Archivo de la categoría: Tomatillos

Tomatillos a su aire.

Frutos de este otoño

Este año cuando me quise dar cuenta se había hecho ya tarde para sembrar los tomatillos, o Physalis ixocarpa. Pensé que otro año sería. Pero pronto me di cuenta que las plantas que habían nacido entre los garbanzos como malas hierbas, totalmente a su aire y asilvestradas, eran tomatillos.

Plantas con farolillos con el fruto en crecimiento

Al quitar las hierbas y cavar los garbanzos deje unas cuantas de esas plantas, dado que  los garbanzos no se veía que tuvieran muchas oportunidades ya que iban bastante tardíos. Allí en las hileras con los garbanzos han estado todo el tiempo. En unos casos aprovechándose del agua, en  las pocas ocasiones en que se han regado. En otros sobreviviendo a la dureza del verano.

Plantas a finales de agosto

Las plantas han estado a su aire. Han demostrado que son una especie capaz de asilvestrarse de forma espontánea. Sobreviviendo primero la semilla en el invierno y luego la planta  a lo largo del verano, con muy pocos recursos.

Mediados de septiembre

El crecimiento de las plantas ha sido lento, pero  en estos momentos ya tienen frutos listos para recogerse.  Es una pena que no haya llovido nada en el otoño, de ese modo la cosecha habría sido mayor.Pero todavía están a tiempo, si cayese algo de agua, ya que están llenas de fruto.  Este año intentaré  probar la salsa verde.©

Anuncios

Tomates verdes fritos

Tomatillos verdes antes de su uso

Tomatillos verdes antes de su uso

Matas con fruto

Matas con fruto

Los tomatillos, también llamados tomates verdes,  se desarrollaron bien a lo largo del verano y  a finales del mismo e inicios del otoño hemos estado comiendo sus frutos.

Por ser su primer  año a los Physalis ixocarpa los dejamos crecer a su aire, pero en cosechas sucesivos va a haber que limitar y organizar su crecimiento, pues lo hacen de forma muy  descontrolada.  Este año han tenido muchos frutos, pero estos no siempre han sido un tamaño adecuado, por lo que pienso que si se controla su crecimiento y se vas podando las ramas,  sus frutos tendrán mejor crecimiento.

Algunos de los más grandes

Algunos de los más grandes

Desde que supe que estos tomatillos eran estos los verdaderos protagonistas de la receta de tomates verdes fritos, tenía muchas ganas de poderlos  probar.  Los tomatillos son la hortaliza real  empleada en la receta  original. Cuando por aquí alguien hace tomates verdes fritos con los usuales, se está arriesgando a que la  presencia de  la solanina que estos tienen le puedan generar algún tipo de trastorno alimentario, dependiendo del grado de tolerancia de cada  uno a la misma. El hombre  a lo largo de su relación con las solanáceas se ha ido adaptando a la solanina, pero no todos los organismos reaccionan igual, puede haber intolerancias serias en algunas personas.

En rodajas

En rodajas

Para preparar los tomatillos fritos les quitamos la envoltura que los recubre, los lavamos y  cortamos en finas rodajas en torno al  medio centímetro.  Luego los empanamos usando harina, leche, huevo batido con algo de sal y pimienta  y pan rallado. A continuación los freimos en aceite de girasol.

...

...

En la sartén

En la sartén

El sabor de los tomatillos es muy diferente al de los tomates.  El toque que tienen,  ácido y  frutal, resulta  muy refrescante y agradable. Seguiremos probando sus posibilidades. ©

¡Tomates verdes fritos!

¡Tomates verdes fritos!

Cultivando tomatillos

Planta comenzando a florecer

Planta comenzando a florecer

Physalis ixocarpa, conocidos popularmente como tomatillos, tomate verde, tomate de cáscara dura, miltomate, … es una planta de la familia de las solanáceas que es originaria de México y que este año he empezado a cultivar en el huerto, aunque hasta ahora no ha llegado al mismo.

Plantas en el semillero

Plantas en el semillero

Su fruto  es muy empleado en la zona de Centro América, sobre todo para las salsas verdes,  y otros platos, motivo por el cual tenía curiosidad sobre ellos y sobre sus posibilidades de cultivo en mi zona.

Lo primero de todo fue sembrarlos en un semillero protegido contra las heladas, pues es una planta como la mayoría de las solanáceas sensible al frío y al hielo. Como este año las temperaturas han sido tan anómalas  con subidas  y posteriores caídas y dada la fragilidad aparente de las planta establecí un periodo de transición, durante el cual los he colocado en un contenedor, un brick de la leche,  primero a la sombra y más tarde dentro  del invernadero, esperando a que se estabilizase  el tiempo.

La siembra la realicé en tierra de semillero similar a la empleada  para tomates y pimientos, y las plantas parecen responder de forma adecuada, manteniendo un buen nivel de crecimiento.

En los brick de la leche, esperando el trasplante

En los brick de la leche, esperando el trasplante

Ahora,  cuando ya  haya pasado el  momento en el que las plantas  puedan peligrar en el exterior, los tengo que llevar al huerto, realizando su traslado  definitivo a tierra. En teoría las plantas ya enraizadas no deberían sufrir apenas. Es el momento en que voy a aprovechar para colocar junto a las plantas un poco de ceniza, dado que he leído que requieren una cierta cantidad de potasio. Pero quizá los lectores de México nos puedan aconsejar cómo tratarlas para conseguir la mejor cosecha. ©