Archivo de la categoría: Biopreparados

Tierra de diatomeas (I)

Planta de tomate con tierra de diatomeas en polvo

Desde hace un par de años  llevo usando la tierra de diatomea en el huerto.  Estas son  uno de los insumos foráneos que entra en  el huerto,  y lo usamos tanto como  complemento  nutricional como en la  gestión  y control  de plagas del mismo.

Las diatomeas son algas unicelulares con una cubierta exterior realizada en sílice opalino. Como seres vivos todavía siguen existiendo en la actualidad, pero las que nosotros estamos usando  son un recurso creado y almacenado  hace millones de años, en la reserva geológica de la tierra. Algas fósiles que se formaron en las  tempranas eras geológicas. Como depósitos geológicos   los más abundantes son pertenecientes  al periodo del jurásico, dentro de era secundaria.

Las diatomeas en el huerto tienen una triple función:

  • Por un lado  como enmienda, para enriquecer con nutrientes la tierra, ya que su composición química es a base de: Silicio (SiO) 70,30%, Carbonato Cálcico (CaCO4) 27,70%, Calcio (CaO) 15,50%, Sulfato de Cal (CaSO4) 0,17%, Magnesio (MgO) 0,42%, Fósforo (P2O5) 0,11%, Potasio (K2O) 0,17%, Hierro (Fe2O3) 0,40%, Aluminio (Al2O3) 1,10%, Cloro (Cl) 0,04%.
  • Por otro  como insecticida  y fungicida ecológico para  el control de plagas, ya que la tierra  de diatomeas es eficaz  y se puede pintar, espolvorear  o pulverizar directamente sobre las plantas.
  • Empleado en las épocas de máxima luz solar,  y bañadas las superficies con ellas  se reducen  los niveles de exposición de las plantas frente a la luz solar  y con ello la incidencia de posibles golpes de calor, sobre todo en plantas sensibles a estos aspectos como es el caso de los pimientos.

En los tomates para el control de los Vasates

En su uso como insecticida lo más recomendable es su empleo pulverizadas sobre las plantas, para ello las diluimos  en agua. Se consigue así un reparto equilibrado del producto. Este llega a más sitios, tanto en el haz como en el envés de las hojas. Se bañan también con ello los troncos. Pero en polvo funciona también bien.

En los troncos para el control del pulgón Lanígero

Conseguimos eliminar por contacto los insectos, al tiempo que  al quedar las plantas bañadas con  la  pulverización de las hojas, se ayuda a controlar aquellos que puedan aterrizar sobre ellas y los hongos  que puedan atacarla, al tiempo que todos los restos del producto  que terminan en el suelo  sirven  de nutriente para las plantas.©

Extracto fermentado de Hiedra

Muro con hiedra, huerta del pueblo

Este año  ha sido un año de resultados muy desiguales en la producción de  judías verdes pues las cultivadas en  las primeras etapas  del verano fueron duramente atacadas por la araña roja frente a las tardías, apenas  afectadas por ellas. Buscando soluciones para combatir esta plaga llegamos a la elaboración de  un  extracto fermentado  realizado con las hojas y tallos tiernos  de la  hiedra, Hedera helix. Purín que ha funcionado bastante bien para el control de la araña roja.

La Hedera helix es una planta trepadora de hoja perenne, empleada con fines medicinales por la industria farmacéutica y considerada tóxica para el ser humano en uso casero, especialmente sus frutos. Es una planta que externamente puede producir dermatitis alérgica, hay que tener precaución con su uso.

La planta es rica en principios activos tales como: la hederina, glucósidos, ácido málico, otros ácidos, rutina, quercetina, … Todas estas substancias de la  planta hacen que el  extracto fermentado de  hiedra   tenga  una acción insecticida y repelente de insectos. Con especial acción sobre ácaros como  la araña roja, la mosca blanca, los pulgones,…

Para elaborar nuestro purín de “yedra”  tuvimos que pasar por la huerta del pueblo, en cuyas paredes es residente habitual. Allí crece a su aire sin ningún producto tóxico a su alrededor. Necesitábamos  unos 1,5 kilos de hojas para mezclar con 15 litros de agua (libre de químicos y  de ph neutro).  Una vez recolectada se troceó  y se mezcló con agua en un bidón de plástico, dejando  como 1/3 libre. El bidón se cerró, pero no de forma hermética.

Los extractos fermentados es conveniente airearlos todos los días, dándoles vueltas durante unos minutos.  En el proceso de fermentación la hiedra va  descomponiéndose durante unos 10-15 días, dependiendo de las temperaturas que haya. En el proceso va soltando gases que resultan malolientes. También tiende a formar espuma. Al final del proceso los olores  y la espuma se reducen considerablemente.

Al finalizar las dos semanas se debe colar el líquido resultante, que quedará listo para utilizar.  A la hora de usarlo se puede usar  rebajado del 5% al 10%, según  la superveniencia de la plaga, en una aplicación continuada, cada 3 días durante al menos 9 días. De esa manera se eliminan tanto los insectos  de ese momento como aquellos  que pueden ir saliendo de las puestas  sucesivas.

En nuestro caso funcionó para la araña roja en  aplicación al 10%. También lo usamos para el pulgón rojo del  tomate, pero aquí como estaba siendo tan resistente incrementamos la concentración al 20%.

Una parte del producto  no lo usamos por lo que lo envasamos para aplicaciones posteriores. Su conservación dura unos meses, pero su eficacia depende de cómo lo tengamos envasado y se reduce con el paso del tiempo.©

Cultivo de biopreparado de Microorganismos de montaña

Como ya os hemos ido contando  en otras ocasiones estamos interesados en el tema del desarrollo de microorganismos para enriquecer el suelo, por ello vamos a realizar esta versión de una receta de cultivo de microorganismos eficientes, encontrada en Internet y desarrollado en Cuba. Es la receta de René.  Taller de biopreparados con microrganismos eficientes.

Levadura, azúcar, suero y leche

 

Este biopreparado pretende el cultivo de microorganismos (hongos, bacterias, levaduras,..) que hagan más fértil el suelo y permitan adquirir mayor desarrollo a los cultivos. Se realiza a partir de elementos al alcance de cualquier explotación, por lo que de su realización todo son ganancias.

Diferentes mantillos

Para realizarlo necesitamos: Mantillo de hojas, recogidas en áreas sanas y ricas en microorganismos naturales, libres de químicos, mejor de cuantos más variedades podamos conseguir  de ellas. En nuestro caso han sido por un lado una mezcla de roble, castaño y pino, a la que añadimos mantillo de chopo, más mantillo de encinas.  A esto le añadiremos   salvado de trigo. Además le incorporaremos  agua, libre de substancias químicas, en la que habremos disuelto  levadura de panadero, más suero y leche, junto con el azúcar.

Empezamos mezclando las hojas en una superficie limpia, sea sobre un plástico  o en el interior de la carretilla. A continuación eliminamos todos los palos y piedras que pudiera haber.  Mientras se va mezclando, homogeneizando y rompiendo las hojas.

Comprobando la mezcla

Se han mezclado previamente la levadura con el suero, parte del agua, la leche  y azúcar.  Se ha removido y agitado bien, para disolver el azúcar. Cuando la mezcla está uniforme se le va incorporando el líquido poco a poco. Hay que llegar a un punto en que está húmeda y ligada la materia, sin que  esté en exceso mojada.

Colocando las capas de hojas en el bidón

Almacenamiento de 1 mes

A partir de ahora tenemos que almacenar esta materia para que los microorganismos puedan trabajar sobre ella. Para ello tenemos que colocarla en un recipiente que podamos cerrar para que no entre aire. Se va colocando la materia dentro del cubo en capas que se van comprimiendo poco a poco para eliminar el aire de entre ellas. Se presiona la materia hasta alcanzar el borde superior, dejando un espacio libre como de unos 10 cm.

En este momento se cierra el cubo y se le va a colocar a la sombra durante un mes, tiempo durante el cual se estarán multiplicando en su interior los microorganismos de montaña (MM). En otra entrada posterior os explicaré  cómo los hemos usado.

Cebolla y ácido giberelico

Cáscaras para el extracto de cebollas

Ya os he comentado en alguna ocasión que soy una creyente en el extracto fermentado de cebolla y  de forma circunstancial ha coincidido  el localizar una información, que ayuda a explicar  y justificar el por qué resulta tan eficaz en  alguno de sus usos.

Tiene ello que ver con el  ácido giberélico. Este  es una hormona presente en las plantas que se encarga de regular el crecimiento de las mismas. Todo ello está relacionado con la división  celular. Esta es  la razón  de que  esta fitohormona  sea capaz también de estimular la germinación de semillas.  Habitualmente el ácido giberélico con fines  comerciales  se extrae del hongo  Gibberella fujikuroi, que se desarrolla en las plantas de arroz.

Pues bien  hay  un  estudio en la red que habla de cómo de las hojas verdes  del Allium fistulosum (la común cebolleta) se obtuvo un extracto en etanol, en el que era evidente la presencia  de ácido giberélico.  Con este extracto se realizaron diversos  estudios comparando su uso con el de la fitohormona comercial, así como con una muestra de control.

En este estudio se   establecía una correlación entre el  empleo de este extracto de etanol  y el desarrollo en la plantas  de tallos de mayor vigor, más follaje y  mejor germinación. Apareciendo, por la presencia de  esta  fitohormona,  unos niveles de resultado casi equiparables a los obtenidos con el empleo del ácido giberélico de carácter comercial.

Este es un fenómeno que  ya  había observado con  el uso del extracto fermentado  de cebollas en el suelo.  Por ello creo que esta correlación  no es exclusiva  de la cebolleta y sus hojas verdes, sino extensible a las liliáceas de esta familia y al resto de partes de las mismas.

En mi caso  uno de los usos que suelo darle es cuando se dan problemas en las plantas asociados al desarrollo en el suelo de diversos hongos. Entonces  es recomendable el mantener el uso del extracto en el suelo durante cierto tiempo y así aparecen  estos beneficios colaterales. Su uso favorece en las plantas una tendencia al crecimiento más intensa y se desarrolla más masa foliar, incluso cuando las circunstancias climatológicas ya no son  las más indicadas para ello.

A partir de estos datos debo  reconsiderar el modo en que empleo las cebollas y su extracto  y quizá tenga que ampliar las formas de usarlo. Debo  considerar  el realizar un extracto en etanol siguiendo las indicaciones dadas en el estudio,  y ver qué sucede con su uso bajo ese  formato. ©

Extracto fermentado de Consuelda

Consuelda Rusa

Una vez más quiero hablaros de los  purines que empleamos en el huerto. El principal uso que le estamos dando a la Consuelda rusa a lo largo del verano  ha sido  el de realizar con sus hojas extracto fermentado de ella.

Con este sistema los nutrientes extraídos por la Consuelda  desde el subsuelo al que tiene acceso a través de sus profundas amplias raíces, se liberan en el agua. Este  proceso de fermentación   tiene lugar  durante unas 2 semanas.   La duración del proceso de fermentación está en  relación  inversa  con la temperatura ambiental, a más temperatura menos tiempo.

Tras el corte, la planta se regenera con rapidez

Cortamos la consuelda, la troceamos y la ponemos en un recipiente que no sea metálico.  La mezcla la realizo directamente en el huerto por lo que la cantidad de planta fresca no suele ser pesada, pero  en función de la misma el extracto va a ser más concentrado o menos.

Suelo emplear agua de riego, pero lo ideal recomendado es el uso de agua de lluvia o al menos un agua no calcárea.

Las plantas troceadas deben ser removidas  a lo largo del proceso, para facilitar la fermentación y aireación de la mezcla. Durante esta acción se hace uno consciente de lo mal que huele este extracto. Esto suele ser lo más común en la elaboración de todos ellos, pero en este es bastante desagradable el olor.

Las burbujas aparecen en el proceso de fermentación

Durante el proceso de fermentación  se liberan los nutrientes y otros elementos   acumulados en las hojas: Nitrógeno, Fósforo, Potasio, oligoelementos como  Boro, Calcio, Cobalto, Cobre, Cromo, Hierro, Magnesio, Manganeso, Molibdeno, Sodio, Azufre, y Zinc. Además en la consuelda  hay alcaloides como la alantoína, pyrrolizidine y symphocynoglossine, mucílagos,  taninos, saponinas, asparragina, inulina, resinas, ácido fenólico,…

Se forma así un cóctel de minerales, enzimas y  hormonas que posteriormente diluidos  con agua se pondrán a disposición de aquellas plantas que queramos  tratar.  Hay que tener en cuenta por lo que se lee por ahí  la riqueza de este extracto en potasio,   por lo que será interesante su uso  en todo lo que tenga que favorecer primero la floración  y  luego el desarrollo de los frutos.

Se hace necesario colar bien el líquido resultante

Pero  la riqueza de elementos y las características de estos hacen que se emplee para estimular  las células de aquellas plantas que no tienen  un buen desarrollo o para cicatrizar las heridas  tras la poda o regenerar los tejidos después  de una granizada.

Para  su uso es frecuente la dilución del mismo en agua en un porcentaje que varía según los resultados que se pretendan conseguir. Lo habitual viene siendo en un 20%, pero puede ir mas concentrado para tratar una herida, o más disuelto si meramente es un riego de mantenimiento, ya  en el otoño. Se puede emplear tanto como abono en el riego como abonado foliar. ©

Extracto fermentado de ajos y cebollas

Cultivos del huerto

Cultivos del huerto

En un  año con un invierno y una primavera  tan húmeda como los pasados el   desarrollo de abundantes micosis a lo largo del verano era fácil de preveer. Con todo uno nunca está lo suficiente preparado para ello, o no actúa con la regularidad necesaria que prevenir  con métodos naturales lo que este problema conlleva

Este es el motivo de la importancia del uso regular de los extractos fermentados de ajos y cebollas. Hasta este  verano  lo normal era  hacer una pequeña cantidad de extracto fermentado pero este año hemos pasado a realizar un bidón completo del mismo.

Bidón con el extracto fermentado de cebollas y ajos

Bidón con el extracto fermentado de cebollas y ajos

En el purín fermentado utilizo preferentemente  todos los desechos de ajos y cebollas, desde las cáscaras que es lo más habitual, como los tallos florales cuando no me interesa su uso para otros fines,  como  los porretos de las cebollas tiernas,  los  restos de cáscaras y pieles cuando se  limpian para su almacenamiento, así como en ocasiones, aquellos ajos y cebollas que se quedan viejos, restos de  la abundancia del año anterior.

Restos de la cocina

Restos de la cocina

Cuando están frescos los echo  directamente al bidón mezclados con agua, cuando están secos  puedo guardarlos esperando su uso.  Dentro del bidón inician su fermentación cambiando de color  el agua.  Este  agua   y los restos de las cebollas, va a estar un número indeterminado de días  dentro del bidón. Iremos sacando el líquido y colándolo, para usarlo, conforme sea necesidad.

La razón  de usarlo es variada:

  • En unos casos para rociar toda la huerta de forma sistemática. Es cuando mejor funciona todo y conviene hacerlo al menos cada quince días.
  • Siempre que  las hojas  se vean con algo de mildiu u oídio, con manchas rojizas o negras, ….
  • Para mojar la tierra alrededor de aquellas plantas que teniendo humedad se ponen un poco tristes y  amarillean sus hojas.
  • Para tratar los troncos de algunos árboles que  desarrollan grietas o exudan resina,…

Es una tarea que tenemos que mantener durante todo el tiempo, mientras se mantenga el calor, pues  la persistencia de los biopreparados es baja.©

Desojando la margarita: Extractos si, extractos no

Rúcula creciendo con vigor

Rúcula creciendo con vigor

Fruta sin marcas

Fruta sin marcas

Cuando uno tiene un huerto  es frecuente que en su mantenimiento  le crezcan los enanos bajo las piedras. La práctica hortícola muchas veces es la suma de una carrera de fondo, junto a una carrera de obstáculos.

En esas circunstancias uno de las prácticas más beneficiosas  para el huerto que deja unos resultados más interesantes es el uso frecuente de extractos fermentados en el mismo. Su empleo tiene un efecto preventivo que repercute especialmente en  la expansión de las plagas, frenándolas, en el control de los hongos que se reducen, en el fortalecimiento de la planta que se vigoriza.

...

Tomates madurando

Su uso puede buscar combatir un problema concreto pero  el huerto se beneficia de un  tratamiento general preventivo. Empleado de forma sistemática en todas las plantas del huerto, se nota un vigor y nivel de verdor y crecimiento , que disminuye en comparación con el adquirido por aquellas que no están recibiendo los beneficios de los extractos.

Los extractos empleados  pueden ser muy variados, dependiendo de las plantas que cultivemos en el huerto. Son de destacar  en el nuestro los extractos de ortiga, tomate, cebolla, caléndula, diente de león,…

Plantas sanas

Plantas sanas

Su uso puede centrarse tanto a nivel de las hojas como sobre el suelo, dependiendo de qué aspectos deseemos combatir o estimular. Pero en ambos casos sus resultados se pueden apreciar, al cabo de muy poco tiempo.

Preventivo ante el otoño

Caqui  ante el otoño

Ahora a comienzos del otoño es un buen momento para fortalecer las plantas frente al invierno y para luchar contra algunas enfermedades criptogámicas, que debido a la humedad se están dispersando por el huerto. ©