Nenúfares en el estanque

Nenúfar europeo

Nenúfar europeo: Nymphaea

Abriendo el embalaje

Abriendo el embalaje

¡Son casi mágicos! Meciéndose  suavemente sobre el agua. Los Nenúfares europeos  son una de las plantas  con la que queríamos contar en el estanque  del huerto. Para  conseguirlos  nos dedicamos a buscar en la red un proveedor.  Al final  lo encontramos y a buen precio, decidimos comprar nenúfares de dos tipos: blanco y rojo.

Las plantas llegaron en pleno verano preparadas para evitar la perdida de humedad. En cuanto las recibimos  nos pusimos a la tarea de introducirlas en el estanque, eliminando los restos de lenteja acuática que las acompañaban.

Flotando en el agua

Flotando en el agua

Cesta con arpillera y grava en el fondo

Cesta con arpillera y grava en el fondo

Ya teníamos las cestas preparadas para colocar las raíces, dentro de cada cesta colocamos una tela de arpillera que ayudara a retener la tierra y el abono  a base de humus y un abono especial para nenúfares de liberación lenta, que serviría de sustrato a partir del cual desarrollarse.  Luego la tierra. Por encima de todo colocamos arena y piedras, lo que impediría a la tierra flotar al empapar el sustrato y a las carpas remover el contenido, desmontando el conjunto.

Tapando con arena y piedras la tierra

Tapando con arena y piedras la tierra

Colocados en una orilla

Colocados en una orilla

Las plantas  estaban en muy buenas condiciones aunque  tenían muy poco desarrollo de sus hojas, por ello comenzamos  colocando  las cestas  a poca profundidad, cerca de la orilla y con solo unos veinte centímetros de agua por encima.

Cuando desde el centro de la roseta comenzaron a sacar los tallos  enrollados de las futuras hojas flotantes decidimos llevarlos a aguas más profundas, a su emplazamiento definitivo. Son Nenúfares europeos capaces de aguantar las bajas temperaturas del invierno, bajo la superficie del agua. En este emplazamiento estarán a lo largo de todo el próximo año.

Desarrollando nuevos tallos

Desarrollando nuevos tallos

En este lugar las plantas  adquirirán  la altura necesaria para  flotar sobre el agua. Hasta ahora están creciendo bien, y rápido y aunque eran diferentes en su nivel de partida, ambos se mecen ahora en el agua aumentando la belleza del estanque.

Creciendo

Creciendo

Nos falta esperar que sigan  tan buen desarrollo y el próximo año tengan flores. ¡Un espectáculo cuando las Ninfeas en flor se mezan en el agua! ©

¡Cada vez falta menos!

¡Cada vez falta menos!

Chinches de las coles

Huellas de sus mordidas sobre hoja de repollo

Huellas de sus mordidas sobre hoja de repollo

Detalles de su color

Detalles de su diseño

Aunque han pasado sin pena ni gloria, como ya hemos hablado de ellas en los comentarios de este verano y  como  también han aparecido  por el huerto, quiero  hacer esta entrada sobre las Chinches de los repollos o Eurydema ventralis.

Este colorido insecto pertenece al genero Eurydema, especie que  se alimenta de la savia de las crucíferas  con un potente aparato  succionador. En ese proceso pueden  dejar huellas de su succión dejando picadas las hojas, deformando  frutos,  e incluso lesionando   las yemas de la planta.

En pleno proceso reproductor

En pleno proceso reproductor

No es el primer año en que aparecen, ya lo habían hecho en años pasados sobre repollos y coliflores, pero en un número más bien escaso, como así ha sido también en esta ocasión. De momento sus daños han sido reducidos.

Son típicas en los huertos  de hortalizas a lo largo de la primavera y el verano, pero siempre las hemos encontrado casi de una en una.  Dado que estaba avisada de los daños que pueden llegar a hacer si su número se incrementaba, fui eliminándolas a mano según las fui encontrando.

En su desarrollo pueden  producir dos generaciones a lo largo del año, y nos las podemos encontrar desde color rojo a  amarillo, amarillo – anaranjado, junto a su peculiar diseño en negro en sus hélitros.

Restos de una de ellas

Restos de una de ellas

Ahora todavía aparecen en el huerto, pero al  llegar el frío del otoño  los adultos se oculatrán  entre la maleza, esperando  la primavera siguiente. ©

Mirada en la semana trigésimo séptima

Han descendido un poco las temperaturas en el huerto,  aunque siguen siendo altas. Pero como ha aumentado la humedad ambiental la sensación de bochorno es grande, sobre todo en la tarde.

A lo largo  de la semana han caído diferentes trombas de agua, con ello la  tierra tiene humedad suficiente, motivo por el que se han suspendido los riegos.©

Mirada en la semana 37.1

Mirada en la semana 37.1

Mirada en la semana 37.2

Mirada en la semana 37.2

Mirada en la semana 37.3

Mirada en la semana 37.3

Mirada en la semana 37.

Mirada en la semana 37.4

Mirada en la semana 37.5

Mirada en la semana 37.5

Mirada en la semana 37.6

Mirada en la semana 37.6

Mirada en la semana 37.7

Mirada en la semana 37.7

Mirada en la semana 37.8

Mirada en la semana 37.8

Mirada en la semana 37.9

Mirada en la semana 37.9

Mirada en la semana 37.10

Mirada en la semana 37.10

Judías de medio metro

Colgando del soporte

Colgando del soporte

Con su medio metro

Con su medio metro de largo …

El mundo cada vez más es un pañuelo. Que  esté tan intercomunicado puede tener efectos  en unos casos  negativos como la difusión de plagas, pero también efectos positivos  como es la fácil difusión y movimiento de las semillas.  Estas semillas llegan de tierras lejanas, como es el caso de estas judías de medio metro.

Finas y delgadas

…y sus vainas…

Son  un tipo de judías raras en esta zona, pero que cada vez hay en más huertos.  Desde uno de ellos me han llegado a mi.  Su nombre científico es Vigna unguiculata subsp. sesquipedalis, pero coloquialmente  en sus lugares de producción recibe nombres muy variados: bora, judía de vaca, frijol espárrago, habichuela larga, frijol serpiente. Por aquí nos quedamos con la exageración y las llamamos  judías de metro aunque  la  medida real sea  más cercana al medio metro,

mmm

 … finas y delgadas

En su origen proceden estas legumbres  de  lugares cálidos y tropicales de Asia y hoy en día se cultiva por otros  lugares del mundo. Es  una leguminosa trepadora   que emparentada con las judías, pertenecen a un género distinto de las comunes.

Con toques malva cuando esta  en su apogeo

Con toques malva cuando esta en su apogeo

Detalles

Detalles

De hoja similar al resto de las judías su flor es un tanto  diferente y de mayor tamaño. Pero no es hasta que comienza a crecer el fruto cuando las diferencias aumentan al alargarse este de forma considerable. Dado el tamaño que alcanzan es importante colocar un buen sistema de soporte. Pues de ese modo  las vainas pueden quedar colgando sin arrastrarse por los suelos.

Comenzando a formar el fruto

Comenzando a formar el fruto

Cuando colocamos en el huerto semillas de zonas con climas y terrenos muy diferentes a los nuestros estamos iniciando una aventura que a veces funciona bien, y otras no tan bien. En el caso de las judías de medio metro, funciona. Sembradas al mismo tiempo que las otras, son más lentas en su crecimiento. Tardan más en dar flor y fruto. por ello deducimos que o su ciclo de crecimiento en su lugar de origen resulta más largo, o quizá  requieran más calor.

Ahora recolectamos sus vainas  con frecuencia, pues enseguida se pasan, y entonces hay que dejarlas para semilla. ©

 

 

Cebolla blanca achatada

Riestras de cebolla blanca

Ristras de cebolla blanca

No conozco su auténtica denominación, pues la cebolla me llegó como cebollín que  lleva a la venta un señor, año tras años,  por los pueblos de la Sierra de la Culebra. Mi madre me pasó unos pocos. Cuando estos se hicieron  cebolla, reservé unos bulbos  para conseguir semillas.

No se su nombre real, pero buscando en la red  a estas cebollas achatadas se las conoce  en unos casos como cebollas Vidalia,  e incluso puede que sean la cebolla de Fuentes, pero en casa las llamamos las blancas achatadas.

Hileras en agosto

Hileras en agosto

Doblando el cuello

Doblando el cuello por si solas

Es una  cebolla muy rica y de buen tamaño. De las cebollas que me gusta  plantar para la siembra del verano, pues se conserva bien. Es una cebolla blanca y  achatada. De sabor  dulce y suave con lo que se puede decir que tiene un bajo nivel de  pungencia, este es el término que se emplea  para hablar del picor de la cebolla. Es una cebolla que en crudo no tiene un regusto demasiado intenso.

De color blanquecino y hojas con toque azulado

De color blanquecino y hojas con toque azulado

Es una cebolla  de carne blanca que cuando comienza a madurar comienza a adquirir  un  color paja.  Los  porretos, hojas  de las cebollas, tienen un toque más azulado que otro tipo de cebollas.

Levantando las cebollas con la horca

Levantando las cebollas con la horca

Nosotros en el huerto pusimos   este año dos hileras de cebollas blancas, procedentes de la siembra de semillas propias  del mes de enero. Las cebollas se han desarrollado bien.

Al ser este un año de tanta actividad de los hongos decidimos  desde el principio mantener sobre ellos el empleo de los diferentes purines, en especial del de cebollas, pero también se emplearon  las maceraciones de  salvia y manzanilla y las disoluciones de bicarbonato. El purín de cebollas se empleó tanto  para las hojas como en  el suelo.

De tamaños muy regulares

De tamaños muy regulares

En el mes de junio se acolchó un poco el suelo con algo de paja para reducir la evaporación y tener que regar en  mayor lapso de tiempo. En plena estación de calor  el riego fue una vez a la semana, por el suco.

En el mes de agosto comenzamos a reducir la cantidad de agua en el suelo (recordemos que es arcilloso), para disminuir la posibilidad de podredumbres. Desde el momento en que comenzaron a doblar sus tallos dejamos de regarlas completamente.

Carretillo cargado de cebollas

Carretillo cargado de cebollas

A finales de agosto  las hemos  quitado de la tierra y las hemos tenido secando bien, para que se sellaran lo mejor posible. De modo que eso les permita  conservarse  durante todo el invierno.  Ahora se han ido trenzando pues me gusta colocarlas en un lugar donde corra bien el aire y se conserven  bien. ©

Trenzando cebollas

Trenzando cebollas

Piretrinas naturales en el huerto

Flores del Amarantho

Flores del Amaranthus retroflexum

Planta de bledo en una zona con humedad

Planta de Bledo en una zona con humedad

En un deseo de aprender  nuevas posibilidades en la lucha y control de los fitófagos  a veces encontramos en la red sugerencias  interesantes, sujetas a la necesidad de experimentar con ellas. Tal es el caso del uso del Bledo, planta de la familia de los amaranthos.

Según la página de la agricultura canaria  en la que se habla de diversos remedios caseros en el control de plagas, el extracto de Bledo sería uno de ellos. Los amaranthos  tienen piretrinas que son insecticidas naturales, por lo visto empleados para el control de: orugas, escarabajos, cochinillas, trips y otros insectos.

Creciendo en una zona más seca

Creciendo en una zona más seca

Las piretrinas son un insecticida de contacto  que afectan  a los neurotransmisores y paralizan  los músculos de los insectos provocando su muerte. Son compuestos  que, si son absorbidos por el organismo humano, son fácilmente eliminados por la acción del hígado.  En la red se indica que apenas afecta a los animales de sangre caliente, si  actúa en cambio  sobre ciertos peces, insectos e invertebrados acuáticos.

Secando

Secando…

Leyendo sobre las piretrinas encuentro que el  uso  de las piretrinas se hace inestable en agua y son  fácilmente degradables por la acción de la luz solar y del calor. Estos son aspectos  que tendré en cuenta  cuando se vaya a usarlas.

El llamado Bledo  (Amaranthus retroflexum ) es el  tipo de amaranto que hay  de forma natural en mi zona y en concreto en el huerto. Es una planta que aparece de forma espontánea en los terrenos arados, siendo muy frecuente y de buen tamaño en las tierras de regadío, catalogándola habitualmente  dentro de la categoría de “malas hierbas”.

Cuanto más secas mejor para reducir a polvo

…cuanto más  mejor para reducir a polvo

Este año he ido recogiendo plantas de Bledo, en concreto sus flores, que es donde he leído su concentran estas piretrinas.  Los he recogido y los he ido secando. Luego  los he embolsado  para que conserven sus propiedades y  dejándolos listos para su empleo.  No tengo intención de usarlas de forma generalizada,  pues se dice que es un insecticida de amplio espectro que afecta a una amplia gama de insectos, pero si quiero poder experimentar con ellas cuando resulte imprescindible. ¡Probar y ver! ©

Mirada en la semana trigésimo sexta

Semana de calor intenso  y cierto bochorno en el ambiente. Nuevamente hacia  el final de la semana la inestabilidad ha aumentado.  El cambio de horario ha hecho que la sensación de calor sea todavía más intensa que en la mañana.

Casi todas las acciones de los pocos días en que hemos podido ir al huerto  en la semana se han centrado en mantener la humedad en la tierra. Casi todos los cultivos han mantenido al menos un riego semanal. ©

Mirada 36.1

Mirada 36.1

Mirada 36.2

Mirada 36.2

Mirada 36.3

Mirada 36.3

Mirada 36.4

Mirada 36.4

Mirada 36.5

Mirada 36.5

Mirada 36.6

Mirada 36.6

Mirada 36.7

Mirada 36.7

Mirada 36.8

Mirada 36.8

Mirada 36.9

Mirada 36.9

Mirada 36.10

Mirada 36.10

Mirada 36.11

Mirada 36.11