Archivo de la categoría: Solanáceas

Inicio de la temporada de pimientos en el 2019

Los más avanzados del huerto

Esta temporada me he encontrado  liada en otros temas  y sin demasiado tiempo para ocuparme del huerto. Con ello todo se ha resentido un poco y ha ido más tardío. Además a ello se ha sumado que los semilleros se vieron afectados por los ratones y hubo que resembrar.

Como todo iba tardío decidí comprar  una tanda de plantas de los pimientos más habituales, de modo que estos nos ofrecieran aquellos frutos más tempranos  que pudiéramos necesitar. Estos pimientos los planté dentro del invernadero. Preparados para el trasplante ya con buenas  raíces y cepellón cuando se pudiera.

Planta de mi semillero

El año ha estado también muy raro y retuve  en el interior del invernadero las plantas durante bastante tiempo, hasta que el riesgo de heladas pasó del todo.

Hilera tras la tormenta

Las plantas  este año incorporan bocashi además de humus de lombriz y carbonato cálcico que ayuda a reducir los sequeros que las deficiencias en el riego pueden provocar. Tengo intención también de probar en pimientos y otras solanáceas los diferentes tipos de bioabonos que hemos estado elaborando.

Este año la mayoría de las solanáceas las he vuelto a colocar en la zona inicial del huerto.  El año pasado una buena parte de esa zona estuvo sembrado de soja. La tierra en esta zona está suelta y más consolidada que en otras partes del  terreno.

A los pimientos el calor, siempre que no sea extremo,  les sienta bien, por lo que  este último mes han crecido de forma continuada. Ahora dependiendo del tipo de plantas nos encontramos con algunas que tienen ya los frutos  que están para recoger, es el caso de algunos pimientos de padrón, a otros que están comenzando a estar en flor.

La lluvia que ha ido cayendo a lo largo de las últimas tres semanas también les ha venido bien. Sobre todo cuando tras la lluvia se han podido cavar.  Pero lo que no les ha sentado tan bien ha sido la última tormenta que llevaba algo de granizo. Esto no lo hemos visto de forma directa pero, por el daño en uvas y hojas, granizo hubo.

Protegiendo del sol tras el trasplante

Ahora queda controlar su crecimiento, estando atentos al ataque de hongos. Ir entutorando, podar los tallos que estén por debajo de la cruz de las plantas,  vigilar la presencia de posibles plagas,…. en fin, lo típico de su cultivo a lo largo del verano.©

Anuncios

Plantando tomates en el exterior

Tomates bajo túnel esta mañana, sin malla de sombreo

A finales del mes de mayo ya es hora de colocar los tomates en el exterior, incluso aquí. Después de una primavera aleatoria, donde tan pronto ha habido calores extremos como el retorno a las heladas, hemos comenzado a colocar en el exterior los primeros tomates.

Es cierto que en la semana pasada tuvimos temperaturas por debajo de 0º y que los brotes de algunas parras aparecen tostados, pero espero que colocando los tomates bajo un túnel de plástico puedan soportar esos grados que desciende la temperatura en la noche, incluso en el caso en que las temperaturas sean negativas. Colocando una malla de sombreo sobre el túnel ha sido más fácil  su arraigo en estos primeros días.

Los tomates este año han ido tardíos. Primero hubo problemas en los semilleros, tanto en tomates como en  pimientos, boniatos  y  algunas cucurbitáceas.  Más tarde las plantas no han terminado de tirar dentro del invernadero, de ello ha tenido la culpa la abundancia de pulgones, pese al uso del jabón de potasa y de los extractos.

Quizá haya que dejar planta seca para crear extractos nuevos al comienzo de la primavera, de modo  que los podamos usar  para controlar estas plagas iniciales. La cuestión es que mucho de los tomates van tardíos.  Con todo ya comienza a haber tomates formándose dentro del invernadero.

Este año voy a volver a colocar los tomates en las zonas donde inicialmente tenía el huerto. Hace ya un tiempo en  que allí no hay solanáceas y es una de las zonas más cálidas del huerto. Por otro lado está cerca del agua, por lo que dar riego es bastante sencillo.

Túnel y malla de sombreo

De momento hay colocadas poco más de una docena de plantas, pero a lo largo de la semana iré colocando el resto.  Este año al poner las plantas he incorporado el uso del bocashi a ver que tan buenos resultados puede dar.  También he ido dando a las plantas un poco de diatomea, intentado controlar los problemas que otros años han tenido con los ácaros. posiblemente por este mismo motivo les daré una mano de azufre amarillo.©

Berenjenas 2018

En un año como el actual no es de extrañar que las berenjenas hayan venido tardías y que sea ahora cuando estamos recogiendo el grueso  principal de la cosecha.

Las plantas  fueron plantadas más bien tardías, trasplantadas desde el invernadero. Empleamos con ellas más abono que otros años y también biochar, así como humus de lombriz. Las  berenjenas a lo largo del mes de julio crecieron fuertes y altas, mucho más que otros años anteriores, pero apenas sacaron flor. También sufrieron algún que otro ataque de los escarabajos de la patata.

Ha sido más tarde ya en el mes de septiembre cuando las flores fueron dando paso a los frutos que han sido de muy buen tamaño y  tan deliciosas como siempre. Dependerá ahora de cómo y cuándo  llegue el frío y la helada,  para  que se alcance el máximo  de su potencial, acabándose de  desarrollar las que van creciendo.

Aunque cada año  siembro un poco de todas las variedades  de semillas de berenjenas que tengo: Negras (redondas y alargadas),  de Almagro,.., son sin duda las blancas las mejores que cultivamos de todas ellas. De hecho en casa me piden que deje de poner las otras y tenga solo de estas, aunque estas son un poco más tardías en el fruto que las negras, que se maduran antes.

Plantas en el mes de julio

Tengo que encontrar alguna otra variedad y ver si puedo conseguir alguna que sea  más ajustada a las características de este clima y que se desarrolle antes.©

Año de pimientos

Hilera de pimientos

Pimiento amarillo

Este año para ser un año que va retrasado en casi todo  es uno de los años en que mejores tengo los pimientos, podría incluso decir que es  incluso el mejor (lo que visto a priori resulta sorprendente).

El panorama inicial se presentaba  un tanto confuso:

  1. Primero nacieron mal y tardíos.
  2. Después los puse en contenedores pequeños, lo que supuso dificultades para mantener la humedad dentro del invernadero. Por ello, al secarse más de lo debido,  se perdieron una buena parte de los sembrados.
  3. Cuando los pasé a tierra conseguí sacar adelante a una parte de ellos, pero la falta de calor hizo que fueran retrasados.
  4. Por ese motivo decidí comprar una tanda de planta, a ver si con todo ello conseguía sacar adelante pimientos suficientes.
  5. Se pusieron tarde  en el terreno y de entrada no parece que haya habido tanto calor como otros años,  lo que tendría que haberlos retrasado.

    Pimiento Italiano

Siendo todos estos los contras que han tenido los pimientos, algo ha habido a favor para conseguir las buenas plantas que tenemos este año en el huerto. Como aspectos a favor se deben tener en cuenta:

  1. Lo primero de todo es que hemos comenzado a realizar los surcos de plantación usando el motocultor.  Con ello se pudo aricar con más facilidad  y  dejar las plantas colocadas más en alto de lo que hasta ahora hacíamos. Con ello  ha habido la posibilidad de cultivar las matas por encima del nivel de regado, dejando el terreno saneado y las raíces del pimiento a salvo.
  2. Están plantados a pleno sol, en grandes surcos, con un marco de plantación entre las plantas de pimiento, amplio.

    Pimientos y berenjenas

  3. Les incorporé además de su abono habitual tanto abono fermentado de conejo con  restos de las leguminosas del año pasado, además de añadir biochar, así como humus de lombriz, ceniza  y un poco de carbonato cálcico.
  4. Ya en pleno crecimiento las plantas han recibido dos tratamientos de abono foliar realizado con materias naturales (bioabono), en un experimento organizado por mi marido.
  5. Además de ello han recibido diferentes tratamientos de extracto fermentado de cebolla y ajo, tomate, ortiga, milenrama,…

Su crecimiento ha estado por encima de la media de otros años. Todo ello nos deja con buenas expectativas de cosecha, de la que ya hemos ido disfrutando tanto de la cosecha de pimientos de Padrón como de la de los  Italianos, del resto solo hemos ido quitando aquellos pimientos que presentan sequeros, que de hecho si que ha habido una tanda.©

La tristeza del tomate

Pimientos y tomates en el mes de junio

Inicio de la cosecha a  finales de junio

En estos días de finales de noviembre hemos estado recogiendo cuerdas  y quitando los restos de los tomates de este  año que todavía estaban en la tierra.   Una buena  parte de ellos pretendo quemarlos dado los problemas que ha habido  este año.

A  mediados del mes de julio sorprendí una conversación  entre dos locales, hablaban de cómo le iba con los tomates en sus huertos.  Uno de ellos llamaba tristeza a lo que tenían los suyos.

No fue hasta mediados del mes de julio, tras volver de un  curso en Lisboa, que no pude menos que recordar esta conversación y detectar el problema en los míos. Estos comenzaron a padecer también de esa tristeza, 

En los años que llevo de hortelana creo que nunca  he entendido menos el porqué de una enfermedad.  Las plantas unas estaban en terreno nuevo para ellas y otras en terreno ya empleado antes, no ha habido diferencias en el mal. Estaban al lado de los pimientos que no se han visto afectados, No estaban especialmente juntas. Se les había tratado  con extracto de cebolla a todos ellos. Si que es cierto que este año no se usó azufre  en los semilleros.

Pimientos y tomates a mediados de junio

Inicio de los problemas

La enfermedad se extendió por  los huertos, salvo en los de tomates más tardíos, donde afectó menos. Sus síntomas: marchitez de las ramas inferiores que se trasladaba hacia las superiores, menor vigor y hojas un poco  enrolladas y de tonos plateados en el envés. Menor cantidad de frutos  y estos se han madurado a mucho menor ritmo que en otros años. A mucha gente se les fueron muriendo.

¿Ante qué nos enfrentábamos? Para buscar una explicación quizá debamos tomar también  en consideración  la características del año con las elevadas temperaturas  sobre todo las de los meses de mayo y junio.

Afectó antes al invernadero

A lo largo de  todo el verano intenté aclarar cual de los muchos microorganismos que pueden afectar al tomate  pudiera ser.   Primero pensé en hongos  más tarde también incluí a las bacterias, pero reconozco que no tengo conocimientos suficientes para concretar. Es  complicado saber.  Por otro lado los tratamientos que les dimos si paralizaron en parte  el avance de la tristeza. Con todo  las plantas no se recuperaron plenamente, aunque siguieron dando tomates a lo largo del resto del verano hasta hace poco con  la llegada de los primeros hielos.

Tristeza en el mes de agosto

Eso no quiere decir que no haya habido tomates, pero en ningún caso han tenido la salud  y el vigor que deberían haber tenido, pero  plantas muertas solo hubo un total de dos.

Sea lo que sea ha sido un fenómeno generalizado  en la zona, que ha afectado más a los tomates que iban temprano, siendo de incidencia menor en aquellos plantados más  tardíos.  Es un problema que se ha dado entre la gente hortelana que conozco en un radio de 60 km como poco, posiblemente mas.

Como medidas preventivas pretendo quemar los restos y apenas he dejado  semillas de la cosecha de este año. ©

Chile Bishop crown

Chile Bishop Crown

Frutos maduros

De vez en cuando nos llegan semillas directamente desde América, en concreto desde Buenos Aires y gracias a Marina,  como el es caso de esta variedad  de chile, el Bishop Crown. Pertenecen a la especie  que se llama Capsicum baccatum var. pendulum y este año están madurando en el huerto.

Las plantas que este año están ahora con frutos enrojeciendo. Son plantas supervivientes del intento de cosecha del año 2016. Durante ese año las plantas colocadas en el exterior tardaron mucho en su desarrollo y no consiguieron madurar  más queapenas uno de sus frutos antes de cortar las plantas y recogerlas ante la amenaza de las heladas. Todavía tengo esas semillas en la esperanza de que sean válidas, pero por si acaso, para ofrecer más posibilidades dejé las plantas del semillero que habían sobrevivido al verano.

Crecimiento más espigado que el del año anterior

Estas plantas consiguieron sobrevivir al invierno y en la primavera de este año las trasladé dentro del invernadero.  Mi razonamiento era que si seguían una pauta de crecimiento  lento como el año anterior quizá les costase llegar a florecer, por ello todos los días extras que añadiera el invernadero a la fecha  de maduración en el  exterior serían bien recibidos.

Vista general de las plantas

Planta del 2016 antes de ser cortada

Sobrevivieron dos que han crecido mucho más altas que en el exterior y han desarrollado estos chiles Campanilla que crecen a lo largo de sus ramas. Los frutos están madurando ahora. Espero tener una pequeña cosecha de ellos, más si se mantienen suaves las temperaturas.  La renovación de la semilla parece asegurada.

El chile Bishop Crown es un chile que se considera suave,  lo que me parece estupendo dado que no soy una forofa del picante, pero ya veremos como resulta cuando haya que probarlo. Pero para todos aquellos que si gustan del mismo y de cómo conseguirlo, quizá os pueda interesar este enlace: El holandés picante

Algunos de los frutos del año anterior

 

Tomatillos a su aire.

Frutos de este otoño

Este año cuando me quise dar cuenta se había hecho ya tarde para sembrar los tomatillos, o Physalis ixocarpa. Pensé que otro año sería. Pero pronto me di cuenta que las plantas que habían nacido entre los garbanzos como malas hierbas, totalmente a su aire y asilvestradas, eran tomatillos.

Plantas con farolillos con el fruto en crecimiento

Al quitar las hierbas y cavar los garbanzos deje unas cuantas de esas plantas, dado que  los garbanzos no se veía que tuvieran muchas oportunidades ya que iban bastante tardíos. Allí en las hileras con los garbanzos han estado todo el tiempo. En unos casos aprovechándose del agua, en  las pocas ocasiones en que se han regado. En otros sobreviviendo a la dureza del verano.

Plantas a finales de agosto

Las plantas han estado a su aire. Han demostrado que son una especie capaz de asilvestrarse de forma espontánea. Sobreviviendo primero la semilla en el invierno y luego la planta  a lo largo del verano, con muy pocos recursos.

Mediados de septiembre

El crecimiento de las plantas ha sido lento, pero  en estos momentos ya tienen frutos listos para recogerse.  Es una pena que no haya llovido nada en el otoño, de ese modo la cosecha habría sido mayor.Pero todavía están a tiempo, si cayese algo de agua, ya que están llenas de fruto.  Este año intentaré  probar la salsa verde.©