Archivo de la etiqueta: invernadero

Renovando el invernadero

Comenzamos desmontando

Este año tocó  renovar los invernaderos, que en marzo habrían cumplido  los cuatro año.  No quedaba más remedio que renovarlos, al menos el plástico, uno de ellos estaba cayéndose a pedazos y el otro casi.  Por eso antes de que continuará deshaciéndose literalmente en trocitos, lo quitamos todo y lo hemos  recogido para el reciclaje. Poco a poco los hemos desmontado, primero uno, luego el otro.

Mi intención desde hace algún tiempo era ampliarlos, tanto a lo ancho como a lo alto. Motivo por  el  que he decidido  unirlos e incorporar toda la zona de paso dentro de su superficie  interior.  También hemos decidido mantenerlo en la protección que le ofrece la pared y la valla, pero de más altura que los anteriores.

Montando la estructura

EL objetivo es realizarlos con el menor coste posible por lo que volvemos a emplear el mismo material de mallazo de hierro que teníamos a disposición  y ya habíamos empleado la vez anterior, pero pintándolo, al menos en la zona en contacto con el plástico. Esta zona del plástico en contacto con el hierro  es la que se ha deteriorado  y quemado antes de tiempo.

Asegurando el plástico

Hemos  colocado el mallazo entre la pared y la valla, de modo que queda en alto con la propia tensión que  posee el tendido de hierro. Pero como ello no da seguridad ninguna en caso de viento e incluso si se diese el caso de nieve, lo hemos reforzado interiormente con unos puntales y traveseros de madera.

Visto desde fuera

Los puntales y traveseros de los extremos dan también un punto donde afianzar el plástico lateral y fijar las puertas  que hemos construido para ellos, aunque de momento están si poner dada la temperatura de los últimos días.

Cerrando el frente

Dentro del invernadero hay un montón de trabajo por hacer, que se irá realizando poco a poco. De momento  estoy trasladando al mismo  la mayor parte de los semilleros que tenía en casa.  Para que se acostumbren al sol intenso, he colocado manta térmica dentro del invernadero, lo que les da algo de sombra y ayuda en la aclimatación.

Preparando el caballón central

Poco  apoco vamos poniendo en tierra  lo que más prisa corre,  que es sacar de los semilleros los tomates y luego pimientos  para que puedan ponerse a crecer  en tierra sin los límites que les impone el tiesto. ©

Con los primeros tomates en marcha

Anuncios

Un invernadero frío

Cierre exterior

Cierre exterior

Estamos comenzando otra vez con la tarea dentro de los invernaderos. Se han comenzado a cerrar,  recoger cuerdas y cualquier  otro resto, cavar la tierra del interior, eliminar grama y otras raíces,  …

Pared sur

Pared sur

Leyendo sobre cómo   se suelen clasificar los   invernaderos veo que lo que yo tengo se considera  un invernadero frío. Se llama así a todo aquel espacio   de cultivo, cerrado normalmente con plástico,  que no cuenta con ninguna fuente de calor ajena a la que pueda proporcionar el propio sol. Espacios que sobreviven a la intemperie con sus propios recursos energéticos.  Son  pues un tipo de  invernadero fácil de mantener.

En su  interior  suele haber  una temperatura entre 5 y 7 º por encima de la temperatura  exterior. Por ello las plantas no suelen llegar a estar expuestas a rigores de frío  extremos salvo que este sea realmente muy intenso.

Mis invernáculos, pese a ser  invernaderos  fríos, cuentan a su favor con que ambos están apoyados sobre una pared sur, con ello pueden recargarse con algo de la temperatura que la inercia térmica de la pared mantiene, al estar  construida con bloques de hormigón, aunque quizá  conviniese que también la pintase de negro para favorecer una mayor retención.

Tienen también a su favor que por su posición quedan un tanto  protegidos de los vientos dominantes que vienen desde una dirección noroeste, por lo que no  pierden tanto  calor cuando sopla el viento.

Siembra directa en el suelo del invernadero

Siembra directa en el suelo del invernadero

En esta época, en un invernadero frío aunque se cierre bien, y no siempre esto es posible,  se hace difícil cultivar determinadas especies sensibles al frío, tales como tomates y pimientos, pues el proceso de germinación se haría muy  lento. Más adelante cuando las plantas ya hayan desarrollado hojas verdaderas se adaptarán mejor y resistirán la posible  caída nocturnas de la temperatura, pero  colocaremos  doble protección a base de manta térmica, para tenerlo seguro.

De momento en el invernadero llevamos colocado semillas tanto de  algunas hortalizas como cebollas,  rabanitos, rábanos, lechugas, zanahorias tempranas, … como de plantas ornamentales, en especial de estas últimas. Algunas de estas plantas  más tarde no podrían utilizar el invernadero para cultivarse, pues estaríamos ocupados con otras tareas para sembrarlas, pero  ahora aprovechan la mayor temperatura  de dentro  para comenzar su ciclo.

Preparados para trasladar cuando sea necesario

Preparados para trasladar cuando sea necesario

Muchas de ellas son plantas que serán resistentes al fresco de la primavera, como el cártamo, los lupinos o las equináceas, en otros casos habrá que mantenerlas protegidas hasta el  final de las heladas como los tagetes o  Dondiegos, pero irán mucho más avanzadas y darán una mejor cantidad de flores y de semillas. ©

El funcionamiento del invernadero en mayo

Interior del invernadero

Interior del invernadero

Un invernadero aunque no sea muy grande es un anexo importante en un huerto que ayuda a tener opciones en la huerta que de otra manera serían altamente imposibles.

Tener un invernadero resulta imprescindible en la zona donde vivo, pues la continentalidad del territorio, que hacen del núcleo meseteño un mini continente, dota al clima de mi zona de un elevado grado de volatilidad, pudiendo alternar las temperaturas de forma significativa entre el día y la noche, lo que pone en peligro hasta fechas avanzadas las plantas que se colocan en el exterior (este año numerosas personas están teniendo que resembrar  las sandías y los melones o que volver a plantar  los tomates por haberse helado).

Estantes sobre la pared

Estantes sobre la pared

Además está el hecho cada vez más evidente de que mi huerto es bastante frío. Es recorrido  frecuentemente por diversas corrientes de aire, que  afectan a las plantas del huerto si se dejan estas a su aire.

 

Colocando jardineras colgantes

Colocando jardineras colgantes

Un invernadero regula el intercambio de gases entre el interior  y el medio natural, limitando con ello  la transferencia de calor. Ello hace  que la temperatura dentro del invernadero se mantenga  en una constante más fácilmente regulable,  que asegura la supervivencia  frente al excesivo enfriamiento del exterior.

colgando del techo

colgando del techo

El funcionamiento del invernadero en invierno es relativamente  fácil.  Se mantiene por lo general  cerrado con lo que se incrementan las temperaturas internas. El problema surge cuando las temperaturas exteriores comienzan a subir y hay que buscar regular las temperaturas máximas internas.  Más cuando uno no está permanentemente junto al invernadero cuyas circunstancias fluctúan a lo largo del día y la noche.

Con malla de sombreo

Con malla de sombreo

Conseguir ventilación que estabilice las máximas y las mínimas se puede hacer complicado. Pero hay que intentarlo. Intentar dejar cerrado o abierto en función del día. Crear sombra cuando las temperaturas se elevan. Retirar esta si es necesario.

Además está el problema de  mantener los contenedores con la humedad adecuada. La evaporación dentro del invernadero aumenta y si el recipiente es muy pequeño se hace necesario un riego diario, controlando la humedad.

Comienza a vaciarse

Comienza a vaciarse

El mes de mayo en el interior del invernadero puede ser una zona  muy concurrida del huerto. Los tiestos han ido aumentando de tamaño y numerosas plantas están a la espera de poder ser instaladas en el exterior pues las plantas van creciendo y todavía no se las puede sacar sin correr riesgos. ©

 

 

Tomates en el invernadero 2014

Con la tierra lista

Con la tierra lista

Como otros años uno de los cultivos en los que se centra el interés por estas fechas  dentro del invernadero es en el de la formación de  planta de  tomates para el cultivo  en el exterior, cuando llegue el buen tiempo y no haya riesgo de heladas.

Hileras listas

Hileras listas

Por ello en el invernadero ya está en marcha el cultivo de las principales variedades de tomates  del año: Tomates de  desarrollo alto y bajo, diferentes tipos de gordos, diferentes de  pera, cherrys, amarillos, … . Hasta un total de 17 variedades distintas. Todos ellos  parecen encontrarse a buen ritmo, pero siempre hay diferencias entre ellos según el tipo de planta y unos van más crecidos  que  otros.

En línea

Las tomateras…

La buena evolución  de las plantas me ha permitido el poder colocar ya la primera tanda de plantas jóvenes  en un  semillero de crecimiento, para que su ritmo  se adelante. El año pasado la técnica funcionó muy bien.

Se realizó así un doble trasplante. El primero  en el interior del invernadero, cuando las plantas apenas tenían las primeras hojas verdaderas. El segundo cuando en el exterior ya no había riesgo de heladas. En ese momento las planta se trasplantaron con un buen desarrollo radicular y apenas se vieron afectadas, con lo que la producción de fruto se adelantó respecto al año anterior.

Comienzan a  crecer

…comienzan a crecer

Este año pretendemos reproducir el proceso. Pero dándole más espacio entre las plantas. Pues si el año pasado había como 10 cm entre plántulas. Este les hemos dado unos 20 centímetros entre ellas y las hileras sucesivas.  Con ello se pretende que el tiempo que se pueden mantener las plantas en el interior, sin que se interfiera el crecimiento de unas y otras, aumente.

Recibiendo azúfre amarillo

Recibiendo azufre amarillo

El año pasado tuvimos que comenzar a trasplantar algunas plantas a contenedores, ya que su crecimiento así lo requería por falta de espacio, pues el tiempo exterior no permitía colocar los tomates al aire libre, sobre todo en el huerto de mi madre, donde por ser área de montaña el retraso del verano es mayor.

Se nota la diferencia de siete días

Se nota la diferencia de siete días

Ahora en el invernadero ya hay siete hiladas de tomates diferentes esperando que el calor que se acumula en él les permita ir creciendo a buen ritmo. Mientras procuramos  conservarlos sanos, para ello  les hemos dado un poco de azufre amarillo.©

El rendimiento del invernadero

De las primeras en ser consumida

De las primeras en ser consumida

Producción de lechugas

Producción de lechugas

En productividad un invernadero es una buena inversión.  La sucesión de plantas que van creciendo a un ritmo regular se van intercalando conforme pasan los meses.   Las plantas desde el mes de febrero aprovechan de forma muy eficaz las temperaturas controladas que hay bajo el plástico y con la existencia del mismo  se puede  asegurar un mantenimiento de verdura  para el consumo en estos meses de final del invierno y primavera  y al tiempo avanzar con el desarrollo de los semilleros, que aseguran la disponibilidad adecuada de plantas para los sementijos de verano y el ahorro que ello supone.

Tomates y pimientos

Tomates y pimientos

En los dos invernaderos, pese a que hay habido errores en la distribución de las siembras  se ha producido además de las diferentes tipos de lechugas para el consumo,  una gran diversidad  hortalizas desde los diversos  tipos de tomates y pimientos, ya  con cepellón y  listos para la siembra,  plantas de cebolla  para  la cosecha  de verano, que ya están en tierra y prendidas, plantas de puerro, de coliflor, alguna de las cuales quedó en el interior del invernadero y desarrolló una hermosa penca que  ya está hasta comida,  diferentes siembras de rabanitos,  zanahorias tempranas, judías tempranas, …

Además de aquellas plantas que están plantadas en contenedor. Ha habido fresas, calabazas, sandías y melones,  esponjas, pepinos y pepinillos, alguna berenjena,  judías para trasplantar,  cacahuetes, …

Junto todo ello  aun conjunto de plantas ornamentales que con la primavera tardía que va, adelantaran bastante cuando se  pongan en el huerto: tagetes, zinnias,  claveles, amapolas,  don diegos, albahacas, flox, alhelíes,  capuchinas,

Semilleros colgantes

Semilleros colgantes

Coliflor desarrollada dentro del invernadero

Coliflor desarrollada dentro del invernadero

Tiestos con sandías

Tiestos con sandías

Semillero de pimientos

Semillero de pimientos

Con todos ellos no finaliza ahora la producción, he ido organizando la colocación de las tomateras de modo que quedaran dos hileras que no se han tocado  y en ellas ya están las cuerdas colgando de la estructura metálica y asegurados los tomates para que se vayan colgando, veremos si adelantan en su producción.

Pretendo  tener también  dentro del túnel y bajo la malla de sombreo las berenjenas, algunos pimientos, algunos  plantas de pepinos dulces,  la stevia,… para comprobar lo que puede hacer una mayor temperatura en la producción de estas hortalizas a lo largo del verano.

Luego quedarán  todas aquellas plantas que se organicen de cara al otoño e invierno, para producir como cosecha tardía, pero todavía no está planificado y  de ello ya hablaremos.©