las segundas han estado diferentes tipos de  judías, patatas, pepinillos, lechugas, zanahorias, remolachas, …

Además de sembrar y trasplantar otra de las tareas de este periodo tiene que ver con el recoger. Por un lado están los frutos de lo sembrado en otoño y en febrero que se encuentra ahora listo para recoger, sobre todo cebollas y  ajos, lechugas, guisantes y habas.  Al tiempo que una  tanda de frutillas maduran en esta época, desde fresas y frambuesas a las deliciosas  cerezas. Esto implica tarea con las redes, que hubo que colocar y luego retirar, para poder disfrutar de algo de ellas, pues los mirlos que parecían habían desaparecido el año pasado, han regresado en abundancia en este.

Junto a todo esto hay otras tareas que se deben mantener en el tiempo. Por un lado el riego, para mantener ciertos niveles de humedad en el suelo en todo momento, sobre todo cuando las temperaturas se disparan en el huerto. Por otro los tratamientos para mantener controladas plagas y hongos, que también hay que ir intercalando, sin distraerse de ello.

Es un mes lleno de tareas y de poco descanso en el huerto, al tiempo que la naturaleza a nuestro alrededor está en plena ebullición, casi como nosotros, sin parar un momento.©

Semilleros en la Cuarentena

Tatsoi

Mibuna

Durante este periodo de cuarentena he estado preparando  diversos semilleros en casa. El objetivo era el de tener una serie de plantones preparados para cuando llegara el final de la misma. De esta manera se pretendía poder  avanzar después del inevitable retraso que para el huerto iba a suponer este amplio periodo sin realizar siembra alguna  en el mismo.

El objetivo se ha cumplido en parte. Todo lo que tiene que ver con crucíferas va fenomenal, sean estas europeas o de las asiáticas. Así tenemos con buen crecimiento lombarda, Kalibos, Repollo Pao de Azúcar y Corazón de Buey grande. Todavía tendrán que estar un poco en el semillero antes de colocarlos, pero de momento no hay prisa para ellos.

Repollo Corazón de Buey

Acedera bicolor

Las verduras asiáticas han sido las que mejor están, tanto en tamaño como en color. Es el caso del Repollo Chino, de la Tatsoi, la Mibuna e incluso la Komatsuna, aunque va un poco más retrasada.

Con las solanáceas es otro  el cantar. Todos sabemos que son plantas que necesitan mayores niveles de calor en su desarrollo. Pues bien me ha quedado muy claro que no dispongo en casa del entorno adecuado para sacarlas adelante. Y eso que sobre la zona de los semilleros monté una pequeña estructura con mimbres para sujetar un plástico y que estuvieran protegidas de las lluvias y les diera algo de calor. Para un buen crecimiento  el semillero  requieren del calor que hay dentro del invernadero.

Repollo chino

No significa eso que no haya nada. Muchas han ido sobreviviendo pero con muchas perdidas por el camino. Esta falta de calor y de  vigor facilita el desarrollo de podredumbres en el tallo que  finalmente terminan con ellas. Por eso dentro de las solanáceas de semilla propia va a haber poca cosecha este año tanto de pimientos como de  berenjenas. Con los tomates voy así que así, aunque más retrasada que otros años. Pero pienso que   podremos hablar al final de cosecha de los propios. Pero todavía hay mucho que hacer para estar seguros.

Respecto a las cucurbitáceas han estado esperando la llegada del calor. Por eso en estos días están asomando sus primeras hojas. Es muy pronto para poder hablar sobre pues ahora están todavía viviendo del propio vigor de las semillas, pero tengo esperanzas.

Perilla

Queda otro conjunto de semillas que han ido creciendo en los semilleros como la perilla,  plantas de acederas, lechugas de tallos, lechugas de cogollos, …. que ahí van. Por contra las albahacas ni aparecer,  y es que necesitan más calor.

Kalibos

Después  queda la tarea de pasarlas a tierra, lo que es mucho, más teniendo en cuenta que todavía no he ido por allí. Mi marido ha estado desbrozando un poco y comenzando a arar otro poco. Ya iremos viendo.©

Trabajos y tareas del mes de febrero

En este año el  mes de febrero  ha tenido una temperatura media más elevada de lo que suele ser habitual, quizá por ello nos animamos a iniciar tareas que  un año más frío hubiéramos  retrasado y pospuesto para el mes de marzo.

Como tarea más definitoria el mes de febrero es un mes que se centra en la poda.  Así  se continúa con la  poda de  las frondosas caducifolias del huerto, pero también  de algunas de sus frondosas perennifolias (se ha realizado la poda del olivo).

Hemos ido podando  los manzanos, comenzando por los árboles de más edad, para a continuación seguir por los árboles en espaldera (pero queda tarea por realizar).  También se ha realizado algo de poda en perales y acerolos. Pequeños retoques en los frutales de hueso que en algunos casos queremos injertar, por lo que cuando realicemos esa tarea aprovecharemos para quitarle ramas. 

Se ha  aprovechado también para podar las mimbreras,  renovando sus cañas. Estas ramas  nos resultan de mucha utilidad en el huerto, siendo un buen sustituto  de los arcos de hierro a la hora de realizar los túneles, así como otros usos.

No menos importante que la poda es el abonado de los frutales en esta época. Se ha ido realizando con el uso de humus, compost y los bocashi que se prepararon en años anteriores. No se ha concluido, por lo que la tarea se seguirá haciendo en el mes de marzo.

Habitual en esta época es la realización de algún trasplante de árboles y arbustos.  Se ha trasplantado un caqui que estaba dentro del invernadero para el exterior, se han colocado dos olivos nuevos cerca de la zona del pozo, y una parra Cardinal. Hemos también realizado trasplante  de plantas jóvenes a contenedores más grandes es el caso de algunos avellanos

Hemos también preparado algunas de las zonas del huerto para  diversas siembras. Así se han sembrado habas y garbanzos, guisantes y tirabeques, trasplante de cebollas y lechugas. Se han aricado los ajos y las habas y garbanzos nacidos. Se le han colocado redes sobre los garbanzos para que los cuervos no se los coman.

Montamos un nuevo túnel para poner algunos semilleros de primavera. Dentro del túnel se han puesto patatas para tempranas, pues dado como viene el tiempo hasta es posible que puedan salir adelante.  En previsión de una bajada de las temperaturas voy a colocar paja, de ese modo quedarán más protegidos los tubérculos. Dentro del túnel voy a colocar un doble túnel con manta térmica para cuando salgan.

Al preparar el terreno hemos  aprovechando para realizar el trasplante de alcachofas para una nueva posición pues en la actual poco queda dada la labor destructiva que los ratones han realizado sobre ellas.

Dentro del invernadero se han iniciado los semilleros de tomates y pimientos, donde además se mantiene el cuidado de las lechugas y otras verduras de hoja para ensalada.©

¿Cómo realizar semilleros de verano?

Escarola de hoja ancha

En el verano, en plena época de calores intensos y fuerte radiación solar, es el momento en que se van a realiza semilleros para plantas que van a crecer  a lo largo del verano y luego en el otoño, para recoger su cosecha a final de este e incluso a lo largo del invierno.

Plántulas de lechuga naciendo

La creación de estos  semilleros puede suponer un problema, pues dependiendo del tipo de suelo y aunque se riegue de forma regular, con la radiación solar intensa es frecuente que se forme una costra en superficie que impide que las plantas emerjan del suelo.

Escarola rizada

Esto es frecuente en el tipo de suelo que tengo en el  huerto. Un suelo que tiene un fuerte componente de arcilla, que tiende a conservar relativamente bien la humedad bajo tierra, pero que en superficie forma una costra dura y pegajosa, casi como cemento, imposible de superar por las plantas que están emergiendo del suelo.

lechuga entre la paja

¿ Qué  se puede hacer? Posibilidades hay muchas, pero hay una solución muy sencilla que facilita que las plantas nazcan sin dificultad y que a partir de una semana estén creciendo e incluso medrando bien.

Repollos naciendo

Se realiza el surco de siembra, se coloca abono, se coloca la semilla, se cubre con tierra, …. hasta aquí lo habitual, pero antes de añadir el agua tomamos un poco de paja fina, o de hierba seca y lo echamos sobre la tierra creando una capa fina que no tienen que llegar a tapar todo el suelo, pero que crea pequeñas sombras que impiden que cuando reguemos  y luego se seque, se forme una costra en superficie. Facilita además la conservación de la humedad, necesaria para la germinación.

Creciendo

Las semillas tiernas van apareciendo entre dos luces, a la sombra protectora de la paja que crea un microclima más favorecedor para la emergencia de tallos y raíces. la tierra conserva la humedad necesaria en ese espacio protector. Con ello no suele haber dificultad para que las semillas salgan adelante.

Cuando las plantas superan en altura la paja colocada ya se han ido adaptando a los rigores del sol, y no tiene dificultad en seguir  creciendo más cuando las raíces siguen bajo la paja  que mantiene el frescor protector.  Con el paso del tiempo la paja  se convierte en una parte más del suelo al crecer las plantas que antes protegía.©

Perlita en los semilleros

Semilleros de pimientos

Semilleros de pimientos

Ya desde el mes de enero están los semilleros en marcha. Este año  he decidido incorporar perlita para la preparación de los mismos.  En años anteriores uno de los problemas que había  detectado es que en general los semilleros terminaban excesivamente compactados, debido a una elevada proporción de arena y tierra en la mezcla de cultivo, lo que  dificultaba  la eliminación del exceso de agua de los brick de cultivo que empleo.

Perlita

Perlita

Semillero de tomates

Semillero de tomates

Para algunas plantas como tomates y pimientos  esto no suponía  un gran  problema  y de hecho su desarrollo suele ser bueno, pero para otras plántulas la poca aireación del terreno dificultaba su crecimiento.

Investigando sobre ello llegamos  a saber de este material. Es un mineral  de origen natural, perteneciente al grupo de las riolitas, de composición química muy parecida al granito.  De origen volcánico, en su composición básica está relacionado con uno de los elementos más abundantes de la corteza terrestr: el sílice, en concreto  un silicato alumínico, con partículas pequeñas de otros elementos.

Sustrato con perlita

Sustrato con perlita

En su proceso de formación este material crea cámaras  que más adelante podrán retener el aire, la humedad  y los nutrientes necesarios en un sustrato de cultivo. Además   en su uso en los semilleros  resulta ser químicamente inerte, estable  y sin  sales solubles, con una adecuada granulometría y  estructura consistente, pese a su bajo peso, lo que nos permite colocarlo en lugar de la arena y poder  reutilizarlo si hubiera necesidad.

De forma generalizada en los semilleros hortícolas  se suele  emplear la perlita  ya que favorece la aireación del cepellón de las plántulas,  lo que aumenta el número de raíces de esta.

Vistas las posibilidades del producto, lo mucho que cunde (dado que no se necesita un porcentaje elevado de la misma en las mezclas de cultivo y su bajo peso), el precio que presenta y que  es un mineral natural sin ningún tipo de tratamiento ni añadido de aditivos, hemos decidido ver cómo resulta su uso en los semilleros.  Tiene la ventaja añadida de que  no genera residuos que no puedan estar en un huerto con nuestras características. ©