Recogiendo las almendras

El mes de setiembre ha sido el mes de recogida de la cosecha de almendras, por lo menos de los árboles que más fruto han tenido, que han sido aquellos que venían más tardíos, tanto el Ferragnes como el Ferraduel. En el caso de los Guara la cosecha ha sido mucho menor, forzamos la recolección que realizamos a finales de agosto, ya que se la estaban comiendo los cuervos.

La floración de esta primavera nos ha dejado como resultado la cosecha de este otoño. En esta cosecha queda claro la importancia de tener variedades de floración más tardía que nos libren en lo posible de la acción de las heladas. Así la mejor cosecha ha correspondido a aquellos almendros, de los grandes, que florecieron más tarde: Tanto las variedad Ferragnes, como la Ferraduel.

Nuestra recolección es artesanal y decidimos realizarla toda ella de un tirón cuando vimos que iban abriendo, a mediados de setiembre. Hay que tener en cuenta que los cuervos y arrendajos comen todo los días y poco a poco suman en su descuento.

Colocamos unos plásticos en el suelo para facilitar la recogida de los almendrucos y en el mismo lugar separarlos de la piel que los cubre. Tomamos una vara larga de chopo. Esta vara es de madera poco densa, que sirven para golpear los frutos, pero no hace demasiado daño al árbol.

Poco a poco hay que ir rodeando el árbol, golpeando los frutos que caen, sin dejar almendras olvidadas arriba. Luego se recogen todas las almendras caídas y se va separando el grano de la cáscara. Las almendras se van colocando en una caja.

Las almendras recién recogidas todavía presentan ciertos niveles de humedad, por ello resulta más conveniente colocarlas en caja abierta que en una bolsa cerrada. Pero para bien no acaba todo aquí, es conveniente secarlas. Es el mejor sistema para preservar todas las cualidades del fruto.

Nuestro mejor secadero es el sol. La terraza de casa presenta una amplia repisa al sur que suele estar llena de artículos a secar en esta época y las almendras se han unido a la lista de estos. Cuando estén bien secas se podrán guardar esperando a que le sea quitada la cubierta maderosa antes de poder comerlas.©

2 comentarios en “Recogiendo las almendras

  1. SEAR VER PE

    Cuando se compra frutos como la almendra, siendo caro, no pensamos en todo el procedimiento hasta obtener algo tan delicioso. Toda la vida en la tierra la debemos a las plantas, sin ellas no existiríamos, son las únicas que transforman la materia inorgánica en orgánica.

    Responder
    1. Encarnación Autor

      Sin duda alguna nuestro sustento básico está en la vida vegetal. Desde la revolución industrial las tareas del campo han ido haciéndose más cómodas para el agricultor. El diésel ha facilitado todos estos procedimientos. Ahora tenemos que ajustar el problema medioambiental y la necesidad de producir. Sin duda la tecnología tendrá mucho que decir. Un cordial saludo

      Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.