Archivo de la etiqueta: blanqueo de ruibarbo

Muffins de ruibarbo

Blanqueando el ruibarbo

Este año ha sido bueno para los ruibarbos. Han sobrevivido todos y van creciendo, cuando apenas les prestamos atención. Por estas fechas solemos recogerles las primeras hojas que sacan, tras ponerlas primero bajo un capazo de plástico a blanquear para reducir en lo posible la cantidad de oxalatos que el ruibarbo tiene.

Cosecha de tallos

Nos gusta ese sabor ácido que combina bien con lo dulce. Por ello solemos probar nuevas variaciones todos los años. Este año como algo nuevo ha tocado realizar unos maffins. Para ello vamos a necesitar tallos de ruibarbo, no tantos como estos que veis aquí.

Nosotros tras limpiarlos y trocearlos pequeños llenamos una taza, que es medida de referencia para el resto. Además de 1 huevo grande, batido, 1 taza y 3/4 de harina de todo uso, 1/2 taza de azúcar, 3/4 de taza de leche, 1/4 de aceite de oliva, 1 sobre de azúcar avainillado, 2 cucharaditas de levadura química, 1/4 de cucharadita de sal.

Preparando los ingredientes

Se empieza precalentando el horno a 200º. Los muffins se hacen rápido y pronto estarán dentro del horno. Comenzamos colocando por un lado los ingredientes secos: harina, azúcar, vainilla, levadura química y sal, que se mezclan bien. Por otro los húmedos: Huevo batido, leche y aceite.

El ruibarbo se añadirá al final. Ahora se deja preparado añadiéndole una cucharada de harina con la que se mezcla bien. Se unen los ingredientes vertiendo los húmedos sobre los secos. No se trabaja demasiado. No importa si queda una textura tosca y desigual. Incorporando el ruibarbo al final.

Se comienzan a llenar los moldes, que pueden ser de madalena, metalizados o de silicona. Se deja una parte de ellos sin rellenar.

Este tipo de postres suele tener una cobertura que se llama Streusel, que se puede poner o no. En nuestro caso decidimos poner algo pero no en exceso. Lo realizamos con dos cucharadas de mantequilla, dos cucharadas de harina, 2 cucharadas de azúcar moreno, 1/4 de cucharadita de canela y unas almendras picadas. Todo ello se trabaja toscamente y se echa por encima de los muffins. Y así entran al horno.

Dentro del horno estuvieron de 18 a 20 minutos. A los pocos minutos de estar en el horno le bajamos el fuego. Se sacan del horno cuando se ven dorados.

Su realización es rápida, su sabor delicioso, aunque estarían quizá mejor con más ruibarbo. Crecieron bastante y la textura combinada, entre la masa y el ruibarbo y el streusel, resulta agradable. Sin duda los volveremos a repetir.©