Semilleros de pimientos

Semilleros en febrero

Semilleros en febrero

Trasplante en tierra

Trasplante en tierra

De momento  tengo buenas expectativas puestas en los pimientos.  Creo que algo voy aprendiendo sobre ellos y como manejar su siembra.  Pienso  que para el próximo año podrá ser incluso mejor, pues el germinador de semillas este año aportó el calor necesario para en el mes de febrero conseguir acelerar su nacimiento. Pienso experimentar a sembrar antes, usándolo.

Creciendo en los diferentes   montones

Creciendo en los diferentes montones

Una vez nacidos aunque no se les de calor excesivo  se mantienen en un avance lento  y cuando aparece el calor,   su crecimiento  se acelera.

Poco antes del trasplante

Poco antes del trasplante

En hilera de morrones

En hilera de morrones

Este año no repetí el error del año pasado  de sembrar los pimientos en tierra en el invernadero. La razón está en que la semilla gusta mucho a los ratones y no me habrían dejado nada, como sucedió el año pasado.

Los sembré en tiestecitos y probé 2 sistemas  a ver dónde se daban mejor: los  coloqué por un lado en el germinador, por otro en el invernadero. Sin duda ninguna los del germinador  nacieron antes  y avanzaron más, estando  estas fechas  mucho más grandes que los otros.

Una vez que estuvieron ya bien crecidos en los tiestecitos y con las  hojas verdaderas,  decidí pasarlos para el invernadero, dado que comenzaban  a elevarse las temperatura. Los planté  todavía todos juntos, sin separar las plantas, tal y como estaban en el tiesto.

Plantas para el segundo trasplante

Plantas para el segundo trasplante

Es ahora cuando estoy  colocándoles de uno en uno, para realizar con ellos el mismo proceso  que con los tomates, pues si funciona  bien con estos, no tiene por qué no   funcionar con los otros.

Pero como no se pueden poner todos los huevos en el mismo cesto en este proceso, no sembré todos los pimientos en las mismas fechas y hay clara diferencia entre los primeros y los segundos. Los  primeros que sembré fueron los de la cosecha principal, dejando aquellos que siembro en menor cantidad para la siembra más tardía.

Plantando

Plantando

Así los que ahora llevan buen crecimiento son: Morrones, pimientos  amarillos, italianos, Padrón, Piquillo, triangulares, algún picante, … Además más tardíos van algunas guindillas, ñoras,…  y  un poco de todo por sino funcionaba la temprano. ©

Año de violetas

Violeta

Violeta

Como cada año, una de las plantas más dulces de encontrar en el huerto o en el jardín en primavera son las violetas, o Viola odorata. Las mágicas violetas.

Delicadas y muy expansivas cuando se sienten a gusto, es de las plantas que me encantan y por ello las voy introduciendo en todos los huertos que he ido teniendo hasta ahora. Es una planta muy agradecida que pronto se asilvestra y se resiembra. Con  ello   me las vuelvo a encontrar  al llegar los primeros calores de la primavera, año tras años, cargadas de flor  y exuberantes.

Extendiendo su manto

Extendiendo su manto

La violeta prefiere la sombra o el sol y sombra y  le gusta la humedad de la primavera, pero también el calor de comienzos de abril y mayo. Por ello no es de extrañar que este año estén en pleno crecimiento y cargadas de abundante floración.

Delicadas y bellas

Delicadas y bellas

Es una planta de sotobosque, que aparece oculta entre la hojarasca o en los bordes de las paredes y piedras. De bajo porte, alcanza los 15 de  altura y  puede llegar a tapizar el terreno si las condiciones son las adecuadas, llenándose en estas épocas con sus olorosas flores  violetas.

Inseras en la vida silvestre

Insertas en el medio natural

Yo tengo violetas principalmente en el jardín de casa en su zona norte, donde extiende sus estolones   y donde florecen y resiembran sus semillas, pero también comienzan a aparecer en el huerto a la sombra de otras plantas con mayor desarrollo. Una vez asentada es solo cuestión de tiempo que se  expandan  por aquellas  zonas donde las condiciones sean más adecuadas. ©

Mirada al huerto en la semana decimosexta

Hemos continuado con una semana plena de calor. Con temperaturas más elevadas de lo habitual. Todo el huerto lo ha notado. El aumento del calor ha hecho necesario el uso del riego para apoyar a algunas plantas que estaban naciendo. Este mismo calor ha agostado  rápidamente los tulipanes y otras bulbosas, así como la flor de algunos frutales.

En el final de semana se ha anunciado la aparición de lluvia, pero en el huerto no ha habido señal de la misma. Todo lo más han sido   nubes y claros que han permitido un descenso de las temperaturas.©

Mirada 16.1

Mirada 16.1

Mirada 16.2

Mirada 16.2

Mirada 16.3

Mirada 16.3

Mirada 16.4

Mirada 16.4

Mirada 16.5

Mirada 16.5

Mirada 16.6

Mirada 16.6

Mirada 16.7

Mirada 16.7

Mirada 16.8

Mirada 16.8

Mirada 16.9

Mirada 16.9

Preparando la lenteja pardina

Al poco de arar el terreno

Al poco de arar el terreno

Lenteja tras el remojo

Lenteja tras el remojo

Este año nos hemos decidido a sembrar la lenteja pardina en el centro del huerto. Es  un tipo de lenteja mucho más menuda  que la lenteja  rubia castellana y muy sabrosa.  Las hemos colocado en la zona de  donde  habíamos quitado los frambuesos y donde también  hemos  colocado unas cuantas parras más, con la intención de agrupar allí  varios  tipos diferentes de uvas.

Zona bajo la lluvia

Zona bajo la lluvia

Comenzando a nacer

Comenzando a nacer

Es una zona donde quiero   dejar el suelo para cultivo de secano. Un lugar entre las parras donde   pueda poner cada año  leguminosas que sirvan de abono al  terreno y  al tiempo lo   mantengan   cultivado y libre de hierbas, dándonos una cosecha.

El terreno cuando comenzamos a trabajarlo estaba muy pesado y costó bastante prepararlo, pues llevaba cuatro años con los frambuesos y eso había hecho que la grama adquiriese mucho desarrollo en toda la zona.  Le dimos varias vueltas, e intentamos retirar toda la grama que fue posible,  pero    seguramente reaparecerá.

La lenteja la pusimos en remojo y estuvo además otro día humedecida antes de sembrarla. A continuación realizamos los sucos y la colocamos en ellos. nació rápido y bien.  Lleva ya nacida más de un mes. Al poco de nacer le llovió encima y eso ha hecho que su crecimiento fuese mejor.

En hileras...

En hileras…

Con la lluvia las hierbas se desbordaron, por ello en la semana pasada las cavamos. y quizá antes de que cierren los sucos con su crecimiento haya que volver a hacerlo, depende de la lluvia.  Entre ellas se conserva de momento  la higuera que con el buen tiempo de este año todavía conserva  las  brevas. Veremos si el tiempo las  mantiene.  ©

...rotas por la higuera

…rotas por la higuera

 

Cómo conseguir un arbolito nuevo

Creciendo, ya en tierra

Creciendo, ya en tierra

En esta época todavía podemos comprar  manzanas  de  la campaña otoñal. Ahora es un buen momento para conseguir un  arbolito de esas  manzanas. Solo hay que elegir el tipo de manzano que nos gusta y con sus semillas ponerlo en marcha.

Las manzanas han pasado todo el invierno metidas en las cámaras. Sus semillas se ha seguido alimentando de los nutrientes que les aporta las manzanas. En el interior de las cámaras han realizado el reposo a baja temperatura que activa la aparición del embrión, su peculiar periodo de estratificación.

naciendo

Germinando con humedad

Perfectamente  alimentadas y activadas por  el reposo  a la temperatura adecuada,  es frecuente que en estas fechas  cuando comemos manzanas podamos ver que estas tienen semillas con el embrión naciendo.

Estas semillas, si  simplemente las colocamos en un entorno húmedo (una servilleta de papel humedecida son suficiente), inician su crecimiento, apoyándose en la propia energía interna.

Si además estas semillas se colocan en tierra, será fácil conseguir, sin demasiados cuidados, que  al cabo de  un par de  años  tengamos un buen  plantón de árbol.

Entorno húmedo

Entorno húmedo

Este árbolito, tiene muchas posibilidades de ser de buena calidad, pues casi todos los manzanos comerciales crecen en entornos de árboles que tienen unas características seleccionadas, pero sino es así, tras  comprobar cómo son las primeras frutas,  podemos fácilmente  injertarlos de la fruta que nos apetezca.

Trasladando las plántulas a tierra

Trasladando las plántulas a tierra

Yo tengo este año unos cuantos manzanos de este tipo en marcha. Los árboles que resultan suelen ser buenos árboles, resistentes, sanos. Tanto si se usan de base de un injerto, como si se dejan con la variedad que toque en suerte. ©

Frittata de espárragos

Creciendo entre la hierba

Creciendo entre la hierba

Época de espárragos. En un año como el actual, con calor y  humedad  abundantes,  ya están saliendo los espárragos.  Ayer recogí los primeros de la temporada, pese a que  el terreno está a su aire  y no ha sido posible  limpiarlo de hierbas.

Cosecha del día

Cosecha del día

Fritata de Espárragos al horno

Fritata de Espárragos al horno

Primeros espárragos y sartén nueva. Qué mejor oportunidad que esta  para hacer una frittata. Las frittatas son una especie de tortillas a la italiana, con queso por encima y cuajadas en el horno.  Con la  nueva sartén no habrá  problema en realizar la frittata al horno.

Espárragos lavados en la cocina

Espárragos lavados en la cocina

Nuestra nueva sartén es una sartén de hierro fundido De Buyer, que compramos por Internet. Llevábamos ya una temporada dándole vueltas al  hecho de estar comiendo teflón, pues no hay duda que las sartenes  con recubrimiento de  teflón, se desgastan  y este para algún sitio va. Lo más probable es que  poco a poco  terminemos comiéndonoslo con los alimentos.

Troceados

Troceados

Cocidos al vapor

Cocidos al vapor

Recordábamos esas sartenes negras de hierro que había en muchas casas, que eran sartenes para toda la vida, auténticas  joyas familiares. Así al final  nos animamos y compramos esta sartén de hierro fundido  de la que estamos muy satisfechos.  Con ella hicimos esta frittata.

Con sal y pimienta

Con sal y pimienta

En la sartén

En la sartén

Para ello lavamos y cortamos los espárragos.  Los cocimos al vapor y  posteriormente los sacamos y  pusimos a saltear con un poco de aceite en la sartén, se le añadió  sal y pimienta.

Ricos huevos de casa

Ricos huevos de casa

Con un poco de huevo se le da el punto, que impide se pegue

Con un poco de huevo se le da el punto, que impide se pegue

Luego se batieron los huevos y  vertimos un poco en la sartén.  Esta se calienta rápido y hay que controlar la temperatura. Pues en ello está  la clave de que no se pegue.

Vertiendolo todo en la sartén

Vertiendolo todo en la sartén

Se removío ese poco de huevo, y se despegó. Se limpió el fondo. Lo mezclamos  todo,  huevos y espárragos,  y lo colocamos en la sartén. Seguía sobre el fuego.

Colocando el queso

Colocando el queso

Se encendió el horno y mientras tanto se cubrió todo con finas lonchas de queso, mezcla de cabra vaca y oveja. Rápidamente se metió al horno unos minutos. Darle el punto es un arte.

Recién sacada con la sartén

Recién sacada con la sartén

Dorada, pero no seca. Quizá  a esta le habría venido bien un poco menos de tiempo, pero estaba estupenda.  ¡Un buen descubrimiento esta sartén!. No será la última frittata. ©

Dorada  y ....

Dorada y ….

... muy esponjosa

… muy esponjosa

Mirada al huerto en la semana decimoquinta

Peral

Peral

En esta semana decimoquinta la temperatura del huerto se ha mantenido elevada, mucho más alta de lo que correspondería por la época.  Dadas las temperaturas que llevamos este año  este hecho  puede ser lo  más adecuado.  El daño que  las plantas sufrirían  en el huerto sería  elevado, si vuelvan las  temperaturas bajas y las heladas, pues  se están poniendo muy tiernas.

Con temperaturas elevadas y humedad en el suelo, las plantas están creciendo alegremente y la hierba comienza a desbordarse por todas partes.

En estos días hemos aprovechado para preparar el terreno que ya está listo para que vayamos a dejar caer las semillas en el suelo. Esto es un arma de doble filo, una posible apuesta. Por un lado el adelantar las fechas aumenta la cosecha, siempre y cuando no venga la helada y queme el fruto, lo que retrasaría la misma y  disminuiría su cantidad.  ¡Hagan juego señores! ©

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.2

Mirada al huerto 15.2

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.4

Mirada al huerto 15.4

Mirada al huerto 15.5

Mirada al huerto 15.5

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.

Mirada al huerto 15.7

Mirada al huerto 15.7

Mirada al huerto 15.8

Mirada al huerto 15.8

Mirada al huerto 15.9

Mirada al huerto 15.9

Mirada al huerto 15.10

Mirada al huerto 15.10