Primeros garrofones en el huerto

Vainas de Garrofón antes de comenzar a amarillear

Vainas de Garrofón antes de comenzar a amarillear

Cuando regresamos de Valencia en las navidades pasadas nos venimos entre otras cosas con media docena de semillas de Garrofón que al llegar la primavera colocamos en tierra, en la suposición de que tan pocas semillas podían  fácilmente quedarse en nada.

Flores de la judía de Lima

Flores de la judía de Lima

Vainas recien cuajadas

Vainas recién cuajadas

Las hemos estado cuidando hasta ahora y de entrada hemos de decir que son una leguminosa difícil de cultivar por esta zona, dado que requieren más calor y un largo proceso hasta que comienzan a dar fruto y luego engordarlos. Ello a su vez implica que tienen dificultades para poder madurar la semilla.

Del producto final   no vamos a decir mucho, pues  con el número de semillas  que han producido no sé si nos permitirán probarlas, aunque intentaremos hacerlo en una paella. Pero de momento ya  van semillas secas suficientes  para poder volver a cultivar el próximo año e intentar adelantar algo el fruto.

El garrofón es otro tipo de  leguminosa, una variedad de judía a la que también se la llama judía de Lima, dado su posible origen en el Perú, aunque su nombre científico es Phaseolus lunatus. Como otras leguminosas  cultivadas en el huerto de origen  tropical, su ciclo  se prolonga más de lo adecuado en las zonas donde vivo, y solo un otoño tan moderado y suave como el actual nos ha permitido   cosechar  este año sus frutos.

Creciendo bajo las hojas

Creciendo bajo las hojas

Semillas unas secas y otras necesitando secar

Semillas unas secas y otras necesitando secar

La planta trepadora presenta unas flores de  presencia  discreta y desarrolla unas vainas  verdosas, relativamente pequeñas que van engordando y que al amarillear  vemos que contienen  dos o tres granos aplanados, de color  blanco,  de gran tamaño en comparación con otros tipos de judías.

Nosotros las colocamos junto a otras plantas trepadoras, con cuerdas colgando por las cuales han trepado a lo loco  junto con otras enredaderas. No solo  los garrofones, sino también  las chauchas, las judías y  otra de las  trepadoras del huerto:  la Lufa cilíndrica.

Vainas en esta época

Vainas en esta época

Aprovechando este alargamiento del verano,  continuamos recolectando las judías.

Cuando comienzan a amarillear  y  no están lo suficientemente secas las  quitamos de las plantas, las sacamos de las vainas y las ponemos al sol.

Dado el número inicial de plantas los resultados no han estado mal, pero   tendremos que intentar tener mayor cosecha   el próximo año. ©

Calabaza del peregrino

Cosecha de calabazas

Cosecha de calabazas

La conocida como Calabaza del peregrino es un tipo de Cucurbitácea que en origen se desarrolló en las zonas tropicales, asiáticas o africanas,  desde las que se ha expandido hasta llegar a nuestras latitudes ya en época de Carlomagno.  De la Siceraria lagenaria existen variedades muy diferentes, con formas distintas, pero casi todas ellas tienen en común que  frecuentemente se emplee como recipientes una vez se secan y se  le quita la pulpa y las semillas de su interior.

Nos llegaron estas calabazas desde  Extremadura enviadas por Alfonso. Allí también son empleadas para hacer botellas y otros utensilios de cocina.

En las primeras fases de su desarrollo

En las primeras fases de su desarrollo

Nosotros las sembramos en el mes de  junio cuando los riesgos de heladas habían desaparecido de la zona (pusimos solo dos plantas para probar). Las hemos tratado de forma similar a otras calabazas, colocándolas en uno de los bancales recién hechos.  La planta es una enredadera que  se extiende sobre el terreno y si se coloca cerca un soporte trepa, usando sus zarcillos,  por el mismo.

Bella y delicada flor blanca

Bella y delicada flor blanca

Sus hojas son ligeramente diferentes, pero es sobre todo su flor la que es distinta, siendo blanca.  Presenta también flores masculinas y femeninas. En la polinización de las flores femeninas desempeñan un papel importante los insectos. Las primeras flores no cuajaron bien, dada la relativa ausencia de estos. Posteriormente se polinizaron  y han ido engordando  y desarrollándose.

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Las calabazas presentaron una forma globosa con un largo y esbelto cuello.  Algunas de estas calabazas  si se colocan  de forma un poco retorcida en su crecimiento pueden desarrollar una calabaza  con una forma que recuerda a un cisne, motivo por el que son especialmente valoradas.

Creciendo

Creciendo

Llegado el mes de octubre decidimos cortarlas y recogerlas, dada la posibilidad por la fecha de un cambio de temperatura que hiciese peligrar su cosecha y posterior conservación. De momento las tengo colocadas en una estantería, pero   por Internet veo que mucha gente las cuelga para que se sequen y no se llenen de moho, aunque no se si les conviene secar al sol o a la sombra. Tendré que experimentar y ver.  Para saber más: Fundación Joaquín Díaz

Mirada al huerto en la semana cuadragésimo segunda

Durante esta semana sigue el otoño atípico, con abundante agua a lo largo de ella y unas temperaturas muy suaves y agradables  en el fin de semana.  Hay diferencias en las temperaturas entre el día y la noche, pero en modo alguno tan intensas como debería comenzar a hacer. Los árboles comienzan a amarillear algunas de sus hojas, pero muy suavemente.

Se mantienen la recolección de productos de esta época, que al no haber llegado las heladas siguen engordando sus frutos. ©

Mirada  al huerto 42.1

Mirada al huerto 42.1

Mirada  al huerto 42.2

Mirada al huerto 42.2

Mirada  al huerto 42.3

Mirada al huerto 42.3

Mirada  al huerto 42.4

Mirada al huerto 42.4

Mirada  al huerto 42.5

Mirada al huerto 42.5

Mirada  al huerto 42.6

Mirada al huerto 42.6

Mirada  al huerto 42.7

Mirada al huerto 42.7

Mirada  al huerto 42.8

Mirada al huerto 42.8

Mirada  al huerto 42.9

Mirada al huerto 42.9

Mirada  al huerto 42.10

Mirada al huerto 42.10

Mirada 42.11

Mirada  al huerto 42.11

Cosecha de patatas violetas

Cosecha de Viterolle  Noire

Cosecha de Vitelotte Noire

Una buena cosecha de patatas Vitelotte ha sido la recolectada esta semana.  Las plantas sembradas al mismo tiempo que las patatas Kennebec resultaron mucho más tardías que estas. Han tenido un ciclo de desarrollo mucho más largo, manteniéndose mucho más tiempo en flor,  con mucha más  rama  y conservando el vigor de la hoja hasta ahora mediado el otoño.

Hemos esperado a que las ramas perdiesen las  hojas, para extraerlas, sin  idea de cómo podría resultar  la cosecha, esperando que esta fuese abundante dada la abundante rama. Así ha sido.

Usando la laya

Usando la laya

El color permitía identificarlas

El color permitía identificarlas

Las hemos recolectado en uno de los interludios entre las lluvias de esta semana. La tierra estaba bastante blanda y fácil de extraer, y aunque al salir algunas de las patatas  tenían tierra pegada, esto no me preocupaba pues tenía intención de lavarlas al acabar de extraerlas.

Para extraerlas hemos empleado la laya, y las hemos dejado colocadas cobre la tierra procurando dañarlas lo menos posible pues el año pasado hubo dificultades en su proceso de conservación.

Cada pie, un montón

Cada pie, un montón

Toda la hilera

Toda la hilera

Al arrancarlas en alguna ocasión hemos encontrado y matado escarabajos de las patatas que como ya había dicho en una entrada anterior aparecieron de forma significativa en el mes de septiembre , cerca del final  de ciclo de esta patata, mientras que en  la patata tardía no ha habido ninguno. No nos interesa que queden invernando para la primavera.

Como veis cada pie de patatas tenía un número elevado de patatas, aunque eran  numerosas las de tamaño medio y pequeño (hecho bastante frecuente en esta variedad de patatas). Con todo de 12 patatas sembradas, nos hemos hecho con una taleguita decente de patatas, que iremos comiendo a lo largo de este invierno.

Al finalizar la extracción las lavamos y  en cuanto salga el sol de seguido, tengo intención de tenerlas unas horas tendidas,  secándose al sol. Veremos si con ello ayudo a que su conservación sea mejor. Por ello separaremos todas aquellas que tengan alguna lesión en la piel para consumirlas las primeras. ©

Lavadas, escurridas y a secar

Lavadas, escurridas y a secar

Calabaza Butternut

Cucurbita

Cucurbita moschata Duchesne, o calabaza Butternut

madurando

madurando

Las calabazas ya están recogidas la mayor parte de ellas. Aunque el otoño está viniendo bueno, las más maduras ya están retiradas y guardadas en casa. A las más verdes les daremos algo más de tiempo. Las mantendremos en  tierra hasta que  bajen las temperaturas y llegue algo más de frío, antes de las heladas.

En el huerto este año sembramos diferentes tipos de calabazas, pero de ellas una de las más interesantes  para cultivar son las calabazas Butternut.  Pertenece este tipo a las calabazas de invierno (Cucurbita moschata), calabazas que se conservan durante un periodo amplio de tiempo, pero es a lo largo del invierno cuando se encuentran en su momento para el consumo.

Son un tipo de calabaza de pequeño tamaño,en torno al kilo, con forma de pera o  a veces un poco  cuadrada depende del tipo, de piel fina en comparación con otras calabazas y carne dulce y carne anaranjada. Su tamaño menor facilita su consumo sin tener que tirar calabaza o congelarla.

Variedad de tonos, creando rayas

Variedad de tonos, creando rayas

Flores de calabaza

Flores de calabaza

Las semillas  de calabaza las colocamos en el huerto después de las últimas heladas, pronto con el calor de mediados de mayo aparecieron las plántulas, alrededor de las cuales colocamos algo de paja como acolchado para protegerlas,  dado que en ocasiones una helada tardía puede dar problemas y llevarse las plantas recién nacidas.

Calabacita pequeña creciendo

Calabacita pequeña creciendo

Coloqué plantas de calabazas en dos sitios diferentes, siendo uno de ellos uno de los bancales creados en el mes de julio.  En ambos casos han desarrollado  como una decena de frutos que se suman al resto de frutos de los diferentes tipos de calabazas plantados.

Durante el verano  se mantuvo un cuidado  de las plantas, aportándole agua, y algo de acolchado para conservar la humedad. El resto ha sido tarea de la planta que ha ido sacando flores masculinas y femeninas de forma regular.  La mayoría de las flores ha cuajado, pero otras no lo han hecho debido a  la escasez de polinizadores de este año.

Primera partida de calabazas

Primera partida de calabazas

maduración progresiva

maduración progresiva

Los frutos que van cuajado presentan al comienzo un color  verdoso, con un dibujo rayado de diferentes tonos y formas en su diseño,  que va desapareciendo  y se va igualando en el color de la piel conforme va madurando el fruto.  La madurez de la calabaza  es  importante pues las semillas se van desarrollando en ese proceso y si las plantas no están maduras cuando se cortan, el número de semillas  bien desarrolladas es mucho  menor.

Solo queda recolectar las calabazas y prepararlas para la mesa. En ese proceso el quitar  y secar las semillas es imprescindible para poder tener  una  nueva generación de plantas. ©

La cesta de setas

Temporada de Boletus

Temporada de Boletus

Cesta en casa

Cesta en casa

Es temporada de setas y con una cesta de mimbre es como salimos al monte en esta época del año. Una cesta  de las varias  que hay en casa. En unos casos resultados de las buenas habilidades de los artesanos de la mimbre, en otros, fruto de los intentos de emularlos que he practicado en alguna ocasión, y que, pese al uso,  todavía se conservan.

Con las cestas en otoño hay una magia especial, la magia de la cesta, que allí donde se posa termina encontrando  setas que, poco a poco, la  van llenando.

Este año parece que hay una buena temporada de ellas. Las lluvias de agosto activaron el micelio, y desde entonces las precipitaciones que han ido cayendo semanalmente  han alimentando la tierra, lo que ha permitido  que hayan aparecido muchas de setas.

Bajo los robles

Bajo los robles

Con la cesta nos hemos lanzado al monte. Es frecuente que siempre hagamos el  mismo recorrido. Hay que comprobar como se encuentra cada rincón conocido. Este año se han portado bien. Es lo bueno que tienen el mantener buenas prácticas en el monte, este lo agradece y  nos deja una buena recompensa.

Comenzamos a llenar la cesta: Boletus, algunos níscalos y pie azul

Boletus, algunos níscalos y pie azul

Nosotros buscamos setas para comer, pero sin duda el cómo está el mercado de la seta repercute en nuestra cosecha. Me explico. En mi zona se recogen Boletus para comercializarlos. Si el año es como el actual, con muchos hongos de roble y castaño parasitados, esas variedades de setas   apenas se pagan,  y por ello son poco buscadas. En el  año actual  el  mercado se concentra  en los Boletus de pino, que  son los más buscados.  Entonces nuestras oportunidades de encontrar  setas de las otras se amplían.

Boletos

Boletos

Ya en el monte la cesta se va llenando. Vamos recogiendo las que están duras y sanas. Principalmente Boletus edulis, reticulatum, aereus, tanto bajo  robles, como en  castaño y alguno de pino, pronto comienzan a aparecer otras, … las primeras Pie Azules de la temporada, los Níscalos, alguna Carbonera.

Poco a poco....

Poco a poco….

Recogemos aquellas setas que aparecen en superficie, no escarbamos. Aquellas que  por su tamaño son claramente identificables. Eso deja un montón de setas pequeñas  que dejamos en el monte.  Esas setas las tapamos y disimulamos, para volver a buscarlas a la semana siguiente,  y a veces las encontramos.

...Se va llenando

…Se va llenando

No siempre ,…  en otras ocasiones  no están las tapadas por nosotros, pero recogemos las que otros han tapado. Es una buena práctica que ayuda al recolector y al monte, pues las setas adultas maduran las esporas que sueltan en el monte.

La cesta se ha ido llenando y cuando eso sucede tenemos que plantearnos para qué más….  Ha sido una buena jornada, un buen paseo, … una cesta llena de setas. Es hora de regresar a casa.©

Mirada en la semana cuadragésimo primera

El otoño avanza sobre el huerto dejando a su paso lluvia abundante y unas temperaturas ligeramente más bajas. La humedad se mantiene elevada y por ello todas las semillas que hay en la tierra están eclosionado y las plantas se mantienen muy verdes.

Seguimos recogiendo hortalizas como tomates, pimientos, berenjena, zanahorias y remolachas, así como frutas,  pero es sin dudas el mejor momento de las verduras, sean acelgas, lechugas, espinacas, judías verdes, repollos, …, ©

Mirada al huerto 41.1

Mirada al huerto 41.1

Mirada al huerto 41.2

Mirada al huerto 41.2

Mirada al huerto 41.3

Mirada al huerto 41.3

Mirada al huerto 41.4

Mirada al huerto 41.4

Mirada al huerto 41.5

Mirada al huerto 41.5

Mirada al huerto 41.6

Mirada al huerto 41.6

Mirada al huerto 41.7

Mirada al huerto 41.7

Mirada al huerto 41.8

Mirada al huerto 41.8

Mirada al huerto 41.9

Mirada al huerto 41.9

Mirada al huerto 41.10

Mirada al huerto 41.10

Mirada al huerto 41.11

Mirada al huerto 41.11

Mirada al huerto 41.12

Mirada al huerto 41.12