Archivo de la categoría: Cultivo de Frutillas

Parras en el invernadero

Parra de moscatel blanco

Parras colocadas en la zona lateral

Uno de los problemas que se planteaba cuando decidí ampliar el invernadero era que hacer con las parras que tenía colocadas en los laterales del camino, paralelas al mismo. La cuestión era si quitarlas o no. Al final decidimos que era interesante probar  antes de hacer nada y  ver cómo resultaban  en la producción de uvas dentro del invernadero y cómo resultaba su crecimiento.

Este experimento ya lo tenía pensado hacer  desde años antes. De hecho ya tenía colocada y prendida del año anterior una parra de moscatel negro, colocada en la pared del  interior. El año anterior fue el primero en que  dieron fruto, resultando bien el  experimento  tanto en maduración mucho más temprana, buen crecimiento, desarrollo sin enfermedades y protegida frente a las heladas.

Blanca temprana

Comenzando a madurar

Al quedar colocadas dentro del invernadero,  las uvas van mucho más tempranas. Esto puede ser un problema si  las heladas son intensas fuera, ya que al ser un invernadero frío, una helada fuerte como de hecho la de este año, puede  llegar a quemar algunos de los tallos bajo el plástico, pero las plantas reaccionan bien.

Al final en estos momentos hay  siete parras en el interior. Quizá sean demasiadas, sobre todo porque seis de ellas están en la zona lateral.  Hay dos moscatel  negras, una blanca, tres de uva blanca temprana y  una parra de teta de cabra. De todas  ellas, dos de  las blancas tempranas las he dejado solo para que cojan fuerza y sin duda en otoño las pondré fuera.

Racimos de moscatel blanco

Un efecto beneficioso de las parras  en los laterales es que al haber crecido bastante, tienen muchas hojas y ayudan a producir sombra en el interior del invernadero.  Estas  plantas gustan del calor y con sus hojas atrapan una parte de las radiaciones dejando que a su sombra puedan desarrollarse plantas que requieren menos isolación aunque también gusten del calor.

Como resultado  del calor y del  adelanto de las plantas respecto al exterior, tanto la blanca temprana como el Moscatel  negro comienzan a dar señales de madurez. La primera comenzando a ser traslucida y la segunda comenzando a ganar color.  Espero que para mediados de agosto podamos catar las uvas, sino es antes. ©

 

 

Madreselvas

Lonicera Kamtschatica en flor

El mundo de las madreselvas es muy amplio y variado. Pertenecen las Loniceras a la familia Caprifoliaceae y en general son plantas ornamentales de buen vigor, incluso invasivas, y la mayoría de ellas  de carácter trepador. Son plantas que están representadas en todos los continentes, pero en nuestro caso nos interesaba la conocida como  Lonicera caerulea, o madreselva azul.

Plantas en el otoño

Es este un tipo de madreselva que se cultiva  por sus frutos de color azul, ricos en vitaminas, minerales, … En concreto  nos interesaba la variedad  Kamtschatica, oriunda de  las regiones boreales de Rusia y Japón. Una planta muy bien adaptada  al frío, resistente a enfermedades y plagas.

Dentro de esta variedad hay diferentes tipos y como  para  tener más fruto, por el tema de la polinización cruzada, se hace  necesario tener más de uno. Así  hemos conseguido tanto   madreselvas de Kamchatka de la  variedad  Blue Velvet como  de  la variedad  Morena. La  adquisición se realizó a través de Internet y en  viveros diferentes.

Las cuatro antes del trasplante comenzando a sacar las hoja

Antes  de trasladar la planta a tierra es  aconsejable tener en cuenta la necesidad de un proceso de adaptación, debido  al contraste entre las  temperaturas habituales del lugar   dónde uno puede comprar las plantas  y el sitio donde se pretenden establecer.

Primeros brotes

Nosotros al principio no  lo hicimos con todas las plantas. Sucedió así:

Dos de ellas …

  • Las madreselvas de kamchatka Blue Velvet  las compramos en el otoño. Fueron colocadas en tiestos  pero al aire libre y se fueron adaptando al entorno de forma progresiva. Han estado junto a la casa, en la ciudad. Durante el invierno que ha sido corto pero  relativamente frío, perdieron la hoja.  Mas tarde su asentamiento en el huerto  no ha sido traumático.  En estos momentos están sacando  hojas y  una de ellas llegando a florecer.
  • La variedad  de madreselva kamtschatica Morena se adquirió a finales del invierno  a un vivero de la costa.   En nuestra euforia por tenerla, a los pocos días  de llegar fue trasladada a su enclave definitivo, donde recibió  el golpe de la transición. El contraste  de temperaturas disminuyó el vigor de la planta que a punto estuvo de no ser capaz de adaptarse. El haber reaccionado a tiempo y el haberle colocado una protección de tallos secos de mijo,   ha permitido que  la planta siga adelante y parece que lo va superando.

…junto a las otras dos

La intención es  que esta planta todo terreno se adapte al huerto y ver qué tipo de resultado da y cómo son sus frutos.  Tanto por  las características de las temperaturas  de la zona como por el tipo de suelo arcilloso  del huerto, no debería tener problemas en su crecimiento.©

Moscatel de grano menudo

Moscatel de grano menudo, en primer término a la izquierda

Moscatel de grano menudo, en primer término a la izquierda, a comienzos del verano

Una de las parras más interesantes del huerto es el moscatel de grano menudo  que nos dio Elías.   Es un tipo de uva que corresponde a  variedades  antiguas  de la uva blanca mediterránea (vitis vinifera). Está catalogada como la uva Anathelicon moscathon cultivada por los griegos o la de las cepas Apiane de los romanos.

Racimo jóven

Racimo joven

Protegiendo los racimos

Protegiendo los racimos

Con un tamaño de la uva mucho más reducido que el moscatel  de tamaño grueso, su grano aparece en racimos apretados que pueden adquirir un rico tomo dorado. Una de las característica más valoradas en este moscatel es la calidad del sabor de la uva y la variedad de aromas que ofrece, que luego pasan al vino.

Nuestra parra de moscatel de grano menudo lleva ya dos veranos en el huerto, pero cuando vino tenía  ya un buen tamaño, por eso se puede permitir una buena cosecha. Fue la única que siendo de buen tamaño sobrevivió al trasplante.  En el jardín de casa todos los años se cubría de mildiu, pero aquí no ha tenido problemas. Hasta ahora con el tratamiento de extractos que le damos con regularidad se mantiene limpia y con tallos fuertes..

Desde el  final del verano ha habido que proteger las uvas, dado que comenzaban a coger color, para evitar la acción de los pájaros. Ahora la parra nos permite disfrutar  racimos como estos que veis aquí.

En la mesa

En la mesa

El poder de los aromas es tremendamente evocador y cada vez que tomo los granos de esta uva no puedo evitar recordar   la infancia y la parra de este tipo que tenía mi abuela en el pueblo.  Allí colgando  de los balcones de madera que  son propios de la Carballeda y que hoy ya están casi  desaparecidos, me hacían objeto de la tentación. Casi a escondidas y con codicioso deleite recorría los racimos  con los dedos e iba retirando aquellas uvas que ya estaban doradas por el sol. Volver a saborear estas uvas  me permite recordar y volver a disfrutar de la inocencia de aquellas épocas. ©

 

Ugni molinae

Frutos de la Murtilla

Frutos de la Murtilla

Detalles

Detalles

El Ugni molinae planta con origen en América del sur,  perteneciente a la familia de las mirtáceas, de forma coloquial es conocido como Uñi, Murta,  Murtilla. Es un frutilla que se puede encontrar en algunos viveros, en uno de ellos la hemos comprado nosotros.

Presenta un fruto de tamaño pequeño, pero es una baya a la que se le atribuyen  propiedades de gran importancia para la cosmética, comenzando a usarse como antioxidantes, astringente, antiséptico, cicatrizante, antiinflamatorio, … además de tener un  efecto reafirmante sobre todo tipo de pieles.

Nosotros llevamos con ella dos años y de momento va prosperando aunque a un ritmo más lento de lo que nos gustaría.  La planta puede asentarse sobre todo tipo de suelos, prefiriendo los ácidos. Pero presenta problemas con los encharcamientos, los suelos pesados y la posible asfixia radicular por actuación de hongos, motivo por el cual hay que ponerla donde el suelo sea permeable y tenga buen drenaje.

Nuestro arbusto

Nuestro arbusto

Es una planta de hoja perenne que puede llegar a alcanzar los 2 metros de altura. Sensible al viento y a fríos fuertes, por debajo de 8 grados bajo cero. Gusta de un asentamiento a pleno sol, pero necesita de agua en primavera y a lo largo del verano. La planta requiere de un suelo en lo posible bien trabajado y con un buen abonado, rico en fosfato, potasio y nitrógeno, con abonos bien descompuestos.

Flores del Uñi

Flores del Uñi

Suele desarrollar floración a lo largo del verano. La polinización de sus flores requiere la presencia de insectos que realicen el trabajo, en especial abejorros y abejas. En  el otoño  tiene unas baya pequeñas de color rojizo, que se pueden comer tal cual o emplear para la elaboración de los tratamientos cosméticos. Pero no solo sus bayas son empleadas en los tratamientos, también lo hacen las hojas, motivo de que se la haya llamado el oro verde de la cosmética. ©

Recolectando la Uchuva

Physalis peruviana antes de poner el túnel

Physalis peruviana antes de poner el túnel

Plantas y frutos

Plantas y frutos

Este año como ya os mostré en una entrada anterior hemos plantado  Physalis peruviana en el huerto.  Conocida popularmente como Uchuva, es una planta que trasplantamos un poco tarde y que se ha ido desarrollando, echando flor y madurando sus frutos.

Con la llegada del otoño todavía los frutos no estaban listos para poderlos comer. Por ello , después de que a finales de septiembre se le tostaran un poco sus hojas, decidí ponerles un túnel para ver si conseguía que maduraran todas las  frutillas que se pudiera.

Primeros frutos

Primeros frutos

El tiempo tras la primera helada ha ido evolucionando muy suave y ello nos está permitiendo probar esta deliciosa  frutilla.  Esta es redonda, pequeña y de un suave color amarillo, que se intensifica al madurar. Está escondida  dentro de una cubierta, de un color crema-amarillo- verdosa, que protege el fruto, ayuda a su conservación y facilita completar su maduración.

Recién recogidos

Recién recogidos

Recién recogido el fruto es agradablemente ácido,  pero con el  ligero  toque que da la savia fresca. Cuando se deja unos días y se seca la envoltura, su sabor se hace más afrutado y agradable. Acentuándose su dulzor y el toque ácido que resulta tan atractivo. Por lo que resultan muy viciosos  de comer.

Maduros dentro de su envoltura

Maduros dentro de su envoltura

Quizá recordéis que las planté dentro y fuera  del invernadero. Curiosamente dónde mejor se han desarrollado ha sido en el exterior.  En el interior del invernadero tienen buen tamaño de ramas y hojas, pero hay  un menor  volumen de frutos y  todavía en estas fechas  no hay casi maduración de estos, hubo menor polinización.

En esta temporada en   que las frutillas que hay ya son pocas (frambuesas y fresas) y  están  en su mayor parte insípidas, debido  al agua caída, estas bayas doradas resultan una fruta muy atractiva, ricas en vitaminas, que no presenta grandes diferencias en su sabor  respecto a las compradas.

Túnel con las plantas

Túnel con las plantas

El objetivo será conseguir que pasen  bien el invierno. He leído que en las zonas templadas con la llegado del frío, las plantas pierden  la parte aérea, y rebrotarán en la primavera.  Habrá que protegerlas un poco. Intentaremos que el próximo año se desarrollen más pronto y  quizá podamos conseguir antes sus frutos.©

 

La zarzamora y sus frutos

Brillando al sol

Brillando al sol

En estas fechas uno se suele preguntar  qué pasa con  la zarzamora y a nada que nos acerquemos a ella y esta responde, ya que el negro intenso de sus bayas brilla al sol. Un negro que se combina con el rojo de las frutas que están todavía verdes.

Bajo la red

Bajo la red

Creciendo

Creciendo

Cuando las bayas maduran pronto los pájaros se preguntan también por las moras  y ello  nos obliga a buscar una red y cubrir  cuanto antes sus  frutos o estos desaparecerán.

La zarza sin espinas que plantamos en el huerto ha seguido creciendo y estamos  ya en su tercer verano.  En el primero meramente creció el tallo que traía.  El segundo año aquella vara apenas dio flores y sacó una caña larga que entró en contacto con la tierra y en su extremo conectó con ella y sacó raíces que prendieron. Antes de la llegada de ese  otoño la trasladamos de lugar y ha ido creciendo teniendo ahora un par de cañas de  más de metro y medio de largo. La planta  madre  de un año nos ofreció un puñado de moras.

Pero ha sido este tercer verano cuando la zarzamora  nos ha dado los mejores frutos. Una rama fuerte, que en sus tallos laterales ha sacado flores primero y ahora estas deliciosas bayas. Además ha desarrollado  dos varas hermosas y largas, que veremos si podemos dejar que su extremo entre en contacto con el suelo para que  enraícen y   hacernos con nuevas plantas, que nos  darán fruto para el  año que viene.

moras

Liistas para llevar

¡ Mmmm!

¡ Mmmm!

Frecuentemente el fruto de muchas zarzas es dulzón e insípido. No es así en el caso de estas. Son unas frutillas que se desprenden duramente de la zarza y que si se fuerzan antes de tiempo están demasiado ácidas, pero si se dejan madurar completamente además de dulzor tienen una punta de acidez que las hace deliciosas.

Unas bayas que se incorporan  muy bien a los postres del verano. Tanto solas como acompañadas de otras frutillas  ocupan yogures, batidos, bizcochos, … Habrá que aprovechar la oportunidad y disfrutarlas. ©

¡Al rico zumo de Uva Espina!

Uva Espina colgando de las ramas

Uva Espina colgando de las ramas

A lo largo del verano muchas de las frutillas alcanzan su mejor momento  en concreto la Uva Espina. El disfrutar de estas de forma directa a veces resulta aburrido e incluso no del todo satisfactorio tanto por las numerosas semillas que tienen como por el pellejo que presentan que puede resultar un tanto ácido y cascoso.

Pequeñas, pero llenas de zumo

Pequeñas, pero llenas de zumo

Una buena forma de poder disfrutar de  las frutillas de nuestro huerto y de los beneficios que tienen  es tomarlas convertidas en  zumo, de este modo se convierten en uno más de los placeres del verano, refrescándonos del calor  al tiempo que aprovechamos sus nutrientes

Las Uvas Espina son un fruto muy  atractivo en  forma de zumo pues como suelen madurar de  forma progresiva tienen un toque de acidez que ayuda a hacerlas muy refrescantes.

Se conservan bien en el frigorífico

Se conservan bien en el frigorífico

Fácil de reducir a pulpa

Fácil de reducir a pulpa

Para procesarlas suelo emplear la batidora y un colador de trama no muy fina. Tras lavar las frutillas, entorno a  medio kilo,  añado  un vaso  de agua y   las reduzco a pulpa. Luego cuelo  el puré resultante, eliminando semillas y hollejo.  También se puede pasar un pasapuré.

El zumo final lo coloco en la nevera y lo voy  tomando mezclado al 50 %  con agua,  más una cucharadita de azúcar si resulta demasiado ácido para el paladar.

Zumos frescos y  sabrosos

Zumos frescos y sabrosos

Todo son ventajas en su consumo: La Uva espina es una frutilla muy rica tanto en vitaminas como en minerales, por ello  ayuda a fortalecer el organismo, remineralizando. Sirve también para depurar este.  Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, controlar el colesterol, bajar la tensión, … y todo ello mientras disfrutamos de su zumo. ©