Archivo de la etiqueta: cultivo de cebollas

Cebolla blanca achatada

Riestras de cebolla blanca

Ristras de cebolla blanca

No conozco su auténtica denominación, pues la cebolla me llegó como cebollín que  lleva a la venta un señor, año tras años,  por los pueblos de la Sierra de la Culebra. Mi madre me pasó unos pocos. Cuando estos se hicieron  cebolla, reservé unos bulbos  para conseguir semillas.

No se su nombre real, pero buscando en la red  a estas cebollas achatadas se las conoce  en unos casos como cebollas Vidalia,  e incluso puede que sean la cebolla de Fuentes, pero en casa las llamamos las blancas achatadas.

Hileras en agosto

Hileras en agosto

Doblando el cuello

Doblando el cuello por si solas

Es una  cebolla muy rica y de buen tamaño. De las cebollas que me gusta  plantar para la siembra del verano, pues se conserva bien. Es una cebolla blanca y  achatada. De sabor  dulce y suave con lo que se puede decir que tiene un bajo nivel de  pungencia, este es el término que se emplea  para hablar del picor de la cebolla. Es una cebolla que en crudo no tiene un regusto demasiado intenso.

De color blanquecino y hojas con toque azulado

De color blanquecino y hojas con toque azulado

Es una cebolla  de carne blanca que cuando comienza a madurar comienza a adquirir  un  color paja.  Los  porretos, hojas  de las cebollas, tienen un toque más azulado que otro tipo de cebollas.

Levantando las cebollas con la horca

Levantando las cebollas con la horca

Nosotros en el huerto pusimos   este año dos hileras de cebollas blancas, procedentes de la siembra de semillas propias  del mes de enero. Las cebollas se han desarrollado bien.

Al ser este un año de tanta actividad de los hongos decidimos  desde el principio mantener sobre ellos el empleo de los diferentes purines, en especial del de cebollas, pero también se emplearon  las maceraciones de  salvia y manzanilla y las disoluciones de bicarbonato. El purín de cebollas se empleó tanto  para las hojas como en  el suelo.

De tamaños muy regulares

De tamaños muy regulares

En el mes de junio se acolchó un poco el suelo con algo de paja para reducir la evaporación y tener que regar en  mayor lapso de tiempo. En plena estación de calor  el riego fue una vez a la semana, por el suco.

En el mes de agosto comenzamos a reducir la cantidad de agua en el suelo (recordemos que es arcilloso), para disminuir la posibilidad de podredumbres. Desde el momento en que comenzaron a doblar sus tallos dejamos de regarlas completamente.

Carretillo cargado de cebollas

Carretillo cargado de cebollas

A finales de agosto  las hemos  quitado de la tierra y las hemos tenido secando bien, para que se sellaran lo mejor posible. De modo que eso les permita  conservarse  durante todo el invierno.  Ahora se han ido trenzando pues me gusta colocarlas en un lugar donde corra bien el aire y se conserven  bien. ©

Trenzando cebollas

Trenzando cebollas

Túnel de cebollas y lechugas

En el interior

A salvo en  el interior

En estos días es difícil considerar el ponerse a cultivar algo en el huerto, pero aún así no he podido resistir la tentación y el otro día, un día de sol,  preparé un túnel con  cebollas y lechugas en el huerto.

Hoja de Roble en el semillero

Hoja de Roble en el semillero

Lechuga Tipo Romana

Lechuga Tipo Romana

Las cebollas las compré en el mercadillo, pues las mías van tardías y no tienen tamaño para ser trasplantadas todavía, pero las lechugas  listas ya  para el trasplante estaban creciendo bajo la manta térmica,   y por ello perfectamente adaptadas a la realidad del huerto en estos momentos.

Hileras de lechugas y cebollas alternas

Creando las hileras…

Uno quizá se pueda plantear que sentido tienen poner las lechugas y cebollas en estos momentos, pero bajo el túnel estás cebollas y lechugas están protegidas de las temperaturas más extremas y  cuando la temperatura del día sube aprovechan ese calor para ir creciendo lentamente de momento, pero conforme los días del año se vayan alargando lo harán más rápidamente y serán las primeras verduras en estar listas para el consumo a finales del invierno.

Hileras

…de lechugas y cebollas alternas

Las cebollas son del tipo cebolleta, por lo que en cuanto tengan un tamaño adecuado las comenzaremos a consumir en tierno. Las lechugas son variadas. Principalmente del tipo Hoja de Roble (en dos variedades. redondeada y alargada) que es una lechuga resistente del invierno, momento en que adquiere los toques rojizos más intensos. Así como lechugas de una variedad de Romana e incluso algún tipo de las de verano.

Entramado interior del túnel

Entramado interior del túnel

El túnel tiene plástico de invernadero, mucho más resistente, y está cerrado por tres de sus  lados  y orientado de este a oeste. De momento, lechugas y  cebollas,  se han asentado bien y parecer aguantar, pese a que tras colocarlas han llegado algunos de los días más fríos de este invierno. ©

Tratamiento postcosecha de la cebolla

En riestras

En ristras

Con las raíces cortadas

Con las raíces cortadas

¡Qué a tiempo anduve este año con las cebollas! Ahora están  ya bien recogidas y colgadas.

Uno de los aspectos más importantes de la cosecha de cebollas es saber en qué momento  se deben recoger y qué hacer con ellas cuando ya se  han levantado de la tierra, lo que se llama el tratamiento postcosecha, pues no basta con guardarlas tal cual.

Cebolla jugosa, grande y de carne blanca

Cebolla jugosa, grande y de carne blanca

La cebolla como bulbo que es,  almacena sus nutrientes para poder desarrollar,  a partir del periodo de descanso, la flor y las semillas que asegurar su descendencia. Pero es un bulbo con un volumen considerable de humedad, por lo que es de suma importancia colocarla en una situación tal que no pueda desarrollar  ningún tipo de podredumbre usando  esa humedad. Por eso es altamente importante cómo proceder  con ella.

Secando al sol

Secando al sol

Tras arrancar las cebollas  se deben revisar. Todas aquellas que hayan quedado lastimadas al ser recogidas o presenten algún tipo de problema: en raíces,  ataques de plagas, … deben   eliminarse sino hay solución o  reservarse para un  consumo temprano.

Trenzando

Trenzando

Con el resto de los bulbos hay que conseguir asegurar su duración en el tiempo. Dos son los puntos usuales a través de los cuales  suelen aparecer podredumbres en el bulbo: La zona de las raíces  y la zona del cuello, puntos que deben quedar bien sellados, preservando sus nutrientes.

Delicadas capas, aislando el bulbo

Delicadas capas, aislando el bulbo

El poner a secar los bulbos es la mejor manera de sellar el fruto. Pero hay que tener cuidado a lo largo del proceso. Se pueden poner al sol sobre  la propia tierra,  en un comienzo cubiertas las cebollas por las partes verdes de las mismas,  al irse secando las capas exteriores  actúan como cubierta protectora de los bulbos,

Pero en ocasiones el sol calienta tanto que   puede provocar quemaduras en la cebolla. Por ello tener un lugar caliente, pero alejado de los rayos de sol  directos, con buenas corrientes de aire, puede ser una buena solución.

A la espera

A la espera

En mi caso  las suelo colocar   al sol en la terraza. Así  controlo  que sean recogidas   en la noche para evitar el rocío   y la existencia de un posible chaparrón lo que no siempre es fácil de preveer. Cuando ya están secas las trenzo y las dejo colgadas a lo largo del otoño invierno,  en un lugar seco y  bien ventilado, se conservan bien. ©

Recolección de las cebollas

Paja virtudes antes de la recolección

Cebolla blanca en junio

Bueno pues ya están las cebollas  del invierno todas en casa. Ahora solo quedan en la tierra las cebollas de primavera y las de verano.

Las primeras cada día avanzan más  hacia su  recolección, pues ya a algunas de ellas se les comienza a agostar el tallo central y a doblarse, hecho significativo de que están finalizando su ciclo por este año. Las segundas tienen todavía todo el verano para desarrollarse.

Cebollas a final de junio

Pero vamos a hablaros de las del invierno. Ya os he ido mostrando como han ido creciendo. Recordemos que había de tres tipos diferentes:

  • Cebolla Paja Virtudes trasplantadas desde el semillero y colocadas bajo el túnel, de las que llevamos comiendo cebollas desde inicios de mayo.
  • Cebolla blanca, sembrada de bulbo a partir de las que habíamos dejado  en las semilleros, que formaron pequeños bulbitos.
  • Cebollas rojas de bulbos, conseguidas de la misma manera que las anteriores.

Paja virtudes recién recogida

Recién recolectadas

Todas ellas han tenido un buen año, pero nos ha sorprendido positivamente las cebolla blancas desarrollada de  bulbos pues han criado unas muy buenas cabezas. Ya hemos visto como algunas de  las cebollas desarrollaron algo de mildiu y otros  hongos, pero con el caldo bordelés que se les aplicó el problema  se frenó y no parecieron ser gravemente  afectadas  por el mismo, de forma que afectase a su crecimiento.

Este  crecimiento se han mantenido ininterrumpido, y se han beneficiado de un par de riegos en el mes de junio, que a ayudado a incrementar su tamaño.

Al llegar el final del ciclo las cebollas suelen avisar y hay que estar pendientes de ellas, pues cuando llega el momento no resulta adecuado dejarlas más tiempo en tierra, pues si hay algún problema en ellas este suele acentuarse con el calor, y las podredumbres pueden malograr la cosecha.

Días antes de la previsión de recolección se les dobla a todas ellas el tallo central de modo que desvíen la savia hacia la formación del bulbo.

Detalle de las raíces sanas de las cebollas

El día en cuestión armados con un zacho fuimos levantando los bulbos con cuidado de no lastimar las mismos, pues cualquier daño presupone el consumo inmediato del mismo, o su podredumbre. Las cebollas estaban muy sanas  en sus raíces, bien afianzadas al suelo  y costaba arrancarlas del mismo.

Armando la ristra de cebollas

Ristra de cebollas

Dejadas en tierra hasta finalizar la tarea, se sacudieron de los restos de la misma y se colocaron a la sombra para que comenzasen a secarse. Dependiendo de la situación de las cebollas deben estar más o menos tiempo en esta fase, pues es necesario que reduzcan el tallo, para poder trenzarlas, pero es necesario que haya algo de tallo para poderlo hacer, por lo que no se las debe dejar demasiado tiempo, o será difícil el trenzarlas.

Ristra de cebollas rojas

No todas las cebollas pueden ser trenzadas al mismo tiempo, pues  no todas están en las mismas circunstancias. En mi caso y eso que ya hace unos días que las recogí, las más grandes todavía se están secando y yo esperando el momento.

Al trenzarlas se suele comenzar con las más gordas en la base de la ristra y continuar con otras menores hacia arriba de forma que cuando esta se finaliza y se cuelgan las mismas cebollas permiten el paso de aire entre ellas y la pared, manteniéndose la ventilación de las mismas, lo que ayuda con el tema de evitar  las podredumbres.

En esto de la conservación no suele haber problema con la Paja Virtudes y con la cebolla roja, pero no se que tal se conservará la cebolla blanca, pues es  la primera vez que las he plantado ©

Cultivo de cebolleta tierna

Cebolla eninvierno

Las cebollas tiernas son una posibilidad en el huerto en invierno. Al finalizar el verano, hubo una serie de cebollas que continuaron en el huerto porque su tamaño no era suficiente grande como  para recogerlas.

Habían sido cebollas sembradas muy tardíamente que  continuaron creciendo a lo largo del otoño y que nos han permitido tomar cebolleta fresca en algunos platos en  este invierno.

El disponer de este tipo de cebollas en fresco  supone un aporte interesante, con su toque crujiente, que no supone más trabajo  que conservar en la tierra estas cebollas, arrrimándoles quizá un poco a ellas la tierra, siempre que estas estén sanas.

Son cebollas que soportan bien el invierno. El único problema puede ser el que cuando llegue la primavera, sino se han consumido antes, sacarán el grillo floral.

Porretos desarrollados por la cebolla

Por lo demás no son un invento nuevo en la gastronomía , y  aunque en esta zona no haya tradición están muy buenas asadas a la brasa , experiencia  gastronómica que en la zona catalana y valenciana llaman calçots,  o la calçotada como podeis ver en el vídeo, que particularmente considero  interesante  para  poner en  práctica.

Sembrando puerros, cebollas y lechugas en enero

 

Flor del puerro

Iniciamos con enero un nuevo año  agrícola y uno de los aspectos más interesantes y de los que más disfruto en otoño e invierno es de los puerros, que le dan un toque sabroso y único a muchos platos.

Casi todos   los años  tengo problemas con los puerros, pues se me suelen dar tarde, este año tengo semilla abundante que recogí en verano y  he decidido que  sembraré  hasta abril todos los meses unos pocos, para ver cuales de ellos se dan mejor en la huerta actual, trasplantándolos cuando estén listos, en pequeñas tandas.

Semillas de puerro

Así mismo compre semillas de cebollas amarilla Paja Virtudes, y según la etiqueta enero es un mes adecuado para la siembra, por lo que ha ido en el semillero  a continuación,  en el mismo suco de los puerros, pero entre ambos  he puesto  unas semillas de lechuga de hoja de roble roja, para ver como resulta este tipo. Pues dicen resiste bien el frío.

semillas de cebolla paja virtudes puestas en tierra

Para que su desarrollo no se vea muy afectado por el frío los he puesto bajo uno de los túneles, junto a las  cebollas que había trasplantado. El terreno estaba labrado y abonado de cuando puse en el mismo las cebollas, por lo que la tarea ahora se ha limitado meramente a abrir el suco, echar las semillas y colocar encima un poco tierra, pero no demasiada.

Semilla negra de lechuga hoja de roble

Solo nos queda regar y cerrar de nuevo el túnel, si el tiempo se viene suave saldrán en unos días las plántulas, pero si se mantienen las heladas les llevará algo más salir.