Archivo de la categoría: Abonar

Los rosales trepadores de flor pequeña

Flores en color fucsia

Flores en color fucsia

...

Desde el año pasado tengo colocados en el huerto unos ejemplares de rosales trepadores de flor pequeña. Los coloqué en un caso junto a la valla en una zona donde no han tenido riego, por lo que su crecimiento ha sido muy escaso y en otro junto  al estanque en un área que recibe humedad a lo largo de todo el verano, donde su crecimiento ha sido mucho mayor, aunque todavía tendrá que ser mayor, ahora superan el metro de altura.

Capullos antes de abrir

Capullos antes de abrir

Estos rosales trepadores de flor pequeña proceden de mi pueblo. Son una variedad de rosales antiguos que resultan encantadores y que no he visto por otros sitios aunque me imagino que los habrá. Son  un tipo que   he visto  crecer en  los huertos, cerca de los cauces de agua, en ocasiones asilvestrados.

LLeno de flor

LLeno de flor

Atractivas

Atractivas

Son rosales que tienen una floración principal que puede repetirse con otras secundarias menores,  si se mantienen el riego y se eliminan los escaramujos.  Su flor es  de un intenso color fucsia, menuda, pero muy abundante,  presentando un aroma un tanto picante,  más cercano  al del  rosal silvestre que al del rosal común.

Comenzando a abrir

Comenzando a abrir

Estos rosales emiten largas varas  que necesitan de un soporte para poder mantenerse erguidos, y que suelen florecer al segundo año, de modo similar a las zarzas.

He intentado clasificarlos, buscando a qué tipo podrían corresponder. Me resulta difícil hacerlo, se poco de rosales,  y   los  tipos de rosales son amplísimos, pero quizá alguien pueda echarme una mano. ©

...

Anuncios

Refuerzo para los tomates.

Crecimiento de los tomates

Crecimiento de los tomates

Carga de frutos

Carga de frutos

Los tomates están en pleno desarrollo. En esta época  se encuentran sometidos a una fuerte carga de necesidades. Por un lado las plantas están creciendo a buen ritmo, por otro comienzan a tener un volumen  de frutos en plena demanda.

Ahora hay que estar muy atento a las necesidades de las plantas. Es el momento de reforzar con nutrientes  el cultivo de los tomates, para que de ese modo pueda continuar su producción de flores y frutos que aseguren que el desarrollo de la cosecha se alargue, sino las flores se verían afectadas y se caerían, de modo que no habría más frutos  para el otoño temprano.

Tomate negro tipo cebra de piel dura

Tomate negro tipo cebra de piel dura

Para  este tipo de refuerzo el humus es un tipo de abono que ayuda a conseguir plenamente los objetivos. Es un abono muy completo, pero al mismo tiempo con un equilibrio en los nutrientes que se ofrece conforme a las necesidades de la planta. Tiene además la ventaja de si se cava y se abre la tierra para  abonar no va a dañar las raíces al entrar en contacto con ellas, pues está bien descompuesto al haber sido transformado por las lombrices. Al mismo tiempo ofrece la carga bacteriana necesaria para que los nutrientes que ponemos a disposición de las plantas puedan ser absorbidos por estas.

Con el suco relleno de humus

Con el suco relleno de humus

Abriendo de punta a punta

Abriendo de punta a punta

El humus se puede emplear en forma sólida o en forma líquida. Nosotros hemos optado por emplearlo de forma directa, pero también podríamos haberlo usado realizando abono líquido con el mismo e incorporándolo a las plantas en el riego.

Cerrando para conservar la carga bacteriana

Cerrando para conservar la carga bacteriana

Para cavar, la tierra no debe estar demasiado seca, es bueno hacerlo en los días posteriores a haber regado. Para  aportar el abono se abre la tierra   cerca de las raíces, pero no  encima directamente, donde se puedan romper demasiadas de ellas.

Se incorpora el abono y se cierra el suco volcando la tierra  sobre el abono  y este sobre  las raíces de los tomates.  Es bueno tapar el abono para conservar la carga bacteriana.  Se puede  regar directamente, aunque  yo prefiero dejarlo  un par de días, antes de volver a regar.

Cada día más

Cada día más

En poco tiempo se percibe la diferencia, cómo los tomates siguen emitiendo flor, mientras maduran  cada vez más en la zona inferior. Este parece ser un buen año para ellos.©

Sin parar

Tierra e hierba

Tierra e hierba

Tras tanta lluvia la huerta ha estado un tanto abandonada y  muchas tareas necesarias se han ido retrasando y quedando sin hacer, por ello ahora se  nos concentran los quehaceres.

Pasando el motocultor

Pasando el motocultor

Cuando llega uno  al huerto parece que tiene las tareas en fila esperando ser realizadas: Que si revisa los semilleros y riega, que si la hierba lo invade todo y hay que ir segando, que si ajos, cebollas, fresas, habas, guisantes,  …. están todos ellos llenas de hierba y si uno quiere recoger primero tendrá que limpiar,  que si tenemos que preparar la tierra, que si  hay que  retirar la hierba antes de arar, que si hay que regar los último que se ha plantado ante la subida de las temperaturas,  que si….

Flor en los cerezos

Flor en los cerezos

Este es el modo en que se nos pasa  el tiempo en estos días. Apenas hay tiempo para levantar la vista y disfrutar. Disfrutar de la flor de los frutales en plena sazón,  de las golondrinas que acrobáticas se deslizan en el cielo azul,  de la alegría colorida de tulipanes y alhelíes, del croar de las ranas abundantes en el estanque, del vuelo sobre nuestras cabezas de las águilas,  …

Trozo sembrado de garbanzos

Trozo sembrado de garbanzos

Pero no es solo en mi huerta, en el camino se percibe una gran actividad,  están los campos en plena  ebullición: tractores laborando, gente moviendo abonos,  motocultores zumbando, gente plantando cebollas y   lechugas, … colocando semilleros,  usando  sus aperos, … Todos a lo mismo y con cierta contrarreloj, pues vete tu a saber que nos deparará el mañana y si cualquier día vuelve a llover y nos pilla la huerta sin  preparar o sin sembrar.

Sucos con las patatas

Sucos con las patatas

Regresan  los cuerpos a casa  cansados y los músculos, desentrenados, doloridos.  La mente mientras tanto  no para y  planifica la jugada, mañana será más. ¿Dónde pondré este año el maíz,… le conviene a los cacahuetes el lugar donde los quiero sembrar, …será tarde para  sembrar los garbanzos….? Me voy a la cama, hay  mucha tarea pendiente para mañana y conviene  descansar.©

Tarde, mal y nunca

Lluvia y grama

Lluvia y grama

Mojándose bajo el chaparrón

Mojándose bajo el chaparrón

Y sigue lloviendo. Con tanta lluvia las tareas en el huerto se van a ir  retrasando inevitablemente   porque la tierra no está adecuada para andar en ella.  Nada que requiera cavar y remover la tierra puede se realizado, razón por la cual aprovechando las lluvias pertinentes a lo largo de todo el invierno, la grama se ha ido extendiendo por el huerto.

Pero no es solo la grama y su  control, con la lluvia pertinaz,  las siembras de marzo están  siendo imposibles de  ser realizadas.  Pretendía poner  guisantes, tirabeques, garbanzos, habas, espinacas, lino, alcachofas, mostaza, patatas, zanahorias, … que de haber remitido las lluvias a estas alturas ya estarían comenzando a germinar.

También todo un montón de tareas de mantenimiento:  cavar y abonar  los espárragos, acondicionar los parterres, limpiar los caminos, remover hierbas de las orillas, …

Zona de terreno apenas trabajada.

Zona de terreno apenas trabajada.

También  está la tarea  de acondicionar la tierra. Cierto es que hay una zona que está ya preparada, donde todavía espero poder llevar a cabo estas siembras, aunque retrasadas,   pero en la  otra  zona apenas hemos hecho nada, meramente se han removido un poco los hierbas, lo que unido a la lluvia caída fue como hacer casi nada.

Cielos plomizos y con poca luz

Cielos plomizos y con poca luz

Sin duda habrá un montón de tareas que  esta primavera irán tarde, otras con el agua quedarán a medias y quizá algunas de ellas sea imposible poderlas finalizar. ¡Qué  cabezota  puede ser el agua, cuando el año pinta así!  Pero qué podemos hacer: ¡otra tarde en casa!©

Desde la ventana

Desde la ventana

Trasplantando fresas

Con esta estamos  es nuestra  tercera  primavera en el huerto, por ello llegó el momento de  realizar el trasplante de  las fresas, pues a los tres años es aconsejable realizarlo y además con este tiempo tan húmedo es probable que prendan bien.

Fresas y grama

Fresas y grama

Sucos antes de iniciar el trasplante

Sucos antes de iniciar el trasplante

Vamos a comenzar con  las fresas  más abundantes del huerto, las fresas que nos ofrecen una   cosecha fuerte en la primavera, que llevan con nosotros desde el inicio.

Se da además el hecho de que realmente las fresas necesitan que les prestemos atención y vamos a aprovechar al tiempo que entresacamos las plantas para hacer una limpieza de la grama que hay entre ellas. Las prepararemos además para que nos ofrezcan su cosecha de este año y tras la misma a lo largo del verano levantaremos el cantero y lo prepararemos para incorporarlo como zona de cultivo.

Plantas listas para su trasplante

Plantas listas para su trasplante

Suco con fresas en sus dos laterales

Suco con fresas en sus dos laterales

Entresacar las fresas lleva su tiempo, pues hay que ir eliminando las raíces de la grama que se ha ido extendiendo por todo el plantel.  Es  la grama una planta difícil de erradicar, más como consigió mezclar sus raíces entre las de las fresas, pues sin moverlas completamente se hace imposible quitarlas, pues al tirar, pese a que la tierra ahora está blanda, se rompe y se queda dentro.

Habíamos preparado antes la tierra y, tras  ararla, ahora lo que hemos hecho ha sido marcar tres sucos bastante gruesos, con la intención de colocar fresas en los laterales de cada uno de ellos.

La tarea se ha hecho larga, parando de vez en cuando, con la llegada de algún que otro  chubasco que nos ha complicado la tarde, aunque todo tiene  alguna ventaja,  no hubo necesidad de regar.

No  nos fue posible terminar en un solo día con lo que quedó tarea para otro. Pero si uno se pone a ello todo se acabará, si el tiempo nos deja.

El terreno al pasarle el motocultor lo habíamos abonado un poco, y al plantar las fresas al lado de cada una de ellas fuimos colocando un poco de humus, junto a sus raíces. ©

Roturando para las lentejas

Lens esculenta, variedad Pardina

Lens esculenta, variedad Pardina

Recién roturado  en un día frío

Recién roturado en un día frío

Dicen que las lentejas son de secano y dicen también que su cultivo se da en los terrenos pobres por eso este año vamos a plantar lentejas en el trozo nuevo que hemos roturado junto al canal de desagüe,  en el borde exterior de la valla.

Este ha sido siempre uno de los terrenos que hemos decidido tener cultivado, por la sencilla razón de que cultivado está limpio y controlado. Pero al mismo tiempo es un espacio que quiero dedicar a cultivos más extensivos que requieren menos la presencia continuada o un riego regular. Por ello en esta zona pondré las gramíneas: el cereal y  algunas leguminosas.

Cavando las orillas

Cavando las orillas

El área no es muy amplia, encajada entre los fresnos y endrinas  y la valla. La hemos roturado con la motoazada y   pese a que no le dimos muchas pasadas la tierra estaba bastante bien. He intentado quitar primero los restos de  grama que pude ver, pues a  las lentejas no le gustan ni ellas ni los cardos. Así como cavar y  limpiar un canal lateral  al espacio de cultivo, que ayude a evacuar el agua, si cae en exceso, pues  las lentejas  no la  llevan nada bien, y tienden a pudrirse si se quedan encharcadas.

Haciendo los sucos

Haciendo los sucos

Lo siguiente ha sido organizar el espacio para poner los sucos de cultivo. Cinco  sucos  sembrados con el uso de un poco de humus y unas lentejas pardinas que adquirió mi marido en el mercadillo,  y que vienen de la zona de Toro.

Zona asucada

Zona asucada

La tarde lucía tranquila y ha sido un placer ponerse a trabajar al sol mientras en las ramas cercanas toda la tarea ha sido controlada de cerca por el curioso y lindo petirrojo, atento a aquellas larvas e insectos que pudieramos hacer desplazar con nuestras tareas. ©

Erithaculus

Erithacus rubecula, Petirrojo

Ampliamos los cereales de invierno

Cebada asucada y con paja de cobertura, sin apenas trabajar la tierra

Cebada asucada y con paja de cobertura, sin apenas trabajar la tierra

Terreno a comienzos de noviembre, recién sembrado

Terreno a comienzos de noviembre, recién sembrado

La sementera está ya finalizada y los cereales de invierno nacieron bien y de momento  van con muy buen pie este año.  Ahora en el otoño hemos sembrado cebada de  ciclo largo, centeno, espelta y trigo. Este año hemos incorporado la cebada de invierno y el trigo respecto a lo sembrado el año pasado.

A la hora de sembrar  en la sementera es muy importante  el que la tierra esté bien de humedad. Este año ha estado bien en ese sentido, pues aunque las lluvias no han sido excepcionales si que han sido suficiente para asegurar una buena nascencia en los cereales sembrados.

Inicialmente habíamos pensado en poner  los cereales en la zona sembrada de patatas anteriormente, pero al final cambiamos de opinión y los hemos puesto en la zona exterior a la valla, entre esta y el canal de desagüe. En nuestra zona al sembrar hay que dejar si se cerca 4 metros desde la valla  y el canal de desagüe para  permitir labores de mantenimiento de este.

Es una zona donde de momento lo único que habíamos sembrado era un trozo para alfalfa, que se ha dado bien. De este modo nos aseguramos que sea un trozo que se mantenga libre de malezas. Será una zona donde iremos sembrando en plan más extensivo, dejando periodos de barbecho, intercambiando la siembra de cereales con algunas leguminosas.

Cebada

Cebada

Trigo barbilla

Trigo barbilla

Cebteno

Centeno

Espelta

Espelta

El terreno estaba muy desigual. Había zonas ya sembradas de berzas de años anteriores, otras roturadas de este año, asi mismo había una zona que estaba sin arar y sin arar se ha mantenido, pero en ella hemos colocado centeno sembrado a voleo por encima, y cubierto todo ello por paja de cebada.

Han tardado todos los cereales  en nacer, o al menos eso me ha parecido, pero ahora están bien y fuertes todos ellos. La cebada se ha colocado en una zona en paralelo donde está el área de experimentación. Con la tierra levemente arañada, colocando paja  directamente sobre las semillas sembradas en hilera. Las hierbas no parecen haber nacido, pero sin duda lo harán pues no se ha empleado ningún tipo de control de las mismas, pero si lo hacen cuando  la cebada esté ya fuerte, ya no podrán con ella.

Zona exterior de la valla

Zona exterior de la valla

El resto está fuera de la valla por este orden, según aparecen en la fotografía:

  • Lo primero un buen trozo de trigo, creo que trigo barbilla, he colocado  cinco  sucos que ahora van ya  muy hermosos, apenas ha nacido hierba entre los sucos. Más adelante tendré que abrir los sucos, pero será a finales del invierno.
  • Luego va el centeno, un trozo sembrado en sucos, bien nacido y  con poca hierba lo asucado, el otro trozo sembrado a manta y con paja, de momento va muy fuerte, es difícil saber si tiene hierba o no.
  • Finalmente está el trozo de la espelta. Colocada en la zona  donde había el año pasado colocado berzas, es una zona  bien labrada y  el cereal está bien nacido, va muy bonito.

En todos los casos como abono se  ha usado el humus de lombriz, pues de cara al invierno  se puede considerar uno de los mejores a emplear. Al mismo tiempo que nutre las plantas, asegura la renovación bacteriana del terreno y protege a las raíces de la intensidad de la acción de la helada, al asegurar una mejor asimilación de los nutrientes.©