Trasplante de tomates en abril

Semilleros

Desde hace algunos años empleamos el mismo sistema cada año para reproducir y hacer crecer el cultivo estrella del verano: las plantas de tomates, que en esta época suelo trasplantar dentro del invernadero. Esta tarea unos años la realizo un poco más pronto (finales de marzo) otros un poco más tarde (mediados de abril), pero siempre empleando el mismo sistema.

Semillero

Para entender el sistema hay que partir de que el invernadero es un invernadero frío, en el que las temperaturas se ajustan a la temperatura exterior, eso puede significar poco calor en enero y febrero y temperaturas en aumento desde marzo. Así como descenso de temperaturas en la noche, que en los meses de enero y febrero, pueden suponer dentro del invernadero temperaturas muy bajas.

Por ello no suelo adelantarme demasiado en poner los tomates. Y suelo realizar la siembra inicial, por tipos y concentrados en una zona, ya que es más fácil de proteger una zona pequeña que una extensión más amplia.

Con humus y Carbonato Cálcico

Ahora que los tomates tienen ya cierto tamaño hay que arriesgarse al posible descenso de las temperaturas y ponerlos separados, para que comiencen a crecer.

Unos días nublados, como los del final de esta semana, son un buen momento para realizar este trasplante. Cuando el sol vuelva a calentar las plántulas ya se habrán establecido y cogido cierta dureza.

Zona 1

Preparar el terreno que estaba desnudo esperando por esta ocupación fue fácil, un poco de laya para remover el suelo y algo de azada para que quede igualado. Tras ello vino todo el proceso:

Zona 1
  • Abrir los sucos,
  • Colocar el humus de lombriz dentro,
  • Regar el mismo,
  • Abrir los huecos, dentro de los cuales voy a colocar las plántulas de tomate,
  • Verter junto al humus algo de carbonato cálcico,
  • Colocar las plantas y apretar el humus sobre la raíz,
  • Volver a regar un poco
  • Terminar cerrando luego todo el suco con tierra, cuidando de no embarrar las hojas.
Zona 2

Si las plantas agarran bien tendremos la partida más abundante colocada y preparada para el verano. Son un total de unas veinte variedades, algunas de las de siempre, otras nuevas. De cada variedad hay un mínimo de seis plantas en desarrollo, más las que quedan en el semillero. Con ellas podremos realizar a finales de mayo o ya en el mes de junio el traslado definitivo al aire libre. Pero de eso hablaremos más adelante.©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .