Archivo de la categoría: Cultivo de hierbas

Primer corte de la Consuelda

Hilera de Consueldas

La consuelda rusa o Symphytum uplandicum de la familia de  las boragináceas, lleva todo el año en el huerto y en esta su segunda primavera ha llegado el momento de comenzar a operar con ella.  Todas las plantas que colocamos en el huerto se desarrollaron sin problemas.  Así que hay ahora cinco , cuatro en una zona y otra en otra. La última con más acceso al agua que las demás, motivo por el que ha alcanzado mucho mejor tamaño, aunque a ninguna de ellas se le ha dado demasiada, más bien escasa.

Junto al ciruelo

en flor

Teniendo en cuenta el año que llevamos que ha adelantado su primavera la consuelda ya lleva en flor una buena tanda de días.  Resiste además bien las heladas, no notándose afectada por estas.  Es una planta muy visitada por las abejas, y de la que me gustaría poder recoger algo de semilla. Aunque he leído que no suele ser buena en esto de  germinar por semillas,  me gustaría intentarlo. Por ello las he dejado que se polinizasen sin problemas.

Ahora ha llegado el momento de actuar. Pretendo dejar alguna de los tallos con las semillas ya polinizadas, pero el resto voy a cortarlo. Estamos a tiempo de que siga volviendo a crecer.  De hecho se habla de la posibilidad de al menos poder hacer tres cortes a la planta a lo largo del año,

Es una planta que tiene muchas propiedades medicinales, pero nosotros vamos a emplearla especialmente por  la gran acumulación de nutrientes que puede realizar en sus hojas. Estas llevan desde nitrógeno orgánico, pasando por fósforo, potasio, …oligoelementos como el zinc, hierro, manganeso, boro, cobre, … elementos que son necesarios en muchas otras plantas en estas fases de su crecimiento.

Detalle de las flores

Son sus hojas pues la  principal cosecha que pretendemos usar. Hojas que vamos a emplear en la elaboración de purines, como mantillo para colocar sobre el suelo, cerca de aquellas plantas con carencias., o para incorporarlas al montón de compost y activar este. ©

Consuelda tuberosa

Mata de Consuelda tuberosa

En la huerta tengo colocada junto al estanque, bajo el guindo la consuelda tuberosa (Symphytum tuberosum). Es una planta de la familia de las boraginaceae que gusta de crecer a la sombra, y florecer  a comienzos de la primavera, mientras que la densidad de las hojas no es demasiado elevada.

Colocada junto al estanque

La hay por toda Europa y en especial es propia de  la España húmeda, tanto en suelo de ph ácido como básico, en zonas con ciertos niveles de humedad. Aparece también  en aquellos lugares que por tener sombra conservan esas características por más tiempo.

Durante el invierno y cuando llegan los calores intensos suele perder sus hojas, pero la planta se mantiene viva con las reservas guardadas en sus rizomas a modo de tubérculos de los cuales saca los tallos erguidos al llegar la primavera. Estos tallos con hojas lanceoladas y pilosas alcanzan los 40 cm, y presentan unas inflorescencias  de las cuales cuelgan las flores como  tubos de un color amarillo pálido.

La planta se naturaliza con facilidad y no resulta necesario prestarle atención para que prolifere con rapidez, siempre que  las condiciones sean  las adecuadas. Para trasplantarla basta con arrancar algunos de estos tubérculos y ponerlos en tierra, en poco tiempo  se adapta al nuevo emplazamiento.

Ha sido históricamente una planta considerada como medicinal, sobre todo en la Edad Media. Muy usada para cicatrizar heridas  (de ahí proviene su nombre) empleando el jugo que segrega el tubérculo.

Detalle de las hojas

Hoy en día se puede utilizar  de forma externa para el cuidado de la piel, para reducir el dolor por sus efectos calmantes, e incluso para tratar infecciones, pero para uso interno no debe emplearse por la presencia de alcaloides tóxicos  que podrían ser peligrosos si se hace un uso inadecuado de ella (se puede ver sobre ella  y sus propiedades en un clásico de las fitoterapia:  Plantas medicinales. El Dioscórides Renovado, obra de Pío Font Quer.©

Cómo conseguir semillas de Chirivias

Umbela madura de Pastinaca Sativa

Umbela madura de Pastinaca Sativa

En esta semana he comenzado a recoger las semillas de Chirivias. El proceso de producirlas comenzó al finalizar el invierno cuando  me encontré con que al menos cuatro de las plantas de chirivias había sobrevivido y podían ser la base para futuros experiencias, y producir semillas suficientes  a mayor escala para próximos cultivos.

Plantas de chirivias en sus inicios

Plantas de chirivias en sus inicios

Dado que eran cuatro raíces de tamaños desiguales, seguramente la cantidad de semillas  que pudiesen dar también lo serían, pero lo que me interesaba sobre todo era la polinización cruzada entre ellas por si esta podría ser necesaria.

Comienza a aparecer el tallo floral

Comienza a aparecer el tallo floral

Tallo que alcanza una buena altura

Tallo que alcanza una buena altura

Todo era cuestión de poner las plantas  juntas en un lugar donde se pudiera desarrollar el ciclo completo de la planta en su segundo año. La Chirivia (Pastinaca sativa) pertenece a la familia de las umbelíferas, de las que hay diferentes ejemplos en el huerto. Es una especie parecida a la zanahoria en la forma de sus raíces, más dulces de sabor, pero no lo es en la forma de sus semillas.

Colocadas al final del invierno en uno de los caballones, se mantuvo el riego  y a lo largo de la primavera las plantas desarrollaron un tallo floral cargado de umbelas, pero ha sido a lo largo del verano cuando estas se han abierto y han ido  madurando las semillas. Cada cierto tiempo hemos ido regando las plantas, pero sin excedernos.

El peso de las umbelas inclina los tallos

El peso de las umbelas inclina los tallos

Dado que las semillas dicen que tienen una vida activa breve estoy iniciando al mismo tiempo de recoger las semillas la siembra de una parte de estas a ver si consigo niveles de reproducción mejores que los que he tenido hasta ahora.

Flores

Flores

Semillas en sus inicios

Semillas en sus inicios

La   siembra en esta época podría ser la adecuada  tanto para una reproducción  en el medio natural si es tan baja su viabilidad, como por el hecho de que en su cultivo la chirivia necesita el frío invernal, ya que es en ese periodo  cuando la raíz alcanza su mejor momento para el consumo. Probaremos ahora y si no resulta lo volveremos a intentar en la primavera. Si alguno desea semillas es el momento. ©

Semillas maduras

Semillas maduras

 

Celidonia

Celidonia mayor

Celidonia mayor

Una de las hierbas de mi tierra que al final ha terminado por aparecer en el huerto y en el jardín de casa es la Celidonia o Chelidonium majus. Es una planta  de apariencia frágil, pero resistente a las heladas, que gusta de terrenos frescos  y sombríos, aunque también se da en otros secos y soleados, siempre que su momento de  crecimiento principal  lo haya podido realizar en el otoño-invierno.

De la familia de las Papaveráceas, su crecimiento puede ser bueno cuando  el terreno no presente mucho encharcamiento,  pudiendo alcanzar una altura de unos 0,60 cm  al metro.  Se extiende tanto por semillas, que es cómo ha debido llegar hasta aquí como a través de las matas rizomatosas que desarrolla la planta la planta principal, extendiéndose fácilmente si se encuentra a gusto.

Tallo floral en crecimiento

Tallo floral en crecimiento

Yo siempre la he conocido en terreno silíceo,  ricos en materia orgánica, pero se adapta hasta a los suelos calcáreos. Su desarrollo suele ser bianual, siendo el primer año de crecimiento de la planta, principalmente tras el  calor del verano    y en la primavera siguiente saca el tallo floral de frágiles y delicadas flores amarillas.  Las hojas están muy lobuladas, los tallos suelen sel ligeramente pilosos  y tras la flor desarrolla una especia de capsulas alargadas dentro de las cuales tiene las semillas.

Roseta de la que arrancan las hojas

Roseta de la que arrancan las hojas

Esta planta es una de las clásicas del herbolario tradicional campesino por su uso frecuente como planta verruguera, de ahí el nombre con el que en ocasiones se la conoce.  La planta posee un látex poderoso, de un intenso color naranja y un olor acre, que se segrega al partir los tallos o as hojas, en este látex hay un poderoso antiviral  el ácido celidónico, y otros alcaloides capaces de combatir los virus que desarrollan las verrugas.

Detalles de las hojas

Detalles de las hojas

La planta posee otras virtudes medicinales, pero para usos internos hay que ser precavidos con ella, pues puede resultar poderosa y peligrosa. En el jardín la considero una planta hermosa,  tengo debilidad por ella y suelo dejarla crecer cuando veo alguna pequeña plántula. ©

 

Romeros en flor en el 2016

En la entrada

Cerca de la entrada

Que me gustan los romeros se nota, no hay nada más que ver la cantidad de romeros que hay en el huerto, y con la intención de que haya más. Los romeros llegaron al huerto con nosotros y  han ido creciendo y multiplicándose, convirtiéndose en una alegría para los sentidos y un placer para las abejas.

Junto al estanque

Junto al estanque

Esta entrada es principalmente para mostraros la evolución de los diversos romeros que hay en el huerto, desde los primeros, ya con seis años,  a los siguientes que se han ido poniendo, algunos de este mismo año. En estos momentos todo el perímetro cultivado del huerto tiene romeros  repartidos por él y hay algunos más en otras zonas de la finca.

Repartidos por toda la valla

Repartidos por toda la valla

...en flor

…en flor

Estos romeros proceden principalmente de los romeros que desde hace años hay en  casa de mi madre en el pueblo. Romeros añosos, a los que cada cierto número de años terminas por podar para que se renueven, pero que mientras tanto, año tras año, sin mirar apenas para  ellos, están llenando de placer nuestros sentidos además de servir para las múltiples utilidades: cosméticas, medicinales,  culinarias, … que se nos puedan ocurrir.

Son romeros  con una intensa carga olorosa, a los que quizá en algún momento del futuro intentaré extraerles su aceite esencial, cuando haya que pensar en podar toda esa exuberancia. Tiempo al tiempo, ya llegará el momento.©

Protegiendo las peonías

Protegiendo las peonías

Controlando la expansión del regaliz

Brotes de la mata principal

Brotes de la mata principal

Esta primavera al ir a cavar el interior del invernadero me he encontrado con que los estolones que la raíz del regaliz  se habían introducido dentro del mismo y buscaban expandirse en su tierra más rica.  Cómo era necesario preparar el terreno para colocar los pimientos, retiré la tierra y decidí ir tirando de estos estolones hasta un punto cercano al que están plantada la planta principal,  ya fuera del invernadero.

Desenterrando las raíces

Desenterrando las raíces

El regaliz suele cortarse para consumirlo como regaliz de palo cuando las raíces alcanzan los 5 años, en este caso, con él  invadiendo el suelo del invernadero, no es posible esperar tanto tiempo. Por otro lado hay que aprovechar  la oportunidad de  poder probar las raíces que hemos arrancado.

Lo que hemos hecho ha sido separar estas raíces en dos grupos:

  1. El primero conseguido para reproducir nuevas plantas al  recortar aquellas parte que tenían raíces secundarias junto a brotes. Inmediatamente fueron colocadas en tierra para que no se desecaran. Quizá haya que colocarlas en varios tiestos.
  2. El segundo formado por aquellas partes que meramente son el tronco maderoso del estolón, que colocaremos, tras cortar y lavar,  a secar.
Tallos semisecos

Tallos semisecos

Pese a esta incursión bajo el suelo del invernadero, de momento el regaliz se mantiene controlado. Posiblemente este año volveré a recoger las semillas que saque, pues de ese modo no aparecerá por otras áreas del huerto.©

Valeriana, otra forma de cultivo

Diferencias en el desarrollo inicial

Diferencias en el desarrollo inicial

En estos días de primavera con las temperaturas más suaves que en otros años, las valerianas comienzan a despertar.  Hay muchas valerianas comenzando a brotar por el huerto.

Hace unas semanas   al revisar la planta madre me encontré con que en la base de los tallos de las valerianas más antiguas había  un par de  nudos con raíces que estaban bastante secos y  poco desarrollados, pero que si los colocaba en tierra, sin duda cuidándolos me darían un par de plantas  que poder trasplantarla a otra posición.

Desarrollo menor, con más brotes

Desarrollo menor, con más brotes

Buen crecimiento, con un tallo dominante

Buen crecimiento, con un tallo dominante

Los tallos florales en ocasiones desarrollan en la base un punto a partir del cual aparecen raíces y brotes. Con la llegada del invierno  se termina secando todo lo demás pero queda ese punto de desarrollo, que continúa creciendo si queda cerca del suelo y adquieren cierta fuerza las raíces. Son  raíces que no terminan de estar bien asentadas, al estar la planta madre por debajo, por lo que conviene separarlas del suelo y ponerlas en buena tierra.

Tierra suelta con buen  humus  y agua,  la planta con las raíces en contacto con el suelo y  un lugar protegido y cálido. Con todo ello  hemos hecho que las valerianas crezcan y saquen tiernas hojas.  Ahora quedamos a la espera que llegue el   buen tiempo, con las plantas  listas ya  para su trasplante, para realizar su trasplante definitivo a alguno de los rincones del huerto. ©