Archivo de la categoría: Cultivo de cereales

Nuevo terreno y el maíz

Maiz azul en flor

Maiz azul en flor

Sirviendo de soporte para las judías

Sirviendo de soporte para las judías

Al maíz le gusta la tierra poco explotada,  y con posibilidad de agua abundante. De ello es un buen ejemplo la cosecha de este año.  La zona donde colocamos el maíz se aró a finales de mayo  y  ya antes de comienzos de junio estaban comenzando a aparecer las primeras plántulas.

El terreno  ya no estaba entonces demasiado húmedo y hubo que regar  un poco, junto a la semilla, al hacer los surcos para asegurar su nacimiento. El terreno   apenas se trabajó, pero como la humedad escaseaba en el suelo las hierbas quedaron  fulminadas por el calor.

No pensábamos  que íbamos  a tener tan buenos resultados, pero  el poner las semillas junto a la humedad aseguró que saliesen adelante lo sembrado sin apenas competencia con las hierbas. Además de que el humus y la potasa  aseguraron la conservación de la humedad y han permitido un buen crecimiento. Hay plantas de maíces que superan los tres  metros de altura.

Como  lo que se pretendía era que el terreno se pusiese en explotación lo que más sembré fueron leguminosas, en especial diferentes tipos de judías y alternando con ellas y a veces siendo usado como postes,  fui colocando los diferentes tipos de maíces.

En diferentes fases

En diferentes fases

Maíces variados y multicolores. Maíz azul de los indios Hopi, punto al maíz del país, de color amarillo, o el otro rojo,  Maíz de palomitas rojo, junto a los nuevos tipos de maíz que me envió Paco, algunos de ellos realmente simpáticos, como un casi minúsculo maíz negro, pero cuyas plantas van  con buen crecimiento. Maiz tierno  no muy lejos del maíz tradicional de palomitas.

Maíz del país, más temprano, o de ciclo más corto

Maíz del país, más temprano, o de ciclo más corto

Con tantos tipos diferentes cada variedad responde de forma distinta. Unos resultan muy tempraneros, de ciclo corto, otros crecen y crecen y les cuesta florecer.  Con algunos todavía no se les ve la flor, dependerá de cómo venga el resto del verano y de lo temprano que llegue el frío. Estamos con la expectativa de la cosecha.  Mis gallinas van a disfrutar mucho este año. ©

El maíz tierno se sembró el último

El maíz tierno se sembró el último

Trasplante de arroz

Plantas de arroz

Plantas de arroz

Semillero antes de comenzar el trasplante

Semillero antes de comenzar el trasplante

Esta semana pasada trasladé al final el arroz desde el semillero a tierra. El arroz que inicialmente tuvo un buen crecimiento en el invernadero cuando llegó el inició de calor lo pasó muy mal y no fue hasta que lo trasladé y decidí meterlo dentro del estanque que no se fue recuperando, aunque le costó lo suyo.

En aquellos momentos  estaba bien. Por lo que dada la densidad del semillero había que trasplantarlo cuanto antes, pues poco más podía crecer allí. Para ello  empleamos una de las zonas roturadas este año.

Lo primero de todo fue  abrir y preparar una serie de surcos donde íbamos a colocar las plantas.  Elevamos los bordes laterales para que el agua permanentemente se concentrara en este espacio.

Cogimos la manguera y fuimos llenando los surcos de agua. Con el plantel de arroz recién sacado del estanque, separar las raíces de las plantas  y `repararlas para su trasplante, era fácil.

Con las raíces en  el agua

Con las raíces en el agua

Fuimos cogiendo plántulas y colocándolas de una en una o por parejas, enterrando sus raíces  en el barro húmedo.  Separadas  las plantas entre si por la distancia del surco y  como a 8-10 cm, en la hilera. Tras plantarlas incorporamos humus por encima, en la tierra mojada.

Tarea en marcha

Tarea en marcha

Las diferentes hileras se fueron cubriendo, colocando al final 5 surcos  que nos permitirán saber que tal resulta este experimento y si merece la pena el cultivo de arroz por esta zona. Ahora deberemos mantener en lo posible el agua hasta que las plantas se adapten y luego conforme vayamos viendo que se hace necesario. Ya os contaremos cómo sale. ©

Falta la quinta

Falta la quinta

Arroz de secano en el huerto

Semillero de arroz

Semillero de arroz

Siempre había pensado que para cultivar el arroz era necesario plantarlo en un humedal, cubierta la tierra con agua a lo largo de todo su proceso de crecimiento, hasta llegar el periodo de la recolección, pero este pasado otoño, Carola me sacó de mi error y me mandó semillas de arroz de la variedad Guadiamar.

La variedad Guadiamar es un tipo de arroz especial empleado para el cultivo en secano, que se emplea en diversas zonas de España, en concreto en  el valle del Ebro y del Guadalquivir y que pretendo poner en el huerto para que resultados da.

Semillas de arroz Guadiamar

Semillas de arroz Guadiamar

El que las plantas de  arroz estén anegadas  no es imprescindible para su cultivo, pero si resulta interesante para eliminar las hierbas que de hecho en cuanto empiezan a crecer  compiten  con él.

Por ello el sistema que habitualmente se emplea es el mantener los campos cubiertos con agua, de ese modo se evita el desarrollo de un buen número de plantas. Cultivándolo sin agua, en secano, tendremos que ir eliminando las hierbas que de hecho van a aparecer.

Al plantearme el cultivar arroz  la ignorancia ha sido lo primero en aparecer, pero siguiendo unas pequeñas instrucciones de Carola y  los principios generales de  laboreo  y abonado de las semillas, vamos a ver qué podemos hacer.

Germinando las semillas

Germinando las semillas

Lo primero que se nos plantea  es cómo realizar su siembra. Hay dos sistemas, la realización de un semillero del cual conseguir plántulas para su trasplante posterior y  por otro lado la siembra directa que suele realizarse  en el Valle del Ebro  desde el momento en que el espino blanco está en flor. Nosotros todavía no podemos hacerlo dado como está la tierra de pesada en estos momentos .

Reparto de las semillas en la caja de cultivo

Reparto de las semillas en la caja de cultivo

El semillero lo  realizamos en el mes de  abril en un terreno bien abonado y  de fácil  drenado dentro del invernadero.  Para ello tratamos un poco las semillas y antes de sembrarla la  mojamos  y pusimos a  germinar. Cuando estas comenzaban a sacar las radículas las colocamos en el semillero y las cubrimos con tierra. Ahora las plantas llevan ya unos centímetros de crecimiento y  habrá que mantener un ojo sobre ellas, regando y abonando según vaya siendo necesario, hasta que llegue el momento de sacarlas al exterior.©

Maíz de colores

Mazorcas con granos de colores

Mazorcas con granos de colores

Matices

Matices

Este año al recoger el maíz me encontré con una sorpresa que pretendo conservar. No sé exactamente si su trasformación venía ya con las semillas que me dio Paco, o si por el contrario sucedió en el huerto al mezclarse los pólenes de las diferentes variedades entre si, pero al recoger la cosecha, junto a las mazorcas de maíz azul nos  encontramos con otras  diferentes. Algunas de las mazorcas lo que tenían era maíz de colores.

El grano del maíz suele tener cuatro colores básicos: blanco, amarillo, rojo y el azul oscuro que en algunos casos es casi negro. En el huerto nosotros disponemos de tres de ellos. Quizá en algún momento podamos conseguir del blanco.  Uno de los hechos más frecuentes entre el maíz es el de la hibridación de unos tipos con otros. Así sucede cuando   las plantas de maíz están muy cercanas entre si.

Normalmente cuando  se resiembra el maíz se deben escoger aquellas semillas cuyas mazorcas conservan las cualidades más puras  que queremos conservar, descartando para el consumo humano o animal todas las que vayan perdiendo sus peculiaridades genéticas.

Pero estas mazorcas son especiales,  presentan ciertas particularidades que las diferencian de todas las que hay a su alrededor. Son mazorcas bien granadas, alargadas y regulares en la disposición de sus granos. Su rendimiento se presenta bueno. El tipo de granos conseguido es más fino de formato, superior en tamaño, por otro lado,  al del grano del maíz de palomitas, pero  con la mazorca alargada y cierto aire en común.

Recién recogido

Recién recogido

Cada mazorca presenta granos distintos, con matices de colores diferentes, que ofrecen tonos ocres, amarillos, marrones, cremas, lilas, morados, rosados,  verdosos, azulados, … e incluso algunas de ellas presentan matices del rojo. Son como pequeñas gemas.

Lotería genética

Lotería genética

Ese carácter mestizo de las mazorcas las hace muy atractivas, más auténticas. Parece sacar en ellas su herencia genética. Aquellas cualidades que salen a la superficie desde  las entrañas del genoma. Este maíz indígena conecta con mí alma. Habla en un lenguaje  que lo  hace muy atractivo para mí. El próximo año sembraremos maíces de colores. Ya veremos que pasa con la cosecha.©

Cultivo de mijo rojo en el huerto

Aemillas de mijo

Semillas de mijo

Este año también coloqué en el huerto un nuevo cereal: Panicum miliaceum, más conocido como mijo, en concreto el mijo rojo, cuya semilla me vino desde la sierra de Gredos, gracias a la generosidad de Paco, de La huerta de los Robles.

El mijo  es un cereal que no tiene gluten, por lo que  es apto para los celiacos, motivo por el que se está incrementando su cultivo y consumo. Es un cereal  del que he leído que era habitual  su producción en las zonas del norte de España antes de la llegada del maíz, prácticamente desapareciendo cuando se generalizó el uso de este.

Principios de julio

Principios de julio

Nosotros este año colocamos en el huerto una hilera ancha, con la sana intención  de ver que posibilidades tenía su producción y los niveles de dificultad que podría plantear su cultivo. De entrada se sembró al  final de la  primavera con semillas que estaban  bastante próximas entre si, en una siembra a voleo. Como es habitual como abono empleamos humus de lombriz. mezclado con la tierra.

Finales de julio

Finales de julio

Panocha de mijo rojo

Panocha de mijo rojo en agosto

Colocado  a pleno sol, pronto comenzó a crecer y tener un buen desarrollo. Motivo por el cual comenzaron a resultar demasiadas plantas en poco espacio. Por ello procedimos a aclarar las plantas, eliminando aquellas demasiado cercanas entre si.

En el mes de septiembre

En el mes de septiembre

Su crecimiento continuo hasta superar los dos metros de altura. A continuación fueron desarrollándose los penachos florales, que mecidos por la brisa fueron polinizándose. Es un cultivo que no requiere de mucha agua, con todo  también se regó.

Caido con las primeras lluvias

Caído con las primeras lluvias

Las semillas en el final del verano fueron venciéndose hacia el suelo por el peso de las mismas. Ya en el mes de septiembre  se segó. Entonces , se separaron las semillas de la paja y  recogimos el grano.  Su producción no está mal y tiene como  destino principal  el ser alimento para las gallinas. Aunque habrá que ver que otros usos  podemos darle.  Se aceptan sugerencias. ©

Panochas cargadas de grano

Panochas cargadas de grano

Las barbas del maíz

La otra cosecha

La otra cosecha

Brillo de seda

Brillo de seda

Junto a  la cosecha de las mazorcas de maíz tiene lugar una segunda cosecha que pocos conocen. Sucede con ella como tener un tesoro en aquello que la mayoría de la gente descarta, estamos hablando de  las barbas del maíz.

De  aspecto sedoso, con delicado e intenso brillo, las barbas del maíz  son en realidad los estigmas que acompañan a la mazorca a lo largo de su crecimiento y que pueden ser cosechados  al realizar la recogida del grano. Debido a su apariencia  es de entender que en la  en la cultura anglosajona reciban el nombre de “Corn Silk”- Seda de maíz.

Esta parte de la mazorca  es rica en Potasio y vitamina K. Tiene diferentes usos medicinales principalmente en relación con  el aparato urinario, y así es usada para tratar la cistitis, la prostatitis, infecciones del tracto urinario, cálculos renales, ... Pero no se queda ahí hay otros usos  que se pueden consultar aquí.

Separando de la panocha

Separando de la panocha

Para usar las barbas del maíz  estas se recogen con cuidado teniendo presente que hay que mantener el material limpio y sin mohos, por ello debemos descartar aquellas partes que se hayan podido oscurecer  por  exceso de humedad.

Tras recoger,  cómo mejor se puede emplear es en fresco pero también  se usa seco. En esta época se  debe colocar entre servilletas de papel que absorban el exceso de humedad y poner a secar con cuidado, sin exponerlo a temperaturas muy elevadas. Se  almacena en un entorno controlado.

Aontonando los estigmas

Amontonando los estigmas

El sistema más empleado para su consumo es a modo de tisana.  Una cucharada de  barbas de maíz picado por taza de agua. Hasta 2-3 tazas al día. Facilita la micción, por lo que no se debe beber para la noche.

Lo bueno de tener un huerto propio y ecológico es que podemos estar seguros de que para un  uso medicinal, el cultivo se ha hecho de modo ecológico. ©

 

Maíz azul de los indios Hopi

Maiz azul

Maíz azul

Este año llegó al huerto un nuevo tipo de maíz. Un maíz del que se dice que está en el origen del resto de maíces del mundo. Es el maíz azul de los indios Hopi, un pueblo de nativos americanos de la zona de Arizona. Este maíz se lo debemos a Paco, al que queremos darle las gracias desde aquí.

Quitando la panocha

Quitando la panocha

Cuando se siembran maíces diferentes uno tiene que tener presente las posibilidades de hibridación que se puede dar entre ellos y sembrarlo de modo que esto se minimice en la manera de lo posible. Se sembró en dos  zonas distintas, alejadas del resto de maíces. Hasta ahora en el huerto  teníamos   cuatro tipos diferentes, a los que se suma este nuevo.

El maíz azul en su lugar de origen, el desierto de Arizona,  produce pequeñas mazorcas. No ha sido así aquí, donde  han resultado mucho más productivas.  Siendo de tamaños diferentes, algunas de ellas han dado unas mazorcas largas y cargadas de grano, pero en conjunto bien formadas y de grano apretado.

Mazorcas

Mazorcas

Este  maíz lo  sembramos a mediados de mayo, y  se ha estado regando a lo largo del verano.  En una de las zonas, aquella que ha tenido las mazorcas más grandes,  volvimos a dar un refuerzo de abono hacia mediados de agosto. Para ello echamos el abono sobre las raíces y luego abrimos el suco tapando el abono.

Algunas mazorcas largas

Algunas mazorcas largas

La planta del maíz azul alcanzó un buen crecimiento, pero al llegar  los temporales de otoño, con bastante  agua junto al viento, una parte de los maíces cayeron al suelo debido al peso de las mazarocas.  Por ello cortamos el tallo de los millos hasta llegar al fruto, de modo que terminará de secarse y madurar.

Con el tallo podado

Quitando el tallo

Tras recoger la cosecha, a las mazorcas  se les quitó  la panocha y se han tenido al sol para asegurarnos de que el fruto estuviera bien seco. ©

Caja con maíz de palomitas y azul

Caja con maíz de palomitas y azul