Archivo de la categoría: Propiedades medicinales

Recogiendo tila

Tilo europeo

Ahora a finales de junio y comienzos de julio está el tilo en flor.  Es un árbol  caducifolio de la familia de las malváceas, que cada año se hace mayor en el huerto. Lleva con nosotros  ya bastante tiempo, desde casi los inicios  del mismo y cada año va adquiriendo un porte mayor (ver imágenes anteriores : en sus inicios, en el 2015).

No es que haya crecido descontroladamente, que no lo ha hecho. También es cierto que  al ser un árbol ornamental, apenas le hemos prestado atención; sobrevive y crece por su cuenta (apenas un abonado una vez que otra).

Este año he estado pendiente de la floración con la intención de recoger esta.  Es la flor de la tila un remedio medicinal excepcional a la que no siempre se le presta la adecuada atención. Siendo sus propiedades dignas de tener en cuenta y sin casi contraindicaciones, lo que lo hacen todavía más extraordinario.

Su uso va desde su carácter antiinflamatorio, sedante natural tanto para controlar los nervios como para favorecer el sueño,  mejora los síntomas en el tratamiento de las afecciones en las vías respiratorias, incluida el asma,  favorece la sudoración alivia el dolor, incrementa las defensas actuando como un antibiótico natural, se puede usar tanto internamente como externamente, en la piel el cabello, la cicatrización de heridas, … Para saber más.

La flor de cerca

Para recolectar la tila se recogen no solo las flores del tilo, sino también sus brácteas,  siendo en estas donde están muchos de los mucílagos,  responsables de algunas de sus  propiedades medicinales.

Recién recogida

Hay que recolectar cuidando la limpieza y respetando  la integridad de las flores. Tras recolectar se deben secar las flores a la sombra, pero sin exponer las flores a elevadas temperaturas, para conservar al máximo los aceites esenciales que estas poseen.

Flor seca

Las flores secas se deben envasar en un frasco de cristal, en un entorno seco y alejado de la luz solar, listas para cuando sea necesario su uso. Un recuerdo del verano que puede aliviar el dolor y aportar bienestar.©

Cultivo de ruda

Hojas perennes de la ruda

De aroma profundo que impregna el aire de tonos cerosos, la Ruda es una planta arbustiva de origen mediterráneo  que al final he conseguido que se diese bien en el huerto y eso que bastante le ha costado. Pertenece a una familia amplia, la de las Rutáceas, por lo que está emparentada con cítricos como el lim´onero, el naranjo, pomelo, …

Planta dentro del invernadero

Llevo  intentando el cultivo de las plantas de ruda en el huerto desde hace por lo menos 6 años, pero hasta este año no han servido para nada y no ha sido porque no  les haya dado antes  casi los mismos cuidados. Hasta ahora  su crecimiento había  sido escaso y se habían limitado a sobrevivir . ¿Cuál  ha sido este año la diferencia?

Las hojas alimento de la oruga de la mariposa Macaon ( Papilio machaon)

Flores

Hasta ahora siempre había estado colocada en el exterior,  pero al ampliar el espacio dedicado al invernadero  unas plantas de ruda quedaron casualmente dentro del mismo. Allí las dejé. Esta ha sido la ventaja  con la que este año ha contado la Ruda. El calor que el  interior del invernadero le ha aportado a lo largo del verano.  Apenas nada más pues ha seguido en las mismas condiciones en las que antes no medraba y  casi no ha recibido agua, pero  ella es capaz de resistir bien la escasez de esta.

Cápsulas con semillas en su interior.

Ahora quedará dentro del invernadero a pasar el invierno, dado que aunque resiste el frío está claro que le gusta más el calor.  Mi intención es que visto que su crecimiento es posible y se desarrolló bien, el próximo año comenzaré a experimentar con ella.  No ya en sus usos como medicinal, que pueden ser complicados, sino  la aplicación de sus extractos  en el huerto. ©

Consuelda tuberosa

Mata de Consuelda tuberosa

En la huerta tengo colocada junto al estanque, bajo el guindo la consuelda tuberosa (Symphytum tuberosum). Es una planta de la familia de las boraginaceae que gusta de crecer a la sombra, y florecer  a comienzos de la primavera, mientras que la densidad de las hojas no es demasiado elevada.

Colocada junto al estanque

La hay por toda Europa y en especial es propia de  la España húmeda, tanto en suelo de ph ácido como básico, en zonas con ciertos niveles de humedad. Aparece también  en aquellos lugares que por tener sombra conservan esas características por más tiempo.

Durante el invierno y cuando llegan los calores intensos suele perder sus hojas, pero la planta se mantiene viva con las reservas guardadas en sus rizomas a modo de tubérculos de los cuales saca los tallos erguidos al llegar la primavera. Estos tallos con hojas lanceoladas y pilosas alcanzan los 40 cm, y presentan unas inflorescencias  de las cuales cuelgan las flores como  tubos de un color amarillo pálido.

La planta se naturaliza con facilidad y no resulta necesario prestarle atención para que prolifere con rapidez, siempre que  las condiciones sean  las adecuadas. Para trasplantarla basta con arrancar algunos de estos tubérculos y ponerlos en tierra, en poco tiempo  se adapta al nuevo emplazamiento.

Ha sido históricamente una planta considerada como medicinal, sobre todo en la Edad Media. Muy usada para cicatrizar heridas  (de ahí proviene su nombre) empleando el jugo que segrega el tubérculo.

Detalle de las hojas

Hoy en día se puede utilizar  de forma externa para el cuidado de la piel, para reducir el dolor por sus efectos calmantes, e incluso para tratar infecciones, pero para uso interno no debe emplearse por la presencia de alcaloides tóxicos  que podrían ser peligrosos si se hace un uso inadecuado de ella (se puede ver sobre ella  y sus propiedades en un clásico de las fitoterapia:  Plantas medicinales. El Dioscórides Renovado, obra de Pío Font Quer.©

Aceite de brotes de chopo

Vara de chopo contra el cielo azul

Vara de chopo contra el cielo azul

En el mes de enero, pese a las heladas, los brotes de los chopos están comenzando a abrirse.  No es que vayan a sacar ya sus hojas, pero es uno de los primeros árboles en comenzar a salir de la dormancia invernal.

Yemas en la vara

Yemas en la vara

El Populus nigra  pertenece a la familia de las salicáceas  y es  tanto en esta especie como en el resto de la familia  donde  las abejas pecoreadoras  acuden a recolectar los  propóleos que luego emplean en la colmena. En las zonas templadas es esta familia arbórea la principal fuente de dónde ellas los recolectan.

Las yemas de los chopos están recubiertas por unas brácteas  resinosas ricas en estos  principios activos. Aprovechando que ahora a finales del invierno la concentración de estos principios es más elevada vamos a aprovechar  antes de que se abran las yemas foliares  para realizar un aceite de brotes de chopo.

En la huerta hemos aprovechado que queríamos podar los tallos que han ido rebrotando, restos de la chopera preexistente.  Coger las yemass con las varas ya en el suelo ha sido fácil. Las mejores  correspondían a las varas más fuertes.

Yemas de color rojizo

Yemas de color rojizo

Lo primero que se percibe al recoger los brotes es que estos despiden un aroma intenso, dulzón, de toques avainillados, que recuerda al olor de las colmenas. Los dedos se van llenando de restos resinosos que se meten entre las uñas y cuestan de sacar de ellas.

Con las brácteas envueltas en resinas

Con las brácteas envueltas en resinas

Tras haber recogido los brotes por la mañana, en la tarde nos pusimos a la tarea.  Los brotes los colocamos en un cazo de acero inoxidable  junto al aceite de oliva. A fuego lento  lo fuimos cocinando. Conviene que este sea muy flojo o incluso al baño María, pues de otra manera la resina podría quemarse en el fondo del cazo.

Aceite frío

Aceite frío

Las brácteas se van abriendo y van liberando en el aceite su resina. El aroma   se hace intenso. El aceite se hace más denso y si al retirarlo del fuego se deja  que baje su  temperatura se hace  menos fluido.

Con el aceite caliente

Con el aceite caliente

Aceite de brotes de chopo

Aceite de brotes de chopo

Los usos de los brotes del Chopo  ya se describen en el Dióscorides. Este aceite   se emplea especialmente para cuidar la piel dañada: quemaduras, erupciones, heridas, micosis,  dolor articular, dolor muscular, … El único inconveniente es que tiene un perfume muy intenso, que hay que rebajar pues sino llega a resultar desagradable, por lo que a lo mejor pruebo a mezclarlo de base con alguna otra aceite más suave.

Aviso. Dependiendo de personas los propóleos pueden dar reacciones alérgicas, por lo que conviene probar su uso en una zona pequeña y sana  antes de emplearlo  de forma más extensa. ©

Para saber más: http://amzn.to/2j6cqc1

Celidonia

Celidonia mayor

Celidonia mayor

Una de las hierbas de mi tierra que al final ha terminado por aparecer en el huerto y en el jardín de casa es la Celidonia o Chelidonium majus. Es una planta  de apariencia frágil, pero resistente a las heladas, que gusta de terrenos frescos  y sombríos, aunque también se da en otros secos y soleados, siempre que su momento de  crecimiento principal  lo haya podido realizar en el otoño-invierno.

De la familia de las Papaveráceas, su crecimiento puede ser bueno cuando  el terreno no presente mucho encharcamiento,  pudiendo alcanzar una altura de unos 0,60 cm  al metro.  Se extiende tanto por semillas, que es cómo ha debido llegar hasta aquí como a través de las matas rizomatosas que desarrolla la planta la planta principal, extendiéndose fácilmente si se encuentra a gusto.

Tallo floral en crecimiento

Tallo floral en crecimiento

Yo siempre la he conocido en terreno silíceo,  ricos en materia orgánica, pero se adapta hasta a los suelos calcáreos. Su desarrollo suele ser bianual, siendo el primer año de crecimiento de la planta, principalmente tras el  calor del verano    y en la primavera siguiente saca el tallo floral de frágiles y delicadas flores amarillas.  Las hojas están muy lobuladas, los tallos suelen sel ligeramente pilosos  y tras la flor desarrolla una especia de capsulas alargadas dentro de las cuales tiene las semillas.

Roseta de la que arrancan las hojas

Roseta de la que arrancan las hojas

Esta planta es una de las clásicas del herbolario tradicional campesino por su uso frecuente como planta verruguera, de ahí el nombre con el que en ocasiones se la conoce.  La planta posee un látex poderoso, de un intenso color naranja y un olor acre, que se segrega al partir los tallos o as hojas, en este látex hay un poderoso antiviral  el ácido celidónico, y otros alcaloides capaces de combatir los virus que desarrollan las verrugas.

Detalles de las hojas

Detalles de las hojas

La planta posee otras virtudes medicinales, pero para usos internos hay que ser precavidos con ella, pues puede resultar poderosa y peligrosa. En el jardín la considero una planta hermosa,  tengo debilidad por ella y suelo dejarla crecer cuando veo alguna pequeña plántula. ©

 

Romeros en flor en el 2016

En la entrada

Cerca de la entrada

Que me gustan los romeros se nota, no hay nada más que ver la cantidad de romeros que hay en el huerto, y con la intención de que haya más. Los romeros llegaron al huerto con nosotros y  han ido creciendo y multiplicándose, convirtiéndose en una alegría para los sentidos y un placer para las abejas.

Junto al estanque

Junto al estanque

Esta entrada es principalmente para mostraros la evolución de los diversos romeros que hay en el huerto, desde los primeros, ya con seis años,  a los siguientes que se han ido poniendo, algunos de este mismo año. En estos momentos todo el perímetro cultivado del huerto tiene romeros  repartidos por él y hay algunos más en otras zonas de la finca.

Repartidos por toda la valla

Repartidos por toda la valla

...en flor

…en flor

Estos romeros proceden principalmente de los romeros que desde hace años hay en  casa de mi madre en el pueblo. Romeros añosos, a los que cada cierto número de años terminas por podar para que se renueven, pero que mientras tanto, año tras año, sin mirar apenas para  ellos, están llenando de placer nuestros sentidos además de servir para las múltiples utilidades: cosméticas, medicinales,  culinarias, … que se nos puedan ocurrir.

Son romeros  con una intensa carga olorosa, a los que quizá en algún momento del futuro intentaré extraerles su aceite esencial, cuando haya que pensar en podar toda esa exuberancia. Tiempo al tiempo, ya llegará el momento.©

Protegiendo las peonías

Protegiendo las peonías

Controlando la expansión del regaliz

Brotes de la mata principal

Brotes de la mata principal

Esta primavera al ir a cavar el interior del invernadero me he encontrado con que los estolones que la raíz del regaliz  se habían introducido dentro del mismo y buscaban expandirse en su tierra más rica.  Cómo era necesario preparar el terreno para colocar los pimientos, retiré la tierra y decidí ir tirando de estos estolones hasta un punto cercano al que están plantada la planta principal,  ya fuera del invernadero.

Desenterrando las raíces

Desenterrando las raíces

El regaliz suele cortarse para consumirlo como regaliz de palo cuando las raíces alcanzan los 5 años, en este caso, con él  invadiendo el suelo del invernadero, no es posible esperar tanto tiempo. Por otro lado hay que aprovechar  la oportunidad de  poder probar las raíces que hemos arrancado.

Lo que hemos hecho ha sido separar estas raíces en dos grupos:

  1. El primero conseguido para reproducir nuevas plantas al  recortar aquellas parte que tenían raíces secundarias junto a brotes. Inmediatamente fueron colocadas en tierra para que no se desecaran. Quizá haya que colocarlas en varios tiestos.
  2. El segundo formado por aquellas partes que meramente son el tronco maderoso del estolón, que colocaremos, tras cortar y lavar,  a secar.
Tallos semisecos

Tallos semisecos

Pese a esta incursión bajo el suelo del invernadero, de momento el regaliz se mantiene controlado. Posiblemente este año volveré a recoger las semillas que saque, pues de ese modo no aparecerá por otras áreas del huerto.©