Oruga de la polilla Paciencia

Oruga de sobre hojas de la mimbre

Oruga de Acronicta rumicis sobre hojas de la mimbre

Diseño y sombra

Diseño y sombra

En estos magníficos días que nos ha dado el otoño algunos animales han aprovechado para completar su desarrollo, incrementando sus posibilidades de supervivencia. Aumentando con ello el número de  individuos preparados para  enfrentarse  a los rigores del invierno. En esta situación se encuentran las orugas de la polilla Acronicta rumicis, conocida también como polilla Paciencia.

Gusta de las hojas de boniato

Gusta de las hojas de boniato

...

Con una localización que va en Europa desde la Península Ibérica hasta Finlandia y se extiende por otras zonas del mundo. La oruga de esta polilla de la familia Noctuidae   se alimenta de árboles y plantas existentes en el huerto, tales como los sauces, los espinos, los llántenes, ….

Pequeñas variantes en el disño

Pequeñas variantes en el color

Estas polilla se desarrolla usualmente en dos generaciones anuales, una en abril y otra en septiembre, por lo que cabe preguntarse  si las que han aparecido  ahora comiendo en los boniatos, suponen una generación nueva o simplemente que en la generación de septiembre se han realizado mayores puestas, prolongadas  por el buen tiempo.

Facilidad para trepar

Facilidad para trepar

Es una oruga de aspecto muy vistoso con pelos pelirrojos abundantes coronando la parte alta de cada segmento desde la cabeza hasta el extremo posterior de  su abdomen. Con  un diseño de puntos  y bandas de color blanco y rojo que por contraste sobre el fondo más oscuro y el pelo, resulta brillante.

No es así la polilla, que como  especie nocturna presenta un discreto colorido en grises y blancos, polilla que en alguna ocasión también hemos visto en el huerto.

La sombra de la oruga

La sombra de la oruga

Estas orugas  han  sido relativamente abundantes,  tanto  sobre las mimbres  como  concentradas sobre los boniatos, antes de que arrancásemos estos. ©

 

 

Brécol 2014

Pella de brécol

Pella de brécol

Plantas en el bancal

Plantas en el bancal

Con los brécoles este año también hemos acertado. Hay muy  buenos brécoles, tanto en  desarrollo de las plantas como en las pellas que recolectamos.  Frente a años anteriores,  el crecimiento ha sido mucho mayor. La clave ha estado en su plantación en los bancales.

Hilera desde el otro lado

Hilera desde el otro lado

Colocamos las plántulas  en tierra pasado el mes de julio, junto a un puñado de humus en sus raíces. Los asenté en el segundo de los bancales que hicimos y pronto cubrí la tierra con paja para ayudar en el mantenimiento de la humedad.

Creando la pella

Creando la pella

Las plantas se fueron regando a lo largo del verano.  A veces por el pie de la planta, aunque la mayor parte del tiempo le llegó el agua  desde la base  del bancal, pues en bastantes ocasiones se regaron los caminos entre bancales  por inundación.

Otra pella

Otra pella

Esto ha venido bien a la mayor parte de las plantas.  Pienso que el sistema funciona sobre todo por la madera que se colocó en el interior del bancal. Esta madera actúa como una esponja, que al cubrirse, retiene la humedad y la va liberando progresivamente, según las raíces la demandan.

Los talles laterales también echan flor

Los talles laterales  aparecen tras recolectar el central

Pero al tiempo las plantas se mantienen sanas, alejadas de encharcamientos, hundiendo sus raíces donde  encuentran el agua que necesitan disponible para el uso, pero lejos de donde esta puede molestar impidiendo la oxigenación del sustrato.

Ahora estamos en pleno producción, lo que no deja de ser un problema. Con tanto para consumir, …no damos abasto. ©

Extraordinaria cosecha de boniatos

Uno de los capazos llenos de boniatos

Uno de los capazos llenos de boniatos

Una magnífica cosecha de boniatos es lo que  hemos tenido, en cantidad y calidad. Tanta que ni los descuentos de  los ratones han podido menguar lo extraordinaria que ha sido la  cosecha de este año. Estamos en buen camino en su modo de  producción.

Al comenzar a sacer los boniatos

Al comenzar a sacar los boniatos

Viendo como los ratones se habían metido con las patatas y cómo había  huellas de su ataque en los boniatos, decidí sacarlos de la tierra.  Ya hemos visto como desde su plantación habían crecido con muchas ramas y un  buen desarrollo. Su permanencia en  tierra ha sido mucho más larga que el primer año que los plantamos.

Sacando tubérculos de buen grosor

Sacando tubérculos de buen grosor

Cosecha final

Cosecha final

Al haber conseguido adelantar su plantación y pese a que este verano no  ha sido especialmente cálido, los boniatos aprovecharon el verano para un mejor desarrollo.  Así aunque los he extraído casi un mes antes  que en el primer año, que los recogí mediados de noviembre, lo he podido hacer, sin que las plantas hayan sufrido  la acción del frío, lo que creo pueda beneficiar para su correcta conservación.

Para recogerlos debemos tener en cuenta que los boniatos tienen una piel muy sensibles, que recibe todo tipo de marcas como lesiones que posteriormente son foco de entrada de hongos y podredumbres. Hay que intentar sacarlos con los menores daños. Por ello usamos la laya.

Aprovechamos una buena tarde de otoño. Fuimos retirando las hojas verdes y posteriormente clavando la laya en tierra,  cerca, pero sin entrar en contacto,  y haciendo palanca. El resultado está a la vista: gruesos y abundantes  boniatos de piel  púrpura, que dejamos sobre la tierra para que se fuese secando la tierra que tenían a su alrededor. Luego rellenamos dos talegas con ellos  y para casa.  Pincha aquí si quieres ver el proceso de la plantación de Boniatos a lo largo de este año: mayo, Junio, julio, agosto.©

Mirada al huerto en la semana cuadragésimo tercera

Continúan  las temperaturas inusualmente altas para esta fecha. La huerta sigue proporcionando  todo tipo de verduras, y esta mañana me he dado cuenta que tengo que volver a utilizar el purín de cebollas, pues  las temperaturas que nos ocupan están facilitando el aumento  de hongos sobre las hojas, lo que repercute en el desarrollo de estas.

La humedad todavía  se mantiene alta, pero la evaporación también es elevada, por lo que la tierra ha ido perdiendo agua. Pero ya hay anuncio de  precipitaciones  para la próxima semana.©

Mirada al huerto 43.1

Mirada al huerto 43.1

Mirada al huerto 43.2

Mirada al huerto 43.2

Mirada al huerto 43.3

Mirada al huerto 43.3

Mirada al huerto 43.4

Mirada al huerto 43.4

Mirada al huerto 43.5

Mirada al huerto 43.5

Mirada al huerto 43.6

Mirada al huerto 43.6

Mirada al huerto 43.7

Mirada al huerto 43.7

43.8

Mirada al huerto 43.9

Mirada al huerto 43.9

Mirada al huerto 43.10

Mirada al huerto 43.10

Mirada al huerto 43.11

Mirada al huerto 43.11

Mirada al huerto 43.12

Mirada al huerto 43.12

Plaga de ratones

El otoño comienza a tomar color

El otoño comienza a tomar color

Tardes magníficas de otoño  en el huerto, todo  serenidad y calma. El sol calienta la tierra y la vegetación crece y se torna exuberante por doquier.

Estanque

Estanque

Pero no todo es  paz en el paraíso. En ocasiones al mover una rama o  separar un cubo los ves correr, a veces esconderse y en otras ocasiones quedarse casi tan campantes, mirando para uno. ¡Ratones! hay muchos ratones en el huerto.

El año ha venido magnífico para ellos, y se ve que hay pocos depredadores, de hecho hace tiempo que no llevamos la perra al huerto, desde que montamos el estanque, pues no queríamos que nos volviera a rasgar la lona.

La ausencia de la perra, con los ratones que cazaba días tras día,  ha supuesto un aumento significativo de ellos. Tantos que se ha empezado a notar sus destrozos en algunos cultivos que aparecen roídos.

Patatas de la paja roídas

Patatas de la paja roídas

Cascarón y boniato comidos

Cascarón y boniato comidos

Así las patatas de la paja tenían muchas patatas comidas y con apenas poco más que el cascarón. Pero el daño más abundante ha sucedido  con los boniatos. Los  han localizado bajo la tierra y  de los mejores nos dejan  la cáscara que los bordea. Lo demás está comido a conciencia.

 y sigue...

y sigue…

Seguimos poniendo ratoneras y  harina con yeso y   agua cerca, pero con la humedad la mezcla  se humedece y es menos consumida y efectiva.

...y sigue

…y sigue

Tengo miedo por lo que pasará ahora que hemos quitado  del huerto las patatas y los boniatos, no dudo que se trasladarán a otros  cultivos y posiblemente a  zanahorias y remolachas,  o quizá  sean los nabos o las escarolas los que sufran la plaga.  ¡Voy a tener que volver a llevar la perra al huerto!  e indagar otros sistemas de control de roedores. ©

Primeros garrofones en el huerto

Vainas de Garrofón antes de comenzar a amarillear

Vainas de Garrofón antes de comenzar a amarillear

Cuando regresamos de Valencia en las navidades pasadas nos venimos entre otras cosas con media docena de semillas de Garrofón que al llegar la primavera colocamos en tierra, en la suposición de que tan pocas semillas podían  fácilmente quedarse en nada.

Flores de la judía de Lima

Flores de la judía de Lima

Vainas recien cuajadas

Vainas recién cuajadas

Las hemos estado cuidando hasta ahora y de entrada hemos de decir que son una leguminosa difícil de cultivar por esta zona, dado que requieren más calor y un largo proceso hasta que comienzan a dar fruto y luego engordarlos. Ello a su vez implica que tienen dificultades para poder madurar la semilla.

Del producto final   no vamos a decir mucho, pues  con el número de semillas  que han producido no sé si nos permitirán probarlas, aunque intentaremos hacerlo en una paella. Pero de momento ya  van semillas secas suficientes  para poder volver a cultivar el próximo año e intentar adelantar algo el fruto.

El garrofón es otro tipo de  leguminosa, una variedad de judía a la que también se la llama judía de Lima, dado su posible origen en el Perú, aunque su nombre científico es Phaseolus lunatus. Como otras leguminosas  cultivadas en el huerto de origen  tropical, su ciclo  se prolonga más de lo adecuado en las zonas donde vivo, y solo un otoño tan moderado y suave como el actual nos ha permitido   cosechar  este año sus frutos.

Creciendo bajo las hojas

Creciendo bajo las hojas

Semillas unas secas y otras necesitando secar

Semillas unas secas y otras necesitando secar

La planta trepadora presenta unas flores de  presencia  discreta y desarrolla unas vainas  verdosas, relativamente pequeñas que van engordando y que al amarillear  vemos que contienen  dos o tres granos aplanados, de color  blanco,  de gran tamaño en comparación con otros tipos de judías.

Nosotros las colocamos junto a otras plantas trepadoras, con cuerdas colgando por las cuales han trepado a lo loco  junto con otras enredaderas. No solo  los garrofones, sino también  las chauchas, las judías y  otra de las  trepadoras del huerto:  la Lufa cilíndrica.

Vainas en esta época

Vainas en esta época

Aprovechando este alargamiento del verano,  continuamos recolectando las judías.

Cuando comienzan a amarillear  y  no están lo suficientemente secas las  quitamos de las plantas, las sacamos de las vainas y las ponemos al sol.

Dado el número inicial de plantas los resultados no han estado mal, pero   tendremos que intentar tener mayor cosecha   el próximo año. ©

Calabaza del peregrino

Cosecha de calabazas

Cosecha de calabazas

La conocida como Calabaza del peregrino es un tipo de Cucurbitácea que en origen se desarrolló en las zonas tropicales, asiáticas o africanas,  desde las que se ha expandido hasta llegar a nuestras latitudes ya en época de Carlomagno.  De la Siceraria lagenaria existen variedades muy diferentes, con formas distintas, pero casi todas ellas tienen en común que  frecuentemente se emplee como recipientes una vez se secan y se  le quita la pulpa y las semillas de su interior.

Nos llegaron estas calabazas desde  Extremadura enviadas por Alfonso. Allí también son empleadas para hacer botellas y otros utensilios de cocina.

En las primeras fases de su desarrollo

En las primeras fases de su desarrollo

Nosotros las sembramos en el mes de  junio cuando los riesgos de heladas habían desaparecido de la zona (pusimos solo dos plantas para probar). Las hemos tratado de forma similar a otras calabazas, colocándolas en uno de los bancales recién hechos.  La planta es una enredadera que  se extiende sobre el terreno y si se coloca cerca un soporte trepa, usando sus zarcillos,  por el mismo.

Bella y delicada flor blanca

Bella y delicada flor blanca

Sus hojas son ligeramente diferentes, pero es sobre todo su flor la que es distinta, siendo blanca.  Presenta también flores masculinas y femeninas. En la polinización de las flores femeninas desempeñan un papel importante los insectos. Las primeras flores no cuajaron bien, dada la relativa ausencia de estos. Posteriormente se polinizaron  y han ido engordando  y desarrollándose.

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Las calabazas presentaron una forma globosa con un largo y esbelto cuello.  Algunas de estas calabazas  si se colocan  de forma un poco retorcida en su crecimiento pueden desarrollar una calabaza  con una forma que recuerda a un cisne, motivo por el que son especialmente valoradas.

Creciendo

Creciendo

Llegado el mes de octubre decidimos cortarlas y recogerlas, dada la posibilidad por la fecha de un cambio de temperatura que hiciese peligrar su cosecha y posterior conservación. De momento las tengo colocadas en una estantería, pero   por Internet veo que mucha gente las cuelga para que se sequen y no se llenen de moho, aunque no se si les conviene secar al sol o a la sombra. Tendré que experimentar y ver. © Para saber más: Fundación Joaquín Díaz