Archivo de la etiqueta: pseudomonas syringae

Pseudomonas syringae pv. syringae van Hall

Cuajado de los frutos

Manchas en los nuevos frutos

Ya os había comentado que  este año quería presentaros algunos de los problemas que pueden afectar a los perales en primavera, en concreto aquellos que he ido detectando y luego identificando en los míos y lo que he ido aprendiendo sobre ellos.

Uno de los más curiosos   y digno de tener en cuenta por sus  posibles consecuencias  es el que se refiere a  las Pseudomonas syringae,  un tipo de bacterias gram-positiva que como patógeno vegetal se asienta sobre las plantas, colonizando una amplia variedad  de ellas (Ya habíamos hablado de ellas en esta entrada). En la primavera, se establece sobre flores y  primeros frutos cuajados. Se desarrollan con las temperaturas de la época entre 5 y 15º, acompañadas de humedad.

La bacteria que penetra sobre las células de las plantas, es la misma que  a lo largo del año puede formar diversos chancros en la corteza,  y allí actúa de formas diversas:  De forma  directa puede  producir necrosis en flores, yemas, frutos, hojas, ramas y brotes. De manera  indirecta  puede producir  daños por la mayor  sensibilidad  que produce en las plantas ante las heladas.

Peras dañadas

Esta es una bacteria  que puede hacer que el agua se congele  con gran facilidad. De hecho  se utiliza con esa función en los cañones de hielo. Podéis observar este vídeo sobre lo que puede hacer y en poco tiempo. Es una variedad de esta bacteria conseguida en laboratorio.

Este capacidad  resulta bastante peligrosa cuando los árboles están en flor o la fruta acaba de cuajar. Es una bacteria que tiene un gen ina (ice nucleation-active), por ello es iniciadora de núcleos de congelación, que dependiendo de circunstancias  puede ser muy dañina.  La congelación rompe el epitelio de las células e impide la absorción de nutrientes.

Pseudomonas syringae

Este año, lo mismo que el anterior ya había observado como algunas de  las peras recién formadas presentaban manchas de aspecto un poco aceitoso, perdiendo el fruto poco a poco  la vitalidad  y terminando por caer.

Este año todo ha sido más drástico con la llegada de la helada de finales de abril.  El peral de Conferencia que era el más afectado por Pseudomonas syringae pv. syringae van Hall, es el que más daños ha sufrido por la acción de la  helada, perdiendo el mayor volumen de frutillas.  Este árbol era el  que tenía un mayor volumen de fruta en formación.

El control de estas bacterias es problemático. Lo que se recomienda es aplicar cobre en invierno para reducir su incidencia en primavera.  Dado que llevamos ya unos tres años sin usarlo en el huerto, quizá tengamos que reconsiderar su uso para tratamiento de invierno. En este enlace podéis ver información interesante. ©

El hielo y los repollos

Repollos dañado por el hielo

Repollos dañado por el hielo

Cuando uno piensa en sus repollos  en invierno afectados por la heladas nocturnas y siendo dañado por ellas, lo último que se le ocurre es que en numerosos casos  el responsable de ese hecho no es el hielo en si, sino  un conjunto de bacterias que están en la superficie de los repollos y otras plantas  y son los  que causan la nucleación del hielo  que hace que lleguen a congelarse aunque las temperaturas no sean excesivamente frías.

repollo1

Avanza la podredumbre

Bacterias como la Erwinia herbícola y sobre todo  ciertas variantes de  la Pseudomonas syringae son las responsables de  la mayor parte de los daños por helada en la superficie  de las plantas. ¿Porqué es esto así?

Por lo visto para la formación del hielo es necesario la existencia de  un factor detonantes que actúa de  desencadenante, es lo  que se llama la nucleación del hielo. Sin esos  nucleadores de hielo el agua puede mantenerse sin congelarse a temperaturas  bastante bajas.  Esta nucleación del hielo  también es importante en  los procesos metereológicos y en la produción de nieve artificial donde  se utiliza en cañones de nieve como núcleo de cristalización del agua.

Daños en la superficie

Daños en la superficie

Estas bacterias son entonces   punto de inicio del cristal de hielo, el activador que genera la congelación,  con la consiguiente  destrucción de las paredes  celulares, lo que impide que  los nutrientes estén disponibles para los tejidos. Son   estas bacterias, frecuentemente,  las responsables del deterioro  de nuestros repollos y otras hortalizas.

La investigación hoy en día se centra en el desarrollo de  cepas  de bacterias sin el gen que activa esta nucleación del hielo,  para que colonicen aquellos  espacios  donde interese que no se de este fenómeno y con ello evitar que  pueda ser  ocupado  ese espacio por las bacterias desencadenantes de la nucleación del hielo.

En la caja

En la caja

Son mundos que se nos escapan, por ello a veces   los pequeños productores como nosotros lo mejor que tenemos que hacer  es recoger el repollo antes de que el daño sea mayor y almacenarlo en casa.©