Archivo de la categoría: Cultivo de cereales

Arroz de secano en el huerto

Semillero de arroz

Semillero de arroz

Siempre había pensado que para cultivar el arroz era necesario plantarlo en un humedal, cubierta la tierra con agua a lo largo de todo su proceso de crecimiento, hasta llegar el periodo de la recolección, pero este pasado otoño, Carola me sacó de mi error y me mandó semillas de arroz de la variedad Guadiamar.

La variedad Guadiamar es un tipo de arroz especial empleado para el cultivo en secano, que se emplea en diversas zonas de España, en concreto en  el valle del Ebro y del Guadalquivir y que pretendo poner en el huerto para que resultados da.

Semillas de arroz Guadiamar

Semillas de arroz Guadiamar

El que las plantas de  arroz estén anegadas  no es imprescindible para su cultivo, pero si resulta interesante para eliminar las hierbas que de hecho en cuanto empiezan a crecer  compiten  con él.

Por ello el sistema que habitualmente se emplea es el mantener los campos cubiertos con agua, de ese modo se evita el desarrollo de un buen número de plantas. Cultivándolo sin agua, en secano, tendremos que ir eliminando las hierbas que de hecho van a aparecer.

Al plantearme el cultivar arroz  la ignorancia ha sido lo primero en aparecer, pero siguiendo unas pequeñas instrucciones de Carola y  los principios generales de  laboreo  y abonado de las semillas, vamos a ver qué podemos hacer.

Germinando las semillas

Germinando las semillas

Lo primero que se nos plantea  es cómo realizar su siembra. Hay dos sistemas, la realización de un semillero del cual conseguir plántulas para su trasplante posterior y  por otro lado la siembra directa que suele realizarse  en el Valle del Ebro  desde el momento en que el espino blanco está en flor. Nosotros todavía no podemos hacerlo dado como está la tierra de pesada en estos momentos .

Reparto de las semillas en la caja de cultivo

Reparto de las semillas en la caja de cultivo

El semillero lo  realizamos en el mes de  abril en un terreno bien abonado y  de fácil  drenado dentro del invernadero.  Para ello tratamos un poco las semillas y antes de sembrarla la  mojamos  y pusimos a  germinar. Cuando estas comenzaban a sacar las radículas las colocamos en el semillero y las cubrimos con tierra. Ahora las plantas llevan ya unos centímetros de crecimiento y  habrá que mantener un ojo sobre ellas, regando y abonando según vaya siendo necesario, hasta que llegue el momento de sacarlas al exterior.©

Maíz de colores

Mazorcas con granos de colores

Mazorcas con granos de colores

Matices

Matices

Este año al recoger el maíz me encontré con una sorpresa que pretendo conservar. No sé exactamente si su trasformación venía ya con las semillas que me dio Paco, o si por el contrario sucedió en el huerto al mezclarse los pólenes de las diferentes variedades entre si, pero al recoger la cosecha, junto a las mazorcas de maíz azul nos  encontramos con otras  diferentes. Algunas de las mazorcas lo que tenían era maíz de colores.

El grano del maíz suele tener cuatro colores básicos: blanco, amarillo, rojo y el azul oscuro que en algunos casos es casi negro. En el huerto nosotros disponemos de tres de ellos. Quizá en algún momento podamos conseguir del blanco.  Uno de los hechos más frecuentes entre el maíz es el de la hibridación de unos tipos con otros. Así sucede cuando   las plantas de maíz están muy cercanas entre si.

Normalmente cuando  se resiembra el maíz se deben escoger aquellas semillas cuyas mazorcas conservan las cualidades más puras  que queremos conservar, descartando para el consumo humano o animal todas las que vayan perdiendo sus peculiaridades genéticas.

Pero estas mazorcas son especiales,  presentan ciertas particularidades que las diferencian de todas las que hay a su alrededor. Son mazorcas bien granadas, alargadas y regulares en la disposición de sus granos. Su rendimiento se presenta bueno. El tipo de granos conseguido es más fino de formato, superior en tamaño, por otro lado,  al del grano del maíz de palomitas, pero  con la mazorca alargada y cierto aire en común.

Recién recogido

Recién recogido

Cada mazorca presenta granos distintos, con matices de colores diferentes, que ofrecen tonos ocres, amarillos, marrones, cremas, lilas, morados, rosados,  verdosos, azulados, … e incluso algunas de ellas presentan matices del rojo. Son como pequeñas gemas.

Lotería genética

Lotería genética

Ese carácter mestizo de las mazorcas las hace muy atractivas, más auténticas. Parece sacar en ellas su herencia genética. Aquellas cualidades que salen a la superficie desde  las entrañas del genoma. Este maíz indígena conecta con mí alma. Habla en un lenguaje  que lo  hace muy atractivo para mí. El próximo año sembraremos maíces de colores. Ya veremos que pasa con la cosecha.©

Cultivo de mijo rojo en el huerto

Aemillas de mijo

Semillas de mijo

Este año también coloqué en el huerto un nuevo cereal: Panicum miliaceum, más conocido como mijo, en concreto el mijo rojo, cuya semilla me vino desde la sierra de Gredos, gracias a la generosidad de Paco, de La huerta de los Robles.

El mijo  es un cereal que no tiene gluten, por lo que  es apto para los celiacos, motivo por el que se está incrementando su cultivo y consumo. Es un cereal  del que he leído que era habitual  su producción en las zonas del norte de España antes de la llegada del maíz, prácticamente desapareciendo cuando se generalizó el uso de este.

Principios de julio

Principios de julio

Nosotros este año colocamos en el huerto una hilera ancha, con la sana intención  de ver que posibilidades tenía su producción y los niveles de dificultad que podría plantear su cultivo. De entrada se sembró al  final de la  primavera con semillas que estaban  bastante próximas entre si, en una siembra a voleo. Como es habitual como abono empleamos humus de lombriz. mezclado con la tierra.

Finales de julio

Finales de julio

Panocha de mijo rojo

Panocha de mijo rojo en agosto

Colocado  a pleno sol, pronto comenzó a crecer y tener un buen desarrollo. Motivo por el cual comenzaron a resultar demasiadas plantas en poco espacio. Por ello procedimos a aclarar las plantas, eliminando aquellas demasiado cercanas entre si.

En el mes de septiembre

En el mes de septiembre

Su crecimiento continuo hasta superar los dos metros de altura. A continuación fueron desarrollándose los penachos florales, que mecidos por la brisa fueron polinizándose. Es un cultivo que no requiere de mucha agua, con todo  también se regó.

Caido con las primeras lluvias

Caído con las primeras lluvias

Las semillas en el final del verano fueron venciéndose hacia el suelo por el peso de las mismas. Ya en el mes de septiembre  se segó. Entonces , se separaron las semillas de la paja y  recogimos el grano.  Su producción no está mal y tiene como  destino principal  el ser alimento para las gallinas. Aunque habrá que ver que otros usos  podemos darle.  Se aceptan sugerencias. ©

Panochas cargadas de grano

Panochas cargadas de grano

Las barbas del maíz

La otra cosecha

La otra cosecha

Brillo de seda

Brillo de seda

Junto a  la cosecha de las mazorcas de maíz tiene lugar una segunda cosecha que pocos conocen. Sucede con ella como tener un tesoro en aquello que la mayoría de la gente descarta, estamos hablando de  las barbas del maíz.

De  aspecto sedoso, con delicado e intenso brillo, las barbas del maíz  son en realidad los estigmas que acompañan a la mazorca a lo largo de su crecimiento y que pueden ser cosechados  al realizar la recogida del grano. Debido a su apariencia  es de entender que en la  en la cultura anglosajona reciban el nombre de “Corn Silk”- Seda de maíz.

Esta parte de la mazorca  es rica en Potasio y vitamina K. Tiene diferentes usos medicinales principalmente en relación con  el aparato urinario, y así es usada para tratar la cistitis, la prostatitis, infecciones del tracto urinario, cálculos renales, ... Pero no se queda ahí hay otros usos  que se pueden consultar aquí.

Separando de la panocha

Separando de la panocha

Para usar las barbas del maíz  estas se recogen con cuidado teniendo presente que hay que mantener el material limpio y sin mohos, por ello debemos descartar aquellas partes que se hayan podido oscurecer  por  exceso de humedad.

Tras recoger,  cómo mejor se puede emplear es en fresco pero también  se usa seco. En esta época se  debe colocar entre servilletas de papel que absorban el exceso de humedad y poner a secar con cuidado, sin exponerlo a temperaturas muy elevadas. Se  almacena en un entorno controlado.

Aontonando los estigmas

Amontonando los estigmas

El sistema más empleado para su consumo es a modo de tisana.  Una cucharada de  barbas de maíz picado por taza de agua. Hasta 2-3 tazas al día. Facilita la micción, por lo que no se debe beber para la noche.

Lo bueno de tener un huerto propio y ecológico es que podemos estar seguros de que para un  uso medicinal, el cultivo se ha hecho de modo ecológico. ©

 

Maíz azul de los indios Hopi

Maiz azul

Maíz azul

Este año llegó al huerto un nuevo tipo de maíz. Un maíz del que se dice que está en el origen del resto de maíces del mundo. Es el maíz azul de los indios Hopi, un pueblo de nativos americanos de la zona de Arizona. Este maíz se lo debemos a Paco, al que queremos darle las gracias desde aquí.

Quitando la panocha

Quitando la panocha

Cuando se siembran maíces diferentes uno tiene que tener presente las posibilidades de hibridación que se puede dar entre ellos y sembrarlo de modo que esto se minimice en la manera de lo posible. Se sembró en dos  zonas distintas, alejadas del resto de maíces. Hasta ahora en el huerto  teníamos   cuatro tipos diferentes, a los que se suma este nuevo.

El maíz azul en su lugar de origen, el desierto de Arizona,  produce pequeñas mazorcas. No ha sido así aquí, donde  han resultado mucho más productivas.  Siendo de tamaños diferentes, algunas de ellas han dado unas mazorcas largas y cargadas de grano, pero en conjunto bien formadas y de grano apretado.

Mazorcas

Mazorcas

Este  maíz lo  sembramos a mediados de mayo, y  se ha estado regando a lo largo del verano.  En una de las zonas, aquella que ha tenido las mazorcas más grandes,  volvimos a dar un refuerzo de abono hacia mediados de agosto. Para ello echamos el abono sobre las raíces y luego abrimos el suco tapando el abono.

Algunas mazorcas largas

Algunas mazorcas largas

La planta del maíz azul alcanzó un buen crecimiento, pero al llegar  los temporales de otoño, con bastante  agua junto al viento, una parte de los maíces cayeron al suelo debido al peso de las mazarocas.  Por ello cortamos el tallo de los millos hasta llegar al fruto, de modo que terminará de secarse y madurar.

Con el tallo podado

Quitando el tallo

Tras recoger la cosecha, a las mazorcas  se les quitó  la panocha y se han tenido al sol para asegurarnos de que el fruto estuviera bien seco. ©

Caja con maíz de palomitas y azul

Caja con maíz de palomitas y azul

 

Los cereales y la helada

Adelante centeno, al fondo espelta

Adelante centeno, al fondo espelta

Cómo todos los años ya está bien desarrollado el cereal por estas fechas. Este año han sido espelta y centeno. He puesto un trocito de cada para recoger semilla, y otro trozo de centeno, para en primavera darle la vuelta y usarlo como abono verde. Ambos  son de la familia de las Gramíneas o Poáceas, y para ambos las heladas son importantes en su desarrollo.

Agua e Hielo en las hojas

Agua e Hielo en las hojas

Lo primero de todo es sembrar el cereal de modo que cuando llegue la helada esté crecido pero no demasiado desarrollado, de otro modo el hielo podría dañar la planta. En mi caso fue en el mes de  noviembre al mismo tiempo que las habas, cuando los puse en tierra. Desde entonces ha estado creciendo  todo el tiempo, pues en general las temperaturas este año no han sido demasiado bajas.

Las heladas tienen un papel importante pues son las responsables de que las plantas realicen una doble tarea:

Por un lado, desarrollar raíces profundas,  lo que facilita que la planta se afiance bien  al terreno y se pueda nutrir  en profundidad y resistir mejor la deshidratación que el hielo genera en superficie.

Espelta con algo de acolchado

Espelta con algo de acolchado

Por otro, al ahondar las raíces con la helada se potencia el desarrollo del ahijamiento.  Consiste este en el  crecimiento  a partir del primer tallo que sale de la semilla de, brotes y raíces que arrancan desde el primer nudo, cada uno de los cuales tiene a su vez otro  primer nudo, que ahija también, con ello se hace una red tupida de tallos con su propio sistema radicular que forman la macolla.

Espelta

Espelta

Un  número significativo  de los cereales son capaces de ahijar, pero con resultados diferentes. El centeno tiene mejor capacidad de ahijamiento que la espelta, como claramente se percibe en las imágenes. Pero para ello también influyen los nutrientes recibidos por la planta.

El haber aportado humus como abono, con buenos niveles de nitrógeno, facilita el amacollamiento. Hay que tener presente que en el humus existen determinadas  niveles de hormonas, y es el equilibrio hormonal con la presencia de  Auxinas y Citoquininas, el factor clave del desarrollo de este  ahijamiento.©

 

Palomitas de maíz

Palomitas de maíz

Palomitas de maíz

zea mays everata sturt

zea mays everata sturt

En estas tardes de otoño con tanta lluvia el quedarse en casa ha sido frecuentemente  la opción elegida. Nada mejor en esos momentos que animar la tarde con un buen cuenco de palomitas recién hechas.

El maíz Reventón que es como también se llama al maíz de palomitas  hay que desgranarlo a mano y con cuidado para que no se le rompa la piel, pues con ella  completa, cuando se le somete al calor, la presión interna lo abre como una bella flor.

Investigadores de la Universidad de Scranton, Pensilvania han concluido que un  buen cuenco de palomitas resulta ser uno de los alimentos más saludables que podamos tomar, dada  la elevada cantidad de polifenoles  que presentan.  La concentración de estos polifenoles es más elevada dado el bajo porcentaje de agua de las palomitas, un 4%. Mucho más elevada que en muchas frutas y verduras. Estos se concentran sobre todo en la piel, que también aporta mucha fibra. Enlace de la BBC que puede ser de interés.

maíz, poco aceite y poca sal

maíz, poco aceite y poca sal

Los  polifenoles son  antioxidantes  muy saludables para proteger a las células de las enfermedades degenerativas y  del daño causado por los radicales libres, también ayudan a combatir el colesterol. Pero para que sean tan saludables hay que preparar las palomitas de una manera  adecuada, con baja cantidad de aceite de  buena calidad y poca sal.

Se cubre apenas el fondo de la cazuela

Se cubre apenas el fondo de la cazuela

Las palomitas nos aportan también otros elementos a la dieta como  vitamina E, Tiamina, minerales,.. Pero la clave está en cómo hacerlas.

Dentro de la cazuela

Bajo la tapa…

Empezamos necesitando una buena cazuela de fondo plano, con tapadera. Un  puñado de maíz, un chorro de aceite  de oliva virgen (apenas 1 cucharada o 2),  un poco de sal. Se pone todo ello  en el fondo de la cazuela y se tapa esta poniéndola a fuego vivo.

...saltan las palomitas y llenan la cazuela

…saltan las palomitas y llenan la cazuela

Dependiendo del nivel de humedad del maíz, esta tarda  más o menos, pero moviendo las semillas sin destapar la cazuela, al cabo de poco rato el maíz comienza a saltar chocando con las paredes, haciendo ruido. Se debe seguir  moviendo la cazuela, de modo que no se nos peguen las palomitas, se puede bajar un poco el fuego.

Si la cazuela tiene un fondo grueso que retenga el calor, se pueden incluso retirar del fuego, pero debemos seguirlas moviendo, sin destapar,  para impedir  que  tomen un sabor ahumado. Tras un fuerte bombardeo en pocos minutos dejan de hacer ruido.  Ya podemos destaparlas y están listas.

¡Vistas y no vistas!

¡Vistas y no vistas!

Apenas llevan grasa, poca sal y  están deliciosas, tanto ellas como  el olor de las palomitas. ©