Archivo de la categoría: Tomates

Tomate Lucky Tiger

Tomate Lucky Tiger

Uno de los tomates que nos está gustando esta temporada es el tomate Lucky Tiger. Un tomate de tamaño pequeño, aunque no cherry, sino más bien tipo cóctel. Tenemos 4 o 5 plantas colocadas en el huerto que nos aportan un sabor diferente en las ensalada de diferentes tomates que nos gustan realizar en casa.

Las plantas han alcanzado en torno a 1,20 m de altura. Las plantas tiene unas hojas que recuerdan la delicadeza de los helechos, más frágiles que otras variedades, tipo fronda. Flores delicadas que desarrollan unos tomates oblongos, de un máximo de 5 cm de largo y poco peso.

Los tomates presentan un color verdoso suave que al madurar adquiere toques amarillentos y tintes rojizos, pero conservando las rayas de forma irregular, de color verde más intenso a lo largo del cuerpo del tomate.

Esta baya presenta una piel gruesa que no resulta cascosa. Aparece organizado en su interior en dos alveolos, con las semillas rodeadas por pulpa jugosa. El tomate resulta dulce, en claro contraste con muchos cherrys. Levemente acidulado, pero bien equilibrado, resulta un tomate muy apetecible de comer sea solo o en ensalada.

Es un tomate frecuente en las ensaladas de este año, junto a los cherrys amarillos, los Sugar Sugar, el Cerise Noire, …. Me gusta el contraste con sus sabores, y me gusta el choque de colores en el plato. Posiblemente se convierta en uno de los habituales del huerto en temporadas futuras.©

Tomates en el verano de 2021

Este verano no os he hablado todavía de los tomates, la estrella del huerto por estas fechas. Con los tomates esta temporada he ido en general un poco agobiada: la mayoría los sembré tarde, los trasplanté tarde y en general creo que es uno de los años en que más tarde han ido. Pero con todo hay tomates.

Hay tomates por que tengo la buena costumbre de no colocar todos los huevos en una cesta. Por esa costumbre puse los tomates en dos zona diferentes, así cuando unos van mal, normalmente hay otros que resuelven el año y van mejor.

Sembré los semilleros de los tomates en el invernadero. Con las plántulas de allí, aunque no iban en exceso temprano, pude colocar una tanda a finales de abril, bajo túnel. Esos tiraron bien y son los que tienen mejor desarrollo. Ya hace un buen tiempo que llevamos comiendo de ellos (desde la tercera semana de julio), aunque más tarde de lo que suele ser habitual en otros años.

El segundo bloque de tomates fueron a tierra bastante más adelante. Quizá ya demasiado grandes para realizar el trasplante. Esto les hizo sufrir algo más. Estuvieron más tiempo en el invernadero y iban altos, pero más flojos. Estos tomates son los que peor van. Además han enfermado de lo que pienso que son vasates, o ácaro del bronceado del tomate. Los coloqué a no demasiada distancia de donde estuvieron los tomates el año pasado. Esto fue un error, pienso que ha influido en la mayor proliferación de la plaga. Además el aumento del calor del verano ha favorecido su avance. Estoy dándole algunos tratamientos con purines y ya veremos si se logra frenar algo.

Este año en general coloqué menos variedades que otras temporadas. Mantuve una serie de variedades que suelen ser las habituales y pongo todos los años. Al tiempo que incorporé otras nuevas, con un claro predominio de tomates de pequeño tamaño, tipo cherry y coctel. ©

Trasplante de solanáceas al exterior a finales de abril

Tunel solanáceas

A finales del mes de abril decidí volverme temeraria y dado que algunos de los tomates que iban en los semilleros se han puesto a crecer con buen ritmo, decidí emplear parte de ellos y plantarlos en el exterior. El objetivo era irlos afianzando allí y comprobar si dentro de un túnel podían salir adelante a igual o mejor ritmo que los del invernadero.

Berenjena morada
Pimiento Morrón
Pimiento de Padrón, compra

Para realizar esta tarea emplee durante la semana, el tiempo previo a la llegada de las lluvias de la borrasca, periodo en el que ha estado nuboso y de temperaturas moderadas, por lo que el sufrimiento de las plantas, en el trasplante, ha sido mínimo.

Hileras

Decidí que dado que iba a realizar el experimento podía comprobar los resultados no solo con los tomates, sino también con berenjenas y pimientos que habían crecido suficiente como para poder moverlos sin problema. Incluí en en este túnel una decena de pimientos de padrón, comprados como plantón, ya que los propios no habían salido en su momento.

Tomate Sugar, sugar

Así preparé una doble hilera en el centro de la zona superior del huerto, donde fui colocando unos tomates argentinos Sugar Sugar, tomates perilla colombianos, así como unas plantas de Lucky tiger y de Cherrys pera amarillos. Junto a los pimientos de Padrón, pimientos Morrones y berenjenas moradas, largas.

Con la manta térmica

Las plantas se abonaron con Bocassi entre ellas y directo sobre la raíz, humus de lombriz y unos gránulos de peletizado de cal. Al realizar el trasplante se regaron y se cubrieron con el túnel. Al quedar muy alto este decidí que iba a colocar manta térmica entre las plantas y el túnel que le diera protección por la noche. En las imágenes podéis ver como quedó.

Más adelante completaré el número de los tomates sacando al exterior los que ahora están creciendo bien dentro del invernadero. Será a partir de ese momento cuando podamos comparar el desarrollo de unos y de otros y ver las ventajas de cada método.©

Trasplante de tomates en abril

Semilleros

Desde hace algunos años empleamos el mismo sistema cada año para reproducir y hacer crecer el cultivo estrella del verano: las plantas de tomates, que en esta época suelo trasplantar dentro del invernadero. Esta tarea unos años la realizo un poco más pronto (finales de marzo) otros un poco más tarde (mediados de abril), pero siempre empleando el mismo sistema.

Semillero

Para entender el sistema hay que partir de que el invernadero es un invernadero frío, en el que las temperaturas se ajustan a la temperatura exterior, eso puede significar poco calor en enero y febrero y temperaturas en aumento desde marzo. Así como descenso de temperaturas en la noche, que en los meses de enero y febrero, pueden suponer dentro del invernadero temperaturas muy bajas.

Por ello no suelo adelantarme demasiado en poner los tomates. Y suelo realizar la siembra inicial, por tipos y concentrados en una zona, ya que es más fácil de proteger una zona pequeña que una extensión más amplia.

Con humus y Carbonato Cálcico

Ahora que los tomates tienen ya cierto tamaño hay que arriesgarse al posible descenso de las temperaturas y ponerlos separados, para que comiencen a crecer.

Unos días nublados, como los del final de esta semana, son un buen momento para realizar este trasplante. Cuando el sol vuelva a calentar las plántulas ya se habrán establecido y cogido cierta dureza.

Zona 1

Preparar el terreno que estaba desnudo esperando por esta ocupación fue fácil, un poco de laya para remover el suelo y algo de azada para que quede igualado. Tras ello vino todo el proceso:

Zona 1
  • Abrir los sucos,
  • Colocar el humus de lombriz dentro,
  • Regar el mismo,
  • Abrir los huecos, dentro de los cuales voy a colocar las plántulas de tomate,
  • Verter junto al humus algo de carbonato cálcico,
  • Colocar las plantas y apretar el humus sobre la raíz,
  • Volver a regar un poco
  • Terminar cerrando luego todo el suco con tierra, cuidando de no embarrar las hojas.
Zona 2

Si las plantas agarran bien tendremos la partida más abundante colocada y preparada para el verano. Son un total de unas veinte variedades, algunas de las de siempre, otras nuevas. De cada variedad hay un mínimo de seis plantas en desarrollo, más las que quedan en el semillero. Con ellas podremos realizar a finales de mayo o ya en el mes de junio el traslado definitivo al aire libre. Pero de eso hablaremos más adelante.©

Plena temporada para los tomates

Tomates variados de pequeño tamaño

En estos días de mediados de setiembre estamos en plena temporada de los tomates en nuestro huerto. Desde este momento en adelante los tomates irán: primero, progresivamente descendiendo  en volumen de producción y segundo, sufriendo los rigores de frío, que irá, si la cosa viene bien, descendiendo poco a poco las temperaturas  o adelantando su desaparición con una fuerte helada que arrase  y concluya el proceso de maduración de los tomates que falten.

Pero ahora, con la bonanza de setiembre, estamos en plena recolección. A plena producción.  En este momento es fácil llenar cajas y cajas de tomates.

Este es un año de una buena cosecha general,  con algunos matices. De entrada es un año de mayor producción de tomate pequeño que de tomate de gran tamaño. Entre las variedades plantadas predominan los tomates medianos y pequeños: Cojón de fraile, argentino, cherrys rojos y amarillos, black  cherry, cherry pera, ozu, …

Al salir del confinamiento y dado que la temporada ya iba tardía dimos mayor preferencia a la hora de trasplantar a variedades de menor tamaño, por que estas tienden a entrar en producción mucho antes en general.

Aunque se ha buscado diversidad  y equilibrio entre las diferentes variedades plantadas, se puede considerar que es también un año de cierta abundancia de las variedades de tomates azules y negros. Esto resultó un hecho fortuito, resultado  de cierto descontrol sobre lo sembrado, lo cuidado y posteriormente trasplantado  durante el confinamiento.

En general la evolución de los tomates ha sido buena. Aunque en el último mes  ha habido una tanda de ellos que han desarrollado algún tipo de virosis. Esos tomates tienden a congelar su evolución, perder vigor y aunque mantienen el follaje este no desarrolla la función de la fotosíntesis del mismo modo. Todavía estoy a la búsqueda de qué tipo de enfermedad resulta.

Con tanto diversidad no queda otra que disfrutar del tomate que está a ahora en su mejor momento de sabor. ©

Colocando soportes a los tomates

Estructura para los tomates

Este año he optado por colocar los tomates en largas hileras que atraviesan la zona de cultivo de lado a lado. Han sido colocados en el mes de mayo, aunque todavía quedan unos pocos que tengo de terminar de poner.  Aprovechando el calor han ido creciendo y estabilizándose.

Llegados a este momento  del año los tomates necesitan soportes. Los vientos de la semana lo hacen necesario y eso que los tomates quedan a cubierto de las rachas fuertes del norte por la barrera que suponen los árboles frutales, a cuyo cobijo quedan.

Para montar soportes para los tomates las opciones son variopintas y multicolores, pero como todo ahorro es una ganancia, en el huerto hemos empleado  los recursos que están a nuestro alrededor por ello las barracas para los tomates las montamos cada año con recursos muy similares: Varas de fresno para soportes, procedentes de las podas que con cierta regularidad practicamos sobre los fresnos del canal de desagüe y cuerdas, en este caso de tela de algodón, que utilizo como alternativa a las cuerdas de plástico, que intento usar  lo menos que puedo.

Así que colocamos  varas de mayor tamaño en aspa, en los laterales, sobre las que se apoya una gran caña central, colocada en  horizontal sobre la tijera que forman. Apoyada sobre está van el resto de las varas verticales.


Así nos hemos pasado la tarde. Una  tarde más bien fresca, un poco ventosa, pero luminosa al tiempo. Hay que clavar los postes principales, luego se ata lo necesario. Solo entonces se ponen  los  palos secundarios. Hay que afilar  estos palos, clavarlos en la tierra, atarlos al travesaño  horizontal, y luego atar los tomates.


Al trabajar con los tomates aprovecho para eliminar las yemas laterales que les han ido apareciendo, luego quito también las hojas que quedan muy bajas, cercanas al suelo, los coloco de modo que quede el espacio  repartido y puedan desarrollarse. ©

El valor del tomate azul

Se están acabando ya  en el huerto los tomates de esta temporada. La llegada de los fríos está poniendo fin a la cosecha. Aquellos que pudieran haber seguido madurando, con la llegada del frío se hielan y se marchitan.

Ha sido un buen año de tomates y entre ellos uno que nos ha gustado mucho ha sido un tomate azul nuevo que cultivamos por primera vez. Ya hemos tenido tomates azules antes, hay que recordar el Osu Blue, este está relacionado con el tipo de los Índigo Blue.

Los tomates azules son conocidos en Internet como tomates terapéuticos, dado que se realizan a la carta y se busca  en ello un tipo de tomates que ayude con sus propiedades a combatir los males que afectan al hombre moderno y al tipo de vida que este desarrolla.

Tomates ricos en Antocianinas (flavonoides) que son un tipo de antioxidante que reduce los procesos inflamatorios,  combate  los tumores, ayuda con los males que produce el estrés, mejora la salud general,….

Todo esto está muy bien, más cuando uno quería un buen tomate, lo que en esta ocasión además se da.  Un tomate de coloración azulada  casi púrpura mientras está verde, que muda hacia un rojo profundo cuando alcanza la plena maduración. A mi me gustan en ese momento, todavía duros y de un rojo intenso. De sabor afrutado, mezcla bien en ensaladas, combina  suave para salsa, e incluso para mermeladas.

Nosotros plantamos media docena de ellos. En la experiencia de este año  son un tipo de tomate de porte mediano, vigor medio y no demasiada producción,  que madura secuenciadamente desde principios de agosto, aunque  es cierto que se colocaron tardíos y que se puede adelantar su recolección.

Pienso que en años posteriores será un tipo de tomate que nos gustará tener en el huerto. ©

Tomate Black Cherry o Cerise Noir

En este año en que lo que ha predominado en el huerto  han sido los tomates pequeños, uno de los que ha tenido mejor sabor es el Tomate Black Cherry o Cerise Noir, lo que es habitual en él.

Es un tomate que lleva  con nosotros bastantes años, de hecho me lo traje de un viaje de trabajo a USA en octubre de 2011. Un recuerdo  vivo de otras tierras. Allí, con otros como él, servía para alegrar el almuerzo de una guía turística que nos acompañaba en aquella ocasión y que siendo cultivado por ella, compartió con nosotros.  Las semillas que de allí vinieron han estado dando fruto hasta ahora.

Es un tomate de porte alto, fuerte y en general vigoroso. Un tipo de tomate del que habitualmente coloco 2 o 3 plantas, no más. La razón de ello está  en las características del propio fruto.

Esta variedad produce frutos redondos, de pequeño tamaño, de diámetro entre 2 y 3 cm. El tipo de tomate entra dentro de los clasificados como tomates negros, aunque son más amarronados que otra cosa, de piel fina y suave, con un elevado nivel de jugosidad y dulzor. Es un tomate ideal para ensalada, o para crudo, sin nada más, dado lo intenso y agradable de su sabor. A mi me gusta cambiar y combinar distintos tipos de  tomates en las ensaladas, y este suele aparecer con frecuencia en ellas.

Estáis detectando un pero en todo este discurso  sobre las bondades de este tomate y es una pena, pero lo tiene. Por ello me suelo limitar a  plantar  2 o 3 plantas, no más. Su piel fina  y el elevado jugo de su interior, hacen que sea un tomate de vida limitada. Pronto se verá afectado por la madurez, la presencia de podredumbres o el  fácil daño sobre su superficie. Motivo este por el que es recomendable recogerlo siempre un poco duro y  con el rabo, pues al quitarlo sin él tiende a rasgarse un poco la piel. Con todo es un tomate para tener en el huerto. Hay muy pocos mejores en sabor.©

Tomates en la temporada 2019

Recogidos en la mañana del sábado.

Durante la temporada 2019 la producción de tomates ha  sido  más tardía que en años anteriores. El motivo de ello fue que nos retrasamos en la siembra y todo lo demás siguió esta misma pauta. Salvando este hecho (que ha hecho que todo venga más tardío y que la cosecha en su volumen global  haya sido ligeramente menor) ha sido una buena temporada de tomate.

Durante la misma ha habido aspectos que han ido mejor que en años anteriores,  tal es el caso de la plaga de vasates que este año apenas  tuvieron incidencia y ello creo que se debe a tres factores que han  podido influir. La aplicación sobre las plantas de estos ha reducido los daños  hasta hacernos pensar que se logro el control del problema:

  • Uso de tierra de diatomeas sobre las plántulas en los inicios del crecimiento  en el interior del invernadero.
  • Retira durante las etapas iniciales del crecimiento  de  las hojas inferiores, cercanas al suelo, en cada tomate.
  • Uso de acolchado de plantas aromáticas entre los tomates, en especial del romero.

Red Tiger

Otros aspectos han ido peor. En este sentido hay dos: Por un lado la plaga de pulgón rojo que ha sido dura, larga y no ha desparecido del todo (Estamos pendientes de  la incidencia que puede tener el invierno sobre ellos). Por otro lado hemos tenido diversos casos de virosis en plantas de tomates en distintos puntos del huerto. Creemos  que la virosis se  ha trasmitido por la plaga de pulgón. Para resolverlo retiramos las plantas y las pretendemos quemar, pero queda por ver si controlamos el problema y  no se repite el próximo año.

Cada año en el inicio de la siembra de tomates en los semilleros  se toman unas decisiones generales que no siempre culminan en lo planificado. Este año los ratones removieron parte de los semilleros y al trasplantar, ya tarde pues el tiempo se mantuvo inestable, no siempre se colocó en el suelo lo que se quería colocar. A ello se deben sumar aquellas plantas que nos llegan por sorpresa y se incorporaron a la huerta.

Corazón de buey español

En esta cosecha decidí decantarme por una mayoría de tomate medio y pequeño, aunque también es cierto que  ha habido tomates grandes. Aunque algunos ya os los he ido mostrado esta ha sido la relación de las variedades cultivadas en el huerto, aunque seguro se queda alguno:

Tomate Tomaku

Tomate pequeño-mediano Tomate mediano-grande
T. mini Kumato T. Brandywine negro
T. Cherry pera amarillo Tomate Carmen
T. Sugar Sugar (Argentino) T. Corazón de Buey, español
T. Cherise Noire o Black Cherry (USA) T. Corazón de Buey- Italiano
T. Cojón de Fraile T. Óptima
Tomate en rama, pequeño, rojo T. Tomaku
Tomate de conservar T. Gallego
Tomate pera Isabel- Río Grande T. tipo Indigo azul
T. Piennolo del Vesubio Tomate Gezahnté
T. Red Tiger

Tomate negro Tomaku

Este año un conocido del pueblo me entregó  plantas de tres tipos diferentes de tomates, tres variedades  que realmente merecen la pena considerar y de las que él como única tarjeta de presentación pensaba eran muy buenas.   No sabía nada más  salvo lo que las plantas decían de si mismas,  que en sus inicios se  mostraban llenas de  vigor  y verdor.

Todavía no sé mucho de ellas, pero casi por casualidad entré en conocimiento del tomate Tomaku, que creo es este que os presento aquí.

Es una variedad de porte alto y buen vigor. De un color verde profundo mientras  la planta crece con fuerza. Parece bastante resistente a plagas y enfermedades, dada su respuesta  tanto a los pulgones rojos como a las virosis que han sufrido otras variedades.

Los frutos son de tamaño medio-grande y  numerosos. La piel es fina, lisa,  muy regular. El tomate es compacto, sobre todo en las fases iniciales, posteriormente la carne se va   suavizando. Desde que el tomates esta  en formación presenta  una coloración verde desigual con una especie de rayas  de mayor tonalidad verdosa  y radiocéntrica, con mayor intensidad, en las zonas expuestas al sol. 

Lo consideramos un tomate negro al madurar, por ser de los más oscuros. Pero su color real es más amarronado, más  de vino con solera, lo que mantiene con variaciones  tonales pardo rojizas. 

Su sabor es rico, jugoso, con toque afrutado y aromas que lo hacen delicioso y complejo. Es un tomate  dulce, pero no de sabor anodino, con poca acidez. Con su punto óptimo al alcanzar la plena madurez.  Nos gusta mucho en ensalada acompañando las texturas y sabores de otros tomates de menor tamaño.©