Archivo de la categoría: Técnicas

Colando voy

Nuestros primeros intentos

Colando voy. Así me encuentro ya que en esta época, donde, con el inicio de la calor, el crecimiento de las plantas y la proliferación de las plagas, vamos necesitando pulverizar los distintos extractos y abonos foliares que empleamos en el huerto.

Extractos y purines

Para la pulverización es importante el poder colar los extractos y los macerados con el menor residuo posible. Esto es especialmente importante en los fermentados donde las plantas empleadas y abonos crean en ocasiones poso que si se no se cuela bien termina obstruyendo las bocas de los pulverizadores.

La acción de colar los macerados lleva tiempo y dependiendo de la cantidad de líquido a colar y de la eficacia de los coladores que empleemos podemos encontrarnos ante una tarea engorrosa.

Por eso quiero mostraros este ingenio que vi en un vídeo del oriente asiático. Un ingenio que se puede elaborar con el cuidado que se quiera, pero que en realidad lo que se necesita es un par de palos (en mi caso toscos pero resistentes, de fresno), una cuerda y una tela cuadrada de entre 070 cm a 1 metro, adecuadamente tupida para actuar de filtro de nuestra maceración. Debe quedar colgado a cierta altura, pues la fuerza de la gravedad también ayuda. Pero cómodo para echar los preparados.

Los palos, que deben ser similares, se atan en cruz, es conveniente una unión sólida. Se cuelgan tomando de eje el centro de esa cruz. Se ata el trapo a una distancia equidistante del centro de la cruz. Debe colgar y hacer algo de bolsa. Luego se vierte el líquido en el interior y se mueve de forma circular para que el líquido pase a través del tamiz que estamos utilizando.

He probado diferentes modos, pero creo que lo más eficaz es colar lo tosco en un inicio y luego filtrar así lo más fino. Lo empleo en todo tipo de extractos fermentados (cebolla, ortiga, cola de caballo,…), en los macerados (manzanilla, ajenjo,…) abonos foliares y incluso en los vinagres que hacemos en la finca para eliminar la madre.

Funciona bien y es más rápido que los coladores que solía emplear. Solo queda limpiar el trapo y dejarlo listo para la próxima vez. Lo podemos hacer con agua o en seco eliminando los restos que quedan en el paño al secar. Se pueden tener varios dependiendo de los usos que queramos darle.©

Fukuoka y las bolas de semillas

Bolas de tierra y humus

Bolas de tierra y humus

Bolas  amasadas junto a las semillas

Bolas amasadas junto a las semillas

Este año hemos dejado como experimento la cebada en una zona donde estuvo el año pasado,  una parte del terreno  con la que ha nacido por su cuenta, para ver que da. En ello no vamos a invertir más que la tierra, pues  la semilla es de la  que ha nacido por su cuenta de la que había caido al recolectarla o  de antiguas matas.  La intención es ver si  podemos recogerla temprano y  poder  sembrar algo más tarde.

...

Semillas de cebada

Pero la cuestión es que una de las zonas del experimento presentaba poca planta de cebada y por ello mi marido decidió probar con el método de Masanobu Fukuoka,  realizando  bolas de semillas, lo que se llama el método  Nendo Dango, dentro de los principios de la Permacultura. Lo primero de todo fue prepara el material  y las bolas de arcilla y un poco de humus. No mezcló paja para que se mantuviera  compactas con el arcilla de la tierra y fuera más fácil el realizar las bolas y no se fragmentasen al extenderlas por el suelo.

Bolas ...

Bolas …

La idea era repoblar las zonas de menor densidad de cebada sin arar el terreno, esperando que cuando llegasen las lluvias se activasen las semillas.  Fue realizando bolas de arcilla y  una vez  acabadas  las trasladamos al lugar donde está la cebada  y las fuímos echando por el suelo.

... repartidas sobre el terreno

… repartidas sobre el terreno

El sistema es realmente curioso y permite no tener que realizar ningún tipo de acción de arado de la tierra, dejando el terreno tal cual y permite que con las lluvias las semillas se activen protegidas por la envoltura y abono que aporta la bola en si. De momento el sistema parece ir bien comenzando a germinar la semillas. ©

¿Por qué no les afecta el frío?

Cristales de hielo sobre hoja de remolacha

Cristales de hielo sobre hoja de remolacha

Esta es una cuestión interesante sobre algunas plantas de invierno, ¿porqué no les afecta el frío?

La sensibilidad al frío  no es lo mismo entre los distintos tejidos: Así la acción del hielo  en  las semillas, tejidos deshidratados y esporas  es muy escasa, de modo que los tejidos pueden mantenerse  estables hasta casi el cero absoluto (-273 ºC).

En tejidos hidratados, se pueden mantener las células  viables si el enfriamiento es  rápido, lo que impide se destruyan las células internas (por la formación pequeños cristales de hielo). La descongelación debe ser muy rápida tambien de -100 a -10ºC  para que no haya daños. Todo ello en el medio  natural es imposible.

acelga

Acelga

En el huerto  el enfriamiento nunca es tan rápido, pudiéndose romper las paredes celulares y el intercambio de fluidos  en las células y  provocando la deshidratación de las mismas y su muerte. Para controlar la acción del  hielo   tiene importancia  la aclimatación progresiva  de las plantas  que  evita el choque térmico dañino.

Cristales de hielo sobre berza

Cristales de hielo sobre berza

Pero para   poder sobrevivir  las plantas en invierno es importante   que conserven  el flujo  interno de la savia. Mantener la  capacidad para conservar las membranas  plasmática celulares intactas,  y con  ello permitir la retención de los  solutos que hay dentro de ellas.

Berza

Berza

Las membranas vegetales  tienen  una bicapa lipídica con proteínas y esteroles que crean los mecanismos para mantener regular el trasporte   e intercambio de iones y solutos  en las células, además de  las enzimas, base del metabolismo vegetal.

Las plantas sensibles al  frío  tienen la  bicapa lipídica con alto porcentaje de ácidos grasos saturados, que se  solidifican con el frío, haciéndose menos fluidos, con lo que se interrumpe la trasmisión  intracelular, rompiéndose el mecanismo de trasmisión de energía,  generando daños en los mecanismos fotosintéticos,  y la destrucción de los cloroplastos.

Las plantas resistentes al frío tienen más acidos grasos insaturados, que las sensibles, en su membrana. Estos ácidos grasos  en la etapa  de transición al frío  se incrementan. Aumentando  los lípidos insaturados y ciertas enzimas, bajando la temperatura a la cual  los lípidos de la membrana cambian,  manteniéndose los intercambios  dentro de las células a bajas temperaturas.

Cebada

Cebada

Se sospecha que algunos azúcares y proteínas inducidas por el frío tienen efectos crioprotectores, estabilizando proteínas y membranas en el proceso de deshidratación generado por las bajas temperaturas. Ejemplo son los cereales de invierno  que acumulan azúcares solubles (sacarosa) que ayudan a restringir el crecimiento de los cristales de hielo  y a resistir  la deshidratacióna los protoplastos. Especie de proteínas anticongelantes en las  células epidérmicas,  generadas a partir de un gen similar al de los animales que también poseen estas características.

Por ello en diversas investigaciones con trasgénicos se experimenta con enzimas para cambiar con ellas los niveles de sensibilidad al frío.©

¿Se aprende de los errores?

Guisantes y alforfón tardio, en septiembre

Guisantes y alforfón tardio, en septiembre

Dicen que de los errores se aprende,  también es cierto que uno tropieza al menos dos veces en la misma piedra,  además yo suelo ser cabezota, por lo que puedo tropezar bastantes más.

Solanum, con numerosos frutos, pero tardíos

Solanum, con numerosos frutos, pero tardíos

Judías tras la helada

Judías tras la helada

A lo largo del año ha habido decisiones que se han demostrado equivocadas posteriormente, aspectos que se pueden considerar errores a evitar para los próximos cultivos. Algunos de los que tenemos presentes son:

  • Debo evitar poner los calabacines  sin espacio suficiente para su crecimiento,  algo que nunca tengo demasiado en cuenta cuando los siembro. Este año los coloqué cerca de la soja y uno de los sucos de esta ofreció menor producción, lo que resulta lógico, pues los calabacines se les echaron encima.
  • Tengo que organizar mejor la plantación de pimientos. Este año, como en  otras ocasiones al comienzo de la temporada, tras helarse alguno de ellos se  terminó rellenado las hileras con lo que coincidió. Con ello  los pólenes se mezclan más y resulta más difícil  conservar las carácterísticas  de las  diferentes variedades de  pimientos.
  • Debo poner un poco más adelantada la cosecha de la patata tardía, pues tiendo a retrasarla a agosto y entonces su producción se reduce significativamente. Más tarde de mediados de julio es mejor no sembrarla.
  • No tiene sentido la siembra tardía de guisantes ya en agosto pues aunque llegan a dar flor nunca terminan de madurar, por lo que llegan los hielos sin recoger nada.

Sorgo granado

Sorgo granado

  • Para sembrar el maíz tengo que separar más la distancia entre los surcos, de modo que el aire corra mejor entre las plantas y la luz, las ilumine mejor. Debo buscar un sistema para disminuir la aparición de Tizón.
  • Si vuelvo a sembrar el alforfón o trigo sarraceno tengo que tener presente la fragilidad de sus cañas con el aire y debo intentar sembrarlo en su momento justo en primavera, tardío le cuesta madurar.
  • Tengo que  tapar  en cuanto llegue mediados de septiembre la cosecha de  los fréjoles tardíos, para que no me pille la primera  helada con ellos al aire libre. Si se tapan,  se conservan bien, y es una pena lo que me pasó este año con una parte de ellos. Cogí bastantes, pero si los hubiera tapado habrían dado más.
  • Debo intentar poner lo más temprano posible plantas de otras latitudes como  boniatos, solanum e incluso sorgo, pues requieren más calor, y así aprovechan mejor la  mayor temperatura del verano, de otro modo su cosecha es más reducida.
  • Debo mejorar en el cultivo de los puerros, adelantando su siembra a ver si consigo que crezcan con mejor tamaño.

El dejar constancia de los errores es un modo de intentar incorporarlos en la planificación futura para evitarlos, pero  al mismo tiempo hay aspectos de esos errores que  es una parte importante de aprendizaje o que incluso suponen  al mismo tiempo aspectos positivos como puede ser los beneficios que la siembra de leguminosas tiene para la tierra, al margen de la fecha en que esta  se realice. ©

Plantación del maíz

Plantación del maíz

Rotación de cultivos en el huerto

Detras del centeno se colocaron las escarolas

El huerto es un organismo vivo que está en permanente cambio a lo largo del año y ese cambio  para que sea saludable requiere ciertos ritmos que al ser un huerto de nueva creación están ahora en su tercer año  están comenzando a regularizarse y a establecerse  en el mismo.

Tras las cebollas, batatas y guisantes tardíos

Nabos en una zona donde antes hubo espinacas y garbanzos

En él  además de los árboles frutales y  los arbustos  tanto los ornamentales como los frutales  con su zona  bien definida y permanente, se encuentran el resto de los cultivos,  la mayoría de los cuales presenta una movilidad y  un desplazamiento entre  las sucesivas cosechas,  a lo largo  las diferentes siembras que se realizan en el ciclo de cada año.

Este cambio  de los cultivos  en las diferentes zonas del huerto se conoce con el nombre de rotación de cultivos. Es un técnica aplicada al cultivo  cuyo origen no tengo nada claro, pero que se ha desarrollado  y perfeccionado a lo largo de la historia de la agricultura.

En Europa adquiere  importancia,  con impacto en la historia, a partir del siglo XIII,  la conocida como Rotación Trienal  que vendría a sustituir al  sencillo sistema de la Rotación Bienal  (o Año y Vez) existente desde el mundo romano que    cambió los ritmos de crecimiento de la población y dio lugar a un periodo de bienestar vinculado al triunfo del gótico y al auge bajo medieval.

Sandías y melones sobre cebollas y repollos

Esta rotación trienal tuvo una larga tradicción  creándose hojas de cultivo que organizaban los ritmos de producción y  modos de vida de las comunidades agrícolas. En este sistema la introducción del barbecho y  el uso de ese barbecho en el pastoreo incrementó los beneficios que de las tierras improductivas se podían obtener.

Hasta el siglo XVIII no se introducen cambios en el sistema. Asociados esos cambios a la revolución agraria que se desarrolló en Inglaterra con el llamado sistema Norfolk o de  Rotación Cuatrienal. Este sistema implicaba la división de los campos en cuatro hojas de cultivo, dedicándose cada una de ellas a un producto diferente, con unas demandas y necesidades específicas. Su empleo aseguraban al agricultor el descanso de la tierra  de un producto a lo largo de cuatro años. Con ello la  tierra recuperaba los nutrientes demandados por la planta en cuestión, disminuyendo las enfermedades  y plagas entre cultivos similares  y aumentando la producción al incorporarse en los cultivos las leguminosas con su captación de  nitrógeno.

Maíz, donde estuvieron ajos y guisantes

Al dedicarse una de las hojas de cultivo a la producción de forraje  de leguminosas se incorporaban los animales dentro del sistema.  Así mismo los animales  aumentan la producción de abono y las leguminosas enriquecían la tierra con nitrógeno, fortaleciéndose  todo el sistema.

En los tiempos modernos con la introducción de fertilizantes químicos y el uso posterior de los plaguicidas, la mecanización de la agricultura, los  nuevos cultivos que entre otros aspectos incorporaban variedades de híbridos , …  con todo ello  se mejoraron  los sistemas productivos y ello llevó al abandono de la rotación de los cultivos   y la generalización del monocultivo, así como la separación de la producción animal de la vegetal. Se rompió el equilibrio.

Calabazas sobre las cebollas tempranas

Pero en  un pequeño huerto es importante ese equilibrio. En un huerto dedicado a una producción respetando el medio ambiente es indispensable la introducción de  prácticas de rotación de los cultivos  para asegurar un saneamiento de plagas y una mejora integral del sistema y en ello estamos. ©