Archivo de la categoría: Abonos

Crucíferas como abono verde

El calor ha hecho subir las flores de los romanescos muy rápido

Este año he estado leyendo sobre el papel de las crucíferas como abono verde.  Plantas como la colza,  la mostaza, ..   son capaces de controlar el desarrollo de las hierbas, ya que producen ciertas substancias  como los isotiocianatos, responsables del sabor y olor de las crucíferas.  Estas substancias interactúan con los elementos  del suelo  y además sirven para controlar enfermedades, nematodos, hongos fitipatógenos del suelo  como el Helminthosporium solani que ataca a la patata o el Verticillium dahliae.

Troceándolas hojas para incorporarlas al suelo

Al enterrar estos restos vegetales  se incrementa la actividad biológica en el mismo, apareciendo en él  insectos, protozoos, bacterias, hongos, arañas, … que  son capaces   de ejercer un control sobre  la vida del suelo, de forma indirecta  al competir por los recursos y en consecuencia ayudan a controlar posibles  desarrollos posteriores  y de forma directa como depredadores, parásitos, inhibidores del crecimiento.

Los troncos se dejaron aparte

Algunas crucíferas se pueden emplear como plantas trampa para el control de nematodos  como la colza con el Tylenchulus semipenetrans de los cítricos o el Meloidogyne hapla, de la lechuga. Plantas que se han sembrado antes del cultivo principal y se eliminan antes de que el nematodo complete su ciclo.

Plantas jóvenes de mostaza

Me parece una práctica muy interesante, pero este año ya llegué tarde para ponerla en marcha. Todo lo más que he hecho ha sido poner unas hileras de mostaza para  intentar conseguir semillas, aunque va tarde. En el próximo pretendo comenzar con  su siembra como abono verde,  de modo que la pueda ir realizando en   años sucesivos.

Si  que  tuve en cuenta toda esta información a la hora de qué hacer con los restos de los romanescos de  la huerta de mi madre,  y de la mía propia. cuando el fin de semana pasado estuvimos preparándola para arar. Así todos estos restos no fueron al montón del abono como otras veces. Tras separar las flores  que no estaban salidas para el consumo,  los  restos fui troceando y extendiendo por el suelo, para dejarlos enterrados  al arar, y que se fuesen descomponiendo en el suelo.©

Ceras fungicidas en las naranjas

Brillante y encerada

Brillante y encerada

Ya está dejando de haber en los mercados fruta de  la cosecha de naranjas pasada.  Pero hoy en día se pueden encontrar naranjas a la venta en cualquier época del año. Conseguir que un recipiente  natural realizado en materia orgánica, lleno de líquido,  como son los alvéolos de las naranjas se conserve  durante tanto  tiempo, significa que se tiene que emplear algo para controlar la proliferación de hongos en este medio.

Y atraviesa la barrera de la cáscara

Y atraviesa la barrera de la cáscara

Para ello la industria alimentaria utiliza un poderoso fungicida, el  Imazalil, que emplea como ceras con las que baña estas frutas, con ello consigue por un lado la conservación de la humedad de la naranja y evitar la pérdida de sus líquidos y por otro como antimicótico que no se inicie una pudrición del fruto, lo que hace que estas se conserven durante periodos muy largos, todo lo más con  cierto sabor a “viejas”.

Si uno indaga en Internet no se queda nada tranquilo leyendo sobre estas substancias. El Imazalil es uno de los más  conocidos y  empleados en esta  fruta, además de fungicida es carcinógeno, disruptor endocrino, … peligrosos para la salud ( ver más información), pero no es el único, otros pueden ser el Tiabendazol, el Pirimetanil,…(ver entrada o este enlace).

Conseguir naranjas libres de estas ceras debería ser posible comprando las de producción ecológica. No hay problema si soy bien pensada  y me fío. Pero de producción ecológica no es todo lo que así se llama y eso no es lo mismo que de conservación ecológica.

Por otro lado cómo no comer naranjas en invierno,  son una de las frutas más maravillosas de la naturaleza. Así que compramos naranjas, comemos naranjas, hacemos zumo con ellas  y tenemos un montón de cáscaras de naranjas, siempre con  la esperanza de que tengan los menores tratamientos posibles, pero he decidido que ninguna cáscara de naranja va a terminar en el montón de mi compost.

No, a la cáscara

No, a la cáscara

En el pasado os comenté que  también echaba las cáscaras de los cítricos en  el abono, hoy en día incluso bajo la denominación de ecológicas todas están bajo sospecha hasta que se demuestre lo contrario. Debo romper el ciclo si lo hay y evitar que estos tóxicos terminen en la tierra.©

Consuelda Rusa

Consuelda, junto al invernadero

Consuelda, junto al invernadero

La consuelda rusa o Symphytum uplandicum era una de las plantas  en las que tenía un gran interés de tener en el huerto. Llevaba buscándola durante bastante tiempo, e incluso  había  encargado,  sin éxito, su localización  a una tienda  de plantas.

Raíz antes de dividirla

Raíz antes de dividirla

Su entrada  al huerto  vino fruto de la casualidad a través de un intercambio de semillas.   La planta llegó desde Zaragoza. Queremos darle las gracias a quién nos la envió.

Perteneciendo a la familia de las Boragináceas la consuelda rusa es una planta que tiene un buen crecimiento. Su desarrollo se realiza a partir de las raíces carnosas de color oscuro.  Estas raíces se pueden fragmentar y conseguir un mayor número de plantas, consejo que también seguimos al plantarla.

Es una planta que normalmente se asienta en una zona  concreta del huerto, pero no tenía claro donde colocarla, por ello al recibirla, tras dividirla,  la plantamos en tiestos.  Ha estado  dentro y  fuera del invernadero,  ahora  la consuelda comienza a sacar sus primeras hojas.  No es una planta que  tenga dificultades en el exterior.

Me interesaba  tener  la consuelda rusa  por  la capacidad de crecimiento de la planta, tanto en la producción de tallos y hojas como en el alcance de sus raíces, que llegan a capas profunda. Es de esas capas de donde la consuelda extrae una buena parte de sus nutrientes, entre ellos el potasio, del que es una buena proveedora.

Planta de dentro del invernadero

Planta de dentro del invernadero

El Destino de la planta es el de  proveernos de materia vegetal  suficiente que posteriormente se empleará en purines y compost. Pero todo esto lo iremos experimentando con el tiempo. De momento  ya están aquí creciendo las consueldas.©

Conchas para el huerto

En especial mejillones

En especial mejillones

Con un terreno arcilloso como es el nuestro, uno de los elementos de casa que siempre recogemos para el huerto son las conchas de los moluscos que pasan por la cocina: Caracoles, navajas, almejas, restos de crustáceos, mejillones, …  Estas conchas y caparazones están compuestas fundamentalmente por carbonato cálcico, aunque también llevan: nitrógeno, fósforo, potasio, azufre y magnesio.

Machacando las conchas

Machacando las conchas

Se van echando

Se van echando sobre el suelo

Recogidos los restos de la cocina, lo que hacemos al llevarlos al huerto es machacarlos un poco empleando  una maceta y un bloque de cemento a modo de mortero, no es necesario dejarlos muy molidos, luego el mismo terreno y las labores mecánicas terminan rompiéndolos aún más.

Ya molidos  los echamos sobre el  terreno, donde al trabajar la tierra se mezclaran con esta. Allí cumplen una múltiple tarea:

  • Por un lado, su caracter calcáreo ayuda a elevar el ph del suelo, lo que viene bien para algunos tipos de cultivo y no está de más en un terreno arcilloso.
  • Es un aporte que no se diluye rápidamente con el agua, sino que se va liberando lentamente, conforme se va erosionando y fragmentando en el huerto.
  • Finalmente,  en ese proceso de fragmentación, se mezclan con la tierra y  ayudan a mantener el suelo más suelto y sin que se apelotone, libre de en las típicas bolas de arcillas, que puede llegar a crear.

No hay peligro de pasarse, pues por muchos mejillones que se coman en casa, el terreno los asimila perfectamente todos ellos. Son tan interesantes que han sido   objeto de investigación por las ventajas que su uso puede aportar al terreno: Para saber más sobre los usos de las conchas de mejillones. ©

Refuerzo para los tomates.

Crecimiento de los tomates

Crecimiento de los tomates

Carga de frutos

Carga de frutos

Los tomates están en pleno desarrollo. En esta época  se encuentran sometidos a una fuerte carga de necesidades. Por un lado las plantas están creciendo a buen ritmo, por otro comienzan a tener un volumen  de frutos en plena demanda.

Ahora hay que estar muy atento a las necesidades de las plantas. Es el momento de reforzar con nutrientes  el cultivo de los tomates, para que de ese modo pueda continuar su producción de flores y frutos que aseguren que el desarrollo de la cosecha se alargue, sino las flores se verían afectadas y se caerían, de modo que no habría más frutos  para el otoño temprano.

Tomate negro tipo cebra de piel dura

Tomate negro tipo cebra de piel dura

Para  este tipo de refuerzo el humus es un tipo de abono que ayuda a conseguir plenamente los objetivos. Es un abono muy completo, pero al mismo tiempo con un equilibrio en los nutrientes que se ofrece conforme a las necesidades de la planta. Tiene además la ventaja de si se cava y se abre la tierra para  abonar no va a dañar las raíces al entrar en contacto con ellas, pues está bien descompuesto al haber sido transformado por las lombrices. Al mismo tiempo ofrece la carga bacteriana necesaria para que los nutrientes que ponemos a disposición de las plantas puedan ser absorbidos por estas.

Con el suco relleno de humus

Con el suco relleno de humus

Abriendo de punta a punta

Abriendo de punta a punta

El humus se puede emplear en forma sólida o en forma líquida. Nosotros hemos optado por emplearlo de forma directa, pero también podríamos haberlo usado realizando abono líquido con el mismo e incorporándolo a las plantas en el riego.

Cerrando para conservar la carga bacteriana

Cerrando para conservar la carga bacteriana

Para cavar, la tierra no debe estar demasiado seca, es bueno hacerlo en los días posteriores a haber regado. Para  aportar el abono se abre la tierra   cerca de las raíces, pero no  encima directamente, donde se puedan romper demasiadas de ellas.

Se incorpora el abono y se cierra el suco volcando la tierra  sobre el abono  y este sobre  las raíces de los tomates.  Es bueno tapar el abono para conservar la carga bacteriana.  Se puede  regar directamente, aunque  yo prefiero dejarlo  un par de días, antes de volver a regar.

Cada día más

Cada día más

En poco tiempo se percibe la diferencia, cómo los tomates siguen emitiendo flor, mientras maduran  cada vez más en la zona inferior. Este parece ser un buen año para ellos.©

Usos del azufre amarillo en el huerto

Fuelle para repartirlo

Fuelle para repartirlo

En el inicio  y desarrollo del verano siempre nos gusta emplear el azufre amarillo en el huerto. El azufre es uno de los 105 elementos  químicos puros  que existe en la tierra, dentro del grupo de los no metales, con un olor característico y un color amarillo limón.  Es abundante y tiene numerosos usos, pero en  el huerto su empleo fundamental es como fungicida, pero también sirve como insecticida y abono  y corrector del terreno en pequeñas cantidades.

Azúfre dentro del fuelle

Azufre dentro del fuelle

El azufre esta considerado de baja toxicidad y por ello está permitido en la agricultura ecológica. Su acción más eficacaz es  tanto por contacto cuando está finamente micronizado y los finos polvos son capaces de penetrar tanto entre los hongos (oídio, roya, mildiu,…) como en los órganos de los pequeños insectos (ácaros, trips, …) como a través de los gases que con la acción del calor es capaz de emitir.

Con una ligera capa

Con una ligera capa

Lo importante es prevenir

Lo importante es prevenir

El azufre suele emplearse con un espectro de cultivos muy amplio, pero siempre es importante probar sensibilidades, previo a su uso más generalizado, pues puede haber variedades que sean más sensibles al mismo que otras. Para ello nos limitaremos a  un espolvoreo  ligero sobre las hojas con un fuelle o con una lata que se haya taladrado con numerosos orifícios. Más que la cantidad puede ser interesante una cierta regularidad en su uso

Su uso siempre debe coincidir con la existencia de temperaturas altas, pero en  su empleo se deben usar las primeras horas de la mañana, momento en que  puede haber algo de rocío o al final de la tarde, cuando desciende el calor. En las horas centrales con temperaturas elevadas  es mejor no usarlo pues  puede producir quemaduras en las plantas.

Sobre los pimientos

Sobre los pimientos, tras los cortes y heridas del granizo

El azufre como microelemento sirve también de  abono y se puede aplicar  como corrector de los suelos alcalinos, para acidificar el terreno.

Sobre las judías

Sobre las judías

En su  uso del azufre a veces hay que emplearlo para controlar el ataque directo de una  plaga u hongo, pero puede ser importante emplearlo en dosis bajas como elemento que sirve para prevenir el auge y difusión de las mismas. ©

Las cáscaras de nuez

Cáscaras de nueces

Cáscaras de nueces

A lo largo del año  siempre hay ocasiones en que por una razón u otra se  tienen que pelar nueces, en casa  frecuentemente esas cáscaras terminan en el cubo   para compost, pero en otras ocasiones  se van acumulando, casi  como único residuo,  y se termina con un montón de ellas.  A veces surge la tentación de que terminen en el fuego, pero  no hay que caer en ella.

Hoy quiero hablaros de esas cáscaras de nuez y de lo útiles y aprovechables que pueden ser para no tirarlas a la basura ni quemarlas.

Cáscaras de nuez

Cáscaras de nuez

Las cáscaras del Juglans regia L son muy ricas tanto en macronutrientes, como en micronutrientes. De los macronutrientes presentan   porcentajes muy altos tanto de Fósforo (P) como de Potasio (K),  bajas en  nitrógeno. Respecto a los micronutrientes  son muy ricas en Sodio (Na), Hierro (Fe) y Zinz (Zn), con valores medio-alto de Manganeso (Mn) y Calcio (Ca),  siendo bajo, pero presente la existencia de Magnesio (Mg) y de Cobre (Cu).

Un huerto siempre debe procurar incrementar la riqueza de estos componentes, pero además las cáscaras de nuez van a liberar esos nutriente de una forma lenta, pero real en el huerto.

Sobre el suelo abierto al secarse la arcilla

Sobre el suelo abierto al secarse la arcilla

Además en ese proceso de descomposición y enriquecimiento de los nutrientes del suelo,  las cáscaras de nuez tienen un valor añadido  en los suelos de naturaleza arcillosa como es el mío, donde ayudan a  mantener fragmentado el suelo  e impedir  que tras el riego  tenga lugar la formación de arcillas de expansión, con la costra que ello supone y las grietas que acompañan.

Al cavar las cáscaras se mezclan en  el suelo

Al cavar las cáscaras se mezclan en el suelo

Por ello hemos aprovechado esas cáscaras para añadirlas ahora en una de las zonas de los pimientos. No se van a liberar los nutrientes de golpe, sino de forma progresiva a lo largo del verano otoño e invierno, pero  esos nutrientes será aprovechados por nuestros frutos y ayudarán a que no se forme la costra arcillosa  tras cada riego,  algo tan  frecuente  en esta época. ©