Se comen mis pimientos

Pimientos y plántula roída

Pimientos y plántula roída

No sé que tienen los pimientos, pero año tras año se convierten en una de las plántulas más buscadas  y amenazadas en mi invernadero.

Ya el año pasado sucedió, pero como nunca se aprende a la primera me volvió a suceder este año. Una parte de la semilla, me fue removida y devorada, pese a las ratoneras con   cebo que coloqué y la captura de ratones que tuvo lugar. Protegí los restantes colocando una malla sobre los semilleros, que fui retirando conforme iban naciendo, pensando que ya no había  peligro. ¡Ilusa de mi!

Restos de las plantitas de pimientos

Restos de las plantitas de pimientos

Cada día cuando llegamos al huerto lo primero  ha sido  revisar como van y cada día  han ido  disminuyendo en su número. Algo se estaba y está  comiendo mis pimientos. ¿Serán los ratones? o quizá ¿alguna babosa o caracol se ha  colado dentro y está  haciendo de las suyas, lo curioso es que no ha  atacado  a las lechugas.  Pillé a un caracol y a una babosa, pero han seguido  cada día  faltando plántulas. Tras ello rodeé de cenizas toda la orilla del los semilleros de pimientos, ¡ni así!

A los ratones les gusta el pan

A los ratones les gusta el pan

Seguí colocando las ratoneras, y algún ratón más ha caído, pero por las dudas  e intentando prevenir, estoy dejando  la manta térmica directamente sobre las plántulas y  cerrados los borde de acceso a las mismas. De momento se mantienen, aunque  con algunas pérdidas, veremos si consigo  salvar los suficientes. ©

Bajo la manta se mantienen

Bajo la manta se mantienen

6 comentarios en “Se comen mis pimientos

  1. yessika

    yo también tengo un ratón en mi huerto y esta es una terraza donde siempre hay niños y perros y no puedo colocar nada de venenos,tampoco han funcionado las trampas adhesivas, probaré con el cepo de toda la vida. por cierto mi ratón si se come las lechugas pero para poder llegar a la coliflor que es lo que mas le gusta junto con los brotes tiernos de cualquier hortaliza.

    Responder
    1. 2meperezg Autor

      A por el Yessica! No me gustan los venenos son muy difíciles de controlar prefiero y funciona bien el poner una trampa con pan y encima una teja de modo que no la puedan saltar los pájaros o los perros. Son muy caprichosos los ratones, en mi caso anduvieron royéndome lechugas y judias verdes que estaban naciendo. Un saludo

      Responder
  2. Rafael Rodríguez

    Tiene toda la pinta de ser una rosquilla gris la causante. Actúan más de noche. Salen de la tierra, se encaraman en la planta y la roen por el cuello. Suelen dejar la parte aérea de su víctima sin aprovechar, tirada en el suelo. Las puedes eliminar a mano si las atacas de noche con un a linterna. Suerte y un abrazo desde El Terrao.

    Responder
    1. 2meperezg Autor

      Gracias Rafael! No te diría que no lo sea, he andado cavando alrededor, pero no he visto nada. De momento parece que voy controlando el número de bajas de pimientos y es una pena no vivir en el huerto, por lo que no puedo poner tu consejo en práctica. Este año parece que hay bastantes orugas y gusanos, pues del invierno han sobrevivido muchos. Un saludo

      Responder
      1. Edi

        Yo sembré unas 4 matas de pimentón en bolsas con buen abono, cuando ya las dos primeras tenían unos hermosos pimentones creciendo mi emoción era total. Todos los días me levantaba directo a revisar mis plantas y a admirar mis pimentones. Cierta mañana encontré unos tres pimentones, los más grandes, comidos por encima y creí que eran pájaros. A la mañana siguiente, otros tantos destruidos, todos con tremendos agujeros. ahí empecé a sospechar de los ratones, Cubrí los pimentones que quedaban en las plantas con bolsas plásticas y las amarré para que no los dañaran. Pasaron dos noches sin daños; a la tercera noche, trozaron el pedúnculo y se largaron con pimentón y bolsa 🙂 más adelante rompieron la bolsa y se comieron parte del pimentón. Ahí dejaron la prueba que efectivamente son ratones. El estrago siguió con con las plantas, hasta se comieron algunas hojas. Las pasé a otro lugar, pasaron varias noches sin hacer daño, pero hoy nuevamente he encontrado que ya encontraron las plantas y nuevamente las han atacado, otro pimentón roto y más gajos partidos. No soy amiga de matar los animales, ni siquiera los ratones, pero ya veo que no me van a dejar ver un sólo pimentón grande. Acabo de untar los pimientos y las plantas con una brocha untada de creolina, a ver si no llueve y se lavan y si dará efecto de repeler a estos terribles ratones. Ellos destapan las papitas criollas y se las comen, acaban con semillas si quedan a su alcance y bueno, a ver qué más descubren que les gusta.

      2. Encarnación Autor

        Entiendo muy bien tu problema. Pero hay situaciones en que no queda otra que actuar contra el enemigo en cuestión. Nosotros también tenemos que sobrevivir y el limitar el número de ratones es una necesidad. No es cuestión de eliminarlos todos, pero si el limitar su número para que los daños se moderen. Una búsqueda de equilibrio. Nosotros recurrimos mucho a las ratoneras y empleándolas de forma regular, funcionan. Los ratones luego son alimento de búhos y cuervos, que revisan dónde los dejamos. Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.