Archivo de la categoría: Tendencias

El bio charcoal

Cribando el carbón vegetal,  tras enfriar

Tras preparar el carbón vegetal el siguiente paso es  el más importante, debemos convertir este  carbón vegetal en biochar o biocharcoal.  Pero ¿qué es el biochar?  El biochar es un carbón vegetal,  un biocarbón que  actúa  como un contenedor poroso dentro del cual pueden tener  lugar diferentes procesos que en general mejoran las condiciones generales de la vida en el suelo. Debemos tener presente qué:

  • Por un lado es una forma eficaz de almacenar agua en el suelo, con lo que se minimiza la necesidad de riego. El  agua  a su vez puede ir cargada de nutrientes hidrosolubles, con lo que se reduce el lixiviado de estos.
  • Por otro lado  este espacio se convierte en hábitat idóneo para múltiples microorganismos del suelo, que  en función de su proliferación pueden cambiar la vida microbiana del suelo y las funciones que en el mismo se desarrollan.
  • El biochar es capaz de realizar un filtrado  en terrenos arenosos  de ciertas bacterias peligrosas.
  • Es rico en potasa y eleva el ph de los suelos, por lo que es muy aconsejable en suelos ácidos, reduciendo la acidez de ellos.
  • Es una forma eficaz de retener y almacenar, de forma estable y durante largos periodos de tiempo,  carbono en el suelo, por  lo que coopera en la reducción del efecto invernadero.
  • Cambia el intercambio gaseoso de emisiones de gases en el suelo, lo que influye en la vida de microorganismos y en las respuestas de las plantas.
  • Por su alta capacidad de absorción es capaz en suelos degradados de retener sustancias contaminantes, disminuyendo  la contaminación presente en las plantas.
  •  Se está investigando  muchos de estos procesos y otros que pudieran aparecer.

“Regado” con  los purines

En investigaciones realizadas sobre la “terra preta” amazónica aparece este material,  un material muy estable que puede permanecer en el suelo entre 500 y 7000 años, capaz de producir buenas cosechas, con buena capacidad de recuperación  de los suelos y de su biogeneración  nutricional.

Bajo el hielo

De todas las posibilidades que se pueden sacar del biochar nosotros nos hemos centrado en la que potencia el enriquecimiento de la vida en las bacterias del suelo.  En la naturaleza hay una regla básica que insiste en que todo espacio vacío tiende a llenarse, pero   en el caso del carbón queremos decidir cómo se va a rellenar este carbón vegetal, qué tipo de bacterias  habitarán estos espacios.

Por ello antes de verter a la tierra este elemento,  debemos  cargar  el carbón con una adecuada capa bacteriana, bacterias capaces de regenerar el suelo y de ayudar a la nutrición de las plantas.

Siguiendo instrucciones leídas en Internet hemos incorporado  las bacterias presentes en el humus de lombriz (a través de un té de humus), junto con las desarrolladas al elaborar el purín de ortigas. Además de ello también le hemos incorporado extracto fermentado de cebolla y extracto fermentado de consuelda. Todos estos extractos los hemos regado sobre el carbón vegetal y los estamos dejando trabajar.

El carbón humedecido está expuesto a la helada para que esta actúe sobre el carbón, meteorizando y fragmentándolo  en partículas menores por la acción del hielo. Ya iremos viendo los posibles usos del biochar y cómo lo emplearemos en el huerto. ©

Anuncios

Cómo hacer carbon vegetal

Carbón recién realizado

En el huerto hemos estado preparando carbón vegetal.  Queremos emplearlo en alguno de nuestros experimentos con los semilleros.  Era necesario para ello conseguir producir este material empleando algunas de las ramas de las podas que había disponibles  en el huerto.

Comenzando a prender

El carbón vegetal se obtiene mediante la combustión lenta  de madera,  limitando la cantidad de oxígeno  que esta recibe. El proceso es conocido bajo el nombre de pirólisis. Pero  realizar este proceso en grandes cantidades  requiere de procedimientos que se escapan a nuestras posibilidades, pero hacerlo en cantidades más modestas está a nuestro  alcance.

Quizá no sea el mejor carbon vegetal posible pero si creemos que nos podrá servir para lo que lo queremos utilizar,  experimentando con su uso e influencia en el  suelo y en la biomasa microbiana del mismo: bacterias, hongos, algas, micorrizas, ….

Se hacer arder la madera

Para hacerlo empleamos una cacerola vieja, dentro de la cual colocamos la madera y le prendemos fuego. Se hacer arder la madera prendiéndola desde abajo, de modo que vaya avanzando el fuego hacia arriba. Cuando se prende toda ella, tomamos la tapadera y la colocamos sobre la olla, cerrando la salida del humo salvo por una  pequeña rendija en la cacerola.

Se cierra con la tapa salvo una rendija

El fuego continúa ardiendo con poca cantidad de oxígeno, a una temperatura baja, inferior a los 450º. Con ello tendrá lugar la pirólisis. Lo dejamos ardiendo toda la noche y al día siguiente  el carbón ya está hecho. Ahora hay que irlo almacenando hasta que tengamos la cantidad que vayamos a necesitar.

Ya tenemos el carbón listo para su uso

Este proceso es importante  no realizarlo los días de viento, pues este aviva las llamas y  el control sobre la combustión disminuye, por lo que la cantidad final de carbon que se consigue  en relación con la madera utilizada es mucho menor que en un día en que no haya viento.©

Aperitivos en el huerto

Rojo y amarillo al alcance de la mano

Disfrutando los pepinillos

Disfrutando los pepinillos

A lo largo del verano y mientras que uno está laborando por el huerto, no se puede  menos que ir tomando un aperitivo. Pero estos aperitivos que se  disfrutan en crudo y en directo  no son siempre los mismos,  van cambiando según  avanza cada estación y dependiendo de en qué fase esté  cada cultivo.

Está claro que al hablar de qué se puede tomar directo del huerto, por un lado está mucho de lo hortícola, pero por otro  están las frutas y frutillas.

Revisando las frambuesas

Revisando las frambuesas

Pimentón tierno

Pimentón tierno

Entre las frutas la estación es la clave según van madurando. Este es un año  escaso respecto a otros. Perucos y manzanas,  pocos, los  que hay. Las frutillas han sido  más abundantes. Ahora tenemos las moras que están en sazón, tanto en su variedad silvestre como en la cultivada. También están las frambuesas remontantes en su segunda cosecha.  Aprovechando que el final del verano estimula  una nueva floración, hay en el huerto fresas, aunque  todavía no demasiadas. También comienzan a madurar las primeras  uvas, siendo este  año  abundantes las parras que por primera vez nos dejan conocer sus frutos.

Entre lo hortícola la mayoría de los tomates pequeños son una tentación en colores, tomates cherry amarillos, sugar de dulce sabor, el ácido  chispeante de los de rama pequeños,  el toque más acaramelado de los Osu blue, los negros americanos más acuosos, o los ….. Pero también en ocasiones los pimientos lo son. Resultan deliciosos los pimientos italianos recién recogidos, cuando van muy tiernos y este año hemos aprendido que los pimientos de pimentón  cuando están en las fases tempranas de su  desarrollo son una auténtica golosina.

Placer escondido dentro de la vaina

Placer escondido dentro de la vaina

Al picotear en el huerto con el calor un toque amargo no suele resultar molesto, por ello uno de esos pepinillos tiernos pueden ser un golpe  de  agua que se disfruta intensamente. Pero de entre  todas las delicias nada como un guisante tierno,  recién cogido,  y….. hablando de leguminosas  qué de unos  unos garbanzos verdes que unen el sabor salado de su exterior con la dulzura de su corazón. o las muelas tiernas , mucho más finas que los guisantes en su mejor sazón.

El color de la gula

El color de la gula

Cada época nos deja unos aperitivos diferentes  y esta en la que estamos es una de las más sabrosas en el huerto, pero siempre es conveniente, aunque el cultivo sea ecológico darle un golpe de agua antes de llevarlo a la boca. ©

El alma del huerto

Comienzan a echar brotes, listas para poner como tempranas

Comienzan a echar brotes, listas para poner como tempranas

Ajos

Ajos

Es en  estas épocas en que el huerto está en un  cierto impasse y las tareas de preparar los semilleros están comenzando  cuando se plantea uno  a veces qué bicho es el que le ha picado para meterse en estos berenjenales.

Visto desde fuera, a una cierta distancia emocional,  en el huerto unos pocos temas pueden ser apasionantes, otros divertidos, pero la mayoría resultan reiterativos cuando no aburridos.

Qué hay entonces en estas tareas que  consiguen atraparnos, incluso abducirnos?  ¿Por  qué una persona adulta  escoge libremente  e incluso con alegría  lo que  el sentido común nos dice que es trabajo, e incluso mucho trabajo? Por qué motivo  invierte un volumen de horas considerable de su tiempo libre, día a día, semana tras semana.

Viendo la vida, sin perder detalle

Viendo la vida, sin perder detalle

Tallos de pistacea vera crecidos este año

Tallos de Pistacea vera crecidos este año

Un huerto no es para cualquiera,  se requiere un cierto perfil para ejercer como hortelano. Se necesita una cierta capacidad de entrega a la voluntad de los hados. Una fe  en el  pulso que alimenta la vida y se  nutre del trabajo,  una cierta capacidad de ensoñación  que nos permita posponer la frustración del momento a cuenta de todo aquello que quizá llegue a suceder.

Pero el elemento esencial,  la magia intrínseca  más fuerte, la que más nos seduce,  es el poder que emana de nuestras manos año tras años. El poder de seducir la vida, de  crear y recrear, de ver crecer, madurar,  transformarse.  Ese poder hunde sus raíces en nosotros, y  con el  resurgir de la naturaleza año tras año  nos colma de maravilla, de expectación, de asombro.

Fuera el aburrimiento, bienvenido el rayo de sol que  hace perezoso el momento,  el canto del ruiseñor que comienza el cortejo.  El pulso de nuestro huerto marcha, oculto y sereno  bajo las rachas de aire frío que recorren estos días el terreno. ©

Esplendor de la puesta de sol

Esplendor de la puesta de sol

El método científico en el huerto

Calabacín temprano

Calabacín temprano

En mi  huerto   es   frecuente que aplique  el Método Científico como herramienta  imprescindible para afrontar los múltiples problemas que pueden aparecer  en él.

Alubias rojas

Alubias rojas

El primer paso  ante  cualquier  situación es la observación. El mirar y sobre todo el saber mirar es  muy importante. Poner atención a la evolución de las plantas, estar al tanto de sus  interacciones con el entorno y  a los posibles animales que hay en ellas, … resulta clave.  Ello nos permite saber  que ocurre, conocer  las posibles  incidencias tanto , positivas como negativas.

El segundo paso es formular una serie de preguntas en torno a lo observado y buscar respuesta a las mismas.  Resulta imprescindible  ampliar conocimientos,recurrir a  la investigación sobre las circunstancias que pueden generarlo,  sobre los  problemas que deterioran la salud de las plantas, o cualquier otro aspecto de interés.

Tomate temprano

Tomate temprano

El paso siguiente  a  recoger la información es interpretarla,  conjeturando ideas sobre ella, creando  hipótesis de trabajo. Buscamos una vía de respuesta al problema que hemos entrevisto.

Esto nos lleva al siguiente punto que es  dar solución al problema planteado, aplicando las medidas  que hemos dilucidado como las adecuadas para resolver el conflicto. Llevaremos  a cabo la idea diseñada, El proceso para lograr unos objetivos  a alcanzar.

Queda ahora esperar a ver que sucede, en qué medida  las acciones desarrolladas alcanzan esos  objetivos establecidos. Para ello  haremos   seguimiento de cómo evolucionan los objetos de nuestro estudio sean estos  plantas o animales.

Evolución de la manzana Golden

Evolución de la manzana Golden

Si todo esto se desarrolla conforme a nuestra  reflexión, nos encontramos  con la confirmación de que la hipótesis  es correcta.    Las medidas adoptadas  posiblemente las tengamos en cuenta en el proceder de años sucesivos. Cuando la hipótesis no  nos da los resultados adecuados, volvemos a retornar el estudio e investigación sobre el problema en cuestión, hasta encontrar una solución que se adecue a nuestra necesidad.

En toda aplicación del Método Científico  el último paso es la trasmisión del conocimiento y la divulgación de las soluciones a los problemas que uno se encuentran, lo que se puede hacer de muchos modos. El boca a boca ha sido el tradicional, nosotros  lo realizamos aquí,  a través del blog. ©

La cesta de la compra

Tomates  de la cosecha 2014

Tomates de la cosecha 2014

En una situación de crisis general tener un pequeño huerto puede suponer un beneficio económico considerable para una familia, con  un ahorro significativo en la cesta de la compra.

Pimiento amarillo

Pimiento amarillo

La cesta de la compra se ha ido encareciendo  en los últimos tiempos, por lo que la posibilidad de producir una parte de los alimentos de la misma (hortalizas,  frutas y verduras), alivia significativamente el coste general.

Además hay que tener en cuenta que en España  son las frutas  y verduras las que ocupan, dada la dieta mediterránea que se practica, el segundo puesto de los  gastos en la cesta de esa compra.

Coliflor

Coliflor

Para iniciar esta producción  de forma económica  es imprescindible contar  con tierra suficiente en la que realizar el cultivo de alimentos propios. El coste del resto de los elementos necesarios es mucho menor,  y dependerá de en qué medida podamos conseguir semillas y herramientas.

Esto  es relativamente fácil con buenos contactos, amigos y familiares, habituales  en muchas áreas de las zonas rurales. A través de ellos se pueden  conseguir estos artículos  con costes  relativamente económicos.  Pero incluso sin los contactos,  el coste de las semillas necesarias, de los productos más habituales para comenzar,  es bastante económico.

Por esto es fácil de entender el interés que en los últimos tiempos suscitan   los huertos,  tradicionales y familiares, que habían caído en desuso.  Estos huertos se están volviendo a recuperar, limpiar y a cultivar.

Patatas del cultivo de la paja

Patatas del cultivo de la paja

Hay mucho de hobby en los nuevos  cultivo, pero también hay una realidad económica, el ahorro  en los costes de alimentos, lo que supone en muchos casos un alivio en la economía familiar. ©

La construción de bancales en el huerto

Zona de los bancales en septiembre

Zona de los bancales en septiembre

Uno de los proyectos que he ido realizando este verano y del que no os  he hablado hasta ahora  ha sido la transformación de la parte que está por encima del estanque, colocando una serie de bancales a lo largo de toda esta zona.

Inicio en mayo

Inicio en mayo

Ya desde la creación del estanque toda esta zona había quedado con un suelo  mucho más pesado, por el uso de la miniexcavadora para la colocación del mismo. Aunque el cultivo de la zona había mejorado el terreno, no terminaba de estar bien, por ello decidimos emplear la misma mini-excavadora y retirar una buena parte de la tierra y, desde ahí, ir montando los caballones.

Regando en junio antes de plantar

Regando en junio antes de plantar

El primer paso en el proceso era decidir en qué sentido queríamos orientarlos.  El sentido común nos decía que lo mejor era colocarlos en sentido norte- sur, para asegurar la luz de forma regular a casi todas las plantas. Pero con ello se bloqueaba el paso  hacia el estanque, obligando  a colocar dos zona de acceso en cada extremo, pero además hay una ligera pendiente desde la zona sur más alta, por donde va el agua, y el resto, lo que dificultaba el acceso.

Plantando y acolchando en julio

Plantando y acolchando en julio

Seguíamos adelante en Julio

Seguíamos adelante en Julio

Al final nos decidimos por una orientación este-oeste. Esta orientación ofrecía  la ventaja de articular mejor todo el espacio entorno al agua haciendo más fluido el intercambio entre espacios. Además  de facilitar el trabajo de construcción de los bancales, que se realizaría entrando y montando los bancales de uno en uno, desde la zona oeste.

A finales de julio

A finales de julio

Restos de madera para el interior del bancal

Restos de madera para el interior del bancal

Para elaborar los bancales me planteé usar en parte las técnicas desarrolladas en los bancales   Hugelkultur, que emplean madera en el interior del bancal, bajo la tierra,  que en el proceso de descomposición  se convierte en una esponja que retiene la humedad y en ese mismo proceso aportan nutrientes a las plantas.

Comienzos de agosto

Comienzos de agosto

Algunos de los troncos

Algunos de los troncos

Para ello empleamos materiales de poda, restos vegetales y sobre todo algunos troncos de chopos, que procedentes de la antigua chopera quedaban todavía en el huerto. Colocamos los troncos, en unos casos longitudinalmente, en otros de forma trasversal y luego los cubrimos con tierra por encima.

Avanzando en agosto

Avanzando en agosto

La nivelación de cada bancal  fue el siguiente paso. Las plantas se fueron colocando de forma progresiva a lo largo del verano, con cultivos que en unos casos ya se han ido consumiendo y en otros son cultivos de otoño e invierno. La intención es la de mantener siempre   la tierra  cubierta con paja y restos vegetales. ©