Archivo de la etiqueta: cultivo de fresas

Nunca llueve a gusto de todo: fresas

Plantas de fresas al inicio de la cosecha

Plantas de fresas al inicio de la cosecha

Imagen de ahora

Imagen de ahora

El agua es vida y en esta época  la lluvia aporta   a los huertos una fuerza y crecimiento que de otra forma sería más limitado. Lo ideal con la  lluvia es encontrar un punto de equilibrio, entre la cantidad caída y el modo de hacerlo, que beneficie al huerto

Pero después de más de 80 litros de agua en los últimos diez días, frecuentemente caída como trombas intensas de tipo tormentoso,   comienza a haber en el huerto claras consecuencias, y no siempre son buenas. Para algunas plantas  el agua ha supuesto  un crecimiento más rápido e intenso. Mientras que para otras  lo único que nos ha traído son problemas.

Esta es el caso de las fresas. Usualmente a las fresas les gusta el agua, de hecho las fresas que trasplanté al comienzo de la primavera se han puesto preciosas con ella. Pero no es el caso de las fresas con  las que estábamos  en plena cosecha, recogiendo la  fruta.  Para ellas el agua ha supuesto una gran pérdida.

Podridas y golpeadas

Podridas y golpeadas

La fruta  con la humedad y los golpes han desarrollado diferentes tipos de podredumbre. A través de las heridas producidas por la acción del agua, los hongos en un ambiente de humedad y temperatura moderada, se han desarrollado alegremente.

Con los mohos creciendo

Con los mohos creciendo

Ahora al recoger la fruta    que  todavía  está válida, nos encontramos junto a ella con un montón de kilos que  se encuentran seriamente dañados, y dadas las temperaturas son ya  el medio adecuado para   la proliferación de las hifas de los diferentes hongos que están actuando con la abundante humedad. ©

Zona nueva para las fresas

Fresas antes del cambio

Fresas antes del cambio

Cada cierto tiempo hay que cambiar las fresas de lugar. Los nutrientes se agotan en el suelo, los fitófagos proliferan, las malas hierbas se enredan entre sus raíces, los topos y ratones crean galerías bajo ellas,…

La época mejor para organizar el cambio es a lo largo del otoño  e incluso al final del invierno e inicio de la primavera. Nosotros lo hemos realizado ahora.  Las fresas que dan su cosecha a lo largo del verano  estaban pidiendo un cambio.

Terrones arrancados

Terrones arrancados

Cuando se cambian las fresas hay diferentes sistemas para realizarlo. El más frecuente es el conocido como a raíz desnuda. Este suele ser el sistema que empleamos con las fresas de doble cosecha, que son muy  buenas reproduciéndose y en poco tiempo ocupan todo el suco donde se plantan.

A media tarea

A media tarea

Pero no es este el sistema que hemos empleado con las fresas que hemos trasplantado ahora. Estas fresas son mucho menos prolíficas en su crecimiento, tardan bastante más en crecer y suelen hacerlo con brotes  laterales, más que a través de estolones.

Ya van cuatro  hileras

Ya van cuatro hileras

Hemos planeado el trasplante moviendo  los  terrones, a veces dividiéndolos, para ello al comienzo de la mañana regamos las fresas, de ese modo la tarea se realizó bien y  la tierra iba pegada a las raíces. Al trasplantar así  las fresas,  las raíces no se enteran apenas del cambio, siempre que se las riegue convenientemente durante unos días. También aprovechamos la ocasión para abonar adecuadamente las fresas, con  lo que esperamos que la cosecha se presente abundante.

Al final fueron cinco

Al final fueron cinco

El principal motivo para realizarlo así ha sido que  vamos ya un tanto avanzados en  el calor, que las plantas estaban ya muy densas, y los ratones tenían  numerosos caminos bajo ellas.  Al adoptar este sistema se ha buscado  fundamentalmente que las plantas sufriesen lo menos posible,  en un momento del año en que el tiempo es ya demasiado  cálido y seco. ©

Las fresas de esta época

Cosecha a final del verano

Cosecha a final del verano

Este ha sido un buen año para las fresas en el huerto y todavía ahora es una buena época para ellas.   Es  cierto que ya estamos al final casi de la campaña, pero hasta que no lleguen las heladas habrá fresas en el huerto.

Zona de la fresa de primavera

Zona de la fresa de primavera

En estos momentos hay tres tipos de fresas dando fruto:

Con las manos en las fresas

Con las manos en las fresas

  • Por un lado las fresas de primavera, que este año, con la tierra bien descansada y abonada han tenido un final del verano y comienzo del otoño con  abundante  producción.  Ha sido frecuente el recolectar una caja de 2 kilos de fresas  semanalmente.

Estas fresas han crecido mucho y sus abundantes  estolones impiden una buena aireación entre las plantas, lo que unido a las últimas lluvias ha llevado a problemas de podredumbres con las fresas  más maduras.

Zona de las fresas de verano

Zona de las fresas de verano

Fresas de verano

Fresas de verano

  • Las fresas de todo el verano,  con cosecha mantenida lo largo del mismo. La cantidad de plantas es mucho menor, pero también han tenido  una producción regular. No las hemos cavado, y se encuentran bastante socavadas por topos y ratones por debajo. Necesitan que las cave y quite las hierbas.

 

  • Finalmente nos encontramos con otro tipo. Son unas fresas  diferentes que me he traído del pueblo. Fresas de  producción veraniega, que tienen un mayor calibre que las anteriores y su textura es más dura, lo que permite una conservación mejor.  Realice el trasplante al final del verano a uno de los bancales, y no esperaba cosecha de ellas, pero tras agarrar bien están creciendo, floreciendo, fructificando y expandiendo estolones, por lo que hay algunas fresas y espero en primavera ampliar la superficie en la que las tengo.
Bancal de fresas en primer término

Bancal de fresas en primer término

El descenso de las temperaturas  ha hecho que el ritmo de crecimiento se haya ido frenando. Con todo, estas condiciones son ideales para las fresas  si se mantienen. ©

Fresas sobre plástico negro

Plantando fresas

Plantando fresas

Alineando los huecos

Alineando los huecos

Este otoño cansada de pelearme con la grama creciendo entre las fresas he decido probar con el plástico negro para ver que tal se dan las fresas usándolo sobre el substrato y cómo impide el desarrollo de hierbas.

Lo primero de todo fue preparar un lecho donde colocar las fresas, que  dejamos un poco más elevado sobre el nivel del suelo.

Hemos colocado goteos que irán tapados con el plástico, en su interior, con la intención de poder regar en cuanto sea necesario, desde  el deposito que pondremos más adelante  junto al estanque.

Calentando, marcando y cortando

Calentando, marcando y cortando

Hileras ya listas

Hileras ya listas

Después tendimos el plástico y lo remetimos bajo el lecho en su laterales cubriéndolo con tierra. A continuación nos pusimos a realizar los orificios en el plástico. Para ello usamos un listón de modo que los  agujeros quedasen alineados  y con el soplete fuímos calentando el bote que empleamos para  marcar  en caliente los agujeros.

Tras ello solo fue cuestión de tomar  las plantas de fresa y con un poco de humus irlas colocando en cada hueco y a continuación regar.

Ahora ya han pasado unos días y las plantas están asentadas en su sitio, esperando  que con el mayor calor que hace bajo el plástico negro resistir mejor la crudeza del invierno y quizá hasta adelantar algo  su producción en primavera. ©

Planta antes del trasplante

Planta antes del trasplante

La protección marca la diferencia

Floración abundante

Floración abundante

Sin duda ninguna si uno contempla mis fresas tras el temporal de frío, viento y lluvia que ha azotado el huerto durante esta semana pasada  se da cuenta con una diferencia importante entre ellas.

Por un  lado están todas aquellas que quedaron cubiertas por un plástico de invernadero o por la manta térmica, directamente echados sobre las mismas cuando comenzaron a bajar las temperaturas. Bajo la cubierta las plantas  parecen haber crecido desde entonces.

Flores  de la Fragaria vesca

Flores de la Fragaria vesca

Por otro están todas aquellas para las que no nos llegó plástico o  la manta térmica,  y que se vieron sometidas a las inclemencias metereológicas que  han tenido lugar sobre el huerto: ventiscas de aguanieve,  lluvia frecuentes, granizo,   rachas de vientos intensos, bajada de las temperaturas y heladas nocturnas.

Dentro y fuera

Dentro y fuera

Dañada

Dañada

La gran diferencia  se ve enseguida cuando uno mira de cerca, está en el corazón de la flor. Unas siguen siendo flores de fresa, que tras polinizarse están desarrollando su frutilla, las otras meramente son un cascarón de flor, pero el alma de la misma se ha perdido, está negro, se ha helado.

Esperando la polinización

Esperando la polinización

Es importante ante  estos cambios bruscos  de temperatura estar preparado para echar sobre las plantas  algún tipo de protección: una manta térmica,  una tela, un plástico. Las primeras son  transpirables por lo que nos podemos descuidar un poco, con el plástico hay que estar atento ante  la subida de las temperaturas y descubrir las plantas en cuanto esto tenga lugar, para que las plantas  no sufran entre el calor y el exceso de humedad.

Ahora solo nos queda esperar que se estabilicen estas temperaturas, aunque con tanta agua, posiblemente los daños del hielo se compliquen con la aparición de hongos en las lesiones dejadas. ©

Trasplantando fresas

Con esta estamos  es nuestra  tercera  primavera en el huerto, por ello llegó el momento de  realizar el trasplante de  las fresas, pues a los tres años es aconsejable realizarlo y además con este tiempo tan húmedo es probable que prendan bien.

Fresas y grama

Fresas y grama

Sucos antes de iniciar el trasplante

Sucos antes de iniciar el trasplante

Vamos a comenzar con  las fresas  más abundantes del huerto, las fresas que nos ofrecen una   cosecha fuerte en la primavera, que llevan con nosotros desde el inicio.

Se da además el hecho de que realmente las fresas necesitan que les prestemos atención y vamos a aprovechar al tiempo que entresacamos las plantas para hacer una limpieza de la grama que hay entre ellas. Las prepararemos además para que nos ofrezcan su cosecha de este año y tras la misma a lo largo del verano levantaremos el cantero y lo prepararemos para incorporarlo como zona de cultivo.

Plantas listas para su trasplante

Plantas listas para su trasplante

Suco con fresas en sus dos laterales

Suco con fresas en sus dos laterales

Entresacar las fresas lleva su tiempo, pues hay que ir eliminando las raíces de la grama que se ha ido extendiendo por todo el plantel.  Es  la grama una planta difícil de erradicar, más como consigió mezclar sus raíces entre las de las fresas, pues sin moverlas completamente se hace imposible quitarlas, pues al tirar, pese a que la tierra ahora está blanda, se rompe y se queda dentro.

Habíamos preparado antes la tierra y, tras  ararla, ahora lo que hemos hecho ha sido marcar tres sucos bastante gruesos, con la intención de colocar fresas en los laterales de cada uno de ellos.

La tarea se ha hecho larga, parando de vez en cuando, con la llegada de algún que otro  chubasco que nos ha complicado la tarde, aunque todo tiene  alguna ventaja,  no hubo necesidad de regar.

No  nos fue posible terminar en un solo día con lo que quedó tarea para otro. Pero si uno se pone a ello todo se acabará, si el tiempo nos deja.

El terreno al pasarle el motocultor lo habíamos abonado un poco, y al plantar las fresas al lado de cada una de ellas fuimos colocando un poco de humus, junto a sus raíces. ©

Una fresa más

Fresas en el camino

Fresas en el camino

El fin de semana pasado anduvimos haciendo algo de senderismo por las tierras  de Sanabria y Carballeda. En el recorrido nos encontramos con una antigua  casona, con las  ventanas rotas y deterioro asociado a la falta de  uso de las instalaciones y dependencias de la misma.  Ya abandonando el lugar  me encontré junto a una pared  con   unas  matas de fresas que escapadas del huerto  se extendían  entre la hierba y  recorrían una amplia superficie escondidos  sus estolones  entre las hojas  semipodridas de robles y castaños.

Plantas envueltas entre hojas de castaño

Plantas envueltas entre hojas de castaño

No pude resitir la tentación, y tomando un palo arranque de la tierra blanda  por las lluvias  y el acolchado de hojas semipodridas, unas plantas que  envueltas entre hojas de castaño, se han conservado con un poco de tierra y son las que he estado  trasplantando  en pequeños tiestos y  tierra de los semilleros , colocándolas después  bajo el túnel.

Rellenando los tiestos

Rellenando los tiestos

¡Qué tipo de fresas podrán ser? Tienen una hoja que me recuerda a ciertas fresas salvajes, con los foliolos muy dentados y una estructura esbelta y elegante.  Espero que puedan prender bien y podamos encontrarnos con una buena sorpresa cuando florezcan y den fruto, en ocasiones hay ejemplares de frutas en esos huertos abandonadodos realmente sorprendente.

De momento  tenemos que tener paciencia y esperar, pero para ayudar a las fresas hemos regado los tiestos y los hemos colocado dentro del invernadero para que  aprovechen las temperaturas más suaves  para prender y crecer. ©