Archivo de la categoría: Bichos en el huerto

Hembra del escarabajo Ciervo Volante

Hembra de escarabajo ciervo volante

Este que vemos aquí,  Lucanus cervus,  o ciervo volante, corresponde al  escarabajo más grande de Europa, siendo los machos mucho mayores que las hembras y de mandíbulas mucho más espectacular. Pertenece este escarabajo a la familia de los  Lucánidos,  y suele habitar cerca de bosques de cuya madera muerta se alimentan sus larvas.

La que nos hemos encontrado es una hembra, aunque su tamaño es respetable cercano a los 4 cm.  Se encontraba entre la hierba y meramente la hemos retenido brevemente para hacerle una entrevista. Este es un escarabajo protegido por la legislación, pero aunque no lo fuera,  dadas sus características  es importante conservarlos. Los insectos saproxilófagos juegan un papel significativo en el reciclaje de la madera muerta de los bosques

Es relativamente frecuente por la zona del noroeste peninsular,  y es en este periodo, sobre todo el mes de julio cuando suele vérseles, momento en que  machos y hembras se buscan para reproducirse. Posteriormente las hembras pondrán sus huevos  en árboles muertos, especialmente de  la familia quercus aunque le sirven otras caducifolias, de los que se alimentarán y podrán estar en la fase larvaria durante numerosos años. Los adultos gustan de lamer la savia  a veces en fermentación de los árboles heridos. Las hembras con sus mandíbulas pueden ser capaces de taladrar la corteza para acceder a ella.

Ganchos patas

Las hembras son claramente más oscuras que los machos, con su cuerpo organizado en: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza sobresalen  una especie de antenas, esenciales como receptores químicos que le ayudan a organizar su mundo y en la tarea reproductiva dado que sus ojos están poco desarrollados.

Como es habitual en los escarabajos tienen tres pares de patas, con capacidad para soportar su peso colgado de los árboles y una especies de ganchos que facilitan esa tarea.

No tenemos claro si esta hembra se despistó o hay machos en las proximidades que no hayamos visto hasta ahora.  Estaremos atentos por si podemos hacerles unas fotos.©

Anuncios

Lución Ibérico

Lución

Movimientos nerviosos mientras se retuerce

Raro es el año en que ayudando a mi madre a preparar el terreno para sembrar en el pueblo no nos encontremos  un Lución o una pareja de ellos en alguna zona de la finca.  Es el Anguis fragilis, un lagarto sin patas bastante frecuente en el pueblo.

Este un tipo de lagarto que en su proceso evolutivo ha perdido las extremidades, pero que en todo lo demás participa de las características de los lagartos, con algunas salvedades. Así le gustan los terrenos frescos y se desplaza más por la sombra y a la noche que a pleno sol. Razones por la que tiende a ser más lento que otros reptiles.

El Lución parece una culebrilla. Sus escamas son brillantes, lisas y frías al tacto. Presenta un colorido ligeramente diferente  entre machos y hembras. Con cabeza pequeña, boca grande,  con orificios nasales, tiene párpados así como aberturas para los oídos.

El lución es un devorador de bichos e insectos del huerto, desarrollando una labor importante en favor del hortelano, pero habitualmente su tarea no es bien recompensada.

De cuerpo delgado y largo

Frecuentemente confundido con una serpiente, debido a la mala fama de ellas se le considera peligroso, lo que no es , y en ocasiones se le mata, aunque está considerada una especie protegida.

Suelen hibernar todo el invierno, prefiriendo lugares donde haya la presencia de materia en descomposición, esta al fermentar aporta calor que los animales necesitan.

Si se les encuentra, mientras que se realizan las tareas agrícolas,  es conveniente apartarlos de aquellos lugares donde puedan ser dañados. Por ello si se les coge es necesario no hacerlo por la cola, pues en su necesidad de huir, lo mismo que las lagartijas perderán esta. ©

 

Recuerdo de los que se fueron

Este inicio de la primavera cuando los días se hacen más largos hay ausencias en el huerto que se hace inevitable notar. Dos son las más significativas. Por un lado está la gata. Nuestra gata desapareció un día. Nada hace sospechar cual pudo ser la razón. Pensamos que quizá fuese la zorra.

Al principio esperábamos que su ausencia fuese temporal, pero  no ha sido así. La gata no ha vuelto. Lo más probable es que la naturaleza haya aplicado sus rigurosas leyes sobre ella. La lucha por la supervivencia ha seguido su curso. Vida y muerte aplicadas sobre una depredadora exitosa. Pero cuando llegamos al huerto se echa en falta la presencia calurosa de su bienvenida.

También desaparecieron del estanque nuestras hermosas carpas. Carpas de las cuales la mayor ya pesaba seguramente más del kilo. Carpas curiosas que se acercaban a buscar la comida que poníamos a su alcance. Carpas lustrosas de ricos colores, blanco y  rosado por lado y rojo la otra, que destacaban sobre el fondo oscuro como faros en la oscuridad.

Solo encontramos de la blanca, la cabeza olvidada junto a unas hierbas.  Qué sucedió con ellas. Tenemos la teoría de que fue un visón. Se ha visto alguno de estos mustélidos cazando por la zona. Pero  también podría haber sido otro depredador.

En ambos casos sus ausencias hacen un poco más solitario el huerto. Sus presencias resultaban gratificantes. Eran un momento de descanso, de alegría, de amistad entre especies. Por eso esto quiere ser  un recuerdo hacia ellos, la la memoria de un adiós. mm

Cerura vinula, mariposa harpía

Cerura vinula

Esta mariposa que quiero presentaros aquí es la Cerura vinula, un lepidóptero de la familia notodontidae que existe por todo el mundo. Aunque  esta variedad no es de las más abundantes,  si que se extiende por toda Europa. Es una mariposa a la que  se la denomina también mariposa Harpía.

Colocada en la parte sombreada de la rama

Camuflaje??

Al subir las temperaturas y llegar el mes de abril, las pupas que están  colgadas de los árboles, o entre las hierbas,…, se abren y dejan salir estas mariposas de gran tamaño que pronto  inician sus cortejos nupciales. Tras los mismos se llevarán a cabo las puestas  de sus huevos, en los mismos  árboles sobre los  que, tras abrirse, se alimentan las orugas.

Son mariposas que gustan del sauce y del chopo, pero que en el huerto encuentran además uno de sus banquetes preferidos: las hojas del  trémula, o álamo temblón.

Esta mariposa presenta una coloración discreta que le permite pasar casi desapercibida sobre la corteza de los árboles. Sus alas se pliegan sobre si mismas y  son de tonos entre blanco y grises, con pequeños resaltes,  que las recorren, de colores diversos que van desde el negro hasta un marrón amarillento.

Pero más que el color lo sorprendente es el carácter casi peludo de sus alas y patas, pero  sobre todo sus antenas preparadas para captar a través de las terminales de las mismas todo tipo de estímulos, pero en especial las feromonas arrastradas por el viento. Esto   permite identificar a los machos la presencia de las hembras  a grandes distancias y orientar su búsqueda.

El tamaño grande es común tanto en las mariposas como en las orugas, aunque  los machos suelen ser un poco  inferiores a las hembras.

Este año estaré pendiente de revisar  los álamos para ver si pudiera fotografiar también las orugas e incluso los huevos y las pupas.  ©

 

Ceratitis capitata o los males del cambio climático

Ceratitis capitata

Dentro del tarro

Hemos capturado  en casa una mosca de Ceratitis capitata  que  hasta hace poco no solía existir por aquí y no tengo claro a quien atribuir este mal. Al principio pensé atribuírselo al cambio climático pero pronto pensé que también era debido a  los peligros de la globalización, pero por otro lado quizá también esté relacionado  con la   incapacidad de  ver las consecuencias que pueden generar nuestros actos. Puede que todo esté conectado y todos estos  aspectos tengan que ver con la llegada y permanencia de la mosca de la fruta por estos lares.

No sé si  ha surgido antes el tema de la Ceratitis capitata en el blog, creo que no. Pero ya el año pasado habíamos tenido un encuentro con ella a través del manzano  de una compañera,  que  presentaba  claros síntomas de la presencia  de mosca de la fruta en sus frutas. Más tarde volvimos a ver ese mismo tipo de  daños en  una partida de manzanas que compramos.

Manzanas Golden dañadas por la mosca

Ahora mi hijo ha conseguido capturar en casa este ejemplar de la Ceratitis capitata que hay dentro del tarro. ¿De dónde ha salido? La pregunta resulta interesante, pues las posibles respuestas, son dos. O está en el medio y  tras un otoño  suave se refugian en el interior o tienen todo que ver con la fruta que compramos.

Larvas entre la pulpa de la fruta

En nuestro caso  pensamos que el agente proveedor han resultado ser los mangos.  Dado que en un par de ocasiones al abrir  estos estaban contaminados con larvas, posiblemente  de esta plaga. Cuando esto nos sucede habitualmente ponemos un cazo al fuego y le damos un hervor a la fruta, en la pretensión de evitar la trasmisión de la plaga al huerto, pues habitualmente la materia orgánica termina en el compost del mismo.

Pensamos que la mosca salió de la fruta antes de haber sido vista, pero siempre queda la posibilidad, dado el otoño suave que hemos tenido,  de que andaba por ahí y se ha refugiado en el interior  de casa con más calor  que el exterior en esta época.

Es cierto que ya están cayendo algunas heladas guapas, con lo que esperamos que el problema en el exterior se corrija, pero ¿son capaces de sobrevivir en casa? ¿Cuántas más puede haber por ahí a su aire? Es cierto que todavía no hemos visto el  bicho en el huerto, pero la buena lógica nos dice que quizá todo sea cuestión de tiempo. Esperamos equivocarnos.©

Eurydema oleraceum amarilla

Eurydema oleraceum

Esta chinche ha estado presente en la última temporada del huerto. Esto resulta en si sorprendente pues las que había visto en años anteriores eran todas ellas rojas, mientras que este año de golpe las que hay son amarillas.

Ninfas en diferentes fases del crecimiento

Repollo lleno de ellas

Esta chinche  fitófaga  que se alimenta chupando la savia de las plantas, es  un insecto de la familia Pentatómidos de color amarillo sobre fondo negro. Es una chinche que se puede ver sobre todo tipo de crucíferas, tanto las cultivadas como las silvestres, pero en especial sobre coles y berzas. Es un insecto con una amplia presencia en la península Ibérica

Su ciclo de crecimiento se desarrolla a lo largo del verano en diferentes cinco mudas, pero sin duda  se reproduce en diferentes puestas desde el final de la primavera, por lo que aprovechando el tiempo inusualmente bueno de este año desarrollan  una puesta extra.

Así con  la subida de las temperaturas salen a comer en  los momentos centrales del día,  incluso  tras las heladas nocturnas. Aprovechan para  seguir alimentándose de los repollos  tanto los ejemplares adultos como las ninfas de las  nuevas generaciones.

Tengo que sacar un rato y recoger todas las que pueda para un caldero y actuar de agente insecticida nuevamente.  Es imposible recogerlas todas, pero sería bueno reducir la partida  de las que puedan sobrevivir al invierno. Probaré tras recogerlas a ver si les gustan a las gallinas, sería bueno complementar su dieta con proteína animal.©

Taladro de la madera

Zona dañada antes de comenzar con ella

Uno de los árboles   que está resultando sensible al entorno  que hay en el huerto  es el caqui.  En ambos caquis se  han ido desarrollando a lo largo del tiempo problemas en la corteza, pero bastante amplios en el de mayor tamaño y edad.

Al principio pensamos que el problema que tenía  era meramente que había una herida mal curada, y quizá algo de podredumbre. Pero al ver que con el paso del tiempo y los cuidados pertinentes esta no mejoraba, mi hijo decidió intervenir y  tomar medidas más drásticas.

Larvas desde el inicio de la limpieza

Su objetivo inicial era llegar y   limpiar la herida de la madera muerta, saneando  la zona, desinfectar y  cerrar.

Desde muy pronto se hizo claro que había problemas en el árbol pues  conforme se fue abriendo paso con el cincel, comenzaron a aparecer galerías en la madera, con  zonas como con serrín y unas larvas blancas. Las larvas fueron siendo extraídas de una en  una, siempre siguiendo la huella de la madera muerta.

En el proceso la mayor parte  de ellas fue aplastada al ir abriendo las zonas comidas, pero conseguimos fotografiar algunas. En el total se aproximaban a la treintena.   Tras investigar sobre ellas parecen larvas de un Cerambycidae.

Algunas de las larvas sacadas

Agujero en el tronco ya limpio, se ve la madera viva

Los Cerambicidos son coleópteros polífagos. Los adultos no resultan dañinos  y  son fácilmente reconocibles por sus largas antenas. Pero  las larvas cerambiciformes son xilófagas,  barrenadoras de  todo tipo de materiales desde ramas, tallos, raíces de los  árboles y  arbustos. La carcoma de la madera (Hylotrupes bajulus) y la  Aromia moschata serían un ejemplo de ello.

Con la masilla ya seca

En este caso la planta afectada ha sido el caqui. Seguimos eliminando larvas y madera muerta hasta que no quedó nada que pareciera afectado y  comenzó a verse la madera viva.  Tras abrir este buen boquete procedimos a cubrirlo con masilla de sellar.

El agujero ha sido considerable. Por ello vamos a esperar a ver si el árbol puede regenerar  algo de la corteza y criar un callo que puede reforzar el tronco, dado que ahora   está poco sólido. Por ello en los laterales hemos colocado sendos tutores donde atar las dos ramas laterales principales  del árbol. Se intenta prevenir golpes de aire que aprovechando la debilidad del tronco pudieran tronchar este.©

Imagen general del caqui