Archivo de la categoría: Frambuesas

Cuidando las frambuesas

Frambuesas remontantes

Frambuesas remontantes

Frutillas de buen tamaño

Frutillas de buen tamaño

¡Me encantan las frambuesas en verano! Las frambuesas que producen a lo largo  del verano  son las frambuesas remontantes. Frambuesas que dan flores en los extremos de cada tallo. Son frambuesas de gran tamaño, lustrosas  que de forma sucesiva a lo largo de este tiempo  van floreciendo y engordando.

Nosotros tenemos  frambuesas remontantes en dos zonas. Cada una de ellas en áreas opuestas alrededor del estanque. La idea es que aprovechen la mayor humedad y frescor que hay en el entorno del agua. Las que mejor están son  las de la zona oeste, Junto a los caballones.

Estas frambuesas  se encuentran localizadas a la sombra de unos chopos que hay en el límite entre las dos fincas y se benefician de la sombra y frescor que esta sombra aporta en el verano.  Están también en un área donde la tierra queda levantada respecto a la zona de los bancales, con lo que al tiempo que están más frescas, están más  saneadas. Todo ello les sienta bien.

Frambuesos junto a la valla y los chopos

Frambuesos junto a la valla y los chopos

Son un grupo de frambuesas que apenas necesitan atención, salvo algún riego de vez en cuando. Estas frambuesas tuvieron una red en primavera, pero se le quedó pequeña y las cañas crecieron a través de ella. No les había prestado atención, pero no podía dejarlas así pues de que comenzaran a echar las flores y la fruta ya no podría retirar  las ramas.

Caña creciendo a través de la red

Caña creciendo a través de la red

Por ello hubo que desenredar a mano, y a continuación colocar postes para elevar a la altura suficiente. Luego ha habido que recolocar  la  red para que cubriera mejor todo el conjunto. Ahora están ya produciendo con ganas. Aunque son una tentación que no suele llegar a casa. ©

Frambuesas este otoño

Variedad de frambuesos remontantes con alguna frutilla podrida

Variedad de frambuesos remontantes con alguna frutilla podrida

Un otoño tan largo como el que hemos tenido este año permite el disfrute de ciertos lujos en el huerto. Uno de ellos ha sido el de tener una buena cosecha  las frambuesas remontantes.

Al final de agosto cargados de fruta

Cargados de fruta

Pero no todo ha sido leche y miel en el paraíso, a algunos tipos de frambuesas  cuando la fruta está madura no les gusta demasiado el agua y  en un año como el actual, con un otoño de lluvia abundante,  el deterioro de esta se hace inevitable.

Más pequeñas y menos acuosas

Más pequeñas y menos acuosas

Hemos comido muchas frambuesas, pero también es cierto que se han podrido otras tantas.  No hemos podido estar tan al tanto de ellas como era necesario. Al llover y humedecerse la fruta, los hongos aumentaban y luego ya no era adecuada para ser comida.

Este otoño nos ha confirmado algo que ya sabíamos. Lo  bueno que es tener diversidad en los cultivos, que se adapten a la variabilidad de las  condiciones climatológicas.  En frambuesos remontantes nos hemos enterado que tenemos dos tipos diferentes:

Todas las cañas ofrecieron su cosecha

Todas las cañas ofrecieron su cosecha

  • Las que hemos visto en años anteriores, de una carnosa y sabrosa fruta. Abundante en producción.
  • Otro más, de fruta mucho más menuda. Este último, hasta ahora en su emplazamiento anterior era de una sola  cosecha. Pero en el huerto nos ha presentado una abundante cosecha otoñal.  Con fruta de menor tamaño que el otro, pero mucho más resistente frente al agua. Por lo que ha sido el  frambueso que más hemos disfrutado este año.
Pero con la red a punto

Pero con la red a punto

Desde finales de agosto, todo el mes de septiembre, el mes de octubre y todavía hasta ahora siguen teniendo frutillas en las yemas florales de sus tallos principales. Un goce para nosotros y para los pájaros si nos descuidamos con la red. ©

Trasplante de frambuesos

Entre la grama

Entre la grama

Después de llevar las frambuesas casi cuatro años en el mismo lugar, hemos decidido que hay que cambiarlas de sitio, pues la zona donde estaban, está totalmente invadida por la grama.  Esta se cuela  entre sus raíces y se hace imposible sacarla incluso ahora que todavía el terreno está relativamente blando.

Zanja en paralelo al camino, junto al almendro

Zanja en paralelo al camino, junto al almendro

En el huerto  tenemos cuatro tipos diferentes de frambuesos en activo. Cada uno de ellos tiene  unas carácteristicas diferentes, y en tres de los casos las plantas son abundantes.

  • Dos, son del tipo remontante, es decir de doble cosecha: una al final del verano y otoño cuando los brotes del año  florecen en sus puntas,  la otra  en la  primavera del año siguiente, esas mismas varas  sacan  yemas de los brotes laterales que crecen y  desarrollan fruta en sus extremos. El tamaño y el sabor de la fruta es diferente entre ellos.
  • Los otros dos tipos son de una sola cosecha. También  muy diferentes entre si, pues uno de ellos es muy espinoso  y  más acido en su sabor.
Grama metidoa entre las raíces

Grama metida entre las raíces

Los frambuesos ya había comenzado a cambiarlos de lugar el año pasado. Saque a finales del invierno unas cuantas plantas  de uno de los remontantes a uno de los laterales del huerto y este  otoño coloqué de los de una cosecha  junto a la valla, pero hasta ahora no había decidido quitarlos  todos de la zona donde los tenía concentrados.

Los que he trasplantado ahora los he colocado  en zonas más saneadas de grama, en lugares fáciles de regar: en uno de los casos, los remontantes de fruta más gorda,  junto al estanque;  los otros dos de una sola cosecha, en frente del almendro,  y bordeando el camino de la zona de cultivo principal.

Hilera de remontantes

Hilera de remontantes

La tarea ha sido laboriosa. Primero preparar los diferentes  hoyos, removiendo la tierra del fondo.  Posteriormente con la laya he ido levantando las plantas procurando mover lo menos posible las raíces, pero sin dejar grama entre ellas, con lo que en ocasiones había que hacerlo.  Luego se trasladaban las diferentes plantas a cada  hoyo, se colocaban dentro, se abonaban con humus, se cubrían con tierra, se apretaba la tierra en torno a las raíces  posteriormente se cubrían con paja y se regaba todo por encima.

Ahora ya solo queda mantener el riego, hasta que prendan, lo que teniendo en cuenta la humedad de la tierra no será  un problema. Además habrá que poner  algo  para sujetar las cañas. ©

Se acabaron las frambuesas

Últimas frambuesas d e 2013

Últimas frambuesas d e 2013

Coloreando

Coloreando

Se acabaron al final las frambuesas. Hasta esta semana pasada  hemos estado todavía comiendo de ellas. Las últimas ya estaban un poco  heladas, pero aun así ricas.

Son los frambuesos remontantes los que nos han estado dando fruto. Dos tipos diferentes en forma y sabor de frambuesos remontantes de los que hemos estado recogiendo fruto desde final del verano.

Cosecha del otoño

Cosecha del otoño

Me gusta en especial esta cosecha de otoño. Madura más lentamente y en presencia de menos temperatura y más humedad, razón por la que las frutillas se encuentran en su momento óptimo y no como la frambuesa de verano que suele verse cocida por el exceso de calor.

Recolectando

Recolectando

Por ese motivo tengo intención de ampliar la plantación de frambuesos remontantes y restringir el resto de las frambuesas, aunque no eliminarlos. Además los frambuesos llevan colocados en el mismo lugar ya más de tres años y están llenos de grama, por lo que se hace necesario un cambio de emplazamiento.

Remontantes invadidos por la grama

Frambuesos remontantes invadidos por la grama

Ahora, ya finalizada la recolección de frutillas, antes de que el terreno se ponga congelado por las heladas, He estado comenzando a   cambiarlas de lugar. Ya habíamos decidido alejarlos de la proximidad de las  parras.  Los emplazamientos se han elegido teniendo en cuenta las carácterísticas especiales de las frambuesas.

Los frambuesos  de verano los he  colocado en la zona cercana al canal de desagüe, cerca de la valla, en un área donde los fresnos mantienen la sombra en las mañanas de verano y donde los frutales que están creciendo en la zona ayudan a incrementar el espacio de sombra. Al ser fruta de pleno verano creo que le vendrá bien comenzar tarde en la mañana a recibir radiación solar.  Ha sido rápido pues ya  tenía cavada la tierra de orilla de la valla donde las he colocado.

Zona de trasplante para los de verano

Zona de trasplante para los de verano

Los frambuesos remontantes de cosecha principal los voy a poner cerca del estanque en un área por donde rebosa cuando se le llena en exceso. Una zona fresca, pero de abundante sol. Los otros remontantes están cerca de ella y han respondido bien. Voy a ampliar la superficie plantada.  Lo intentaré hacer a lo largo de la semana, siempre que el tiempo nos lo permita. ©

Poda de verano de los frambuesos

Plantas de frambueso no remontante

Ya se  terminó la cosecha de este año de los frambuesos no remontantes. Ha sido un año de cosecha abundante, de hecho algunas frutilla se han secado y perdido en las cañas por no dar abasto. Ha sido tanta que he decidido retirar una de las hileras de frambuesas no remontantes, pues creo que con una bien cuidada será suficiente, si es como este año y eso si,  manteniendo la red, de forma que salvo algún pajarillo, nada más se coló dentro.

Tallos jóvenes y tallos viejos

Pero precisamente porque ya terminó  voy a  probar a retirar la madera vieja   y las cañas  que ya han dado fruto y dejar que crezcan y se desarrollen las plantas de este año. En teoría debería funcionar y coger más fuerza al tener todos los nutrientes concentrados en las cañas nuevas. Además al abrir un poco la vegetación debería ventilarse  bien este área que de otra manera podría desarrollar algún tipo de  enfermedad fúngica.

Tallos mezclados

Las cañas (nuevas y viejas) se distinguen enseguida, el color y   las pequeñas espinas,  en las jóvenes, que cubren la superficie de las cañas no nos permiten equivocarnos al cortarlos

Aprovecharé también para  cavar y abonar los frambuesos, aunque de momento todavía  lo he hecho. También estoy regando  semanalmente las frambuesas para que se mantengan  vigorosas y echen tallos más fuertes.

Frambueso remontante tras la poda

La cosecha de los remontantes tiene ya muchas cañas vigorosas que comienzan a echar flores para la cosecha verano-otoño. También he eliminado  en ellos las hojas y cañas del año pasado que han dado su segunda cosecha esta primavera, y he visto cómo algunos de los tallos más pequeños de este año ya habían dado fruto, pero entre toda la maraña  que había era imposible verlos, por lo que  al despejar de cañas viejas ya  improductivas espero que  cuando fructifiquen  las nuevas no se nos pasen por alto.

Nuevos frutos, algunos ya estropeados

Algunos de estos frutos estaban echados a perder, pues asfixiados entre todas estas cañas y  caídos en contacto con el húmedo suelo  las frutillas se han podrido. ©

Frambuesas en julio

Cosecha de frambuesas

Ahora en los inicios de julio los frambuesos están en  plena producción. Es uno de los momentos del año junto con el arranque de la producción de las fresas  en que un  pequeño huerto como el nuestro que todavía no tiene árboles de tamaño suficiente para tener una carga significativa de fruta, se encuentra con un excedente claro de producción.

Mora de Logan

“Morones…

…bajo la red”

Este año la producción viene retrasada, pues se mira la producción  del año pasado ( es lo bueno que tiene un blog como diario de producción) nos encontrábamos a mediados  del mes  junio con el momento más abundante  de la cosecha de frambuesa.

Remontante

Frutillas en diferentes etapas de maduración

Todos los frambuesos  salvo el remontante amarillo están en plena producción: Tanto el remontante rojo, como el de una cosecha , como la mora de Logan, así como otro remontante de fruta más ácida y más pequeña, del que hay menos plantas.

El año ha venido muy seco y aunque se  ha regado  en la primavera un poco  he tardado bastante en meterles el agua en cantidad, como suele gustarles, entre otras cosas porque el sistema  de riego del estanque no estaba todavía en funcionamiento y eso ha repercutido un poco en el tamaño de las primeras tandas de fruta, pero posteriormente se han regado bien  y con calma lo que ha ayudado a que las  frutillas sucesivas hayan sido más jugosas.

Vista general de la red

Lateral de la Uva espina

La red

Ahora la producción de fruta nos carga de antioxidantes, de los que disfrutamos todos. Este año los tordos que andan a la frambuesa somos nosotros, en vez de las aves, la razón está en que si que anduve lista y  montamos una red mucho más sólida que la de años anteriores, casi parece un voladero para pájaros y así salvo que un día nos olvidemos de cerrar   que todo es posible, no nos las comerán.

Rubus Autum Bliss

Además de estos frambuesos  esta primavera  en el huerto se  han introducido en los laterales de la  huerta, cierta distancia  de estos otros, dos  tipos frambuesos más ligeramente diferentes de los demás: uno más alto y asilvestrado, de fruta pequeña, pero muy oloroso, el equivalente a las fresas salvajes en frambueso, y el otro de fruto mayor que el anterior, a caballo entre el  de una cosecha y   el más ácido, con un aroma muy agradable.  pero ambos de una sola cosecha. ©

Preparando las frambuesas rojas

Tras acabar con  la limpieza y abonado de las Uvas espinas el siguiente  paso en la tarea ha sido comenzar a organizar  los frambuesos, las cuatro  hileras de frambuesos tanto con los frambuesos remontantes y los no remontantes y de esta hay dos tipos.

Lo primero de todo ha sido podar la madera vieja que es siempre fácil de distinguir en esta época del año, pero ha habido  que soltar las cuerdas primero.

Avance y expansión de las cañas

También teníamos que eliminar las hierbas que se habían ido metiendo entre las raíces y  preparar para  arar un poco entre las hileras, pero para ello se debían de desplazar las cañas que se habían separado mucho de la zona  en la que estaban plantadas  y había  que recogerlas y sujetarlas, para que cuando llegue la primavera y se llenen de peso no terminen en el suelo de cualquier manera cuando sean arrastradas por el aire, o por el peso del agua en las hojas.

Atado

Ahora es el mejor momento para realizar este trabajo pues las cañas todavía no han dado señal ninguna de que tengan yemas, por lo que el riesgo de romperlas es escaso. Desde el momento en  que le salen los brotes a las yemas de los frambuesos se hacen  bastante frágiles y  en algunas especies se rompen con facilidad.

Sujetando las cañas del Rubus idaeus, o frambueso rojo no remontante

Es una tarea pesada que había que hacer, sobre todo porque la grama se había ido infiltrando entre las raíces, pero  poco a poco se ha terminado. Es conveniente que cuando  removemos alguna de las plantas  y esta sea plantada otra vez se le vaya añadiendo agua, pues esta primavera es muy seca y la tierra apeñas esta humedecida. Deberíamos aportar agua durante unas semanas más, impidiendo que la tierra se reseque en esas plantas, por lo que puede ser adecuado marcar las plantas para saber donde regar o  bien regarlas todas.

Restos de flores del frambueso refloreciente, que hay que eliminar

Frambuesos reflorecientes, con cañas laterales

Nosotros hemos aprovechado al cavar para meterle un poco de humus  por toda la hilera adelante cuando la tierra estaba removida, cerca de las raíces, impidiendo así que el humus se reseque por lo que la acción de las bacterias humíficas es mayor o al menos eso dicen.

Las plantas están fuertes. superando muchas de ellas el metro y medio de altura, por lo que esperamos una buena cosecha.

Para sujetarlas otros años colocaba entre dos estacas cuerdas e iba atando las cañas a las cuerdas, pero este año había largas y finas  varas de chopo, lo que ha permitido atarlas en las estacas de los extremos por cada lado quedando las cañas sujetas entre ambas varas, de momento he colocado en algunos casos  una fila en otros dos, pero se puede fácilmente poner más si fuese necesario. ©