Archivo de la etiqueta: biodiversidad

Cultivando la Biodiversidad

Semillas varias

Semillas varias

Biodiversidad es una palabra clave, imprescindible a considerar en la agricultura actual. No porque sea la biodiversidad muy abundante y rica en las plantas orientadas a la alimentación, sino precisamente por lo contrario, porque tal y como está  planteada la producción hoy en día tendemos a limitarnos a aquellas especies que resultan especialmente productivas, dejando de lado otras, con sus peculiaridades.

Pimientos de asar

Pimientos de asar

Tendemos a tener en el huerto una variedad de semillas del tipo de cultivo  que  consumimos, limitándonos en nuestra producción  a especies en ocasiones híbridas, con lo que la base genética todavía es menor.

El tema de la necesidad de preservar la biodiversidad genética y la importancia que esta puede tener  para la humanidad es un tema conocido, y abordado a nivel de grandes instituciones. Proyectos  de protección  y conservación de semillas como el de Noruega en las islas Svalbard, resultan  un foco de esperanza, para un futuro que se plantea imprevisible, sin poder valorar  el impacto que  sobre el genoma vegetal  puedan tener fenómenos como el cambio climático o la evolución de los trasgénicos, o la incidencia de los plaguicidas a medio o largo plazo, o incluso la misma conservación  de semillas en bancos  ajenos para el  agricultor.

La cosecha del varano...

La cosecha del varano…

El tema tiene la suficiente importancia, como para que  todos debamos ser artífices en este proyecto en la medida de nuestras posibilidades. En  qué medida nuestro papel pueda ser esencial, solo el futuro lo puede determinar. Participar en el intercambio de semillas, y en la conservación de lo diferente es clave. Si cada uno de nosotros conserva algo diferente, la suma total de lo diferente puede ser muy amplia.

Sale de las variedades de semillas recogidas el año anterior

…sale de las variedades de semillas recogidas el año anterior

Este objetivo se debe  trabajar especialmente  en esta época en  que se comienza a preparar los semilleros. A lo largo del otoño e invierno he ido adquiriendo e intercambiando semillas nuevas.  Desde ahora  y a lo largo de la primavera y el verano las iré colocando en tierra, procurando tener más de un tipo de cada cultivo. Introduciendo variedades distintas a las estrictamente comerciales. Procurando mantener las peculiaridades  de cada una de ellas, … Un granito de arena para la conservación de los genomas, cierto, pero cada granito  suma.  En este enlace  puedes saber más sobre el tema. ©

Colores en el huerto de otoño

Cielo de Otoño

El aire de otoño se ha  cargado de una luz especial, quizá sea eso lo que realza el color en el huerto en esta época , pues  de hecho en un huerto cuando llega el otoño los colores se han multiplicado. Han  Surgido así colores de todo tipo:

naranjas-salmón

Rojos intensos

Rojos de pimientos y tomates, pero no rojos planos, sino rojos maduros, con toques de ocre y de bermellón, con matices canela y púrpura.

Calabaza naranja

Naranjas  de calabazas, naranjas intensos, con toques carmín, de líneas veteadas, a veces salmón a veces malva.


Flor de calabaza

Juegos de amarillo y verde

Amarillos intensos, luminosos, de esas calabazas decorativas o de esas flores quea lo largo del otoño han continuado creciendo. Amarillos en combinación con otros colores.

Calabazas


Dorado maíz

Colores del maíz

Pero también amarillos  dorados en ese maíz, mezclados con granate,  vibrando bajo el sol.

Fresas fusias

Fresas en fusión de fusias.

¿Rojos?

Las semillas se llenan de color.

Zinnias amarillas

Tagetes y mariposa

El huerto ha tenido  en las floresantes de las heladas  el momento final de apoteósis: Tagetes, Zinnias, Dalias, Caléndulas, y sobre todo a principios de noviembre  los Crisantemos.

Pero de ellos ya hablaremos

Cultivo de Apio

Cogollo del apio

El Apio,Apium graveolens, de la familia de las umbelíferas también es un cultivo que se desarrolla en nuestro huerto.  Muy parecido en su forma al perejil, pero de mayor carnosidad y más crujiente que este. Sembrado en la primavera el primer año se comporta como una planta anual, pero en el segundo año florece, como es frecuente en otras umbelíferas del huerto como pueden ser perejil y zanahorias.

Es un cultivo muy interesante pues además de sabor aporta a la dieta propiedades que lo hacen útil en una adecuada  alimentación. Rico en sales minerales de ahí su intenso sabor.  Añade a ello vitaminas y fibra que lo hacen apetecible en muchos platos. Su sabor intenso hace que en vez de ser utilizado como ingrediente principal se incorpore al  plato por los matices que añade a este.

Planta de apio en crecimiento

Nosotros tenemos la variedad de Apio verde, más rústico que el amarillo, normalmente no solemos blanquearlo, lo solemos usar para aderezar algunos platos, pues les pega muy bien, pero este año probaré a blanquear algunas plantas.

Apio acolchado con los restos del maíz

Su cultivo se puede realizar en dos momentos: En las primeras semanas de noviembre, en semillero, para tener Apio para la  hacia mediados del año, la otra siembra es en Julio para tener Apio para el invierno. En esta época del año tenemos dos tareas diferentes que realizar, la primera de ellas, el tapar y proteger el apio del frío del invierno, para ello el acolchado con materiales desechados de otros productos puede ayudar así como el aporcado de tierra cubriendo en parte los tallos,  y se quiere blanquearlo, se deben cubrir los tallos con cartones o plásticos, pero mejor por partes según se vaya consumiendo.

Por otra parte es el momento de colocar las pequeñas semillas del apio para el cultivo de primavera en el semillero, veremos que tal se produce en el nuevo huerto. Respecto al abono le gusta bastante pero debe ser  abono viejo, debe estar bien descompuesto, de forma similar a las zanahorias.

Es una planta que sufre bastante con el frío, en ocasiones queda machacada por las heladas sucesivas. Este hecho hace que frecuentemente saque algunas plantas para tiestos al final del otoño y me las lleve para las terrazas de casa donde están más protegidas. Este sufrimiento del golpe del frío induce en ocasiones el florecimiento temprano  de la planta.

Interesantes enlaces  sobre su cultivo:

Sembrando habas

Planta de habas

Las Habas, nombre común para la Vicia faba, es una leguminosa anual que se coloca en el huerto en la sementera pues resiste bien los fríos invernales y a la llegada de la primavera aprovecha las temperaturas frescas para desarrollar su fruto, una vaina, con sus semillas que recogidas en tierno resultan muy sabrosas sobre todo si la planta no ha pasado sed,  y no tienen amargor, cosa que algunos años sucede.

Para sembrar las habas es necesario previamente haber trabajado la tierra, para ello aprovechamos que la helada ha despejado buena parte del huerto, pues los restos de los tomates, pimientos, judías, calabazas, …. se han quitado para el montón de compost. Para el trabajo de la tierra nada mejor que una motoazada. La nuestra es de tamaño mediano, por lo que la tarea se realiza con más facilidad que si hay que coger  la azada, o la laya y darle la vuelta al terreno.

Arando con la motoazada

En esta época la tierra está bien para trabajar, mantiene algo de humedad de las últimas lluvias, y pese a que tardará años en estar tan suelta como en mi huerta anterior que se ha cultivado de forma sucesiva  durante los últimos  por lo menos 200 años, sino más. Aquí  de momento la estructura interna es pesada, y pese a que se ha desarrollado mucha alfalfa como hierba espontánea, que con sus raíces ayuda a disgregar la estructura interna,   tardará años en irse soltando.

Abriendo los sucos y colocando la semilla en tierra

Pero de momento la situación de la tierra es adecuada para poner en ellas la habas. Pero el cultivo de habas va a ser de dos tipos, por un lado las habas de producción de habitas verdes para la primavera, que nos gustan. Por otro lado para la producción de abono verde, pues he leído por algún sitio que las habas son especialmente adecuadas para ayudar a enriquecer la tierra, facilitando con sus raíces el trabajo de niveles más  profundos de la tierra, y enriqueciendo esta con sus aportes de nitrógeno. Por otro lado contaba con semillas de otros años que me van a permitir hacer esto.

Para ello una vez labrada la tierra, a la que le habremos aportado algo de abono, en el caso de la producción de habitas tiernas, pero no demasiado, y ninguno en el caso del abono verde. Procedemos a realizar los sucos.

Entiendo que hay personas dignas de admiración que cuidan las distancias entre las plantas, de forma casi milimétrica, pero no es mi caso. La azada suele ser la referencia que empleo en la distancia  entre los sucos. Así realizo una pasada abriendo el suco,  coloco en el mismo la semilla, y a continuación otra pasada para cerrar el suco. Iniciando posteriormente suco nuevo con semillas  en él. Cavo primero en una dirección y luego retorno desde allí en dirección contraria, abriendo y cerrando el suco. Los sucos se separan en función de mi voluntad, dependiendo del cultivo,  unos  25 cm en este caso.

Vainas y semillas de habas

Las semillas suelen sembrarse separadas entre  20 – 30 cm, y si fuera siembra de primavera pondría dos semillas  en cada montón pero al ser siembra para el invierno, y teniendo en cuenta que el hielo muchos años las machaca, pondremos tres semillas por montón.

Las semillas de habas son una maravilla energética, por lo visto están muy valoradas por los criadores de caballos, así como en el pasado las empleaban en los momentos en que las vacas estaban criando y produciendo leche pues aumentaban la cantidad de la misma que la vaca daba. Es por ello que en primavera realizaremos algunos experimentos con germinados usando las habas, no se que tal pueden resultar. ¿ Alguien tiene experiencia con ellas en este campo?

Cultivo de pimientos en el huerto

Los pimientos son una producción muy valorada en el huerto, en mi caso tengo siete tipos  distintos de pimientos:

 


Ñoras madurando

 

  • Ñoras,
  • Pimientos de Padrón,
  • Pimientos de Piquillo,
  • pimientos Italianos,
  • Los grandes de asar, que ha su vez son de 3 tipos, de cinco morros, cuatro morros y otros picudos.

 


Pimientos de Piquillo en la planta

 

Ñoras tenía muy pocas, pues son semillas sembradas por mi y nacieron muy mal, sólo tenía tres plantas pero han sido muy carnosas y grandes, procedían de una ñora dulce, por lo que no han dado sorpresas.

Los pimientos de Piquillo han estado magníficos este año en el huerto, han adquirido tamaño y la cosecha ha sido buena, os recuerdo que ya hemos hablado antes de ellos, ya que  los tengo sembrados junto a la albahaca. Están resultando unos pimientos muy sabrosos y dulces, aunque ya los conocía , pues proceden de pimientos propios,  a partir de semillas del año pasado.

Los pimientos italianos los compré como plantas, pues los míos no nacieron, los planté muy temprano, bajo túnel, pero pese a ello se me helaron hasta la base, mi marido quería quitarlos y por cabezonería le dije, que los dejase, rebrotaron bajo el túnel y su cosecha no ha sido nada mala, así mismo fueron muy tempranos y sabrosos.

 


Pimientos de Padrón

 

De los pimientos del padrón también compré media docena de plantas, han resultado abundantes de producción, de hecho al final no les dábamos abasto, por lo que los he dejado madurar para semillas y para secarlos, pues secan bien estando enriestrados  y son sabrosos como pimiento seco.

 


Recogiendo pimientos picudos

 

De los gordos, los picudos los compré, los coloqué cerca de las sandías y con orientación sur y creo que tanto sol no les ha gustado demasiado, han tenido muchos sequeros, se han estropeado mucho y su cosecha no ha sido muy abundante.

 


Gordos cinco morros

 

Los otros dos tipos de gordos, de cuatro y de cinco morros, en un caso son semillas de un pimiento comprado que se dejaron secar, y en el otro, son otro tipo de semillas que suelo sembrar; Eran unos pimientos que iban tardíos, pero les metí humus a principios de agosto  y  eso compensó su retraso dando una producción que  ha sido abundante.

Este año no puse guindillas, y el resto de los pimientos hasta ahora se está comportando como dulces, lo que me hace sospechar que las guindillas de ponerlas, sino se quiere tener pimientos picantes, deben mantenerse alejadas del resto de los pimientos o los demás se contaminan de pólenes, por lo que aparecerán pimientos picantes, dándose casos de polinización cruzada.

Recolectando Chauchas

Chauchas formando semillas

Desde la recolección de las primeras Chauchas hemos  continuado recogiendo las vainas a  lo largo del verano, hasta que llega un momento en que las vainas crecen y abandonan su suave color verde para adquirir un color blanco, algo amarillento, a través del cual cuando se ven con el sol detrás se puede apreciar el engrosamiento del fruto.

Las plantas de Chauchas se dedican entonces a la formación de las semillas que como ya hemos dicho en estas zonas puede resultar  difíciles madurar, por ello se deben dejar de regar las plantas para que la planta se dedique  a esa tarea más intensamente y  se pueden ir quitando de las plantas aquellas vainas que ya   se van secando.

Vainas de Chauchas secas

Recogidas las  Chauchas,  las semillas deben dejarse  dentro de las vainas  hasta que estas están bien secas, para que aprovechen los recursos que les ofrecen las vainas hasta el último momento.


Semillas de Chauchas

Posteriormente se actúa con ellas de forma similar a con el resto de las legumbres, y en especial las alubias, dejándolas secar bien antes de envasarlas.

En el envasado suelo  preferir el envase de cristal pues de esa manera no quedan expuestas a ningún posible depredador, aunque por otra parte no sé cuales son estos, pues  no sé que puedan ser comidas por los gorgojos como sucede con las alubias, mi experiencia con las Chauchas es bastante limitada, las he cultivado  los últimos tres años, de hecho no conocíamos ni formas de consumirlas, por lo que ante la cosecha lo primero que tuvimos que hacer fue mirar a ver como se cocinaban.

Es conveniente dejar que se sequen bien, para ello dejamos los tarros de envasado al sol, pero ventilándolos para eliminar los restos de humedad. Se deben  conservar en un lugar seco .