Milhojas de bacalao

Buena época de espinacas

Buena época de espinacas

Equilibrio entre el pescado las verduras y las patatas

Equilibrio entre el pescado las verduras y las patatas

Me gustan las recetas portuguesas suelen ser contundentes y  muy sabrosas. Esta la conocí en uno de los viajes realizados al país vecino y me gustó,  luego anduve buscándola por la red, localizándola donde podéis verla.

Se puede realizar con bacalao fresco ( ese es nuestro caso) o desalado. En el primer caso hay que poner el pescado un rato antes de usarlo con sal para que coja este, en el segundo se pone el bacalao a desalar el día anterior. El bacalao se pone a cocer con un poco de agua, junto con unos dientes de ajo  enteros y unas hojas de laurel, durante  4 minutos. Luego se retira del fuego y deja enfriar en el caldo.

Rodajas de patata de base

Rodajas de patata de base

Nosotros lavamos y pelamos las patatas junto con una cucharadita de sal, pero se pueden cocer enteras con su piel.  Posteriormente se pelan y se cortan en rodajas, la mitad de las cuales se colocan en una fuente que va a ir al horno. La fuente la hemos engrasado ligeramente con aceite o mantequilla.

Con la cebolla por encima

Con la cebolla por encima

Tomamos las dos cebollas y las cortamos en rodajas, la cocinamos en la sartén con cuatro cucharadas de aceite, hasta que está blanda  y dorada.

Se extiende el bacalao

Se extiende el bacalao

Se toma el bacalao, se le retira la piel y las espinas y se desmigaja.  Se extiende sobre las rodajas de patatas. Encima  del bacalao se colocan los aros de cebolla dorados, que habremos escurrido previamente.  Todo ello se remata con las rodajas de patatas restantes.

Tomamos el aceite escurrido de la cebolla y los ajos que se pican y sofríen en la misma.  Cuando empiezan a dorarse se echa en la sartén el calabacín en rodajas finas, se sazona con sal y pimienta, cocinando a fuego suave durante cinco minutos hasta que está tierno. Se retiran del fuego y se escurren.

Calabacín en rodajas

Calabacín en rodajas

Se pone el horno a calentar a 200º. Mientras tanto se toma una cucharadita de miel y se echa sobre el aceite que queda de freír la verdura, rehogando un poco (quizá  el aceite sea poco y haya que añadir un par de cucharaditas  más) Se echan las espinacas  que hemos recogido del huerto el día anterior y se saltean durante  unos minutos. Se incorpora al conjunto un par de cucharadas de vinagre y se le da a todo unas vueltas y un hervor.

Por encima la espinaca y ...

Por encima la espinaca y …

Colocamos y extendemos el calabacín sobre las patatas. Sobre estos se colocan las espinacas y todo ello se recubre con el pan  rallado, lo ideal es tener pan o broa de maíz desmenuzada, pero como  en mi caso no la había, hemos echamos pan rallado. normal.

el pan rallado

el pan rallado

Se mete todo  al horno durante unos minutos para que se amalgamen los sabores.  Es un plato  que resulta  reconfortante y muy equilibrado, perfectamente válido como plato único, dado la contundencia del conjunto. ©

Lista para comer!

Lista para comer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s