Archivo de la categoría: Cucurbitácea

Sandías en el huerto

Caballón de sandías

Las sandías aman el sol.  También gustan de un lugar expuesto donde el aire pueda correr, por eso prefieren áreas de ladera orientadas al sur. Por qué esta afirmación. Más que nada porque es el segundo año que tengo buenas sandías en el huerto, pese  a haberlas sembrado nuevamente  con retraso. En ambos años se han dado estas dos premisas.

Charleston Grey

Este año están bárbaras. Tengo una buena variedad  de sandías colocadas en el huerto.  La mayor parte en un  largo caballón  en el que se dedican 2/3 a las sandías y  el resto  a melones.

Sandía listada de semilla pequeña

En el  caballón he colocado además dos túneles,  bajo los cuales crecen la mitad de las sandías, el resto queda al aire libre. Bajo el túnel  con el calor del verano las sandías, hasta ahora, llevan casi el mismo ritmo de crecimiento que en la zona  descubierta, pero cuando se inicie  el descenso  nocturno  de las temperaturas la diferencia en ese ritmo de crecimiento será mayor, manteniéndose el mismo dentro de la zona protegida que almacena el calor.

Sandía Piporra

En estos momentos ya se aprecian los diferentes tipos de sandías que hay sembradas en el huerto  a través de la forma y diseño de los frutos. De esto es lo que hay:

  • Sandías de Abundio, son sandías  listadas, de buen tamaño, muy sabrosas.
  • Sandías Charleston Grey, de color claro y homogéneo,  alargadas y en teoría de buen tamaño.
  • Sandías Piporras, de piel clara casi sin dibujo y semillas de tamaño más grande
  • Sandías de semilla menuda, listadas
  • Sandías Sugar baby, de color verde intenso, pero más retrasadas que las demás, pues las sembré más tarde.
  • Sandía injertada sobre calabaza, comprada de cierto tamaño  y colocada la primera en el terreno.

Sandías de Abundio

Tengo ganas que estén para comer, de entre todas será la injertada, que compró mi marido en la feria, la primera en dar sus frutos, pues ya llevan un buen tamaño. ©

Anuncios

Melones en el huerto

Imagen de esta tarde noche con las primeras flores apareciendo entre sus hojas

Comienzos de julio

Este año el cultivo de melones también lo realicé por siembra directa en el huerto. Lo había intentado antes en el invernadero, pero el fungus gnat se llevó por delante los que puse. No había tiempo para más.

Este año coloqué una hilera completa de melones y sandías  a pleno sol y con una orientación norte-sur. En una zona bien aireada del huerto. En  ambos caso el modo de sembrarlos ha sido el mismo.

  • En primer lugar  realizamos caballones estrechos en los que coloqué  abono abundante, en nuestro caso humus de lombriz. Pero se ha dejado  a ambos lados un amplio espacio para la expansión posterior.
  • En segundo  lugar dentro del caballón hicimos  una hoya donde colocamos las semillas. Las hoyas las realicé alargadas con  6 u 8 semillas en cada una de ellas.

    Cavando, abonando y ampliando uno de los laterales

  • Cuando las plántulas de melón comenzaron a salir se mantuvo el riego   en las hoyas  mientras que estas eran pequeñas pero al crecer se pasó a riego lateral en los sucos dejados para este fin, a cada lado del caballón.
  • Las plantas han ido creciendo bien mientras que se ha ido manteniendo el riego.  Su sistema radicular se ha ido ampliando. Se han ido eliminado las hierbas que competían con los melones, en especial las correhuelas.

    Preparando el otro

  • A lo largo de  esta semana  he incorporado más humus a lo largo del suco de riego y lo he enterrado ampliando el lateral del caballón, tapando con tierra del lateral todo la humedad incorporada al suelo.
  • Se  intentará  en las próximas semanas mantener el riego lo que sea necesario y si los melones continúan bien  volver a realizar esta misma tarea ampliando el espacio del  caballón y haciendo que las raíces se extiendan  hacia el exterior buscando la humedad y el alimento.
  • Mientras tanto se han incorporado algunos extracto vegetales  cerca de la hoya, para prevenir ataques de hongos y  reforzar las plantas. También se les ha dado una dosis de azufre amarillo y diversas pulverizaciones, de  maceraciones y extractos vegetales.

    En pleno vigor

Ahora están comenzando a florecer. Como este año hay colmenas cerca, la polinización no debería ser un problema y tendríamos que comenzar a ver melones pequeños pronto.

 

Acorn squash al horno

Recogiendo calabazas

Recogiendo calabazas

 Acorn squah creciendo

Acorn squah creciendo

Este año, después de no haberlas sembrado el año pasado, he plantado este tipo de calabaza en el huerto. Pertenecen al grupo de las Cucurbita pepo, nás aun al grupo de las calabaza Bellota, en concreto  son la Acorn Table Queen Winter Squash.

Este tipo de calabaza, conocida cientificamente como Cucurbita pepo var. turbinata  fue originada dentro de landraces de antes del descubrimiento de América y se conserva todavía en EEUU, donde suele consumirse con regularidad por estas fechas, sobre todo en la costa este, en torno a Massachusetts. Un landrace es un tipo de cultivo natural que se ha creado dentro de grupo aislado de evolución concreto, con  la acción selectiva que de forma espontánea se ha ido realizando.

Limpiando la calabaza

Limpiando la calabaza

Este año aunque no han sido muy abundantes en producción  si que contamos con más de una docena de estas pequeñas  y  ricas calabazas. Ahora  quiero mostraros  una de las formas más habituales  de consumirla en estas fechas en torno a  la celebración de Thanksgiving, asada al horno.

Preparando para el horno

Preparando para el horno

Necesitamos una calabaza, partida a la mitad,  libre de pepitas y casi dos horas de horno.  Al limpiar la calabaza le hacemos varios cortes   creando una red  de estrías a través de las cuales penetrará en la carne de calabaza el aliño que vamos a ponerle: Azúcar moreno,  unos pedacitos de mantequilla y un poco de canela.

Tras el horno

Tras el horno

Con el horno en torno a 200º y tiempo  suficiente, la carne de la calabaza se pone untuosa y confortable. El aliño marca en que medida  los sabores puedes ser más intensos o no, pero resultan reconfortantes,  nos atrapan por su sabor. Ahora con su  tamaño ideal, podemos  comerla solos o compartirla. ©

Año de calabazas

Calabazas alargadas, tamaño medio

Calabazas alargadas, tamaño medio

Pese haber ido este año la siembra muy tardía, al ser este un año excepcional  en tan altas temperaturas, las calabazas se han dado  muy bien. De hecho ha sido el mejor año de calabazas de todos los tiempos en el huerto con una gran diversidad de tipos y buenos tamaños. Con la excepción de unas pocas semillas que puse al principio y que al quedar a la sombra no se dieron bien, las demás han tenido una producción muy abundante.

Calabaza redonda de Castilla

Calabaza redonda de Castilla

La mayoría se sembraron allí donde no colocamos nada más, en la zona norte del huerto, en una hilera vertical que recorría buena parte de la orilla de la valla. Se  sembraron a finales de junio y a sembraron a pleno sol, con espacio abundante, en una zona donde el terreno no estaba demasiado trabajado y  donde le pudimos meter algo de agua a lo largo del verano gracias a la existencia de mangueras de goma, cuando se veía que sus hojas iban desmayadas.

Calabaza Butternut

Calabaza Butternut

Calabaza de Mallorca

Calabaza de Mallorca

Las plantas en general se pusieron a crecer a lo loco. Así   en la zona que estaba entre las patatas  ocuparon todo el espacio e  invadieron los surcos que estaban cerca de ellas.

Calabazas grises de Valencia

Calabazas grises de Valencia

En único inconveniente de una siembra tardía aunque la producción sea abundante puede ser la maduración de las calabazas y que pueda llegar  antes de tiempo  una helada temprana.  Con el primer punto no ha habido problema. Dadas las temperaturas del año la maduración se ha ido adelantando. Lo de la helada ya no tiene remedio, aunque habíamos recogido una tanda y no fue de esas heladas bestiales, pero con todo  las hojas tiernas de las calabazas ya se vieron achicharradas.

Hojas heladas de las calabazas

Hojas heladas de las calabazas

Calabazas Scorn y Baby Bear

Calabazas Acorn y Baby Bear

Llegamos a tiempo de recoger la cosecha de calabazas, aunque dejamos en las plantas aquellas que van todavía  verdes para que terminen de hacerse. Sin duda todo un éxito con un buen número de tipos de calabazas:  Calabazas redondas  y grandes de Castilla, de la gris mediana de Valencia, de las Butternut de tamaños y  formas variados,  de  las largas de Mallorca,  de las de cabello de Ángel,  de las americanas, algunas suecas,  de las Potimarron,  y algunas otras … ©

Calabazas de Cabello de Ángel

Calabazas de Cabello de Ángel

Calabaza Potimarron

Ma mayor parte de nuestra cosecha salvo los ejemplares más tiernos

La mayor parte de nuestra cosecha salvo los ejemplares más tiernos

Tallo tierno y cáscara fina

Tallo tierno y cáscara fina

Este año tengo algunas calabazas nuevas en el huerto,  algunas de ellas realmente interesantes. Este es el caso de la calabaza potimarron  que  también es conocida como calabaza Hokkaido,  pero su nombre científico es Cucurbita maxima Duchesne ssp. maxima convar. maxima ‘Red Kuri’ De  tamaño pequeño ,forma aplastada  y  piel fina, su fruto destaca entre las hojas de la planta con un intenso color naranja.  Es una calabaza  muy apreciada en el Extremo Oriente.

Todavía no hemos probado estas calabazas, pero la cosecha se presenta abundante. Dicen que son unas de las más ricas por su sabor,  que recuerda a la castaña.  Coloqué  dos hoyas  a comienzos del mes de junio. Dentro de cada una de  ellas puse tres semillas de calabaza y todas han salido adelante, aunque una de ellas es híbrida.

De intenso color

De intenso color

Las plantas tienen un vigor medio y cuentan con unas hojas anchas, redondeadas y  de color agrisado,  pero de un tono claro, casi perla.   El terreno donde se colocaron estaba a pleno sol. Junto a las semillas les puse un buen puñado de humus, dado que las calabazas gustan en conjunto de  un substrato rico en nutrientes.

planta-joven

calabazaFuera de agua cada cierto tiempo y algo de extracto fermentado de cebollas para combatir el humus y la araña roja, por lo demás estas calabazas han estado a su aire. Ahora que han comenzado a bajar las temperaturas y por  lo tiernas que están,  hemos decidido recogerlas para comenzar a usarlas  en unos casos y almacenarlas  en otros. Para ello las cortamos siempre con un trozo del rabo  con  el que estaban unidas a la planta madre.

Con una hibridada

Con una hibridada

Para su conservación deben estar en un lugar ventilado y fresco, donde la corteza exterior vaya secándose y donde las temperaturas no desciendan demasiado, pues de ser así podrían echarse a perder estos frutos.©

Cosecha de sandías

Jugosa y refrescante

Jugosa y refrescante

El experimento realizado bajo el túnel  a lo largo del verano ha demostrado que para las sandías (Citrullus lanatus)  funciona muy bien en esta zona. Con el se ha  adelantado la producción de las mismas de forma considerable, dado lo tarde que se sembraron y que antes de acabar el mes de agosto ya estamos consumiéndolas. Además de que las piezas han alcanzado un tamaño bastante aceptable  para  lo que ha sido habitual en la huerta hasta ahora, y que además se han dejado a las plantas a su aire, sin poda de ningún tipo.

Frutos en el túnel

Frutos en el túnel

Comenzó esta semana la cosecha de sandías de nuestra producción bajo el túnel  con dos de los ejemplares más grandes, sandías blancas, o más bien rayadas con manchas en su piel blancas. Son sandías cuyo peso está en torno a los 7 kilos, cargadas de agua, de buen dulzor y  crujientes  en su  carne. Desde ahora  en adelante continuaremos recolectando  con regularidad a lo largo del mes de septiembre.

Listas para casa

Listas para casa

Pero todo experimento aunque sea fructífero puede ser mejorable.  Eso sucede con este. Las sandías se recogieron tras verse la planta afectada por podredumbre en el suelo, lo que aceleró su maduración. Esto  ha sucedido porque la zona donde estaban colocadas las plantas no quedó bien saneada y elevada, por lo que tendía a encharcarse. Esto hay que remediarlo.

Otro fruto

Otro fruto

De cara al futuro tengo intención de continuar con los túneles para el cultivo de las sandías, pero  hay que cambiar el diseño de  una zanja central de riego, con ello las plantas se ven muy constreñidas bajo el plástico, quedando la zona central de expansión ocupada por el canal de riego. Quizá haya que poner el riego fuera del túnel, aunque la ideal sería poderle incorporar goteo. Pero sin aumentar los costes, lo que  de momento no es posible.©

Melones y sandías bajo túnel

Túnel de melones a finales del mes de julio

Túnel de melones a finales del mes de julio

Normalmente los túneles suelen se una experiencia de otoño, invierno y primavera. Es raro que en pleno verano los empleemos, de hecho nunca antes  los habíamos usado en esta época.

Este año una buena parte de los cultivos se plantaron con retraso. Ello se percibe en su desarrollo  en el huerto. Los diversos factores que llevaron a ello, hicieron que cuando fuimos a poner las sandías (finales de junio) y los melones (principios de julio)  llegáramos a considerar si sembrarlas o no. Había ya algún otro plantado en otras zonas  y dudamos que hacer.

El mismo túnel en la primera semana de julio

El mismo túnel en la segunda semana de julio

Melones y sandías en mi zona son plantas del calor. Sino aprovechan los calores estivales más fuertes, su desarrollo se hace escaso y su crecimiento   no ofrece buenos resultados. Qué hacer, cómo conseguir  un mayor crecimiento, proporcionando más calor.  A grandes remedios. Si la cuestión era aportar calor quizá deberíamos probar con el cultivo en  los túneles.

Túnel de sandías

Túnel de sandías

Diferentes frutos

Diferentes frutos

Todos hemos probado el intenso calor que bajo los túneles de plástico puede hacer bajo el sol. Al tener menor altura la circulación del aire en su interior se hace más lenta y almacenan el calor del día para compensar las temperaturas nocturnas que en mi zona es raro que no desciendan por la noche, incluso en pleno julio.

Como plásticos había y los túneles hasta el otoño no iban a estar en servicio, decidimos que nada íbamos a perder por probar con  la experiencia. Así tenemos dos túneles en marcha. Uno de sandías y otro de melones.  Este último fue el más tardío de todos en ser sembrado y el que dependerá de cómo venga el otoño para ver los resultados de sus frutos.

De momento la experiencia parece ir bien. El riego se conserva más tiempo. Las flores se polinizan bien, sobre todo en las sandías. En los melones están ahora comenzando la floración. Melones y sandías por su parte están creciendo a ojos vista y todavía queda calor por delante.  Ya veremos que tal resulta el fruto final.©

Sandías rayadas

La mayoría son sandías rayadas