Archivo de la categoría: Bichos en el huerto

La araña globosa

Araña globosa de caza

El huerto en su día a día es una pura lucha por la supervivencia. En ese ámbito de lucha y caza diaria las arañas tienen un papel importante contribuyendo a un equilibrio beneficioso para el hortelano al encargarse frecuentemente del control de fitófagos y otros insectos del huerto.

Captura de una hormiga

Esta que aquí aparece es un ejemplar de Araña globosa, cuyo nombre científico es  Synema globosum, aparece tras haber capturado a una hormiga, que este año son bastante abundantes en el huerto y están por todas partes.

agil y rápida

Es una cazadora de pequeño tamaño en general, aunque la hembra es el doble de tamaño que el macho.  Con  formas parecidas pero dimorfismo sexual en los colores, los de la hembra suelen ser colores  intensos, en este caso rojo, con un dibujo en negro en su abdomen, mientras que los machos tienen tonos pardos.

Se mueve con soltura entre flores y hojas

Suele estar al acecho en zonas destacadas de las plantas donde realiza su técnica de caza, saltando sobre sus víctimas con gran velocidad. Para ello emplea las patas delanteras en el proceso de captura. No suele emplear telas de araña.

Es una araña que gusta asentarse en zonas soleadas y despejadas. Es relativamente frecuente en toda la zona SO de Europa. ©

Anuncios

Una chinche depredadora

Podisus pentatomidae depredador

Dentro de los insectos la familia Pentatomidae se caracteriza por la amplia variedad de ejemplares que frecuentemente se convierten en una plaga para el huerto. Pero también es cierto que entre ellos hay un grupo, la subfamilia Asopinae, que es todo él en conjunto  depredador, en concreto  los Podisus.  Este grupo tiene además a su favor que está siendo criado para ser utilizados en  el control biológico.

Recorre el dorso de la hoja

Pero mi contacto con los Podisus ha sido más pedestre, ha tenido lugar en el huerto, mientras me dedicaba a aplastar escarabajos.  Es allí donde me los he encontrado, realizando esa labor maravillosa para un horticultor como es la de la captura y eliminación de las larvas de una plaga, en concreto la Leptinotarsa decemlineata,  coleóptero más conocido como escarabajo de la patata o dorífora.

Es una de las chinches más pequeñas de entre las que he visto en el huerto.  Cuenta con una especie de estilete que clava en sus víctimas, paralizándolas y extrayendo a través del mismo los líquidos vitales de las larvas, como podéis ver en la imagen que conseguí,  alimentándose de  esta.

Quizá otro tipo ? o hay diferencia entre machos y hembras

No tenía noción de la existencia cooperativa de este depredador en el huerto.  No sé a que especie concreta corresponden las imágenes de los ejemplares que he fotografiado, pero me encanta tener colaboradores en el control  de las larvas de lepidópteros y coleópteros  que recorren el huerto. Intentaré ampliar información sobre este grupo de chinches y capturar alguna imagen más. ©

Agente insecticida

Escarabajo adulto bajo la hoja, iniciando una puesta de huevos

Este es un año con mucho escarabajo de la patata.  El motivo no lo sé. No hay plantaciones cercanas de patatas y el año pasado apenas hubo escarabajos, ni al principio, en el medio o al final de la campaña, por lo que queda pensar eso  que a veces se oye decir a la gente que cultiva patatas de si los habrán echado.

Múltiples puestas

Habiendo tanto escarabajo de la patata no queda más remedio que pasar una parte del tiempo del huerto, revisando patatas y matando escarabajos, así como  aplastando huevos o matando larvas. En esos momentos en el huerto uno se convierte en agente insecticida.

Larvas recién salidas del huevo devorando los restos de este

Pero lo realmente interesante de hacer esa labor  es que se pone en marcha de forma mucho más activa un fenómeno de biocontrol, a través del cual los restos de huevos, larvas y escarabajos estimulan la actuación de los depredadores del huerto. El olor y los restos de  los escarabajos aceleran la actuación de avispas y mariquitas, chinches y  otros.

Las larvas se reparten y esconden por todas las zonas de la hoja

Todos ellos se ponen en acción y de un día para otro  se ve descender la presencia de huevos y larvas, no así  los escarabajos, que siguen apareciendo.  No queda más remedio entonces de seguir recogiendo estos  y continuar en nuestra tarea  de agente insecticida cada mañana,  pese al calor  en el huerto.  ©

Capnodis tenebrionis

Adulto de Capnodis tenebrionis

Este bicho que tenemos aquí me lo encontré en el mes de mayo sobre uno de los ciruelos.  En aquel momento  no tenía identificación para el.  Si que me di cuenta que se estaba alimentando de  una de las ramas del ciruelo. Posteriormente conseguí ponerle nombre:  Capnodis tenebrionis, o más conocido como Gusano cabezudo. Es un coleóptero que es plaga de muchos de los frutales de hueso: melocotoneros, cerezos, ciruelos, pero  en especial de los almendros. Una plaga que debido al cambio climático se está extendiendo hacia zonas en las que habitualmente no era muy conocido, como la mía.

Sobre rama de ciruelo

de cerca

En el sur de España ocasiona importantes daños, no   ya solo como adulto, cuando mordisquea los árboles y los debilita,  sino en especial cuando está en su fase larvaria, momento en que se instala en las raíces  y en la zona del cuello  del árbol y progresivamente se alimenta de él hasta que consigue secarlo.

visto desde la zona inferior

Es un insecto que  tiende a pasar el invierno sobre los árboles, y sus alrededores,  por lo que los tratamientos en esta época puede debilitarlos  y ayudar a controlar su expansión. También gusta de desarrollarse en zonas de buena pluviometría, donde no suelen regarse los árboles, ya que  el riego por encharcamiento  los ahoga y limita en su desarrollo. Una de las causas de su expansión  en muchas regiones se atribuye al cambio del riego a manta por el riego por goteo.

Para limitar su expansión  y  control  se recomienda la presencia de pie franco en los frutales, ya que estos tienen un sistema radicular más profundo y   si es posible  usar de base el almendro amargo, que cuenta con la presencia de amigdalina que resulta dañina para ellos. También se investiga en el uso de un nematodo entomopatógeno del género Steinernemay que afecta  al gusano, lo que  de ser cierto podría ayudar en la lucha biológica contra esta plaga.

Conocido el problema estaré atenta a lo que pueda suceder. Poniendo en práctica alguno de estos consejos. En especial el empleo de pie de almendro amargo en alguno de los injertos de melocotonero que quiero hacer, tanto  para ver como funciona  como para tener ejemplares de los más sabrosos en este pie. ©

Enlace de interés: gusano cabezudo

El aceitero

Hembra de Berberomeloe majalis

Desde comienzos del mes de junio en los alrededores del huerto se ven de vez en cuando los Berberomeloe majalis, es un tipo de coleóptero que presenta un claro dimorfismo entre los machos de un tono de negro con reflejos azules  y las hembras  de color negro, con un gran abdomen y franjas de un intenso rojo, casi púrpura  recorriendo el mismo.

En su búsqueda

Este coleóptero recibe el nombre de aceitero, por la cantaridina, una especie de aceite que suelta cuando se ve en peligro, pero a lo largo de toda mi infancia han sido llamadas  en casa Vacalloudas, nombre por el  que se les conocen en mi pueblo.

Macho

Es un insecto que recorre el suelo deambulando de forma permanente, buscan lugares donde poner los huevos que lleva la hembra en el interior de su abdomen. Para ello buscan el nido de las solitarias abejas  terrestres, depositando en el interior  de este las larvas que se alimentan de  las larvas y la miel que estas almacenan.

Esí en  estas épocas están los aceiteros muy ocupados en su búsqueda. El resto del año apenas se les ve.©

Argynnis aglaja

Argynnis aglaja sobre la flor del cebollino

De flor en flor

Este ha sido un año de mariposas. Muchas y variadas han sido las que han volado  a lo largo del final de la primavera y comienzos del verano. Aquí quiero ahora  hablaros de un grupo  de estas,  conocidas popularmente  como  Lunares de Plata, pero científicamente corresponden a la  Argynnis aglaja.

De perfil

Es un tipo de Lepidóptero  frecuente en el continente Europeo, de entre 4 y 6 cm,  con un colorido naranja en el anverso, dibujando puntos y finas líneas, que  dicen resulta más intenso en los machos que en las hembras, mientras que en el reverso se atenúan los colores a un   ocre-verdoso con irisaciones plateadas.

Un descanso que permite la foto

Es un tipo de mariposas con una única generación anual, que vuela a comienzos del verano.

Mientras tanto las larvas consiguen su desarrollo  alimentándose a lo largo de la primavera del genero de las violas, aunque no he notado  ninguna presencia en nuestras violetas ni pensamientos en este periodo.

En el huerto este año las hemos visto concentradas sobre el cebollino, mientras  este  ha estado en flor.  Una sinfonía de naranjas en  movimiento, en claro contraste con el color  malva-rosado de la flor. ©

Fungus gnat o mosca del Mantillo

Semillero libre de plagas

Este año no ha sido un buen año para los semilleros. Desde finales del invierno comenzaron a aparecer problemas en ellos. Donde primero comenzamos a notar plantas muertas  fue en los semilleros de tomates y de pimientos. Pero lo atribuimos a que quizá había podredumbres.

Sustrato afectado

Mosca del mantillo

Posteriormente nos fijamos que  las semillas de mango que habíamos colocado a germinar no avanzaban en su crecimiento, sino que colocadas en tierra ya enraizadas,   se deterioraban al cabo de un tiempo de forma progresiva, hasta su muerte definitiva. Otras plántulas  (sandías, melones, pepinos,..) también sufrieron daños.

Fue mi hijo el que se fijó en las larvas incoloras que se alimentaban de las raíces y cotiledones. Con todo todavía no terminamos de relacionar  estas circunstancias con el deterioro general de los semilleros. Hecho que hicimos al cabo de un tiempo.

Investigando en internet qué podía pasar. La conclusión fue que teníamos una plaga de Fungus gnat,  confirmado por las mosquitas negras de pequeño tamaño que sobrevolaban los tiestos y salían de ellos.

Semilla de mango germinando

El nombre de Fungus gnat se usa con  varias especies de dípteros de las familias Mycetophilidae y Sciaridae. Estas moscas son plagas frecuente  en  los  invernaderos. Las larvas de Fungus gnat se alimentan de hongos que hay en el suelo y  de materia orgánica en descomposición. Gustan por ello de  zonas húmedas donde crecen mejor. Allí  causan daños a las plantas al alimentarse de sus raíces, especialmente en las plantas más jóvenes,  con un frágil desarrollo radicular.

Disminuir el riego  frena el desarrollo de las larvas y en nuestro caso hemos empleado tierra de diatomeas, espolvoreado en superficie  que parece  frenar la muerte de las plántulas pues afecta a las larvas de los insectos. Pero estamos abiertos a recomendaciones y sugerencias, pues imagino que volveremos a tenerlo  en más ocasiones. ©

Aquí os dejo varios enlaces de interés, para investigar sobre el tema, o este otro.