Archivo de la categoría: Otros aprovechamientos

El bio charcoal

Cribando el carbón vegetal,  tras enfriar

Tras preparar el carbón vegetal el siguiente paso es  el más importante, debemos convertir este  carbón vegetal en biochar o biocharcoal.  Pero ¿qué es el biochar?  El biochar es un carbón vegetal,  un biocarbón que  actúa  como un contenedor poroso dentro del cual pueden tener  lugar diferentes procesos que en general mejoran las condiciones generales de la vida en el suelo. Debemos tener presente qué:

  • Por un lado es una forma eficaz de almacenar agua en el suelo, con lo que se minimiza la necesidad de riego. El  agua  a su vez puede ir cargada de nutrientes hidrosolubles, con lo que se reduce el lixiviado de estos.
  • Por otro lado  este espacio se convierte en hábitat idóneo para múltiples microorganismos del suelo, que  en función de su proliferación pueden cambiar la vida microbiana del suelo y las funciones que en el mismo se desarrollan.
  • El biochar es capaz de realizar un filtrado  en terrenos arenosos  de ciertas bacterias peligrosas.
  • Es rico en potasa y eleva el ph de los suelos, por lo que es muy aconsejable en suelos ácidos, reduciendo la acidez de ellos.
  • Es una forma eficaz de retener y almacenar, de forma estable y durante largos periodos de tiempo,  carbono en el suelo, por  lo que coopera en la reducción del efecto invernadero.
  • Cambia el intercambio gaseoso de emisiones de gases en el suelo, lo que influye en la vida de microorganismos y en las respuestas de las plantas.
  • Por su alta capacidad de absorción es capaz en suelos degradados de retener sustancias contaminantes, disminuyendo  la contaminación presente en las plantas.
  •  Se está investigando  muchos de estos procesos y otros que pudieran aparecer.

“Regado” con  los purines

En investigaciones realizadas sobre la “terra preta” amazónica aparece este material,  un material muy estable que puede permanecer en el suelo entre 500 y 7000 años, capaz de producir buenas cosechas, con buena capacidad de recuperación  de los suelos y de su biogeneración  nutricional.

Bajo el hielo

De todas las posibilidades que se pueden sacar del biochar nosotros nos hemos centrado en la que potencia el enriquecimiento de la vida en las bacterias del suelo.  En la naturaleza hay una regla básica que insiste en que todo espacio vacío tiende a llenarse, pero   en el caso del carbón queremos decidir cómo se va a rellenar este carbón vegetal, qué tipo de bacterias  habitarán estos espacios.

Por ello antes de verter a la tierra este elemento,  debemos  cargar  el carbón con una adecuada capa bacteriana, bacterias capaces de regenerar el suelo y de ayudar a la nutrición de las plantas.

Siguiendo instrucciones leídas en Internet hemos incorporado  las bacterias presentes en el humus de lombriz (a través de un té de humus), junto con las desarrolladas al elaborar el purín de ortigas. Además de ello también le hemos incorporado extracto fermentado de cebolla y extracto fermentado de consuelda. Todos estos extractos los hemos regado sobre el carbón vegetal y los estamos dejando trabajar.

El carbón humedecido está expuesto a la helada para que esta actúe sobre el carbón, meteorizando y fragmentándolo  en partículas menores por la acción del hielo. Ya iremos viendo los posibles usos del biochar y cómo lo emplearemos en el huerto. ©

Anuncios

Cómo hacer carbon vegetal

Carbón recién realizado

En el huerto hemos estado preparando carbón vegetal.  Queremos emplearlo en alguno de nuestros experimentos con los semilleros.  Era necesario para ello conseguir producir este material empleando algunas de las ramas de las podas que había disponibles  en el huerto.

Comenzando a prender

El carbón vegetal se obtiene mediante la combustión lenta  de madera,  limitando la cantidad de oxígeno  que esta recibe. El proceso es conocido bajo el nombre de pirólisis. Pero  realizar este proceso en grandes cantidades  requiere de procedimientos que se escapan a nuestras posibilidades, pero hacerlo en cantidades más modestas está a nuestro  alcance.

Quizá no sea el mejor carbon vegetal posible pero si creemos que nos podrá servir para lo que lo queremos utilizar,  experimentando con su uso e influencia en el  suelo y en la biomasa microbiana del mismo: bacterias, hongos, algas, micorrizas, ….

Se hacer arder la madera

Para hacerlo empleamos una cacerola vieja, dentro de la cual colocamos la madera y le prendemos fuego. Se hacer arder la madera prendiéndola desde abajo, de modo que vaya avanzando el fuego hacia arriba. Cuando se prende toda ella, tomamos la tapadera y la colocamos sobre la olla, cerrando la salida del humo salvo por una  pequeña rendija en la cacerola.

Se cierra con la tapa salvo una rendija

El fuego continúa ardiendo con poca cantidad de oxígeno, a una temperatura baja, inferior a los 450º. Con ello tendrá lugar la pirólisis. Lo dejamos ardiendo toda la noche y al día siguiente  el carbón ya está hecho. Ahora hay que irlo almacenando hasta que tengamos la cantidad que vayamos a necesitar.

Ya tenemos el carbón listo para su uso

Este proceso es importante  no realizarlo los días de viento, pues este aviva las llamas y  el control sobre la combustión disminuye, por lo que la cantidad final de carbon que se consigue  en relación con la madera utilizada es mucho menor que en un día en que no haya viento.©

Aceite de brotes de chopo

Vara de chopo contra el cielo azul

Vara de chopo contra el cielo azul

En el mes de enero, pese a las heladas, los brotes de los chopos están comenzando a abrirse.  No es que vayan a sacar ya sus hojas, pero es uno de los primeros árboles en comenzar a salir de la dormancia invernal.

Yemas en la vara

Yemas en la vara

El Populus nigra  pertenece a la familia de las salicáceas  y es  tanto en esta especie como en el resto de la familia  donde  las abejas pecoreadoras  acuden a recolectar los  propóleos que luego emplean en la colmena. En las zonas templadas es esta familia arbórea la principal fuente de dónde ellas los recolectan.

Las yemas de los chopos están recubiertas por unas brácteas  resinosas ricas en estos  principios activos. Aprovechando que ahora a finales del invierno la concentración de estos principios es más elevada vamos a aprovechar  antes de que se abran las yemas foliares  para realizar un aceite de brotes de chopo.

En la huerta hemos aprovechado que queríamos podar los tallos que han ido rebrotando, restos de la chopera preexistente.  Coger las yemass con las varas ya en el suelo ha sido fácil. Las mejores  correspondían a las varas más fuertes.

Yemas de color rojizo

Yemas de color rojizo

Lo primero que se percibe al recoger los brotes es que estos despiden un aroma intenso, dulzón, de toques avainillados, que recuerda al olor de las colmenas. Los dedos se van llenando de restos resinosos que se meten entre las uñas y cuestan de sacar de ellas.

Con las brácteas envueltas en resinas

Con las brácteas envueltas en resinas

Tras haber recogido los brotes por la mañana, en la tarde nos pusimos a la tarea.  Los brotes los colocamos en un cazo de acero inoxidable  junto al aceite de oliva. A fuego lento  lo fuimos cocinando. Conviene que este sea muy flojo o incluso al baño María, pues de otra manera la resina podría quemarse en el fondo del cazo.

Aceite frío

Aceite frío

Las brácteas se van abriendo y van liberando en el aceite su resina. El aroma   se hace intenso. El aceite se hace más denso y si al retirarlo del fuego se deja  que baje su  temperatura se hace  menos fluido.

Con el aceite caliente

Con el aceite caliente

Aceite de brotes de chopo

Aceite de brotes de chopo

Los usos de los brotes del Chopo  ya se describen en el Dióscorides. Este aceite   se emplea especialmente para cuidar la piel dañada: quemaduras, erupciones, heridas, micosis,  dolor articular, dolor muscular, … El único inconveniente es que tiene un perfume muy intenso, que hay que rebajar pues sino llega a resultar desagradable, por lo que a lo mejor pruebo a mezclarlo de base con alguna otra aceite más suave.

Aviso. Dependiendo de personas los propóleos pueden dar reacciones alérgicas, por lo que conviene probar su uso en una zona pequeña y sana  antes de emplearlo  de forma más extensa. ©

Para saber más: http://amzn.to/2j6cqc1

Hierbas,… desde el huerto con cariño

Sabores, aromas y olores del huerto

Sabores, aromas y olores del huerto

Detalle de la caja

Detalle de la caja

No es válido para todo el mundo, pero en estas fechas el huerto nos puede proporcionar un regalo muy especial, para aquellos que valoran  la producción ecológica de hierbas medicinales y aromáticas.  Un obsequio  que lleva  tiempo y cariño.  Aquí os presento las hierbas que he colocado en este presente.

Son hierbas y semillas recolectadas en su mejor momento. En el caso de las hierbas tuvimos que secarlas y almacenarlas hasta ahora,  las semillas además hubo que limpiarlas y seleccionarlas tras su recogida. En el proceso de secado se las ha mantenido alejadas de temperaturas elevadas  para que conservasen su mejor aroma y posteriormente  se almacenaron en un lugar  oscuro y seco, para mantener los colores y sus cualidades.

Son hierbas  ricas en posibilidades de uso. En unos casos  para infusión,  otras se pueden emplear en la cocina. Frecuentemente válidas en más de una aplicación, tanto  como elementos en la elaboración de cosmética como  por su carácter medicinal.

Con cariño

Con cariño

En mis cajas regalo este año he colocado un poquito del espíritu del huerto en los olores y aromas de la menta,  la manzanilla, el hinojo, el cilantro, la caléndula, la lavanda, la stevia, el tomillo, el epazote,  y el laurel.

Algunas de las especias

Algunas de las especias

La lista podría ser mayor, pero no de todas tenemos  excedentes suficientes todavía o las empleamos recién recogidas, por lo que en su momento no se secaron.  Así  faltaría meter en esta selección al orégano y  la equinacea, el poleo y  la melisa, el romero  y la salvia, la albahaca  y la ajedrea, …  Habrá que estar preparado para ocasiones futuras.©

Contenido de la caja

Contenido de la caja

Otras calabazas del peregrino

Calabazas del peregrino colgando

Calabazas del peregrino colgando

Cuando hablamos de calabazas del peregrino, usamos un mismo nombre para plantas de calabazas de tipos distintos. Todas ellas son  Lagenaria siceraria, todas tienen hojas y flores similares, pero sus frutos son  de formas muy diferentes.

Flor femenina

Flor femenina

Este año coloqué una hilera de calabazas preparadas para hacerlas colgar, pensando en un crecimiento similar al que habían tenido el año anterior.  Pero no ha sido así se han desbordado todas las expectativas de desarrollo que había tenido con ellas, ya casi desde el mismo principio.

Plantas invadiendo la zona

Plantas invadiendo la zona

Comenzaron a crecer y crecer sacando muy pocas flores en un primer momento y más tarde sacando flores pero sin que estas  llegasen a cuajar. Ha habido un problema con algunas cucurbitáceas en la polinización de los frutos durante un periodo del verano, pero en todo momento las calabaceras siguieron creciendo.

Otros frutos

Otros frutos

Frutos en crecimiento

Frutos en crecimiento

La siembra no salió como esperaba. Había intercambiado unas semillas y  pensaba que estaba sembrando del mismo tipo de calabazas cisne que ya tenía. Pero no ha sido así. Hasta que no  han aparecido los primeros frutos cuajados no  me he dado cuenta que de no era así.

La realidad es que apenas he sembrado  calabazas cisne,  de las que más han ido aparecido ha sido de las conocidas como calabazas de peregrinos. Esta es un tipo de calabaza empleada para ser vaciada y usada como recipiente para  el transporte  de líquidos.

Con el fruto ya mayor

Con el fruto ya mayor

El crecimiento de las calabaceras pronto superó los soportes donde estaba colocado, tanto el de ellas como el de las Chauchas que estaban a su lado. Este crecimiento se extendió sobre el kaki a cuyo lado estaban sembradas y más tarde sobre los laterales de las fresas.

Durante esta semana, en  uno de los  días de viento, parte de la estructura en la que estaban colocadas se cayó,  en parte debido a la propia fuerza del viento y en parte al peso y tamaño que están adquiriendo los frutos. Estos  son abundantes tanto en cantidad como en calidad, y se han ido multiplicado de forma sucesiva.

Conjunto vencido hacia un lado

Conjunto vencido hacia un lado

El próximo año habrá que tomar medidas al respecto, estoy pensando en construir una barraca del mismo estilo que la de los tomates, de forma que puedan elevarse del suelo sin riesgo alguno de que se caigan. ©

Cosechando flores

Manzanilla de la cosecha de este año

Manzanilla de la cosecha de este año

En estas fechas está comenzando la cosecha de flores en el huerto.  No es que esta sea una producción importante en el huerto, pero a lo largo del año realizamos la recolección de numerosas flores y no suele ser con una intención ornamental, sino con otros fines de los cuales los medicinales son algunos de los más importante.

Rosas Damascenas, de impecable olor

Rosas Damascenas, de impecable olor

Lavanda  exquisita

Lavanda exquisita

El poseer un huerto ecológico nos permite realizar una producción también ecológica de las flores. Esto es importante para alimentar a una cantidad abundante de insectos que se alimentan con sus néctares y sus pólenes, pero además de ello también nos permite tener flores para nuestro propio uso con toda seguridad y confianza.

En estas fechas ya hemos realizado la primera siega de las flores de manzanilla, puesta a secar a la sombra en los días calurosos que ahora comienzan a hacer, en pocos días estará lista para su consumo.

Están comenzando a florecer las rosas Damascenas y las rosas  gallica, y recogeremos sus pétalos para realizar algún preparado con ellos.  No tardarán mucho en poderse recoger las caléndulas y un poco más adelante las doradas flores del Hipérico, ambas con un poderoso poder medicinal.

Son muy numerosas las plantas que alcanzan sus mayores concentraciones en principios activos justo cuando comienzan a florecer. Este es el caso lavandas, mentas, poleos, salvias.  tanacetos, ajenjos, … los gordolobos,  las equináceas, de las milenramas y oréganos  que están en su mejor momento también en flor.

Con las gotas de rocío entre los pétalos

Con las gotas de rocío entre los pétalos

Pero las flores también se pueden llevar a la mesa. Las borrajas, caléndulas,  junto con los capullos de salsifí se podrán incorporar a alguna ensalada, pues resultan sabrosos. Así como las flores de calabazas y calabacines en una fritura. Y sin duda ninguna, flores como la coliflor, el brécol, o el exquisito romanesco  son dignos de mencionar en esta relación, en la que posiblemente dejaremos sin incluir alguna destacada. ©

Equinácea hermosa

Equinácea hermosa

 

Nidos con calabazas

Cosecha de calabazas de Peregrino, cuello cisne

Cosecha de calabazas de Peregrino, cuello cisne

Por ser este el primer año en que  cultivamos las calabazas de peregrino (Lagenaria siceraria) nos interesaba  saber cómo era su postcosecha, por ello las dejamos secar a su aire. La cáscara en algunos casos se ha ido  llenando de manchas de moho aunque al final, al retirar de ellas las pipas, han quedado  perfectamente secas.

Este año no hemos realizado ninguna artesanía especial, lo dejaremos para otro, pero como decidimos fomentar la presencia de aves en el huerto quisimos emplearlas para  realizar otra variante en los tipos de nidos.

Con los ahujeros ya listos

Con los agujeros ya listos

No es un uso creado por nosotros, a estas calabazas se las emplea con ese fin. Para realizar los nidos lo que se hace es vaciarlas de las semillas, realizando un orificio en una de sus finas paredes, a través del cual se extraen semillas y  otros restos. El tamaño del orificio determina el tamaño de los pájaros que pueden anidar en ellas. La mayoría serán para pájaros pequeños.

Encajada entre los troncos

Encajada entre los troncos

En un primer momento tomando referencia de Internet, pensamos en proteger  el exterior de las calabazas, barnizándolas o dándoles cera, pero luego decidimos que lo mejor era cultivarlas y tener calabazas suficientes para  renovar los nidos cada año. La razón es que sería difícil poder vaciar anualmente las calabazas  de todos los restos del nido viejo  y en esos restos permanecen  parásitos de un año para otro como ácaros y garrapatas, que se alimentan de la nueva nidada debilitándola. Lo mejor será quemar los viejos nidos al finalizar la temporada .

Listo para ser ocupado

Listo para ser ocupado

Pensábamos en ponerlas colgando mecidas por la brisa, pero mi hijo decidió que era mejor encajarlas  entre los troncos, de modo que las afectase el viento lo menos posible, dado que en el huerto  en ocasiones puede ser intenso. Al final así han quedado  colgando de las ramas. ©