Cómo tratar los boniatos tras la cosecha

Parte de la cosecha de boniatos 2014

Parte de la cosecha de boniatos 2014

El año pasado tras recoger la cosecha de boniatos nos preocupaba lo que de  esta se pudiera conservar, dado que la cosecha  anterior no lo había hecho.  Por ello realizamos un curado de los boniatos que resultó especialmente eficaz. Tan eficaz que no se nos pudrió ninguno de ellos y los que no comimos están  todavía ahora, un año después de recogerlos, sacando brotes.

Brotes de lo que queda del año pasado a día de hoy

Brotes de lo que queda del año pasado a día de hoy

El curado de los boniatos se hace imprescindible para su conservación, pues es una raíz cargada de humedad y por ello muy sensible a podredumbres. He leído por ahí que a los boniatos al recogerlos hay que tratarlos como si  fuesen huevos, pues su piel de daña fácilmente.

Por esta razón hay que conseguir inmediatamente tras la cosecha sellar las posibles heridas, cortes y magulladuras que  pudieran dar lugar a pudriciones. Se  puede encontrar por Internet información que dice  que el proceso de curado requiere temperaturas entre los 25º y los 32º Centígrados, con una abundante humedad.

Boniato con sus tallos

Boniato con sus tallos

Una de las talegas al sol

Una de las talegas al sol

El problema está en conseguir este tipo de condiciones de un modo artesanal, con los medios que estaban a nuestro alcance.

Pero  tras la extraordinaria cosecha que hubo el año pasado  había que arriesgarse. Lo primero de todo fue sacar con la laya los tubérculos. Ocasionando al extraerlos el menor número de heridas posibles y pasando al consumo temprano aquellos que se lesionaron.

La otra

La otra

En segundo lugar tras sacarlos y limpiarlos de tierra y ramas,  los dejamos al sol para que se secara la tierra que llevaban pegada. A partir de aquí empezó el auténtico curado. Colocamos  los tubérculos de los boniatos dentro de  talegas negras. Estas se colocaron al sol a lo largo de varios días, tapando los boniatos con un saco, de modo que la humedad que se producía dentro del capazo no se evaporara y las heridas se fueran secando por el calor acumulado dentro del capazo. Por la noche los boniatos se protegían para evitar el descenso nocturno de la temperatura.

El curado del capazo tiene ventajas  para los boniatos. Fortalece su piel, reduce la previsible  pérdida de peso, limita las pudriciones y  mejora su sabor.

Este año  tenemos expectativas  de tener una buena cosecha. Cuando saquemos los boniatos de la tierra esperamos poder reproducir las condiciones del año pasado y que haya la misma suerte que hubo en este.©

 

 

2 pensamientos en “Cómo tratar los boniatos tras la cosecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s