Plantando kiwiños

Actinidia arguta issai, poco antes del trasplante

Actinidia arguta issai, poco antes del trasplante

Investigando sobre posibles frutales para el huerto llegamos a conocer los  Kiwiños,  de la familia del Kiwi, pero de mucho menor tamaño. Mientras que los kiwis tienen pelillos alrededor del fruto, estos   se asemejan a cerezas verdes de piel fina.

Los Kiwiños son un arbusto trepador, que en origen procede de las zonas noreste de Asía,  con lo que tienen fama de ser rústicos y resistentes al frío. En general es una planta dioica, lo que implica que hay plantas macho y plantas hembra, necesarias ambas para una buena fertilización y abundantes frutos. Pero hay algunas variedades que se consideran autofértiles, como es el caso del que hemos comprado: La Actinidia arguta issai. Hemos adquirido tres ejemplares.

Dado que se considera un arbusto que puede ser sensible  a la acción del viento, lo hemos colocado sobre una pared   baja, de metro treinta, de orientación norte – sur, donde   más adelante pondremos unas espalderas en las cuales pueda trepar y extenderse. Por otro lado   las heladas de primavera  pueden dañar sus flores  y en dicha pared sería  factible levantar un sistema que permitiera protegerlos si  fuese necesario.

Etiquetando la planta

Etiquetando la planta

Ya en tierra

Ya en tierra

Tras realizar un  buen hoyo de cierta profundidad, donde hemos colocado una mezcla de mantillo, junto con humus y algo de arena para facilitar el drenaje, los hemos colocado como a unos 3 metros de distancia separados entre si.

Preparando el hoyo

Preparando el hoyo

En los días finales de octubre

En los días finales de octubre

El trasplante lo realizamos en octubre y dio tiempo a un cierto periodo de  aclimatación en el huerto. Por otro lado como las plantas estaban muy tiernas   colocamos una pequeña protección con los tallos del mijo  en esta fase inicial de adaptación.

A finales de noviembre

A finales de noviembre

Más tarde investigando  nos hemos enterado que quizá la compra de tres kiwiños iguales no haya sido la mejor decisión. Primero porque al haber sido   adquiridos en el mismo vivero pueden proceder de estaquillas de la misma planta madre, lo que siempre dificulta la polinización y por otro lado los Issai aunque son capaces de polinizarse, sin la presencia de un macho lo hacen en mucha menor cantidad  de fruto que cuando lo hay. Quizá haya que introducir algún macho  de otra variedad en la ecuación.  Pero eso será para la primavera.©

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s