Cómo elaborar compost en el suelo

En estos días de inicio de enero hemos revisado todo el compost que teníamos. Por un lado el compost maduro, por otro todo el material que estaba sin descomponer con el que se ha creado una nueva pila de compost, preparado para pasar todo un año hasta que lo volvamos a remover en el próximo invierno.

¿ Qué es el compost? Básicamente el compost es tierra vegetal, resultado de la descomposición de la materia vegetal que se va produciendo en el huerto, que no ha sido aprovechada por nosotros o por nuestros animales, así como algunos restos de poda. En ocasiones, pocas, también incorpora gallinaza, camas de conejo y sus deposiciones y algunos restos de la cocina.

Estos materiales bajo la acción de hongos, levaduras y bacterias van transformándose en un sustrato suelto, rico en nutrientes que empleamos para fertilizar el suelo y las cosechas, y en ocasiones cuando esta semi-trasformado para usar de acolchado superficial.

El compost que nosotros realizamos no requiere de grandes gastos, no emplea ningún tipo de energía extra, pues no troceamos los restos vegetales, ni de apenas agua, pues suele quedar expuesto durante las estaciones húmedas para dejar que la lluvia lo empape, si acaso algún riego en verano.

Solo requiere de tiempo, aproximadamente un año con todos los restos de la cosecha que se han ido retirando del huerto, y se han ido apilando en un montón. Y de espacio, el ocupado por ese montón, preferiblemente orientado a lo largo. Con unas medidas que tienen como de un metro de alto y ancho, que nunca es tal, pues el montón es de forma trapezoidal, tan largo como lo hagáis.

En esta época, momento en que anda uno menos liado en el huerto, se suele dar vuelta al montón. Al hacerlo nos encontramos con materiales de distinta calidad:

  • Los restos que están por encima o en los laterales, que están menos descompuestos, se suelen colocar de base de un nuevo montón o terminan por rellenar otro ya empezado con los materiales recogidos en el otoño, restos de las cosechas. Este material semidescompuesto, con sus hongos y bacterias, ayuda a activar el montón del compost.
  • Los materiales bastante hechos nosotros los hemos ido sacando con el carretillo para montones encima de la tierra, con la intención de desparramarlos sobre la tierra cuando se le pueda dar con el arado la vuelta a esta, cada año se van incorporando a una zona distinta del huerto, facilitando que esta se haga más rica y suelta.
  • Los materiales bien descompuestos, es el compost maduro, se dejan en otro montón. Este material se puede emplear junto a las raíces de las plantas. En concreto patatas y maíces gustan de este tratamiento. Quedarán en un montón, tapados por un plástico, a la espera de la época de siembra.

Lo demás materiales de momento también va a quedar tapados. Son restos que se han ido humedeciendo con las lluvias del otoño e invierno. Colocados bajo el plástico, con el aumento de temperatura que se da bajo el mismo, se acelera el proceso de descomposición. Si vuelve a llover se les destapará para que se rehumedezcan. El proceso está en manos de la naturaleza y del tiempo.©

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.