Archivo de la etiqueta: plantar estacas

Trasplante de vides

Planta de vid de tres años, verano 2010

Hasta ahora no habíamos mencionado la vid, o las parras en el huerto, pero ya  les llegó ya el momento.

La zona de los valles de Benavente se ha caracterizado a lo largo de los años por la calidad de los caldos que ofrece.

Estamos pues en una zona con posibilidades por la climatología, falta ahora averiguar si la zona donde está el huerto y el tipo de tierra del mismo resulta adecuado para el desarrollo de la vid.

Estaca con desarrollo de verano 2010

Nada más sencillo. De entrada habíamos  puesto unas 3 plantas de parras que ya tenía  en la huerta anterior con raíces, además de unos sarmientos para que como estacas  se fueran desarrollando durante la primavera del año pasado.

Estacas con raíces

Ahora esos sarmientos los vamos a distribuir por diferentes zonas cerca de la verja, con una orientación sur.

Primero  de todo se debe  hacer con tiempo  el hoyo de plantación, para que si posible la acción del hielo meteorice el terreno.

Raíces de las estacas

Eliminaremos las hierbas que haya en el entorno inmediato del hoyo.  Algunas como la grama no es conveniente que se mezcle con las raíces, pues luego resulta muy difícil eliminarlas. Siendo necesario en ocasiones el tener que levantar la planta de su posición para poder extraerla completamente.

Plantando en el hoyo

Estaquilla trasplantada

A partir de aquí la laya será nuestra ayuda más eficaz, para en bloque levantar las estacas  y  tras revisar las raíces   ir colocando las estacas en el hoyo.

En este caso no voy a aportarles abono de momento, prefiero esperar a que las raíces se hayan asentado unos día y posteriormente ya les aportaremos abono.

Colocamos en el hoyo los sarmientos, les apretamos la tierra bien alrededor de ellos y los  regamos para humedecer y apretar la tierra y sólo resta  esperar.

El último punto antes de dejar esa estaca y dedicarnos a otra es recortar los brotes que pudiera haber desarrollado el año anterior, por un lado para estimular el crecimiento y por otro para ajustar  la relación entre las ramas y las hojas, pues en el trasplante siempre hay una pérdida significativa del aparato radicular.

Hay que tener en cuenta que al levantar las estacas algunas de ellas presentan escaso desarrollo radicular, en ese caso puede resultar conveniente mantener juntas esas  plantas en un hoyo, para aportarles la atención que necesiten, hasta que se incrementen sus raíces.©

Anuncios

Estacando forsythias

Las forsythias inician la primavera con un despliegue de color  a través de las flores que lucen a finales del invierno. Este despliegue de color es la auténtica maravilla de ellas. La planta es una caducifolia que  pertenece a la misma familia que el olivo.

Forsythia en flor

Estacas de Forsythia

Esta que tenemos aquí en la fotografía  creo que es laForsythia intermedia, un híbrido frecuente en los jardines.

Vamos a intentar su reproducción. No se que tal se reproducirá por esquejes, pero vamos a intentarlo estacando diversos de ellos.

Cañas con nudos reproductivos

Para ello vamos a aprovechar de la poda de la del pueblo todas las cañas que tienen nudos reproductivos en sus margenes, estos se pueden apreciar a simple vista en las cañas, y creo que eso facilitará el desarrollo de las raicillas.

También procuramos dejar un trozo de la caña  más vieja al recortar y preparar  las cañas adecuadas para el estacado.

Estas cañas van a ir echadas, colocadas de forma que sobre ellas se pueda colocar una amplia capa  de tierra, para que haya más superficie que pueda desarrollar sus raíces. Así mismo es necesario apretar bien la tierra sobre ellas y regar y mantener  húmedo el terreno.

Elegimos para plantarlas  una zona donde se puede mantener la humedad fácilmente a lo largo del verano, solo nos resta esperar y mantener el riego.

Estacando Romero

Estacas de romero

En el huerto tenemos un romero, pero siendo esta una de las plantas que más gusta a las abejas resulta muy conveniente disponer del romero en todas las esquinas del huerto, por ello nos hemos puesto a reproducir el romero. La mejor vía  para reproducir los romeros  es la vegetativa, y para ello las estacas resultan muy convenientes.

Flores de romero

Ahora  también es  momento de darle forma a los romeros a través de la poda. Por ello aprovechando los restos de las podas nos ponemos a  colocar los esquejes leñosos de esta labiada.

A la hora de seleccionar las estacas, me gustan las variedades locales de toda la vida, que poseen unas hojas más finas que los nuevos híbridos, particularmente las encuentro más rústicas, más aromáticas y capaces de sobrevivir con menos necesidades.

Es conveniente en la selección de las estacas tomar aquellas que presentan un ligero codo, o engrosamiento en el arranque de las mismas.

Plantando en el hoyo

La técnica es similar a lo que ya hemos visto, procurando siempre reducir en lo posible la masa vegetal que queda  expuesta, limitando la evaporación de agua de la planta se posibilita  una mayor resistencia para facilitar el desarrollo de las raíces.

Es una planta que se moldea con facilidad a través de la poda y se pueden hacer buenos setos con ella, por lo que darle utilidad a un buen número de  esquejes no será un  problema, si todos ellos prenden.

Rosmarinus officinalis

La familia Ribes en el huerto en otoño

vara con yemas de grosellero negro

Ya hemos hablado de las frambuesas en el otoño del huerto, pero hay otros tipos de frutillas que también han entrado en su periodo de descanso invernal, estamos hablando en concreto de la familia de los Ribes, plantas con una gran variedad de especies, pero de las cuales en el huerto nos interesan:

  • Ribes nigrum, es un arbusto de porte medio, conocido también como Casis o Grosellero negro, con bayas de pequeño tamaño de color negro, muy ricas en vitamina C.
  • Ribes rubrum, conocido normalmente como  Grosellero rojo, presenta un rico color rojo en sus bayas ricas en vitamina C, con un sabor agraz, pero sabroso, tanto en zumos, como en mermeladas y jaleas.

    Planta de grosellero rojo

  • Ribes uva-crispa, conocida como Uva Espina, o Uvas de S. Juan, presentan unas frutillas de tamaño más grande que las dos anteriores, con frutos de color verde o rojizos, en nuestro caso en el huerto solo tenemos frutos de color verde. Frente a las otras dos esta presenta unas afiladas espinas, lo que la puede convertir en un seto infranqueable.

Arbusto de Uva Espina

Nosotros   hemos cultivado estos arbustos por dos vías la primera ha sido resultado del trasplante de arbustos ya enraizados desde nuestro otro huerto, y por otro lado resultado de la poda de las cañas viejas de ese huerto hemos plantado estacas de estas frutillas enraizando con facilidad. Aunque también es cierto que la Uva Espina gusta de enterrar las cañas bajas en tierra, a modo de acodo,  donde desarrollan raíces pudiéndose posteriormente trasplantar estas como plantas independientes.

Ahora cercanos ya al invierno estas plantas están desnudas y descansando,  a la espera  del paso de la estación invernal. En este periodo alguna de ellas tendremos que arrancarla del emplazamiento donde como vara la habíamos puesto y colocarla en su emplazamiento definitivo, también será conveniente plantar algunas estacas más.

Cómo estacar rosales

Una de las tareas más interesantes del otoño es el colocar estacas de diferentes especies en el huerto, ya hemos hablado de algunos frutales tales como perales y manzanos, ahora vamos a hablar de los rosales.

Nudos de desarrollo en las cañas

Tras realizar la poda de Adviento o bien con la única finalidad de seleccionar buenas estacas de rosales cortamos algunas cañas, de forma que  vamos a proceder a la reproducción de algunos de ellos por estacas.

Al seleccionar las vara preferiremos varas de un año bien formadas,  de en torno de 0,7- 1,2 cm de grosor, se recortan como de 30-40 cm  de largo,  se les quitan todas las hojas si todavía las conservan.

Estacas preparadas para plantar

También se pueden elegir aquellas varas que salen de otras, dejando una parte de la caña más vieja, esto se hace porque en esas zonas tienden a aparecer células capaces de cambiar la función clorofílica por la formación de raíces, y en ocasiones hasta aparecen pequeños nódulos radiculares. Por lo que la posibilidad de enraizamiento es mayor.

Cubriendo las estacas en la zanja

Para facilitar el desarrollo radicular de las estacas, ampliamos la superficie de desarrollo realizando unos cortes, en el extremo de las cañas. De todas formas los rosales, son de la misma familia de las zarzas y su adaptabilidad es sorprendente, razones todas ellas por la que no es necesario usar hormonas de enraizamiento.

Una vez preparadas las estacas se abre una zanja donde queramos plantarlas, en esa zanja se deben colocar las varas casi echadas sobre el terreno, oblicuas al mismo. Se puede usar arena, o tierra, apretando con cuidado para que la tierra entre en contacto con las cañas y no queden bolsas de aire que pudieran resecar las varas.

A continuación es conveniente regar, pues así las posibilidades de bolsas son  todavía menores y por otra parte se humedece el terreno con  lo que se mantienen las varas en mejores condiciones.

Se debe mantener el terreno húmedo a lo largo de todo el verano, pues hasta que no finaliza este no se sabe realmente si han prendido con fuerza.

Estacando frutales

Entradas

Estacas de manzano

Al llegar el otoño es posible reproducir algunos frutales por estacas, para ello lo primero de todo es elegir las varas de   los frutales que queramos reproducir, especialmente a ser posible  deben ser varas de dos años, en nuestro caso unas estacas de manzanos y otras de peros, con la intención de conservar algunos de los peros tal cual, y de injertar otros.

Estacas de Pero en la zanja

Elegidas las estacas,  se cortan  y  tenemos que plantarlas en tierra,  aunque  hay quienes prefieren la  arena  para ello. Se  prepara una zanja, donde se van a colocar de forma oblicua, de modo que una parte importante de la vara quede cubierta por  la tierra. Se puede usar hormonas en enraizamiento, pero yo no soy muy partidaria de ellas. El tema de las hormonas me genera muchos recelos y como esto es para casa mejor seguimos el método tradicional. Otra opción es tomar unas ramas de mimbre y  dejarlas en maceración unos días  usando el agua para regar el suelo y las estacas,  pues por lo visto la mimbre o el sauce tiene muchas hormonas de enraizamiento en su corteza y facilitan la tarea. Antes también solían colocar unos granos de trigo en las zonas donde se pretendía enraizaran las plantas.

Estacas de Pero

Las plantas suelen agruparse en la zanja, asegurándonos  que la tierra entre en contacto con la corteza, y deben colocarse en una zona fácil de regar pues durante todo el tiempo hay que mantener ciertos niveles de humedad para asegurarnos que las estacas sobrevivan al verano.