Archivo de la categoría: Tendencias

Asociación Galega de Froita Autóctona do Eume (AGFA)

En el viaje a Ferrol, el pasado agosto, uno de los aspectos que me resulto más interesantes conocer fue  La Asociación Galega de Froita Autóctona do Eume (AGFA). Esta asociación sin animo de lucro se dedica a la recuperación y difusión de variedades de frutas tradicionales que están en serio riesgo de desaparición.

Esta desaparición tienen que ver con dos factores, por un lado la comercialización casi en exclusiva, a nivel de los viveros de los árboles frutales dedicados  a la producción para los mercados, y por otro lado con la perdida de los huertos tradicionales, dado el abandono de los mismos debido al importante envejecimiento de la población rural.

Esta Asociación tienen en el Concello de San Saturniño  un convenio de colaboración  a través del cual, el ayuntamiento ponen a su disposición  una parcela de una hectárea, dedicada a vergel para la conservación de frutas autóctonas.

En dicha huerta hay ya más de 151 variedades de frutales, plantando dos árboles de cada tipo e incorporando variedades nuevas, tienen 30  más previstas,  según se van localizando. Los árboles frutales conservados son: cerezos, como ciruelos, melocotones, perales y manzanos, de las variedades que se adjuntan a continuación.

Se dispone también  de un pequeño centro de interpretación dedicado a la divulgación y formación, de todas aquellas personas que estén interesados en estos temas. Es aquí donde se imparte formación sobre podas, injertos, problemas, tratamientos, …

Además la asociación pone a disposición de todo aquel que esté interesado varetas de las diferentes variedades de que disponen, de modo que estas se puedan cultivar y difundir a lo largo del territorio.

Esta huerta no es la única de que dispone la asociación que cuenta con otras  en la comarca del Eume.

Es realmente importante que exista una asociación con esta finalidad. El patrimonio de árboles frutales  antiguos es imprescindible preservarlo, manteniendo así la biodiversidad genética. Es necesario contar con la posibilidad de conseguir este tipo de frutales, por ello si alguno está interesado en estas variedades de frutales, puede ponerse en contacto con la asociación, que están abiertos a esta posibilidad. ©

Anuncios

Feria Rural

Aprovechando que estábamos por la zona el  pasado sábado, 25 de agosto, nos  fuimos a conocer la X Feria Rural celebrada en A Cortiña, en la zona de San Sadurniño, cercana a Ferrol. 

Cartel de la feria

En un entorno idílico  de “praos y salguieras”, cercano al río Xubia y al “arboreto” plantado por el conceillo se celebró esta feria que pretende cada año acercar y potenciar ciertos aspectos del mundo rural que se están quedando  desmarcados por los tiempos que corren.

Con sabores tradicionales

Con la participación de diferentes expositores y gran afluencia de gente, acompañado  por el tiempo muy agradable que hacía. Destaca esta feria por el intento que se hace  en la misma de dar a conocer al público las diferentes frutas tradicionales que todavía se conservan en la zona.

A través de concursos, catas de frutas, talleres y venta de productos se busca la difusión e interés en la conservación de este tipo de frutos que progresivamente se han visto desbancados de los huertos por el envejecimiento de los arboles antiguos y la ausencia de renovación por otros nuevos, al estar ausente  estas variedades locales del mercado viverista, que se centra habitualmente en lo que se le demanda desde la producción industrial, olvidándose de  este tipo de frutales, de menor interés económico.

Preparando los productos

Es por ello que también se acompaña la feria de diferentes actividades de formación para el público que se inscribe en la actividad, que pretenden  mostrar de forma muy inicial, cómo conservar estos frutales  a través de la poda y el injertado.

Por otro lado esta feria organizada con la colaboración de  la Asociación Galega de Froita Autóctona do Eume cuenta además con la participación de otras organizaciones preocupadas por la conservación de la biodiversidad tradicional,   que de este modo se dan a conocer en la zona como es el caso de El Club de Amigos de la manzana del Concello asturiano de Siero y de la Asociación El Prao de Luyas, de Piñel de Abajo, en Valladolid.

Nos gustó mucho aprender sobre la gran diversidad de frutas tradicionales  que se mostraron en la feria, e intentar identificar  algunas de las que nosotros tenemos, así como saber sobre  la diversidad de “maciñeiras  y pereiras” (manzanas y peras) que todavía se conservan.©

El uso de los vegetales en la historia

Semillero de arroz

Vainas de judías verdes

Cuando uno se dedica a las Ciencias Sociales, y además gusta de la horticultura sin querer  va acumulando información sobre el uso de los vegetales por los seres humanos,  y cómo  estos a lo largo de la historia se han ido convirtiendo en productos de frecuente consumo  y  necesarios.

Esta información se tiende a omitir o se da por sobreentendida. Hasta que uno se ve sorprendido por cómo el común de los mortales aunque  consume hortalizas y frutas y  quizá revise las calorías que aportan y si tienen vitaminas y fibra,   poco más sabe de la historia  los alimentos vegetales que toma.

Physalis peruviana

Saber de dónde vienen los alimentos que se consumen, y cuándo se comenzaron  a consumir nos ayudaría a entender  las carencias  que los hombres y mujeres de otras épocas tenían y las dificultades por las que pasaban cada día para llevarse algo a la boca. Nos ayudaría a colocarnos   bajo su piel y a entender su  vivir cotidiano.

La posibilidad de ir al supermercado y llevarte la bolsa de lechuga ya lista para el consumo, con un paquete de arandanos o de naranjas, esos ajetes fuera de temporada o  unas setas Shimeji,…  nos impide ver la realidad. La realidad de las dificultades que, a lo largo de centurias e incluso milenios, han tenido los seres humanos comunes y corriente, viviendo  en  la India o en  una aldea griega, o en ese  corral, sea en los Andes, o en Zamora,  para sacar adelante sus cultivos con  la incertidumbre del  frío clima en contra, la sequía destructora encima o con los robos de las cosechas en los huertos.

Tomates

Achicoria blanca

Al dar por sentada esta realidad como una verdad absoluta,  nos convertimos en unos grandes ignorantes  que ni siquiera disfrutan  de la conciencia de que en cuestiones de consumo los seres humanos del mundo actual asisten a un periodo de abundancia absolutamente desconocido en otras épocas de la historia de la humanidad.

Guisantes creciendo

Voy a realizar estas entradas con la intención de poner un granito de arena que quizá sirva para mis alumnos al dar una visión rápida de alguno de esos momentos históricos y del qué y cómo se producían los alimentos. Vamos a realizar un recorrido por el devenir histórico y ver qué era lo más frecuente en el plato  y huertos de la gente  en los  diferentes momentos de la historia. Relacionándolo en lo posible con aquellos cultivos que también tenemos en el huerto.

Plántulas de berenjenas

Así veremos los alimentos  y cultivos vegetales en el mundo antiguo desde Egipto hasta Roma. Los aportes realizados por el mundo musulmán. La pobreza alimentaria en general de  la época medieval.  Los cambios que trajo América a la dieta del Europeo. La revolución que aportó el siglo XVIII  en el cultivo de alimentos. Las formas de  sobrevivir con pocos alimentos en mi rincón del mundo, para finalmente llegar a la llamada revolución verde, con sus pros y sus contras. Para concluir con una entrada sobre qué nos traerá el futuro.

Patatas

Quedarán grandes lagunas que abordar, otras culturas y otros cultivos, pero estos  se hacen difíciles de abordar desde el huerto. ©

El bio charcoal

Cribando el carbón vegetal,  tras enfriar

Tras preparar el carbón vegetal el siguiente paso es  el más importante, debemos convertir este  carbón vegetal en biochar o biocharcoal.  Pero ¿qué es el biochar?  El biochar es un carbón vegetal,  un biocarbón que  actúa  como un contenedor poroso dentro del cual pueden tener  lugar diferentes procesos que en general mejoran las condiciones generales de la vida en el suelo. Debemos tener presente qué:

  • Por un lado es una forma eficaz de almacenar agua en el suelo, con lo que se minimiza la necesidad de riego. El  agua  a su vez puede ir cargada de nutrientes hidrosolubles, con lo que se reduce el lixiviado de estos.
  • Por otro lado  este espacio se convierte en hábitat idóneo para múltiples microorganismos del suelo, que  en función de su proliferación pueden cambiar la vida microbiana del suelo y las funciones que en el mismo se desarrollan.
  • El biochar es capaz de realizar un filtrado  en terrenos arenosos  de ciertas bacterias peligrosas.
  • Es rico en potasa y eleva el ph de los suelos, por lo que es muy aconsejable en suelos ácidos, reduciendo la acidez de ellos.
  • Es una forma eficaz de retener y almacenar, de forma estable y durante largos periodos de tiempo,  carbono en el suelo, por  lo que coopera en la reducción del efecto invernadero.
  • Cambia el intercambio gaseoso de emisiones de gases en el suelo, lo que influye en la vida de microorganismos y en las respuestas de las plantas.
  • Por su alta capacidad de absorción es capaz en suelos degradados de retener sustancias contaminantes, disminuyendo  la contaminación presente en las plantas.
  •  Se está investigando  muchos de estos procesos y otros que pudieran aparecer.

“Regado” con  los purines

En investigaciones realizadas sobre la “terra preta” amazónica aparece este material,  un material muy estable que puede permanecer en el suelo entre 500 y 7000 años, capaz de producir buenas cosechas, con buena capacidad de recuperación  de los suelos y de su biogeneración  nutricional.

Bajo el hielo

De todas las posibilidades que se pueden sacar del biochar nosotros nos hemos centrado en la que potencia el enriquecimiento de la vida en las bacterias del suelo.  En la naturaleza hay una regla básica que insiste en que todo espacio vacío tiende a llenarse, pero   en el caso del carbón queremos decidir cómo se va a rellenar este carbón vegetal, qué tipo de bacterias  habitarán estos espacios.

Por ello antes de verter a la tierra este elemento,  debemos  cargar  el carbón con una adecuada capa bacteriana, bacterias capaces de regenerar el suelo y de ayudar a la nutrición de las plantas.

Siguiendo instrucciones leídas en Internet hemos incorporado  las bacterias presentes en el humus de lombriz (a través de un té de humus), junto con las desarrolladas al elaborar el purín de ortigas. Además de ello también le hemos incorporado extracto fermentado de cebolla y extracto fermentado de consuelda. Todos estos extractos los hemos regado sobre el carbón vegetal y los estamos dejando trabajar.

El carbón humedecido está expuesto a la helada para que esta actúe sobre el carbón, meteorizando y fragmentándolo  en partículas menores por la acción del hielo. Ya iremos viendo los posibles usos del biochar y cómo lo emplearemos en el huerto. ©

Cómo hacer carbon vegetal

Carbón recién realizado

En el huerto hemos estado preparando carbón vegetal.  Queremos emplearlo en alguno de nuestros experimentos con los semilleros.  Era necesario para ello conseguir producir este material empleando algunas de las ramas de las podas que había disponibles  en el huerto.

Comenzando a prender

El carbón vegetal se obtiene mediante la combustión lenta  de madera,  limitando la cantidad de oxígeno  que esta recibe. El proceso es conocido bajo el nombre de pirólisis. Pero  realizar este proceso en grandes cantidades  requiere de procedimientos que se escapan a nuestras posibilidades, pero hacerlo en cantidades más modestas está a nuestro  alcance.

Quizá no sea el mejor carbon vegetal posible pero si creemos que nos podrá servir para lo que lo queremos utilizar,  experimentando con su uso e influencia en el  suelo y en la biomasa microbiana del mismo: bacterias, hongos, algas, micorrizas, ….

Se hacer arder la madera

Para hacerlo empleamos una cacerola vieja, dentro de la cual colocamos la madera y le prendemos fuego. Se hacer arder la madera prendiéndola desde abajo, de modo que vaya avanzando el fuego hacia arriba. Cuando se prende toda ella, tomamos la tapadera y la colocamos sobre la olla, cerrando la salida del humo salvo por una  pequeña rendija en la cacerola.

Se cierra con la tapa salvo una rendija

El fuego continúa ardiendo con poca cantidad de oxígeno, a una temperatura baja, inferior a los 450º. Con ello tendrá lugar la pirólisis. Lo dejamos ardiendo toda la noche y al día siguiente  el carbón ya está hecho. Ahora hay que irlo almacenando hasta que tengamos la cantidad que vayamos a necesitar.

Ya tenemos el carbón listo para su uso

Este proceso es importante  no realizarlo los días de viento, pues este aviva las llamas y  el control sobre la combustión disminuye, por lo que la cantidad final de carbon que se consigue  en relación con la madera utilizada es mucho menor que en un día en que no haya viento.©

Aperitivos en el huerto

Rojo y amarillo al alcance de la mano

Disfrutando los pepinillos

Disfrutando los pepinillos

A lo largo del verano y mientras que uno está laborando por el huerto, no se puede  menos que ir tomando un aperitivo. Pero estos aperitivos que se  disfrutan en crudo y en directo  no son siempre los mismos,  van cambiando según  avanza cada estación y dependiendo de en qué fase esté  cada cultivo.

Está claro que al hablar de qué se puede tomar directo del huerto, por un lado está mucho de lo hortícola, pero por otro  están las frutas y frutillas.

Revisando las frambuesas

Revisando las frambuesas

Pimentón tierno

Pimentón tierno

Entre las frutas la estación es la clave según van madurando. Este es un año  escaso respecto a otros. Perucos y manzanas,  pocos, los  que hay. Las frutillas han sido  más abundantes. Ahora tenemos las moras que están en sazón, tanto en su variedad silvestre como en la cultivada. También están las frambuesas remontantes en su segunda cosecha.  Aprovechando que el final del verano estimula  una nueva floración, hay en el huerto fresas, aunque  todavía no demasiadas. También comienzan a madurar las primeras  uvas, siendo este  año  abundantes las parras que por primera vez nos dejan conocer sus frutos.

Entre lo hortícola la mayoría de los tomates pequeños son una tentación en colores, tomates cherry amarillos, sugar de dulce sabor, el ácido  chispeante de los de rama pequeños,  el toque más acaramelado de los Osu blue, los negros americanos más acuosos, o los ….. Pero también en ocasiones los pimientos lo son. Resultan deliciosos los pimientos italianos recién recogidos, cuando van muy tiernos y este año hemos aprendido que los pimientos de pimentón  cuando están en las fases tempranas de su  desarrollo son una auténtica golosina.

Placer escondido dentro de la vaina

Placer escondido dentro de la vaina

Al picotear en el huerto con el calor un toque amargo no suele resultar molesto, por ello uno de esos pepinillos tiernos pueden ser un golpe  de  agua que se disfruta intensamente. Pero de entre  todas las delicias nada como un guisante tierno,  recién cogido,  y….. hablando de leguminosas  qué de unos  unos garbanzos verdes que unen el sabor salado de su exterior con la dulzura de su corazón. o las muelas tiernas , mucho más finas que los guisantes en su mejor sazón.

El color de la gula

El color de la gula

Cada época nos deja unos aperitivos diferentes  y esta en la que estamos es una de las más sabrosas en el huerto, pero siempre es conveniente, aunque el cultivo sea ecológico darle un golpe de agua antes de llevarlo a la boca. ©

El alma del huerto

Comienzan a echar brotes, listas para poner como tempranas

Comienzan a echar brotes, listas para poner como tempranas

Ajos

Ajos

Es en  estas épocas en que el huerto está en un  cierto impasse y las tareas de preparar los semilleros están comenzando  cuando se plantea uno  a veces qué bicho es el que le ha picado para meterse en estos berenjenales.

Visto desde fuera, a una cierta distancia emocional,  en el huerto unos pocos temas pueden ser apasionantes, otros divertidos, pero la mayoría resultan reiterativos cuando no aburridos.

Qué hay entonces en estas tareas que  consiguen atraparnos, incluso abducirnos?  ¿Por  qué una persona adulta  escoge libremente  e incluso con alegría  lo que  el sentido común nos dice que es trabajo, e incluso mucho trabajo? Por qué motivo  invierte un volumen de horas considerable de su tiempo libre, día a día, semana tras semana.

Viendo la vida, sin perder detalle

Viendo la vida, sin perder detalle

Tallos de pistacea vera crecidos este año

Tallos de Pistacea vera crecidos este año

Un huerto no es para cualquiera,  se requiere un cierto perfil para ejercer como hortelano. Se necesita una cierta capacidad de entrega a la voluntad de los hados. Una fe  en el  pulso que alimenta la vida y se  nutre del trabajo,  una cierta capacidad de ensoñación  que nos permita posponer la frustración del momento a cuenta de todo aquello que quizá llegue a suceder.

Pero el elemento esencial,  la magia intrínseca  más fuerte, la que más nos seduce,  es el poder que emana de nuestras manos año tras años. El poder de seducir la vida, de  crear y recrear, de ver crecer, madurar,  transformarse.  Ese poder hunde sus raíces en nosotros, y  con el  resurgir de la naturaleza año tras año  nos colma de maravilla, de expectación, de asombro.

Fuera el aburrimiento, bienvenido el rayo de sol que  hace perezoso el momento,  el canto del ruiseñor que comienza el cortejo.  El pulso de nuestro huerto marcha, oculto y sereno  bajo las rachas de aire frío que recorren estos días el terreno. ©

Esplendor de la puesta de sol

Esplendor de la puesta de sol