Archivo de la etiqueta: ruibarbo

Muffins de ruibarbo

Blanqueando el ruibarbo

Este año ha sido bueno para los ruibarbos. Han sobrevivido todos y van creciendo, cuando apenas les prestamos atención. Por estas fechas solemos recogerles las primeras hojas que sacan, tras ponerlas primero bajo un capazo de plástico a blanquear para reducir en lo posible la cantidad de oxalatos que el ruibarbo tiene.

Cosecha de tallos

Nos gusta ese sabor ácido que combina bien con lo dulce. Por ello solemos probar nuevas variaciones todos los años. Este año como algo nuevo ha tocado realizar unos maffins. Para ello vamos a necesitar tallos de ruibarbo, no tantos como estos que veis aquí.

Nosotros tras limpiarlos y trocearlos pequeños llenamos una taza, que es medida de referencia para el resto. Además de 1 huevo grande, batido, 1 taza y 3/4 de harina de todo uso, 1/2 taza de azúcar, 3/4 de taza de leche, 1/4 de aceite de oliva, 1 sobre de azúcar avainillado, 2 cucharaditas de levadura química, 1/4 de cucharadita de sal.

Preparando los ingredientes

Se empieza precalentando el horno a 200º. Los muffins se hacen rápido y pronto estarán dentro del horno. Comenzamos colocando por un lado los ingredientes secos: harina, azúcar, vainilla, levadura química y sal, que se mezclan bien. Por otro los húmedos: Huevo batido, leche y aceite.

El ruibarbo se añadirá al final. Ahora se deja preparado añadiéndole una cucharada de harina con la que se mezcla bien. Se unen los ingredientes vertiendo los húmedos sobre los secos. No se trabaja demasiado. No importa si queda una textura tosca y desigual. Incorporando el ruibarbo al final.

Se comienzan a llenar los moldes, que pueden ser de madalena, metalizados o de silicona. Se deja una parte de ellos sin rellenar.

Este tipo de postres suele tener una cobertura que se llama Streusel, que se puede poner o no. En nuestro caso decidimos poner algo pero no en exceso. Lo realizamos con dos cucharadas de mantequilla, dos cucharadas de harina, 2 cucharadas de azúcar moreno, 1/4 de cucharadita de canela y unas almendras picadas. Todo ello se trabaja toscamente y se echa por encima de los muffins. Y así entran al horno.

Dentro del horno estuvieron de 18 a 20 minutos. A los pocos minutos de estar en el horno le bajamos el fuego. Se sacan del horno cuando se ven dorados.

Su realización es rápida, su sabor delicioso, aunque estarían quizá mejor con más ruibarbo. Crecieron bastante y la textura combinada, entre la masa y el ruibarbo y el streusel, resulta agradable. Sin duda los volveremos a repetir.©

Progreso de los ruibarbos

Comenzando a sacar los brotes

Comenzando a sacar los brotes

Otro iniciando el desarrollo

Otro iniciando el desarrollo

Este es nuestro tercer  invierno  con ruibarbos en el huerto. Después de pensar que iban a salir adelante por los problemas que tuvimos con ellos  en verano. Problemas debidos a podredumbres en su corona causadas  por los altos niveles de humedad y temperatura en un terreno pesado, difícil de drenar,. Con todo  los ruibarbos han conseguido salir adelante.

Para esto ha sido esencial colocar a los ruibarbos en una posición en que pudieran drenar mejor  la humedad del terreno. Dos han sido las medidas adoptadas. Una la de elevarlos en un caballón respecto al suelo circundante, La otra  ha sido la de mejorar la estructura del suelo,  incorporando arena y haciéndolo más poroso en las áreas donde se ha  colocado los ruibarbos.

Hay en estos momentos 4 ruibarbos en crecimiento en el huerto.  En el comienzo del otoño se colocó paja alrededor de las plantas para mantener las coronas protegidos de la acción del invierno, pero dadas las temperaturas de este año no ha sido muy necesaria esta protección.

De hecho uno de los  ruibarbos ha mantenido hojas a lo largo del invierno. Hojas que hemos retirado antes de la bajada de las temperaturas, para aprovecharlas para la cocina y hacer con ellas una receta. Los demás perdieron las hojas y dadas temperaturas elevadas a lo largo del invierno  están ahora comenzando a sacar brotes, pronto tendremos que taparlos para preparar nuestra cosecha de tallos en primavera. ©

Problemas en los Ruibarbos

Hilera de ruibarbos junto a las Judias

Hilera de ruibarbos junto a las judías

Los ruibarbos me están dando problemas este año. Han cogido la mala costumbre de  arrugarseles las hojas, marchitarse y morir. Primero lo hizo el que sacó flores y unas  pocas semillas este año, luego lo siguieron los que me pasó un amigo a través de intercambio en Internet. Finalmente el fenómeno le está afectando a los que nacieron de semillas.

Primeros síntomas de la enfermedad

Primeros síntomas de la enfermedad

Es desesperante ver morir las plantas y no saber que hacer. Me ha llevado un poco localizar la que yo creo es la  causa del problema,  que está en una características propia del suelo de nuestro  huerto. El suelo arcilloso está resultando demasiado pesado y con muy baja capacidad de  drenaje para los ruibarbos.

En esas condiciones en un riego normal el ruibarbo en las raíces almacena a su alrededor un volumen de humedad superior al que necesita lo que lo hace susceptible de los ataques del grupo de los Oomycota, que engloba entre otros  el género Phytophthora, que afecta en especial a las raíces.

Intentando salvar la planta

Intentando salvar la planta

Este problema también  suele existir en las zonas donde son habituales los Ruibarbos  cuando hay un exceso de humedad. Lugares donde  suelen tener problemas en la corona y en las raíces de modo que las hojas se marchitan y las raíces se pudren.

En nuestro caso la mayoría de los ruibarbos afectados se han muerto. Pero buscando soluciones he cambiado de lugar  en el huerto a otros, hacia zonas  donde podía limitarles el riego y colocarlos en bancales, de modo que el terreno allí tuviera un mayor saneamiento, esperando que con ello quizá pudiera haber solución. También en otro caso los he colocado en un tiesto con una mezcla  de humus, arena y tierra.

A salvo en el tiesto

A salvo en el tiesto

¡Habrá que sembrar !

¡Habrá que sembrar !

De todos ellos el único que parece haber sobrevivido de momento es este último. Que habiendo perdido las hojas principales ha rebrotado otras de su corona.  Conservo todavía algunos ruibarbos en buenas condiciones, en algunas ocasiones. También tengo intención de poner ahora hacia el otoño alguna semilla en semillero, dado que  no sé que podrá pasar con los que me quedan. ©

Para saber más sobre  Rhubarb pests

Tarta con tallos de ruibarbo

Tallos bajo el cubo

Tallos bajo el cubo

Con las buenas temperaturas de esta Semana Santa el Ruibarbo que habíamos plantado el año pasado en el huerto y que creció  durante todo el verano ha terminado, tras perder sus hojas en el invierno, por   animarse a aparecer, más cuando lo teníamos bajo un cubo a oscuras y allí la cubierta creaba un cálido invernadero del que se ha beneficiado.

Cortando las pencas

Cortando las pencas

Cuando el crecimiento de las hojas impedía tenerlo bajo esta cubierta hemos tomado el cuchillo y cortado las hojas y las pencas, pues es lo que realmente nos interesa, para emplearlo en la cocina, estábamos deseando probar una  tarta de Ruibarbo.

Las hojas del Ruibarbo  no se deben emplear, solo los peciolos, pues son tóxicas, además de ser muy  ricas en oxalatos, cuyo exceso da problemas también son ricas en glucósidos de Antraquinonas, que son altamente irritantes, con efectos laxantes y purgantes, que desequilibran el sistema intestinal.

Pencas tiernas de Ruibarbo

Pencas tiernas de Ruibarbo

Huevos y azúcar

Huevos y azúcar

Ya en la cocina recogimos los peciolos, los lavamos y los troceamos, unos 350 gramos, y nos pusimos  a elaborar esta tarta, con una base de bizcocho, luego encima el ruibarbo y por encima el merengue.  Para el bizcocho empleamos: 3 huevos enteros de nuestras gallinas, 200 gr de azúcar, 200 gr de aceite  mitad de girasol, mitad de oliva virgen, 75 gr de leche, 300-350 gr de harina de repostería, depende del tipo de harina que estemos empleando y medio sobre de levadura química.

El merengue se hace  con 3 claras de huevo, unos 150 grs de azúcar, una cucharadita de zumo  de limón, y un buen puñado de almendras molidas.

Ruibarbo troceado

Ruibarbo troceado

Se baten  los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos, luego se  agrega el aceite y la leche, se mezcla bien y se  echa la harina con la levadura pasándola por el tamiz, mezclándola bien, pero con movimientos suaves.

Masa del bizcocho con tallos de ruibarbo por encima

Masa del bizcocho con tallos de ruibarbo por encima

Se engrasa el molde, y se le echa un poco de harina. Se vierte la masa en el molde y se colocan por encima los tallos de ruibarbo. Todo ello se mete al horno durante unos 30 minutos, a unos 190-200º.

Colocando el merengue por encima

Colocando el merengue por encima

Mientras tanto se montan las claras con el azúcar y un poco de vinagre.  Cuando  están bien montadas se le añade la cucharada de zumo de limón y la almendra molida.

Recién salida del horno

Recién salida del horno

Cuando ha pasado la primera media hora se saca el bizcocho y se vierte el merengue por encima, volviéndola a meter en el horno hasta que este se pone dorado, a unos 180º. Se saca del horno y se deja enfriar, pues el ruibarbo, según se recomienda,  no se debe comer  en caliente, pues su sabor no debe ser  tan agradable.

Tras desmoldar

Tras desmoldar

Es una tarta que gustó mucho, sabrosa y dulce, con el toque de la almendra, el sabor ácido del ruibarbo y lo contundente del bizcocho. Fue un éxito en la cocina, y ya estamos esperando poder experimentar con nuevas pencas. ©

Deliciosos bocados

Deliciosos bocados

 

Ruibarbo en el huerto

Ruibarbo en el huerto

Ruibarbo en el huerto

Cambio a un tiesto mayor

Cambio a un tiesto mayor

Llegó el Ruibarbo (Rheum rhabarbarum) a mis manos ya hace unos meses. En concreto compré una planta en un vasito de  fibra de coco en la feria de productos ecológicos de Zamora en octubre de 2013. Era una pequeña planta que no pensé fuese a salir adelante dado lo tardía que iba  respecto al año. Al llegar el invierno perdió las hojas y quedó meramente la yema latente asomando en la galería de casa.

En la  primavera renovó los brotes, momento en que aproveché y la cambié para un tiesto más grande. Pero a la llegada del mes de julio y dado que la planta en el tiesto sufría si me descuidaba y no mantenía el riego adecuado, no era demasiado grande el tiesto, decidí trasplantarla para tierra donde de momento se encuentra mejorando su crecimiento cada día.

Sacando tallos nuevos

Sacando tallos nuevos

El Ruibarbo es una planta de la familia de las Polygonaceae, de las que ya existe alguna más en el huerto, como la acedera y el trigo sarraceno. Es una planta de grandes hojas que arrancan desde unos pedúnculos desde el suelo. De color verde intenso las hojas, los peciolos son entre verde y rojizos.

A la planta le gustan los nutrientes y necesita un riego regular para mantener el verdor  y tamaño de sus hojas, pero no le gustan las inundaciones.

Hojas cada vez más grandes

Hojas cada vez más grandes

Es una planta muy rica en Ácido Oxálico, razón por la cual las hojas son venenosas.   El  consumo debe realizarse al inicio de la primavera, pero solo los tallos que presentan menores cantidades de este. Nosotros de momento lo estamos viendo crecer,  y  cada día es un poco mayor. En primavera intentaremos recolectar  sus tallos para probar que tal están, y cómo resultan para elaborar  alguna tarta de Ruibarbo. ©