Archivo de la categoría: Cultivo de legumbres

Trasplantando garbanzos

Zona con los garbanzos ya trasplantados

Esto de trasplantar garbanzos ha surgido por pura necesidad.  A mediados del mes de abril sembramos los garbanzos  de Fuentesauco  en dos de las zonas del huerto en las que habitualmente vengo plantando   tomates, pimientos , y otras hortalizas. La idea era plantar estas leguminosas para dar algo de descanso de esos cultivos a esta zona del huerto, dado que lo vamos ampliar en otras.

Las plantas listas `para replantar

Pese a ponerlos de remojo antes de sembrarlos, 24 horas, lo cierto es que nacieron muy mal. Bien sea por la sequía o por la abundancia de grillos, o por ambas cosas a la vez, lo cierto es que el terreno  quedó ocupado por muy poco cultivo.

Por ello esta semana  después de la lluvia decidí replantear la tarea y  realizar el trasplante de todos los de una zona al espacio que quedaba libre en la otra. El momento resultaba adecuado dada la caída de la temperatura, la humedad del suelo y que se anunciaban nubes y claros para unos cuantos días.

Garbanzos sin brotes

Al ir recolocando las plantas algunos hechos eran evidentes; aparecían pocos garbanzos, algunos podridos, algunos sin brotes y muchos grillos saltando de un lugar a otro.  Aunque llevo un rato al final todos han quedado en un mismo cantero.

Terreno con los nacidos, antes de realizar el trasplante

Pese a que fui matando los grillos que cayeron a mano es evidente que se han alimentado de los garbanzos. Queda por saber si seguirán haciéndolo y terminaran con los que he  trasplantado ahora. Pero resultan pocos garbanzos. Tendré que poner algunos más en otra zona. ©

Va de experimentos

Arroz a comienzos de octubre

Arroz a comienzos de octubre

Ahora que se acerca el final del año nos queda pasar cuenta de cómo han ido algunos de los experimentos que hemos realizado a lo largo del año. De algunos ya sabéis sus resultados, de otros, quizá no conozcáis   en qué han consistido y cómo han ido. Aquí está la relación de los más destacados:

Cosecha de melones

Cosecha de melones

  • Arroz. Ni el sembrado directamente, ni el trasplantado han ido bien.  Crecieron florecieron, pero pese a que hubo espiga esta no llegó a granar. No sé si se debe a que no se alcanzan temperaturas adecuadas, pese a la suavidad del año, o a que le falta algún tipo de nutriente y no he sabido hacerlo mejor. Volveré a intentarlo al próximo año por darle una última oportunidad antes de tirar la toalla.
    Arroz con la espiga helada

    Arroz con la espiga helada

    Soja tardía

    Soja tardía

  • Injerto de castaño sobre encina. Han sido un completo fracaso. Ninguno de los injertos realizados salió adelante. Este año volveremos a intentarlo, adoptando algunas medidas nuevas, arbolitos de menor tamaño y  un tipo diferente de injerto,  para ver si conseguimos que alguno  llegue a prender, pero creo que pondré mientras tanto un castaño a ver si cuidándolo un poco llega a crecer.
  • Pimientos Bishops Crown.  Sembrados al mismo tiempo que los demás es un pimiento de crecimiento más lento por estas zonas, tanto es así que les costó madurar, y solo alguno llegó a hacerlo, por lo que el tema de las semillas está todavía en el aire. Aunque tengo unas plantas del año pasado, por lo que ya veremos que sucede con ellos.
  • Consuelda rusa.  Las plantas colocadas en el huerto han sido 4 y todas ellas están en buenas condiciones, lo que nos permitirá al próximo año  comenzar a usarla en el compost y experimentar con sus posibilidades.
  • Tencas. A lo largo del verano las tencas han ido creciendo en la charca. Al principio tímidas y retraídas, pero pronto se animaron y se han ido desarrollando de forma clara.
  • Melones y sandías bajo túnel. Este ha sido uno de los experimentos que mejor han funcionado este año. Pese a que la siembra fue tardía comenzaron a dar pronto y se mantuvieron dando durante mucho tiempo. El próximo año lo volveremos a repetir, pero secuenciando su siembra desde antes.

    Pimientos Bishop´s crown

    Pimientos Bishop´s crown

  • Cultivos tardíos de maíz, patatas  y soja.  El resultado de la siembra tardía ha sido irregular, en gran medida beneficiado por la suavidad de temperaturas de los inicios de este otoño.
    • En el caso de las patatas puestas en surco cubiertos de paja, los resultados fueron buenos. Hay que aumentar las cantidades de paja pues  algunas de las patatas se ponen verdes de la solanina, pero por otro lado esas son las que reservamos para la siembra, pues dicen que funcionan mejor ante el ataque de virus y hongos.
    • Respecto al maíz, lo más tardía le costó granar.  aunque llegó a hacerlo los granos no alcanzaron sus mejores resultados. Tan tarde no compensa. Hablamos que alguno se sembró a finales de junio.
    • Respecto a la soja, pese a ir tarde,  creció bien, produjo edamame y llego a madurar, pero para secarse la he tenido colgando dentro de uno de los invernaderos. ©

      Recogiendo patata tardía

      Recogiendo patata tardía

 

 

 

Edamame

Edamame: granos tiernos de soja

Edamame: granos tiernos de soja

Este año hemos incorporado un cultivo  que sin ser nuevo, si que lo recogemos y utilizamos  de forma novedosa. Son los granos tiernos de la soja, conocidos como Edamame, una forma de comer la soja muy frecuente entre la población asiática y los veganos. Cuando la soja alcanza  casi su grosor óptimo  poco antes de alcanzar la madurez y comenzar a secarse, ese es el punto en que se deben recoger estas vainas: verdes y  tiernas, pero  con los granos casi hechos

Plantas llenas de vainas

Plantas llenas de vainas

Planta con vainas tiernas

Planta con vainas tiernas

A mediados del mes de julio cuando todavía me quedaba  un trozo arado y sin sembrar decidí poner una zona para experimentar con el Edamame. Pensaba  que por el tiempo que quedaba hasta la llegada del frío  en modo alguno  podría llegar a madurar, pero  no era esa su función, ya tenía otra sembrada de antes para semilla y no había problema por ese lado. El objetivo eran los granos tiernos. Ahora en el mes de octubre las plantas están listas para recolectar.

Estas vainas inmaduras de soja  las podemos destinar al consumo inmediato,   para ello  debemos  hervirlas en agua con sal  durante quince minutos y  luego servirlas enteras. De ellas solo se come el grano tierno del interior. O bien podemos   conservarlas, tras darles un breve hervido, dejarlas enfriar y luego congelar.  Cuando se vayan a comer se terminarán de hervir.  Esta es la forma en la que más  frecuentemente se encuentra el edamame en el mercado.

Tras ser cocidos  y  con uno poco de sal, son granos que tienen un sabor agradable tanto cuando están calientes como cuando ya van fríos. Son un tanto viciosos y se consumen con facilidad.

Al ser soja son ricos en proteínas y al ser inmaduros no han acabado de realizar su ciclo y además  de ir  ir cocidos,  por lo que presentan muchos menos antinutrientes que el grano maduro de la soja, según he podido ver  por Internet.

Vainas antes de cocer

Vainas antes de cocer

De todas formas  la información con la soja es tan contradictoria en  este medio  que resulta frustrante no poderse fiar ni de un extremo ni de otro.  Por ello no voy a dejar de comer algún que otro aperitivo de edamame, pero habrá que hacer con ella como con otros alimentos,  evitar caer en cualquier abuso, aunque por si misma resulte deliciosa. ©

Vainas con sal

Vainas con sal

Tirabeques de otoño

Flores de tirabeques

Flores de tirabeques

Vainas de tirabeques

Vainas de tirabeques

Este año como tenía mucha tierra disponible decidí hacer un experimento con los tirabeques. El plantarlos tarde para tenerla cosecha a final del verano e inicios del otoño.  El año pasado lo había intentado con guisantes pero no salió bien, pues la formación de la vaina de los guisantes lleva más tiempo que la de los tirabeques.

La siembra la realicé ya a mediados del mes de julio y las plantas han estado todo el verano creciendo en la tierra. Las plantas han ido bien sin dar demasiado  problema, algo de agua cada cierto tiempo para asegurar su crecimiento y de extracto fermentado de cebolla para que no les entrara el mildiu.

Algunas de las plantas en flor

Algunas de las plantas en flor

Ahora, antes de las lluvias que están cayendo, ya hemos recogido parte de la cosecha, y todavía quedan un montón de vainas a medio crecimiento.  Con estas lluvias, siempre que el frío no sea excesivo, los tirabeques van a continuar floreciendo como han estado haciendo hasta ahora y engordando sus tiernas vainas.

Limpiando las vainas

Limpiando las vainas

Vamos a preparar unos tirabeques  y berenjenas salteados. Con las vainas crujientes en la cocina lo primero que hay que hacer es eliminar el nervio lateral que algunas de ellas tiene.  Luego pelamos y cortamos la berenjena y los tirabeque en trozos mas o menos iguales.

Berenjenas blancas y tirabeques

Berenjenas blancas y tirabeques

En un wok o en la sartén  con una cucharada de aceite de girasol, salteamos las berenjenas  blancas  troceadas a fuego vivo y meneando, durante unos  minutos. se añaden  los tirabeques y  se siguen removiendo para que no se peguen,  se añade la sal y el  sésamo y por último una cucharadita de salsa de soja.

... con algo de sésamo y de tiempo de cocción

… con algo de sésamo y de tiempo de cocción

Los tirabeques  se pueden comer crudos, pero en este plato necesitan alcanzar un punto  de equilibrio entre su crocante frescor y la tierna cocción, yo prefiero más de la tierna cocción, por lo que suelo dejarlos un poco más y al plato.

Listo para la mesa

Listo para la mesa

Todavía nos quedan unas cuantas recetas más para degustar todo el sabor de los tirabeques que  están creciendo. ©

Cultivo de soja verde

Vainas y flores de las judías mungo

Vainas y flores de las judías mungo

Este año llegó al huerto de la mano de una amiga esta planta. Hasta  ahora siempre la había llamado soja verde y  ahora finalmente me entero que no lo es. Esta leguminosa conocida  en el mercado bajo la denominación de soja, de la que el elemento más comúnmente conocido son los llamados  brotes de soja, en realidad es la Vigna radiata también llamada judía mungo, que es casi tan rica en proteínas como la soja, pero que no tiene nada que ver con la autentica  planta  de soja (Glycine max). De entre  lo que producimos en el huerto  el cultivo con el que  está másemparentada es con las judías de medio metro, Vigna unguiculata subespecie sesquipedalis.

Engordando las vainas

Engordando las vainas

La planta como todas las leguminosas enriquece la tierra al tiempo que tras florecer y cuajar sus vainas, nos ofrece sus semillas. Estas nos permitirán realizar geminados o cocinarlas en el invierno.

Plantas jóvenes en las primeras fases de cultivo

Plantas jóvenes en las primeras fases de cultivo

Su cultivo requiere poco conocimiento:  tierra,  algo de humus, aunque también se puede  cultivar sin el, riego regular durante el periodo de crecimiento.    A lo largo de este se debe mantener un poco de control sobre los hongos, por eso en las primeras fases del cultivo le dimos azufre amarillo, para posteriormente tratarla con  el extracto fermentado de cebolla.

Junto a las plantas de calabazas peregrino

Junto a las plantas de calabazas peregrino

Su crecimiento  es medio bajo y ha ido bien, salvo por la mala elección para la  localización de su cultivo. La puse junto con las calabazas cisne y del peregrino, que se han descolocado y desbordado  ocupando tanto el soporte que coloqué para ellas como en ocasiones la zona lateral donde  sus zarcillos se lían con las plantas de la judía mungo, arrastrando hacia el suelo a estas y teniendo que desenredarlas con frecuencia.

Ahora ya en septiembre habrá que ir reduciendo la cantidad de agua, para ayudar a que madure el fruto. Las vainas están cargadas de este. ©vainas

Habones de Sanabria, con gambas y calamares

Habones con gambas y calamares

Habones con gambas y calamares

Con los habones de Sanabria que recogimos al final del verano había que hacer alguna receta para saber si merecen la pena  el que los sembremos otro año  o no. Para ello elegimos esta receta con gambas y calamares.

Necesitamos habones, un puñado de  gambas, unos calamares pequeños, 1 tarro pequeño de tomate natural, 1 cebolla, 1 vaso de caldo  de pescado, unos ajos, aceite , perejil  y sal.

Lo primero de todo fue poner de remojo los habones el día anterior.  Se pusieron a cocer con tiempo suficiente. Se les colocó con agua abundante y se dejaron a hervir unos minutos. Tras esto se le quito el primer agua. Se volvieron a poner al fuego y cuando comenzaron a  hervir se les espantó un par de veces, añadiendo un poco de agua fría. Se dejaron cocer hasta estar tiernos, fue una hora y algo. Se quitaron del fuego a la espera de ser usados.

Tiritas de calamar

Tiritas de calamar

En una sartén se puso  la cebolla picada  con el aceite de oliva hasta estar pochada, momento en que se incorporó el tomate  y las aletas y patas de los calamares hasta que quedaron bien cocidos.

Gambas peladas y salteadas

Gambas peladas y salteadas

A parte en una sartén se saltean un ajo y las colas de gambas peladas  un par de minutos  y se reservan. En la misma sartén se pone  el otro  ajo a freír y a continuación el calamar cortado finamente en tiras, se deja cocer hasta que está tierno.

Cociendo habones y calamares

Cociendo habones y calamares

Se escurren los habones, se colocan en una cazuela con un poco de caldo  de la cocción y el caldo de pescado.

Todo en la cazuela

Todo en la cazuela

Colocamos los habones en la cazuela y el fumet de pescado. Se le incorporan los rabos, con la cebolla y  el tomate, más las gambas. Se dejará que se vayan cociendo y mezclando los sabores.  Se añade el perejil picado. Colocamos por encima las tiras de calamar. Se  retira del fuego y se sirve.

Una legumbre saludable

Una legumbre saludable

Es un plato realmente agradable y digestible. Con un sabor suave en la legumbre, que quedan enteras y mantecosas, al tiempo que gambas, calamares y caldo del pescado  añaden un contraste de sabores que enriquece el conjunto. No será la última ve que lo hagamos. El próximo año  volveremos a sembrar  Habones de Sanabria. ©

Cosechando alubias

Alubias rojas

Alubias rojas

Alubias pintas

Alubias pintas

El consumo de legumbres aporta al organismo humano proteínas de alta calidad. Compuestas de aminoácidos como la isoleucina, la  leucina,  la lisina, la metionina, la fenilalanina, la  treonina, el  triptófano,… Son  aminoácidos esenciales que solo consigue el organismo a través de la dieta.

Alubias blancas

Alubias blancas

Las alubias  son una  buena fuente de ellos. Con proteínas de alto valor biológico, aportan al organismo otra serie de beneficios. Ricas en minerales y en fibra, no contienen colesterol. Al no ser ricas en grasas y ser estas insaturadas, son más beneficiosas para la salud. Son fáciles de digerir y relativamente fáciles de producir.

Ramas sin vainas

Ramas sin vainas

Por todo ello nosotros este año hemos aumentado la variedad de judías  para semillas que estamos cultivando en el huerto. Así a las   alubias que tradicionalmente  sembramos como las judías rojas, y las  blancas de riñón, hemos sumado otras como la judías negras, las pintas o las canela.  Intentando aumentar en variedad y  sabores, pero muy lejos todavía de las ochocientas y pico variedades  distintas que podemos encontrar de ellas. Hay que entender que las alubias tienen una tremenda facilidad para la hibridación.

Alubias canela, variedad de León

Alubias canela, variedad de León

Las alubias gustan de un final de verano  y comienzos de otoño seco y caluroso, de esa manera su recolección se hace mejor, con frutos de más calidad. En ese sentido este año se ha podido recoger la mayoría de sus semillas, quedando ya pocas  en el huerto.

Alubias negras en diferentes fases de secado

Alubias negras en diferentes fases de secado

Tras la recolección, con su secado y aventado, siempre es conveniente pasarlas por el congelador para minimizar el impacto de los gorgojos. Posteriormente hay que almacenarlas. Para ello suelo preferir los tarros de cristal.

Ahora lo que queda es incorporarlas a la dieta al menos una vez en semana. He irlas intercalando con otras legumbres y combinarlas  con otros alimentos como  cereales integrales, frutos secos, lácteos, … Lo que permitirá una mejor asimilación de sus proteínas. ©