Recuerdo de los que se fueron

Este inicio de la primavera cuando los días se hacen más largos hay ausencias en el huerto que se hace inevitable notar. Dos son las más significativas. Por un lado está la gata. Nuestra gata desapareció un día. Nada hace sospechar cual pudo ser la razón. Pensamos que quizá fuese la zorra.

Al principio esperábamos que su ausencia fuese temporal, pero  no ha sido así. La gata no ha vuelto. Lo más probable es que la naturaleza haya aplicado sus rigurosas leyes sobre ella. La lucha por la supervivencia ha seguido su curso. Vida y muerte aplicadas sobre una depredadora exitosa. Pero cuando llegamos al huerto se echa en falta la presencia calurosa de su bienvenida.

También desaparecieron del estanque nuestras hermosas carpas. Carpas de las cuales la mayor ya pesaba seguramente más del kilo. Carpas curiosas que se acercaban a buscar la comida que poníamos a su alcance. Carpas lustrosas de ricos colores, blanco y  rosado por lado y rojo la otra, que destacaban sobre el fondo oscuro como faros en la oscuridad.

Solo encontramos de la blanca, la cabeza olvidada junto a unas hierbas.  Qué sucedió con ellas. Tenemos la teoría de que fue un visón. Se ha visto alguno de estos mustélidos cazando por la zona. Pero  también podría haber sido otro depredador.

En ambos casos sus ausencias hacen un poco más solitario el huerto. Sus presencias resultaban gratificantes. Eran un momento de descanso, de alegría, de amistad entre especies. Por eso esto quiere ser  un recuerdo hacia ellos, la la memoria de un adiós. mm

Anuncios

6 pensamientos en “Recuerdo de los que se fueron

  1. Roberto

    Son animales hermosos, pero también seres bastante agresivos con la fauna “salvaje” del entorno. Los gatos domésticos en semi-libertad son grandes depredadores de pajarillos, no solo de ratones, y las carpas son devoradoras de todo tipo de anfibios, tanto de larvas como de pequeños adultos. Yo mismo he retirado un carpín que tenía en un estanque porque no dejaba apenas salir adelante a ningún anfibio, con lo necesarios que son para la huerta.

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      A nivel del estanque las carpas controlaban muy bien los caracoles de agua, no había apenas, pero si que tenemos ranas, claro que hay zonas donde los peces no pueden cazar y son las empleadas por los renacuajos, sean de ranas o de sapos. Pero esta claro que la naturaleza está llena de depredadores y al final solo somo peldaños en la lucha por la supervivencia. Unas veces cazadores y otras cazados. Un saludo

      Responder
      1. Roberto

        Si me permites, me gustaría puntualizar que, si bien, la depredación es algo inevitable, lo que sí es evitable es el favorecimiento o no de especies domésticas en el entorno. Por desgracia, sabemos que hay un importante declive en la salud de las poblaciones de pajarillos como de anfibios “salvajes” y “autóctonos”… por eso entiendo que debe de haber un cuidado especial con estas especies. Cierto es que siempre (milenios) ha habido gatos en las casas de campo, así que una población controlada de los mismos no tiene por qué ser preocupante, aunque sí cacen muchos pajarillos. En el caso de los anfibios, su situación es realmente preocupante. No abundan charcas con agua limpia donde las salamandras, tritones o sapos puedan criar sin problema, y las carpas y carpines son depredadores voraces, también para libélulas y odonatos. Creo que es un debate necesario e interesante. Felicidades por el blog!

      2. Encarnación Autor de la entrada

        Estoy de entrada de acuerdo con todo lo que planteas, sobre todo se que en el caso de los gatos. De las carpas se mucho menos y es un problema eliminado, creo que este tipo de carpas en estos momentos es ilegal tenerlas, y ya no se venden, como se hacía antes.
        Con los gatos el tema de la depredación es un hecho, y su crecimiento sin control un daño importante. En mi caso, en la zona que rodea al huerto estaba la gata y un gato en una bodega cercana, ambos han desaparecido este año, ante la proliferación de zorros. Otro de los depredadores que hacen de las suyas sobre todo en las aves que anidan en el suelo.
        De momento no tenemos pensado tener gata, pero si se vuelven a descontrolar los ratones y topillos, como sucedió cuando adoptamos a la gata, quizá haya que replantearlo. Pero limitando siempre su nº, a una gata. Si que es cierto que este año hay más águilas por la zona, lo que también afecta al nº de pájaros. Creo que hay que buscar un cierto equilibrio.
        Nosotros en el conjunto del huerto no notamos un descenso de pájaros, sino un crecimiento de los mismos. Tanto en número como en variedades.

        Un saludo

  2. Roberto

    Está claro que con vuestra labor, aumentando la biodiversidad, el número de especies de plantas, el estanque, etc…. la “ornitodiversidad” tiene que verse afectada para bien! 🙂 Saludos

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      Si que ha aumentado la biodiversidad. De hecho ahora hay además de pájaros, más águilas y hasta unos gavilanes. Pero creo que la más importante es la diversidad de insectos que nos acompañan. Por lo que todo el medio se ha ido haciendo más complejo y rico.
      Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.