Atando árboles

Atando las ramas de forma paralela

Atando las ramas en paralelo

Cerezo grande

Cerezo grande

Cuanto nos gusta a los seres humanos manipular la naturaleza. Creo que a los hortelanos nos gusta incluso mucho más.  No torturar la naturaleza, sino en su fuerza poderosa poner un cierta secuencia lógica que facilite una mayor rentabilidad. Rentabilidad a nuestro servicio, claro está.

Cómo habéis podido ver con la imagen con la que arranca este post he estado atando árboles. Árboles como los cerezos, o los perales,  e incluso algún ciruelo y manzano,  que tienen una fuerte dominancia apical y que orientan la fuerza de su savia hacia un crecimiento vertical.

Se abre el árbol, dejando entrar más luz

Se abre el árbol, dejando entrar más luz

La savia es algo curioso, la que llega  a esas ramas verticales  circula a más velocidad alimentando con sus nutrientes la yema final que crece rápidamente, dando lugar a un desarrollo de la madera de la misma. La savia que circula por las  ramas laterales, lo hace a menor velocidad y ello  estimula la formación de yemas florales, en lugar de las de madera. Esas yemas que se forman están latentes esperando  para aparecer la fuerza de la primavera siguiente.

Con los perales también

Con los perales también

He leído, no se donde en estos momentos, que las ramas de los árboles tienen que tener un angulo de entorno a 65 º para que su  futuro desarrollo floral sea óptimo.  Con ello se potencia la circulación lenta de la savia que permite la creación de las futuras yemas. Por ello estoy manipulando algunos de mis frutales, aquellos   que este año no han tenido demasiada floración a ver si puedo influir en el aumento de esta.

Manzana reineta

Manzana reineta

Varas jóvenes en el peral

Varas jóvenes en el peral

Para hacerlo  empleo cuerdas  a modo de tensores y piedras de contrapeso, así como todos aquellos otros elementos,  que haya cerca, que me permiten guiar las cañas, manteniendo estas con una orientación más adecuada.

Una vez hecho habrá que esperar y ver si hay diferencia respecto al próximo año en floración y crecimiento. ©

 

 

Mirada en la semana trigésima

Semana de mucho calor. Desde media mañana el ascenso de la temperatura hace desagradable la presencia en el huerto.  La sombra y la proximidad al agua ayudan a minimizar estas circunstancias. Solo la caída de la tarde trae alivio a  las plantas. Con todo  en la noche refresca y se levanta algo de brisa que ayuda a las plantas a reponerse.

El riego es una constante y el uso del acolchado para controlar  la evaporación de la humedad de la tierra una necesidad. ©

Mirada 30.1

Mirada 30.1

Mirada 30.2

Mirada 30.2

Mirada 30.3

Mirada 30.3

Mirada 30.4

Mirada 30.4

Mirada 30.5

Mirada 30.5

Mirada 30.6

Mirada 30.6

Mirada 30.7

Mirada 30.7

Mirada 30.8

Mirada 30.8

Mirada 30.9

Mirada 30.9

Mirada 30.10

Mirada 30.10

Mirada 30.11

Mirada 30.11

Mirada 30.12

Mirada 30.12

Ceniza en los pimientos

Ya los recolectamos

Ya los recolectamos

Repartiendo ceniza

Repartiendo ceniza

Este año he puesto ceniza en los pimientos.  No es algo que hiciese de forma habitual hasta ahora  pero leí un artículo de Intagri que me pareció muy interesante y decidí  tenerlo en cuenta en el huerto con aquellos cultivos  que pudiese.

Decidí comenzar con los pimientos dado que de entrada les viene bien un poco de cal para evitar la peseta o podredumbre apical, pues  la ceniza  siempre aporta   un ph calcáreo, por ello   podría ser interesante matar dos pájaros de un tiro y proteger los pimientos además, del estrés del verano.

Para los que habéis visto el artículo  poco hay que añadir, pero para los que no, nos cuenta en el mismo que el potasio tiene una cualidad especial para las plantas en el verano y es que su presencia en la planta facilita la capacidad de la misma para cerrar sus estomas y con ello reducir la pérdida de agua bajo el sol. Es casi como un cierre eléctrico acelerado.

Cavamos posteriormente

Cavamos posteriormente

Esta presencia de potasio  facilita la actividad metabólica  en el interior de las plantas sin que estas queden expuestas a pérdidas hídricas. Pues  la presencia de potasa en la tierra  ayuda a desarrollar una mayor  y mejor profundidad apical en las plantas, junto  a un mayor desarrollo foliar, lo que a su vez implica mayor actividad vegetativa. Además de que la potasa incrementa el gradiente osmótico, la capacidad de la planta para atrapar la humedad de la tierra. Todo ello repercute en una aceleración de la maduración de los frutos.

Hileras de pimientos

Hileras de pimientos

Era pues necesario aportar potasa y que mejor que hacerlo  a través de la ceniza de la chimenea. El repartir la ceniza  por encima de los sucos e incorporarla  a la tierra en una de frecuentes  cavadas realizadas al comienzo del verano, se hizo inevitable.

Desarrollando el fruto

Desarrollando el fruto

Los resultados están a la vista, los pimientos van mejor que nunca, hasta ahora. Pese a que algunos de ellos  al comienzo del verano han tenido algunos problemas de hongos en las hojas que parece van controlados, aunque nunca se puede uno fiar del todo.©

Pulgón negro del cerezo

Cerezo con las hojas enroscadas

Cerezo con las hojas enroscadas

Pulgones

Pulgones

Los cerezos  están creciendo  bien. Tuvimos bastantes cerezas este año  en el cerezo grande y el resto de los cerezos de tamaño medio nos dieron todos ellos unas pocas más, lo suficiente para saber de que van.

Cereza blanca del Bierzo

Cereza blanca del Bierzo

Cerezas grandes rojas

Cerezas grandes rojas

Antes y durante la  época de las cerezas la mayoría  de los cerezos  tuvieron las puntas enroscadas, llenos de  pulgón negro o Myzus cerasi. Este es un áfido que ataca a cerezos y guindos. Con un cuerpo globoso y un intenso color negro brillante cuando son adultos y tonos amarronados antes.

Hojas y brotes tiernos llenos de pulgones

Hojas y brotes tiernos llenos de pulgones

Su mecanismo de desarrollo es similar al de   otros pulgones: En la primavera los huevos eclosionan en las yemas donde habían sido colocados. Lo que sale son  hembras que se van a reproducir  por doble vía a lo largo del año, tanto por partogénesis,  de forma vivípara, como desarrollando huevos, ovíparos; Las hembras ápteras  en  unos casos.   con alas en otros,  que colonizarán nuevos territorios y que antes de morir colocarán sus huevos, manteniendo el ciclo de reproducción en marcha.

Mariquitas de caza

Mariquitas de siete puntos

Al asentarse los pulgones sobre los brotes tiernos de cerezos y guindos  comienzan a alimentarse en las hojas y extraer de las mismas  la savia. Provocan picaduras  que hacen que las hojas y brotes  se enrollen y se deformen, y que son en ocasiones causa de la trasmisión de virus entre las plantas.   En este proceso las hormigas son aliadas de los pulgones con los que tienen creada una relación simbiótica en la que ambas partes se benefician de la misma.

mariquita de siete puntos

… de caza

Qué hacer en esta situación?  Desde el momento mismo en que comenzamos a ver que los cerezos tenían pulgón, fuimos dándoles de vez en cuando purín de ajenjo y de cebolla. El primero para controlar el pulgón, el segundo para controlar los hongos. Pero realmente el ingrediente estrella este año han sido las mariquitas. Ha habido muchísimas mariquitas. por todos los lugares de la huerta aparecían. Desde que comenzamos a ver las mariquitas dejamos de dar nada más,  hay que dejar que ellas actúen, que tengan alimento, para que a su vez proliferen y  se estimule el desarrollo de su población.

Sin pulgones

Sin pulgones

Ha funcionado muy bien. Ha estas alturas del año solo uno de los cerezos, el pequeño de junto a la entrada tiene todavía algo de pulgón. El resto están limpio. Todavía con alguna hoja arrugada, pero con  crecimiento en los brotes. ©

Piedras en el estanque I

Estanque

Estanque

Para la realización del estanque  la tierra arcillosa y los cantos rodados que aparecen en el huerto nos han sido   muy útiles, pero ahora para rematar el mismo se ha hecho  necesario  el  emplear otros materiales, en concreto piedras naturales.

Zona de entrada del agua

Zona de entrada del agua

Tallando la canaleta de  piedra

Tallando la canaleta de piedra

Son piedras que no aparecen en este entorno y  que ha habido  que traer al huerto. Lo que estamos  haciendo poco a poco, desde nuestro otro  huerto en el pueblo. Esta es la razón  por la que  una parte del  material que estamos empleando no tiene nada que ver con la geología de  esta zona, sino con los gneis de “ollo de sapo”, que son tan frecuentes en las paredes de los cercamientos o cortinas de  la Sierra de la Culebra.

... que poco a poco se coloniza de plantas

… que poco a poco se coloniza de plantas

Con el material en el huerto, traído poco a poco, hemos ido rematando los alrededores del estanque, consolidando este y respondiendo a las necesidades del mismo.  La tarea no se ha realizado de una tacada, sino cuando se ha  ido teniendo tiempo, y todavía seguimos en ello. El diseñador  y principal artífice del mismo es  mi hijo mayor.

Pasarela lateral

Pasarela lateral

Varios aspectos se han tenido en cuenta  en lo que hemos realizado hasta ahora en  las orillas.

Escalón lateral a modo de jardinera

Escalón lateral a modo de jardinera

  1. Rematar y ampliar uno de los laterales, junto a la valla,  que quedaba como una zona de paso muy estrecha. Al tiempo que se elevaba un poco el perfil de esta área. Se han colocado también  unos peldaños para acceder al estanque desde ese lateral.
  2. Se ha preparado el punto donde el agua del canal accede al estanque de modo que no remueva la tierra a su alrededor y caiga oxigenando el agua del estanque. Se ha aportado un cierto toque zen en el diseño.
  3. Así como el aliviadero para cuando entra más agua de la necesaria, poder evacuar la misma.
  4. Se han preparado puntos de acceso a la orilla del estanque con una doble función: poder recoger agua sin que las ondas que se  forman alteren las orillas y que sirvan de mirador hacia el estanque pues a todos nos gusta la contemplación de la vida en el interior del mismo y de las carpas cundo se acercan a comer.
  5. Colocar cantos rodados por el borde inundable del estanque para que las carpas no nos  levante todas las orillas
  6. Crear   un borde   de piedra que delimite el  área  exterior en uno de los laterales del estanque, a modo de  jardín.
Zona de carga de agua y acceso al estanque

Piedra en el borde

Pero la tarea sigue en marcha hasta completar todo el perímetro, aunque algunas de las tareas tendrán que esperar al invierno y al parón vegetativo  que llegará, pues implican cambios desitio de  algunas plantas. ©

Mirada en la semana vigésimo novena

Esta semana ha sido la que ha presentado temperaturas más altas de todo el verano.  En las horas centrales del día la presencia en el huerto se hacía imposible y a partir de las doce, claramente incómoda. El riego  continuado resulta imprescindible en esta situación.

Pero en el fin de semana la situación ha cambiado de forma radical, cayendo las temperaturas y   lloviendo sobre el huerto, de forma intensa.  Será necesario renovar la próxima semana todos los mecanismos en las hojas contra los hongos, pues  las plantas han sido lavado de ellos. ©

Mirada 29.1

Mirada 29.1

 

Mirada 29.2

Mirada 29.2

 

Mirada 29.3

Mirada 29.3

 

Mirada 29.4

Mirada 29.4

 

Mirada 29.5

Mirada 29.5

 

Mirada 29.6

Mirada 29.6

 

Mirada 29.7

Mirada 29.7

Mirada 298

Mirada 29.8

 

Mirada 29.9

Mirada 29.9

Mirada 29.10

Mirada 29.10

Mirada 29.11

Mirada 29.11

 

Mirada 29.12

Mirada 29.12

 

Patatas sin Clorprofam

En casa hace ya muchos años que nunca se emplea Clorprofam o “Bud Nip”. Este es el nombre que reciben los polvos usados para evitar la germinación de las patatas.

Patata sembradera con tallos

Patata sembradera con tallos

Las patatas como casi todos los tubérculos  y muchos bulbos al llevar almacenadas cierto tiempo, superan la fase de latencia e inician un proceso   emergente de raíces y brotes. En ese proceso  una parte de la humedad y energía almacenada en la patata se invierte en los nuevos brotes, razón por la cual en el proceso de almacenaje para conservarlas turgentes, se emplean esos polvos .

Si se buscase información en Internet sobre este fitosanitario, la controversia estaría servida,  y su uso,  prohibido de hecho en agricultura ecológica. Nosotros no lo empleamos, por lo que hemos buscado  otras  estrategias para  conservar y disponer en todo momento de  las patatas.

Colocando los tubérculos en tierra

Colocando los tubérculos en tierra en julio

Para controlar el proceso, un aspecto esencial  es el modo en que tiene lugar la conservación de las patatas. Para ello las características del lugar donde  estas se conservan son  esenciales.   A lo largo de los años la experiencia  demuestra que es importante un lugar que  tenga oscuridad y  unos ciertos niveles de humedad y sobre todo, baja temperatura.

Terreno donde vamos a poner las patatas tardías

Terreno donde vamos a poner las patatas tardías

Con los sucos listos

Con los sucos listos

En nuestro caso   esas características las cumple el garaje de la casa del pueblo:

  • Con temperaturas bajas en invierno, de hecho hay que tapar las patatas para que no se hielen.
  • Temperaturas que se mantienen bajas en primavera y verano y relativamente homogéneas, en ascenso progresivo.
  • Con poca luz, casi a oscuras, aunque se puede ventilar.

En ese ambiente,  las patatas apenas emiten brotes y cuando lo hacen es con la temporada bastante avanzada. Ello permite seguir usando las patatas “viejas”  hasta estas fechas, tanto para el consumo, como para poder usar esas patatas como simiente de las tardías.

Cubrimos todo con acolchado

Cubrimos todo con acolchado

Las tardías son patatas que colocadas ahora en tierra, van a ofrecernos su cosecha desde finales de  septiembre a mediados de octubre. Tienen una ventaja y es que tienden a conservarse más tiempo, pues de hecho tienen, en algunas ocasiones,  hasta tres meses menos que las otras.©   Quizá os pueda interesar ver este curioso experimento con los boniatos