Germinando semillas duras

Semillas de Camelia sinensis abriéndose

En  el proceso de germinación de semillas duras  juega un importante papel el lograr que estas se abran. Con ello conseguimos que  las semillas  se pongan en contacto con la humedad, aire, luz  y   temperatura exterior que  es esencial para que salgan de su dormancia e  inicien un camino   que las llevará  a desarrollar  las plántulas que  son la base  todo el crecimiento vegetal posterior.

Finas gritas en las paredes de la semilla

Los mecanismos que se pueden emplear  para conseguir esto son variados, tales como el fuego en unos casos, las temperaturas elevadas con agua caliente en otras, el  ácido clorhídrico en ocasiones, …   y  el someter a las semillas a  la exposición del agua y el sol de forma alternativa es una de ellas.

Nueces de Pacana

Lo primero de todo es dejar las semillas de 24 a 48 horas dentro de un recipiente que contenga agua templada.  Con ello la parte exterior de la  cáscara se hidrata bien. Posteriormente se sacan del agua y se dejan expuestas al sol, un sol intenso que obligue a secar la corteza exterior de las semillas de forma rápida, creando tensiones entre el interior hidratado y el exterior seco.

Pre-germinando la semilla

Se inicia con ello un proceso que creo finas  rajas en la superficie de la semilla.  Este proceso se puede repetir en días sucesivos hasta conseguir que la humedad del agua penetre a través de esas finas grietas  en el interior del receptáculo y la semilla al hidratarse  comience a hacer cuña sobre las pareces exteriores del tegumento que envuelve la semilla hasta romperlo totalmente y poder emerger  el brote apical y la radícula.

Este es un proceso que hemos desarrollado en ocasiones y así es el  que de forma habitual  se usa con las semillas del té, camelia sinensis, pero también  ha sido  el empleado para activar las semillas de pacanas, Carya illinoinensis,  que adquirimos sin tostar en el supermercado.

Grietas en las Pacanas

Abrir las semillas  no significa que obligatoriamente lo que hay en el interior esté en buenas condiciones. Si la semilla no está operativa, o se ha podrido o  está dañada,  sin duda las grietas facilitaran la acción de los hongos que atacaran los restos  vegetales que allí  hay. Pero en aquellos casos en que todo está bien se puede pregerminar la semilla,  como hemos hecho con el té, sacando raíces y tallos o  cubrir estas con tierra y dejar que la naturaleza siga su curso, como hemos hecho con las pacanas. ©

Anuncios

2 pensamientos en “Germinando semillas duras

  1. Javi RR

    Muy buen artículo, me recuerda a mi época en el colegio cuando cogíamos las castañas del árbol y las llevábamos a casa para ponerla con algodón y ver cómo germinaba.

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      Me alegra que te haya gustado, ya veo que compartimos algunos de los temas de interés. La germinación de una semilla tiene una magia poderosa. Un cordial saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.