Archivo de la categoría: Calabaza de Cabello de Ángel

Año de calabazas

Calabazas alargadas, tamaño medio

Calabazas alargadas, tamaño medio

Pese haber ido este año la siembra muy tardía, al ser este un año excepcional  en tan altas temperaturas, las calabazas se han dado  muy bien. De hecho ha sido el mejor año de calabazas de todos los tiempos en el huerto con una gran diversidad de tipos y buenos tamaños. Con la excepción de unas pocas semillas que puse al principio y que al quedar a la sombra no se dieron bien, las demás han tenido una producción muy abundante.

Calabaza redonda de Castilla

Calabaza redonda de Castilla

La mayoría se sembraron allí donde no colocamos nada más, en la zona norte del huerto, en una hilera vertical que recorría buena parte de la orilla de la valla. Se  sembraron a finales de junio y a sembraron a pleno sol, con espacio abundante, en una zona donde el terreno no estaba demasiado trabajado y  donde le pudimos meter algo de agua a lo largo del verano gracias a la existencia de mangueras de goma, cuando se veía que sus hojas iban desmayadas.

Calabaza Butternut

Calabaza Butternut

Calabaza de Mallorca

Calabaza de Mallorca

Las plantas en general se pusieron a crecer a lo loco. Así   en la zona que estaba entre las patatas  ocuparon todo el espacio e  invadieron los surcos que estaban cerca de ellas.

Calabazas grises de Valencia

Calabazas grises de Valencia

En único inconveniente de una siembra tardía aunque la producción sea abundante puede ser la maduración de las calabazas y que pueda llegar  antes de tiempo  una helada temprana.  Con el primer punto no ha habido problema. Dadas las temperaturas del año la maduración se ha ido adelantando. Lo de la helada ya no tiene remedio, aunque habíamos recogido una tanda y no fue de esas heladas bestiales, pero con todo  las hojas tiernas de las calabazas ya se vieron achicharradas.

Hojas heladas de las calabazas

Hojas heladas de las calabazas

Calabazas Scorn y Baby Bear

Calabazas Acorn y Baby Bear

Llegamos a tiempo de recoger la cosecha de calabazas, aunque dejamos en las plantas aquellas que van todavía  verdes para que terminen de hacerse. Sin duda todo un éxito con un buen número de tipos de calabazas:  Calabazas redondas  y grandes de Castilla, de la gris mediana de Valencia, de las Butternut de tamaños y  formas variados,  de  las largas de Mallorca,  de las de cabello de Ángel,  de las americanas, algunas suecas,  de las Potimarron,  y algunas otras … ©

Calabazas de Cabello de Ángel

Calabazas de Cabello de Ángel

Una sola calabaza

Se extiende desde la valla

Se extiende desde la valla hasta aquí

Todo lo que aquí veis corresponde  a una única planta de calabaza Cabello de Ángel. Ocupa una parte importante de  la zona. Nació por su cuenta  hacia la mitad del terreno  de  siembra, junto a los pistachos nuevos y al lado de unas sandías plantadas.

Calabazas bien desarrolladas

Calabazas bien desarrolladas

En su momento hubo que elegir entre  si arrancarla o no, pues estaba invadiendo los demás cultivos,  pero como las calabazas Cabello de ángel habían nacido mal decidí dejarla, y  la fui orientando hacia las orillas, para que molestase lo menos posible.

Con hojas grandes y muy verdes, en un primer momento  las flores no cuajaron, y esto creo que fue la clave de su gran crecimiento, se dedicó a echar ramas,  sin frutos que limitasen su crecimiento (lo mismo les sucedió a otras calabazas). Posteriormente la planta fuerte y saludable produjo   flores que se polinizaron  y se han seguido  polinizando hasta hace poco, en un número abundante. Calabazas que dado su  gran tamaño no ha tenido dificultades en criar.

Y no están todas, solo las maduras

Y no están todas, solo las maduras

Las calabazas que hay son grandes, limpias y regulares. Está claro que esta variedad es autofértil, pues esta bien alejada del resto de calabazas, que por lo demás no han servido para nada desde que se inundaron.

Hojas quemadas por el hielo y el sol

Hojas quemadas por el hielo y el sol

Ahora hemos ido cortando todas aquellas calabazas que estabán ya  maduras (las que presentan  un dibujo  bien marcado  y un color blanquecino).  Poco tiempo le queda para madurar al resto dado que en esta semana ha habido una de las noches en que ha helado, marchitando las hojas  de la calabacera. ©

 

Cosecha de calabazas 2012

Calabazas grises valencianas junto a otras

Hasta ahora no os he contado del resto de la cosecha de calabazas que hemos cultivado en el huerto este año. Algunas  de las que teníamos del año pasado no las sembramos y por contra otras se han desarrollado mejor, pero en conjunto no ha sido un mal año para ellas.

Calabazas de Cabello de Ángel

Las coloqué en el trozo donde habían habido cebollas durante el invierno que fueron de las primeras en ser consumidas, tanto para  cebolleta tierna como para  emplearlas como calçots.

El lugar estaba abonado para las cebollas y  no me molesté en cultivar la tierra, sino que meramente  preparé las hoyas de cultivo donde iba a colocar las semillas de las  calabazas,  coloqué en cada una de ellas un buen puñado de humus y un par de semillas.

Calabaza Butternut

Teniendo en cuenta lo seco que venía el año, una vez hecha la hoya, les pusé paja de cobertura tapando la tierra, para que retuviera la humedad. Este paso  era  necesario para que germinaran las semillas y  para que ayudara a las plantas en las primeras fases de su desarrollo conservando la humedad  hasta que  las calabazas con sus hojas cubriesen el suelo lo suficiente para evitar la evaporación del agua del suelo.

Zona de las calabazas

Libando en la flor

Las calabazas nacieron bien, pero les costó arrancar. En las primeras etapas apenas cuajaban frutos, y de hecho hasta que no llegaron las abejas no se comenzaron a ver calabacitas.

El  verano supuso una abundante cantidad de flores, de las que cuajaron un montón de calabazas.

Así tenemos  además de las calabazas que ya os he mostrado: calabazas valencianas, calabazas Butternut,  calabazas   de forma redondeada y crecimiento irregular, a las que se suman las calabazas de Cabello de Ángel que fueron muy abundantes  y con buen crecimiento y las calabazas americanas que ya os mostré en el verano.

Butternut y americanas: winter squash

Suficientes calabazas para todo el año, pues  si se colocan en un lugar bien aireado y donde  estén secas se conservan bien y muchas de ellas sobre todo las valencianas tienen una gran resistencia y  vida muy larga, pudiéndolas consumir a lo largo de todo el año. ©

Más calabazas

Calabazas cabello de angel madurando

Cucurbita moschata  a punto de recolectar

En crecimiento

Poco más que regar hemos hecho a lo largo del verano con las calabazas. Ahora ya se acerca la temporada de recolección de las mismas. Este año nuestra cosecha es un tanto desigual. Por un lado he reducido el número de tipos que hay en el huerto, no porque así lo haya deseado, sino porque algunas de ellas no nacieron, por lo que vamos a echar en falta a algunas.

Comienza a cambiar de color

La calabaza de cabello de ángel no es una planta tan exuberantes  e invasiva como otras calabazas, pero si tiene también un buen crecimiento. Con hojas ligeramente diferentes en sus formas que el resto de las calabazas, más redondeadas  y cierto parecido a las hojas de las parras, aparecen también en ocasiones  decoradas  con un moteado,  una degradación tonal sobre el envés de las mismas siguiendo la línea de las nervaduras. Se podría considerar a estar calabazas  como una versión más amable que el resto de ellas.

En el huerto no es necesario un volumen considerable de estas calabazas, con unas pocas  plantas nos haremos con calabazas suficiente para confitar.  Es una calabaza que mientras está su fruto creciendo presenta una tonalidad más intensa, de un brillante color verde, pero como con un diseño de aguas en un tono más claro. Conforme las calabazas van madurando por un lado dejan de crecer y por otro las vetas jaspeadas claras  se intensifican, mientras que los tonos de verde se apagan.

Planta y hojas

Hay que esperar a que las calabazas lleguen a esta situación para pensar en cortarlas. También podemos fijarnos que el pedúnculo que la enlaza a la planta   suele  ponerse más seco y sarmentoso, con menos humedad. De todas formas las calabazas suelen dejarse en la planta hasta que haya peligro de alguna helada, que siempre es conveniente no lleguen a padecer pues podría afectar a su conservación. Por ello ante el  aviso de descenso de la temperaturas  con riesgo de heladas recogemos todas las calabazas  que estén maduras, dejando solo aquellas que todavía estén en fase de crecimiento.©

Las calabazas de 2011 y su conservación

Recién recogidas

Calabazas variadas

El año pasado no fue un buen año para nuestras calabazas. Inicialmente se criaron bien y crecieron pero luego con la llegada del calor dejaron de prosperar. Algunas de ellas enroscaron el borde de sus hojas que se amarronó y en otras apareció algo de araña roja. Pienso que quizá en algunas los ratones llegaron a hacer galería por debajo.

Pese a todo ha habido más calabazas de las que vamos a consumir, aunque no todas ellas llegaron a crecer todo lo posible.

Calabazas confiteras junto a otras de cáscara dura

Pero una vez producidas lo importante de la calabaza es conservarla pues es un fruto que si se cuida bien puede resistir sin problemas el año o  a veces incluso más, todavía queda alguna de las calabazas rosadas y grandes del año pasado, Eran demasiado grandes y están en el garaje ocupando sitio, seguro que por dentro están mermadas, pero  no se han podrido aún.

Calabazas en gris

Calabaza larga mallorquina

Para que la calabaza resista bien debe estar bien criada cuando la cortemos, y madura. Al cortarla es necesario respetar parte del pedúnculo al meno, cuando no entero. Debemos procurar que cuando recojamos las calabazas estas no hayan sido sometidas a heladas intensas, pues entonces en modo alguno nos duraran mucho tiempo.

Calabaza Butternut

Pero no todas las calabazas duran el mismo tiempo, una buena parte del secreto de su conservación está en relación con el tipo de calabaza que es. Tenemos calabazas de cáscara fina y de cáscara gruesa, su resistencia es diferente también.

Calabaza Totanera de asar

Pero sabre todo la clave fundamental del almacenamiento de la calabaza es que esta se almacene en un lugar seco y bien aireado donde no puedan afectarla la acción de los hongos y podredumbres que son los que pueden acabar con ella, pues las calabazas poseen algo que estos microorganismos desean: nutrientes y humedad interna para alimentarles.

Calabaza roja

Por ello un pajar, un desván, un garaje pueden ser un buen lugar siempre que esté bien aireado. No está demás un mínimo de higiene en su recolección, no emplear al cortarlas herramientas que puedan trasmitirles podredumbres, dejarlas secar antes de almacenarlas si estuviesen húmedas o con tierra. ©

Cabello de Ángel

El cultivo de las calabazas

Primeros pasos

Hoja verdadera

La familia de las Cucurbitáceas tiene en las calabazas  comestibles uno de sus mejores exponentes. Las calabazas comestibles  este año las he alejado del resto de los cultivos y las he colocado en una hilera  cerca de sandías y melones y alejadas de casi todo lo demás. Veremos que tal resultan.

Semillas

La tierra donde las he plantado  es la zona donde tuve el abono verde de centeno, al cual allá a  finales de marzo le dimos la vuelta y lo metimos bajo tierra. Este trozo  a finales de abril se abonó   con abono de caballo y se dejó esperando la siembra de las cucurbitáceas.

con fuerza

De entrada al estar la tierra bien cargada de humedad,  cuando las sembré allá a comienzos del mes de mayo cuando vi que por el desarrollo del año ya parecía no iba a haber ninguna helada, las semillas germinaron pronto y salieron con fuerza, fuerza que las ha mantenido en crecimiento desarrollando raíces profundas y  de hecho para la fecha en la que estamos, son respecto a otros años,   las que a estas alturas han tenido más desarrollo.

...creando grandes hojas..

... con fuerza y vigor

Hilera de calabazas

Las semillas se pusieron  en hoyas, dentro de las cuales se colocaron tres semillas, separadas las  hoyas entre si como unos 60-80 cm, todas ellas en hilera y dejando un canal de riego a lo largo, por si por razones del  año hubiese que regarlas, aunque en aquel momento no lo pareciese.

De las dos hojas básicas las planta pasaron pronto por las primeras hojas verdaderas, para desarrollar grandes hojas y para así mismo  producir largos  tallos rastreros, que pueden a modo de  enredadera alzarse sobre el terreno y  hay algún elemento donde puedan apoyarse, en los nudos de estos tallos la calabaza puede desarrollar raíces que colaboran en el mantenimiento general de la planta.

Expandiéndose

Y en esta etapa del crecimiento nos hallamos, las plantas salvo dos grupos del extremo que las planté un poco más tarde están todas ellas  muy fuerte sy expansivas y ya se están desplazando hacia la zona de sandías y melones, a los que parecen querer invadir.

 Este año hemos puesto menos tipos de calabaza, entre otras cosas porque todavía hay calabazar por consumir, sobre todo de las más grandes, es muy dificil administrarlas de forma eficaz, pues no hay animales que las coman y se terminan pudriendo.

Tipos  de calabaza sembrados:

  • Calabaza Mallorquina
  • Calabaza grande naranja
  • Calabaza naranjo-amarillenta pequeña
  • Calabaza de cabello de Ángel

Flores de calabaza

Estas calabazas están ahora comenzando a emitir las primeras flores.  Esas flores grandes  naranjas, que también gustan a la  Oxythyrea funesta.©

La Calabaza de Cabello de Ángel

Planta de Calabaza de Cabello de Ángel

Fruto de la Calabacera

Cuando  hablamos de la calabaza  de Cabello de Ángel  apenas dijimos nada.  Me la he dejado al final para poder hablar de ella aparte.

Es una calabaza interesante dentro del huerto. No alcanza el gran  tamaño de planta y fruto que adquieren algunas de las otras, pero es una calabaza  que también se extiende por el huerto, que gusta de las tierras bien abonadas, con una gran capacidad para hundir sus raíces buscando los nutrientes.

Presenta un aspecto moteado curioso, tanto en las hojas  con ese dibujo que se aprecia  en ellas como en el fruto de cáscara moteada en verde y blanco.

Semillas de Calabazas Cabello de Ángel

Suele crecer al principio del verano sin preocuparse de fructificar, con un follaje abundante, pero desde agosto comienzan a verse sus frutos, estos no alcanzan los grandes tamaños de sus hermanas, pero con una calabaza o dos en el huerto con sus frutos de 2-3 kilos hay calabaza de Ángel suficiente para hacer todo el cabello de Ángel que podamos comer. No le aplicamos ningún tipo de poda a las calabazas, aunque posiblemente si deseamos ejemplares grandes la poda podría hacer que estos llegasen a tamaños mayores, es un tema que podemos practicar el próximo verano.

Respecto a las semillas estas calabazas son totalmente diferentes del resto de las calabazas que conozco, pues mientras las demás son de color blanco, o amarillento, las de esta son de color negro, tal y como se ve en la fotografía.