Trasplantando tomates

Plántulas de tomate en los días posteriores al trasplante.

Plántulas de tomate en los días posteriores al trasplante.

En el semillero

En el semillero

Desde los semilleros he comenzado el trasplante de tomates a la tierra de  cultivo del invernadero nuevo. La idea es que comiencen allí su crecimiento de modo que cuando el tiempo lo permita tomemos cada tomate y su cepellón y lo llevemos a su lugar definitivo. Pero de momento de eso no hay prisa.

Las plántulas son pequeñas, pero en estos días pasados de cielos cubiertos hemos aprovechado el momento para realizar el cambio y parece que las plantas de momento no han sufrido apenas y parecen ya dispuestas a desarrollarse.

Me había planteado el usar pequeños contenedores para colocar las plantas, pero en ellos debía  controlar con cuidado el riego, lo que no yendo todos los días al huerto no siempre es fácil,  como en estas fases iniciales las plantas son muy sensibles, por ello decidí ponerlos directamente en el suelo, donde las necesidades de agua estarán habitualmente  cubiertas.

Pequeños tometes recien arrancados

Pequeños tomates recién arrancados

En el trasplante usamos solo las plántulas con varias hojas verdaderas. Primero regamos el terreno, levantando con cuidado las plántulas que colocamos en cada hoya con  un poco de humus. Antes regamos dentro y encima colocamos el tomate apretando la tierra alrededor con cuidado.  Terminamos vertiendo  otro poco agua al lado de cada planta.

Hileras recien trasplantadas

Hileras trasplantadas

Les he colocado sobre la  tierra  preparada para los semilleros, realizada a base de tierra cribada  del huerto, arena, humus de lombriz  y   paja de avena. Es una tierra rica en nutrientes y los tomates  que gustan de estos parecen funcionar  de momento  muy bien con ella.

Creciendo

Creciendo

De momento  he colocado diferentes hileras separadas unas de otras unos 1o cm, y las plantas están colocadas  como  a 8-9 cm unas de otras, con los tipos de tomates que se han ido desarrollando en los semilleros. Ahora ya están los de las primeras siembras, pero todavía faltan por trasplantar  los de las últimas.  ©

6 pensamientos en “Trasplantando tomates

  1. Antono Hidalgo

    Hola que tal, Para mi opinión me parece que estan plantados muy espesos, no sé si es que no tienes tierrra suficiente o las plantas no son muy grandes cuando desarrollen. Saludos

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      Hola Antonio, tienes razón si el objetivo fuese dejar las plantas en ese lugar, pero casi todos ellos se iran, desplazados a un asentamiento definitivo, los primeros cuando ponga los túneles a finales de abril probablemente y entonces tras un mes en el invernadero los iré quitando de forma alterna. Dejando espacio suficiente para que sigan creciendo. Espero que para entonces el espacio se duplique. Pero posiblemente tengas razón, ya veremos. Un saludo

      Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      Hola Chema! ya sabes que a esto se le llama vicio, la verdad es que tengo ganas de días de sol, aunque esta mañana y la tarde no han estado mal, siempre que nos dure un poco. Ya veré de ponerte las fotos que pides. Dales una semana para que tiren un poco. Un abrazo

      Responder
  2. chusamayo

    Gracias por tu blog, es precioso y lo miro con frecuencia, pero quiero saber una cosa: Todas las plantas comestibles que pones en las fotos de invierno, se te dan al aire libre?. Te lo digo porque yo vivo en la sierra norte de Madrid a 1.100 m. de altitud y a duras penas queda durante el invierno alguna que otra escarola, o algun puerro. Gracias.

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      Hola Chusa! Todos los frutos que ves son de la semana correspondiente, en un huerto donde el viento sopla con frecuencia y particularmente creo que hiela más que en el entorno inmediato. El secreto? en este año concreto el mérito pertenece sobre todo al buen invierno, pero además de ello se deben intentar crear microclimas dentro del huerto, para ello la existencia de algún tipo de protección ayuda. En concreto nosotros empleamos tanto el acolchado de paja como la la manta térmica como una forma de suavizar las temperaturas exteriores, de modo que el fruto se mantiene frío pero no helado en el interior. Tenemos una diferencia importante de altitud y eso salvo que estés en una fachada sur puede ser muy significativo, pero siempre se puede ampliar el número de frutos disponibles. Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s